(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Boletín de la Sociedad de Geografía y Estadística de la ..., Volumes 2-3"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non- commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at http : //books . google . com/| 



Boletín de la Sociedad de Geografía y 
Estadística de la República Mexicana 



36 la HepuDlica iviexi 



SA? fj^'^ 



l^arbartí €olUse l/ibrars 




FROM THE FUND 

PROFESSORSHIP OF 

LATIN-AMERICAN HISTORY AND 

ECONOMICS 

ESTABLISHBD I913 




Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



í Esm 



REPÚBLICA MEXICANA 



Digitized by VjOOQiC 



Digitized by VjOOQIC 



boletín 



DÉLA 



SOCIEDAD DE GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA 

DE LA BEPÚBLICÁ MEXICANA 



TERCERA ÉPOCA 

TOMO II 

COBBESFONDIENTE A LOS AÑOS DE 1874 Y 1875 



MÉXICO 



IMPRENTA DE DÍAZ DE LEÓN Y WHITE 

Calu vm Libdo Vmaao 2 

1875 



Digitized by VjOOQIC 



wmhm ooLitoe imum 

UTUUAMERICAN 
PROFESSOfiSKtP FUND 






Digitized by 



y' ' 



.A?1^ 




boletín 



DE LA 



lAJ) DI GEMMFIA I ESTADÍSTICA í 



DE LA EEPÚBIICA MEXICANA | 



TERCERA ÉPOCA 

TOMO II 

COURESPONDIENTE A LOS AÑOS DE 1874 Y 1873. 



f 

MHXlCO 



/iviía 



IMPRENTA |>E DÍAZ DE LEÓN Y WHITE, 

; ■- 1875 




Digiti 



zedbyLjOOgle 



SUMARIO. 



Mesa pan los años de 1874 y 1675 págs. 5 

FkwTenoioDeB. 6 

Actas correspondientes á los meses de Enero á Junio de 1874 págs. 7 á 47 

Informe sobre el fenómeno geológico de Xochitepec, por los Sres. sodos D. San- 

tiago Ramírez 7 D. Mariano Barcena 48 

IMscorso pronunciado por él socio ingeniero de minas Santiago Ramírez, en la 
sesión extraordinaria con que la Sociedad Mexicana de Geografia j Estadís- 
tica celebró el Tígésimotercero aniversario de su instalación la noche del ^ 

de Abril de 1874 66 

^ Congreso internacional de ciencias geográficas de 1875 en París 72 

\ Dictamen relativo al participio que debe tomar la Sociedad Mexicana de Geo- 
grafia y Estadísticaí en el Congreso internacional de Ciencias geográficas, 

que se reunirá en París el 31 de Marzo de 1875 86 

Memoria de los trabajos de la Junta auxiliar de Geografia y Estadística de San 
Lms Potosí, en el año de 1873, leida por el socio secretarío Francisco Ma- 

cías Valadez el 36 de Febrero de 1874 90 

t'^oyecto de un plano climatológico de la República mexicana, por el Sr. A. J. 

Barragan 110 

( Cuestíon debatida entre los socios D. Gumesindo Mendoza y D. Santiago Ra- 
mírez, sobre ima nueva especie mineral la ''Medinita'' 113 

[ Observaciones á la presunta especie mineral la ''Mddinita, '- presentadas á la 
Sociedad Mexicana de Geografia y Estadística por el socio ingeniero de mi- 
nas D. Santiago Ramírez 114 

f Contestación á las aclaraciones hechas por el socio D. Gumesindo Mendoza á • 
su estudio sobre la presunta especie mineral la '' Me(^ta, '' por el socio in- 
geniero de mimuí D. Santiago Ramírez 119 

In&rme que rinde él sodo D. Francisco Zérega á la Sodedad Mexicana de Geo- 
grafia y Estadística sobra el aerolito de la Descubridora 121 



Digitized by VjOOQIC 



SOCIEDAD MEXICMA 



DB 



geografía y estadística 



( Mesa para el Año de 1874. ) 

PRESIDENTE, 

El C. MinistBo de Fomento. 

(por prevención de la ley). 

PRIMER VICEPRESIDENTE, 

C. Ignacio Ramírez. 

SEGUNDO VICEPRESIDENTE, 

C. Manuel Orozco y Berra. 

TERCER VICEPRESIDENTE, 

C. Francisco Jiménez. 

PRIMER SECRETARIO, 

C. Ignacio M. Altamirano. 

SEGUNDO SECRETARIO, 

C. Julio Zarate. 

TERCER SECRETARIO, 

C. Eufemio Mendoza. 

CUARTO SECRETARIO, 

C. Antonio García y Cubas. 

TESORERO, 

C. Luis Malanco. 



( Mesa para el Año de 1875. ) 

PRESIDENTE, 

El C. Ministro de Fomento. 

(por prevención de la ley). 

VICEPRESIDENTE, 

C. Ignacio Ramirez. 

PRIMER SECRETARIO, 



C. Ignacio M. Altamirano. 



SEGUNDO SECRETARIO, 

C. Antonio García y Cubas. 

TERCER SECRETARIO, 

C. Julio Zarate. 

CUARTO SECRETARIO, 

C. Eufemio Mendoza. 

TESORERO, 

C Luis Malanco. 



EsUs elecciones se hicieron en las últimas sesiones de los afios de 1873 y 1S74, por escratlnio 
secreto. 



Digitized by VjOOQIC 



Las comisiones nombradas el año de 1872 para dictaminar sobre los diversos 
trabajos que se presentaran & la Sociedad, han cesado en sus encargos desde Ene- 
ro de 1873, y P^^ sustituirlas el ciudadano vicepresidente propone las que son 
necesarias para determinados objetos, aprobándolas la Sociedad. Esto se practica 
por ahora, mientras que se pone en vigor el nuevo Reglamento que organizará de- 
finitivamente los trabajos de la corporación. 



Las labores de la Secretaria están desempeñadas por el primer Secretario, que 
es el gefe de la oficina, y por un oficial ( que es también archivero ), y un escri- 
biente, que reciben sueldo. Los departamentos respectivos están abiertos para los 
socios y el público, todos los dias, de nueve á doce de la mañana y de tres á seis 
de la tarde. 



£1 primer Secretario es el encargado también de llevar la correspondencia, á 
nombre de la Sociedad, con los CC. Gobernadores de los Estados, Sociedades cien- 
tíficas extranjeras, Juntas auxiliares del país. Socios corresponsales y Socios resi- 
dentes. ' 

El mismo funcionario preside la comisión encargada de publicar el BoUtin y 
de administrarlo; de modo que á él deben dirigirse todos los pedidos, reclamacio- 
nes, etc., que se ofrezcan con motivo de este periódico. 



Digitized by VjOOQIC 



ACTAS 

GOSRESFONDIENT£S A LOS MESES I)£ ENERO A JUMO DE 1874. 



Acta Numero i. 



México, Enero 3 de 1874. 



Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Por su indtspOiieUm, pretldló el 8r. Orozco y Berra la tesUm^ d la que concurrieron los socios Alvo- 
rez, Aleérreoa, SiagU Baranda José M., Boguslawski, Bablot, Balbontin, Cünedo.Dominguez, 
J^itíeln^ Oomes Parada^ García y Cubas, Oovantes^ Hassey, Hammeken, Jtmenes Frcmcisco^ 
Mendiondo, Minero, Manfted, Malanco, Ortlz Cristóbal, OlaguVbel, Pérez Gallardo, PoUs, Pe- 
redo, Robles Gil, Ruiz, Rui, Riva Pnlaeio VUxntfí, Romero Jost María, Rivera Manuel, Reyes 
VícffíUe, Rodriffuez y Oos, Sierra Justo, Sierra Santiago, Soriano, Urquidi, Ward PooUt, Vigil, 
Zérega, Zarate Eduardo y el secretarlo primero que suscriber. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del C. Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de 
gastos de la Sociedad, correspondiente al presente mes. — Trascríbase al 
ciudadano tesorero. 

Del Beal Colegio de Belén de la Habana y de la Academia de Ciencias 
de San Luis, en los Estados -Unidos, acusando recibo de los números 1 y 
2 del tomo primero de la tercera época del Boletín. — A su expediente. 

Del señor socio Ward Poole, dando noticia de la muerte del distinguido 
miembro de esta Sociedad, Luis Juan Bodolfo Agassiz, acaecida en Cam- 
bridge, Massachusetts, (Estados-Unidos), y pidiendo se le bagan los bo- 
nores debidos. Se acordó que se envíe en nombre de la Sociedad una nota 
de pésame á su familia, se escriba su biografía y se inserte en el Boletín, 
como un homenaje á la memoria del eminente sabio. 

Igual manifestación se mandó hacer por el fallecimiento del Sr. D. José 
A. Nieto, de Córdoba, que tan buenos servicios prestó á esta Sociedad. 



Digitized by VjOOQIC 



8 SOCIEDAD MEXICANA 

Del Sr. Dr. D. Fra&cisco Montes de Oca, aceptando en nombramiento 
de miembro honorario de la Sociedad, y dando las gracias por esta distin- 
ción. — A su expediente. 

El que suscribe tomó la palabra para manifestar que el principal objeto 
de ia sesión de hoy era la renovación anual de cargos de la Sociedad, y en 
consecuencia, se procedió en escrutinio secreto á la elección de vicepresi- 
dente, secretarios y tesorero, resultando reelecto por unanimidad para el 
primer cargo el C. Ignacio Ramirez, para primer secretario el que suscribe, 
y electos por mayoría, segundo secretario el C. Julio Zarate, tercer secre- 
tario el C. Eufemio Mendoza, cuarto secretario el C. Antonio García y 
Cubas, y tesorero el C. Luis Malanco. 

En seguida los señores D. Juan N. Govantes, D. Vicente E. Mañero, 
D. Alfredo Bablot y el que suscribe, presentaron la siguiente proposición 
que filé aprobada : 

« Proponemos á la Sociedad que mientras se pone en vigor el nuevo re- 
glamento, que próximamente se pondrá á discusión, se sirva nombrar dos 
segundos vicepresidentes, que suplirán en las faltas del primero, por el or- 
den de su elección. » 

En consecuencia, se procedió á nombrar, también en escrutinio secreto, 
á los dos vicepresidentes, resultando electo efi primer lugar para segundo 
vicepresidente el C. Manuel Orozco y Berra, y para tercer vicepresidente 
el C. Francisco Jiménez. 

El Sr. Domínguez presentó un facsímile del arzobispo virey D. Fr. Gar- 
cía Guerra, que falta en el cuadro que posee la Sociedad; el Sr. Soriano 
el tomo que ha publicado de noticias estadísticas recogidas en los hospitales 
militares de la Eepública, y el Sr. Pérez Gallardo varios ejemplares de los 
opúsculos que ha dado á luz sobre los sucesos de Guadalajara en 1860, so- 
bre elecciones generales al 6? Congreso de la Union, para Presidente de la 
República en 1867, 1871 y 1872, y sobre la división territorial de la misma 
en distritos electorales, según las leyes vigentes relativas. Se dieron á dichos 
señores las gracias por unos documentos tan apreciables, los que se manda- 
ron pasar á las comisiones respectivas para que los utilizaran en los trabajos 
análogos de que se están ocupando. 

lONACIO M. AJLTAMIRANO. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 



Acta Numero 2. 

Md^lco, Enero 10 de 1874. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Atístitron loa toctos Alvarez, Aleérreea, Salbontint Barcmda Joéé Marta, Sogutíawtki, Garda y 
Cubas, <3<mez Parada, Hámmeken, Jiménez FrancUco, Mcmfred, Mañero, Qlaffufbel, OrHg Cris- 
tóbal, Ciarte, Potts, Pimeníel, Bobles Oü, Bivera Manuü, 8osa, Sierra JustOi Berra Santtoffo, Ur- 
quidi, Viffil, Ward PooU, ZóraU Julio, y el stereUxrio primero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las comunicacio- 
nes siguientes: 

De los Ministerios de Relaciones, Justicia, Fomento y Ouerra, acusan- 
do recibo de la nota en que se les participó la renovación anual de cargos 
de la Sociedad. — Al archivo. 

Del Sr. D. José Monroy, aceptando su nombramiento de miembro ho- 
norario de la Sociedad, y dando las gracias por esta distmcion. — A su ex- 
pediente. 

Del señor socio D. Julio Zarate, dando las gracias por el nombramiento 
que la Sociedad ha hecho en él de segundo secretario de la misma durante 
el presente año. — A su expediente. 

Del señor socip D. Antonio García y Cubas, remitiendo el «Besúmen 
general del movimiento marítimo en todos los puertos del Golfo durante el 
año fiscal de 1871 á 1872. » — Recibo dando gracias, y que el Resumen se 
inserte en el Boletín. 

El señor vicepresidente presentó al señor socio D. Emeterio Robles Gil, 
qmen concurria á las sesiones por primera vez. 

Los Sres. D. Ventura Alcérreca, D. José María Baranda, D. Francisco 
P. de ürquidi, D. José María Vigil y el que suscribe, presentaron la si- 
guijnte proposición, que se tuvo como de primera lectura. 

«Se nombrará una comisión del seno de la Sociedad de Geografía y Es- 
tadística para que forme un calendario, en el que se publiquen los datos 
mejores en Astronomía y Climatología, así como también un movimiento 
de población, y todas aquellas noticias de interés científico que juzgue opor- 
tunas. Esta publicación se hará para 1875. » 

Se dio primera lectura á las postulaciones para miembros honorarios de 
la Sociedad, hechas á favor de los Sres. D. Francisco G. Cosmes y D. Joa- 
quín Gómez Vergara, por los Sres. D. Justo Sierra, D. Manuel de 01a- 



Digitized by VjOOQIC 



10 SOCIEDAD MEXICANA 

gaíbel, D. Francisco Sosa, D. Jorge Hammeken y Mezía, D. Santiago 
Sierra y el que suscribe. 

El Sr. Sosa pidió la palabra para invitar á la comisión encargada de exa- 
minar el motor inventado por el Sr. D. Moisés Oonzalez, á que diese cuenta 
del resaltado de sus trabajos. El Sr. Jiménez D. Francisco, como presiden- 
te de dicha comisión, á nombre de ella manifestó que en unión de sus de- 
mas compañero? habla ido & desempeñar el encargo de la Sociedad; pero 
que tenia el sentimiento de no presentar un informe que satisfaciese, porque 
el Sr. González no se prestaba á dar los que se le pedian, ni exhibía el mo- 
tor en términos que pudiera ser objeto de serias investigaciones, pues que- 
ría ocultar, como era natural, el secreto de su invención. Que por lo mismo, 
no era posible hacer otra cosa que aventurar algunas suposiciones, de las 
que no se podían sacar consecuencias precisas y lógicas. Los Sres. Bamirez 
D. Ignacio y Rivera D. Manuel hablaron sobre el particular, como para 
dar mayor d^arrollo á algunas deducciones; y el Sr. Sierra D. Justo leyó 
una comunicación del citado Sr. González, en que da explicaciones hasta 
donde se lo permite la reserva que le es forzoso guardar, y que por lo mis- 
mo, no satisfacen las aspiraciones do la ciencia, que necesita datos evidentes 
para fijar sus conceptos y sacar claras conclusiones. Esta discusión, que fué 
animada y de interés, ocupó el tiempo de la sesión, que terminó avanzada 

la hora. 

Ignacio M. Axtamirano. 



Acta Numero 3. 

México, Enero 15 de 1S74. 

Sesión extraordlnarift en honor del finado socio, el eminente estadista Mignel Lerdo de Tejada, 
con asistencia del C. Presidente de la Repflbllca que la presidio. 

% 

Asistieron los socios Alvarez, Alcérreca, Argandar, Balbontin, Baran- 
da José María, Boguslawski, Balcárcel (ministro de Fomento), Benecke, 
Bablot, Cendejas, Conde de Enzenberg, Gaona, Gómez Parada, Hamme- 
ken, Jiménez Francisco, Mercado, Manfred, Mancera, Malanco, Mañero, 
Nicoli, Ortiz Cristóbal, Olaguíbel, Olarte, Palacios, Pérez, Rivero, Ramí- 
rez Ignacio (vicepresidente), Ruiz, Rui, Romero Manuel María, Rodrí- 
guez y Cos, Sierra Justo, Trigueros, Tellez, ürquidi. Zarate Julio, Zarate 
Eduardo, Zér^a y el secretario primero que suscribe. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 11 

Aprobada el acta de la eeáon aDterior, proDunciaron discursos alusivos 
al objeto de la sesión los señores socios D. José María Baranda, D. Justo 
Sierra, D. José Patricio Nicoli, D. Jorge Hammekcn y Mexia y D. Eduar- 
do Zarate, recordando los servicios que el ilustre estadista prestó á la pa- 
tria con sus escritos iniciando en los altos puestos públicos que desempeñó, 
las leyes de la Eeforma, abriendo nuevo campo á la marcha social y admi- 
nistrativa de la República, trazando las bases en que se afianzarán para 
siempre nuestras liberales y progresistas instituciones, y legando á la pos- 
teridad monumentos imperecederos, que perpetuarán su memoria. Dichos 
discursos, que fueron escuchados con vivo interés, duraron hasta las nueve 
y cuarto de la noche, en que terminó la sesión* 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 4. 



Méidoo. Enero 17 de 1874. 

Presidencia del C. Ramírez (IcNAao). 

AtttUeron los toeioi Bcaranda Jott Maria^ BcUbontint Soffvslawskt, Oómez jRaroda, jEToininefon, 
Mmero, Máneera, Plmentel, Bivera Manuel, Sosa, Urquidt, Ward PociU, ZOraie Julio yels^ 
creUuio primero que suscrU>e. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 

De los ciudadanos gobernadores de los Estados de Querétaro, Thzcala 
y Yeracruz, contestando de enterado á la nota en que se les participó la re- 
novación anual de cargos de la Sociedad. — Al archivo. 

Dp la Junta auxiliar de S. Luis Potosí, participando la renovación anual 
de cargos que verificó el dia 7 del corriente. — De enterado con satisfacción. 

De la Sociedad de Ciencias jurídicas y sociales del Estado de Oazaca, 
participando su instalación el dia 2 del mismo. — El propio trámite. 

Del señor socio D. Mariano Barcena, acompañando un ejemplar de la 
Memoria que presentó á la Dirección de la Escuela de Ingenieros al regre- 
sar de la práctica de Mineralogia y Geología en el año de 1872. — Beoibo 
dando gracias, y que una parte de los importantes documentos que contie- 
ne se inserten en el Boletín, 



Digitized by VjOOQIC 



12 SOCIEDAD MEXICANA 

Del Befíor socio D. Eufemio Mendoza, aceptando su nombramiento de 
tercer secretario de la Sociedad y dando las gracias por la distinción. — A 
su expediente. 

Del Sr. D. Or^orio Alfredo Yillaseñor, aceptando su nombramiento de 
miembro honorario de la misma Sociedad y dando igualmente las gracias. 
— £1 mismo trámite. 

Se di6 primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. Dr. D. L. Chassin, segunda lectura á las 
de los Sres. D. Manuel Escalante, D. Francisco Gr. Cosmes y D. Joaquín 
Gómez Vergara, y tercera lectura á las de los Sres. D. Francisco W. Gon- 
zález, D. Ramón B. Arrangoiti y D. Ignacio Salas. 

La proposición relatiya á que se forme un Calendario científico, geográ- 
fico é histórico» tuvo segunda lectura. 

Iqnacio M. Altamibano. 



Acta Numero 5. 

México, Enero 21 de 1874. 

Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Por su atueneia presidió la sesión el 8r. Mendoza 2>. Gumesindo, d la qw asistieron los socios A l- 
ctrreca, Baranda José María, BalbonHn, Epslein, Gaona, Orliz Oritítíbal, Potts, Rui, Sierra 
Justo, Ward JPoole y el secretarlo primero que suscrtíte. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del ciudadano oficial mayor del Mmisterio de Gobernación, acompañan- 
do tres ejemplares de la Memoria que esa secretaría presentó al 7? Con- 
greso de la Union. — Becibo dando gracias. 

Del gobierno del Estado de Michoac&n, pidiendo los números que le fal- 
tan del Boletín. — Que se le remitan. 

De la legislatura del mismo, haciendo la propia petición. — El mismo 
trámite. 

De los gobiernos de los Estados de Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, 
Oazaca, Michoacán, San Luis Potosí y Puebla, acusando recibo de la no- 
ta en que se les participó la renoyacion anual de cargos de la Sociedad. — 
Al archivo. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRATIA Y ESTADÍSTICA 13 

De la Academia de Ciencias y Artes de Nueva -York, acusando recibo 
de los números 1 y 2 del tomo I de la tercera época del Boletín^ y propo- 
niendo un cambio de libros y producciones con la Sociedad. — Contéstese 
aceptando dicho cambio. 

Del señor socio D. M. M. Cházaro, de Paso de San Juan, acompañando 
el resumen de las obserraciones meteorológicas que practicó en aquella lo- 
calidad en todo el año pasado de 1873. — Kecibo dando gracias, y que el 
resumen se inserte en el Boletín, 

De la Junta auxiliar de San Luis Potosí, acusando recibo de la nota en 
que se le participó que el Gobierno habia dado orden para que las oficinas 
federales de aquel Estada le suministren los datos estadísticos de su ramo 
que les pida. — A su expediente. 

Del señor socio D. Antonio María de Rivera y Mendoza, acompañando 
los «Ligeros Apuntes que ba formado para la estadística del Estado de Ve- 
racruz.» — Eecibo dando gracias, y que los Apuntes se inserten en el Bo- 
letin. 

Del señor socio rector del colegio de San Oregorio, acompañando en un 
cuadro el dibujo que representa el retrato del profesor Morse. — Eecibo 
dando gracias, y que el retrato se coloque en uno de los salones de la So- 
ciedad. 

Del señor socio D. Alfredo Bablot, acompañando la edición que ba bo- 
cho de los discursos pronunciados en la sesión que la Sociedad celebró en 
honor del eminente estadista Miguel Lerdo de Tejada. — Eecibo dando 
gracias, y que la edición se reparta entre los señores socios presentes. 

Del señor socio D. Manuel Peredo, acompañando la traducción que ha 
hecho de un artículo tomado del Cosmos del Sr. Cojra, y cuyo autor es 
Flanmiarion, intitulado: «El paso de Yénus por el disco del Sol. Datos 
históricos concernientes á la medida de la distancia del Sol. » — Eecibo dan- 
do gradas, y que el artículo se inserte en el Boletín. 

Los señores D. Ventura Alcérreca, D. Miguel Eul y el que suscribe, 
presentaron la siguiente proposición, que se tuvo como de primera lectura : 

«Se nombrará una comisión que forme un compendio de Geografía y 
Estadística de la Eepública Mexicana, adaptándolo al uso de las escuelas 
primarias.» 

Se dio s^unda lectura á la proposición relativa á que se forme un ca- 
lendario, y quedaron aprobadas las postulaciones para miembros honorarios 
de la Sociedad, hechas á favor de los Sres. D. Guido Cora, D. Francisco 
W. González, D. Eamon E. Arrangoiti y D. Ignacio Salas, á quienes se 



Digitized by VjOOQIC 



14 SOCIEDAD MEXICANA 

mandaron expedir los diplomas respectivos; asi como también á los Sres. 
D. Manuel Anaya, de Gaanajuato, y D. Wenceslao Loaiza y D. Carlos F. 
Seele, de Sonora, para socios corresponsales en aquellos Estados. 

También se dio segunda lectura á la postulación para miembro honora- 
rio, hecha á favor del Sr. Dr. D. L. Chassin, y tercera lectura á la de los 
Sres. D. Joaquin Gómez Vergara, D. Francisco G. Cosmes y D. Manuel 
Escalante, las cuales pasaron á la comisión respectiva para que emita el cor- 
respondiente dictamen. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 6. 

México, Enero 81 de 1974. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Asistieron tos socios Alvarez, AUstrreca, Balbontin, Hasnmtíeen, Jlmmex Franctsóo, Manfred, Ma- 
clas, Mañero, OrtU CrUtObal, Olaauibel, Orozoo Sícardo, PotU, Rivera Manuel, BxA, Sánchez 
Fado, Ward PoOU, Zárale Julio y el secretario primero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones : 

Del ciudadano gobernador de Oazaca, contestando que auxiliará al señor 
socio D. Félix Bomero en el desempeño de la comisión que se le confió, de 
establecer juntas auxiliares en aquel Estado. — A su expediente. 

Del ciudadano gobernador de Zacatecas, acusando recibo de la nota en 
que se le participó la renovación anual de cargos de la Sociedad. — Al ar- 
chivo. 

Del ciudadano secretario de la Sociedad de Historia natural, comunican- 
do la renovación anual de los cargos de dicha asociación. — Contéstesele de 
enterado con satisfacción. 

Él ciudadano vicepresidente presentó al señor socio D. F. Maclas, quien 
concurría á las sesiones por primera vez. 

La comisión nombrada por la Sociedad para representarla en d acto de 
Geografía que las alumnas del Conservatorio de Música y Declamación le 
dedicaron en el nuevo teatro de aquel establecimiento, el dia 30 del que 
cursa, manifestó que habia cumplido con su encargo, quedando satisfecha 
del estado de notable adelanto que manifestaron dichas alumnas, en favor 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 15 

de quienes, como nna merecida recompensa, sometía á la deliberación de la 
Sociedad las proposiciones siguientes, que sin discusión fueron aprobabas: 

«1^ La Sociedad considera como suscritoras del Boletín de la misma á 
las siete alumnas del Conservatorio que sustentaron examen de Cosmografía 
y Geografía la noche de ayer, en el acto que el referido Conservatorio de- 
dicó á la Sociedad de Geografía. La secretaría cuidará de enviar gratis á 
cada una de las siete alumnas los números del Boletín correspondientes á la 
2*^ época, los que van publicados de la 3*^ y los que se publicarán en lo 
sucesivo, 

ce 2? En el presupuesto de la Sociedad correspondiente al mes que hoy 
fina, se incluirá la suma de vemticinco pesos, que invertirá la Sociedad en 
obras de Geografía, y que repartirá entre las siete alunmas del Conserva- 
torio. » 

Se di<5 tercera lectura y quedó aprobada la proposición relativa á que se 
nombre una comisión que forme un Calendario astronómico, geográfico, 
estadístico y climatológico, añadiendo el movimiento anual de la población 
y otras noticias, y quedaron designados para componerla los Sres. D. Fran- 
cisco Jiménez, D. Manuel Orozco y Berra, D. Francisco Diaz Covarrubias, 
D. Ventura Alcérreca y D. Miguel Rui ; y se dio segunda lectura á la otra 
proposición que tiene por objeto el que se mande formar por la Sociedad 
un Compendio de Geografía y Estadística de la Bepiíblica, adaptándolo al 
uso de las escuelas primarias. « 

Fueron admitidos como miembros corresponsales de la Sociedad en Oaxa- 
ca, los Sres. D. José Isaac Cafías, D. Gerónimo Larrazábal y D. Basilio 
Rojas, y tuvo tercera lectura la postulación para socio honorario hecha en 
favor del Sr. Dr. D. L. Chassin.* 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspondiente 
al mes de Febrero próximo, y tomado en consideración, fué aprobado. 

El Sr. Ramírez D. Ignacio presentó una notable muestra del carbón de 
piedra que se produce en Sonora, y que le hablan facilitado los señores di- 
putados por aquel Estado, D. Joaqum Redo y D. Jesús María Ferreira, 
quienes le informaron que dicho combustible era reputado como de la mejor 
clase, y se explotaba con abundancia y formaba un artículo de comercio en 
dicho Estado, prometiendo ser en adelante una fuente de riqueza inagotable. 
Se le dieron las gracias, lo mismo que á los señores remitentes, y se acordó 
que la citada muestra se pasase al Sr. Mendoza D. Gumesindo, para que 
estudiándola, emitiese el correspondiente dictamen. 

El señor socio D. José Guadalupe Lobato presentó unos ejemplares que 



Digitized by VjOOQIC 



16 SOCIEDAD MEXICANA 

faeron repartidos entre los sefíores socios presentes, del opúsculo que ha 
escrito, intitulado : Consideraciones generales sobre la geografía^ meteo- 
rología y climatología de la zona intertropical de México^ con relación 
á la aclimatación del hombre. 

Se le dieron las gracias y se mand<5 insertar dicho opúsculo en el Boletin. 

Se recibieron por el correo los siguientes cuadernos: 

«BoUettino della Societá geográfica italiana. — Auno VII. Ottobre. — 
Novembre 1872. Yol. X. Fase 4-5.— Roma. 

(cBulletin de la Société de Géographie, rédigé avec le concours de la sec- 
tion de publication par les secretaires de la commission céntrale. Novembre 
1873.— París. 

« Ocean highways: the geographical review. Edited by Clemente R. Mar- 
kham, C. B. — December, 1873. — London.» 

Se mandaron pasar estos cuadernos á la comisión de publicaciones pe- 
riódicas. 

Ignacio M. Altamirano. 



Acta Numero 7. 

» México, Febrero 7 de 1874. 

Presidenxia del C. Ramírez (Ignacio). 

AHUiaron lo» «Kioa Alctrreca, Alvarezt Baranda JoU JlfarCa, Boguslawtkt, Barcena^ Conde de 
Enumberg, Oaona, Jiménez Francitco^ Manfrtd^ Monta dR Oca Ba/ael, Mañero, Orozco y Ber- 
ra, Orozco Ricardo, Potu, Pérez OaUardo, Rivera Jifanuelt JBu¿, Sbia, Sánchez Fació, Teüez, Ur- 
quidi, VüUueflor, Ward Poole y el secretario segundo que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 

Del C. Ministro de Fomento, acusando recibo de los cuarenta ejempla- 
res de los números 4 y 5 del tomo I de la tercera época del Boletin que se 
le remitieron. — A su expediente. 

Del C. Gobernador del Distrito, manifestando que igualmente ha reci- 
bido los números del 1 al 5 del propio Boletín^ que también se le remitie- 
ron. — El mismo trámite. 

De los ciudadanos gobernadores de los Estados de Aguascalientes, Chia- 
pas, DuraDgo y Nuevo -León, contestando de enterado á la nota en que 
se les participó la renovación anual de cargos de la Sociedad. — Al archivo. 



Digitized by VjOOQIC 



. DE geografía y ESTADÍSTICA 17 

Del señor socio D. Vicente Eeyes, de Caernayaca, acompañando el re- 
sumen de las observaciones meteorológicas que ha practicado en aquella 
capital, en los meses de Noviembre y Diciembre del año próximo pasado. 
— Recibo dando gracias, y que el resumen se inserte en el Boletín. 

Del señor socio D. Guido Cora, de Turin, remitiendo el núm. 5 de su 
ir Co9moi : Comunicaciones sobre los progresos mas recientes y notables de 
la geografía y de las ciencias análogas. » — Becibo dando gracias, y que tra- 
ducido al castellano se inserte en el Boletín, 

Del Sr. D. Clemente £. Markham, de Londres, acompañando el núme- 
ro 10 de su revista geográfica intitulada: « Occan Mghvsays.n — El mis- 
mo trámite. 

Del señor secretario del Instituto Smithsoniano de Washington, pidien- 
do la cooperación de la Sociedad para el Semanario de las actas que ha de 
publicar de las sociedades científicas de la América. — Contéstese que se le 
remitirán todos los datos relativos de que la corporación pueda disponer. 

El señor vicepresidente presentó al señor socio D. Gregorio Alfredo Vi- 
Ilaseñor, quien conourria á las sesiones por primera vez. 

Se dio primera lectura á la postulación para miembro honoraño de la 
Sociedad, en favor del Sr. D. Joaquín Eedo, hecha por los Sres. D. Igna- 
cio Eamirez, D. Ricardo Orozco y el que suscribe. 

El señor socio D. Miguel Rui leyó una disertación sobre las condiciones 
que debe tener una obra que se intitule El Libro del pueblo, y que llene 
su objeto poniéndose al alcance de los niños que aprenden y ejercitan la 
lectura. Fué escuchada con el mayor interés, y se acordó que por su im- 
portancia se tuviera como de primera lectura. 

Los Sres. D. Ventura Alcérreca y D. Manuel Orozco y Berra presen- 
taron la siguiente proposición: 

a Se nombrará una comisión de la Sociedad que se acerque a1 Supremo 
Gobierno, para que este expense una comisión astronómica que observe el 
paso de Venus por el disco del sol. » 

Puesta á discusión, la sostuvieron sus autores contra el Sr. D. Francis- 
co Jiménez, que la combatió. Del debate, en que también tomó parte el 
Sr. D. Ignacio Ramírez, resultó que los Sres. Orozco y Alcérreca retira- 
ran la proposición para reformarla y volverla á presentar en otra sesión. 

Julio Zarate. 



Digiti2ed by VjOOQIC 



18 SOCIEDAD MEXICANA 



Acta Numero 8. 

Méxioo, Febrero 14 de 1874. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

AtUtiercn lot toeict Alvarez^ Atehreea, Balbontint Baranda JoU María, Eptttin, Oovanta, Oao- 
na, JSammeken, Lobato, Mamfted, Memoro, Orozeo Ricardo, Oroaoo y Berra, OUwuVbtí,, Bivera 
Manuel, SorUtno, Sánchez í^scU), Urquidi, Word I^)oU, Zarate JttUo y el secretario primero que 
nueribe. 

Aprobada la acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
\5omunicacione8: 

Del ciudadano gobernador del Estado de Colima, acusando recibo de la 
nota en que se le participó la renovación anual de cargos de la Sociedad. — 
Al archivo. 

De los de Michoacán, Qaerétaro y Tlaxcala, y de las legislaturas de los 
mismos Estados, acusando recibo de los números del 1 al 5 del tomo I de 
la terceía época del Boletín. — A su expediente. 

De la Junta auxiliar de San Luis Potosí, pidiendo los números citados 
para los socios que la componen. — Remítaseles en contestación. 

Del señor socio D. Domingo S. Bezar^, de Chiapas, pidiendo los mismos 
números. — El mismo trámite. 

Del señor socio D. Crescendo García, de Cotija, acompañando el estu- 
dio que ha hecho sobre las «Begonias de México. Descripción clara y sen- 
cilla de tres variedades de este vegetal. » — Bccibo dando gracias, y que tan 
importante trabajo se inserte en el Boletín. 

Del señor socio D. Isidro Montiel y Duarte, acompañando un ejemplar 
de la obra ^ue ha escrito, intitulada: «Estudio sobre garantías individua- 
les,» y que ha dedicado & la Sociedad. — Becibo dando las gracias, y que 
dicha obra se registre en el libro de donaciones. 

Del Sr. D. Ignacio Baz, aceptando su nombramiento de miembro hono- 
rario de la Sociedad, y dando las gracias por esta distinción. — A su exT- 
pediente. 

Del señor socio D. Manuel S. Soriano, acompañando el número 1 del 
tomo I de la «Fraternidad,)) periódico de la Sociedad Médica de San Luis 
Potosí. — Becibo dando gracias. 

Se dio primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha & favor del Sr. D. Pedro Oarza, por los Sres. D. Julio 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 19 

Zarate, D. Manuel S. Soriano, D. Isidoro Epstein y el que suscribe; se- 
gunda lectura á la del Sr. D. Joaquin Redo, y fueron aprobadas, mandán- 
doseles expedir los diplomas correspondientes, las de los Sres. D. Manuel 
Escalante, D. L. Chassin, D. Francisco Gr. Cosmes y D. Joaquin Gómez 

. Vergara; y para corBesponsal en Micboacán, la del Sr. D. Aristeo Mercado. 

Se di6 segunda lectura á la disertación del señor socio D. Miguel Bul, 

sobre las condiciones que debe tener el Libro del puehloy puesto al alcance 

de los niños que aprenden y ejercitan la lectura. No estando presente el 

autor, se difirió la discusión para una de las sesiones próximas. 

El Sr. Ward Poole inició la conversación de la nocbe, manifestando que 
con motivo dé la reciente excursión del ciudadano Presidente á las grutas 
de Cacabuamilpa, se le ocurría dar noticia de algunas otras no menos no- 
tables esparcidas por el territorio de la Eepública. Hizo una ligera reseña 
de algunas de ellas, entrando después en consideraciones geológicas, en cuyo 
punto tomaron parte los Sres. Eamirez Ignacio, Orozco y Berra, Bivera 
Manuel, Orozco Bicardo, Sánchez Fació y Manfred, pidiendo este último 
que continuara la discusión en la sesión próxima, para presentar por escrito 
el estudio que él proponía bacer sobre una materia tan interesante, y acerca 

. de la cual poseía preciosos datos: esta petición le fué otorgada. 

El qué suscribe manifestó que iba á formar parte de dicha excursión, 
por haber sido invitado para ello por el ciudadano Presidente. Que él, en 
unión del señor socio D. Mariano Barcena, formarían la conSision que re- 
presentase á la Sociedad en las grutas de Cacabuamilpa, cuyo estudio no 
podria ser prolijo, en razón del poco tiempo de que iba á disponer. Que 
pof lo mismo, sus trabajos solo serian preparatorios de otros de mas impor- 
tancia, con mas elementos y con el rcFpectivo personal que se haría después 
con el debido detenimiento, costeados por el Gobierno, lo que aseguraba, 
fundado en la bondadosa oferta que sobre el particular le habia hecho el 
ciudadano Presidente. El anuncio de un auxilio que para dicho fin babia 
sido ya solicitado por la Sociedad, fué escuchado con satisfacción por to- 
dos los señores socios presentes. 

Ignacio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



20 SOCIEDAD MEXICANA 



Acta Numero 9. 

Méx{oo, Febrero 21 de 1874. 
# 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

* 

AHítteron los íoeíot Alvares, Aieirreca, Jffammekm, Moa^ffrd, Mendoza Ouimsindo, Méndíondo, 
Mañero, Ortta Cristóbal, Orozoo y Berra, I'oUa, Sivera Matvuel, Sul, ühink, Urquidf, Ward 
Poole y el secretario segundo que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del ciudadano gefe político del territorio de la Baja -California, acom- 
pañando una «Noticia de las minas descubiertas en aquella península desde 
el mes de Octubre último hasta la fecha.» — Eecibo dando gracias, y que 
la (c Noticia)) se inserte en el Boletín, 

De la Junta au^dliar de Geografía y Estadística de Guadalajara, acu- 
sando recibo de la nota en que se le particip(5 la renovación anual de car- 
gos de la Sociedad, y pidiendo los números que le faltan del Boletín, — 
Que se le remitan. 

El señor vicepresidente presentó al señor socio D. Ignacio Fuentes, quien 
concurria á las sesiones por primera vez. 

Fué aprol^ada la postulación para miembro corresponsal en Filadelfía, 
hecha á favor del Sr. George D. Mac Creary, por los Sres. D. H. P. Man- 
fred, D. Henry Ward Poole, D. Ignacio Ramírez y el que suscribe; se dio 
segunda lectura & la relativa al Sr. D. Pedro Garza, para honorario ; y ter- 
cera lectura á la del Sr. D. Joaquín Eedo para el mismo honor, mandán- 
dose pasar á la comisión respectiva para que emita dictamen. 

El señor socio D. Vicente E. Mañero presentó el prólogo de sus anterio- 
res cuadros sobre las armas, el altar y el túmulo del hombre prehistórico. — 
Se le dierojí las gracias, y se acordó que ese dibujo, unido á sus anteceden- 
tes, se mande litografiar para insertarlo con sus respectivas explicaciones en 
el Boletín. 

El Sr. Orozco y Berra inició la conversación de la noche, refiriéndose á 
las impresiones que había producido en el ánimo del Sr. Bablot la visita 
de las grutas de Cacahuamilpa, impresiones que había consignado este se- 
ñor en un telegrama que dirigió últimamente al Federalista, En ellas asien- 
ta que las obras admirables de la naturaleza existentes en las grutas, indican 
una antigüedad mucho m^yor que la de la creación del mundo, fijada en la 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 21 

Biblia. A este punto se oircunscribid principalmente el Sr. Orozco, comba- 
tiendo una opinión que no le pareció suficientemente fundada. Habló en 
seguida sobre el aspecto geológico de la cuestión, en la que tomaron parte 
los Sres. Bamirez Ignacio, Bivera Manuel, Ward Poole, Manfred y Bul. 

Julio Zábate. 



Acta Numero i o. 

México, Febrero 28 de 1871. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

AtMieron los «oetof Alvarea^ Aldtrreca^ Balbontin, Baranda Jotó Maria^ Babloit Barcena, BUs, 
Chimalpopoea A., Egptcin, Fuente*, OcvatUet, 06mez Parada, OórncsVergara, Antonio Garda 
Cubas, JSdmmeken, Maneera, llanero, Mendoza Qymestndo, Mendiondo, Olaoufbel, Ortiz Crls- 
tCbal, Orozco y Berra, Orozco Bieardo, Falacios, Pimentel, Sánchez I\Kio,Sosa, ZPrquidi, VUta- 
seilor, Ward Foole, Ziehl y d secretario primero que siucribe. 

Aprobada el acto de la sesión anterior, se dio cuento de las siguientes 
comunicaciones: 

De los ciudadanos gobernadores de los Estados de Chihuabua y Sonora, 
acusando recibo de las notas en que se les comunicó la renovación anual de 
cargos de la Sociedad. — Al archivo. 

De los de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Hidalgo, Qaxaca, Pue- 
bla, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas y de las demás legislaturas de 
los mismos Estados, dando las gracias por la remisión que se les hizo de los 
números del 1 al 5 del tomo I de la tercera época del Boletín. — A sus ex- 
pedientes. 

Del señor socio general D. Bafael Benavides, de Nueva -York, acompa- 
ffando un ejemplar de las obras que ha publicado, intitulada^: El Gene- 
ralato y la Frusta Militar, — Becibo dando gracias, y que dichas obras 
se registren en el libro de donaciones. 

De la junto auxiliar de San Luis Potosí, acusando recibo de loe números 
del Boletín que se le han remitido, y acompañando ios estodos de la acu- 
ñación habida en la casa de moneda de aquella capital el año pasado de 73, 
y una noticia del número de barras de plato pura y piezas de vajilla que se 
han registrado en aquel ensaye. — Becibo dando gracias, y que esos docu- 
mentos se inserten en el Boletin, 

Del señor socio D. Andrés Fenochio, de Guaymas, acompañando un Vo- 
cabulario del idioma pápago. — El mismo trámite. 



Digitized by VjOOQIC 



22 SOCIEDAD MEXICANA 

Del señor socio D. Bicardo Orozco, presentando la muestra de una esta- 
lactita tomada en una pequeña gruta situada en la cañada de Tamazulapam, á 
un lado del camino de Oazaca á Puerto Ángel, en el distrito de Miahuatlan 
y á la falda del cerro del Metate. — Kecibb dando gracias, y que la muestra 
se coloque en el museo de la Sociedad. 

El señor vicepresidente presentó al señor socio D. Joaquín Gómez Ver- 
gara, quien concurria á las sesiones por primera vez. 

£1 señor socio D. Manuel Biyera presentó la siguiente moción que fué 
aprobada: 

«Diríjase atento oficio á los señores socios corresponsales de la Sociedad 
en Mérida y al presidente del ayuntamiento de Sisal, para que, si les parece 
bien, se sirvan informar sobre los siguientes puntos ó cualquiera de ellos : 

cr 1? Cuántos años lleva de construido el puerto de Sisal, llamado San 
Diego, á qué distancia lo fué de la orilla del mar, y & cuál se encuentra hoy. 

« 2? Cuántos años lleva de establecido el muelle de Sisal y cuántas varas 
ó metros á dejado en seco, retirándose el mar de la misma obra. 

« 3? Datos análogos acerca del buque varado en la cercanía del puerto y 
bácia la parte oriental. 

(( 4? Que se sirvan manifestar lo que opinen acerca del retiro que se nota 
del mar en la costa de Sisal. » 

Se dio tercera lectura á la postulación para miembro honorario de la So- 
ciedad, hecha á favor del Sr. D. Pedro Garza, y se mandó pasar á la res- 
pectiva comisión para que cmka dictamen. 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad correspondiente 
al mes actual, y tomado en consideración fué aprobado. 

El Sr. Bablot, á propósito de la mención que el acta anterior hacia de su 
telegrama despachado de Cacahuamilpa, promovió una conversación, sos- 
teniendo las opiniones enunciadas en aquel documento. Contestáronle los 
Sres. Orozco y Berra y Barcena, y tomaron además la palabra en este asunto 
los señores vicepresidente Bamirez y Sánchez Fació. 

Con motivo del mismo apunto, el Sr. García y Cubas empezó á leer la 
Memoria que ha escrito, intitulada : k Expedición topográfica y geológica 
á las grutas de Cacahuamilpa, » ofreciendo terminarla en la sesión próxima. 
Este trabajo, que corresponde satisfactoriamente á su título, fué escuchado 
con ínteres, y se acordó que oportunamente se insertara en el Boletín. 

El que suscribe manifestó que ya podía la Sociedad ocuparse de orga- 
nizar la comisión de su seno, que con arreglo á sus acuerdos anteriores, debía 
ir á hacer una exploración científica á las grutas de Cacahuamilpa, pues po- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 23 

dia contarse con los recursos necesarios, en yirtnd de la oferta qne sobre 
ellos le habia hecho el C. Presidente de la República. Qae para dar prin- 
cipio, la secretaría habia preparado la lista de las personas que debian formar 
la mencionada comisión, y se componia de los Sres. Mendoza Gnmesindo, 
Jiménez Francisco, Mañero, Barcena, Eamirez Santiago, Lobato, Mendoza 
Eufemio, Reyes Vicente, Diaz Aguirre, Rivera Manuel, HUÍ, Chimalpo- 
poca Amado, Muñoz Celso y un fotógrafo. Esta lista, después de tomarse 
en consideración, fué aprobada, disponiéndose que los comprendidos en ella 
se reunieran el lunes próximo y los demás dias de la semana, á las cinco de 
la tarde, para organizarse en comisiones y acordar todo cuanto fuere nece- 
sario para la realización y buen éxito de la expedición. 

Se recibieron en la secretaría los periódicos, cuadernos y obras siguientes: 
diez ejemplares de la « Estadística de Jalisco, » por D. Longinos Banda, re- 
mitidos por el gobierno de aquel Estado; el número 10,225 de la «Tribuna 
de Nueva- York,» correspondiente al 9 de Enero último; el <( Boletín de 
la Sociedad de Geografía de Paris, » correspondiente á Diciembre del año 
próximo pasudo; siete tomos de las «Transacciones de la Academia de San 
Luis,» en los Estados-Unidos, correspondientes á los años de 1857, 1858, 
1859, 1860, 1863, 1868 y 1873; «Memoria de Hacienda y Crédito Pú- 
blico,» correspondiente al año fiscal de 1872-1873; y la «Memoria del 
Ministerio de Relaciones Exteriores,» correspondiente al año pasado de 
1873, y se acordó que se diesen las debidas gracias á los señores remiten- 
tes, y que las obrSs se mandaran empastar y colocar en la biblioteca de la 

Sociedad. • 

Ignacio M. Altamibano. • 



Acta Numero i i. 



México, Manso 7 de 1874. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Atístienm Jo» tocio» Alvarez, Alcérreca, Barcena, Bogrulawiki, Ep»ttía, Govante», Gómez Parada, 
Jimenes Franetteo, Lobato, Manfred, Mañero, Mendoza Oumesindo, Orozcoy Berra, Orttz Ori»- 
íObaL, OVagwfbel, Palacio», BxU, Bodriguez y Oos, Bivera Manuel, Zárale Julio, ZictU, y el secre- 
tario prisnero que »u»cribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 
Del Ministerio de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de gas- 



Digitized by VjOOQIC 



24 SOCIEDAD MEXICANA 

tos de la Sociedad, correspondiente al presente mes. — Trascríbase al ciuda- 
dano tesorero. 

De los ce. gobernadores de Colima, Nuevo-Lcon y Coahuila, y délas 
legislaturas de los dos primeros Estados' y Doraogo, acosando recibo de 
los números del 1 al 5 del tomo I de la tercera época del Bolet%n.^^ABVi 
expediente. 

Del señor socio D. M. M. Cházaro, de Paso de San Juan, acompañando 
el resumen de las observaciones meteorológicas que ha practicado en aquella 
localidad en el mes de Enero último. — Recibo dando gracias, y que el re- 
sumen se inserte en el Boletín, 

Del señor socio D. José Víctor Peralta, de Tuxtla, haciendo una descrip- 
ción de la gruta de los «Baños de la Reina,» ubicada en la colina en que 
se encuentran las Ruinas del Palenque, — Recibo dando gracias, y que la 
descripción pase á la comisión respectiva. 

De la Junta auxiliar de Colima, dando parte de la renovación anual de 
sus cargos, y acusando recibo de los números del Boletín que se le han re- 
mitido. — A sus expedientes. 

Del Sr. D. Francisco O. Cosmes, aceptando su nombramiento de miem- 
bro honorario de la Sociedad, y dando las gracias por esta distmcion. — A 

su expediente.' 

« 

Del señor socio general D. Gaspar Sánchez Ochoa, acompañando con una 
dedicatoria á la Sociedad, un ejemplar de la obra intitulada: «Colton's ge- 
neral Atlas, containing one hundred and eighty steel píate maps and plans, 
on on^hundred and nineteen imperial folio sheets drawn by G. Woolworth 
Colton. — Nueva- York, 1873.» — Recibo dando gracias, y que d Atlas se 
registre en el libro de donaciones. 

Del señor socio D. Isidoro Epstein, acompañando un cuaderno manuscri- 
to, intitulado «El apache, demostrado como un idioma atapasco, por Juan 
Carlos Eduardo Buschmann, con una tabla sistemática de palabras del idio- 
ma originario atapasco:» traducido del alemán por Isidoro Epstein: pri- 
mera parte. — Recibo dando gracias, y que se imprima. 

De la Sociedad geográfica italiana de Roma, acompañando un ejemplar 
de su Boletín correspondiente á Diciembre del año próximo pasado. — Re- 
cibo dando gracias, y que el Boletín pase á la comisión de publicaciones 
periódicas. 

So dio primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Mauricio Kingsey, por los Sres. D. Ju- 
lio Zarate, D. H. P. Manfired, D. Manuel Orozco y Berra y el que suscribe, 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 25 

y faeron aprobadas para el mismo honor las de los Sres. P. Joaquín Redo y 
D. Pedro Garza, á quienes se mandó expedir los diplomas respectivos. 

El Sr. Barcena leyó el informe que había ofrecido sobre su exploración 
geológica á las grutas de Cacahúamilpa. Este importante trabajo fué es- 
cuchado con el mas alto ínteres, y se acordó que con el otro análogo del 
Sr. García Cubas se mandase imprimir por cuenta de la Sociedad, & cuyo 
fin quedaba autorizada competentemente la secretaría. 

Iqnacio M. Altamibano. 



Acta Numero 12. 

Kézioó, Mano 14 de 1874. 
Presidencia del C. Ramiiiez (Ignacio). 

AtUtteron lot aotíoi AlvarCM, Balboniin, Bliu, Barcena, Bogutíawski, Baranda Jott Mafia, Cba- 
me», Dáotla, BpUein, Oarta Pedro, Jiménez FraneUco, Lobato, Mendota Oumettndo, Mañero, 
Oroxoo y Berra, Otaffuíbel, Ortiz CrUtóbal, Pérez GaUardo, Pottt, Plmentel, Bivera Manttel, 
Soea, Xlrquidi, Word Pode, Ziehl, y el Kcretarfo segundo que euteribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del C. Gobernador de Micboacán, acompañando los decretos numerados 
del 13 al 21, expedidos por la legislatura de aquel Estado. — Becibo dando 
gracias. 

Del Sr. P. Ignacio Ortíz de Zarate, aceptando su nombramiento de miem- 
bro honorario de la Sociedad, y dando gracias por esta distinción. — A su 
expediente. 

El señor yicepresídente presentó á los señores socios D. Francisco G. Cos- 
mes y p. Pedro Garza, quienes concurrían á las sesiones por primera vez. 

Se dio segunda lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Mauricio Eíngsley. 

El Sr. Pímentel pidió la palabra para decir que aprovechaba la ocasión 
de hallarse presente el Sr. Orozco y Berra, para leer un artículo que había 
esci^to congelación á las dudas que le ocurrían sobre si la lengua náhuatl 
era la misma que la mexicana, pues el Sr. Orozco afirmaba en una de sus 
obras lo contrario. Leyó, en efecto, el artículo referido, y sobre ól diser- 
taron ambos señores, tomando también parte el Sr. D. Ignacio Bamírez. 

Julio Zábate. 



Digitized by VjOOQIC 



26 SOCIEDAD HEXICAKA 



Acta Numero 13. 



México, Mano 21 de 1874. 

Presidencia del C. Orozco y Berra. 

Concurrieron lot tocios AlvareZt Balbontint Baranda JoU Jforfa, Boffutíawski, Cftoi f <n, Diaz Affut- 
Un, Ddvila^ JBpttein, Ferretra^ Garza, Oovanta, Jiménez Francitoo, Mañero, Méndiondo, Men- 
doza Oumetindo, Ortiz de Zarate, Ortiz OrmObal, Orozco y Berra, Olaffuibel, PimerUel, Ramí- 
rez Jffnacio, Bedo, Bamirez Santiago, Blvera Manuel, Salat, Urquidi, Ward Ii>oU, Ziebl, Zarate 
Julio, Zdrale Eduardo, y el tecretarlo primero que wacrlbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del C. Gobernador de Sinaloa, acompañando la información que mandó 
practicar sobre la lluvia de azogue, acaecida en la Villa de San Ignacio, de 
aquel Estado. — Becibo dando gracias, y que la información pase á la co- 
misión respectiva. 

Pe los gobernadores de los Estados de Campecbe, Chiapas y Tamauli- 
pas, y de la legislatura de Guerrero, acusando recibo de los números del 
1 ai 5 del tomo I de la tercera época del Boletín, — A su expediente. 

De la Junta auxiliar de San Luis Potosí, acompañando la reseña de sus 
trabajos en el año pasado, y proponiendo para miembros de ella á los Sres. 
Dr. D. Ángel Carpió Berruecos y D. Antonio Cabrera. — Becibo dando 
gracias, y que se le remitan los diplomas de dichos señores. 

Del señor socio D. M. M. Chazare, de Paso de San Juan, acompañando 
el resumen de las observaciones meteorológicas que practicó en aquella lo- 
calidad en el mes de Febrero último. — Becibo dando gracias, y que el re- 
sumen se inserte en el Boletín. 

De los Sres. D. Ignacio Salas y D. Aristeo Mercado, aceptando sus nom- 
bramientos, el primero de socio honorario, y el segundo de corresponsal en 
Michoacán, y dando las gracias por esta distinción. — A sus expedientes. 

Se dio primera lectura & la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha & favor del Sr. Dr. D. Antonio CareUga, y tercera lectura 
á la del Sr. D. Mauricio Kingsley, mandándose pasar á la comilion respec- 
tiva para que emita dictamen. 

El señor vicepresidente presentó & los señores socios D. Luis Chassin, 
D. Ignacio Ortiz de Zarate, D. Ignacio Salas y D. Joaquin Bedo, quienes 
concurrían á las sesiones por primera vez. « 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 27 

El primero de dichos señores, después de manifestarse reconocido por sn 
ingreso al seno de la Sociedad, dio, á propósito de la comisión que se es- 
taba organizando para explorar las grutas de Cacahuamilpa, un informe so- 
bre igual exploración que habia* practicado hace nueve años á las mismas 
grutas, tomando otro camino diverso del que boy se proyectaba. Habló en 
seguida sobre otras grutas semejantes que habia visitado en la América del 
Sur, amenizando su narración con algunas descripciones que fueron escu- 
chadas Qon vivo interés. 

El señor socio D. Santiago Ramírez empezó á leer el opúsculo que ha 
escrito, intitulado: «Apuntes sobre la formación mineralógica y geológica 
del distrito minero de San Nicolás del Oro;» suspendiendo su lectura por 
ser avanzada la hora, para continuarla en la sesión próxima, siendo, escu- 
chado con la mayor atención un trabajo tan importante. 

El Sr. Ortiz D. Cristóbal presentó uno de los ejemplares de su Carta 
telegráfica, marcando en ella todos los puntos por donde existe dicha lí- 
nea, y en los cuales se sintió el terremoto ocurrido en la noche del 16 del 
corriente, leyendo los apuntes que habia formado sobre ese fenómeno, y 
sus efectos en varios puntos de la República. — Se le dieron las gracias, y se 
acordó que dichos apuntes se insertaran en el Boletín. 

El Sr. Ramírez D, Santiago amplió los informes del Sr. Ortiz, dando 
interesantes noticias sobre el mismo asunto^ y el Sr. Ward Poole habló 
con este motivo sobre los terremotos de la misma clase ocurridos en los 
Estados-Unidos. 

£1 Sr. Ramírez P. Ignacio manifestó que ya estaban á disposición de la 
Sociedad los mil pesos que facilitaba el Oobiemo para la expedición á Ca- 
cahuamilpa; con cuyo motivo se acordó que la comisión que la debe veri- 
ficar, quedase autorizada para disponer de dicha suma en los términos que 
juzgue conducentes al objeto de su cometido. 

Ignacio M. AltamibÁno. 



Digitized by VjOOQIC 



SOCIEDAD MEXICANA 



Acta Numero 14. , 

México, Mano 28 de 1874. 

Presidencia del C. Orozco y Berra. 

AtMleron lo» éoeio* Alvares, Aroándar, Baranda José María, Baíbontln, SoffUsUxwsklt Sabloí, 
Chautn, DiazAgxutln, Oovantes, Garza, Jiménez FrancUoo, Mendiondo, Mañero, MendotaEur 
femU), Mendoza Otunetindo, OrtU Cristóbal, Pera OaUardo, PimenUl, Bamlrez Santiago, Bt- 
vera Manuel, Beyes Vicente, Salas, Urquídi^Ward JPooU, Zarate Julio, SSdrate Eduardo, ZteM 
y el zeeretario primero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

De los ce. gobernadores de los Estados de Cbihuabua, Sonora, y gefe 
político del territorio de la Baja- California, y de las legislaturas de Cam- 
peche y Sonora, acusando recibo de los números del 1 al 5 del tomo I de 
la tercera época dd Boletín. — A su expediente. 

Del Instituto de ciencias de Cambridge en Massachusetts (Estados- 
Unidos), y de la Sociedad geográfica de Müncben en Baviera, haciendo el 
mismo acuse de los propios números. — El mismo trámite. 

De la Junta auxiliar de Colima, acompañando el resumen de las obser- 
vacbnes meteorológicas practicadas el año pasado por uno de sus miem- 
bros. — Eecibo dando gracias y que el resumen se inserte en el Boletín. 

Del señor socio D. Vicente Reyes, de Cuemavaca, acompañando el re- 
sumen de sus observaciones meteorológicas, practicadas en aquella capital 
en el mes de Febrero último. — El mismo trámite. 

Del Sr. D. Manuel de Anaya, de Quanajuato, aceptando su nombramien- 
to de miembro corresponsal en aquel Estado y dando las gracias por esta 
distinción. — A su expediente. 

Del señor socio D. Clemente E. Markhan, de Londres, acompañando el 
número 11 del tomo 1? de su periódico, intitulado: ecEevista geográfica 
del Océano. » — Recibo dando gracias y que dicho número pase á la comi- 
sión de publicaciones periódicas. 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspondien- 
te al mes de Abril próximo, y tomado en consideración, fué aprobado. 

Se trató en seguida de varios asuntos económicos de la Sociedad, cuya 

discusión duró hasta las nueve y cuarto de la noche, en que se levantó la 

sesión. 

Ignacio M. Altamibano. 



Digitized by VíjOOQ IC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 29 



Acta Numero 15. 

México. Abril U de 1974. 

Presidencia del C. Orozco y Berra. 

Asiitieron los tocio» Alvarez, BábM, Bogutlawtki, Baranda Jote Jfíirfa, Biofft, BliUt Báreenat 
Obtmes DdiHía, ¡¡pttetn. Garza, Jlmínex Franeitco, Mendota Ovmetindo, Mañero^ OrtiM CrU- 
tóbala Ferez Oailardo, Fimentel, Bamiras Santtaoo, Bodriguez ArratigoUy^ SorianOt üirquUH, 
Ward Foote, Ztehl^ ZiraU Julio, y tí. tecretarlo primero que tuseríbe. 

Aprobada el acta de la sesión anteripr, se dio cuenta de las sigtdent^s 
comunicaciones: 

Del Ministerio de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de gas* 
tos de la Sociedad, correspondiente al actual mes. — Trascríbase al ciuda- 
dano tesorero. 

De los ciudadanos gobernadores de los Estados de Campeche y Yucatán, 
acusando recibo de las notaa en que se les participó la renovación anual de 
cargos de la Sociedad. — Al archivo. 

Del de México, acusando recibo de los números del 1 al 5 del tomo I de 
la tercera época del Boletín. — A su expediente. 

Del de San Luis Potosí, avisando que habia mandado entregar á la jun- 
ta auxiliar geográfica de aquella capital el cajón de libros que con ese fin 
se había puesto á su disposición á principios, del mes próximo pasado. — 
Contéstesele dando gracias. 

De la citada junta, manifestando que habia recibido el cajón de libros 
mencionado. — A su expediente. 

De la misma junta, acompañando unas noticias estadísticas de aquel Es- 
tado mandadas formar en Enero de 1793. — Recibo dando gracias y que 
las noticias se inserten en el Boletín. 

De la de Colima, proponiendo para miembros de ella á los Sres. D. Mi- 
guel Castro, D. Ricardo Palacio (hijo), D. Arcadio de la Vega, D. Este- 
ban Oarcía y D. Trinidad Padilla. — Remítanse en respuesta los diplomas 
de dichos señores. 

Del señor socio D. Domingo S. Rezares, de Chiapa, pidiendo que, como 
se le ha ofrecido, se inserten sus escritos en el Boletín. — Contéstesele que 
se hará oportunamente. 

£1 señor vicepresidente presentó al señor socio D. Ramón Rodríguez Ar- 
rangoiti, quien concurría á las sesiones por primera vez. 



Digitized by VjOOQIC 



30 SOCIEDAD MEXICANA 

ISl Sr. Hassey remitió la segunda parte del extracto que ha formado de 
las obras griegas que posee la Sociedad, cuyo importante trabajo fué visto 
con el mayor aprecio, y se acordó que, como el que le ha precedido, se in- 
sertara en el Boletín, 

Se dio primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha 4 favor del Sr. Lie. D. Joaquin Chico y Obregon, por los 
Sres. D. José María Baranda, D. Julio Zarate y el que suscribe, y fué 
aprobada la relativa al Sr. D. Mauricio Kiogsley, á quien se mandó expe- 
dir el diploma respectivo. 

El Sr. Ramirez D. Santiago propuso que, para cumplir con el acuerdo 
de 11 de Enero de 1873, se aprobase el programa siguiente: 

«1? La Sociedad mexicana de Geografía y Estadística, según su acuerdo 
de 11 de Enero de 1873, celebrará el martes 28 del corriente una sesión 
extraordinaria con el objeto de solemnizar el 23? aniversario de su insta- 
lación. 

« 2? Esta sesión será presidida por su socio honorario el señor presiden- 
te de la Bepública, quien será personalmente invitado por una comisión de 
dos individuos, nombrados expresamente para el efecto. 

« 3? También serán invitados por medio de billetes impresos y fírmados 
por el socio secretario primero, los secretarios del despacho, y las academias, 
sociedades, asociaciones y establecimientos científicos, literarios y artísticos. 

«4? Por el Diario oficial y otros periódicos, se hará saber al público 
el dia y hora en que tendrá lugar esta sesión. 

« 5? El socio secretario primero leerá una reseña de los principales tra- 
bajos que ha ejecutado la Sociedad, de aquellos de que actualmente se ocu- 
pa y de los que tiene en expectativa, así como de los adelantos hechos y 
mejoras en ella introducidas. 

(c6? Un socio honorario nombrado por la Sociedad, pronunciará un dis- 
curso alusivo. 

(( 7? La sesión comenzará á las siete de la noche. 

« 8? La mesa procederá desde luego á nombrar los socios que han de des- 
empeñar las comisiones comprendidas en los puntos 2? y 6? » 

Tomado este programa en consideración y discutido suficientemente, fué 
aprobado, acordándose que los socios nombrados para invitar al ciudadano 
Presidente de la República, fueran los señores generales D. José Justo 
Alvarez y D. Francisco Zérega, y el orador el señor socio proponente D. 
Santiago Ramirez. 

El que suscribe propuso, y fué aprobado, que se autorizase á la^secre- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 31 

taría para disponer, por conducto del ciudadano tesorero, de lo3 libreros y 
demás muebles inútiles que se encontraban en el archivo de la Sociedad, á 
fin de emplear su producto en algunas mejoras que se necesitan. 

Al señor socio D. Alfredo Bablot se dieron expresivas gracias por el ob- 
sequio que hizo á la Sociedad de un barómetro, que se mandó colocar en 
el salón de sesiones. 

En seguida el Sr. Pimentel propuso, como tema de la conversación de 
la noche, la influencia que bajo diversos aspectos ejerce la luna en el globo 
terrestre, según la opinión de respetables autores. Hablaron sobre este 
asunto^ además del Sr. Pimentel, los Sres. Orozco y Berra, Ramírez D. San- 
tiago y Barcena D. Mariano. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Nunero i 6. 

México, Abril IS de 1874. 

Presidencia del C. Alvarez (José Justo). 

AalOiercn los socios Baranda José María, Bablot, Boguslawski, Balbontin, Barcena, CTutssin, Gar- 
za, Mendoza Gumesindo, MendUmdo, Olaguibel, Ortiz Cfristóbal, Pérez Gallardo, Rodríguez 
Arrangotti, Buiz, Bamirez Santiago, 8aUu, Ward Poole, Ziehl, Zarate Julia, ZOrate Eduardo y 
ti seeretarlo príTnero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 

Del C. Ministro de Fomento, acusando recibo de cuarenta ejemplares del 
cuaderno que contiene los números 6 y 7 del tomo primero de la 3? época 
del Boletín, — A su expediente. 

Del señor socio Gr. García, gobernador de Zacatecas, acompañando al- 
gunos números del Diario Oficial de aquel Estado, que contiene noticias 
estadísticas. — Recibo dando gracias, y que Iqs citados números pasen al 
señor socio Pérez Gallardo, para que examinándolos dé cuenta con lo que 
juzgue de mas importancia. ^ 

De los ciudadanos gobernadores de Durango, Sinaloa y Tabasco, acusan- 
do recibo de los números del 1 al 5 del tomo I de la tercera época del Bo' 
letin. — A su expediente. 

Del señor socio Dr. Jourdanet, de Paris, remitiendo la obra intitulada: 
«Estudios experimentales sobre la influencia que ejercen en los fenómenos • 



Digitized by.VjOOQlC 



32 SOCIEDAD MEXICANA 

de la vida las modificaciones en la presión barométrica, por M. Panl Bert 
— París, 1874.» — Recibo dando gracias, y que la obra pase & la comisión 
de publicaciones periódicas para su examen. 

Del señor socio D. Hugo Fink, de Córdoba, contestando que la Socie- 
dad solo tiene & su disposición, en la testementaría del Sr. D. José A. Nie- 
to, de aquella ciudad, cincuenta plantas de quina, de que no puede hacerse 
cargp porque está, cultivando mas de seis mil, suyas propias. — Que la se- 
cretaría queda autorizada para disponer lo conveniente sobre el particular. 

Del Sr. D. Ignacio S. Portugal, acompañando la explicación de su pro- 
cedimiento para el apartado de metales, con el ñn de que la Sociedad lo 
mande examinar por medio de una comisión que presente el correspon- 
diente dictamen. — Pase dicho invento á los Sres. Bamirez Santiago, Men- 
doza Gumesmdo y Stávoli Javier, para que se sirvan hacer el estudio cor- 
respondiente. 

Fué aprobada la postulación para miembro honorario de la Sociedad he- 
cha á favor del señor ministro de los Estados-Unidos en México, John W. 
Foster, por los Sres. Alvarez, Zarate Julio, Mendiondo, Ward Poole y el 
que suscribe; tuvo primera lectura la relativa al Sr. D. Luis G. Alvírez,y 
segunda lectura las de los Sres. D. Joaquin Chico y Obr^on y D. Anto- 
nio Careaga. 

El Sr. Bamirez D. Santiago terminó la lectura de su opúsculo intitula- 
do: «Apuntes sobre la formación mineralógica y geológica del distrito mi- 
nero de San Nicolás del Oro.» Fué escuchado con interés, se le dieron las 
debidas gracias, y se mandó insertar tan importante trabajo en uno de los 

próximos números del Boletín. 

Ignacio M. Altamirano. 



Acta Numero 17. 

Méxioo. Abril 26 de 1874. 

Presidencia del C. Garoa y Cubas. 

AiUHeron loi todos AlvarcM, Btad, Sároena, Bablot, Mendoza OvmeHndOt Manera, Ortts Oriitó' 
bca, JPerez OcUlardo, Bamirez Santiaoo, XJhtnkt Ward Foole, Zdrate Julio, Zarate Eduardo y el 
teeretario primero <iue suscribe» 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 
DeT ciudadano Ministro de Fomento, ofreciendo que vendrá á la sesión 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 33 

que se celebrará con motivo del 23? aDÍveraario de la instalación de la So- 
ciedad. — Al archivo. 

Del señor socio D. Antonio García Bejon, de Mérida, acompañando el 
proyecto que ha formado para reunir datos con objeto de llevar á cabo la 
estadística mercantil de la República, de cuyo trabajo se está ocupando. 
Recibo dando gracias, y que el proyecto se publique y pase á la comisión 
respectiva para que emita dictamen. 

De la Junta auxüiar de Colima, acompañando ocho ejemplares de otras 
tantas vistas litografiadas que representan las erupciones que ha hecho el 
volcán de aquel Estado, desde el 12 de Junio de 1869 hasta el 13 de Agos- 
to de 1872, en que cesaron. — Recibo dando gracias, y que los ejemplares 
se pongan en sus cuadros y se coloquen en alguno de los salones. 

Del Sr. D. Ignacio Cumplido, obsequiando á la Sociedad con un ejem- 
plar empastado de la «Historia del Congreso Constituyente, por Zarco.» 
— Recibo dando gracias, y que dicha obra se coloque en la biblioteca de 
la Sociedad. 

Del señor socio General D. Gaspar Sánchez Ochoa, acompañando un pla- 
no que se intitula : « Mapa del mundo, ilustrado y embellecido, según la pro- 
yección de Mercator, compilado de los últimos y mas recientes datos, exhi- 
biendo los recientes descubrimientos y exploraciones árticas y antarticas, 
publicado por G. W. y C. B. Colton.— Nueva -York, 1873.»— Recibo 
dando gradas, y que el plano se coloque en el salón de sesiones. 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspon- 
diente al mes de Mayo próximo, y tomado en consideración fué aprobado. 

El ^or socio D. Santiago Ramírez leyó el dictamen de la comisión 
nombrada para examinar el método de apartar metales, inventado por el 
Sr. D. Ignacio S. Portugal, concluyendo con los tres artículos que siguen, 
que ñieron aprobados: 

« 1? Que el principio esencial del procedimiento de apartado^ inventa- 
do por el Sr. D. Ignacio S. Portugal, lo constituye la acción que ejercen 
sobre los sulfures metálicos los nitratos de zinc y de mercurio. 

ff 2? Las propiedades sulfurantes de los sulfures alcalinos, no son esencia- 
les, ano secundarias en el procedimiento. 

«3? La aplicación de las reacciones esenciales no se halla descrita en los 
autores consultados, y es, por lo mismo, una invención del Sr. D. Ignacio 
S. Portugal.» 

Se acordó, además, que á este señor se le diese una copia certificada de 
dicho dictamen para los usos que le puedan convenir. 

5 



Digitized by VjOOQIC 



34 SOCIEDAD MEXICANA 

Los Sres. Bablot, Pérez Gallardo, Ramírez Santiago y Ward Poole, hi- 
cieron la siguiente proposición : 

«La Sociedad, á fin de hacer los estudios consiguientes á un fenómeno 
eléctrico de que ha hablado la prensa últimamente, pedirá al C. Cesáreo 
Montenegro, de San Gabriel (Jalisco), le remita uno d varios fragmentos 
de las piedras en que, según se dice, quedó estampado por efecto de un rayo 
el aspecto de varios objetos cercanos, en la hacienda del Gaudri, distrito de 
San Gabriel.» 

Tomada en consideración y discutida, fué aprobada, autorizándose á la se- 
cretaría para que dirija á las personas que han de dar los informes las co- 
municaciones necesarias. 

También fué presentada la siguiente moción por los Sres. Bablot, JPerez 
Gallardo, Mendoza Gumesindo, Kamirez Santiago, Zarate Julio y el que 
suscribe: 

((La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística celebrará una se- 
sión extraordinaria en honra de David livingstone. Esta sesión tendrá lu- 
gar el 4 de Mayo próximo, aniversario de la muerte del ilustre viajero y 
geógrafo.» 

Tomada en consideración, fué aprobada con solo la modificación de que 
en lugar del 4 de Mayo se fijase el 4 de Junio próximo, para dar lugar á 
los trabajos de los oradores, cuyos nombramientos recayeron en los Sres. 
D. Alfredo Bablot y D. Valentín Uhink, que aceptaron, y para pronunciar 
las poesías alusivas se eligió al Sr. D. Manuel Flores. 

Fueron aprobados como miembros corresponsales de la Sociedad, en Fi- 
ladelfia y Cambridge (Estados-Unidos), los Sres. José Leidy y N. S. 
Shaler, propuestos por los Sres. D. Santiago Ramírez, D. Henry Ward 
Poole, D, Basilio Pérez Gallardo, D. Mariano Barcena, D, Antonio García 
y Cubas, D. Julio Zarate y el que suscribe. 

El señor General Alvarez manifestó que habia cumplido, en unión del 
señor General Zérega, con la comisión que le habia confiado la Sociedad, 
de invitar para la solemnidad del vigésimotercer aniversario de su instala- 
ción, al ciudadano Presidente de la República, quien ofreció asistir al acto. 

El Sr. García y Cubas empezó á leer un artículo intitulado: «Una ex- 
cursión á la tierra caliente, de Teziutlan á NauÜa.» Fué escuchado con el 
mas vivo interés; pero como fuese avanzada la hora, suspendió la lectura 
para continuarla en la sesión próxima. 

El Sr. Pérez Gallardo presentó el « Padrón general descriptivo de las 
fincas de la ciudad de México, que formó en los años de 1873-74,» é hizo 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 35 

verbalmente una reseña de tan importante trabajo. — Se le dieron las de- 
bidas gracias y se acordó qne se pusiera de acuerdo con la secretaría para 
utilizarlo en algunos de los diversos ramos de la estadística que cultiva la 
Sociedad, j se le recomendara al Supremo Gobierno como eminentemente 
útil en sus aplicaciones prácticas al sistema tributario y administrativo del 
erario federal. . 

lONACIO M. ALTAMIBANO. 



Acta Numero i 8. 



Sesión extraordinaria del día 28 de Abril de 1874, verificada en celebridad del 23? aniversario do 
la instalación de dicho cuerpo, y presidida por su socio honorario el C. Presidente de la Bepú- 
blica, Sebastian Lerdo de Tejada. 

Asistieron los Sres. Alvarez, Alcaraz, Arrangoity, Sárcena, Barreda, 
Biagi (Ministro de Italia), Baranda José María, Benecke, Balcároel (Mi- 
nistro de Fomento), Bablot, Boguslawski, Covarrúbias, Cbassin, Carme- 
na y Yalle, Epstein, Ensenberg (Ministro del Imperio alemán), Gómez 
Parada, García y Cubas,' Gaona, Hassey, Jiménez Francisco, Landa, León, 
Leveck, López de Nava, Lafragua (Mmistro de Relaciones), liceaga, 
Mancera, Mañero, Mendoza Gumesindo, Nieto, Nicoli, Ochoa, Ortiz Cris- 
tóbal, Pérez Gallardo, Pimentel, Portilla, Pefez Juan E., Romero Ma- 
nuel María, Ramírez Santiago, Ramirez Manuel, Redo, Rio de la Loza 
Leopoldo, Soriano, Tellez, Ubink, Urquidi, Verdugo, Villamil, Tillada, 
Ward Poole, Zarate Julio, Zarate Eduardo, y el secretario primero que 
suscribe. • 

Aprobada el acta de la sesión anterior, el señor socio D. Santiago Ra- 
mirez pronunció un discurso alusivo al objeto de la sesión. 

Ignacio M. Altamirano. 



Digitized by VjOOQIC 



36 SOCIEDAD MEXICANA 



Acta Numero 19. 



Mézloo, Mayo 2 de 1874. 
Presidencia del C. Mendoza Gumesindo. 

Aiitíieron tos toctot JSablot, Baranda Jo^ JTorfa, Boguslawski, Barcena, Chastin, Ocvantet, Oao- 
na, Ortiz CrUtfibal, Pimentel, Pérez OaUardo, Bamirez Santiago, Wardl\30l6, ZOrate Julio, Za- 
rate Eduardo, y el tecretario primero que sutaibe. 

Aprobada el acta de la eesion anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones : % 

Del Sr. Ministro de los Estados -Unidos en 'México, John W. Foster, 
y del Sr. D. Mauricio Kingsley, aceptando sus nombramientos «de miem- 
bros honorarios de la Sociedad, y dando las gracias por esta distinción. — 
A sus expedientes. 

Del Sr. D. Eufemio Amador, remitiendo dos planos que se intitulan: 
« Plano del puerto de Manzanillo y Ensenada de Santiago en el mar Pv 
cífico, levantado por los pilotos ingleses E. Mole y J. Gray, en d año de 
1824.» — ((Mapa del Estado de Colima, sacado del que levantó en 1834 
D. Eduardo Harcort. » — Kecibo dando gracias, y que dichos planos se bar- 
nicen y coloquen en alguno de los salones. 

Fueron aprobados como socios corresponsales en Guanajuato y León, 
los Sres. D. Florencio Aütillon y D. Octaviano Eosado, y en Zongolica 
el Sr* D. Bamon G. González ; y se dio primera lectura á. las postulaciones 
para honorarios en favor de los Sres. D. Eufemio Amador y D. Jesús Sán- 
chez de Santa- Anna; segunda lectura á la del Sr. D. Luis G. Alvírez, y 
tercera lec^ra á las de los Sres. D. Antonio Careaga y D. Joaquin Chico 
y Obregon, mandándose pasar, á la comisión respectiva para que emita dic- 
tamen. 

El señor socio Dr. Chassin did lectura á una nota que acababa de reci- 
bir de la <K Sociedad de aclimatación de Paris, » en que se le dice, que como 
su objeto es la introducción, naturalización y propagación, no solo en el 
territorio francés, sino en los diversos países del globo^ de animales, vege- 
tales, minerales y objetos de la ciencia y de la industria, espera que se sirva 
remitirle noticias de las producciones de este género en México, así como 
de las sociedades geológicas, agrícolas, botánicas, etc., que existan en él, á 
fin de entrar en relaciones con ellas; ma3 como el Sr. Chassin no contaba 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGBAFIA Y ESTADÍSTICA 37 

con los datos necesarios para satisfacer esos deseos, esperaba que la Socie^ 
dad geográfica le proporcionase aquellos, en gracia del noble objeto que se 
proponia dicha Sociedad de aclimatación, de qne era miembro. La Sociedad 
le escuchó con agrado, y facultó á la secretaría para que, buscando dichos 
datos, se los proporcionase al referido señor, á fin de satisfacer en lo posi- 
ble la solicitud de la mencionada asociación. 

La secretaria leyó un informe que presentó el Sr. Bablot, escrito por el 
Sr. D. Eamon G. González, de Zongolica, sobre la aparición de un halo en 
aquella población, y fué escuchado con aprecio, mandándosele dar las debi« 
das gracias al autor. 

El Sr. Barcena presentó el informe que le habia encargado la Sociedad, 
sobre la piedra traida de San Gabriel, en el Estado de Jalisco, en que se 
decia estaban dibujados los objetos cercanos, y cuyo suceso se habia atri- 
buido al efecto de un rayo. Se le escuchó con interés, se le dieron las gra- 
cias, y se mandó insertar en el Boletín tan apreciable trabajo. 

El mismo Sr. Barcena leyó el artículo que publicó recientemente en el 
Federalista^ mtitulado: «Descubrimiento de una nueva especie mineral 
de México,» cuyo notable trabajo también fué escuchado con el mayor 
aprecio. 

El Sr. Zarate D. Julio indicó que, como tema de conversación, seria in- 
teresante tratar de las causas que influyen en la escasez de lluvias que se 
nota en Lima, así como en algunos puntos del territorio de nuestra Repú- 
blica, y hablaron sobre el asunto los Sres. Barcena, Bamirez Santiago y 

Pimentel Frscncisco. 

laNAcio M. Altamibano. 



Acta Numero 20. 

léxico, Mayo O de 1874. 
Presidencia del C. Jiménez (Francisco). 

Artttteron lo$ «oeips Baranda José SfarUtt Balbontin^ BooiMawski, Barcena, Cosme*, ^stein, Oao- 
na. Garata y Cubas, Gcvaníes, JíendUmdo, Ortiz Cristóbal, Olaffufbel, Pérez Gallardo, Pimen- 
tel, Bamirez Santíaoo, SaXas, Soriano, Urqvtidi, Word Foole, ZáraU Julio, Zdrate Eduardo y el 
secretario primero que suscribe. 

Aprobada el acta déla sesión anterior, se dio cuenta cpn una comunica- 
cion^del señor sodo D. E. B. de Boguslawski, en que acompaña otra de su 
hermano el Dr. D. Jorge Boguslawski, de Berlin, en la cual acepta su nom- 



Digitized by VjOOQIC 



38 SOCIEDAD MEXICANA 

bramiento de miembro corresponsal en aquella capital, y ofrece sus servi- 
cios en el empleo que desempeña en la oficina hidrográñca del almirantaz- 
go imperial, así como la remisión de sus trabajos sobre Meteorología, co- 
municaciones hidrográficas y noticias para los navegantes, desde el 1? de 
Enero de este ano. — Contéstesele dando gracias y ofreciéndole en corres- 
pondencia el Boletín y los datos que necesite y posea la Sociedad. 

Se did segunda lectura á las postulaciones para miembros honorarios de la 
Sociedad, hechas á favor de los Sres. D. Eufemio Amador y D. Jesús Sán- 
chez de Santa- Anna, tercera lectura á la del Sr. D. Luis G. Alvírez, y que- 
daron aprobadas las de los Sres. B. Antonio Careaga y D. Joaquin Chico 
y Obregon, á quienes se mandaron expedir los diplomas correspondientes. 

Se recibieron por el correo, un ejemplar del Boletín de la Sociedad do 
Greografia italiana, correspondiente á los meses de Enero y Febrero del pre- 
sente año, y otro de la publicación mensual de la Eeal Academia de Cien- 
cias de Berlin, correspondiente á Enero del mismo año, y se mandaron pa- 
sar á la comisión de redacción del Boletín, 

Habiéndose tratado de la insuficiencia de los medios de que dispone la 
Sociedad para llevar á cabo, con provecho, las observaciones meteorológi- 
cas, el Sr. Jiménez D. Francisco manifesté la necesidad de arbitrarlos en 
mayor escala para establecer observatorios bien dotados en diversos puntos 
de la Eepública, á fin de que alcanzándose la uniformidad y la simultanei- 
dad en las observaciones, se obtengan mejores resultados. La secretaría, 
después de haber manifestado sus esfuerzos en el particular, quedó autori- 
zada para gestionar cerca del Gobierno Supremo á fin de obtener la reali- 
zación de estos proyectos. 

• Ignacio M. Altamirano. 



Acta Numero 21. 

México, Mayo 16 de 1874. 

Presidencia del C. Mendoza Gumesindo. 

Asistieron los socios Baranda José María, Boguslawski, Barcena, Bllss, Chassfn, ^pstetn, García 
y Cubas, Olaffuíbel, Pérez Ckiaardo,Pimentel, Soriano, Urquidi, UMnk, Ward Poole-, ZOrate Ju- 
lio, ZárcUe Eduardo, Ziehl y el secretarlo primero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 
Peí ciudadano gefe político del territorio de la Baja California, acompa- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 39 

ñando una noticia relativa al buceo de la ostra avicula margaritífera, en 
la costa de aquella península. — Eecibo dando gracias, y que la noticia se 
publique en el Boletín, 

Del director de la Revista política y literaria de Paris, proponiendo 
entablar relaciones con la Sociedad, para poner el nombre de esta al lado 
de las Sociedades sabias del mundo, á cuyo fin desea un cambio de publi- 
caciones y que se le remitan las últimas que de cinco años á esta parte haya 
dado á luz la Sociedad. — Contéstese aceptando sus indicaciones y remitién- 
dosele los datos que pide. 

Del Sr. D. Eicardo Palacio, de Colima, aceptando su nombramiento de 
miembro corresponsal de la Sociedad, y dando las gracias por esta distinción. 

Del Sr. socio D. Jobn W. Foster, ministró de los Estados -Unidos en 
México, acompañando cuatro volúmenes sobre geología y otras materias, 
publicados últimamente en aquella nación. — Recibo dando gracias y que 
dichas obras se coloquen en la biblioteca. 

Del Sr. socio D. Alfredo Bablot, acompañando cien ejemplares del Fe- 
deralista en que se publica el artículo relativo al halo^ aparecido en 22 
de Abril último en Zongolica. — Eecibo dando gracias y que los ejemplares 
se repartan entre los señores socios. 

Fueron aprobados, y se les mandaron expedir los diplomas correspondien- 
tes, á los Sres. D. Luis G. Alvirez, D. Jesús Sánchez de Santa-Anna, D. Eu- 
femio Amador, D. Ignacio Galindo y D. Francisco Yaldes Gómez, los tres 
primeros como socios honorarios y los dos últimos como corresponsales de 
la Sociedad en Monterey. 

La secretaría did cuenta con los libros que se expresan en la siguiente 
lista, remitidos por la librería del Sr. Buxó, quien al entregarlos manifestó 
que los habia recibido de Madrid para la Sociedad Mexicana de Geografía 
y Estadística; pero que no se acordaba del nombre del renútente, porque 
se le habia traspapelado la carta de envío, que la iba á buscar y que en 
breve la presentaria. 

«Cuatro tomos en folio mayor que se intitulan: Nomenclátor que com- 
prende las poblaciones, grupos, edificios, viviendas, albergues, etc., de las 
cuarenta y nueve provincias de España, dispuesto por orden alfabético, 
1863, 1864, 1866 y 1867. Madrid. 

ce Nomenclátor de la provincia de Zaragoza. 

«ídem Ídem de la de Vizcaya. 

«ídem Ídem de la de Yalladolid. 

«Colección legislativa de estadística de España. Madrid, 1866. 



Digitized by VjOOQIC 



40 SOCIEDAD MEXICANA 

cr Memoria sobre el movimiento de la población de España en los años 
de 1858, 59, 60 y 61, publicada por la junta general de estadística del 
reino. Madrid, 1863. 

a Censo de la población de España, según el recuento verificado en 25 
de Diciembre de 1860, por la junta general de estadística. Madrid, 1863. 

<c Anuario estadístico de España, publicado por la dirección general de 
estadística, 1866—1867. Madrid, 1870. 

«Anuario estadístico de España, correspondiente al año de 1868, publi- 
cado por la comisión de estadística general del reino Madrid, 1869. 

a ídem idem idem idem correspondiente á 1869 y 1860. 

a ídem idem idem idem idem á 1861 y 1866. 

« Censo de la ganadería de España, según el recuento verificado en 24 
de Setiembre de 1865, por la junta general de estadística. Madrid, 1868.» 

El Sr. Epstein dio lectura á un interesante artículo que tradujo del Vor- 
icats sobre el descubrimiento de un grupo de tres islas en el Estrecho de 
Torres por un buque inglés, que traficaba con esclavos en la costa de África. 
— Se le dieron las gracias y ee mandó insertar el artículo en el Boletín. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 22. 

México, Mayo 28 de 1874. 
Presidencia del C. García y Cubas. 

AtitOercn ¡ot tocio» Biofft, Baranda Jott Maríat Pimentel, Scanirex SantiapOt Smo, Ward Poole, 
ZCbxUeJuUo y el teeretarlo primero que atuerfbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del Sr. socio D. Vicente Reyes, de Cuernavaca, acompañando el resu- 
men de las observaciones meteorológicas que practicó en aquella capital en 
los meses de Marzo y Abril últimos. — Recibo dando gracias y que dicho 
documento se inserte en el Boletín, 

Del Sr. D. Patricio Auge acompafiando las entregas que ba publicado 
de la obra intitulada el a Calculador violento.» — Recibo dando gracias. 

Del Sr. D. Luis G. Alvirez, aceptando su nombramiento de miembro ho- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 41 

norario de la Sociedad y dando las gracias por esta distincioD. — A su expe- 
diente. 

Se ditf primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad hecha á favor del Sr. D. Patricio Auge por los Sres. D. Santiago 
Ramirez, D, Antonio García y Cubas, D. Francisco Sosa y el que suscribe. 

Los Sres. D. Enrique Ward Poole, D. Francisco Sosa, D. Santiago Ra- 
mirez y el que suscribe, hicieron la siguiente moción, que fundada por sus 
autores, faé aprobada: 

«La sesión correspondiente al sábado 13 del mes próximo Junio será 
consagrada á la memoria del ilustre socio -Luis Agassiz.j) 

Fueron nombrados oradores para esa solemnidad los citados Sres. Ward 
Poole y Sosa. . 

El Sr. socio Ramirez D. Santiago dio cuenta ú, la Sociedad de una polé- 
mica que se ha suscitado entre un periódico científico de la capital y el gefe 
de sección del Mmisterio de Fomento que tiene á su cargo el ramo de pri- 
vilegios exclusivos : dijo que el motivo de esa polémica era el privilegio que 
el Sr. Portugal habia pedido por un método de su invención para apartar 
metales, cuyo método fué estudiado por una comisión de la Sociedad, pre- 
sidida por el mismo Sr. Ramirez. Que habiendo publicado su dictamen el 
periódico mencionado, para reforzar sus ideas el empleado del Ministerio 
lo habia refutado, y que no estando conforme con las razones expuestas en 
esa refutación y encontrándose obligado á defender su dictamen, pedia á la 
Sociedad la autoriz^ion correspondiente para hacer esta defensa : leyó la re- 
futación publicada en el Minero Mexicano^ leyó su contestación, que fué 
aprobada, y manifestó su pensamiento de remitirla á varios periódicos para 

su inmediata circulación. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 23. 

Xézloo, Mayo 80 de 1874. 
Presidencia del C. Jiménez Francisco. 

Asütieron los «ocfi» Baranda Joíé María, Chcusirif J^pxtein, CfovanUs, Méndiondo^ Ortiz Crüttíbal, 
Pcrtz^ JJhixik^ Ward PooU, y él secretario primero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones : 
Del C. Ministro de Hacienda, manifestando que ya el Gobierno recom- 



Digitized by VjOOQIC 



42 SOCIEDAD MEXICANA 

pensó con la cantidad que creyó conveniente el trabajo que se le recomendó 
del Sr. D. Basilio Pérez Gallardo, relativo al padrón general de las fincas 
de la ciudad de México. — Al archivo. 

De la legislatura del Estado de Sonora, acusando recibo de los números 
del 1 al 5 del tomo I de la tercera época del Boletín. — A su expediente. 

Del secretario de la Sociedad húngara de Geografía, acusando recibo de 
los mismos números, — El propio trámite. 

Del Sr. A. Quetelet, de Bruselas, participando haber fallecido su padre 
el Sr. Santiago Adolfo Lamberto Quetelet, director del Observatorio real 
de aquella capital, secretario perpetuo de la Academia real de Ciencias y 
Bellas Letras de Bélgica, y miembro antiguo y constante colaborador de 
nuestra asociación. — Contéstese manifestando el profundo sentimiento que 
ha causado en el seno de la Sociedad tal desgracia, y añadiendo que, para 
dar un testimonio del grande y justo aprecio que merecieron á la Sociedad 
Mexicana de Geografía los talentos y virtudes del ilustre astrónomo belga, 
ha dispuesto consagrar una solemne sesión á su memoria, y publicar su bio- 
grafía en nuestro Boletín, 

De la Junta auxiliar de Geografía de Colima, pidiendo seis suscriciones 
del Boletín para sus socios. — Que se le remitan. 

De la misma, pidiendo un barómetro y otros instrumentos para la prác- 
tica de sus observaciones meteorológicas. — Que se pidan al Gobierno, y el 
resultado se comunicará oportunamente en respuesta. 

De los Sres. D. Joaquin Chico, D. Kamon G. Gonealez y D. Octavio 
Eosado, aceptando sus nombramientos, el primero de miembro honorario, 
y los dos últimos de corresponsales de la Sociedad en Zongolica y León de 
Guanajuato. — A sus expedientes. 

Del señor socio D. Alfredo Bablot, proponiendo que la sesión consagra- 
da al Dr. Livingstone, en que tiene que pronunciar un discurso, se difíera 
hasta que se reciban de Europa los últimos datos, que ya se están publi- 
cando, relativos á las últimas exploraciones de aquel ilustre viajero. — Con- 
cedido. 

Se recibieron por el correo tres números del periódico en alemán que 
publica las «Noticias para marinos de la oficina hidrográfica del Almiran- 
tazgo del Imperio alemán. Berlm, Abril de 1874;» y el número 2, corres- 
pondiente á Febrero del mismo año, de la publicación mensual de la real 
Academia de Ciencias prusiana. — Ambos documentos se mandaron pasar 
á la comisión de publicaciones periódicas. 

Se dio primera lectura á la po3tuIacion para miembro honorario de la 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 43 

Sociedad, hecha á favor del Sr D. Luis Salazar, y segunda lectura á la re- 
lativa al Sr. D. Patricio Auge. 

Se dio cuenta con ^1 presupuesto de gastos de la Sociedad, correspon- 
diente á Junio próximo, y tomado en consideración fué aprobado. 

Fueron nombrados en comisión para proponer el programa de la sesión 
que se ha de consagrar á la memoria del ilustre socio Santiago Adolfo 
Lamberto Quetelet, los Sres. Govantes, Uhink y el que suscribe. 

El señor socio Dr. Chassin, empezó á leer el interesante opúsculo que 
ha escrito sobre la enfermedad conocida en el Sur de México con el nom- 
bre de Pinto^ y por falta de tiempo suspendió la lectura para continuarla 
en la próxima sesión. 

lONACIO M. AlTAHIBANÓ. 



Acta Numero 24. 



México; Jcuüo 18 de 1874. 
Presidencia del C. García y Cubas. 

AsUtieron lot aoeloi BoguslawskU BcUbontin^ Baranda Jogt Márta^ Eptítín^ OooanUt^ Ortii Cri»- 
tóbala Ptmenlel^ Soriano, fitMO, Ward JPíxae, ZáraU Julio y él teeretarío primero que nuerUbe, 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 

Del C. Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de 
gastos de la Sociedad correspondiente al actual mes. — Trascríbase al ciu- 
dadano tesorero. 

Del ciudadano gcfe político del territorio de la Baja- California, acu- 
sando recibo de los números del 1 al 5 del tomo I de la tercera época del 
Boletín, — A su expediente. 

Del C. Gobernador de Guanajuato, F. An tillen,' aceptando su nombra- 
miento de miembro corresponsal de la Sociedad y dando las gracias por 
este honor. — A su expediente. 

Del señor socio D. Miguel Iglesias, de Tampico, proponiendo que se for- 
men comisiones en toda la extensión de la Eepública, que se ocupen de or- 
ganizar un útil é importante servicio meteorológico. — Pase este proyecto 
& una comisión compuesta de los Sres. García y Cubas, Orozco y Berra y 



Digitized by VjOOQIC 



44 SOCIEDAD MEXICANA 

• 

Jiménez Francisco, para que emita dictamen, y comuniqúese al autor en 
contestación. 

Del mismo Sr. Iglesias, acompañando el resumen de las observaciones 
meteorológicas que ha practicado en Tampico en los meses de Febrero* 
Marzo y Abril últimos. — Kecibo dando gracias, y que é^e documento se 
inserte en el Boletín, 

Del Sr. Edward St. John Fairman, de Londres, redactor del Eco de 
Oriente^ pidiendo una lista de los miembros de la Sociedad para insertarla 
en ese periódico. — Eemítasele en contestación. 

Del Sr. socio D. Manuel Balbontin, acompañando un ejemplar del infor- 
me sobre las minas de hulla ubicadas en Tecomatlán, dado por el ingeniero 
D. Patricio Murphy, y dos muestras notables de dicho mmeral. — Recibo 
dando gracias, y que el informe y las muestras pasen (a, la comisión respec- 
tiva. 

Del señor socio D. E. B. ^e Boguslawski, acompañando la traducción 
que ha hecho de unos artículos tomados del periódico alemán Speneroche 
Zeitung^ que se publica en Berlin, sobre la expedición alemana al África 
central y otros asuntos geográficos, ofreciendo continuar la remisión de este 
importante trabajo. — Se dio lectura á dicha traducción, que fué escuchada 
con ínteres, y se mandó insertar en el Boletin, 

Se jecibieron en la secretaría un ejemplar de los «Procedimientos déla 
Sociedad real geográfica de Londres;» otro de las «Actas de la Sociedad 
etnográfica de Paris;» otro del «Boletín de la Sociedad franccfa de Geo- 
grafia;» otro de la «Publicación del Círculo geográfico italiano;» cuatro 
de la «Eevista científica de la Francia y del extranjero; » dos de las «Opi- 
niones de los constituyentes y del Sr. Lie. D. José María Iglesias, comen- 
tadas y organizadas por el Sr. D. Basilio Pérez Gallardo ; » dos de la pri- 
mera entrega del «Diccionario geográfico y estadístico de la República 
Mexicana,» y uno del «Viaje á la caverna de Cacahuamilpa, por el Sr.- 
D. Mariano Barcena.» — Se acordó que se dieran las gracias á los señores 
remitentes, y que dichos ejemplares se pasasen á la comisión de publicacio- 
' nes periódicas. 

Se dio segunda lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Luis Solazar, y tercera lectura á la re- 
lativa al Sr. D. Patricio Auge. 

Como la sesión estaba dedicada á honrar la memoria del finado socio y 
emmente geógrafo y naturalista Luis J. R. Agassiz, los Sres. Ward Poole 
y Sosa cumplieron con el encargo que se les habia encomendado, de pro- 



Digitized by VjOOQIC 



. DE geografía y ESTADÍSTICA 45 

nnnoiar los discursos alusivos á la vida y escritos de aquel gran sabio, dis- 
cursos que fueron escuchados con el mas vivo interés, y que se mandaron 
insertar en el BoUtin, 

Terminó la sesión dando la secretaría cuenta con el trabajo que está, ha- 
ciendo el señor socio Epstein, intitulado: «Tabla sinóptica de todos los paí- 
ses del mundo, conteniendo área, formación de gobierno, gefe del Estado, 
población, industria, comercio, artes, ciencias, egresos, deuda pública, papel 
moneda, bancos, ejércitos, marina, pesos, medidas, etc., etc. » Habiendo pe- 
dido el autor que una comisión de la Sociedad revisase su trabajo antes de 
presentárselo, se nombró para componer aquella á los Sres. García y Cubas 
y Pimentel. • 

Ignacio M. Altamirano. 



Acta Numero 25. 



México. Junio 20 de 1874. 

Presidencia del C. García y Cubas. 

AstUUron los socios Balbontin, Barcena, Ciireaga, Chassfn, Oovanies, Hammeeken, Olagufbel, Pi- 
mentel, Suriano, Urquidi, Zóraie Eduardo y el secretario jnrimero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta do las siguientes 
comunicaciones : 

Del ciudadano Ministro de Fomento, acusando recibo de cuarenta ejem- 
plares del cuaderno que contiene los números 8 y 9 del tomo 1? de la 3* 
época del Boletín» — A su expediente. 

De la legislatura del Estado de Hidalgo, acusado recibo de los núme- 
ros 6 y 7 del mismo Boletín, — El propio trámite. 

Del Sr. socio D. Jorge Boguslawski, de Berlin, acompañando los núme- 
ros 9 y 18, correspondientes á Mayo último, del periódico alemán, que con- 
tiene las (T Noticias para marinos publicadas por la oficina bidrográfíca del 
Almirantazgo del Imperio alemán.» — Kecibo dando gracias y que dicbos 
números pasen á la comisión de publicaciones periódicas. 

Del Instituto Smitbsomiano de Washington, acusando recibo de varios 
números del tomo 4? de la 2* época del Boletín. — A su expediente. 

Del Sr. D. Jesús Sánchez de Santa- Anna, aceptando su nombramiento 



I 



Digitized by VjOOQIC 



46 SOCIEDAD MEXICANA 

de miembro honorario de la Sociedad y dando las gracias por esta distin- 
ción. — A su expediente. 

Del Sr. socio D. Manuel Payno, acompañando dos ejemplares de la 3^ 
edición del « Compendio de la historia de México,» que acaba de publicar. 
— Recibo dando gracias y que los ejemplares ingresen & la biblioteca. 

Del Sr. socio D. Pantaleon Tovar, acompañando el tomo 3? de la ce His- 
toria del -cuarto Congreso constitucional,» que e^tá publicando. — Recibo 
dando gracias y que el tomo se coloque con sus anteriores en la biblioteca. 

El señor presidente presentó al Sr. socio Dr. D. Antonio Careaga, quien 
concurria á las sesiones por primera vez. 

Se dio prvnera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Eduardo A. Gibbon por los Sres. Ham- 
mecken, Olaguíbel, Zarate Eduardo y el que suscribe. 

El Sr. Dr. Chassin terminó la lectura de su opúsculo intitulado : «c El 
Pinto. Su origen, sus c&\¡ga8 y su tratamiento.» Fué escuchado con vivo 
interés, se le dieron las gracias por un trabajo tan importante y se acordó 
que este se insertara en el Boletín. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 26. 

México, Junio 27 de 1874. 

Presidencia del C. Baranda (José María). ' 

Asistieron los socios Barcena, BoguslawskU Onreaga, Chasstn, JSpstein, Garda y (Mbas^ Oowmtes^ 
PfmerUel, Pérez OaUardo, Sosa, Urquidi, Ward JPoole, Zarate Julio, Zarate Sduardo y el secre- 
tario primero Que suscribe. 

Aprobada el acta d^a sesión anterior, se did cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del señor socio D. M. M. Chazare, de Paso de San Juan, acompañando 
los resúmenes de las observaciones meteorológicas que practicó en aquella 
localidad en los meses de Abril y Mayo últimos. — Recibo dando gracias, 
y que esos documentos se inserten en el Boletín. 

De la Sra. Doña Luisa Bemardi de BadUlo, acompañando ejemplares de 
los dos opúsculos que ha escrito sobre Geografía para uso de los niños. — 
Kecibo dando gracias y que los ejemplares se registren en el libro de dona- 
Cion^t 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 47 

Del señor socio D. E. B. de Boguslawski, acompañando las tradacciones 
que ha hecho de los opúsculos en alemán intitulados '^Los problemas geo- 
gráficos de la zona polar, por el Dr. Neumayer.» — «Los países de los ne- 
gros, por el Dr. Yirchon.» — Se acordó dar las gracias al Sr. Boguslawski 
por el obsequio de un trabajo tan importante, que fué leido y escuchado 
con la mayor atención, y se mandó insertar on el Boletín, . 

Fué aprobada la postulación para miembro corresponsal en Hamburgo, 
hecha á favor del Sr. Jorge Muller Beeck, por los Sres. Boguslawski, Za- 
rate Julio y el que suscribe; se dio segunda lectura á la relativa al Sr. D. 
Eduardo A. Gibbon para honorario, tercera lectura á la del Sr. D. Patri- 
cio Auge. 

La comisión, compuesta de los Sres. Govantes, Uhink y el que suscribe, 
mombrada con el objeto de formar el programa de la sesión que se ha de 
celebrar en honor del sabio astrónomo y naturalista Santiago A. L. Que- 
telet, presentó el siguiente dictamen, que fué aprobado por unanimidad. 

«La sesión se verificará la noche del sábado 25 del próximo Julio, ani- 
versario del nacimiento del ilustre Santiago Adolfo Lamberto Quetelet, con- 
curriendo todos los señores socios residentes en la capital, á quienes se avi- 
sará por medio de tarjetas. También al público se invitará por medio de 
los periódicos. 

«Habrá dos oradores nombrados oficialmente; uno que dará á conocer 

los adelantos que la ciencia debe al célebre astrónomo S. A. L. Quetelet, y 

otro que reseñará su biografía. Ambos discursos se insertarán en el Boletín. 

« Conforme al reglamento, también, podrán hacer uso de la palabra los 

señores socios que lo soliciten. 

«Se invitará, ademas, á la Sociedad Humboldt, á la de Historia natural, 
á la de Ingenieros, á la Escuela de Medicina, á la Escuela militar, á la Es- 
cuda nacional preparatoria, á la Sociedad fíloiátrica y al Liceo Hidalgo.» 
Para pronunciar los discursos de que se habla en el párrafo segundo, fue- 
ron nombrados los señores socios D. Francisco Diaz Covarrubias y D. Fran- 
cisco Jiménez. 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspondien- 
te al mes de Julio próximo, y tomado en consideración fué aprobado. 

También se dio cuenta con el Boletín de la Sociedad geográfica italiana, 
llegado por el último correo, correspondiente á los me^es de Marzo y Abril 
últimos, y se mandó pasar á la comisión de publicaciones periódicas. 

laNACIO M. AliTAMIBAKO. 



Digitized by VjOOQIC 



48 SOCIEDAD MEXICANA 



INFORME 



FENÓMENO GEOLÓGICO DE XOCHITEPEC 

Qott la Comisión nombrada para estoAiarlo 

presenta á la Sociedad de Goografla j Istadisüca, y lo dedica al Sr. Lie. D. Ignacio M. Altamlrano 

Bocretario 1? de la Sociedad. 




9os fenómenos seismológicos, que en todo tiempo han llamado la 
\ atención general por los datos que ministran para avanzar un paso 
en la solución de los diversos problemas relativos á la Ciencia de 
la Tierra, y por los efectos locales que suelen producir en las re- 
giones en que se ejerce su acción, han sido y son en la actualidad justa- 
mente consícierados como los medios mas á propósito para hacernos conocer 
las condiciones dinámicas de la parte interior de nuestro Globo, inaccesible 
á las observaciones directas. 

Desgraciadamente entre nosotros habian pasado, antes de ahora, desaper- 
cibidos; y fuera del temor que los temblores de tierra difundían con la pro- 
babilidad de sus estragos, y de algunos detalles aislados é incoherentes, 
recogidos por la curiosidad, ninguna otra huella dejaba, después de ha- 
cerse sentir, un fenómeno tan curioso como interesante. 

De poco tiempo á esta parte sucede todo lo contrario; y sin que desapa* 
rezca el justificado temor que los terremotos hacen nacer amenazándonos 
con sus estragos, los hombres de estudio esperan con verdadero ínteres las 
noticiad que les comunican estos mensajeros invisibles del núcleo central. 

La ilustrada Sociedad á quien tenemos el honor de dirigirnos, en cum- 
plimiento del deber que nos impone el desempeño de la honrosa comisión 
que se sirvió encomendarnos en su sesión del dia 17 de Octubre próximo 
pasado, tuvo conocimiento de las conmociones sentidas, de los ruidos sub- 
terráneos escuchados y de los manantiales de agua aparecidos en la villa 
de Xochitepec; y deseosa de tener noticias propias y datos seguros sobre 
un asunto que contribuye á sostener á la altura de su importancia las cien- 
cias que cultiva, nos nombró para que, pasando á estudiar el fenómeno ci- 
tado, tniitiéramos el informe respectivo. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA ^ 49 

Al aceptar una comisión tan honrosa como inmerecida, creimos, inter- 
pretando los deseos de la Sociedad, y deseando secundar sus nobles fines, 
que nuestro estudio no debia limitarse al fenómeno seismológico que le dio 
origen, sino que debia extenderse á todos los puntos que directa 6 indi- 
rectamente -pudieran contribuir al adelanto de todos los demás ramo^ que 
son del resorte de la Sociedad, y que tienen un lugar en su programa poli- 
técnico. 

Vamos por lo mismo á ocupar su ilustrada atención, presentándole, en 
el desempeño de nuestro encargo, los datos históricos, geográficos, estadís- 
ticos, geológicos y arqueológicos que pudimos recoger en la expedición de 
que acabamos de regresar, seguros de que, si carecen de valor absoluto, 
pueden servir de asunto de conversación; é ilustrados por los señores so- 
cios que tomen parte en esta, recibirán una importancia que, presentados 
por nosotros están muy lejos de tener. 

La villa de Xochitepec, cabecera de la Municipalidad del mismo nombre, 
perteneciente al Distrito político de Cuemavaca, está situada al Sur de esta 
ciudad, de la que dista poco mas de tres leguas. 

Su posición geográfica es de « 

I80-44/— 02'' latitud N. 
y Qo— C6'— 19'MoDgitud O. 

del Meridiano de México; siendo estas coordenadas las que le resultan, 
tanto por el lugar que ocupa en la carta general de la Eepúblióa, como 
por los factores deducidos de las coordenadas geográficas de Cuemavaca, 
determinadas directamente por nuestro consocio y amigo el Sr. Ingeniero 
Geógrafo D. Francisco Jiménez, quien obtuvo los resultados siguientes : 

Latitud N. — 18° — 55' — 02" 31, promedio de 50 observaciones, he- 
chas con 23 estrellas diversas al N. y S. del zenit, por alturas circunme- 
ridianas y con un error probable de ±: O" 65. 

Longitud O. — 0° — 06' — 19" 50, promedio de 120 observaciones, he- 
chas por medio del telégrafo electro -magnético con un error probable de 
± O' 003. 

La altura de Xochitepec sobre el nivel del mar, calculada por la presión 
medida en un aneroide de Negreti et Sambra, es de 1174 metros. 

Al examinar las coordenadas geográficas del punto cuyo estudio nos 
está ocupando, tenemos á la vista un interesante artículo sobre seismolo- 
gía geográfica, que su autor, nuestro ilustrado compañero el Sr. D. Juan 
N. Cuatáparo, tuvo la atención de dedicarnos. 



Digitized by VjOOQIC 



50 SOCIEDAD MEXICANA 

El Sr. Caat&paro, reuniendo las observaciones seismológicas y los datos 
seismográficos del Barón de Hamboldt, y relacionando los temblores que 
ha sentido, con la posición geográfica de los lugares por aquellos agitados, 
deduce estas importantes consecuencias : 

1^ Los terremotos en una parte de nuestra República, se verifican ge- 
neralmente en una zona de cierta amplitud, cuya dirección es de E. á O., 
y cuya parte media, y por decirlo así, la linea de mayor intensidad^ es 
el paralelo 19° 

2^ La intensidad del fenómeno está, tanto al N. como al S., en razón 
directa de la proximidad de esta línea. 

Por la latitud que hemos asignado á Xochitepec, se ve que este punto 
solamente difiere en 15' — 58" del paralelo 19° 

El mismo Sr. Cuatáparo, en el artículo de que hacemos mención, con- 
signa la observación del Sr. Humboldt, quien da al paralelo de las grandes 
alturas una amplitud de 0° — 13% y Xochitepec se aleja 15' del paralelo 
que limita esta zona en la parte S. 

El nombre de esta población, como los de la mayor parte de las habita- 
das por los antiguos mexicanos, envuelve una significación que se desprende 
de su etimología. Ese nombre está formado de las voces Xóchitl (flor) 
y Tepetl (cerro ó piedra), siendo, pues, su significación cerro de flores. 
El origen de este nombre hemos creido encontrarlo en una montaña ve- 
cina á la población, y qu§ se llama cerro de Xochitepec, pues todos sus 
flancos, y aun su cúspide, están- cubiertos por un árbol, conocido con el 
nombre de Casahuate^ que es la Hipomea muricoides de Eoem., cuyo 
árbol se viste en una gran parte del año de hermosas y elegantes flores cam- 
panufeidas, de un color blanco purísimo; y en los dias en que visitamos 
aquel lugar, era un verdadero cerro de flores. La población actual no está 
edificada sobre esa montaña, sino en un valle situado al pié de sus ver- 
tientes orientales; pero la tradición asegura que el antiguo pueblo de Xo- 
chitepec estaba colocado sobre el cerro, y aun se encuentran algunas ruinas 
que tuvimos ocasión de examinar. En la cúspide del cerro se ve una pe- 
queña eminencia, formada en su mayor parte de piedras sueltas que en un 
tiempo estuvieron unidas por un cimento terroso que se conserva aún en 
algunas partes. Parece que esta construcción era un sepulcro ó momoxtle 
de forma piramidal; entre los escombros encontramos algunas piedras ba- 
sálticas labradas groseramente y unos fragmentos de ídolos de barro. Este 
sepulcro está en un punto cuya altura es de 200 metros sobre el plano de 
la población. Hacia el S. E. y á corta distancia de estas ruinas, se encuen- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 51 

traa otras de mas importancia y que tienen una figura semejante á las antes 
citadas, aunque son de mayores dimensiones. Se conserva una parte con- 
siderable de un sepulcro piramidal, cuyo centro fué excavado hace poco 
tiempo por algunos vecinos de Xochitepec, con el fin de buscar xin tesoro 
que, s^un la tradición, existe en esas ruinas. Entre las personas que nos 
acompañaron en esa exploración, se encontraba el Sr. D. Nicolás Puga, 
que presenció las excavaciones y nos dio algunas noticias sobre el particu- 
lar. Asegura el Sr. Puga que á una profundidad de cerca de 3 metros se 
encontraron un revestimiento de mampostería, y en seguida una losa cua- 
drangular que tenia esculpidos algunos geroglífícos. Esa losa estuvo aban- 
donada por algún tiempo en aquel mismo sitio, y desapareció últimamente 
sin que haya sido posible av^iguar su paradero. Después de sacar esa losa, 
encontraron otro revestimiento de mampostería y algunas piedras sueltas 
que no quisieron ya remover, y abandonaron la excavación en ese estado. 
Nosotros encontramos* en las cercanías de aquel hoyo algunas piedras de 
basalto, semejantes á> las que mencionamos antes. En los escombros del 
mismo sepulcro se ven algunos trozos de columnas traquíticas, cuya altura 
es de O" 37, y bu diámetro de 0°" 27. Observamos también un fragmento 
de ídolo que tenia cerca de 0°" 75' de altura en el tronco, que es la parte 
conservada; tiene los brazos cruzados, y en la espalda se le ve perfecta- 
mente marcada la columna vertebral. Esa figura está construida de basalto, 
y á juzgar por lo deslavado de sus perfiles, puede asegurarse que fué la- 
brada hace mas de quinientos años. La antigüedad de esas ruinas puede, 
también comprobarse por la existencia de algunos órganos vetustos (Ce- 
reus) que han nacido sobre ellas y que demuestran perfectamente su an- 
cianidad. Parece que los primeros pobladores de Xochitepec no tuvieron 
á la vista las magníficas construcciones de Xochicalco, que se hallan en un 
lugar no lejano del que nos ocupa, pues no hemos hallado ninguna seme- 
janza entre ambas construcciones, y no podremos saber si esto fué debido 
á diferencia de épocas, ó de civilización entre las razas que las edificaron. 
Tal vez pudieran encontrarse mas analogías con los sepulcros de Xochite- 
pec y algunos que se encuentran diseminados en la Sierra de Querétaro, y 
que fueron citados por uno de los que suscriben, en una Memoria presen- 
tada hace dos años al Sr. Ministro de Instrucción Pública. 

En el valle en que se encuentra actualmente la población de Xochite- 
pec, existen otros muchos momoxtles de formas análogas á las antes descri- 
tas, principalmente en las partes N. y E. de la población. 

El Sr. D. Sixto Sarmina, administrador déla hacienda de ^IH Fuente,» 



Digitized by VjOOQIC 



52 SOCIEDAD MEXICANA 

conserva una pequeña estatua de traqnita que sacó él mismo de un momox- 
tle y que tuvo la bondad de enseñarnos. La figura tendrá O"" 45 de altura; 
representa una india hincada, envuelta en una tela como acostumbran ves- 
tirse todavía algunas mujeres de esa raza, y aun tiene el cabello compuesto 
como estas últimas. Creemos que esa figura es de bastante interés para el 
estudio de las costumbres de nuestros indígenas, pues de la antigüedad 
bien manifiesta de esa estatua, se deduce la del trage que mencionamos. 
En las cercanías de la misma población está un campo, conocido con el 
nombre de «Piedra parada,» donde se ven muchos de esos momoxdes es- 
parcidos en varias direcciones. Ese nombre lo debe aquel campo á la exis- 
tencia de grandes masas de toba caliza, colocadas artificialmente sobre el 
terreno; en la abertura 6 grieta que presenta una de ellas se baila un árbol 
del género ficus, que ha abrazado á la roca con sus raices y que debe contar 
muchos años de existencia. 

No hay datos precisos para asegurar que la población primitiva haya 
existido solamente en el cerro y no en el valle en que hoy se encuentra. 

Inclina en favor de aquella presunción el hecho bien comprobado de la 
tendencia que tenían los antiguos mexicanos de estacionarle en las alturas, 
acaso como medios de seguridad ; pero no hay datos relativos á la época 
en que esa población existió, ó á la en que fué abandonada para trasladarse 
donde ahora se encuentra; lo mas probable parece que las dos existieron 
simultáneamente, llevando ia antigua el nombre del cerro inmediato, llama- 
do Apantlaco (^Apan^ rio, y tlaco\ medio), pues en efecto se encuentra en- 
medio de dos rios: el de Xochi y el Alpuyeca (^Atl^ agua, y puyac salada 
— agua salada). 

Según los apuntes que consultamos, el primero de estos rios tiene su orí- 
gen en unos manantiales situados en los pueblos de Tétela y Sta. María, y por 
otros cuyas aguas se le juntan en San Antón, por donde pasa: de allí sigue, 
tomando sus nombres, por los puntos llamados Chipitlán (^Chipües, así se 
llama á una yerba que comen los indios, y tlan^ lugar) ; Atlacomulco, con 
cuyo rio se reúne, Temisco, Acatlipan, Hacienda de «El Puente, » Xochi, 
Adacholoaya: en seguida se junta con el de Alpuyeca, y juntos afluyen 
al Mexcala, pasando por la hacienda de Zacatepec ( Sacatl^ zacate y petl^ 
loma) y Jojutla (^Xochatl^ vereda y tlan^ lugar). 

El segundo tiene su origen en las barrancas de Santa Úrsula, y pasa por 
los puntos siguientes, tomando sus nombres: Tetlama, Apatlaco, Alpuyeca y 
Xochitepec. 

La población actual de Xochitepec está colocada en el fondo de un valle 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 53 

rodeado de cerros, de los que son los principales los siguientes, que cita- 
remos en el orden de su colocación, partiendo del S. al O. 

Cerro de Xocbi. Cerro de Tetecala. 

„ „Colotepec. ^^ „ San José. 

LomadelaMa. „ Atlacholoaya. 
Cerro de la Flojera 

„ „Acatlipan. Loma de Alpuyeca. 

„ „ Teaoyucan. Cerro de los ídolos. 

Según los datos estadísticos que pudimos reunir, el número de habitan- 
tes en la Municipalidad es de 4,000 y el de la Cabecera 1,000. 

Con el fin de ver si podiamos encontrar algún dato relativo á la funda- 
ción del actual pueblo de Xochitepec, pedimos permiso al Sr. cura pár- 
roco de aquel lugar, D. Francisco García, para registrar el archivo de su 
feligresía, y tuvo la bondad de presentarnos el libro de actas de bautismos, 
donde encontramos la siguiente, que sin duda es posterior á la época de la 
fundación de la parroquia: 

<r En veinte y tres de Noviembre del año de mili setesientos veinte y siete. 
Baptizo authoritate Parochi á Pasquala maria Hija legitima de Juan 
Aaíf* y mañuela Gertrudis: Fueron sus Padrinos Juan Antt? y maria Ge- 
ronima y lo firme. — Fr, Ant^í de Cárdenas. — Una rúbrica. — Al mar- 
gen. — Pasquala maria.» 

La formación geológica se puede reconocer ts^to en los cerros y las lo- 
mas, como en los deslaves de los ríos, en las excavaciones practicadas y en 
el valle mismo. 

Las rocas principales consisten en tobas calcáreas y pomosas, y calizas 
fétidas y nietamórfícas. Estas últimas constituyen casi la totalidad del cerro 
de Xochitepec, en el cual se descubren algunas formaciones de aluvión, 
distinguiéndose aun en sus puntos mas altos acopios de piedras rodadas. 

1a loma de la Cruz, que está á extramuros do la población, es de una 
formación bastante curiosa, que puede estudiarse en la excavación prac- 
ticada en uno de sus flancos. En la base de dicha loma se ven acopiados 
con bastante regularidad, fragmentos sueltos de rocas pertenecientes en su 
mayor parte, á bast^ltos compactos y escoriosos; y estos basaltos, en su co- 
locación 6 agrupamiento, dan al conjunto el aspecto de la fortificación que 
se designa en las minas con el nombre de mampostería seca. 

Sobre estas rocas sueltas se distinguen unas capas de toba, cuya estrati- 
ficación muy marcada es casi horizontal y alcanza un espesor total de 6 
metros. 



Digitized by VjOOQIC 



54 SOCIEDAD MEXICANA 

« 

De la excavación mencionada, y de otras semejantes que existen en la 
base del cerro, se han extraido las piedras empleadas en algunas de las cons- 
trucciones antiguas antes citadas, lo cual ha hecho suponer á algunos ve- 
cinos que dicho cerro es artificial, y constituye un gran momoxtle, seme- 
jante al que se ve en la meseta alta del cerro, cerca de las ruinas de que ya 
se hizo mención ; pero esta hipótesis desaparece por la simple inspección de 
las capas de toba que forman la parte superior, y que con mucha natura- 
lidad se encuentran colocadas. 

Entre estas capas abundan algunas conchas de moluscos fluviátiles y ter- 
restres, siendo las principales áe jplanorvü^ succinea y helix. 

Hacia el N. del pueblo y cerca de la Hacienda de a El Puente, » se ve 
una formación basáltica, que sobre las rocas sedimentarias se asemeja á un 
crestón, cuya dirección general es de 60 á 70^ N. O. A la entrada á la 
población desaparece debajo de la caliza, reapareciendo después en otros 
puntos; y según nos informaron, ocupa grandes extensiones en varias lo- 
calidades inmediatas á Xochitepec. 

Los basaltos son de un color negro azulado, de superficie ampoUosa, pre- 
sentando burbujas ú oquedades elípticas. 

Las resquebrajaduras que se notan en la superficie, demuestran el estado 
pastoso que tenian los basaltos antes de solidificarse. 

En el terreno de aluvión sobre el que la villa descansa, dominan las to- 
bas calizas, que pertenecen á dos épocas diferentes: algunas están forma- 
das por bancos que afectan varios colores, aunque todos parecen derivarse 
del gris amarillento : en estas se encuentran impresiones vegetales muy da- 
rás, como hojas y tallos de plantas dicotiledóneas, principalmente de los 
géneros quercus y ficus. Buscamos, y no nos fué posible encontrar impre- 
siones de los frutos de esos vegetales, para determinar sus especies y com- 
pararlas con las que hoy viven en aquella localidad, y ver si pertenecian á 
otra flora distinta de la actual ; las hoja^ de los ficus se parecen á las que 
tienen los árboles actuales, pero las de las cupulíferas son diferentes, y hay 
que advertir que estas plantas no son ahora tan comunes como parecen ha- 
ber sido en la época de la formación de la toba. 

Esta caliza presenta muchas grietas y hundimientos de diversas formas. 

Tales hundimientos se comienzan á descubrir desde la orilla de la pobla- 
ción, y siguiendo una dirección casi constante en el sentido de N. O. á 
S. E., aumentan sus dimensiones hasta los bordes del rio, donde forman 
verdaderas grutas. 

flntre estas cavidades, la mas digna de llamar la atención, es la que se 



Digitized by VjOOQiC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 55 

encuentra en el cerro de los ídolos, cerca de una loma llamada Puente de 
Dios. Su forma general se acerca á la de un elipsoide prolongado, cuyo 
eje mayor, que mide 19.50 metros, se extiende hacia uno y otro lado, for- 
mando estrechas y largas galerías; su eje menor es de 17.70 metros, tiene 
cinco bocas, colocadas en el sentido de una línea paralela al eje mayor, 
siendo la principal un arco muy estrecho, cuya flecha es de 1 metro y su 
cuerda de O"* 60. 

La bóveda es muy irregular, por las partes de la roca que se han des- 
prendido, y está completamente tapizada de estalactitas de forma conoide, 
cuya longitud máxima solo llega á 1 metro. Las paredes laterales están 
igualmente cubiertas de estalactitas, formando cortinajes de las formas mas 
caprichosas y variadas. 

Entre estos depósitos calizos que tapizan la gruta, hay unos que en su 
conjunto afectan la £gura de una mandíbula de tiburón, cuyos dientes, si- 
métricamente colocados, tienen el ancho de medio centímetro. El piso está 
formado de varias rocas irregularmente colocadas, como si se hubieran pro- 
ducido por un derrumbe: dos de ellas se están apoyando por sus extremos, 
formando una especie de puente, debajo del cual pasa* rugiendo un cauda- 
loso rio, cuyas aguas contienen mucho ácido sulfhídrico. 

La superficie de las rocas del piso no contiene estalagmitas, sino una 
infinidad de rebordes onduladgs, de poca altura, cubiertos de asperezas 
muy regularmente colocadas, y que se cierran formando círculos mas ó me- 
nos grandes, elipses, espirales y otras figuras capricho^is, quo pueden, sin 
embargo, referirse á las formas geométricas mas comunes. 

Esta gruta no tiene nombre particular, pues la llaman de diversas ma- 
neras, sin embargo de que debiera, por más de uq» razón, ser mencionada; 
y tanto por esta^ circunstancia, cuanto por ser nosotros los primeros que ha- 
blamos de ella y á quienes ha tocado darla á conocer, creemos tener el de- 
recho de proponer el nombre con que de hoy para luego debe designarse. 

Recordando los servicios que las ciencias deben á un compatriota nues- 
tro, cuya presencia nos estorba para tomar sus méritos como fundamento 
de nuestra idea; recordando que la Sociedad Mexicana de Geografijk y Es- 
tadística nos envió á una comisión, en cuyo desempeño encontramos esta 
curiosidad geológica; deseosos de tributar un homenaje á la Sociedad en 
uno de sus socios, é impulsados por el afecto y por la gratitud, resolvimos 
designar esta gruta con el nombre de «Orozco y Berra,» en honor del digno 
socio que presidia nuestra sesión el dia que fuimos nombrados para prac- 
ticar este estudio. 



Digitized by VjOOQIC 



56 SOCIEDAD MEXICANA 

Este nombre nos es tan respetado como querido, y no dudamos que la 
Sociedad aprobará un pensamiento con el cual nos proponemos á la yes ma- 
nifestar á su nombre la estimación en que tiene á su ilustrado socio á quien 
¿ebe tan importantes servicios y tan útiles trabajos. 

Hacia el S. E. de la población hay otra grieta que se conoce con el nom- 
bre de «El rezumadero de la piedra parada.» En el terreno en que estas 
dos cavidades se encuentran, abunda la caliza estilaticia, en tubos, en cintas 
y en zonas concéntricas. . 

Es de suponer que en la toba que sirve de asiento á la población, se en- 
cuentren otras grutas y galerías subterráneas; pues al pasar por la plaza y 
por algunas calles, las pisadas de nuestras cabalgaduras producían un ruido 
semejante al que se nota cuando se pasa sobre un puente ó una bóveda. 1a 
existencia de algunas de estas cavidades está comprobada por los rezuma- 
deros en que se pierde una parte del agua que se desborda del rio de «El 
Puente,» y que va á aparecer en las casas particulares. 

Sobre esta toba que contiene las oquedades referidas, hay otra compacta, 
de formación reciente, y que en el país es conocida con el nombre de Caliche, 
Pasando ahora á considerar el fenómtno que dio origen á nuestra comi- 
sión, expondremos los datos oficiales que logramos recoger, y los efectos 
existentes que pudimos observar. 

Según el parte que el Presidente Municipal de Xochitepec comunicó al 
Gefe Político de Cuemavaca, «el miércoles 7 de Octubre, alas tres de la ma- 
ñana, se sintió al Poniente de la población un ruido profundo y espantoso 
acompañado de un ligero y momentáneo movimiento de tierra. 

El jueves 8, á las ocho de la mañana, se observó el mismo fenómeno, 
que se repitió á las di^ de la noche del mismo dia. 
El viernes 9 se oyó el mismo ruido á las once de la noche. 
El sábado 10, á la misma hora, el ruidoso oyó con mas generalidad, y 
fué seguido de un ligero movimiento. 

El domingo 11, á las tres de la mañana, el estallido fué formidable y por 
tres veces repetido, habiendo sido el movimiento fuerte, aunque momentá- 
neo. Al amanecer, los vecinos observaron unos manantiales de agua, cuya 
producción se valúa en el parte á que nos referimos, en dos naranjas. » 

Por esta reseña se ve que el último temblor sentido, y el último ruido 
escuchado, tuvieron lugar el 11 de Octubre; y así lo dice el Presidente Mu- 
nicipal en su comunicación del dia 15, en que avisa al Gefe Político de Cuer- 
navaca que los temblores habian cesado, y que el agua de los manantiales 
habia ascendido á tres naranjas. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 57 

El fenómeno en cuestiop, lo constituyen, según esto, dos fenómenos par- 
dales: los temblores sentidos y los ruidos que los acompañaron, y la apa- 
rición de los manantiales de agua. 

Respecto del primero, ha sido muy pequeño, y aun se puede decir insig- 
nificante, atendida la intensidad y duración del movimiento, siendo los rui- 
dos, acompañantes casi continuos de los temblores, y sintiéndose aquí con 
mas energía por la forma abovedada del interior de la roca, que la hace 
desempeñar el papel de los tubos sonoros. 

Debemos llamar, sin embargo, la atención sobre un hecho que tal vez puede 
Fer un dato en los estudios que se emprendan sobre la Seismología Mexicana. 

Cuándo se tuvo en esta capital la noticia de los temblores de Xochitepec, 
se recibió también, con pocos dias de diferencia, la de los sentidos en diversos 
puntos de la República, y muy particularmente la de los ruidos subterrá- 
neos de Guanajuato. Se creyó desde luego que todos estos fenómenos re- 
conocían una causa común, y aun se aventuraron algunas ideas para rela- 
cionarlos entre sí. Sin tratar de discutir este punto^ por no hacer muy difuso 
nuestro informe con digresiones poco conducentes, nos limitaremos á decir 
que cuando estos últimos temblores se sintieron, que fué el dia 13 de No- 
viembre, ya los de !^ochitepec hablan cesado totalmente. 

En cuanto á los manantiales, su presencia no es nueva en Xochitepec, 
pues existen varios en sus inmediaciones. 

Cerca del cerro de Apatlaco, de que ya hicimos mención, hay otro ma- 
nantial de agua sulfhídrica, de forma elíptica, cuyo eje mayor es de 4>20 
metros, y el menor de 2.80. 

En esta fuente acostumbran tomar baños medicinales los que padecen en- 
fermedades cutáneas. 

Cerca del cerro de los ídolos se encuentra el manantial llamado aEl Puen- 
te de Dioe.D 

4 

En Tehuistla, en un lugar llamado «La Fundición,» hay un gran ma- 
nantial que lleva este nombre; y sus aguas, que se valúan en un huei/^ en- 
tran al rio del Puente de Ixtla, comunicándole el sabor salado que las 
distingue. • 

En la calle de San José, al N. de la plaza de Xochitepec, existe desde 
tiempo inmemorial, un venero de agua cargada de ácido sulfhídrico que 
se desprende en abundancia, merced á cuyo olor es designado con el 
nombre de «Pozo Hediondo;» al lado de él están los dos manantiales que 
aparecieron con motivo de los temblores referidos^ y que se notaron por pri- 
mera vez en la mañana del dia 11. 



Digitized by VjOOQIC 



58 SOaEDAD MEXICANA 

Uqo de estos manantiales se ba excayado artificialmente, y tíene una 
figura elíptica en su superficie ; recibe por medio de una zanja las aguas del 
otro, y las expulsa por otra zanja en la que el perímetro mojado es de O^'O? 
de base por 0''23 de altura; en esta zaAja reconocimos la velocidad en una 
longitud de 13 metros para determinar el gasto que es de 48 litros por se- 
gundo. 

Estas aguas son muy cristalinas y ligeramente acidas; su olor es el del 
ácido sulfhídrico que con tanta abundancia se desprende, y que está mez- 
clado de ácido carbónico, según pudimos observar en el análisis cualitativo 
que de él practicamos; su temperatura, *el dia 26 de Noviembre á las diez 
de 1& mañana, era de 22^ centígrados ; siendo la del aire á la sombra, de 21° 
bajo la presión de 668 milímetros; 

Es de notar que estas aguas son idénticas á las del manantial de Apatla- 
co, que está separado de estos por el rio de Xocbitepec. 

Según los informes que recibimos respecto de los manantiales antes exis- 
tentes, sus aguas ban desaparecido completamente en algunos temblores, 
pero pocos dias después ban vuelto á aparecer. 

1a presencia y desaparición de estas aguas depende de las cavidades in- 
teriores señaladas, y su naturaleza puede explicarse deudos maneras: ó por 
la acción de algunos agentes volcánicos inmediatos, 6 por reacciones quími- 
cas, verificadas en las rocas sin la intervención de fenómenos volcánicos. 

En contra de la primera bipótesis, tenemos el becbo de no baber encon- 
trado en las montañas y puntos examinados, señales de fenómenos ígneos 
recientes, pues las rocas basálticas que vimos cerca de la población, son an- 
teriores á la formación de los terrenos sedimentarios de la época cuaterna- 
ria que citamos antes. 

En apoyo de la segunda podemos citar las deducciones becbas de nuestras 
observaciones directas, y confirmadas por el análisis de laa aguas cuidado- 
samente recogidas y escrupulosamente estudiadas. 

En dicbas aguas se encuentran las sustancias siguientes: 

Q 5 Acido Balfhidríco. 
\ Acido carbónico. 

¡Sulfato de cal. 
Carbonato de cal. 
CloruroB.de potasio v Bodio. 
Azufre libre producido por la descomposición del Bulflii- 
drico. 

Evaporando las aguas se obtiene este residuo en una proporción de dos 
gramos por litro. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 59 

La presencia del sulfato de cal en estas aguas, explica la formación del 
ácido sulfhídrico, puesto que en los terrenos selenitosos expuestos á la ac- 
ción del calor y de la humedad, en presencia de sustancias orgánicas, hay 
formación de sulfuro de calcio y desprendimiento de ácido sulfhídrico. 

El origen del sulfato de cal y las demás sustancias fijas depositadas por 
la evaporación y reconocidas por los reactivos, está en las montañas vecinas 
fonnadas en su mayor parte por rocas calcáreas que producen al frotarlas 
un olor sulfuroso muy pronunciado, y cuyos elementos recogen las aguas 
que las atraviesan, disolviéndolos ó arrastrándolos mecánicamente. 

Estas aguas podrian emplearse ventajosamente para el cultivo de las plan- 
tas leguminosas, principalmente de la alfalfa, cuyo mejor abono es el sulfato 
de cal. 

Por lo observado basta abora, nada hay que revele la presencia de agen- 
tes volcánicos, ni que hs^a temer un fenómeno de erupción; por el contra- 
rio, las cavidades interiores permitirían la salida de los gases sin encontrar 
resistencia ; las abras superficiales facilitarían su salida, y los manantiales ser- 
virían de válvulas y depósitos de condensación. 

El modo de formación de estos terrenos y la edad relativa de las capas 
que los forman, puede, en nuestro concepto, explicarse por la teoría siguiente: 

Las montañas calizas fueron en un tiempo muy remoto, depósito de los 

*mares que en aquellos sitios existieron, y cuyos sedimentos las formaron; 

y si perdieron la forma que les correspondía según esa ley de formación, fué 

debido á las acciones ígneas posteriores que determinaron su levantamiento. 

Los basaltos y demás rocas volcánicas fueron producidos por erupciones 
posteriores, y en las oquedades que quedaron entre las montañas se for- 
maron depósitos de agua, que por sus sedimentos dieron lugar á las tobas 
pomosas y otros materiales de acarreo, llenando todos los puntos bajos, ter« 
raplenando el terreno y aun ocupando las cimas de las montañas, como lo 
comprueba la presencia de las piedras arredondadas que se encuentran en 
los puntos culminantes de algunas do ellas. 

Las aguas al fin encontraron salida y formaron los terrenos. más bajos que 
hoy existen; y continuando sus trabajos de erosión disolvieron las rocas ca- 
lizas, formando loe primeros depósitos de toba. 

Los efectos erosivos é incrustantes de las aguas continúan todavía en la 
presente edad; y antes de llegar á su término, se harán sensibles por nue- 
vas níanifestaciones. 

El pequeño bosquejo que acabamos de hacer en el informe cuadro que 
acabamos de trazar, hará sin duda alguna conocer á esta ilustrada Socie- 



Digitized by VjOOQIC 



60 SOCIEDAD MEXICANA 

dad la importancia histórica, geológica, geográfica, estadística y arqueoló- 
gica que presenta el pueblo de Xochitepec, que conserva las huellas que en 
nuestro suelo dejaron sus primeros pobladores. En el mismo caso, poco mas 
ó menos, se encuentran todas las demás poblaciones de la República, en las 
que se hallan desparramadas las páginas brillantes de nuestra historia. 

Toca á esta sabia Sociedad en general, reunir y eoordinar esas páginas 
para formar el libro; correspondiendo á sus socios en particular, contribuir 
con su contingente de trabajo. 

En cumplimiento de esto deber, que aceptamos gustosos desde que tu- 
vimos el honor de ocupar por primara vez un asiento en este sitio, y que 
vino á reforzarnos la distinción con que la Sociedad tuvo á biei\ honrar- 
nos, venimos hoy á presentarle este puñado de letras arrancadas del gran 
libro de la naturaleza, y con las cuales quedaremos muy satisfechos si logra- 
mos formar una palabra. 

México, Diciembre 5 de 187Í. 

Santiago Ramírez. Mariano Barcena. 



OVAUTLA DE MOBEIX>S, OCTUBilK 28 D£ 1874. 

SR. Lie. D. IGNACIO M. ALTAMIRANO, í)rim<?r secretario dt la Sociedad Mexicana 
de Oeografia y EsUvlUtica, 

Muy querido maestro: — Oomo tuve la honra de anunciar á vd. en mi 
nota anterior, por disposición del Ejecutivo del Estado me puse en marcha 
el 15 del corriente para la villa de Xochitepec, á fin de estudiar los efectos 
de las manifestaciones volcánicas acaecidas en aquella localidad del 7 al 14 
del actual. 

La pequeña importancia que relativamente tuvo el fenómeno, podria en 
alguna manera dispensarme la tarea de dar á vd. sobro él algunos porme- 
nores; mas creo, sin embargo, de mi deber, trasmitirlos á vd., ya en cum- 
plimiento de la oferta que hice á esa respetable Sociedad, ya porque no será 
del todo inútil que en sus anales queden consignados algunos detalles, des- 
graciadamente incompletos por mi reconocida insuficiencia, acerca de la na- 
turaleza y consecuencias de los terremotos de que vengo hablando, puesto 
que, en mi humilde concepto, la geología nacional está altamente interesada 



Digit¡zedby€00gle 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 61 

eo el conocimiento de todos aquellos datos que pueden servir de baso á su 
progreso. 

1a villa de Xochitepec, cabecera de la municipalidad del mismo nombre, 
dista 13| kilómetros de la ciudad de Cuernavaca, y estíi sensiblemente si- 
tuada al Sur, sobre su mismo meridiano, siendo su latitud Norte de 18^ 
á^' 45'' Comienzo por señalar la situación geográfica de la población, por- 
que, como sabe vd. muy bien, los volcanes, 6 se encuentran agrupados en 
torno de un centro principal, <5 alineados según un arco de la esfera terres- 
tre, entre cuyos sistemas ocupa un lugar importante el de nuestro territo- 
rio, cuya linea volcánica^ según el grande Humboldt, se extiende del Este 
al Oeste, desde las playas del Atlántico basta las costas del Pacifico; pro- 
longada 110 millas mas allá de estas últimas, pasa por las ií*las de Bevilla- 
gigedo, en cuyas cercanías frecuentemente flota una gran cantidad de piedra 
pómez ; y por último, la misma linea prolongada todavía, termina en el gran 
volcán de Mauna-Eoa, situado en una de las islas Sandwich. — Este pa- 
ralelo de volcanes, como lo llama el ilustre autor del Cosmos^ apenas oscila 
algunos minutos alrededor del paralelo geográfico de 19^ 

Estas consideraciones deben forzosamente inclinamos á admitir que el 
sitio de los acontecimientos que motivan esta digresión, por su posición geo- 
gráfica, se encuentra naturalmente destinado á ser el teatro de las manifes- 
taciones mas ó menos enérgicas del volcanismo; es decir, de ese conjunto de 
fenómenos, resultado de la lucha continua que se establece entre el interior 
iocandescente y el exterior do todo cuerpo planetario; y en confirmación 
de aquella aseveración, básteme recordar á vd. que en Apatlaeo y en San 
José Vista -Hermosa al Sur, y en Chiconcuao al Oriente de Xochitepec, 
se obseifvan algunos manantiales de agua sulfurosa, cuya presencia pone 
fuera de duda la salida incesante de los gases que proceden de algún foco 
inmediato» 

Bien sabido es que un ruido sordo subterráneo, es uno de los síntomas 
que anuncian la proximidad de un terremoto. — Este signo puso en alarma 
á los habitantes en los temblores de Lima (1746), de Calabria (1783), 
de Toscana (1846) ; pero no se sintió en el de Lisboa (1755), ni en el de 

Iliobamba(1797). 

» 

En Xochitepec, según los informes que he podido recoger, el ruido fué 
siempre precursor del sacudimiento, siendo este último bastante ligero en 
la mayor parte de los casos, pareciendo el primero producirse al Occidente, 
y estando de acuerdo los que tuvieron oportunidad de ^cucharlo, éu que 
era por sus efectos, comparable al de una descarga de artillería, percibién- 



Digitized by VjOOQIC 



62 SOCIEDAD MEXICANA 

dose unas veces una Bola detonación, y hasta siete en el que precedió al 
temblor que tuvo lagar el 14 del actual, hacia las dos de la mañana, aun- 
que uno y otras se produjeron con tan débil intensidad, que no fueron sen- 
sibles para todos los habitantes de la población. 

Al Norte de la plaza principal de Xochitepec existia desde hace algún 
tiempo un manantial de agua sulfurosa, formado á consecuencia de un tem- 
blor, y conocido ^or los vecinos bajo la denominación de «Pozo Hedion- 
do.» — En su derredor, y con motivo de los fenómenos que tuvieron lugar 
el 8 del presente á las ocho de la noche, aparecieron nuevos veneros, y su 
gasto aumentó progresivamente después de los sacudimientos que se obser- 
varon con posterioridad. 

¿Me permitirá vd. que aventure una hipótesis sobre la causa de los rui- 
dos subterráneos, atendida la comparación que se ha establecido con sus 
efectos; que intente explicar la mayor abundancia del agua producida por 
los manantiales; que me incline á pensar que esa abundancia puede ser con- 
siderada como una garantía de seguridad? 

Fiado en su genial benevolencia, fiado igualmente en la indulgencia con 
que la Sociedad acogerá este pequeño trabajo del mas oscuro de sus miem- 
bros, me tomaré la libertad de distraer aún su atención para fundar mis 
apreciaciones. 

La ciencia moderna, con su caudal actual de conocimientos, no vacila en 
asegurar que el levantamiento y formación de las cordilleras de montañas, 
Ja aparición de los volcanes y las oscilaciones de los continentes, son efectos 
producidos por una misma causa — el calor central — cuya existencia ha 
sido puesta fuera de duda por las indagaciones de Trebra en las minas de 
Sajonia, las de Oordier en París, y posterionnente las de Arago y otros ñsi- 
oos que se apresuraron á secundarlo en sus experimentos sobre la tempe- 
ratura del agua de las fuentes artesianas. * 

Las teorías mas ó menos ingeniosas que sucesivamente han prevalecido 
entre los geólogos, aisladas no son bastantes para la explicación de las ma- 
nifestaciones volcánicas, y en su combinación debe buscarse la verdadera 
clave de est()s fenómenos. 

Así vemos que el profesor Pilla, en su teoría dmámico- química, admite 
que la sola existencia de un intenso calor en el interior del globo, no seria 
suficiente para determinar los efectos del volcanismo (estos efectos podrían 
entonces ser constantes); y suponiendo que ha de haber una causa exci- 
tante, la atribuye al contacto del agua, prmcipalmente la del mar, que es 
descompuesta por los cuerpos que tienen una gran afinidad para con el oxí- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA . 63 

geno, 7 que, en razón de las circunstancias particulares en que se encuen- 
tran, permanecen en estado de no oxidación. 

Esta teoría, como vd. comprende, tiene muchos puntos de contacto con 
la de Sir Humphrey Davy; pero un hecho extraño y singular observado 
por la primera vez, por Erhenberg, restringe considerablemente la. interven, 
cion atribuida al agua de mar. Habiendo examinado las cenizas de algunos 
volcanes el célebre micrógrafo de Berlin, reconoció la presencia en ellas, de 
animales microscópicos llamados infusorios, marinos unos, lacustres otros. 
— En las cenizas arrojadas por el Etla en 1846, encontró hasta tremta y 
dos especies, todas lacustres, y haciendo extensivas sus observaciones á otros 
volcanes, reconoció que los de México, Chile y Quito, solo producen orga- 
nismos lacustres; los de Patagonia en América y los de Scheduta en la In- 
dia, solo arrojan organismos marinos, y ni unos ni otros se encuentran en 
las cenizas de los volcanes de las Islas Canarias, de Lipari y de Sciacca 
en Sicilia. 

Ahora bien; si de acuerdo con la hipótesis mas plausible de los Sres. Beau- 
mont y Dufrenoy, consideramos los feíiómenos volcánicos como originados 
por la acción de las sustancias gaseosas, que deben ser muy abundantes en 
el interior del globo, & juzgar por las que aparecen en las erupciones; si 
miramos la formación de los gases como el resultado del enfriamiento de la 
masa ígnea, que por esta diminución de temperatura y por la diminución 
de la presión, permite el desprendimiento de una considerable cantidad de 
ellos; si con el Sr. Martha Beker admitimos la existencia de una atmósfera 
subterránea, compuesta de la reunión de dichos gases, por poca influencia 
que atribuyamos á la electricidad, será fácil explicamos la producción de 
nuevos fluidos, el crecimiento de su fuerza expansiva debido al desprendi- 
miento de calor que acompaña á las combinaciones, y como consecuencia 
del dislocamiento de los gases, la formación de una onda sonora que tras- 
mite el ruido hasta nosotros por el intermedio de las rocas, y el sacudimiento 
• á que da lugar la acción del choque, y la mayor fuerza con que se presen- 
tan las corrientes gaseosas que se han abierto una salida por las grietas. 

¿No cree vd. que permitiendo á la electricidad representar cierto papel 
entre las causas de las manifestaciones volcánicas, sería posible encontrar 
una explicación satisfactoria acerca de esa coincidencia singular que se ha 
notado algunas veces entre los momentos y períodos de recrudescencia de 
las erupciones, y los cambios repentinos y las fuertes y violentas desviacio- 
nes de la aguja magnética? — En mi humilde sentir, teniendo presentes las 
leyes del electro -magnetismo, fócil es, tomando en consideración la inten- 



Digitized by VjOOQIC 



64 SOCIEDAD MEXICANA 

sidad de la comente y 8u direcciou, darse razón de las desviaciones que unas 
veces sufre la aguja, y de la ninguna alteración que en otros casos se ha 
observado, queriéndola liacer valer como una prueba contraria á las aseve- 
raciones de los que lian tenido oportunidad de confirmar los movimientos. 
Mas volviendo al caso particular que ha dado origen á estos apuntamien- 
tos, diré á vd. que los nuevos veneros aparecidos en Xochitepec, de que 
antes he hablado, reunidos, apenas producen un gasto de 22 hectolitros por 
' minuto; en-eu olor prevalece el característico del ácido sulfhídrico; su sabor 
descubre la presencia de algunas sales en disolución, y el termómetro cen- 
tígrado que á las 11^ 30' A. M. del 16 del corriente, señalaba en la sombra 
25^ 5, sumergido en el agua descendió á 21^ 2. — El «Ojo de Apadaco,» 
un kilómetro al S. O. de la población, tiene la figura de una elipse, cuyos 
ejes miden 4 y 2^ metros; es mas penetrante el olor de los gases, y observa- 
do á la 1^ 30' P. M. tenia una temperatura de 21^ 5. 

Semejantes indicaciones del termómetro claramente demuestran que las 
aguas de que vengo hablando, no merecen el calificativo de termales, puesto 
que su temperatura es inferior á la media anual, ya que esta en Cuernava- 
ca, que goza de un clima mas benigno, llega á 21° 54, según las observa- 
ciones meteorológicas que tuve ocasión de practicar, y que en parte conoce 
esa Sociedad. 

Ahora bien, es un hecho generalmente admitido, que la temperatura au- 
menta de la superficie al centro de la tierra, en razón de un grado por cada 
33 metros que se desciende en profundidad, á. partir de la capa invariable 
situada mas ó menos baja según la localidad. — Esto me autoriza para su- 
poner que las aguas del «Ojo de Apatlaco» no vienen de grandes profun- 
didades, porque si usí fuera, en virtud de la conocida ley del equilibrio del 
calor, deberian conservar una temperatura que discrepase poco de la de las 
capas de donde proceden, que probablemente dichas aguas son encontradas 
en su curso por alguna corriente gaseosa que en ellas se disuelve, aprovechán- 
dolas como vehículo en un trayecto suficientemente largo para que lleguen á 
perder una gran parte del calor primitivo que pudieran comunicarles los ga- 
ses, dado el caso de que el foco de las emanaciones se encuentre á una gran 
distancia, lo cual disminuye considerablemente las probabilidades de que 
sobrevenga una manifestación plutónica con grande intensidad. 

Por otra parte, la mayor abundancia con que las aguas brotaron en los 
veneros, á consecuencia de los últimos terremotos, provino de que, como 
llevo explicado, habiendo aumentado la fuerza expansiva de los fluidos aeri- 
formes, su acción aceleró la marcha de la corriente, y siendo el primitivo 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 65 

orificio insuficiente para dar salida al líquido, la presión que este ejerció, 
determinó su aparición en otros puntos. 

Respecto á la naturaleza del terreno, es en su mayor parte calcáreo, y al 
O. de la caliza está perfectamente estratificado. 

De todo lo expuesto resulta: — que los manantiales de Xochitepcc y al- 
gunos otros que, como antes be dicho á yd. se observan en las inmediacio- 
nes, facilitan la salida de los gases y se oponen á que adquieran una gran 
tensión en el interior; — que á medida que se forman nuevos respiraderos, 
estos, lejos de ser considerados como una amenaza, deben mas bien mirarse 
como otras tantas válvulas de seguridad de esa inmensa locomotora, que en 
su carrera vertiginosa nos lleva por las inmensidades del espacio. 

Tal es, en resumen, el resultado de mis observaciones, y al suplicar á vd. 
se digne hacer conocer á la Sociedad estos breves apuntamientos, me es sa- 
tisfactorio renovarle las seguridades de la estimación y respeto que debida- 
mente profesa á vd. su discípulo afectísimo 

V. Reyes, 



DISCURSO 



raoüwciÁDO 



POB EL INOENIEBO DE MINAS 8ÁNTU00 BAMIBEZ 

En Is iesloH extraordinaria 

con qne la Sociedad Uexleana de Gec^rafla 7 Eatadlstica celebró el Tigéslmotereoro anlrersario 

de «n iiutaladon la noohe del 28 de Abril de 1874. 



SeñAr Presidente; señores: 

^i la importancia del objeto con que en este augusto recinto se encuen- 
tran reunidos los autorizados representantes de todos los cuerpos 
científicos de la capital de la República, no estuviera suficientemente 
reconocida, con solo ser ligeramente iniciada, le bastarla al orador 
á quien tocara encarecerla, tomar entre sus manos la historia de nuestra So- 
ciedad, y abriéndola indistintamente en cualquiera de sus páginas, ponerla 
ante la vista de su inteligente auditorio, el que, deslumhrado ante los res- 

9 




Digitized by VjOOQIC 



66 SOCIEDAD MEXICANA 

plandores que de todas ellas irradian, prorumpiria en el mismo Mossana 
de justa admiración y de patriótica alabanza, con que todos los hijos de 
nuestro suelo, cuyas inteligencias se han nutrido con los opimos frutos de la 
ciencia, en este dia memorable, de memorable recordación, saludan en su 
vigésimotercero aniversario á la Sociedad Mexicana de Geografía y Esta- 
dística. 

Yo me considero, señores, al ocupar esta tribuna tan sagrada, á la que 
solo ha podido darme acceso la conocida bondad de mis dignísimos consocios, 
cuya benevolencia parece rivalizar con su ilu'^tracion, como el deudo de una 
numerosa familia, cuyos miembros se reúnen á solemnizar el natalicio de su 
buena madre, que en medio de los regocijo^ del festin se levanta para des- 
ahogar sus afectos, y encadenando la atención general á sus reflexiones, 
enumera los rangos mas característicos, las virtudes mas eminentes y los 
sacrificios mas dolorosos de ese ángel -mujer, á quien todos deben la exis- 
tencia y á quien todos adoran con el alma; y aunque sus palabras hayan 
sido débileá, y sus concepciones oscuras, y sus raciocinios imperfectos, todos 
los corazones laten, todas las ideas se identifican, todos los ojos se humede- 
cen, todas las copas se armonizan en un fraternal choque, y todas las vo- 
luntades se funden al ardiente entusiasmo de los gratísimos deseos de un 
mismo brindis. 

Esta consideración por una parte, y por otra la confianza que natural- 
mente me inspira una Sociedad que desde que me admitió en su seno no 
ha dejado de favorecerme y de honrarme, han hecho que yo acepte una 
comisión que miro tan alta sobre el nivel de mi inferioridad, y venga hoy á 
ocupar la tribuna levantada por aquella, sobreponiéndome & mis justificados 
temores de defraudar sus patrióticas esperanzas. 

Hace poco menos de medio siglo, señores, que nuestro país, después de 
haber roto los lazos de unión que lo ligaban á un trono de Europa; después 
de haber conquistado su independencia á costa de una década de esfuerzos 
y de sacrificios; después de haber inscrito su nombre en el catálogo de los 
pueblos libres, y de haber dado los primeros pasos en el camino de los pue- 
blos independientes, comprendió que sus libertades no podian consolidarse 
ni en sus derechos constituirse, si no apoyaba su naciente existencia sobre 
las columnas firmísimas que se levantan en los diversos ramos del saber, & 
cuya influencia habian alcanzado tan merecida celebridad y tan envidiable 
preponderancia, los pueblos sabios de la vieja Europa; y varios mexicanos 
de reconocida ilustración y notorio patriotismo, tratando de crear un cen- 
tro de unión para el desarrollo intelectual de su patria, fundaron, el 18 de 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGBAFIA Y ESTADÍSTICA 67 

AbrS de 1833, con el nombre de Instituto de Geografía y Estadística, esta 
importante Sociedad, que restablecida con el mismo nombre el 1? de Fe- 
brero de 1835, declarada oficialmente el 30 de Setiembre de 1839, y auto- 
rizada por un decreto supremo el 28 de Abril de 1851, fué el foco bácia el 
cual convergieron todas las inteligencias por nuestro suelo desparramadas, 
como los rayos de luz y de calor convergen hacia el foco de esas lentes pro- 
digiosas de tan extraordinarios efectos. . 

Desde entonces esta Sociedad comenzó con sus esfuerzos, esa obra monu- 
mental que el talento levanta en honor del talento, cuyo principio sirve para 
caracterizar una época, á la vez que para inmortalizarla, y cuyo fin está muy 
lejos de nuestra vista, porque absorbiendo el trabajo sostenido de muchas 
series de generaciones, semeja y realiza en el orden intelectual la torre bí- 
blica, con que el hombre en su insensato orgullo pretendiera una vez lle- 
gar al cielo. 

Establecida nuestra Sociedad á la entrada de esa nueva vía, que el pa- 
triotismo mas ardiente y la abnegación mas laudable acababan de abrir 
á la nación mexicana, comenzó á brillar con una luz indeficiente, llevando 
hasta mas allá de los mares sus pifrísimos resplandores, como los fanales 
que se levantan á la entrada de los puertos, y proyectando su l«z sobre la 
crispada superficie de las movientes olas, alumbran la profundidad de sus 
abismos. 

Los trabajos con que esta importantísima Sociedad comenzó á hacer sen- 
sible su existencia, fueron consignados en una publicación periódica, en la 
que se encuentran reunidos los escritos de nuestros modestos sabios, que 
extendiendo sus interesantes observaciones á los distintos ramos del saber, 
le imprimieron desde luego ese carácter politécnico con que ha abarcado 
una extensión tan considerable, en medio del cual se descubre ese especia- 
lismo particular, al que es debida la perfección que puede lograrse en los 
trabajos humanos; resultando de aquí que su extensión no tiene límites, y 
que su interés es tan grande como su extensión. 

El Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, esa obra' 
verdaderamente nacional y bajo todos aspectos interesante, honrando con sus 
diez y seis volúmenes nuestras bibliotecas nacionales, y conservado con una 
merecida estimación en las bibliotecas extranjeras, es el testimonio auténtico 
del desarrollo que las ciencias alcanzaron en nuestro país, en épocas ante- 
riores á nuestra vida; es el archivo en que se hallan custodiados los cono- 
cimientos sobre Historia, Estadística, ¡Greografía, Lmgüística, Ciencias na- 
turales, exactas y de observación, y por decirlo de una vez, es la fuente 



^Digitized by VjOOQIC 



68 SOCIEDAD MEXICANA 

donde se encuentran todos los datos existentes para escribir la historia de 
nuestra cultura, de nuestra civilización, de nuestro desarrollo intelectual y 
de nuestros adelantos morales. 

Esta publicación, que puede considerarse como la representación mate- 
rial, 7 por decirlo así, imperecedera, de la mas antigua de nuestras sociedades 
científicas, que al mismo tiempo que pono en relieve los avances de la inte- 
ligencia está revelando los adelantos de la constancia, porque después de 
abrirse paso al través de las dificultades que para su aparición debieron pre- 
sentarse, se ha sostenido, á pesar de los cambios y de los trastornos de que 
nuestro país ha sido teatro, se me representa en el orden moral desempe- 
ñando el mismo interesante papel que desempeñan en el orden físico esas 
gigantescas montañas que, abriéndose paso al través de las capas sedimen- 
tarias que en un principio las cubrieran, se han conservado intactas en medio 
de los cataclismos geológicos y de las perturbaciones físicas que á su alre- 
dedor se han verificado; y revelando en su simple estructura la constitución 
de la corteza terrestre, inaccesible á nuestras investigaciones y á nuestras 
miradas, presentan un vastísimo campo de estudio, donde acuden & reunir 
sus datos el geólogo para fundar sus teorías geogénicas; para señalar los 
límites en <|ue se encierran las diversas formaciones; para averiguar la edad 
relativa do cada una de las rocas que forman el material inmenso con que 
plugo al Arquitecto Supremo construir el maravilloso edificio de nuestro 
planeta; el mineralogista para estudiar los elementos de composición primi- 
tivos de las ropas, con los cambios que sufren y las alteraciones que experi- 
mentan; el botánico para reconocer por las impresiones vegetales, esculpidas 
por el buril de fuego de la naturaleza, los caracteres de la Flora que d^apa- 
reció en aquellos terribles cataclismos; el paleontólogo para exhumar los 
restos fósiles de la Fauna que pereció bajo sus escombros; el arqueólogo 
para relacionar esos materiales de construcción con los que ha visto emplea- 
dos en los monumentos antiguos, y deducir las consecuencias que derraman 
tanta luz sobre sus investigaciones antropológicas; el físico para medir la 
Rarefacción del aire, el descenso de su temperatura ó el grado de su hume- 
dad; el químico para reconocer los cambios de composición que experimenta 
el elemento vivificante, merced á esa rarefacción; el fisiólogo para examinar 
la influencia que estos cambios ejercen sobre la economía animal; el minero 
para fijar la posición de las vetas que guardan los mas ricos y codiciados 
metales, en cuya explotación emprende esas obras atrevidas con que las al- 
canza, en condiciones fijadas de antemano; y, en una palabra, donde acuden 
todos los hombres de estudio, cuyos conocimientos, que constituyen su es- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y estadística 69 

pecialidad, están, mas ó menos directamente relacionados con la Ciencia de 
la tierra. 

En su parte material, nuestro Boletín viene á ser la moneda con que 
' sostenemos ese comercio tan fecundo en resultados prácticos, que nuestro 
país, por medio de nuestra Sociedad, sostiene con una gran parte de las 
Sociedades científicas del mundo; y esta moneda, en la que hasta cierto pun- 
to se llalla vinculado el orgullo nacional, no solanlente ha mejorado en su 
ley formándose con tan luminosas producciones, sino también en sa tipo, 
en el cual está haciendo patentes los adelantos que ha obtenido entre no- 
sotros el arte de la tipografía. 

Yo no pretendo, señores, al poner delante de vuestra consideración el 
méiito de una publicación que nos honra, porque encarna las producciones 
de los talentos que abundan en la Sociedad cuyo natalicio celebramos, apa- 
rentar que se halla exenta de defectos; los tiene, y muy notables, como los 
tienen y deben tenerlos todas las obras humanas, cuyo carácter distintivo 
lo constituyen las imperfecciones: como debe tenerlos el órgano de una So- 
ciedad, tan liberalmente establecida, en la que se encuentran algunas inte- 
ligencias inferiores, y donde al Iad(5 de los sabios mas respetables osamos 
sentarnos los que apenas nos podemos considerar como aprendices de las 
ciencias: como debe tenerlos el periódico de un cuerpo en que no tiene ac- 
ceso la previa censura: como debe tenerlos, en fío, una publicación que no 
se ha desdeñado de dar cabida en sus brillantes páginas, á las imperfectas 
y toscas producciones del incompetente socio que en estos instantes solemnes 
dis&uta el inmerecido y alto honor de dirigirle la palabra. 

Pero esos defectos, por grandes que sean en su esencia, ó que los suponga 
la imaginación empeñada en exagerarlos, en nada menoscaban el valor que 
' todos reconocen y admiran en el conjunto, como no menoscaban el valor 
de los minerales auríferos las sustancias inútiles que forman sus matrices; 
como no menoscaba el valor de la hermosa perla el casco calcáreo en que 
se encuentra adherida; como no menoscaba el valor del codiciado diamante 
el despreciable cascajo cuyos detritus lo retienen. 

Si dejamos de considerar á esta Sociedad bajo el punto de vista cientí- 
fico, para examinarla en sus relaciones sociales, encontraremos realizada en 
su seno la utopia halagadora de la fraternidad universal. Los hombres se- 
parados por sus ideas políticas, por sus creencias religiosas ó por sus ten- 
dencias sociales, se identifican en sus deseos, en sus trabajos y en sus pen- 
samientos; y ocupados de altas cuestiones científicas, á los que pocas veces 
alcanza la pasión, todos ilustran las discusiones, todos buscan la verdad. 



Digitized by VjOOQIC 



70 SOCIEDAD .MEXICANA 

todos ponen en juego su inteligentia, todos difunden sus conocimientOB, 
y todos conspiran al mismo fin noble, elevado y patriótico : el adelanto de 
las ciencias, el prestigio de la Sociedad, su desarrollo y su engrandecimiento. 

Pero hay un aspecto mas delicado, bajo el cual el examen de la So- 
ciedad de Geografía y Estadística la presenta mas interesante: el aspecto 
patriótico. 

Entre los muchos bienes con que tan justi^nente se recrea nuestro pa- 
triotismo, y á cuya conservación sentimos naturalmente encadenada nuestra 
voluntad, está, figurando en primer término como el mas rico de nuestros 
tesoros, como el mas precioso de los legados que en nuestras manos coloca 
la caduca generación que muere, como el mas sagrado de los depósitos cuya 
entrega vendrá á exigirnos la vigorosa generación que nace, está figurando 
en primer término, repito, la integridad de «nuestro territorio. 

Este principio, que conservamos como una reliquia sagrada, que soste- 
nemos como una memoria querida, que veneramos como una tradición in- 
mortal ; este principio en cuya conservación se estrellan todas las concesiones, 
desaparecen todas las facultades y se suspenden todas las garantías ; este 
principio, reconocido y aceptado como un axioma por casi todos nuestros 
gobiernos, ó por todos sin el casi, pues la excepción que en contra de esta 
generalidad pudiera citarse, es una monstruosidad indigna de figurar en 
nuestras consideraciones, debe custodiarse bajo la mas severa vigilancia, y 
su custodia no puede ser confiada sino al mas acendrado patriotismo. 

Nuastra Sociedad tiene entre sus principales atribuciones la de vigilar la 
inmutabilidad en los límites del territorio ; entre sus mas preciosas facul- 
tades, la de practicar los trabajos necesarios para convencerse de esta imnu. 
tabilidad; entre sus mas delicados deberes, el de denunciar ante el Gobierno 
cualquiera alteración en este sentido ; y es evidente, en vista de su organi- 
zación, de sus trabajos, de sus estudios principales y de sus recursos, que 
nuestra Sociedad tiene los elementos suficientes para conocerla y el carácter 
bastante para denunciarla. Y si por una parte es la lente de Fresnell, que 
con su claridad está llamando la atención del mundo y con sus destellos 
está alumbrando sus entradas para hacerlas practicables, por otra es el ángel 
armado de una espada de fuego, que está guardando las puertas de este 
nuestro paraíso, para hacerlas inaccesibles 

¿Para qué continuar 7 Insistir sobre la importancia de instituciones como 
la nuestra, es consentir en disminuirla; empeñarse en demostrar una verdad 
evidente, es consentir en debilitarla. La savia que da la vida al árbol fron- 
dosísimo cuyas ramas se extienden ya por todo el mundo, la constituye su 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 71 

importancia, y bu importancia puede valuarse por la duración de su exis- 
tencia. 

Supremo Gobierno: La Sociedad, que al tocar el sétimo lustro de su 
aparición en nuestros anales y el quinto de su existencia oficial y autorizada, 
ha querido demostraros que sabe corresponder á la protección que le habéis 
impartido, al invitaros para presidir su sencilla fiesta de familia, se encuentra 
llena de vigor, de esperanzas y de entusiasmo en el terreno práctico, tenien- 
do los mas serios, delicados é interesantes trabajos en la mas halagüeña 
perspectiva: bien sabéis los inconvenien.tes que para su realización se pre- 
sentan, y la facilidad con que el poder logra llevar á cabo esos trabajos, 
destruyendo estos mconvenientes. Eecordad que el mas alto timbre de gloria 
de un gobierno verdaderamente ilustrado y patriota, es el engrandecimien- 
to de los pueblos que han depositado su porvenir en sus manos; recordad 
que un pueblo no puede ser grande sin estar civilizado, y que la civilización 
se extiende á medida que las luces se difunden; recordad que las ciencias 
son los canales que derraman la abundancia y la felicidad sobre los países 
en que se cultivan, son la fuerza ascensional que los eleva hasta colocarlos en 
un lugar distinguido y honroso, y el cetro con que la inteligencia impone sus 
leyes á la Creación entera; recordad que si los principios elementales de las 
ciencias se desparraman en las aulas, no pueden alcanzar en ellas el desar- 
rollo á que solo llegan en la Academia, donde son consideradas de una ma- 
nera menos didáctica pero mas filosófica; recordad, en fin, 6 por mejor decir, 
no perdáis de vista nunca, que al conservar en el país cuyo gobierno la 
Providencia Divina os ha confiado, asociaciones como la que estáis hoy pre- 
sidiendo, y de cuyo respetable todo formáis parte, conserváis el elíxir de su 
vida, el germen de su prosperidad, la esperanza de su regeneración y la base 
de su engrandecimiento.^ 



Digitized by VjOOQIC 



72 SOCIEDAD MEXICANA 

CONGRESO INTERMCIOML 
DE CIENCIAS GEOGRÁFICAS 

DE 1875 

EN parís. 



REGLAMENTO DEL CONGRESO. 

Art. 1? El CoNGBESO Intebnacional de Ciencias geogbáfigas se 
abrirá en París el Miércoles 31 de Marzo de 1875, y durará diez dias á 
lo mas, 

Art. 2? El Congreso se dividirá en siete grupos científicos, conforme al 
orden fijado en el programa de cuestiones; los miembros del Congreso, fran- 
ceses 6 extranjeros, barán saber de antemano á la Comisaría general, el 
grupo de que desean formar parte. 

Art. 3? La Mesa del Congreso se formará: 

1? Del Presidente de la Sociedad de Geografía de Paris, Presidente del 
Congreso. 

2? De Vicepresidentes extranjeros. 

3? Del Comisario general del Congreso. 

4? De cuatro Secretarios generales. 

5? Del Secretario general de la Sociedad de Geografía. 

Art. 4? Queda establecida una Comisión central^ compuesta de los dig-' 
natarios expresados en el artículo anterior, del Presidente y de tres miem- 
bros de la Comisión central de la Sociedad de Geograña, y de un delegado 
de cada una de las naciones representadas en el Congreso. 

Art. 5? La Comisión central se reunirá inmediatamente antes de la aper- 
tura de la primera sesión, para nombrar los vicepresidentes y los secretarios 
de los grupos; estos dignatarios desempeñarán las funciones de su nom- 
bramiento por todo el tiempo de la duración del Congreso. El presidente 
anunciará sus nombra en la sesión de apertura. 

Art. 6? Para la sesión de cada dia, los grupos elegirán su presidente la 
víspera. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 73 

Art. 7° Las decisiones, en los grupos, se tomarán por mayoría de votos 
de los miembros presentes; las resoluciones propuestas por cada uno de ellos ^ 
se harán saber después de la sesión, á la Comisión central, 

Art. 8? La Comisión central fijará cada dia, para el siguiente, las horas 
de sesión de los grupos, haciendo la publicación correspondiente. 

Art. 9? En la tarde de cada dia se celebrará una sesión general, cuyo 
programa será fijado por la Comisión central. Uno de los Secretarios ge- 
nerales dará lectura al acta de la sesión anterior ; los presidentes de los gru- 
pos harán una reseña por escrito de las resoluciones propuestas por estos 
en la sesión de la mañana, consagrándose el resto de la sesión general á la 
discusión de dichas proposiciones. 

Art. 10. Ninguno podrá tomar la palabra sin la autorización del presi- 
dente; los oradores hablarán en el idioma que elijan. 

Art. 11. Se prohibe formalmente toda discusión sobre religión 6 política. 

Art. 12. Además de las cuestiones contenidas en el programa, pueden 
presentarse otras, las que serán remitidas en sesión pública á la Comisión 
central^ quien las enviará á los grupos correspondientes. 

Art. 13. El Congreso tendrá dos clases de miembros, donadores y ad- 
juntos: los primeros son los que contribuyen álos gastos del Congreso con 
una cantidad de 50 francos ó más; sus nombres se publicarán en una lista 
especial que se adjuntará á la Memoria de los trabajos del Congreso; los 
últimos son los que paguen una cuotizacion de 15 francos. 

Art. 14. Cada uno de los miembros del Congreso recibirá una carta de 
admisión y tendrá derecho á un ejemplar de la Memoria, cuya publicación 
queda al cuidado de la Secretaría de la Sociedad de Geografía. 

Art. 15. Las cartas de admisión son estrictamente personales, y no po- 
drán cederse á un tercero ; en este caso serán recogidas inmediatamente, á 
reserva de los perjuicios que resulten al que la haya cedido y al portador. 

Art. 16. El Congreso abrirá, además, una Exposición geográfica de to- 
dos los objetos, instrumentos, colecciones y documentos relativos á la geo- 
grafía y demás ciencias que á ella se relacionan. 

Art. 17. Se concedtn premios á los expositores que juzgue dignos de 
merecerlos el jurado internacional nombrado por el Congreso. 

Art. 18. Se reservan asientos en el salón de sesiones á los representan- 
tes de la Prensa francesa y extranjera que los soliciten de la Comisaría ge- 
neral. 

Art. 19. La Comisaría general cuidará de hacer la permanencia de los 
miembros del Congreso en París, tan fácil y económica como sea posible. 

10 • 



Digitized by VjOOQIC 



74 SOCIEDAD MEXICANA 

Art. 20. La carta de miembro del Congreso servirá de billete de entra- 
da á los grandes establecimientos científico?, segon los arreglos que con es- 
tos se celebrarán. 

Art. 21. Termmado.el Congreso, la comisaría general quedará proTÍsio- 
nalmente encargada de la ejecución de las decisiones tomadas. 

Art. 22. Todo incidente no previsto en el presente r^lamonto, se some- 
terá á la Comisión central^ encargada de resolverlo. 

El YIoc-Álmirsate. 
Preddnte «te la Sodedad d« Geograna, 

„„ ,^ ^ . , „ , , BARÓN DB LA ROIfCZÉBE LE KOUBT. 

El Presidente de la Cemisloii central, 



Ingeniero en geíé de nünai, 



BAROH BMNÉ MMILLM. 



El Beoretarlo de la Sociedad de Geoftafta, 
en. MAXmOIR. 



COHISA£U GEKERAL. 

iO.~ BOVUTJJtD LATOnHU&irBOlJM. 



Parta, á 1874. 



SOCIEDAD DE GEOGKAFIA DE PARÍS. 

CONGBESO INTERNACIONAL DÉ CIENCIAS GEOGRÁFICAS. 



usía de m CUE8TI0S88 SOUTIDAS AL 001I6EE80 UVIEmciOllAl DE 1875. 

Las cuestiones han sido redactadas por sub-comisiones especiales, y pro- 
visionalmente adoptadas por la sección científica de la Comisión de regla- 
mento, en su sesión del 18 de Abril. * 

Las sociedades científicas y los sabios extranjeros ó franceses que quie- 
ran presentar cuestiones nuevas ó modificar las ya indicadas, se dirigirán 
por escrito al Sr , Barón Reille, Comisario general, — 1 0, Boulevard Latour- 
Maubourg, — quien dará desde luego curso á las observaciones que reciba. 

Los sabios que se propongan hablar 6 escribir sobre las cuestiones adjun- 
tas, se servirán igualmente avisarlo al Comisario general. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 75 

I 

GRUPO MATEMÁTICO. 
Oeografla matemática. — Geodesia. — Topografía. 

1. Sustitución de la división centesimal del cuadrante & la división lla- 
mada sexagesimal. Consecuencias relativas á la división del tiempo en As- 
tronomía. 

2. Elección de un cero ó punto de partida para una nivelación ge- 
neral. 

3. Instrumentos de precisión mas modernos; cronómetros, aparatos, re- 
gistradores, plancheta fotográfica. 

4. Medida de las diferencias de longitudes. Empleo de las líneas telegrá- 
ficas para la determinación de estas; progresos en la geografía, debidos á la 
telegrafía eléctrica. Empleo de los cronómetros. 

5. Medida de un arco de meridiano en el hemisferio Sur, y particular- 
mente en la Eepública Argentma. 

6. Estudio de las curvaturas generales ó locales de la corteza terrestre. 

7. Estudio sintético de los alineamientos naturales. Observaciones que 
puedan poner en evidencia los hechos que los comprueban, además de los 
que sé están practicando en las cadenas de montañas, los surcos y los con- 
tomos hidrográficos. Red pentagonal. Aplicación de estos estudios. 

8. Atracciones locales. Comparación de los resultados debidos á su in- 
fluencia y de los ministrados por la geodesia. 

9. Estudio sobre la variación de la t)esantez, por medio del péndulo. Elec- 
ción de los puntos en que será más útil hacer nuevas observaciones. 

10. Instrumentos mas sencillos y métodos mas rápidos para determinar 
la declinación magnética. 

11. Publicación de las cartas que dan los cortes de declinación mag- 
nética. 

12. Perfeccionamientos introducidos en los métodos de levantamientos 
topográficos. Aplicaciones de la fotografía. 

13. Canevas de las cartas geográficas. Proyecciones y construcciones 
diversas. Elección razonada del sistema que debe aplicarse. Comparación 
de los canevcu adoptados para las cartas de los grandes Estados. Posibili- 
dad de uniformar los trabajos cartográficos de los diferentes servicios. Car- 
tas hipsométricas. 



Digitized by VjOOQIC 



76 SOCIEDAD M£1ICAKA 

II 

GRUPO HIDROGRÁFICO. 
Hidrografia.— Cíeografia marítima. 

14. Elección de un sistema sencillo j uniforme, para contar los rombos 
del viento. 

15. Progresos recientes en la? cuestiones de les itinerarios marítimos, ob- 
tenidos por el estudio del régimen de los vientos. 

IG. Investigaciones sobre la profundidad á que se propaga en las aguas 
del mar, la agitación de la superficie. 

17. Estudio de las marca?; leyes generales, anomalías. Elección de los 
lugares mas á propósito para la observación de estos fenómenos. 

18. Estudio sobre los golpes de marea (raí de maree) y sus causas. Fe- 
nómenos análogos en los grandes lagos. 

19. Estudio sobre las corrientes marinas. Cuestión sobre las corrientes 
en los estrecbos. 

20. Propagación de la marea en los rios. 

21. Progresos recientes en el estudio del régimen de los cursos de agua. 

22. Determinación de la temperatura del mar á diversas profundidades. 
Instrumentos adecuados. Elección de los puntos en que deben hacerse de 
preferencia estas observaciones. 

23. Causas de la temperatura del Gulf-Stream. 

24. Trabajos de sonda en las grandes profundidades. Observación^ fí- 
sicas y químicas que son inseparables de ellas. Instrumentos mas sencillos 
y métodos mas prácticos. Colocación de los cables telegráficos submarinos. 

25. Programa de instrucciones internacionales, relativas á las observacio- 
nes que es conveniente hacer á bordo. 

III 

GRUPO físico. 

Oeografla fisica. —Meteorología generaL— Geología general.— 
Oeografia botánica y zoológica.— Antropología generaL 

26. Hechos nuevos y comprobados relativos á la movilidad de k corteza 
terrestre desde los tiempos históricos. 

27. Medios de establecer señales que permitan poner fuera de duda esta 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 77 

movilidad del suelo y medir su amplitud, por corta que sea, tanto en el in- 
terior de los continentes como á la orilla de los mares. 

28. Teorías relativas al origen de las montañas. 

29. Hacer resaltar las relaciones que existen entre el relieve del suelo y 
8u constitución geológica. 

30. Litología del fondo de los mares. 

31. Últimos resultados de los nuevos estudios hechos sobre las influen- 
cias de los fenómenos astronómicos, tales como las manchas del sol, la cal- 
da de los meteoritos, etc. 

32. Hacer conocer los hechos nuevos relativos á la circulación de la 
atmósfera y del Océano, á las variaciones de las corrientes aéreas y marí- 
timas y á su influencia sobre los climas. 

33. Investigar el origen y la marcha general de los grandes torbellinos 
atmosféricos ó ciclones, así como sus períodos. Precisar su duración, su 
intensidad y la extensión ocupada por los países expuestos á sus efectos. 

34. Medios que se deben emplear para dar mayor extensión al estable- 
cimiento y discusión de las observaciones meteorológicas simultáneas, re- 
comendadas por el Congreso internacional de Viena. 

. 35. Señalar los trabajos mas recientes relativos á la distribución geográ- 
fica de las líneas isoteras, isoquimenas é isóbaras, y á la distribución de las 
lluvias. ¿Cuál es el procedimiento mas exacto para obtener los promedios 
anuales? 

36. ¿La cantidad de agua que cae anualmente sobre el globo, ha sufrido 
variaciones en la época actual ó en las épocas geológicas anteriores? ¿De 
qué regiones se conserva el recuerdo que hayan presentado cambios de esta 
naturaleza? 

37. ¿Qué modificaciones ha producido la perforación del Istmo de Suez 
sobre los climas de los países adyacentes? ¿Cuáles serian, según loa estu- 
dios mas recientes, la extensión del mar de Sahara, suponiéndole desembo- 
cando en el Golfo de Gabes, y las variaciones de clima que producirla en 
África y en Europa? 

. 38. Comparar el estado meteorológico antiguo y actual de los países en 
que las selvas se han desmontado. Precisar la influencia que la repoblación 
de montes ó el encespedaje de las montañas han tenido sobre la cantidad de 
lluvia caida y sobre el derrame de las aguas en la superficie del suelp. 

39. Distribuciones geográficas de los criaderos de combustibles minera- 
les, de los metales preciosos y particularmente del oro y de la plata. 

40. Hacer conocer la distribución geográfica de las arenas en la orilla 



Digitized by VjOOQIC 



78 SOCIEDAD MEXICANA 

del mar y en el interior de los continentes. Discutir bu origen, asi como las 
causas y los efectos de sus cambios de lugar. 

41. Distribución geográfica de las especies animales y vegetales durante 
los tiempos terciarios. Consecuencias que de esto se deducen con relación 
á la climatologia del globo durante este período, y á la distribución de las 
tierras y de las aguas. Relaciones geográficas entre las faunas y las floras 

^terciarias, y las faunas y las ñoras actuales. 

42. Distribución geográfica de las especies animales y vegetales, duran- 
te los tiempos cuaternarios. Consecuencias que de esto resultan con relación 
á la climatología del globo durante este periodo. Relaciones geográficas en- 
tre las faunas y las floras cuaternarias, y las faunas y las floras actuales. Ex- 
tinción y emigraciones. Distribución de las tierras y las aguas durante éste 
período. 

43. ¿Se puede averiguar cuáles son los puntos del globo que estaban 
antiguamente ligados á la Nueva-Zelanda, por el estudio de su fauna y de 
su flora? 

44. Influencias de las causas anteriores al periodo geológico actual, so- 
bre el área ocupada en nuestra época por las especies vegetales. 

45. Influencia del clima, de la latitud y la altitud sobre la vegeta-, 
cion. 

46. ¿Qué parte tienen los diversos agentes de dispersión de los granos 
en la distribución geográfica de las especies vegetales? 

47. Del hombre y del cultivo, considerados como causa de la dispersión 
de un gran número de especies cosmopolitas, ó que ocupan grandes exten- 
siones de tierra. Plantas que generalmente acompañan al bombre en sus 
emigraciones. 

48. Especies, géneros y familias de plantas que son características de las 
grandes regiones naturales. 

49. Vegetales que^e cultivan en grande escala en las regiones naturales. 

50. Cambios producidos en las floras por el desmonte, las dehesas y el 
cultivo. 

51. Consecuencias prácticas que se pueden deducir del estudio de una 
flora y de su comparación con la de otras regiones, bajo el punto de vista 
de la agricultura y de la aclimatación. Indicación de las plantas útiles 6 de 
ornato, cuya introducción puede intentarse ventajosamente, según estos 
datos. 

52. ¿Cuáles son las causas que hacen desaparecer habitualmente las es- 
pecies introducidas por circunstancias accidentales en un país ó una estación? 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 79 

¿Cuáles son, al contrario, las condiciones que pueden determinar la perma- 
nencia de las especies que se han introducido allí accidentalmente? 

53. Observaciones y colecciones botánicas que se deben hacer en los 
viajes. 

54. Estudiar las analogías y las desemejanzas que existen entre la po- 
blación zoológica de las diversas islas de ]a Polinesia. ¿Existe en esta re- 
gión una fauna general, 6 varios focos zoológicos distintos? ¿Cuáles son las 
especies indígenas y cuáles las introducidas? 

55. ¿Qué límites septentrionales se deben asignar á la fauna sur-ame- 
ricana? ¿En qué época se han reunido las dos partes del Nuevo -Mundo, 
y en qué proporción se mezclaron las faunas de estas dos regiones? 

56. ¿Los animales de la América del Norte y del Asia septentrional per- 
tenecen al mismo foco zoológico? 

57. ¿Qué modificaciones ha experimentado la fauna europea durante la 
época actual? 

58.' Distribución geográfica de las razas humanas prehistóricas, y de las 
que han sido consideradas como fósiles. Relaciones geográficas de estas ra- 
zas con las actuales. 

59. Expansión de las razas humanas, desde la época de los grandes des- 
cubrimientos modernos. Emigraciones, trasplantaciones, aclimatación, sus- 
titución de una raza á otra. 

60. Distribución geográfica de las razas humanas antiguas y actuales de 
la Oceanía. Discusión de las líneas de Wallace: Malesas, Papuas y Negri- 
tos. Melanesia, Polinesia. 

61. Distribución geográfica de las razas negras africanas. Negros doli- 
cocé&los, braquicéfalos. Bosjesmans y razas derivadas. 

62. Distribución geográfica de las razas amarillas. Eazas mongólicas y 
mongoloides. Eazas amarillas de la India y de la Ipdo- China. 

63. Distribución geográfica de las razas americanas. Pieles-Eojas y 
Esquimales blancos y rojos. Extensión antigua y actual de la raza Gua- 
rania. 

64. Distribución geográfica de las razas blancas. Eelaciones entre los 
elementos blancos y amarillos en el centro y el Sur del Asia. Eazas blan- 
cas del África septentrional. 

65. Geografia médica. Tisis puhnonar, fiebre amarilla, cólera. 



Digitized by VjOOQIC 



80 SOCI£BAD MEXICANA 



IV 



GRUPO HISTÓRICO. 

Oeografia histórica 6 Historia de la Oeografia. — Etnografia. — 
Filología. 

66. Comprobar sobre el territorio de la Europa en los tiempos prebis* 
tóricos, la existencia de poblaciones diversas eo sus instintos, costumbres y 
aptitud, según los monumentos que ban construido, y los utensilios y obras 
de arte que han fabricado. Distinguir las zonas respectivamente ocupadas 
por ellas. 

67. Comprobar sobre el territorio de la Europa en los tiempos prebis- 
tóricos, en vista de los monumentos, los utensilios, las obras de arte según 
las materias primas, el empleo do estas, los procedimientos de trabajo y 
ornato; la existencia de comunicaciones entre las poblaciones establecidas 
en las extremidades opuestas de la Europa; entre estas poblaciones y las 
del Asia central. 

68. Las recientes investigaciones paleontológicas ban revelado sobre di- 
ferentes puntos del globo, y particularmente en Europa, buellas de la pre- 
sencia del bombre en épocas anteriores á los documentos históricos mas an- 
tiguos. Qué relaciones se pueden establecer entre estas naciones nuevas y 
los mas antiguos documentos de la historia positiva. 

69. Trazar un cuadro geográfico, y sí es posible, una carta del Egipto 
Faraónico con sus divisiones religiosas y administrativas en el tiempo de 
Toutmés III ó do ilamsés el Orando, añadiendo en él los países sometidos 
& su imperio, tanto en Asia como en África; discutir el valor de las iden- 
tificaciones de los nombres coplas con los de los textos bíblicos y clásicos. 

70. Geografía comparada del Asia occidental y de sus divisiones en el 
tiempo de los Sargonidas y de Darío I. Qué luz ha dado el conocimiento 
de los monumentos de Khasabad, de Babilonia y Persépolis sobre los tex- 
tos bíblicos. 

71. Entre los monumentos que llevan hoy generalmente el nombre de 
antigüedades Etruscas, no se deben distinguir los pertenecientes á poblacio- 
nes de otro origen, principalmente poblaciones Pelásgicas, Samnitas y Om- 
brianas? 

72. ¿Cuál es el punto de partida de las emigraciones de los Galos en Ita- 
lia: el centro de la Gaula ó el valle del Danubio? 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía Y. estadística 81 

73. ¿A qué grupo de pueblos pertenecían los Dacios? ¿No es posible 
explicar los nombres geográficos de su territorio que se nos han trasmiti- 
do por Tolomeo, por la Tabla de Peutinger y pon los otros autores ó mo- 
numentos clásicos con ayuda de alguno de los idiomas conocidos? 

74. Seria curioso conocer los documentos relativos á las navegaciones 
hechas entre el Egipto, el Sur de la Arabia y la India, durante el período 
en que los Lagidas reinaron en Egipto y en el que este país fué ocupado 
por los romanos. Es probable que en las inscripciones nuevamente halla- 
das en la Arabia meridional, se encuentren preciosos datos relativos á este 
punto. 

75. Investigar el origen, definir el carácter y explicar el objeto de la 
división de la Italia en once regiones en la época de Augusto. Comparar 
sus divisiones geográficas judiciarias en la época de los Consulares^ después 
de lo& Juridiciy bajo los Antoninos, con las provincias de la época de Dio- 
deciano, y averiguar el origen de estos últimos. 

76. Averiguar cuáles eran, en las provincias romanas (de Augusto y 
Diocleciano), las subdivisiones designadas en los textos epigráficos con los 
nombre» diosceses y regiones, ¿Han podido estas subdivisiones ser la cauea 
primitiva de las divisiones políticas de las provincias al fin del siglo III? 
Examinar si las delegaciones financieras de los jprocur adores lo habrán sido. 

77. ¿Es posible trazar con exactitud el límite geográfico de la aduana 
de las Gaulas {cuadragésima Galliarum) en la época del imperio romano? 

78. Eeunir y estudiar todos los límites miliarios de la Gaula y« compa- 
rar estos monumentos con los itijaerarios clásicos y epigráficos. 

79. Dar á conocer en las provincias romanas los principales , centros re* 
ligiosos del culto oficial de Eoma y de Augusto; la extinciofa de las juris- 
dicciones religiosas de los dos grados de sacerdotes de ese culto, y averiguar 
si existe alguna reladon entre estas circunscripciones y las de los arzobis- 
pados metropolitanos y de las diócesis episcopales. 

80. ¿Hay en la legislación bárbara y particularmente en la de los Fran- 
cos, testimonios de la existencia en Gaula en la época Merovingiana de la 
Centena geográfica, es decir, del límite territorial en que se ejercía la ac- 
ción del Centenario? 

¿Cuál es la difefencia entre la Vicaría y la Centena geográficas, subdi- 
visiones del Condado en Gaula, durante el período Calovingiano? 

81. ¿Cuáles son los ejemplares que aun existen de las grandes cartas de 
Mercator? ¿Se las encuentra? 

82. Dar á conocer los resultados de las investigaciones mas recientes con 

11 



Digitized by VjOOQIC 



82 SOCIEDAD MEXICANA 

motivo de las navegaciones europeas á lo largo de las costas occidentales de 
áfrica, y acerca de la ruta marítima de la India, además de las navc^cio- 
nes portuguesas. 

83. Progresos de la geografía, bajo el punto de vista de la configuración 
de los terrenos, particularmente en las regiones polares. 

84. Las observaciones de los viajeros contemporáneos han señalado por 
primera vez, en el extremo Oriente, la existencia, que hasta entonces ha- 
bia pasado desapercibida ó sido poco observada, de una raza blanca de fiso- 
nomía caucásica, completamente distinta, sin embargo, de las naciones que 
forman la gran familia Indo-Europea, de la que está geográficamente se* 
parada por las ramas de la familia mongólica. Esta raza se encuentra en las 
partes orientales de la Indo-China, en la China meridional, en el Archipié- 
lago asiático y en la Polinesia, en las islas del Japón y hasta en la Siberia 
oriental. Seria importante reunir y coordinar sin prevención sistemática, las ' 
indicaciones esparcidas — que aun están muy incompletas — que se poseen • 
hasta ahora sobre esta nueva rama de la familia humana. 

85. Se ha creido encontrar en el Sur de la India nuevos indicios que re^ 
velan la existencia de una población negra que se puede referir á los Ne- 
gritos de Oceanía. ¿Sobre qué -da tos precisos tomados de fuentes indíge- 
nas ó ministrados por los exploradores europeos, se apoyan estos indicios? 

86. En la mayor parte, si no en todos los grandes ramales de la familia 
Indo-Europea, se encuentra una dualidad de físico, marcando perfectamen- 
te el tipo negro y el tipo rubio, en oposición con la unidad lingüística. En 
la rama oriental esta dualidad se observa -entre los Medos y los Hindous; 
existe igualmente entre los Eslavos, los antiguos G-riegos y los Celtas. Qué 
se ha hecho h'asta ahora, 6 qué se puede hacer con los datos actuales para 
explicar este fenómeno etnológico? 

^ 87. Hacer el cómputo de las nociones que se tienen sobre las G-alias del 
África Oriental, y sobre las poblaciones congéneras, puras ó mezcladas, que 
irradian del foco principal de la raza, consideradas bajo el triple punto de 
vista físico, lingüístico^ geográfico. Este estudio deberá extenderse por 
una parte, sobre toda la región del *Nilo hacia arriba del Egipto, y acaso 
mas lejos en la parte del Noroeste; por otra, sobre una parte considerable 
del África austral, y probablemente también sobre las'vastas regiones del 
África interior en la dirección del Atlántico. 

88. No influiria ventajosamente en los progresos de la geografía histórica, 
así como en la filología, la formación de un diccionario de etimologías geo* 
gráficas con la indicación de las diversas formas (con sus traducciones mu- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 83 

toad 6 sin eUas), que el nombre de un rio, de nna montaña, de nna ciudad, 
6 de un país, han podido tomar en diversas épocas y en diversos idiomas? 
89. ¿Qué mejoras se pueden introducir en la ortografía geográfica? Cuá- 
les son los mejores medios de trascribir en letras del alfabeto latino los nom- 
bres escritos en caracteres extraños á este alfabeto? 



GRUPO ECONÓMICO. 
Geografia eoonómica, comerci^ y estadística. 

90. ¿ Cuáles son las causas generales que determinan la emigración de las 
poblaciones, y.obligan á los Estados á fundar colonias? ¿Cuáles son los 
abtemas de colonización que ban dado basta ahora los resultados mas ven- 
tajosos á la metrópoli por una parte, y á la colonia por otra? 

91. ¿Cuáles son, en Europa, las clases de la sociedad que ministran mas 
emigrantes? Averiguar las causas que dirigen hacia determinadas regio- 
nes, las corrientes de emigración. 

92. De la manu&ctura agrícola en los países intertropicales, qué razas 
de hombres son mas aptas para producirla? 

93. ¿Cuáles son los medios mas adecuados de asociar los intereses co- 
merciales con los científicos, en vista de los progresos de la geografía y del 
desarrollo áú comercio ? 

¿De qué naturaleza son los trabajos con que deben concurrir á este ob- 
jeto los grupos comerciales y los grupos científicos? ¿ Qué resultados han 
dado las tentativas hechas hasta hoy, para obtener este concurso? 

¿En qué proporción los comerciantes y los armadores pueden servir los 
intereses de la geografía en general y en particular de la geografía comer- 
cial, procurando la formación de colecciones en que figuren los productos, 
objetos, toda dase de documentos pertenecientes á diferentes regiones del 
globo, y que sean accesibles al público? # 

94. Indicar las vías de comunicación creadas 6 proyectadas, que necesi- 
tan, ya perforación de istmos, ya construcción de puertos tubulares sobre 
brazos de mar, ya,*en fin, la apertura de túneles debajo del mar 6 al través 
de las cadenas de montañas. Examen de las dificultades vencidas 6 por ven- 
cer, de los resultados obtenidos 6 por obtener. 

95. Besumir las diversas opiniones emitidas'sobre la posibilidad de abrir 
un canal entre el Atlántico y el Pacífico. ¿Cuál seriii el trazo mas yeptt^^ 



Digitized by VjOOQIC 



84 SOCIEDAD MEXICANA 

jo80? ¿Qu6 grado de importancia se puede asignar al tráfico en el estado 
actual del comercio? 

96. Indicar el estado actual de las comunicaciones entre la Europa, la 
India y la China; estudiar las vías proyectadas y determinar las que pre- 
sentan mayores ventajas al comercio. * 

97. Estudiar las vías de comunicación con el interior del África, y par- 
ticularmente con las regiones de Sondan y de los grandes lagos. De qué 
naturaleza son estos cambios y de qué modo 83 efectúan en la actualidad. 
Determinar la influencia económica que pudiera tener la creación de un 
mar interior por un canal que comunicara el Mediterráneo con el lago Mcl- 
Rhiz. 

98. ¿Cuáles son los puntos del globo en que el comercio y la industria 
pueden encontrar combustibles minerales, sea en deposito 6 en criaderos ex- 
plotables? Indicar expresamente la producción de cada país en combusti- 
bles minerales. 

99. Tratar de conocer los nuevos puntos en lo^diferentes mares del globo, 
que ofrecen mas recursos para la pesca y la explotación de los diversos pro- 
ductos marinos. 

100. ¿Qué procedimientos industriales podrían utilizar los fabricantes 
europeos, de los empleados en la China, en la Indo-China, el Japón y el 
Archipiélago de la Sonda? 

101. ¿Qué influencia ejercen sobre el estado comercial, industrial y agrí- 
cola de un país, el desmonte y la devastación de los bosques? 

102. ¿Cuáles son las leyes naturales, económicas é históricas que presi- 
den d nacimiento, la distribución sobre el suelo y el crecimiento y la de- 
cadencia de las ciudades? 

VI 

GRUPO DIDÁCTICO. 
Enafíffanza y difosion de la Geografla. 

103. Cuáles son los medios prácticos de dar mas popularidad al estadio 
elemental de la geografía y de la topografía? 

En qué proporción las cartas topográficas pueden servir para la enseñanza 
en sus diferentes grados? 

104. ¿Cuáles deben ser los caracteres de los estudios geográficos en los 
diferentes ramos de la enseñanza primaria, secundaria y superior? 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 85 

105. ¿Qaé lagar ocupa la ensefiaoza de la geografía comercial, y segnn 
qué método se halla establecida en las escuelas destinadas á formar indus- 
triales y comerciales? 

Comparar los sistemas de diferentes países. 

106. ¿No seria útil poner á disposición de los establecimientos de ins- 
trucción, ciertos instrumentos geográficos? 

107. ¿Qué establecimientos se han creado para favorecer los trabajos y 
los conocimientos geográficos? ¿Qué comparaciones pueden hacerse entre 
eUos? ¿ Qué servicios prestan y qué otros podrían prestar de mas importan- 
cia? ¿Qué establecimientos nuevos podrian crearse, como centros de los 
trabajos y conocimientos geográficos? ¿Cuáles son los medios de coordinar 
y desarrollar los trabajos de las Sociedades de Geografía, y de sacar de ellas 
todas las ventajas deseables? 

108. ¿No seria útil que las sociedades geográficas recibieran comunica- 
ciones de catálogos, cartas y obras geográfícas pertenecientes á las diversas 
bibliotecas y archivos de provincia, que nluchas veces encierran documen- 
tos muy importantes ignorados del mundo sabio? 

VII 

GRUPO DE VIAJES. 
Exploraciones.-- Viajes científlcos, comeroiales y pintorescos. 

109. ¿Cómo se podria lograr establecer una oficina permanente encarga- 
da de indicar á los que viajan por mar ó por tierra, los desiderata de la 
ciencia geográfica. 

110. ¿Cuáles son las exploraciones que seria mas urgente emprender, 
tanto bajo el aspecto del interés científico como bajo el de los intereses co- 
merciales? ¿Cuáles son, en particular, las mejores vías que seguir, y los 
puntos de partida mas favorables para llenar los vacíos que aun presenta 
el conocimiento del interior del A&ica? 

111. ¿Cuáles son los principales obstáculos que deben encontrarse en 
los viajes de exploración, y qué medios pueden emplear los viajeros para 
evitarlos 6 vencerlos? 

112. ¿Cuáles son los preparativos de viaje que conviene hacer bajo el 
punto de vista de comodidad en los trasportes? 

113. ¿Cuáles son las precauciones que exige cada país, respecto del abri- 



Digitized by VjOOQIC 



86 SOCIEDAD MEXICANA 

go, dormitorios, vestidos y alimentación? ¿Son preferibles, para la conser- 
vación del agaa potable, las vasijas metálicas ó las de enero? 

114. ¿Qué condacta debe observar nn viajero ante una población faná- 
tica, particalarmento cuando esté expuesto á ser agredido? 

115. ¿Es preferible viajar en caravanas numerosas, 6 pequeñas? 

116. ¿Qué procedimientos se pueden recomendar como mejores para la 
determinación de las latitudes y longitudes? 

117. Instrumentos diversos cuyo empleo se puede recomendar para ob- 
servaciones y levantamientos rápidos, en los reconocimientos y exploracio- 
nes geográficas. Programa de instrucciones internacionales, relati\'as al em- 
pleo de dichos instrumentos y á las observaciones de fácil ejecución. 

118. ¿Qaé se debe pensar del uso del odómetro? 

119. ¿ Qué procedimientos se deben recomendar para la copia j/ac-^imil 
de inscripciones y esculturas? 

120. ¿Qué valor comparativo se debe atribuir á la determinación de las 
alturas por medio del barómetro ó por las medidas geodésicas? 

121. Relación de viajes en países poco conocidos, y descripciones gene- 
rales de regiones nuevamente exploradas. 

122. Procurar la publicación de las relaciones inéditas de viajes. 

123. ¿Cuáles son los mejores procedimientos fotográficos en viaje? 



DICTAMEN 



BeUtiTO ál |»«rtlelpÍo q«e debe tomar Ia Noeledad Mexieau de GeofralU 7 Eitodlitlea, en 

el CoBgreio intentelonal de ClenclM ^eográflcM, «se le reuairá en Ptrls el 91 de 

Mano de 1876. 



Señores socios: 

MA, rapidez con que de pocos años á esta parte se desarrollan y se propagan 
^ todos los conocimientos útiles, que en el estado en que se encuentran 
las sociedades modernas constituyen los diversos ramos del t<aber, insensi- 
blemente ha ido haciendo desaparecer las líneas divisorias que sei^araban 
entre sí las ciencias de los diferentes países, dando á conocer las relaciones 
mas íntimas que las ligan y las analogías mas bien marcadas que las aseme- 
jan; poniendo en relieve la conveniencia y la necesidad de sostener aquellas 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 87 

relaciones y estudiar estas analogías, por la naturaleza, la utUidad y la im- 
• portancia de las verdades encontradas y do los resultados obtenidos. 

De este estudio incesante y laborioso, que mantiene ese movimiento ace- 
• lerado que caracteriza nuestra época, se ha visto brotar entre los individuos 
el espíritu de asociación, merced al cual todos los dias se organizan nuevas 
sociedades; se ve & estas sociedades reunirse entre sí para formar asambleas; 
se las observa anunciando su existencia, su marcha, sus adelantos y su des- 
arrollo, á otras sociedades extranjeras que colectivamente llaman hermanas, 
aunque les son desconocidas individualmente, y se siente la necesidad de 
esas reuniones internacionales, que, acelerando el movimiento material é in- 
telectual, rompiendo los diques, salvando las barreras, destruyendo las dis* 
tancías, dan lugar á ese choque de ideas, á cuya luz se descubren tantas 
verdades ocultas bajo la soihbra del ablamiento, favorecen la civilización, 
último fin de las sociedades humanas, que no so propaga sino por el con- 
tacto, y contribuyen á demostrar el gran principio de la fraternidad uni- 
versal, que, si considerado en toda su extensión es una utopia irrealizable, 
considerado bajo el punto de vista científico, es un hecho de fácil expli- 
cación. 

La Comisión nombrada por esta Sociedad en la sesión anterior, penetra- 
da de la importancia y de la trascendencia del pensamiento que la Sociedad 
de (Geografía de Paris va á realizar el 31 de Marzo ie 1875, ha aceptado 
gustosa la dbtincion que envuelve su nombramiento, y ha procedido desde 
luego á examinar los datos que le fueron ministrados por la Secretaría, x 
fijando muy particularmente su atención en el reglamento aprobado y en 
'las cuestiones propuestas. 

La Comisión ha creido que los puntos que deben ser el objeto principal 
de su estudio, son: 1? Si la Sociedad mexicana de Oeograña y Estadística 
debe tomar parte en el Congreso internacional de ciencias geográficas en 
Paris; y 2? De qué manera debe hacerlo. ' 

Bespecto del primer punto, la Comisión cree que ninguna otra ocasión 
puede presentarse mas propicia que la presente para dar á conocer Méxi- 
co ante las naciones cultas del mundo entero, bajo el punto de vista que le 
es propio. 

Entre las cuestiones propuestas en el programa respectivo, se encuentran 
algunas para cuya resolución se necesitan datos, que nuestro país puede 
ministrar, tomando los hechos nuevos, que en sus estudios han acumulado 
nuestros sabios, tan modestos como distinguidos. 

Nuestros estudios cronológicos para la resolución de la cuestión 7, los 



Digitized by VjOOQIC 



88 SOCIEDAD MEXICANA 

geodésicos y mecánicos para la de las cuestiones 6, 8, 9, 10, 11, 12 y 13; 
los hidrográficos para amplificar los del 2? grupo; los geognósticos, físicos ' 
y antropológicos, y muy particularmente los que se refiieren & la distribu- 
ción geográfica de los metales preciosos, para las del grupo 3?, y en una pa- 
labra, todos los que se han hecho en nuestro país en los diferentes raíaos, 
tienen hoy un teatro en que exhibirse, engalanados con todo el esplendor 
de su importancia. 

El sabio que conozca ciertos hechos, que vienen á modificar ciertas teo- 
rías, á desvanecer ciertas hip<5tesis y á dar á luz nuevos principios, vendrá 
á amplificar el campo de sus estudios, á aumentar el prestigio de su nom- 
bre, á ensanchar la esfera de sus conocimientos: el minero que sepa las con- 
diciones favorables que caracterizan nuestros criaderos metalíferos, vendrá 
á establecer en ellos sus centros de ezplotacioií: el metalurgista, en presen- 
cia de las altas leyes de los terreros de nuestras minas, los grascros de nues- 
tras fundiciones y las lamas de nuestras haciendas, vendrá á aplicar en ellas 
sus procedimientos metalúrgicos: el agricultor que vea comprobada la exis- 
tencia simultánea de las condiciones climatológicas mas variadas, vendrá con 
sus semillas á depositarlas en nuestro suelo, seguro de obtener en él todos 
los productos; y en una palabra, el conjunto de datos que México puede 
ministrar al mundo en el concurso universal de 1875, determinará tal vez 
una inmigración de importancia, cuya utilidad está al alcance de todos. 

No solamente bajo el aspecto de la conveniencia puede presentarse la re- 
presentación de México en el Congreso internacional de Paris: esta es igual- 
mente necesaria, sise considera bajo el punto de vista del decoro nacional. 

Dejar á México fuera de un movimiento científico de tamaña magnitud; 
excluirlo de la participación que puede y debe tomar en las graves y tras- 
cendentales decisiones que deben tomarse, que forzosamente han de afec- 
tarla y á las cuales tiene que someterse; aparentar de una manera pasiva 
que México está atrasado, que es ignorante é impotente; y mas aún, cuan- 
do puede abrhrse paso con una acertada representación entre los sabios de 
reputación europea, seria un hecho doloroso, inconveniente y digno de eter- 
na reprobación. 

Pero, si bien es cierto que el Gobierno debe dar los pasos conducentes al 
objeto grandioso de que México ocupe un lugar y sea dignamente repre- 
sentado en este concurso, nuestra Sociedad, que reúne en su seno los ele- 
mentos todos para organizar esta representación, y que por su naturaleza, 
por su importancia, por sus estudios y por sus trabajos, está identificada 
con la Sociedad que convoca aquel, y que debe servirle de núcleo, tiene el • 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA S9 

derecho, y lo que es mas, está en el deber de tomar la iniciativa, proponien- 
do al Gobierno los medios de alcanzar tan noble fin. 

La Comisión funda, pues, la parte resolutiva de su dictamen en aquella 
conveniencia, en ese derecho y en este deber, fijándose, sin embargo, una 
restricción respecto de un pui^to, en su concepto capital, que no cree deber 
decidir por sí sola y somete á la ilustrada deliberación de la Sociedad: tal 
es el de que si esta debo esperar á ser directamente invitada; 6 puede, sin 
mengua de su decoro, expresar su deseo de contribuir con su participación. 

En cuanto al segundo de los puntos expresados arriba, la Comisión, te- 
niendo presentes el mejor éxito en los trabajos y la prescripción hecha qu 
el programa de cuestiones, ha creído conveniente que la Sociedad conozca 
las que deban de preferencia tratar sus representantes, á fin de remitir al 
Comisario general de ParLs el informe pedido en esa prescripción. 

La Comisión, en vista de las razones expuestas y de otras que sacrifica á 
la brevedad, y que si necesario fuere desarrollará verbalmente en la discu- 
sión, tiene la honra de consultar á la Sociedad las bases siguientes: 

1? La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística nombrará una Co- 
misión científica que la represente, y represente á la República Mexicana, 
en el Congreso internacional de Ciencias geográficas que debe reunirse en 
París el dia 31 de Marzo del ^próximo ano de 1875. 

2^ Esta Comisión se formará de siete individuos, correspondiendo á uno 
por cada grupo de los en que están divididas las cuestiones propuestas en 
el programa respectivo. 

3^ Loe miembros de esta Comisión ingresarán al Congreso con el carác- 
ter de miembros de la primera clase, para lo cual la Secretaría, al informar 
á la Comisaría general de Paris, hará la remisión de los 350 francos que 
importa la cuotizacion correspondiente. 

4? A cada uno de los miembros de la Comisión se le asigna para hono- 
rarios y gastos de viaje, la cantidad de tres mil pesos, además de la cuota 
de que habla el artículo anterior. 

5* Se nombra una Comisión especial que se acerque al señor Presiden- 
te de la Eepública, para solicitar los fondos necesarios, á fin de que estas 
bases tengan su cumplimiento, y para recoger del Gobierno las cartas y do- 
cumentos convenientes que puedan extenderse. 

M&dco, Noviembre 14 de 1874. 

Santiago Ramírez. Mariano Barcena. 

V. Alcérreca. E. B. de Boguslawski. 

12 



Digitized by VjOOQIC 



90 



SOCIEDAJ) MEXICANA 



MEMOBIA 



DB LOS TBABAJ08 



DE LA OTA AümiAll DE GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA DE SAN LUIS MOSI, 

EN EL AÑO DE 1873, 
Lñda por el Eodo Beeratario Fnndaco Kadu Yaljtdn él 28 da Falirare de 1874. 




Señobes socios: 

^N virtud de nn precepto del reglamento, pasa esta secretaría á dar 
cuenta de los trabajos que esta Junta desempeñó en el año ante- 
rior. Poco es lo practicado, si se atiende á lo material de esos tra- 
bajos; pero mucho, si se considera la indiferei)cia con que se suele 
Tcr esta clase de asociaciones, en que no hay esperanza de lucro ni otro fin 
que el de cooperar, de una manera generosa y desinteresada, en favor del 
buen nombre de nuestra patria y del progreso de las ciencias. 

Grande ha sido la constancia de los socios presentes, que sin mas estímulo 
que el deseo de ser útiles & su patria, se han reunido los dias de reglamento. 
Las sesiones se han verificado cou regularidad todos los jueves útiles dd 
año, exceptuando dos 6 tres, en que causas muy poderosas impidieron la 
reunión de socios en el número que exige el reglamento. En las actas de 
esas sesiones se encuentra relatada la' vida de la Sociedad, y ellas constitu- 
yen los anales que el curioso puede consultar mañana para saber en qué 
nos ocupamos. Las comisiones á su vez trabajaron con asiduidad en el 
pronto despacho de los negociados que se les pasaron para su estudio. Esos 
trabajos y ese estudio han sido útSes alguna vez á la administración públi- 
ca, pues que se resolvieron las consultas que el Ejecutivo del Estado tuvo 
á bien hacer á esta Junta, habiendo merecido la aprobación mas honrosa 
las respuestas que se dieron. 

Los socios han presentado diversos trabajos, que demuestran su empeño 
y deseo en corresponder á los fines de la institución. Algunos han presen- 
tado artículos científicos 6 sobre estadística; otros, por escrito 6 de pala- 



Digitized by 



Google 



DE GEOGRATIA Y ESTADÍSTICA 91 

bra, han hecho proposiciones que tienden á perfeccionar y hacer fructuosas 
las presentes reuniones, proponiendo para su estudio objetos de común uti- 
lidad. La Sociedad de Geografia de México ha visto con aprecio algunos 
de esos trabajos, y ha dispuesto que se reproduzcan en su Boletín^ perió- 
dico que con justicia circula con aprecio en el país y en el extranjero. 

La secretaría ha desempeñado con eficacia las labores que le son anexas, 
animada del deseo de cooperar & la misión que pesa sobre la Juifta. El li- 
bro de actas contiene las de las cesiones que se han tenido en el año, las 
cuales ascienden & cincuenta. La correspondencia se ha despachado con 
oportunidad á los puntos de su destino. 

Con las Juntas auxiliares se han llevado las relaciones oficiales que de- 
marca el reglamento, habiéndoseles excitado á que coadyuven á los traba- 
jos; pero desgraciadamente, y con raras y honrosas excepciones, nada han 
hecho, pues solóse han limitado á contestar simples acuses de recibo, 6 fra- 
ses de mera fórmula, resultando de ese poco celo en favor de la ciencia, que 
esta Junta se encuentre ablada, y teniendo que hacer grandes esfuerzos 
para conseguir datos que le sirvan de algo en la formación de la esta- 
dística. 

Ocasión es esta, y muy oportuna, de hablar del Sr. D. Tomás Gardida, 
de México. Este señor, amante del progreso y del pueblo, ha entrado en 
relaciones amistosas y cordiales con esta Junta, y gratuitamente ha remi- 
tido para su propagación tnbérculos de oca del Perú, así como ejemplares 
impresos de la instrucción sobre el cultivo de la referida planta. Igualmente 
ha remitido otras semillas, para que el cultivo de esas plantas nuevas se 
propague en el Estado; pero desgraciadamente no se han obtenido resulta- 
dos favorables. Esta Junta ha visto con agradecimiento el proceder del Sr. 
(jardida, y ve en él & un celoso amigo y apreciable colaborador. Aquí se 
debe hablar igualmente del resultado del-cultivo de las quinas, por el cual 
se ha empeñado la Sociedad de Geografía, procurando se extienda en el 
territorio de la República. Mas hasta hoy, las personas á quienes se les 
repartieron semillas, nada han expuesto oficialmente. 

Con el producto de las subvenáones del erario del Estado, se han com- 
prado aquellos útiles que faltaban en la secretaría; se han empastado algu- 
nas obras, y se ha comenzado & comprar aquellas que debeif formar la co- 
lección de obras de historia nacional, propósito que tiene esta Junta, y cuyo 
pensamiento, á la vez que útil, es patriótico. Pequeña es por hoy la bi- 
blioteca de la Junta; pero con el tiempo se cumplirá el deseo que abrigan 
los actuales socios, de formar una biblioteca pública; y yo aseguro que la 



Digitized by VjOOQIC 



92 SOCIEDAD MEXICANA 

qne formemos no deshonrará á nuestro Estado, si seguimos con el empe- 
ño que hasta aquí. 

Un gran proyecto abriga tiempo há la Junta, y por realizarlo está dis- 
puesta á trabajar hasta donde sea necesario: me i*efíero*á la formación de 
la estadístici^ del Estado. Para llevarlo adelante se han pedido datos al 
Ejecutivo, y á la Junta le consta que las diversas personas que lo han 
desempélado han estado dispuestas á cooperar para tal empresa, expidien- 
do diversas circulares á los gefes políticos sobre remisión de las noticias ne- 
cesarias; la mayor parte de ellos han obedecido e^as órdenes, y últimamente 
se han remitido á esta Junta todos esos datos, los cuales han pasado á la 
comisión respectiva, que trabajará con empeño. A fin de obtener el mas 
abundante material, la Junta por su parte ocurrió á la cooperación de las 
Juntas subalternas; pero estas, como se ha indicado, nada han hecho, ex- 
cepto la de Santa María del Eio,' cuyo socio único, D. Antonio Sierra, 
desempeñó su encargo á la mayor brevedad. Ocasión es esta para alabar 
su celo y eficacia. 

A fin de no hacer fastidiosa esta relación con minuciosos detalles, adjunto 
un cuadro en que se especifican las materias, objeto de los párrafos ante- 
riores, y se dan otros detalles. Así, á primera vista y en compendio, se de- 
muestra lo que tiene esta Junta, y las labores que ha desempeñado durante 
el año de 1873. 

Antes de concluir, debo llamar la atención de la Junta sobre un punto 
de vital importancia. Me refiero á los fondos necesarios para cubrir los 
gastos, puesto que no solo deben reducirse á los de escritorio y porte de 
correspondencia. Debemos compfar obras, instrumentos, mandar hacer las 
impresiones necesarias, y otros varios, indispensables para llevar adelante 
nuestro propósito de hacer algo. Por el cuadro adjunto se ve que en el 
presente año el Gobierno solo dii$ unas cuantas mensualidades, á pesar de 
las gestiones qne el que habla hizo cerca de las personas del Ejecutivo y 
del pagador del Estado. Pj^r la ley de presupuestos para el año actual se 
suprime la subvención acordada á esta Junta, y por consiguiente, queda- 
mos privados del único recurso pecuniario : pesa sobre nosotros la obliga- 
ción de conseguir fondos, haciendo que se vuelva á conceder la subvención, 
haciendo presente que nuestros trabajos redundan en utilidad y honra del 
Estado. 

Tal es á grandes rasgos la crónica de nuestros trabajos. Ellos son peque- 
ños; pero los socios que me escuchan deben estar satisfechos, porque si no 
han sido mayores, la causa se encuentra en la indiferencia de aquellos que 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 93 

debían acompañarnos y ayudarnos. Bastante hace el que hace lo que pue- 
de; y vosotros, mis apreciables consocios, por cuya constancia existe esta 
Junta, merecéis bien de la ciencia y de la Eepública, porque solos y en 
medio de vuestras precisas obligaciones, sacrificando los ratos de descanso 
os entregáis al estudio, y procuráis hasta donde es posible el cumplir con 
el honroso cargo de miembros de una Sociedad que ha conquistado un bello 
nombre en el mundo científico^ Estad satisfechos, y seguid como hasta aquí. 

San Lnls Potosí, Febrero 26 de 1874. 

Francisco Macias Valadez. 



CUADMO COMPLEMENTARIO de la Memoria que con esta /Mea Ika presen- 
tado el que suscribe á la Junta Auxiliar de Geografía y Eetadistiea de San 
Luis Fútosi* 

TESOBEBIA. 

INQKESOS. 

1873.— 20 de Enero í 16 00 

„ 28de id 32 00 

„ 23 de Febrero ^ 16 00 

15de AbrU 16 00 

„ 10 de Junio - - 16 00 

Suma (96 00 

EGRESOS. 

Gastos de Secretaría \ $36 00 

Importe de la Hist(Nna de América .* 3 00 

Encnademacion de la Historia de Kueva Galicia y Cartografía, según recibo. 1 25 

Jdi de los tomos I, II y III del Boletín, s^^un recibo 2 25 

Id. del tomo 4? y del Catálogo de voces mexicanas, según recibo 1 25 

Id. decuafro tomos del periódico oficial, según recibo....^ 5 00 

Libro blanco para actas 2 25 

Un sello negro, s^un recibo 5 00 

Suma $56 00 

RESUMEN. 

* 

Suman los Ingresos $ 96 00 

Id. los Egresos 56 00 

Existencia $ 40 00 



Digitized by VjOOQIC 



94 SOCIEDAD MEXICANA 



BIBLIOTECA. 

Obras. Tomo», EJenpli. 

Teatro Me^cano (Betanconrt) 4 O 

Boletín de la Sociedad de Geografía « 4 O 

Historia de Nueva Galicia ,1 O 

Cartografía mexicana •. 1 O 

Apantes para un catálogo de palabras mezicanaB introduddas al cas- 

teUano ^ 1 O 

Compendio de la IXstoria de América 2 O 

Crónica de la provincia de San Francisco de los Zacatecas 1 O 

Estadística de la República Mexicana 1 O 

BocumentoB y apantes estadísticos 1 O 

IToUetos. 

Bocavulario comparativo O 29 

Apuntes sobre el cultivo de las cinchonas ^. O 4 

Itinerario j plano de varios puntos de la República O 1 

Discursos cívicos O 1 

Memoria del Ayuntamiento de 1872 O 1 

Noticias topográficas de la ciudad de León O 5 

Colección de cuadros de estadística general O 2 

Observaciones meteorológicas O 1 

Exposición del Dictamen sobre la libertad de impuestos á las platas.. O 6 

Breve instrucción sobre el cultivo del tabaco O 1 

Algunas indicaciones sobre agricultura y comercio O 16 

Reseña sobre el método de empedrado O 23 

Importancia de la estadística O 16 

Fíanos y Ciaaclros. 

Plano de la ciudad de San Luis Potosí, por el Sr. Cabrera O 1 

Colección de cuadros estadísticos de Michoacán O 18 

Cuadro sinóptico de San Liüs Potosí, por el Sr. Macías Yaladez.. .. O 1 

TRABAJOS DE LAS COMISIOKES. 

AmniTM DicpjkCHAiMM. CoiunoKii. 

Consulta del Gobierno del Estado sobre terrenos salitrosos I ^^Sa¿ml¿t 

Dictamen sobre criaderos de asogue ^fineralogia. 

Consulta del gobierno del Estado sobre la diferencia entre el cobre en 

barretón y el magistral id. 

Dictamen sobre el cuadro sinóptico de los tribunales del Estado ...... Estadística. 

Id. sobre el cuadro semestre de la oficina del Registro público de la pro- 
piedad id. 

TBABATOS DE LOS SOCIOS. 

Parte expositiva y cuadro ónóptico de los tribunales del Estado, por el socio Líe. 
Francisco Macías Yaladez. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 95 

Conñderacíones sobre la necesidad y utilidad de la Estadística, por el socio Dr. D. 
Gregorio Barroeta. 

Descabrímiento del bismuto en S. Luis Potosí, por el sooío D. Florencio Cabrera. 

Cuadros ( ocho ) registro de observaciones meteorológicas, por el socio Dr. P. Gre- 
gorio Barroeta^ 

Cuadros (dos) representaciones gráficas de observaciones termométuícas, por el 
socio Dr. D. G. Barroeta. 

Cuadro de actos inscritos en la oficina primera del Registro público de la propiedad, 
por él socio Lie. Francisco Hacías Yaladez. 

Estados (doce) de acuñación mensual en la casa de moneda de esta ciudad, por el 
socio José María Gromez del Campo. 

Estados (doce) de introdaocion de metales preciosos en el ensaye de esta ciudad, 
por el señor socio D. José María Gómez del Campo. 

Estados semestres (dos) uno de acuñación en la casa de moneda y otro de intro- 
ducción en la casa de ensaye de esta ciudad, por el socio Gómez del Campo. 

Apuntes sobre la Orcbilla, por el socio Gómez ^1 Campo. 

Sef&ores aociot que lian concurrido 6 las aeaiones^ 

Dr. D. Gregorio Barroeta, presidente. ^D. José María Gómez del Campo.— 
D. José María Flores Verdad. — Dr. D. Ignacio Gama. — Lie. D. Francisco Hacías 
Yaladez, secretarlo. 

MUSEO. 

Maderas: Colección de maderas (70 trozos).— Minerales: 38 ejemplares. 

San Lnls Potosí, Febrero 26 de 1874. 

Francisco Hacías Yaladez. 




Señobes socios: 

» ASIÉNDOSEME enscííado en la secretaría de Gobierno un expediente 
{ sobre estadística, determmé copiar lo mas carioso de él, con el obje- 
to de presentarlo á esta Junta, con dos fines: 1?, tener ese dato que 
d^be servir para la geografía antigua*del Estado; y 2?, tenerlo por 
duplicado,' porque mañana podria tal vez desaparecer de las oficinas del Go- 
bierno, pues la experiencia nos enseña con cuánta facilidad sufren e&travío 
esa dase de documentos, extravío que una vez sucedido, traeria la imposi- 
bilidad de subsanarlo. El documento que presento estaba olvidado y desco- 
Bocido, y de ninguna utilidad era para la ciencia ó la administración. De 
hoy para adelante, constituyéndolo al abrigo de toda pérdida, será un dato 
precioso, y dándolo á conocer se hará un servicio á la historia y á la geo- 



Digitized by VjOOQIC 



96 SOCIEDAD MEXICANA 

grafía, las cuales lo aprovecbarán, no tanto por las distancias que expresa, 
qae no parten de un estudio científico, pero sí por la división que coatie- 
ne de la antigua provincia de San Luis Potosí, boy Estado del mismo nom- 
bre. El expediente que contiene d estado que presento, fué formado en 
virtud de la disposición del virey, de la cual adjunto copia bajo el núme- 
ro 1, la que fué circulada por el intendente de la provincia á los respecti- 
vos subdelegados. Estos cumplieron la orden, y del conjunto de las noticias 
parciales, la intendencia formó el estado que en 8 de Enero de 1793 fué 
dirigido al virey. 

Juzgo importante el dar á conocer el nombre del intendente que secun- 
dó tan activamente las disposiciones del virey, conde de ReviUagigedo. En 
el expediente no aparece, pues las contestaciones traen la dirección al em- 
pleado oficial; y en las minutad de la intendencia, como es natura], no está 
el nombre del gefe de la oficina. Mas como por documentos que existen 
en el arcbivo de la secretaría de Gobierno, se ve que antes y después del 
año de 93, D. Bruno Diaz de Salcedo era el intendente de la provincia de 
San Luis, es de inferirse que el Sr. Salcedo fué el intendente bajo cuyas 
órdenes se formó el documento que tengo la bonra de presentar, babién- 
dose copiado al pié de la letra, con las faltas de ortografia que en ellos se 
notan. 

Lo escrito anteriormente es una nota aclaratoria de los adjuntos docu- 
mentos, y por lo mismo debe formar parte de ellos, ya se disponga su im- 
presión, ya que se arcbiven para que baga uso de ellos algún amante de la 
ciencia y de la bistoria. 

San Luis FotOBí, Marzo 21 de 1874. 

Feancisco Macias Valadez. 



NUMERO 1. 

En orden circular de 25 *de Julio último tengo prevenido á V. S. re- 
coja de los Subdelegados de la Provincia de su cargo, relaciones de los nom- 
bres y ^brenombres de todos los Pueblos y de las Haciendas y Bancbos 
para que formando Y. S. una general, me la remita á fin de bacer de ella 
el importante uso que indique. 

Abora agrego á Y. S*. que debe comprender aquella noticia la de la 
distancia de cada Población, sea Ciudad, Yilla, Lugar, ó Pueblo y también 
de cada Hacienda y Rancbo á la caveza de la Intendencia y á esta Capital. 



Digitized by VjOOQIC 



DE :G£06BA]1A T ESTADÍSTICA 9.7 

Para la mayor claridad convendrá haga V. S. extender un Plano ó Es- 
tado en que á primera vista se reconoscan breve y sencillamente todos los 
puntos expresados en columnas como las del adjunto modelo el que podran 
adoptar los referidos Subdelegados y sus Tenientes, haciéndoles las adver- 
tencias que le parezcan oportunas & fin de que se abrevie sin confusión el 
cumplimiento de esta orden y de la anterior citada que reencargo á Y. S. 
de nuevo esperando que asi en la exactitud como en la brevedad dará 
y. S. una nueva prueba de su celo y esmero en lo que interesa al servicio 
de S. M. y del Publico. 

Dios guarde á V, S. muchos años, México 20 de Agosto de 1792. — 
Conde Sevilla Oigedo. — Sr. Intendente de San Luis Potosí. 
• •«» 

NUMERO 2- 
Exmo. Señor: 

Dirijo á y. E. el Estado de las Ciudades, yillas, y Lugares Haciendas 
y Ranchos de que se compone la Provincia de mi cargo, (excepto los Go- 
biernos de las Quatro Litemas del Oriente) con espresion de las leguas 
que ay desde cada uno de ellos á esta Capital y también á México, ygual- 
mente que el Estado de las cárceles según que así lo previno y. E. por 
Superior ordenes de 25 de Julio y 20 de Agosto últimos á que satisfago. 

Dios guarde á y. muchos años. Potosi y Enero 8 de 1793. — B, D. — 
Exmo. Señor yirey Conde Revilla Oigpdo. — Secretaría. 



B8TAIH} que demuettra las Suhdelegaeianea ó Partidos que comprende el Distri- 
to de esta Intendencia f las Villas, Pueblos, Saeiendas y Banéhos deeadauno, 
eon expresión de nombres y sobrenombres, distancias á esta eaveeera de la 
Provincith y r esp ee U eamente á la Capital de México. 



CkbaeerM daloi P«rtUM KOKBBXB DB LAS CIUDADXS, VILLAS, LUGABZS, IbtlieU 

«SvbddeKMlonei. BACIBNDAS Y &ANCH06. áliapiUI á 

4ela ItiiM. 
litndtM. 

PT7SBL0S* 

San Luís Potosi TlazcaliUa O 100 

dista ala Capital de Mouteríllo 100 

Méxioo,100l€g8. San Sebastian O 100 

Santísima Trinidad O 100 

Nofistra Señora de Ghudalupe O 100 

Santiago O 100 

13 



Digitized by VjOOQIC 



98 



SOCIEDAD MEXICANA 



Cabaoeru de 1m Partidos 
6 BaMelegacIones. 



Nombres de la» ciudades^ villas, lugares, haciendas 
y ranchos. 

Tequisqmapan 

San Pedro 

Monte Caldera 

San Francisco de los Pozos 

San Miguel Mescatú 

Congregación de Nuestra Señora de la Soledad. 

HACIENDAS. 

La Zapotilla de fundición 

La Pila 

San Antonio déla Sauceda 

San Antonio del Cojonoztle 

San Juan Nepomnceno de la Calera 

La Parada de Sarsido 

Bocas 

Derramaderos 

Cerro Prieto 

La Parada 

Pozo de Luna 

Santa María de Guadalupe del Peñasco 

KANOHOS. 

Puesto délos Pocitos 

Rancho del Cerro Grordo 

Id. delaCuestAde Campa 

Id. déla Savamlla 

Id. del Portezuelo 

Id. delPanalillo 

Id. de Alonzos 

Id. de Calderón 

Id. del Tecolote. 

Puesto del Jagüey de Meave 

Id. de Pedro Gómez 

Id. del Jagtiej Colorado 

Id. de Matías 

Id. de Guía 

Id. de la Yervabuena 

Id. delEncino ^^ 

Rancho del Tanque de San Nicolás 

Id. del Pozo Colorado 

Id. de Cerritos de Zabala 

Id. de Cañada Grande 

Id. del Novillero 

Id. de la Pelotera 

Id. del Jagüey de loe Rúas 



áUupiUI 


4 
Kiico. 



5 


100 
105 


4 


104 


3 


97 


7 


107 


1 


101 


4 


104 


6 


94 


9 


92 


8 


92 


6 

7 


94 


12 


112 


15 


115 


8 


108 


12 


112 


3 


103 


5 


105 


5 


09 


7 


94 


6 


95 


5 


94 


6 


93 


6 


93 


5 


98 


5 


98 


8 


91 


5 


100 


5 


100 


5 


100 


5 


100 


5 


100 


6 


94 


8 


91 


7 


107 


8 


108 


10 


110 


10 


110 


9 


109 


11 


111 


10 


110 



Digitized by 



Google 



DE geografía T ESTADÍSTICA 



99 



Cabeeeras de Im Partldoü Nombres de las ciudades^ vülas, lugares, haciendas Kstascia BistiBeia 

«tSobdelQsieiooes. y ranchos. , áUea^iUl á 

it U léxico. 
iBteidue. 

Id. del Milpas del Sacramento 8 1 08 

Id. de Santo Tomás 12 112 

•Id. de San José del Terrero 11 lU 

Id. Viejo 7 107 

Id. de Nuestra Señora de Guadalupe 10 110 

Id. de Agustín López 10 110 

Id. de San Marcos 8 108- 

Puesto de la Salitrera 5 105 

Id. del Saosillo 9 109 

Id. del Negrito 6 106 

Id. del Chiquihuitillo 8 108 

Id. de la Labor de San Francisco 6 106 

Id. de la £Bcondi(ía 9 109 

Id. delPozolote 8 108 

Id. del Puerto Espino 10 110 

Estancia de^Matapulgas II m 

Puesto del Pozo del Carrizal 7 107 

Id. de la Labor de Jesús Nazareno 9 109 

Hancho de Bocas 9 109 

Id. de Laguuillas ..«. 8 108 

Puesto de Peñitas 7 107 

Id. deCaldera 10 110 

Id. de la Angostura 10 110 

Id. delaMesa 8 108 

Id. de Cañaditas de Bocas 8 108 

Id. delTepozán. 10 110 

Id. deTiiiajuelos 10 110 

Id. deOjodeMuñiz 9 109 

Id. de Rincón de las Cabras 8 108 

Id. del Salitre 8 108 

Id. de la Estancia 9 109 

Id. delRodeo 7 107 

Id. del Ojo Sarco 6 106 

Id. de Majada de Bocas 9 109 

Id. de Santa Bárbara 10 110 

Rancho de la Sercada 8 107 

Id. deBasulto 6 106 

Id. de la Concepción y Palma de la Cruz.. 4 104 

Id. de San Elias y Aposento 5 105 

Id. deDiegoDiaz , 5 105 

Id. de la Labor del Puerto de la Igleella.. . 7 107 

Estancia de la Tinaja 6 104 

Id. deLagunaSeca 4 104 

Villa de Santiago de los Valles 80 100 



Digitized by 



Google 



loo 



SOCIEDAD MEXICANA 



Cabeoeni de loa Pwtidof 
6 8abd«l««mcioiiei. 



Paeblo de S.Mi- 
guel AqaiemoD, die- 
ta de San Luie Po- 
tosí 80 leguas, j á 
la Capital de Méxi- 
co 100. 



Komibre» de lat eiudadett TrtUat, Vagarea, hadenda» 

y rancho», iUe 

leu 
liteilac. 

PUEBLOS. 

Chapuluaoan 89 

Nuestra Señora de Guadalupe de Picula ...... 88 

San Martin Chalchicuatla 87 

Santa Catarina Hueseo 89 

San Pedro Matlapa 89 

Mecatlán 90 

Santiago Tlalmazac 92 

Puxantla 93 

Santiago Tampamolon ' 88 

San Antonio 84 

Tansuyo 85 

San Miguel Tancanhuitz 82 

LaPalma 70 

San Francisco el Sauz 72 

Santa María Acapuloo 74 

San Antonio Guayabos 76 

San Miguel de los Cántaros 78 

Señor San José, SCsion 60 

Tanqman 92 

San Francisco Tamcuaialab 84 

Aztla, óSanta Catarina 90 

Huichiuaian 89 

San Diego Tluchuctlán 81 

VaUe del Maíz 60 

San Juan Cozcotlán 84 

Nuestra Señora de Asunción Tampacan 90 

San ^Cguel Tamapeche 90 

San Nicolás de los Montes 70 

San Juan Tamazuncbale 100 

Tanlaja» 84 

La Concepción de Tamitad 82 

Santiago el Tamuin 96 

HACIENDAS. 

San Pedro 78 

Sanlgnacioel Buey 70 

San Antonio Miraflores 76 

Tantuite 80 

Rincón Grande 84 

El Troncón 82 

LaPitaya 104 

Santa Inés 90 

Enramada 107 

Guatepango 100 



É 



108 
107 
106 
100 
103 
104 
101 
104 
102 
90 
91 
100 
106 
102 
102 
104 
106 

lio 

104 

99 

100 

99 

99 

115 

100 

110 

99 

117 

90 

110 

103 

115 



104 
110 
109 
102 
100 
100 
96 
118 
105 
105 



Digitized by 



Google 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 101 

CtbaeerM d« los Partidoi Nomlbreg de Uu dudadett vUUu, lugoaret^ Tiaciendas liibseia MtUndi 

4 SnbdelegadMiM. y ranchos, áU capital á 

4e la léxict. 



San Nicolás Tesquico 109 100 

Santa Ana Tamcolol 86 106 

San Atitonio Tanchachin 80 100 

Taminul 92 106 

San Joan del Mesquite 100 135 

BANOHOS. 

El Rosario 79 101 

Piedra Gorda 79 109 

Los Encinos 77 104 

Cerro Alto 78 109 

Casas Viejas 69 106 

Micos 70 103 

ElPujal :... 79 113 

Ojo de Agua 76 101 

Los Cuates 80 110 

Buena Vista 78 100 

Poliuan 76 109 

Limoncíto 82 109 

Loma del Muerto 86 107 

Lagunita 81 108 

Los Corrales 88 106 

LaConcepcion 92 110 

ElChoja 92 114 

La Bolsa 96 115 

LaPendencia 66 112 

SanAntonio 68 113 

Francia 74 110 

ElMeco 78 109 

Samandoque 71 101 

Simontle 76 112 

Rojo 74 111 

Olivo 79 100 

Papagallos 68 116 

Lagunillas 70 109 

Tampochoch 96 100 

Tancholin 100 100 

Los Cues r 102 100 

El Ciruelo 104 106 

Tepemiche 100 103 

Tamosó 90 80 

Los Moctezumas 66 113 



Digitized by VjOOQIC 



102 



SOCIEDAD MEXICANA- 



Cabeeenu de los Pulidos 
6 Sabdelegadonoi. 



Real de la Purí- 
sima Concepción do 
los Catorce, dista de 
San Luis Potosí 50 
leguas, y á la capi- 
tal de México 150. 



XonUnrt de loa eludadet, viUtu, lugares, hacienda* 

y rancho*. áli capital 

IitN4eie. 
PUEBLOS. 

Paraje de la Cañada de los Catorce^ 51 

Id. de Matanzas, de Vecindad 48 

Id. del Potrero, de id 50 

Id. de la Slen^gvita, de id 48 

Id. de la Nva. Población ó Nva. Guadalupe. 52 

Id. del Jordán, de Vecindad 55 

Valle de San Francisco de Matehuala 50 

Paraje del Ojo de Agua, de Vecindad 51 

Id. de Santa María del Cednü, de id 55 

HACIENDAS. 

San José de la Carbonera 52 

San Juan de la Cruz 76 

San Juan de Vanegas 60 

Pastoriza 44 

Encamación 47 

SANCHOS. 

La punta 62 

San José déla Boca 52 

Represadero 42 

Arroyo Seco 43 

Tanquesillo 42 

San Vicente 44 

La Barranca 45 

San Atenójenes 50 

Mezquite 45 

ElPlan , 46 

Ipoa 46 

San Pedro 44 

Concepción 45 

La Visnaga 44 

Magdalenas «. .. 43 

Santaclara 55 

Cañada '. 54 

Palo blanco 47 

Picachos 43 

Santa Cruz 40 

Estancia da Bocas 71 

Estancia del Gallo 75 

Id. de Animas 68 

La Estancia 54 

Villa del Sacramento de ojo caliente 40 



151 
148 
150 
148 
152 
155 
150 
151 
155 



152 

176 
160 
144 
147 



162 
152 
142 
143 
142 
144 
145 
150 
145 
146 
146 
144 
145 
144 
143 
155 
154 
147 
143 
140 
171 
175 
168 
154 
140 



Digitized by 



Google 



DE QEOGRAFIA Y ESTADÍSTICA 



103 



yiainbre» de las diuiadest vUlcu^ Ivgares, fiaciendoa Biitiieii 
y ranchos, ilieariUl 



Ctbéoeras de Im PartidM 
dSabdelegMione*. 



Beal de Sta. M? PUEBLOS. 
délas Charcas, dis- 
ta de S. Luis Poto- Congregación de la Blanca 40 

sí 30 leguas, y ala Agostadero de Ramos y Mineral antiguo 38 

Cap. de Méx. 130. 

HACIENDAS. 

Yescas 40 

Laguna Seca 35 

Las Cruces 20 

Guardarraya 18 

San Antonio de la Sierpe 98 

Guanamé 22 

Charcas 31 

Laxas 36 

San Antonio de Mingóle 42 

Guadalupe del Caniicero 42 

Charcas ^«jas 33 

Norias 34 

San Judas 28 

San Diego 38 

Buenavista.... 43 

Griegos.... 41 

BANOHOS. 

• 

San Antonio de los Coronados 42 

Santa Cruz 33 

Labor 34 

Matorral 28 

Cañada de Reta 32 

Santo Domingo..^ ^ 46 

Cerrítos 44 

San José del Sirio 38 

Guadalupe de Solía 33 

Cañada Verde 28 

Bocado Charcas viejas 33 

Zorra 15 

Godomis 19 

■ San Nicolasito 12 

Barril 55 

Naranjal 57 

Ramírez 20 

La Mesa de Coronado ...'.... 33 

Sardina 33 

El Toro 20 

Cornejo.. 26 



BliUncii 
á 

léxico. 



140 
138 



140 
135 
120 
118 
138 
122 
'131 
135 
142 
142 
133 
134 
128 
138 
143 
141 



142 
133 
134 
128 
132 
146 
144 
138 
133 
128 
133 
115 
119 
112 
155 
157 
120 
133 
133 
120 
126 



Digitized by 



Google 



104 



SOaEDA» MEXICANA 



CAbaoarM de 1m FarUdoa JTombret de Uu etudadet, vlUatt luparUt hacienda» 
ó 8vbdel«caetoD«i. y ranchoi. *to 

4«li 



LodAÁcoBta 31 131 

Santiago, Raocho de O^ej «8 45 145 

Las FraDciecanaB 43 143 

SanFranciBco 41 141 

Malagana 35 135 

Banoho Cercado 33 133 

Puente 32 132 

Tinaja 29 129 

Penurias 29 129 

Zapotillo 27 127 

Mielería 33 133 

Eeoobas 32 138 



Pueblo de S. Se- PUEBLOS. 

bastian, Agua del 

Venado, dista de S. Pueblo de San Qerónimo, Agua de la Hedionda. 17 117 
Luis Potosí 22 leg., 

yálacapitaldeMé. HACIENDAS.* 

xico 112. 

El Clérigo 23 

San Sebastian de Cañada grande 24 

San Cristóbal de Coronado 23 

San Eustaquio 20 

Labor de San Francisco del Revolcadero 21 

Morillos 15 

San José de la Enramada 14 

San Cristóbal de González 16 

BAKCHOS. 

ElSauco 22 

El Laurel 24 

El Salto 24 

SanOnofre 14 

San Sabino....^ 22 

El Troncos -■ 23 

SanEstéban 24 

LaCardonsita 23 

ElMesquital 21 

La Cardona. 20 

San José del Berrendo i. 20 

Llano de la Gamusa 22 

Santa Cruz del Cbarquito de Dominga 20 

Garabatillo 20 

San Salvador de Molina 21 

Cañada del Cuarto .'! 21 

ElSotol 18 

Boqmllafl 21 



123 
124 

113 
110 
111 
105 
104 
106 



112 
114 
114 
104 
112 
113 
114 
113 
111 
ll6 
011 
112 
110 
110 
]11 
111 
108 
111 



Digitized by 



Google 



DE geografía T ESTADÍSTICA 



105 



CabeoerM de 1m Portídos Mimbres de leu ciudades, vülas, lugares, Jiaciendas Biiüncia 



6 Bubdelesftdones; 



Hacienda 6 Gon- 
greg.de los Banch, 
Salinas de Sta. M? 
del Peñón blanco, 
dista de Potosí 3^ 
leguas, j á la capi- 
tal de México V26, 



y ranchos. 

ElPeote 

Santa Fe 

ElTexon 

El Ipazote 

Clavellinas • 

Las Jollitas 

Rancho nuevo 

Jaguesillos 

LosOrcones 

San Vicente del Callejón 

La Cardonsita .' 

Nuestra Señora de la Luz 

Rancho de Solís 

ElRanchilo 

Salsipuedes 

El Coyote 

El Galán... 

Viborillas 

San Antonio 

San Pedro el Bajo 

El Refugio 

El Mezquite 

El Junco 

El Tule 

RANCHOS. 

Ranchos Salinas de Santa Clara. 

Salitral de la Carrera 

ídem del Morro 

Santa María 

San Vicente 

San Joaqmu , 

Tjecomate 

Palomo 1 

San José 

Santa Rosa 

Conejo 

LaguuUlas 

Punteros 

Lobito 

Charco colorado 

Parida 

Potro *. 

Azogueros 

La Noria » 

U 



BiitiBcia 
álieariUl 

déla 
Inteideie. 


Distancia 

á 
Mélica. 


20 


110 


21 


111 


21 


111 


22 


112 


15 


105 


16 


106 


16 


106 


17 


107 


18 


108 


18 


108 


19 


109 


17 


107 


16 


106 


14 


104 


13 


103 


15 


105 


14 


104 


15 


105 


14 


104 


15 


105 


16 


106 


17 


107 


18 


108 


18 


108 


45 


170 


43 


136 


40 


134 


30 


123 


29 


129 


29 


121 


24 


117 


30 


123 


30 


122 


30 


122 


30 


122 


34 


125 


35 


128 


32 


125 


32 


125 


30 


124 


34 


125 


32 


123 


31 


124 



Digitized by 



Google 



106 SOaEDAD MEXICANA 

CftbeoerasdeiMParüdM Ifombres de las ciudades, vUUu, lugares, fiaeiendas IbUieia MsUida 

4 SaMel<%a«ionei. y ranchos. UtUfWsl I 

de la léiin. 
liteii«K. 

Cueva del Lobo 36 126 

Milpas 31 124 

Reparo 32 125 

Guadalupe 36 126 

Diego Martin 32 125 

Pueblo de Santa PUEBLOS. 

María del Rio, dis- * 

ta de S. Luis Poto- Valle de San Francisco 10 92 

BÍ22leg.,yálaca. TierraNuéva 21 81 

pital de México 90. 

HACIENDAS. 

Villela 17 92 

Peregiina 12 94 

Pardo 7 93 

Gogorron 9 91 

LaJCañada 12 90 

Zayala 10 90 

Bledos de abajo 15 91 

Bledos de arriba 13 92 

Texas 10 95 

Labor 18 88 

RANCHOS. 

Palmarfto 12 92 

Juárez * 12 95 

Potrero 14 95 

Paradina 16 96 

Tortugas 16 96 

Ma¿ueval 16 95 

Ciene^uilla 17 94 

San Miguel ^ 18 94 

. Soledad 20 95 

San Pedro 20 95 

La Estniícia 14 90 

LaCañada 13 83 

Vigas.: 24 80 

Losoya 23 78 

La Enramada de abajo 8 94 

Id. de arriba r 8 95 

Lobos 24 80 

Nueces /. 22 78 

La Joya 22 89 

Monte Grande 16 94 

SauJoBÓ 17 95 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 



107 



CSabeeerM de loi Partidos 
6 SaMelegaoion«i. 



RAaldeMinasde 
San Pedro Guadal- 
cazar, dif^ta dti San 
Luis FmUibí 25 leg., 
7 á la ciipital de Mé- 
xico 105. 



Nombi-es de loa ciudades, villas, luffares, haciendas MsUncia Bislancia 

y ranchos, ilarapiUI á 

de la léxlre. 
iDleadeac. 

Vallesito 22 96 

SalBiputídea 18 90 

El Ranchito 12 78 

OrnedaB 15 81 

Venadifo 15 81 

El Fraile 15 81 

El Potrero 16 82 

Ojo del Gato 7 103 

Salitrillo 5 105 

Chiquihuilillo 7^ 103 

Sausillo 8 103 

PUEBLOS. 

Santa Isabel del Armadillo 10 90 

San Nicolás 12 92 

HACIENDAS. 

Santa Rosa de la Angostura.... 30 110 

San Autou Guascamá 25 105 

Sau José de Ojo de León 25 105 

San José de Mezquites grandes 22 102 

Santa Ana de la Joya 20 100 

Labor de San Diego 20 100 

Santo Domingo de Siloa 19 99 

Aguaje de San Antonio 23 103 

San Cristóbal 24 104 

San Diego. ...' 24 104 

La Santísima Trinidad del Derramadero 24 104 

San Francisco del Pozo de Acuña 28 108 

San Francisco de los Toros 30 110 

San Agustiudelos An^^les. .: 33 113 

San Nicolás del Guizaclie 35 115 

San Pedro de los Hernández 28 108 

San Lázaro 7 Piedras Negras 22 102 

Saulrtidro *.... 21 101 

San Antonio del Realejo 25 105 

San Nicolás de Peotillos 15 95 

Nuestra Señora del Rosario del Pozo 11 91 

Id. de la Asunción de la Parada 9 89 

Santa Catarina 20 100 

San Martin 18 98 

Labor de San Elias 12 92 

Todos Santos de las Cañas 13 93 

San José de Morenos 11 91 



Digitized by 



Google 



108 SOCIEDAD MEXICANA 

CabeoerM de los PartidM Nombi'e4 de Uu cludadet, vUUu, lugares^ iMCiendas Muda Kslneta 

ó SabdfllcgMiwiM. y ranchos. álarapiUl i 

ie U Httin. 
liteaieK. 

SANCHOS. 

Poblazon de las Minas 25 105 

Mineral de San Nicolás de la Tapona 23 103 

San Nicolás y Cieneguilla 25 105 

Rancho de Ábrego 26 106 

Aguaje de loe Sánchez 26 106 

Potrero de los AcevedoB 26 106 

Rincón de San Miguel 25 105 

Rancho de los Pinedas 25 105 

• Id.ce&nJosé 22 102 

Poblazon de San José de Picachos 12 92 

Salto y VenaditoB 13 93 

Rkncho Viejo y Loma Blanca 13 93 

Zapotillo, Calera y Corcobada 11 91 

Chaburro, Loma y Pfñolito 17 97 

La Cañada, Tejón y Garrochitaa 18 98 

Presita y Palos Altos 20 100 

Santa Gertrudis de la Carbonera 22 102 

Rincón de Turrubiates 23 103 

Cerritos de San Juan 23 103 

Santo Dombgo * 26 • 106 

Samaiidoque y Terrero 23 103 

Rinconada y Viznaga 24 104 

Cruces, Maldouado y Palmarito 24 104 

RanchodeSaua 9 89 

Bosque y Caldera 27 107 

Agua del Toro 28 108 

Rancho, de las Joyitas 28 108 

Id. del Oro, Ojo de Agua y Labores 26 106 

Puerto de Salazar y Saus 9 87 

Tlaxcalilla y los Quzmanes 8 88 

Padersitas y Presita de la Cruz 8 88 

La Escondida 10 90 

Zamarrones y Tanque de Luna 10 90 

Trojes, Puesto del Brazo y Rancho del Coyote. 13 93 

Laguna de Santo í)omingo y Zemtos Blancos. 20 ]00 

Potrero de Rojas y Rancho de Piletas 21 101 

Agua del Muerto, Carrisal y los Nogales 19 99 

Salada Grande, Saladitas y Golondrinos 18 98 

Agua Dulce y Tierra Colorada 19 99 

Jagüey de los Castillos 17 97 

Rancho del Terrero 15 95 

Rancho de Morenos y Mesa de los Castillos ... 12 92 

Barranca de San Isidro y Rancho de Albares . . 11 91 

Cieneguilla, Caracol, Manzanillas y San Miguel. 9 89 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 



109 



CabMGrms de 1m PartidM 
6 Sabdelegadoncs. 



Paeblo de Rio 
Verde, dista de Sao 
LiiSb Potosí 40 leg., 
j á la capital de Mé- 
3doolOO. 



Nombres de la» ciudades^ iHIlas, lugares^ fuiciendas Ustaicu 
y ranchos. ilicaplUI 

déla 

InlCDdfDC. 

La Huerta y los Matías 10 

Mesquitillo y lo de Calva 10 

Bancbo de Roque y Rancho de San Fraucisco. 11 

Id. de Urquiano y Huerta de Mansauo 11 

La Escondiila y la Tizar ' 12 

Juan Alonso y Puesto de Barbosa 10 

Puest-o de la Bota, Tortugas y Ojo de Agua de 

San José 9 

San José de Buenavista y San José de las Go- 
londrinas 10 

Potrero de Santa Gertrudis y Potrerito de Santa 

Catarina ". 20 

Nuestra Sra. de Guadalupe del Ojo del Bagre. . 21 

San José del Palote 21 

Temascal y Rojas y Puerto del Chan 13 

Arroyo hondo y Yerbabuena 12 

Rancho de Magaña 9 

Villa del Dulce Nombre de Jesús 40 

PT7ÉBL0S. 

Divina Pastora 38 

Alaqulnes 54 

GamotRs ^ 60 

Pisuhuan 57 

Lagunillas 58 

HACIENDAS. 

Atotonilco 25 

Cañada Grande 32 

Canoas 30 

San Diego 40 

Ojo de Agua de Solano 37 

Diego Ruiz 30 

Santa Teresa 55 

Nuestra Señora del Rosario (á) el Jabalí 42 

AjDoladeros. 54 

Ciénega de Cárdenas 54 

Sequía Salada * 44 

BANCHOS. 

Tecolote 25 

Sausillo 28 

Ojo de Agua de San Juan 27 

Morillos 28 

Mojarras de arriba 32 

Id. de abajo 34 

Camarones 50 



Mitanda 

i 

90 
90 
91 
91 
92 
90 



90 

100 

101 

101 

93 

92 

89 

100 



103 
114 
120 
115 
118 



85 

88 

92 

100 

97 

105 

115 

102 

114 

114 

104 



87 
90 
80 
79 
90 
92 
110 



Digitized by 



Google 



lio SOCIEDAD MEXICANA 

No habiendo en todo el Distrito que comprende éste Plan otra Ciudad 
que la de San Luis Potosi su Capital, so ba omitido colocar en él la casi- 
lla que correspondia á esta? Poblaciones; porque las que estén ubicadas en 
las qtro Provs. Internas del Oriente, Nvo. Uno. de León, Nvo. Santander, 
Coabuila y Tejas pertenece dar razón de ellas, como de las Villas, Hacien- 
das y Ranchos d los respectivos Gobernadores á cuyo cargo están. 

En el Partido de Rioverde están comprendidas en la caí^illa de Poblacio- 
nes cinco Misiones que se hayan establecidas en su Distrito. 

Los que se nominan Parajes en el Partido de Catorce y van colocados 
bajo el número de Poblaciones no son otra cosa que unos sitios donde se 
hayan avecindados dos 6 tres familias de diferentes castas: demodo que á 
ecepcion del Real de Catorce su cabecera, Talle de Matehuala, Ojo de 
Agua y el Ccdral puede decirse que no hay en este Distrito otro Pueblo 
alguno de consideración. 

Sucede lo mismo con los que se nominan puestos y van colocados con su 
respectivo nombre (para mayor claridad) en la línea de Ranchos déla Ju- 
risdicción de San Lujs Potosí j aun algunos de los otros Partidos á dife- 
rencia de que los que los habitan, regularmente son unas familias pobres 
y miserables ocurriendo otro tanto con muchos de los que guardan y tie- 
nen el verdadero nombre de I^ancho: : : 
San Luis Potosí y Enero 8 de 1793. 

Ck)piado del original por FranclBco Hacías Valadez. San Lola Potosí, Haico 18 de 1874. 



PROYECTO 

DE UN PLANO CLIMATOLÓGICO 

DB LA 

BEFÚBLIOA HEZIOANA. 



Señores: 

^OMO ciudadano, como miembro de esta Sociedad y como síndico tam- 
bién, voy á dirigiros la palabra. 

Como ciudadano, estoy obligado, en cuanto me sea posible, & 
contribuir al engrandecimiento de mi patria; como miembro de es- 
ta Saciedad, debo cooperar con todos mis esfuerzos al fin de que vea coro- 
nados con el éxito mas feliz sus nobles deseos; y como síndico, no debo 




Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 111 

perdonar medio alguno por hacerle dar un carácter mas elevado, mas digno 
de la noble misión que se ha propuesto cumplir. 

Nuestro principal objeto es el desarrollo de la ilustración, el esclareci- 
miento de los p^mtos^ tanto científicos como literarios, que nos ofrezcan 
duda; el ir 4 colocar, en general, nuestros pequeños esfuerzos en un depó- 
sito común, en que deban combinarse, para iofundir el amor á las ciencias 
en el ánimo de los pueblos, que ya sin pensar otra vez en los azares de la 
guerra civil, se dirigen entusiastas hacia el progreso, tomando una parte 
activa en esa lucha admirable, grandiosa, de la civilización, que cuenta hoy 
tibien como campo de su acción el territorio de nuestra patria. 

El principal medio de engrandecimiento, ya lo estáis viendo en las repú- 
blicas del Sur, es la inmigración; ya lo habéis visto en nuestra vecina del 
Norte. 

Pueblos enteros hay que, cansados de llevar una vida sedentaria, una vi- 
da de inercia, sea por su propio carácter 6 por la opresión de otro pueblo, 
ceden por fin á ese movimiento general de progreso y se trasladan á otros 
países, ya porque las pocas 6 ningunas garantías y comodidades de que go- 
cen no les presten esperanza alguna para el porvenir, ya porque la noticia 
de un territorio mas fértil, de un país cuyas leyes estén mas en armonía con 
Su carácter, cuyas riquezas sean mayores que las del suyo propio, despier- 
te en su alma el interés, el deseo de engrandecimiento, al cual no pueden 
resistir. 

Pues bien, nosotros debemos despertar ese interés, avivar ese deseo, y 
el medio mas propio de conseguirlo es demostrarles las riquezas de nuestro 
suelo, la bondad de nuestros climas, la sabiduría de nuestras leyes. 

En nosotros será ésto tanto mas fácil, cuanto que para nada tiene que 
entrar la ponderación. \ Qué difícil es el mostrar en su verdadero valor las 
grandezas con que el Ser Supremo ha colmado nuestro suelo 1 

Por eso quiero comunicaros una idea que he concebido, y que llevada 
& efecto nos traerá, no lo dudei?, grandes y provechosos frutos. Tal es, la 
de dar á conocer nuestro país por la infinita variedad de climas que en él 
reinan. 

Eq nuestro suelo se encuentran casi todos los que existen en la superfí- 
de del globo. Lugares hay cuya temperatura no cede á la de la Siberia; 
en otros es casi tan ardiente como en el gran desierto de Sahara. 

Pues bien: ¿creáis que esto no sea uno de los grandes elementos de .ri- 
queza que México posee; que no sea una gran ventaja que tenga sobre to- 
dos los países de la Europa, y un atractivo para los pueblos emigrados; que 



Digitized by VjOOQIC 



112 SOCIEDAD MEXICANA 

no 8ea favorable para estos esa infinita tariedad de climas, que trae indu- 
dablemente una infinita variedad de ^ntoB? 

Tal individuo se dedica al cultivo de la caña de azúcar, planta que crece 
admirablemente en los climas templados, pudiendo encontrar en nuestro sue- 
lo grandes extensiones de tierra cuya temperatura sea la propia para ello. 
Tal otro necesita este ó aquel otro clima, j así sucesivamente. 

¿Dejará, pues^ de ser una gran ventaja para un país, el tener conocida 
la temperatura de cada uno de sus Estados, de cada cantón, de cada pue- 
blo, si posible fuese?. 

Pues bien: habiendo pensado detenidamente en esto, y, no dudando que 
con algunos esfuerzos pueda llevarse al cabo, os propongo el trabajar, bas- 
ta donde nos sea posible, por dar lo mas completo que se pueda mx plano 
climatológico de la República mexicana^ á fin de presentar á la ciencia 
en general, y á los pueblos emigrados en particular, la inmensa variedad de 
climas que posee nuestro suelo, y las bondades que á estos les ofrece. 

El mejor medio de que nos podemos valer para conseguirlo será el de 
dirigirnos á las sociedades de este género que hay en la Kepública, á fin 
de que ellas nos presten su apoyo para tan laudable empresa. Mas si consi- 
deráis que nuestros esfuerzos sean vanos, que los elementos de que la Socie* 
dad pueda disponer sean insuficientes, pasemos este proyecto á la Sociedad 
de Geografía y Estadística de la capital, y no dudéis que ella, compuesta de 
hombres ilustrados, amantes del progreso' de su patria, dará cima á lo que 
entre nosotros no pasaría tal vez de una ilusión. 

Con esto, señores, la Sociedad Científico -Literaria de Campeche habrá 
conseguido dos cosas: el iniciar en su patria una mejora que no se ha lle- 
vado á efecto hasta hoy en ninguna república de América, y que es á lo 
que se dirigen todos nuestros pasos, y el ponerse en comunicación con la 
Sociedad de Geografía y Estadística de la capital, que debia haber sido 
nuestro primer cuidado. 

Campeche, Diciembre 2 de 1874. 

A. J. Babbagan. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 113 

CUESTIÓN 

DEBATIDA 

ENTRE LOS SOCIOS D. GUMESINDO MENDOZA Y D. SANTIAGO RAMÍREZ 
Bolire una nueva especie mineral la ''Medinlta.** 



illAlISIS CUANTITATIYO DB LA "ISDISnr 
BfltadloB proBentadoi * la Sooledod de Goocrafla sr Bstadiitios. 




DMETi presentar ante esta Sociedad el análisis cuantitativo de este 
I mineral, y cumplo mi promesa después de haber batallado mucho, 
, variando, hasta donde me ha sido posible, las investigaciones: por- 
' que este mineral, raro como el que más, por la extrafia combinación 
del mercurio al estado de protosulfuro, aumenta todavía mas su rareza, por- 
que el ácido selénico no está combinado con el antimonio, cotno al principio 
me pareció, por los fenómenos tan complexos que presenta dicho mineral, 
sino que está al estado Ubre é intimamente mezclado con el ácido telúrico, 
también al estado libre. 

Algunos dirán: ¿cómo se pudo confundir el antimonio con el teluro? y 
yo, por mi parte, confieso, que no siéndome familiar el segundo, y habien- 
do en el mineral huellas de antimonio, y por otra parte, siendo ambos me- 
tales, así como sus compuestos, muy semejantes, fué fácil caer en el error ; 
pero en lugar del antimonio he descubierto el teluro, y en cantidad nota- 
ble, cpmo se puede ver en las cantidades centesimales que siguen: 

61.761 Te (y Acido telúrico. 

10.175 Se O' » selénico. 

18.685 Hg Mercurio. 

9.214 S Azufre. 

/v ^/»^ a a \ Azufre selénico y huellas de antimonio y 
0.16o S. Se j , ,. , ' 
f pérdidas 



100.000 
Es decir, que 100 partes de la «Medinita» estfui compuestas de 18,685 
de mercurio y 9,214 de azufre, cuyas cantidades centesimales conducen 

15 



Digitized by VjOOQIC 



114 SOCIEDiD MEXICANA 

aproximadamente á la fónnula de Hg'S, protosalfuro de mercurio, que es 
lo que muchos dudaban y aun pueden dudar; pero en mis laboriosas inves- 
tigaciones he hallado un método bastante sencillo, y que cualquiera puede 
practicar para convencerse de que mi aserción primera era la verdad. 

Hé aquí el método: se toma ad Ubitum una cantidad cualquiera de la 
«Medinitau y se la hierve con ácido clorhídrico; se filtra y se agrega agua 
en exceso para precipitar el teluro bajo la forma de ácido teluroso: al fil- 
trado se pone ioduro de potasio, é inmediatamente aparece el rojo intenso 
del ioduro de mercurio ; fenómeno que no se presentaria si el mercurio estu- 
viese bajo la forma de bisulfuro de mercurio, el cual en ningún caso es ata- 
cado por los ácidos, si no es por el agua regia. 

Las cantidades jde los ácidos teldrico y selénico tal vez en otros análisis 
podrán diferir; pero en verdad es muy difícil la separación del azufre, se- 
lenio y teluro, cuya función química es semejante; pero abierto está el ca- 
mino para los químicos mineralogistas. 

En cuanto al teluro, que tiene tanta semejanza con el antimonio, así en 
sus propiedades físicas como en su función química, hasta hoy no se le han 
dado ningunas aplicaciones; pero ahora que lo tenemos en abundancia y 
como un residuo en la extracción del mercurio de todos los minerales hi- 
drargíricos de Huitzuco, se pueden buscar sus aplicaciones, y por mi parte 
me prometo hacer varios ensayes con este objeto: tengo otro mineral que 
difiere de la aMedinita» y de la « Livingstonita » por su aspecto general y 
por unas listas rojas que la atraviesan: en otro trabajo anunciaré si esas 
listas son constituidas por la mezcla de azufre con el selenio 6 con el telu- 
ro, que presenta ese c^ácter 6 aspecto tan semejante al cinabrio. 

México, Agosto 29 de 1871 

GuMESiNDO Mendoza. 



OBSERVACIONES , 

A U pnsD&to ecpeda miiunl la MIDIIITi, pranitadaí á U Sodadad laneaui d» (kognfit j litidíitin 
por «1 aodo Ingtoiaro de MiOAS qu gOBoib^ 

Señores socios: 

• Hace algunos dias que nuestro digno compañero el Sr. D. Gumesindo 
Mendoza, presentó & esta ilustrada Sociedad, en un trabajo que bien me- 
reció los honores de la atención con que fué escuchada su lectura, el estu« 
dio comenzado de un mineral de mercurio, cuyos caracteres mineralógicos 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 115 

hacen vacOar desde luego sobre su verdadera determioacíoD, y cuyos ca- 
racteres químicos, descubiertos en el análisis cualitativo, por el laborioso 
químico á quien me refiero, indujeron á este á considerar dicho mberal 
como perteneciendo á una especié nueva, que propone introducir 4 la cien- 
cia con el nombre de « Medínita, » en honor del inmortal Bartolomé de Mer 
dina, á quien la Metulúrgia de la plata debe un servicio tan importante en 
el procedimiento de amalgamación indirecta llamado adejpatio^» inventa- 
do por aquel, en Pachuca, en 1557. 

Ed la seeión anterior á aquella, cuya acta se acaba .de aprobar, el Sr. 
Mendoza presentó el análisis cuantitativo del min^al indicado. 

Este mineral, cuyos caracteres mineralógicos spn los que el Sr. Mendo- 
za ha señalado al iniciar su estudio, fué encontrado por mí en la mina de 
c La Luz » y en la de « El Nananche, u en Huitzuco, cuyos criaderos de mer- 
curio fui á reconocer hace tres meses, en compañía de mi respetable maes- 
tro el Sr. D. Patricio Murphy. 

£1 piso en que este mineral parccia estar localizado, sirve de asiento á 
las rocas calizas que constituyen la formación general ; y aunque los planos 
de sobreposicion no están con la misma claridad, determinados en todos los 
puntos reconocidos, merced á las alteraciones causadas por el fenómeno de 
la formación de las montañas, se nota el orden en que ambas clases de ro- 
cas se encuentran colocadas. 

Estas circunstancias de yacimiento, el desarrollo que se observa en su 
espesor y extensión, las impresiones de moluscos fósiles examinadas en al- 
gunas muestras, las grandes masas de caliza que la acompañan y demás ca- 
racteres litológicos que lo distinguen, me decidieron á referirlo á la caliza 
del carbón, cuya roca puede servir de horizonte geológico en el estudio de 
la región en que se encuentra. 

Grandes y muchos fragmentos de esta roca, con su textura en barras, con 
BU color negro rojizo, con sus manchas de cinabrio irregularmente disemi- 
nadas en su masa,. con su olor empireumático desarrollado por el calor, etc., 
etc., se han extraido de las catas abiertas en el cerro del Aire, y dejamos 
acopiadas en los rezagos como «metal de azogue.» 

Examinados algunos de estos ejemplares, los clasifiqué como esquisto be- 
tuminoso, impregnado de sulfuro negro de mercurio, y así consta en el infor- 
me sobre los criaderos de Huitzuco, que presentamos el Sr. Murphy y yo. 

En los ensayes practicados sobre los ejemplares de esta especie, encontra- 
mos una ley de mercurio, que varia entre 15 y 17 por 100; ley que difiere 
muy poco de la de 18.685 encontrada por el Sr. Mendoza, y cuya diferencia 



Digitized by VjOOQIC 



116 SOCIEDAD MEXICANA 

está bien justificada, si se atiende á que esta última está detenninada por 
un análisis químico, en el que los métodos son mas precisos y las sustancias 
sobre que se opera son mas puras; mientras que aquella se obtuvo en un 
ensaye industrial, poco preciso por su naturaleza y efectuado sobre una gran 
masa de mineral, separado de su matriz por una pepena tosca, si bien sufi- 
ciente para las necesidades industriales. 

La triple circunstancia de haber sido de mí conocida la presunta especie, 
de haberse estudiado por una persona tan apreciable y de diferir un poco 
su estudio del mió — aunque yo no pasé de un ensaye industrial y un reco- 
nocimiento al soplete— me ha hecho fijar la atención en este laborioso tra- 
bajo, de cuyo simple examen se desprenden algunas observaciones con que 
me permito ocupar hoy la atención de la Sociedad en general, y muy par- 
ticularmente la del Sr. Mendoza, más para ilustrar mi opinión con la respe- 
teble suya, que para modificar con mis desautorizadas apreciaciones su in- 
teresante trabajo, sus patrióticas miras y sus halagadoras consecuencias. 

Según el análisis del Sr. Mendoza, el mineral á que se refiere, y que en 
su concepto constituye una especie nueva, consta de protosulfuro de mer- 
curio, ácidos telúrico y selénico «aZ estado libre y^ y huellas de antimonio 
y azufre selénico, confundidas entre las pérdidas, según se ve en el resul- 
tado que copio. 

Acido telúrico Te O' 61.761 

» selénico Se O" •. . . 10.175 

Mercurio Hg 18.685 

Azufre S 9.214 

Azufre selénico, huellas de antimonio y pérdidas S.Se. . 0.1 65 

^ 100.000 

A juzgar por este análisis, sobre cuya exactitud no se puede dudar, vis- 
ta la notoria aptitud del operador, el mineral á que se refiere es una mezcla 
cuyos elementos, simples ó compuestos, no dan lugar á una combinación 
definida. 

En efecto, examinando estos elementos, tal como constan en el análisis 
que se tiene á la vista, las únicas combinaciones probables serian las siguien- 
tes: Telurato de mercurio, seleniato de mercurio 6 selenio-telurato de mer- 
curio ; pero estas combmaciones no son posibles, á causa de que al mercurio 
le falta el oxígeno necesario para constituir una base, y de que la proporción 
en que se encuentra para dos de ellas es insuficiente, pues para la primera 
combinación deberia entrar en la proporción de 70.182 ; para la segunda en 
la de 15.898, y en la de 47.326 para la tercera. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGEAFU Y ESTADÍSTICA 117 

La falta de oxígeno para formar una base con el mercurio, no seria un 
inconveniente absoluto, puesto que dicho metal podria formar una sulfo- 
base, por su combinación con el azufre, presentándose el caso nuevo de una 
sal formada por un oxácido con una sulfó-base. 

Examinándolos en sus elementos simples, se podrían formar telururo, se- 
leniuro 6 sulfuro de mercurio. 

Del análisis resulta, que la cantidad de teluro 

es de 44.917 por 100 

La de selenio 6.359 » » 

La de azufre 9.214 » » 

Por consiguiente, las 18.685 partes de mercurio se podrán combinar con 
5.979 para formar el telururo Hg* Te, con 11.958 para formar el telururo 
Hg Te, con 17.937 para formar el Hg' Te' ó con 32'.959 para formar el. 
compuesto Hg Te'; aunque solamente los dos primeros son probables, por 
su analogía con los óxidos y los sulfures. 

Respecto de los seleniuros, la misma cantidad de mercurio se combina- 
ría con 3.737 de selenio para formar el seleniuro Hg* Se, ó con 7.474 para 
el seleniuro Hg Se, para cuya segunda combinación no alcanza el selenio 
dado por el análisis, ni aun con el contenido en las pérdidas. 

En cuanto al sulfuro Hg* S que señala el Sr. Mendoza, las 18.685 par- 
tes de mercurio, solamente tendrían que combinarse con 1.494 de azufre; 
proporción que difiere notablemente de la que resulta del análisis: lo mis- 
'mo sucede con la proporción 2.988 que. corresponde al sulfuro Hg S. 

Por esto se ve que, como el mismo Sr. Mendoza manifiesta, los ácidos te- 
lúrico y selénico están en libertad, es decir, simplemente mezclados: las hue- 
llas de antimonio y el azufre selénico no pueden influir en la composición 
del mineral en que se encuentran, y por lo mismo no deben .considerarse. 
Quedan solamente el mercurio y el azufre, que no forman una combinación 
sino en el caso de que haya un exceso de mercurio en el estado nativo. 

De lo expuesto se infiere, que el mineral en cuestión no constituye una 
especie mineralógica, y solo la repetición en los análisis y el estudio crista- 
lográfico podrán dar alguna luz sobre su verdadera naturaleza. 

En cuanto al mineral rojo, cuyo estudio nos anuncia el Sr. Mendoza, mu- 
cho es de desear que sea cuanto antes dado á conocer, y solo me permitiré 
llamar la atención de dicho señor sobre el color rojo de cereza que afecta 
la raspadura de la aLivingstonita,» y en la alteración que los agentes atmos- 
féricos imprimen á algunas sustancias dotadas de lustre metálico. 



Digitized by VjOOQIC 



118 SOCIEDAD MEXICANA 

Muy fecundos en resultados prácticos y en aplicaciones ventajosas serán 
los ensayos que el Sr. Mendoza se propone hacer sobre el teluro que se ob- 
tiene en los residuos que deja la destilación de los minerales bidrargíricos 
de Huitzuco. * 

Para concluir, suplicaré á la Sociedad disimule que baya ocupado su ilus- 
trada atención con mis humildes apreciaciones, y al Sr. Mendoza disculpe 
mi atrevimiento de examinar sus deducciones, con lo cual solo he deseado 
fijar mis ideas sobre un asunto tan lleno de interés para mí; y al hacerlo, 
creo no haber sido un temerario, usando del derecho que tiene un aprendiz 
de las ciencias, para eolicitar aclaraciones en las doctrinas del profesor. 

México, Setiembre 28 de 1874. 

Santiago Ramírez. 



Agradezco, como es debido, las observaciones que con tanta finura como 
erudición ha hecho el Sr. D. Santiago Eamirez, al estudio que yo he hecho 
del mineral que be denominado <c Mediuita, » porque en verdad esas obser- 
vaciones me han obligado á repetir mis experimentos ; pero como estos de- 
mandan tiempo y paciencia para ejecutarlos con la exactitud requerida, su- 
plico á esta respetable Sociedad me espere unos cuantos dias para concluir 
mi rectificación, seguro de que, si hubiera algo que modificar, lo haré pre- 
sente así; por hoy creo conveniente contestar al Sr. Ramírez teóricamente, 
como él mismo lo hace en sus observaciones, las que se fundan únicamente 
en que la proporción del azufre no .corresponde á la del mercurio para oons-' 
tituír una fórmula determinada, y establece varias hipótesis, y partiendo 
de ellas niega que el mineral por mí estudiado constituya una nueva especie 
mineral: yo mismo deseo rectificar los hechos, porque bien puede suceder 
que no haya determinado con exactitud la cantidad de azufre; pero supo- 
niendo que está bien determinada la cantidad, entonces se puede asegurar 
que aun con la cantidad de azufre encontrada se puede establecer una fór- 
mula que da el derecho de establecer la nueva apecie, 

Hé aquí las razones en que me apoyo: las cantidades centesimales del 
mercurio y del azufre, divididas por sus equivalentes, y dividiendo por el 
menor de los cocientes, los dos primeros dan los números 3 y una pequeña 
fracción para el mercurio y 1 para el azufre, proporción que conduce & la 
fórmula 3 Hg S ó Hg* S, que será un sub-sul/uro^ lo que nada tiene de 
raro, puesto que existe una combinación de mercurio y azufre todavía mas 
baja que 3 Hg S, y esta está determinada por el distinguido químico H. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 119 

Rose, y en uno de nuestros mioerales hidrargirícos, uno de San Onofre, y 
que algo estudió el distinguido Sr. del Rio, yo podria decir que entre las 
porciones de mercurio y azufre conocidas Hg S, Hg' S, Hg^ S la especie 
Hg' S, Tiena & llenar este vacío que antes de ahora existia; síd embargo, 
quiero como be dicbo, rectificar, y entretanto doy de nuevo mis mas ex- 
presivas gracias á mi amigo el Sr. Ramírez, sintiendo tan solo que no baya 
tenido el gusto de verle en mi pobre laboratorio, adonde tuve el gusto de 
invitarle hace ocbo dias, para que me auxiliara con sus vastos y variados 
conocimientos. 

Mézioo, Setiembre 26 de 1874. 

G. Mendoza. 



CONTESTACIÓN 

k iM MUndooM taaefaii p«r d 8r. S. Gunnaido Kttdoca á ni «tadio lolm U prannte mptá» mioinl 
U MlDIIITi, por ú iodo IngtDÚn de Hiiua fOd foioribo. 

Seí^obes socios: 

Al ocupar por segunda vez vuestra ilustrada atención con el problona 
propuesto ante esta Sociedad por nuestro inteligente consocio el Sr. D. Ou- 
mesmdo Mendoza, quien tuvo la fina atención de ocuparse de mis pobres 
observaciones, en la aclaración que leyó en la sesión pasada, creo cumplir 
con un deber de cortesía, manifestando á este señor en particular, y en ge« 
neral & la Sociedad, que la causa por que no concurrí á dicba sesión, fué el 
haber estado enfermo é imposibilitado aun para salir de la cama; circuns- 
tancia que sentí tanto más, cuanto que ya esperaba que el Sr. Mendoza me 
baria ehbonor de contestarme. * 

Las razones nuevamente expuestas por el Sr. Mendoza, pasaron á mi po* 
der, en cumplimiento del trámite de la mesa; y boy las devuelvo á la Se- 
cretaría, presentando mi opinión á la Sociedad, apoyada en las ideas que 
enyuelven aquellas razones. 

Al examinar la cuestión sobre la existencia de la presunta especie, debí 
hacerlo teóricamente, puesto que el punto que dio origen á mis dudas fué 
el de averiguar si el mineral cuya composición fué determinada por el aná- 
lisJB, constituye una especie nueva: cuestión que precisada en términos es- 
ooláaticoe, puede expresarse diciendo que se trata de trasformar un análisis 
en f45rmnla, y se resuelve por medio de los equivalentes químicos, emplean- 
do solamente sencillas operaciones aritméticas. 



Digitized by VjOOQIC 



120 SOCIEDAD MEXICANA 

Del examen qne hice de este análisis para resolver la cnestion enunciada, 
resultó que los ácidos selénico y telúrico estaban mezclados simplemente, y 
que solo nos deberíamos fijar en el mercurio y en el azufre, y con esta de- 
ducción está de acuerdo el Sr. Mendoza. 

Manifestó este señor en un principio, que dichos elementos formaban el 
compuesto Hg' S, á cuya deducción lo condujo la circunstancia de formar- 
se el ioduro de mercurio, tratando por el ioduro de potasio la disolución 
clorhídrica, en la cual no podía hallarse el compuesto tan conocido Hg S, 
que no es atacado por los ácidos no oxidantes. 

Rectificado el cálculo del Sr. Mendoza, y aplicando las reglas estableci- 
das para resolrer la cuestión indicada, de trasformar en fórmula este aná- 
lisis, resulta que siendo la cantidad de mercurio encontrada de 18.685 por 
100, y el equivalente de este metal 1.250 referido al del oxígeno; y siendo 
la de azufre de 9.214 y 200 el equivalente químico de este metaloide, la 
relación atómica de estos elementos, será 

para el mercurio tsVo^ =0,015 

y para el azufre ^-^=0,046 

cuyos números están en relación de 1 á 3; es decir, que para 1 átomo de 
mercurio hay 3 de azufre : y en este caso, la fórmula seria Hg S' y no Hg* S 
que señala el Sr. Mendoza. 

De cualquiera manera, la repetición del análisis asignará á estos resulta- 
dos el valor que les corresponda; pues siendo siempre los mismos, su cons- 
tancia será la prueba de su combinación. 

La existencia del sulfuro Hg' S ó Hg S' es aun mas dudosa, si se atien- 
de á que no existen combinaciones análogas en los compuestos oxigenados de 
mercurio; siendo a.sí que los sulfures Hg' S y Hg S, tienen sus análogos 
en los óxidos Hg' O y Hg O. 

Respecto del otro sulfuro de mercurío, la Onofrita, de que hace mención 
el Sr. Mendoza, su fói*mula encontrada por H. Rose, es la siguiente: Hg 
Se 4- 4 Hg S; es decir, que contiene un átomo de seleniuro y cuatro del 
sulfuro de mercurio ya conocido, pues es el cinabrio; y no forma, en con- 
secuencia, un nuevo grado en la escala de los sulfures. 

La forma cristalina que desempeña tan importante papel en la determi- 
nación de la especie, dará una gran luz sobre esta cuestión; pero contribu- 
yendo á día muy poderosamente el análisis químico, debemos fijar en este 
toda nuestra atención, mientras la consecución de un ejemplar cristalizado 
nos permite hacer el estudio cristalográfico : para lo primero, acepto gusto- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 121 

so la generosa oferta del Sr. Mendoza, de asistir á su bien dispuesto labo- 
ratorio! y tomar parte en sus laboriosas ezperieocias; no para auxiliarle con 
mis pequeñísimos conocimientos, sino para ilustrarme con los suyos. 

Mis enfermedades y mis ocupaciones me han impedido hacer uso de tan 
franco ofrecimiento. 

Yo me lisongeo de que al volver á ocupar la ilustrada atención de la So- 
ciedad con este asunto, podremos el Sr. Mendoza y yo presentar un trabajo 
concluido, en el que, mediante la instrucción del primero, logremos resolver 
la cuestión, identificando nuestros estudios, nuestras consecuencias, nuestras 
apreciaciones y nuestros resultados. 

México, Octubre 3 de 1874. 

Santiago Ramibez. 



INFORME 



qus vxnt xl qvi 



A LA 80CIIDAD HIZICAIA DI BIOBSAFIA T I8TADI8TICA 

SOBRE EL AEROLITO DE LA DESCUBRIDORA. 



^an trascurrido muchos meses desde que la Sociedad me honró con 
la comisión de partir y examinar el aerolito de la Descubridora, cir- 
cunstancia que me obliga á explicar el motivo que ha causado la 
demora. 
Era conveniente buscar un artesano de confianza, que, teniendo taller 
abierto, se hiciera cargo de la operación, y que sin maltratar el aerolito, 
fuese & la vez fiel á las instrucciones que se le dieran para verificarlo. 

Encontré estas circunstancias en la persona del Sr. D. Carlos Beaurang, 
quien procedió á la operación llevándola & efecto por medio del cincel, sin 
que hubiera sido posible partir al aerolito en un torno ó por medio de la 
sierra, como yo deseaba. Necesariamente fué dilatada una operación que 
debió hacerse en frió, y mas fiún porque el Sr. Beaurang tenia compromi- 

IG 



Digiti 



zedby Google 



/ 
122 • SOCIEDAD ^ÍEXICANA 

SO0 con el Sapremo Gobierno, que requerían el empleo de todo el personal 
de 8u taller y no le permitía ocuparse exclnsiramentú del aerolito. 

El 18 de Diciembre del año próximo papado Be completó el corte del ae- 
rolito, por cuya larga y costosa operación ninguna recompensa quiso recibir 
el Sr. Beaurang. Le di las mas expresivas gracias en nombre de la Socie- 
dad, é hice tr&^'ladar las dos mitades en que se dividió el aerolito al taller 
de la Sra. Kosi^emberger para que continuara el trabajo, y cesara yo, por 
otra parte, de abusar de la generosidad del expresado Sr. Beaurang. . 

Además de las dos mitades grandes y desiguales en que se dividió el ae- 
rolito, tomé de entre las dos una sección que llevé al Apartado, adonde el 
señor socio D. Sebastian Camacbo facilitó con el mayor desínterei su taller 
de precisión. En este local se ejecutaron varias operaciones delicadas que 
hubiera sido difícil realizar en otra parte. De dicha sección son las mues- 
tras que contiene la adjunta caja, cuya explicación haré mas adelante. 

Las dos grandes mitades que hice llevar al taller de la Sra. Rossember- 
ger, sufrieron ese traslado para poner sus dos caras planas, prepararlas pa- 
ra recibir el grabado, y además montarlas sobre un solo trípode de fierro. 
Después de hecha esta operación, pasaron á poder del inteligente artista 
D^ Tomás de la Peña, adonde actualmente se encuentran para que se gra- 
be en ellas el escudo nacional de armas y una inscripción en cada cara, que 
expresará la historia conocida y compendiada del aerolito. 

Fué forzoso cortar el aerolito en dos pedazos desiguales, para evitar que 
resultaran varios fragmentos á consecuencia de tener este meteoro de fierro 
una profunda grieta ó partidura prolongada á mas de la mitad de su largo. 

Creí que el camino mas seguro para el desempeño de mi comisión, era el 
de seguir la huella trazada en el extranjero por personas profesionales de 
reputación. Siendo mis conocimientos limitados, y deseoso del acierto, me 
he apresurado á consultar la inteligencia de todas aquellas personas que 
han querido auxiliarme con sus luces. 

Para ilustrar este asunto, también creí á propositó traducir del inglés á 
nuestro idioma, un artículo luminoso escrito por el conocido profesor ame- 
ricano Loomis, del colegio de Yale, y cuyo trabajo tuve ya el gusto de pre^ 
sentar á la Sociedad en Abril último. En la misma lámina que adjunté 
entonces al texto de aquella traducción, conteniendo diez y nueve figuras, 
agregué otras cuatro que no le pertenecen y sí corresponden á la estructu- 
ra del aerolito de la Descubridora, cuyas cuatro últimas figuras se dibuja- 
ron con color do sepia para distinguirlas de las otras con tinta negn^ per- 
tenecientes á la traducción. Los dos pedazos do donde fueron copiadas las 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 123 

A. 

cuatro figuras de la indicada lámina, marcadas con las letras A B y C D, 
se encuentran en la adjunta caja bajo los números 1 y 2. 

Comparando la estructura de nuestro aerolito de la Descubridora (figura 
A B y C D de la referida lámina), se ve desde luego su entera semejanza 
con la de los de Bohemia y Texas, figuras 18 y 19 de la mL«ma lámina. 

Es digna de fijar la atención la partidura que tiene el pedazo mayor del 
aerolito, porque indudablemente cayó en ese estado, supuesto que la grieta 
está cubierta interiormente con el mismo carácter de costra que envuelve 
todo el exterior del meteoro ; costra que presenta el aspecto de haber su- 
frido un principio de fusión que es general en todo el exterior de los ae- 
rolitos. Es muy probable que por esta circunstancia nuestro met-eoro hu- 
biera presentado en el espacio una estela doble de las notadas ya por los 
observadores. El aspecto de la costra que cubre ambas caras interiores de 
la grieta, hace inadmisible la idea de que cuando caydse partió el aerolito, 
por el choque con la tierra, sufriendo después dicha grietii la oxidación con- 
siguiente, producida en tanto tiempo con el contacto de la atmósfera. El 
repetido aspecto (que es igual al de las costras de todos los aerolitos) in- 
dica claramente que fué formado al mi>mo tiempo que el resto de la costra 
cuando hubo fusión superficial, antes de caer el aerolito, y que lo que se 
ve no es únicamente efecto de la oxidación producida después. El de la Des- 
cubridora no presenta aplanamiento alguno producido por su caida, y esta 
circunstancia es la misma que se ha notado ya en todos los de su clase. Se 
mfiere, por lo expuesto, que al caer el aerolito de la Descubridora no se ha- 
llaba en tal estado de blandura por el calor ú otra causa, que se aplanara 
por el choque, y que la fusión que sufrió al entrar en nuestra atmósfera, 
fué superficial y limitada á la formación de su costra actual. 

Las muestras marcadas con los números 3 y 4 ponen mas de manifiesto 
la estructura interior ó cristalización de esta masa meteórica, cristalización 
que se ha hecho resaltar por medio de ácido nítrico en las muestras blan- 
cas números 1 y 2, y por medio del fuego al color de paja, en las broncea- 
das números 3 y 4. Esta estructura Widmannstdtenica^ hace evidente por 
qué es difícil forjar este fierro sin que se formen escamas ó pelos, á pesar 
de sor tan dúctil, pues para lograr amacizar un pedazo fué preciso primero 
forjarlo repetidas veces con destreza, bajo el martillo, hasta haberle creado 
nervio ó hobra, y tratúdolo en la forja como al acero fundido. Facilita la 
desagregación de los cristales bajo el martillo, la presencia de la Schrei- 

1 Tomado de Tf^dmannstüten, nombre del herrero austríaco que UamO la atención sobre esta 
rara estructura. 



Digitized by VjOOQIC 



124 SOCIEDAD MEXICANA 

bersitay ^ sustancia que se encuentra siempre en todos los aerolitos de fierro, y 
que conteniendo entre sus componentes azufre y fósforo, hace que el ñerro 
pierda parte de su maleabilidad, mientras no se expele suficientemente. Es 
propio recordar que el fósforo se presenta constantemente en el fierro me- 
teórico, mientras que el azufre suele no existir algunas veces como compo- 
nente en la masa. 

A juzgar por la considerable merma que sufre el fierro meteórico en la 
fragua, por las repetidas caldas que es preciso darle para amacizarlo y ex- 
peler la Schreibersüa^ debe ser grande la cantidad que contiene de esta sus- 
tancia el meteoro de la^escubridora. Esta merma puede importar hasta un 
30 6 35 por 100 de su peso. Mas adelante, cuando se haga mayor núme- 
ro de experimentos sobre este particular, sabremos á punto fijo cuánto im- 
porta esta merma y si es variable de un aerolito á otro. 

Examinadas con un vidrio de aumento las muestras de la caja marcadas 
con los números 1, 2, 3, 4, y especialmente el mim. 5 (que tienen puestas á 
descubierto la estructura del acreólito por medio del ácido nítrico 6 del ca- 
lor), se ve desde luego la diferencia notable que existe entre las del fierro 
meteórico en su estado natural, y la que tiene después de forjado, núm. 6*" 
7' y 8^ Los núms. 9' y 10* son de fierro dulce y acero fundido, forjados 
ambos, que examinados con una lente fuerte dejan percibir en su estructura 
el nervio ó fibra que se les ha creado en la forja. Se asemeja en este particu- 
lar el fierro meteórico forjado núm. Q% T y 8"* al dulce forjado núm. 9'. 

Los dos cinceles de fierro meteórico números 6"^ y T están forjados con 
ocho caldeadas de fragua y después templados con cornada' uno (núm. 6*"), 
y con prusiato de potasa el otro (núm. 7'). Se ve en estos dos cinceles que 
las ocho caldas que sufrieron no fueron suficientes para hacer perder su es- 
tructura primitiva .al fierro meteórico de que se hicieron, y que dictan mu- 
cho de tener formada la hebra ó nervio que se nota en la muestra núm. B** 
antes citada. 

Queda comprobado, por los cinceles que están á la vista, templados con 
cornada y prusiato de potasa, que el fierro meteorice puede ser convertido 
minediatamente en instrumento cortante. Tienen ambas piezas bastante tem- 
ple para cincelar el fierro dulce y aun el fleje ó gris. No podemos abrigar 
duda alguna sobre que los mogoles, persas y mahometanos, pudieron fabri- 
car armas blancas de superior temple, según lo refiere la historia. 



1 Nombre derivado del doctor alemdn ScJirelbcrs, quien lo analizó y did & conocer. 

2 La cornada es una composición del país para templar acero, en que eetAn mezclados cuer- 
no de chivo, sal común, a]o y orines rancios. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA . 125 

La densidad media del aerolito de la Degcabridora es de 7,638, como lo 
demuestra la siguiente 

TABLA de densidades del aerolito de la I>e8Ciibridoray fonnada 
con los datos proporcionados* 

PESO DEL AEROLITO EN £L 
i iré. Agía. Diter.* Dusldal. 

Por el Sr. Profesor D. Juan N. Jttier y Terán. 

G. O. «. 

Cubo grande en su estado natural, sacado del Interior del aer6Iito.. 23-31 1 20-334 2-977 7-830 

-/Cut)o mediano en su 1(1. id. sacado del Id. Id. Id. 7-M2 6-782 1-060 7-30d 

*l Cubo chico en su id. Id. sacado del Id. id. id 1-122 1-230 0-102 7-406 

9 o. o. a. 

k/ Cubo grande en SU estado natural, sacado próximo (lia costra......... 3-<^59 2-«l4 0-415 7-371 

" I Cubo chico en su id. id. sacado id. ala id.. 1-201 1-041 0-163 7-3»6 

o. o. o. 

- /Cubo grande de fierro mcteóricofoijado... 2-049 2-547 0-402 7-33."» 

"iCubochicodeüerro id. id.> 1-218 1-052 0-166 7-337 

c. a. a. 

j /Pedazo de Schrelberslta grande 0-175 4)- 131 0-014 3-077 

■ I Pedazo de id. chico - 0-076 0-O56 0-oao 3-800 

Por el Sr. Ingeniero D. Juan Jlill. 

G. G. O. 

./Culyímedianoensuestado natural. sacadodelintcriordelaerAIito- 7-810 6-820 0-090 7-888 

* I Cubo chico en su id. id. sacado del id. id. id 1-430 1-250 0-180 7-W4 

G. O. G. 

w/Cubogrande en SU estado natural, sacado próximo A lacostra. S-OiO 2-661 0-389 7-^10 

"* lC\ibochlcoensu id. id. sacado id. ala id. 1-203 1-0&2 0-153 7-875 

G. O. O. 

-/ Cobo grande de fierro metcórlcofoHado.. 2-921 'i-Ml 0-380 7-C86 

*tC«tf)0 chico de fierro id. id 1-23) 1-062 0-168 7-721 

o. G. O. 

j /Pedazo de Schreibersita grande... 0-170 0-131 0-080 4-358 

"iPedazode id. chico.. 0-080 o-OüO 0-oao 4-oeo 

• Densidad de un cubo chico del aerolito, estado natural. 7-873 

r Densidad de un pedazo chico de la costra del aerolito 7-511 

Por el Sr. Ingeniero D. Miguel Bustamante. 

e .Densidad de un cubo chico del aerolito, estado naturaL 7-860 

r Densidad de un pedazo chico de la costra del aerolito 7-567 

Las partidas marcadas en la anterior tabla con las letras a, &, c, dy etc., 
indican que son los mismos pedazos pesados por diferentes personas. 

Esta tabla se dtbe á la bondad de los señores que en ella constan, quie- 
nes en presencia mia han hecho repetidas veces las operaciones necesarias 
para averiguar la densidad del aerolito. No hay un solo pedazo cuya den- 
sidad haya resultado igual á otro, debido probablemente á que dicha densi- 
dad no es homogénea en todo el aerolito. Cada pedazo, repesado escrupu- 
losamente, varias veces ha dado la misma densidad, lo que prueba el anterior 
aserto. Ninguno de los referidos pedazos ha sido arrancado de la masa 6, 
golpe, sino con sierra ó cepillo, y después reducido á dimensiones conve- 



Digitized by VjOOQIC 



126 SOCIEDAD MEXICANA 

Dientes por medio de la lima. En estas operaciones repetidas muchas veces 
fué notada no eolamenta la diferencia de densidades' en diferentes partee 
de la masa, sino la diferencia de dureza. En toda la superficie de la masa, 
inmediatamente debajo de la costra y desde un cuarto á media pulgada de 
grueso, eftá el fierro mete<5rico como templado y mas duro y menos denso 
que mas al interior. En el interior de la masa el fierro es mas blando y 
moA denso. En cuanto á la diferencia de densidad que se nota entre peda- 
zos que estaban contiguos en la masa, debe atribuirse á la mas 6 menos can- 
tidad del Schreibersita que contenian, porque sicado de menos peso esta 
sustancia, debía necesariamente afectar la densidad del pedazo pesado, 6 
bien pudiera ser también que la mayor ó menor cantidad de Nickel, fós- 
foro y azufre contenido en el pedazo, alterara también la densidad, supuesto 
su menor peso que la del fierro meteórico. Sea esto como fuere, las opera- 
ciones practickdas tantas veces prueban constantemente la verdad de la ase- 
veración anterior, de que el metal próximo á la costra es mas duro y menos 
pesado que el de mas al interior, , 

Otra verdad arroja la tabla respecto de densidades. Una barrita forjada 
por mas de veinte caldas de la morralla producida por el cincelamiento su- 
perficial de la sección, en cuya operación se plegó sobre sí misma varias 
veces la lámina que se formó estirada & martillo sobre el yunque, hasta 
hacerle expeler la mayor parce del Schreibersita que contenia y parte del 
Nickel, ha dado por resultado que el fierro meteórico en esta operación 
ha perdido su primitiva densidad^ que no ha podido recobrar á pesar 
de la compresión producida por el martillo, y de haber expelido por la 
merma la mayor ^arte del Schreibersita y Nickel, que son cuerpos menos 
densos que el fierro, y debian por esta razón haber aumentado en vez de 
disminuido la densidad del fierro meteórico forjado. 

Terminada la descripción del aerolito de la Descubridora, y el resumen 
de los experimentos que hice con él para averiguar algunas de sus propie- 
dades, no me parece fuera de lugar dar á conocer algunas de las descrip- 
ciones y análisis hechos recientemente de cuerpos de la misma naturaleza, 
cuyas descripciones y análisis se encuentran en el periódico intitulado c The 
American Chemist,» número 4 del tercer velamen, 1872. 

Un hierro meteórico, encontrado últimamente en el condado de «El Do- 
rado,» Alta California, ha dado en el análi¿b lo siguiente: 

^ Hierro 88-^2 

Jíickel 8-88 

láatería iiiBoluble 3-00 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTaAiSTICA 127 

Segnn Mr. C. U. Shepard, qne lo describe, la masa tiene el tamaño j la 
figura de la cabeza de ud hombre, y pesa 85 libras, siendo su gravedad es- 
pecífica 7-80. 

En Junio de 1870 cayó un meteorito en Sbbenbübrero, Westfalia. Se 
encontró dos dias después, poco quebrado, y parecía formado de uoa ma- 
triz en la que estaban incrustados cristales. Tanto los cristales como la 
matriz fueron examinados, y se encontró que era casi idéntica su compo- 
sición química, la cual es como sigue: 

Siliza : 54-47 

Oxido de hierro 17-15 

Oxido de manganeso 0-28 

Cal 1-39 

Magnesia 2¿-l8 

Sesquióxido de alumba 1-06 

De esto aparece que la masa estaba compuesta de bronzite, y cubierta co- 
mo de ordinario, por una capa delgada de una materia oscura, fuertemente 
magnética. La gravedad específica del meteorito se halló que era 3-405. 

Bammelsberg describe una piedra meteórica de Mez6, la cual, según el 
análisis, aparece compuesta de divino y bronzite con algún hierro nicke- 
lado, sulfuro de hierro y hierro cromado, como sigue: 

Hierro nickelado ÍU79 

Sulfuro de hierro 6-24 

Hierro cromado 0-80 

Olivino 42-83 

Bronzite 4 0-34 

100-00 

En una lluvia que cayó en Sicilia en los dias 9, 10 y 11 de Marzo de. 
1872, se encontró un polvo meteórico. Según Silvestri, que lo describe, 
cada litro de agua de lluvia depositó 3-3 gramos de un polvo rojo, cuya 
composición era la siguiente: 

Arcilla femiginoaa 75-08 ^ 

Carbonato de cal 11-69 

Materia orgánica azoada. 13-19 

Son notables también la composición y caracteres de las grandes masas 
de hierro de Groenlandia, descritas por Nordenskjol. Estas masas apare- 
cen en el basalto, y están cubiertas de una capa superficial, delgada, de un 
mineral pardo. En el interior no contienen basalto, ni aun señales de ácido 



I 



Digitized by VjOOQ IC 



128 . SOCIEDAD MEXICANA 

silícico. Las grandes masas sod fuertemente magnéticas, con polos. Las ma- 
scas del basalto, ademas de ser extremadamente duras, muestran las líneas 
de WLdmannstiiten, cuando se las trata con un ácido. Contienen cloro, y 
los fragmentos se oxidan rápidamente al exponerlos al aire. A la simple 
vista se descubren en ellas piritas de hierro, y calentándolas producen agua, 
y mas de cien veces su volumen de un gas de olor bituminoso. 

Se han hecho análisis de un fragmento de las masas mas grandes (I), 
de un pedazo mas pequeño (II), y de hierro del basalto, en el que se des* 
cubrian las líneas de Widmannst:iten. Los resultados son los siguientes: 

(I) (n) 

Hierro 84-49 86-34 93-24 

Nick«l 2-48 1-64 1-24 

Cobalto 0-07 0-35 0-56 

Cobre 0-27 0-19 0-19 

Fósforo 0-20 0-07 0-03 

Azufre 1-52 0-22 1-Si 

Cloro 0-72 1-16 0-16 

Alumiaa 0-24 

Cal 0-4S 

Magnesia 0-O4 0-29 

Potasa 0-07 0-08 

SoBa 0-14 0-12 

Acido silícico 00-00 0-66) 

Insoluble 0-O5 4-37 í "^ 

Pérdida 10-16 3-78 • {g^J 

£1 análisis del aerolito no pertenece á mi comisión, y los señores socios 
que se encargaron de la operación, rendirán á su tiempo la cuenta de sus 
operaciones para satisfacción de la Sociedad. 

Debo terminar este informe, suplicando á la Sociedad sea servida man* 
dar dibujar las piezas 6 muestras de que se ha hecho mención en este ar^ 
tículo, así como las vistas del aerolito entero y las del estado que actual- 
mente guarda, si acaso le acuerda los honores de la publicación. 

México, Jíülo 26 de 1S73. 

Francisco Zéreqa. 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by 



Google 





La Sociedad Mexicana de Geograffa y Egtadfstiea 

fué establecida por ley del Congreso de la Union, promulgada en 28 de 
Abril de 1851. Celebra sus sesiones todos los sábados de seis á ocbo de la 
nocbe, en el gran edificio situado en la calle de San Andrés núm. 11, y que 
se conoce con el nombre de Hospital de Terceros, donde tiene también su 
Biblioteca, Museo y Archivos. 



El Boletin de la Sooiedad de Geografía t Estadística de 
LA República Mexioana es el órgano de la Corporación referida, y su 
colección forma ya diez y seis grandes volúmenes, con numerosas ilustra- 
ciones y cartas. 

Se publicará cada mes una entrega de 64 páginas en 4? menor, de mag- 
nifico papel americano y bella impresión, y se acompañarán, cuando sea pre- 
ciso, cartas geográficas litografiadas con esmero en esta ciudad, 6 grabados 
que se mandarán hacer al extranjero. 

El tomo, á fin de año, constará de 768 páginas. 

Como esta publicación es oficial y dirigida por la Sociedad de Geogra- 
fía con el objeto de impulsar y propagar los conocimientos sobre todas las 
materias que pueden servir á la prosperidad de México, se dará sumamente 
barata, para que pueda ser adquirida por toda clase de personas. Los socios 
la reciben gratis, debiendo solo firmar en el libro correspondiente que les 
presentará el repartidor al tiempo de hacerles la entrega del número. 



PRECIOS D£ 8USCRICI0N. 
Por uu año $ 6 00 

No 66 admite Boscriclon por menoB de ¿d año, ni se venden uúmeroa sueltos. 



PUNTOS DE SÜSCBICION. 

Librería Mexicana, esquina de las calles del Refugio y de Lerdo. 
, , de Rosa y Bourkt, San José el Real. 
„ Madrileña, Poital del Águila de Oro. 
,, de Aaun^AR y Ortiz, IMe Santo Domiugo núm. 5. 







Digiti 



zedby Google 



' ' ' 



;>OO'-*0x_>z>c:<_:< 



y-zoGoo:^ 



LETIN 




% 



\ 



UBLICA MEXICANA 



;era época 



DMO II 



rp: A LOS AÑOS de \^\ y iht.-). 



ñeros 3 y 4. 



[EXICO 



)IAZ dí: lkon y whitk 

E DB Lerdo Numiuo ?. 

1875 



^; 




Digiti 



zedby Google 



SUMARIO. 



Actos correspondientes á los meses de Julio á Diciembre de 1874. — págs. 129 á 163 
Dictamen presentado á la Sociedad Meidcana de Gkografia y Estadística por la 
mayoría de la Comisión nombrada para estudiar la cuestión relativa al des- 
agüe del Valle de Méidco, compuesta de los Sres. socios D. Manad Orozco y 

Berra; D. Santiago Ramírez y D. Juan N. Cuatáparo 164 

Proyecto que presenta al Blinisterio de Fomento el arquitecto é ingeniero Vicen- 
te £. Mañero, para desecar y utilizar el Liago de Texcoco 177 

Memoria de los trabajos de la Junta Auxiliar de Geografía y Estadística de Sau 
Luis Potosí; desde su reinstalación en 7 de Octubre de 1869, hasta el 31 de 

Diciembre del mismo auo, por el Sr. socio D. Florencio Cabrera 184 

Informe que sobre los terremotos acaecidos en Centro- América presenta á la So- 
ciedad Mexicana de Geografía y Estadística su socio el Sr. D. Ramón Uñar- 
te, Mmistro de la República de Guatemala cerca de nuestro Gobierno 189 

Discurso en elogio fúnebre del Dr. H. José Burkart; pronunciado en la sesión 
que la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística celebró en honor de es- 
te sabiO; por el Sr. socio honorario ingeniero de minas D. Santiago RamireZ; 

el dia 15 de Mayo de 1875 195 

Los ferrocarriles en México, por el Sr. socio D. Gaspar Sánchez Ochoa 804 

£1 Ferrocarril Interoceánico, por el mismo « 214 

Noticias del Ceboruco, por el Sr. socio D. Mariano Barcena 232 

Los terremotos de Jalisco, por el mismo -•- 240 

Peten -Itza.— Cuestión entre México y Guatemala.— Derecho del Peten.— De- 
recho de Yucatán y de México. (A la R. Sociedad Mexicana de Geografía, 

Estadística é Historia), por el Presbítero Crescendo Carrillo y Ancona 248 

Carta del Sr. socio D. Crescencio García 252 

El Tianguis Pepetla, por el mismo 253 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 129 

ACTAS 

CORRESPONDIENTES A LOS MESES DE JUMO A DICIEMBRE DE 1874. 



Acta Numero 27. 

México, Jnllo 4 de 1874. 

Presidencia del C. García y Cubas. 

AsUtteron lot toetot BOreena, JEpUetn, Mendoza OumetíndOt Pimentelt Soaa, ürquidi y ti ieereta- 
río primero que tuicribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 

Del ciudadano Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupues- 
to de gastos de la Sociedad, correspondiente al actual mes. — Trascríbase al 
ciudadano tesorero. 

De la junta Directiva de estudios del Estado de Sinaloa, participando su 
instalación. — Contéstesele de enterado con satisfacción. 

Del Sr. D. W. Loaiza, aceptando su nombramiento de miembro corres- 
ponsal en Guaymas j dando las gracias por esta distinción. — A su expe- 
diente. 

Se dio tercera lectura á. la postulación para socio honorario hecha á fa- 
vor dd Sr. D. Eduardo A. Gibbon, y fué aprobada la relativa al Sr. D. Pa- 
tricio Auge, á quien se mandó expedir el diploma respectivo. 

El Sr. Mendoza D. Gumesindo, leyó el análisis que ha practicado sobre 
los minerales de Huitzuco, cuyo importante trabajo fué escuchado con in- 
terés y se mandó insertar en el Boletín. 

El Sr. Pimentel leyó un capítulo del tomo 3? que está escribiendo en su 
obra intitulada: a Cuadro comparativo y descriptivo de las lenguas indíge- 
nas de México, » en cuyo capítulo se contrae especialmente á rebatir las opi- 
niones del Padre Nájera relativas alas analogías que en su concepto tiene 

17 



Digitized by VjOOQIC 



130 SOCIEDAD MEXICANA 

el idioma otomi con el chino. Desarrolló en seguida el autor de tan apre- 
clable trabajo las razones en que se fundaba, replicándole el Sr. Mendoza 
D. Gumesindo. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 28. 

México, Julio u de 1874. 
Presidencia del C. Jiménez (Francisco). 

Atigtieron los todo» Barcena, BoffuiUnoskit Baranda Joat María, Chassin, Oovantes, Sámmekm, 
Mendoza Gumesindo, Ward PooU, Ziehl, Zárale Edwirdo y el secretario primero qu/e susertbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones : 

Del cónsul de la Bepública del Ecuador en Bruselas, D. Auguste Meu- 
lemaus, diciendo que acompaña un ejemplar de la obra que ha escrito in- 
titulada: « Estudios históricos y estadísticos », y pidiendo que se le nombre 
miembro corresponsal de la Sociedad. — Contéstesele que no se ha recibido 
dicha obra, y remítasele el nombramiento que solicita. 

Del señor socio D. E. B. de Boguslawski, acompañando el número 4 de 
la serie de lecturas que ha traducido del alemán y que se intitulan: «Chi* 
na. Lo que era y lo que es, por el Dr. Barón de Bichthofen.» — «La muerte 
de Livingstone, Zanzibar, Marzo de 1874.» — Este trabajo fué escuchado 
con el mayor interés y se mandó insertar en el Boletín, 

Fué aprobada la postulación hecha á> favor del Sr. Ministro de Guate* 
mala, D. Bamon Uñarte, como socio honorario de la Sociedad, y quedó de 
primera lectura la relativa al Sr. Dr. D. José María Bandera. 

Habiendo maniftstado el Sr. Jiménez D. Francisco, & nombre del señor 
socio D. Francisco Diaz Covarrubias, que este no podia pronunciar el dis- 
curso que se le habia encomendado para la sesión del dia 25 en honor del 
eminente astrónomo Quetelet, á causa de sus muchas ocupaciones, se nom- 
bró para sustituirlo en esa comisión al Sr. socio D. Antonio Gttrcía y Cubas. 

Ignacio M, Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 131 



Acta Numero 29. 



México, JnUo 18 de 1874. 
Presidencia del C. Jiménez (Francisco). 

Atittieron Ioé todot Baibontín, Baranda Jote Marta, Biofft, Cfuutin, Oaareaaa, Eptíein, GovarUe», 
Hammeken, Monta de Oca Safael, Urquldi, ühink, Ward JPoole, Ziehl, ZOraíe Julio y el teerñ- 
tarlo primero que suicribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta con una comunica- 
ción de la Junta auxiliar de San Luis Potosí, acompañando el <f Censo de 
la población de la antigua provincia de San Luis Potosí en Noviembre 
de 1794, formado por el Sr. D. Francisco Macías Valadez, según los datos 
exbtentes en la secretaría del gobierno del Estado.»; — Contéstese dando 
gracias y que el Censo se inserte en el Boletín, 

La secretaría presentó un Opúsculo que recibid por el correo, en el cual 
se contienen los documentos relativos á los honores tributados á la memo- 
ria del ilustre viajero Livingstone en Nueva York, y se acordó que se tra- 
dujera al castellano y se insertara en el Boletín, 

Se dio segunda lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha & favor del Sr. Dr. D. José María Bandera. 

laxAcio M. Altamibajc^o. 



Acta Numero 30. 



Mézloo.JuUo28del874. 
Setion extraordinaria presidida por el C. Presidente de la Repübllcs, Sebastian Lerdo de Tejada. 

Asistieron los Sres. Acevcdo, Al^arez, Alcérreca, Boguslawski, Barce- 
na, Baranda José María, Balcárcel ministro de Fomento, Chassin, Carea- 
ga, Cordero, Epstein, García y Cubas, Gaona, Hammeken, Jiménez Fran- 
cisco, Mancera, Mendoza Gumesindo, Montiel y Duarte Isidro, Montes de 
Oca Rafael, Nicoli, Olaguíbel, Ortiz Cristóbal, Olmedo y Lama, Pérez Ga- 
llardo, Palacios, Portilla Anselmo, Palafoz, Bivero, Bego, Bio de la Loza 



Digitized by VjOOQIC 



ia2 ' SOCIEDAD MEXICANA 

Maximino, Soto, Salas, Santa-Anna Jesns, Segura José, Uhink, Urquidi, 
Vera, Ward Poole, Zarate Julio, Zarate Eduardo, Ziehl y el secretario 
primero que suscribe. 

Aprobada' el acta de la sesión anterior, se did cuenta con varias comuni- 
caciones de algunas sociedades científicas y literarias en que ofrecen nom- 
brar comisiones que las representen en la sesión de boy. 

Siendo esta en bonor del eminente sabio belga Santiago Adolfo Lam- 
berto Quetelet, director del Obseryatorio de Bruselas, secretario perpetuo 
de la Sociedad Eeal de Ciencias y Bellas letras de Bélgica y miembro de 
la Sociedad, que falleció en Bruselas el dia 17 del último Febrero, los ora- 
dores nombrados para pronunciar los discursos correspondientes, que fue- 
ron los Sres. D. Francisco Jiménez y D. Antonio García y Cubas, cumplie- 
ron con su encargo, baciendo una elocuente apología de los importantes 
servicios prestados por el Sr. Quetelet á la ciencia. 

En seguida el Sr. D. Francisco Vera, 6, nombre de la Asociación de In- 
genieros, pronunció otro discurso con el mismo objeto, y terminó la se- 
sión, aprobándose por la Sociedad la simiente postulación, que á nombre 
de los firmantes apoyó, en un corto discurso, el que suscribe : 

«Los que suscribimos, como un homenaje á la memoria dd ilustre as- 
trónomo Quetelet, y en atención al reconocido mérito de su hijo Mr. Er- 
nesto Quetelet, tenemos la honra de postularlo para socio honorario de la 
Sociedad. — Mr. Quetelet, hijo, como astrónomo del Observatorio de Bru- 
selas, ha contribuido en gran parte á los importantes trabajos del sabio, en 
honor del cual hoy celebra una sesión extraordinaria la Sociedad Mexica- 
na de Geografía y Estadística. — Nuestra postulación llena, por tanto, los 
requisitos acordados por la Sociedad. — México, 25 de Julio de 1874. — 
Sebastian Lerdo de Tejada, — Antonio García y Cubas. — Eduardo 
U, Zárckte. — Jorge Hammeken y Mexia, — Mariano Barcena, — Gume- 
sindo Mendoza» — Blas Balcárcel. — Manuel de Olaguíbel, — Ignacio 
M» AUamirano, — Dr, Chassin, — Francisco Jiménez. — Julio Zarate. 
— E. B. de Boguslawski, — Basilio Pérez Gallardo. — Ventura Alcér- 
reca. — José Patricio Nicoli. — Jesús S* <ie Santa- Anna. — Valeniin 
Uhinh y Farias.r^ 

laxAcio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 133 



Acta Numero 31. 

México. Agosto 1? de 1874. 

Presidencia del C. García y Cubas. 

Asiitieron los socios Alvarez, Báreetuí^ Baranda Josl Maria, (ytasstn, Ckireaffa^ Slpsleln^ Oovantes, 
Hammekenj Mendoza Chimetindo, tíoriano, ürquidi, Uhinfc^ Uriarle, ZteM^ ZOrate Julto, Zarate 
Eduardo^ y el secretario primero que suscribe. 

Aprobada cl acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
coDranicaciones: 

Del señor socio D. Andrés Fenochio, de Oaxaca, acompañando la Me- 
moria que ha escrito el Sr. D. Lúeas Yillafañe, sobre el meteoro que se 
presentó en aquella ciudad el dia 8 del corriente. — Recibo dando gracias, 
y que al Sr. Yillafañe se le remita el diploma de miembro corresponsal de 
la Sociedad, manifestándole que su Memoria fué escucbada con aprecio, 
mandada insertar en el Boletín j p\Lblicado el dibujo que la acompaña. 

Del señor socio D. M. M. Ch&zaro, de Paso de San Juan, acompañando 
el resumen de las observaciones meteorológicas que practicó en aquella lo- 
calidad en el mes de Junio liltimo. — Kecibo dando gracias, y que el resu- 
men se inserte en el Boletín, 

Del ciudadano secretario de la Compañía Lancasteriana, acompañando 
un ejemplar de la Memoria que esa institución publicó el año pasado de 73. 
— Recibo dando gracias. 

De los Sres. D. Ramón Uriarte, D. Patricio Auge, D. Esteban (jarcia 
y D. Francisco Valdés Gómez, aceptando los dos primeros sus nombra- 
mientos de miembros honorarios de la Sociedad, y los dos últimos de cor- 
responsales en Colima y Monterey, y dando las gracias por esta distinción. 
— A sus expedientes. 

Fué aprobado como socio corresponsal en Montevideo, el Sr. Dr. D. José 
Agustín de Escudero, postulado por los Sres. D. José Justo Alvarez, D. 
José María Baranda, D. Eduardo E. Zarate, D. Juan N. Gayantes y cl 
que suscribe. 

Fueron igualmente aprobados como honorarios, los Sres. Dr. D. José 
María Bandera y D. Eduardo A. Gibbon, á quienes se mandaron expedir 
los diplomas correspondientes. 

El señor preádente presentó al señor socio D. Ramón Uriarte, Mmistro 
de Guatemala, quien concurría á las sesiones por primera vez. 



Digitized by VjOOQIC 



134 SOdEDAD MEXICANA 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspon- 
diente al mes actual, y tomado en consideración fué aprobado. 

El Sr. Dr. Chassin presentó d Boletín de la Sociedad de Aclimatación 
de Paris, correspondiente al mes de Abril último, en que se inserta un pár- 
rafo relativo á los trabajos que emprendió el finado socio D. José Apoli- 
nario Nieto para aclimatar la planta de la quina en el distrito de Córdoba. 

El que suscribe confirmó con la narración histórica del hecho, los pro- 
gresos obtenidos en el cultiyo de dicha planta, añadiendo la parte que la 
Sociedad habia tenido en ese resultado, haciendo venir primitivamente al 
país la semilla de la India, distribuyéndola entre los socios aficionados, y 
gastando de sus fondos considerables cantidades. Por la importancia dd 
asunto, se acordó que el que suscribe tradujera el párrafo mencionado, y 
con.las ampliaciones correspondientes lo mandase insertar en el Boletín. 

El Sr. García y Cubas leyó el artículo que ha escrito, intitulado: Un 
Paseo á Jalapa^ que fué escuchado con interés, y se mandó insertar en 
d Boletín. 

Se recibieron por el correo los libros, cuadernos y periódicos que siguen: 
«Estudios Históricos y Estadísticos bajo d punto de vista dd comerdoy 
la industria belga, por Auguste Meulemaus. Bruselas, 1872. » — «Boletín 
de la Real Sociedad Geográfica de Londres, correspondiente al mes de Mayo 
último.» — aB.eunion anual de la Sociedad Geográfica Americana, verifi- 
cada en el mes de Junio dd presente año. Nueva York, 1874.)» — «Bo- 
letín de la Sodedad Geográfica Americana, correspondiente á los meses de 
Febrero y Junio últimos. Nueva York, 1874. » — «Cosmos sobre los pro- 
gresos de la ciencia geográfica, viajes y descubrimientos mas recientes, por 
Guido Cora. Turin, 1874. v — «Noticias hidrográficas publicadas por el 
Almirantazgo dd Imperio alemán, en Mayo y Junio últimos. Viena, 1874.» 
— nJEl Eco de la Verdad^ periódico moral, religioso, político y social, que 
se publica en Montevideo por el Dr. D. José Agustin Escudero, y corres- 
ponde á los meses de Marzo, Abril y Mayo últimos. » — Se acordó que to- 
dos estos impresos pasaran á la comisión de publicadones periódicas. 

Ignacio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



D£ GEOGBAFU Y EStADISTICA 135 



Acta Numero 32. 

México, Agosto 8 de 1874. 

Presidenxia del C. García y Cubas. 

AiüUeron lo» todo» Biagi^ Boffutlawtkt, Bárcenct, Baranda Joét Ifarta^ Eptteint Oavantett Ham- 
meken^ Ortu Ciriatóbalj JMmmtel, Amo, ürquUUt Ward Foole, Zarate JuliOt ZOrate üduardo y 
el aeeretario primero que nuertbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se di¿ cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del C. Ministro de Relaciones exteriores, pidiendo los mapas de Chia- 
pas, Tabasco y Yucat&n, para consultarlos en el arreglo de la demarcación 
de limites entre dichos Estados y Guatemala. — Que se le remitan, & cuyo 
fin, se comisiona al señor socio D. Antonio García y Cubas para que los 
designe entre los que existen en la Sociedad. 

Del C. Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de 
gastos de la Sociedad correspondiente al actual mes.— Trascríbase al ciu- 
dadano tesorero. 

Del mismo, acusando recibo de los cuarenta ejemplares del cuaderno que 
contiene los números 10 y 11 del tomo 1? de la 3^ época del Boletín, — 
A su expediente. 

De la diputación permanente del congreso del Estado de Hidalgo, acu- 
sando recibo del cuaderno que contiene los números 8 y 9 del tomo 1? de 
la 3f época del mismo Boletín, — A su expediente. 

La comisión nombrada para examinar el «Cuadro ánóptico, estadístico 
universal, formado por el señor socio D. Isidoro Epstein,» presentó el si- 
guiente dictamen, que fué aprobado: 

«En cumplimiento de la comisión que se ha servido darnos la Sociedad 
manifestamos que el «Cuadro sinóptico estadístico universal, por D. Isido- 
ro Epetein,» nos parece digno de ser recomendado. México, Julio de 1874. 
— Francuco Pimentel, — Antonio García y Cubas, Jt 

El Sr. Boguslawski presentó el número 5 de la continuación de sus tra- 
ducciones del alemán al castellano, de los artículos intitulados: «Las Tri- 
bus de los Gallas en África, por el Dr. Hartmann.» — «Noticias estadís- 
ticas del Japón, tomadas de una correspondencia original de la Gaceta 
Spener (Berlín), Nagasaki Febrero 12.» — Dichos artículos fueron leidos 
y escuchados con el mayor interés, y se mandaron insertar en el Boletín. 



Digitized by VjOOQIC 



136 SOCIEDAD MEXICANA 

El Sr. Barcena presentó los números del Diario \)ficiály en que se ha 
publicado el informe que dio al Ministerio de Fomento sobrólos criaderos 
platiníferos de Jacala. Se^^le dieron las gracias, y el informe se mandó in- 
sertar en el Boletín. 

Habiendo terminado el Sr. Pimentel el tomo tercero de sú obra intitu- 
ladá: «Caadro comparativo y descriptivo de las lenguas indígenas de Mé- 
xico, 9 leyó el prólogo con que lo encabezaba, en el cual da una idea de las 
mejoras que ha introducido en la obra, extendiéndose, con este motivo, en 
consideraciones del mayor interés filológico. Fué escuchado con la mayor 
atención; y por cuanto el autor dedica su notable trabajo á la Sodedad, 
esta, después de darle las debidas gracias, acordó que se imprimiera la obra 
por su cuenta, autorizándose & la secretaría para hacer los gastos corres- 
pondientes. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 33. 

9 México, Agosto 22 de 1874. 

Presidencia del C. Orozco y Berra. 

AHttIeron loi iocio» Biagi, Oaareaga, J^Uctn, Goreía y Oubcu, aovantes, JlnieneM Frantítoo, Ortu 
OrUtó^al^BultBcmchexdeScmta'Arma, üi^uUii,ZáraU Julio y el aeeretarío primero que tua- 
cribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del G. Ministro de Eelaciones exteriores, acusando recibo de los planos 
de Chiapas, Tabasco y Yucatán que se le remitieron. — A su expediente. 

Del C. Gobernador de Zacatecas, diciendo que de nuevo remite las me- 
morias que habia ofrecido en comunicación anterior. — Contéstesele dando 
gracias, y que las memorias pasen á la redacción del Boletín, 

Del C. Gefe Político del territorio de la Baja -California, aeon|pafiando 
una noticia de las minas de cobre en actual explotación en el distrito mine- 
ral de Sania Águeda de aquella península. — Recibo dando gracias, y que 
la noticia se inserte en el Boletín, 

Del señor socio D. Isidoro Epstein, acompañando un ejemplar de su «Cua- 
dro sinóptico estadístico universal. » — Becibo dando gracias, y que el cuadro 
se barnice y coloque en uno de los salones. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 137 

Se recibieron por el correo la Bevista geográfica que se publica en Lon- 
dres por Mr. Clemente R. Markhan, correspondiente al mes de Julio último, 
y las Noticias hidrográficas publicadas en la misma fecha en BerlÍD, por el 
Almirantazgo norte -alemán, y se mandaron pasar á la redacción del Bo- 
letín. 

El Sr. Bul propuso que, como conversación de la noche, se tratase de los 
medios de llevar á efecto el pensamieoto aprobado por la Sociedad, de for- 
mar un calendario astronómico, geográfico, estadístico, etc., que se publi- 
case en los primeros días de Enero próximo ; y después de alguna discusión, 
en que tomaron parte, además del mismo Sr. Rui, los Sres. Orozco y Ber- 
ra, García y Cubas y el que suscribe, se acordó que se pasase una nota á los 
socios que componen la respectiva comisión, para que se reúnan en la casa de 
dicho Sr. Orozco á las cuatro de la tarde del próximo miércoles 2G del 

corriente. , 

Ignacio M. Altamirano. 



Acta Numero 34. 

México, Agosto 29 de 1874. 

Presidencia del C. Orozco y Berra. 

AtisUeronlot tocios BoguMtawnM, Baranda Jote María, Barcena, Biagi, Chastin, Oómei JParada, 
Oovante*, Oareía y Cuba», líammeken, Jiménez Franciaco, Mendoza Ownesindo, OrHz (yittó- 
bal^ OUtffuíbel, Pereda, JM, ürquUU, Ward PooU, ZáraU JvUio, Zdrale Eduardo y el teeretarlo 
primero que tutcrUbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

De la diputación permanente del Estado de Guanajuato, acusando reci- 
bo de loe números 10 y 11 del tomo 1? de la 3* época del Boletín, — A su 
expediente. 

Del Sr. socio D. M. M. Cházaro, de Paso de S. Juan, acompañando el re- 
sumen de las observaciones meteorológicas que practicó en aquella localidad 
en el mes de Julio último. — Recibo dando gracias, y que ese documento 
se inserte en el Boletín, 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspon- 
diente al mes de Setiembre próximo, y tomado en consideración fué apro- 
bado. 



Digitized by VjOOQIC 



138 SOCIEDAD MEXICANA 

La secretaría dio lectura al «Análisis cuantitativo de la Medinita, es- 
crito por el Sr. socio D. Gumesindo Mendoza.» Fué escuchado con d ma- 
yor interés, se dieron las gracias al autor y se mandó insertar con sus an- 
tecedentes en el Boletín, • 

Los Sres. D. Julio Zarate, D. Antonio García y Cubas, D. Juan N. 
Govantes, D. José María Baranda y D. Jorge Hammeken y Mezía, hicie- 
ron la siguiente proposición, que fué aprobada: 

a Se nombrará una comisión de tres socios, que en el término de quince 
días presente dictamen, en el que se proponga la manera de efectuar un 
censo de población en la capital de la República, debiendo procederse á ve- 
rificar este censo á determinada hora de la noche y simultáneamente en to- 
das las manzanas de la ciudad. — México, Agosto 29 de 1874. i» 

Fueron nombrados para componer la comisión los tres primeros firman- 
tes, y los dos últimos como agregados á ella. 

El Sr. García y Cubas donó á la Sociedad dos planos, que se intitulan: 
«Facsímile di una Carta idrográfíca di Andrea Bianco del 1436 esistente 
nella Marciana, publicato per la 1^ volta dal Fo. Francesco Miniscalchi 
Er. 1330. 9 — « Facsímile nuovamente pubblicato dal Conté Francesco Mi- 
niscalchi Erizzo. — Carta da navegar de Nicolo et Antonio Zeni Furono in 
tromontana Taño MCCCLXXX.» — Se dieron las gracias al donador y se 
acordó que se mandaran fotografiar los planos para ser distribuidos entre 
los señores socios. 

Se repartió el número 12? del tomo 1? de la 3? época del Boletín, con 
el que termina dicho tomo. 

El señor segundo vicepresidente, encargado de presidir la comisión re- 
lativa al «Calendario» que próximamente debe publicarse, manifestó que 
nada se habia adelantado en los trabajos por la falta de asistencia de la mayor 
parte de los miembros que la componen, pues solamente habia concurrido 
el Sr. Rui; por cuyo motivo se acordó que fuesen nuevamente invitados. 

El expresado Sr. Bul, con motivo de la lectura del artículo sobre la Me- 
dinita^ dijo: que tenia unas muestras de mineral que contenia Teluro, d 
que pondría á disposición de la Sociedad, como en efecto lo hizo, para que 
ampliase, si lo tenia á bien, el Sr. Mendoza sus investigaciones. El señor 
presidente dispuso, además, que una parte de esa muestra fuese analizada 
por el Sr. Barcena. 

Ignacio M. Altahibano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 139 



Acta Numero 35. 



México, Setiembre 5 de 1874. 

Presidencia del C. Orozco y Berra. 

Asistieron Uu tocios Barcena^ Baranda José María, Baibontin, Qxreaca, Epstein, Garda y Cfubas, 
Govaníes, Sammeken, JSu¿, UrqufdU Zarate JtUlo y el secretario primero que suscribe. 

Aprobada la acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del ciudadano ministro de Fomento, acusando recibo de cuarenta ejem- 
plares del nüm. 12 del tomo 1? de la 3? época del Boletín.— A su expe- 
diente. 

Del Sr. ingeniero D. Luis 6. Careaga y Saenz, de Puebla, acompañan- 
do el Aviso que ha publicado con el título de Revolución mecánica^ y en 
el cual da á conocer un nuevo motor ó multiplicador de la fuerza. — Con- 
téstese dando gracias, y que se le pida la descripción áe los aparatos que 
menciona, si ella no se opone á los deseos que pudiera tener de conservar 
en secreto su invención. 

La secretaría dio lectura á los «^puntes estadísticos de la municipalidad 
de Ameca, de Jalisco, formados por el Sr. socio D. Mariano Barcena,» á 
quien se dieron las gracias por tan apreciable trabajo, el que se mandó in- 
sertar en el Boletín. 

Se dio primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Juan M. Villela por los Sres. Hamme- 
ken, Zarate Eduardo, Olaguíbel, Zarate Julio, Orozco y Berra y el que 
suscribe. 

El mismo leyó una carta que habia recibido del Sr. socio Guido Cora, 
de Turin, en que acusaba recibo de los Boletines que se le han remitido, y 
ofrece enviar obras inéditas suyas á esta Sociedad, además del Cosmos que 
está mandando con regularidad. 

El señor segundo vicepresidente, encargado de presidir la comisión que ha 
de formar el Calendario acordado por la Sociedad, manifestó que la segun- 
da reunión de los socios que componen aquella, no pudo tener lugar, por- 
que solo concurrió, como en la anterior, el Sr. D. Miguel Eul; que por tal 
causa quedaba ya poco tiempo útil, y quacon mucha pena creia que era in- 
dispensable aplazar los trabajos relativos para el año siguiente, pues no era 



Digitized by VjOOQIC 



UO SOCIEDAD MEXICANA 

posible terminar la redacción y la impresión de ellos en tiempo oportuno 
para que el Calendario llevara la fecha del año de 1875. 

Con este motivo, el Sr. Bol dijo: que habiendo pedido su cooperación á 
diversas personas de los Estados y de la capital en algunos de los ramos que 
se le señalaron en la redacción del Calendario, se han prestado bondadosa- 
mente á enviarle los datos que pidió, los Sres. D. Francisco Glennie, de 
Guanajuato, D, J. Pedro Berúmen, de la hacienda del Mezquite, y D. Ma- 
nuel G. Serrano, de Aguascalientes: que le consta, además, que en esta 
capital se ocupan de trabajos análogos el señor director de la Escuela de 
Agricultura, el Sr. Lie. D, Pedro Escudero y Echanove, el Sr. D. Fran- 
cisco Fernandez, el Sr B. Ignacio Manon y el Sr. B. Agustín Roválo : que 
convencido también, como ha expresado el señor presidente, de que no es 
posible terminar la redacción del Calendario en lo que falta del mes de Se- 
tiembre y la impresión en Octubre para que pudiera circularse y expender- 
se por cuenta de la Sociedad al fío del corriente año, suplica respetuosa- 
mente se hagan constar en el acta estos hechos para que no pudieran acaso 
creer las referidas estimables personas y otras mas de las muchas invitadas, 
que es posible sigifti enviando sus trabajos, que sin motivo bastante les mo- 
lestó el que habla, ya que por causas ajenas de su voluntad, pero inevita- 
bles, se aplaza la redacción del Calendario. 

El señor presidente indicó que es de aceptarse el pensamiento de hacer 
constar en el acta los nombres de las personas que tan bondadosamente co- 
laboraron en estos trabajos: manifestó en lo privado alguna manera de cor- 
responder su atención, según el'reglamento, expresando el deseo de que esos 
escritos se publiquen desde luego en el Boletín, 

El Sr. Bul, después de dar las gracias al señor presidente y ala Sociedad, 
por haber aprobado la idea iniciada, evitándole una penosa mortiñcacion, 
dijo: que si al fín se ha de redactar el Calendario para el año de 1876, esos 
datos y noticias deberían, en su concepto, reservarse, y que si se pretende 
absolutamente, desea consultar á los autores antes de publicarlos, porque 
habiendo 61 establecido, con anuencia de sus compañeros de comisión, una 
especie de programa ó prospecto de redacción, que debería encabezar los 
artículos del primer Calendario, para ir tratando sucesiva y con^etadamen- 
te los diferentes asuntos, no en un año sino en muchos, por no permitir otra 
cosa la naturaleza de la publicación, á ^te proyecto ó programa vienen 
ajustados los datos ó escritos pedidos, y publicándolos aisladamente sin for- 
mar parte de un todo combinado con anterioridad, parecerían truncos y de- 
sairados: que pensarla, sin embargo, si es posible utilizar los escritos bajo 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 141 

, diversa forma, haciendo de ellos un nuevo cómputo especial; y que en el 
caso de obtener la-voluntad de los autores, que con mayor espacio pueden 
ampliar sus noticias, y de que se prescinda enteramente de la publicación 
del Calendario, tendrá el gusto de entregarlos á la Sociedad. 

La secretaría dio cuenta con los libros, periódicos y publicaciones que 
ba recibido en la semana, y son los siguientes: (cBoletia.de la Sociedad de 
Geografía de Paris, correspondiente al mes de Mayo último. » — « Publica- 
ción del círculo geográfico italiano, periódico bimestral que ve la luz en Tu- 
rin y corresponde al mes de Agosto próximo pasado. » — «Revista geográ- 
fica de Londres, por Clemente R. Markban, de la misma fecha. » — « Noticias 
hidrográficas publicadas por el Almirantazgo del Imperio alemán en Ber- 
1ÍD, en Julio del presente Kño.» — «Informes que en cumplimiento del de- 
creto de 2 de Octubre de 1872 rinde al ejecutivo de la Union la comisión 
pesquisidora de la frontera del Norte, sobre el desempeño de sus trabajos. » 
— Se acordó que estos impresos pasaran á la redacción del Boletín, 

Ignacio M. AiíTamirano. 



Acta Numero 36. 



México, SeUembre 12 de 1874. 

Presidencia del C. Mendoza Gumesindo. 

Asistieron lo» tocia» Barcena, Boguslawaki, Baranda José Marta, Oareaga, Chtusin, Epstein, Car- 
da y Cubas, Qovantes, Oomez JParada, Jlmena Francisco, Linares Antonio, Qrtts Cristóbal, IH- 
mentel, Bamirez Santiago, Soriano, ürqitiii, Záraie Eduardo y el secretario prímero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del C. Ministro de Hacienda, pidiendo para enviar al gobierno de Colom- 
bia, la segunda y tercera época del Boletín. — Contéstesele remitiéndoselas. 

Del C. Ministro de Justicia é Instrucción pública, trascribiendo la nota 
que pasó al de Hacienda para que se sirviese dar sus órdenes á la Tesorería 
General, á fin de que ministre á los impresores Diaz de León y Wbite los 
mil doce pegos que se les deben por saldo que resultó á su favor en la im- 
presión del tomo I de la tercera época del Boletín, — Contéstese dando 
gracias. 



Digitized by VjOOQIC 



142 SOCIEDAD MEXICANA 

Del Sr. Lie. D. Luis G. Pacheco, de Mazatlán, acompañando la «Infor- 
mación practicada en el juzgado primero constitucional de San Ignacio, del 
Estado de Sinaloa, sobre la lluvia de azogue ocurrida en dicha localidad el 
dia 29 de Enero del año próximo pasado, d — Contéstese dando gradas, y 
que la información pase á la comisión respectiva. 

Del señor socio D. Antonio Linares, acompañando un ejemplar impreso 
del (í Diccionario mexicano -español, escrito por Fray Alonso de Molina.» 
— Contéstese dando gracias, y que la obra se coloque en la biblioteca. 

Del señor socio Dr. D. S. Zapata, de Teapa, acompañando el opdsculo 
que ha escrito intitulado: «Tabasco descriptivo, ilustrado con tres grabados 
y un plano del mismo Estado. — Se acordó que se dieran las gracias al Sr. 
Zapata, y que su importante trabajo se insertase en el Boletín^ haciéndose 
un Bobretiro de quinientos ejemplares para obsequiar con la mitad de ellos 
al autor. 

Se recibió por el correo el núm. 8 de la <( Revista geográfica británica,» 
que publica en Londres el señor socio D. Clemente R. Markhan, y corres- 
ponde al mes de Agosto último, y se mandó pasar á la redacción del Boletín, 

Se dio primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Antonio Martínez del Romero, por los 
Sres. D. Joaquin Tellez, D. Gumesindo Mendoza, D. Santiago Ramirez y 
el que ^suscribe, y segunda lectura á la relativa al Sr. D. Juan M. Yillela. 

El Sr. Ramirez D. Santiago leyó el artículo que ha escrito, intitulado 
«Descripción de un criadero de mercurio descubierto en el Distrito de Hue- 
tamo.A — Tan notable trabajo fué escuchado con la mayor atención, y se 
mandó insertar en el Boletin. 

El Sr. (Jarcia y Cubas, presentó las cuatro primeras entregas que ha pu* 
blicado de su ce Atlas metódico para la enseñanza de la Geograña de la Re- 
pública Mexicana,» cuya obra ha dedicado á la Sociedad. Leyó algunos 
párrafos de las materias mas importantes para dar idea de tan lUil trabajo, 
y fué escuchado con vivo interés, mereciendo la aprobación de la Sociedad, y 
quo esta acordase que en la presente acta se hiciese una mención honorífica 
del mérito de la obra y del aprecio que le merece la laboriosidad é inteli- 
gencia del autor. 

Ignacio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRATIA Y ESTADÍSTICA ' 143 



Acta Numero 37. 



México, Setiembre le de 1874. 
Presidencia del C. Orozco y Berra. 

Aitttieron los aoeioi Barcmda José Naría^ Bogiulawskt, JSIoffi, Barcena^ O3reaoa% í^fisteint GO' 
vcmlest Qarcia y Cubaa, Jffammeken^ Mendoza GumegtndOt Ortiz Crütóbal, PlmenteZ^ JRult Bor 
rntrez SomtíagOt 6Imo, ürquidit Ward i\x)¿e, Ziehl y el secretario primero que susoríbe. 

Aprobada el acta, de la sesión anterior, se di6 cuenta de las siguientes 
comíinicaciones: 

Del Sr. Frank R. Gray, de Filadclfia, diciendo que acompaña el cua- 
derno relativo á la Topografía 6 Historia del Estado de Ohio, en los Esta- 
do8-TJnidoe, y pidiendo un ejemplar del Boletín de la Sociedad. — Recibo 
dando gracias por dicho cuaderno, y remítase el Boletín que solicita. 

Bel señor socio D. Miguel Lira y Ortega, de Tlaxcala, diciendo que 
nombra para que reciba y le remita el Boletín^ al Sr. D. Rafael Romero. 
— A su expediente. 

Del señor socio D. E. B. de Boguslawski, acompañando la respuesta del 
Sr. Müller Beeck, de Hamburgo, en que manifiesta que acepta con reco- 
nocimiento su nombramiento de socio corresponsal en aquel puerto. — A su 
expediente. 

Se dio primera lectura á las postulaciones para miembros honorarios de 
la Sociedad, hechas á favor de los Sres. D. Telésforo García y D. Aurelio 
Almazdn ; segunda lectura á la del Sr. D. Antonio Martinez del Romero, 
y tercera lectura á la del Sr. D. Juan M. Villela. 

Se recibieron por el correo la «Revista del Departamento de Agricul- 
tura de los Estados-Unidos, correspondiente al mes de Julio último,» y las 
«Noticias hidrográficas del Almirantazgo del Imperio alemán del mes de 
Agosto próximo pasado, » y se mandaron pasar á la redacción del Boletín, 

El que suscribe manifestó que el señor tercer vicepresidente, D. Fran- 
dsco Jiménez, le habia encargado que se despidiese á su nombre de la So- 
ciedad, con motivo del viaje que deberia emprender próximamente al Asia, 
como miembro de la Comisión que enviaba el Gobierno para observar el 
paso de Venus por el disco del sol, congratulándose de que tres socios, 
pues también lo son los Sres. Diaz Covarrubias y Fernandez, hubiesen si- 
do honrados con tan honorífica distinción. Con este motivo, los Sre?. Go- 



Digitized by VjOOQIC 



144 « SOCIEDAD MEXICANA 

Tantes, García y Cubas, Bamirez Santiago y el que Buscribe, presentaron 
la siguiente moción que fué aprobada: ^ 

« La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística resuelve manifestar 
al Supremo Gobierno, que ba visto con suma satisfacción que haya enviado 
una Comisión científica al Asia, con objeto de observar el paso de Venus 
por el disco del sol. » 

£1 Sr. Ramires D. Santiago leyó la Memoria que ha escrito, intitulada 
« Observaciones á la presunta especie mineral llamada Medinita^ estudiada 
por el señor socio D. Gumesiado Mendoza. » Se le escuchó con la mayor 
atención, y se acordó que tan importante trabajo se insertase en el Boletín. 
Como estuviese presente el Sr. Mendoza, á quien se aludia, dio varias ex- 
plicaciones, & las que contestó el Sr. Ramírez, resolviéndose, por último, 
que se pasase á aquel una copia de la Memoria, para que la contestase por 
escrito. 

El Sr. García y Cubas presentó la quinta entrega de su Atlas metódico^ 
con cuyo motivo explicó las razones que habia tenido pUra sostener las opi- 
niones y doctrinas que ha sentado en las entregas anteriores, y que han sido 
criticadas en un remitido inserto en el número 1,062 dd Correo del Co* 
mercxo^ que se publica en esta capital. 

. iGKAao M. Altahibano. 



Acta Nunero 38. 



México. Setiembre 26 de U74. 
Presidencia del C. Mendoza (Gumesindo). 

AiUtitron ¡09 tocios AtcérreeOt JBoffusUnvtkU Barcena, Cbrecva. Gfovantett Hammeken, OrUs Crít- 
tóbal, SorlanOf Ward FodU y el aecrtíario primero que nueribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 

Del C. Ministro de Hacienda, acusando recibo de las colecciones perte- 
necientes ala segunda y tercera época del Boletín^ para remitir al (Gobierno 
de Colombia. — Al archivo. 

Del señor socio D. M. M. Cházaro, de Paso de San Juan, acompañando 
el resumen de las observaciones meteorológicas que ha practicado en aquella 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 145 

localidad en el mes de Agosto último. — Recibo dando gracias y que el.i?c- 
súmen se inserte en el Boletín, 

Del señor socio D. Domingo S. Bazares, de Chiapa, diciendo qae acom- 
pasa unas maestras de piedras metalíferas y el dibujo de nn monolito en- 
contrado en el Desierto de aquel Eltado. — Contéstese que se ba recibido 
el dibujo, pero no las piedras á que se contrae. 

Del Sr. socio D. G. Biagi, ministro de Italia, acompañando la contestación 
del Barón Von Müller, en que acepta su nombramiento de socio correspon- 
sal en Melbourne y da las gi*acias por esta distinción. — A su expediente. 

Del señor socio D. E. B. de Boguslawski, acompañando la traducción que 
ha hecho de un trabajo que publicó su hermano el señor socio D. Jorge de 
Boguslawski en Berlin, en 30 de Mayo último, sobre el viaje científico del 
buque de guerra alemán que ha de conducir la expedición alemana, con ob- 
jeto de observar el paso de Venus por el disco del Sol en las blas Kerquesle 
en el Océano Indico. — Becibo dando gracias y que la traducción se inserte 
antes que en el BSletin^ en los demás periódicos de la Capital, por conte- 
ner importantes noticias de actualidad. 

De la Asociación Médico-Qoírúrgica «Larrey», participando haberse ins- 
talado el dia 9 del presente. — Contéstese de enterado con satisfacción. 

Del señor socio D. Antonio del Castillo, devolviendo las cinco entregas 
que tenia en su poder de la traducción hecha por el Sr. Hassey, de la obra 
sobre Basilarios mexicanos del Dr. Erembcrg. — Eecibo y que las entre- 
gas pasen á la redacción del Boletín^ para que cumpla con los acuerdos re- 
lativos de la Sociedad. 

Del señor socio D. Antenor Lescano, acompañando un ejemplar de la obra 
que ha escrito intitulada: «Curso elemental de Agricultura. Primera parte. 
Agronomía, — México, 1875.» — Recibo dando gracias, y que la obra in- 
grese á la biblioteca de la Sociedad. 

Del Sr. D. Eduardo A. Gibbon, aceptando su nombramiento de miem- 
bro honorario de la Sociedad, y dando las gracias por esta distinción. — A 
su expediente. 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspondien- 
te al mes de Octubre próximo, y tomado en consideración, fué aprobado. 

Se dio segunda lectura á las postulaciones para miembros honorarios de 
la Sociedad, hechas & favor de los Sres. D. Aurelio Almazán y D. Telésforo 
(jarcia, tercera lectura á la del Sr. D. Antonio Martínez del Romero, y se 
aprobó la del Sr. D. Juan M. VUlela, á quien se mandó expedir el diploma 

19 



Digitized by VjOOQIC 



146 SOCIEDAD MEXICANA 

El Sr. Mendoza B. Gamesindo leyó la réplica que bace á las observa- 
ciones del señor socio D. Santiago Ramírez, sobre su primera disertación re- 
lativa á la presunta especie mineral llamada Medinita. Se le escuchó con 
la mayor atención, y se acordó que después de dar conocimiento de ese tra- 
bajo al Sr. Ramírez, se insertase en el ioletin. 

El mismo Sr. Mendoza leyó en seguida el artículo que ha escrito sobre 
la hermosa flor de la familia de los Orquídeas, llamada vulgarmente Torito^ 
cuyo análisis hizo, llamando la atención de los señores socios presentes. Se 
le dieron las gracias por tan apreciable trabajo, el que se mandó insertar en 
el Boletín, 

Ignacio M. Altamirano. 



Acta Numero 39. 



México, Octubre 3 de 1874. . 
Presidenxia del C. Orozco y Berra. 

Aiistieron los tocios Aletrreca^ Boffuslawski, BcUbontüi, Baranda José jSfat'Ca, Barcena^ Ootreaodt 
Ouutsin, JBpstetn^ Oovantes, Linares Antonio^ Mendoza OumesíndOt Rixera Oaanlbas^ Bmnirez 
Santtaoo, Urquidi, Ward JPoole, ZicM y el cuarto secretarlo que suscribe. 

Aprobada ^1 acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones. 

Del C. Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de 
gastos de la Sociedad, correspondiente al actual mes. — Comuniqúese al 
ciudadano tesorero. 

Bel C. Gobernador de Micboacán, acompañando los decretos numerados 
del 22 al 46, expedidos por la legislatura de aquel Estado. — Recibo dando 
gracias. 

Del señor socio D. Gabriel García, participando baber entregado el go- 
bierno del Estado de Zacatecas al Sr. D. Agustín Ldpez de Nava, electo 
popularmente para desempeñado. — De enterado. 

Del Sr. D. Agustín López de Nava, participando baberse encargado, por 
elección popular, del gobierno de dícbo Estado. — De enterado con satis- 
facción. * 

De los señores Dr. D. Eamon Ponce de León, é ingeniero topógrafo 
D. Luis G. Orozco, acompañando los resúmenes de las observaciones meteo- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 147 ' 

rológicas que han practicado en el colegio « Rosales » de Culiacán, en los 
meses de Abril á Agosto del presente año, — Recibo dando gracias, y que 
esos documentos se inserten en el Boletín. 

Del señor socio B. M. M. Cházaro, de Paso de San Juan, acompañando 
el resumen de las observaciones meteorológicas practicadas en aquella lo- 
calidad en el mes de Agosto último. — Recibo dando gracias, y que el re- 
sumen se inserte en el Boletín. 

Del Sr. D. Lúeas Yillafañe, de Oaxaca, aceptando su nombramiento de 
socio corresponsal en aquella capital, y dando las gracias por esta distinción. 
— A su expediente. 

Se dio tercera lectura á las postulaciones para miembros honorarios de 
la Sociedad, hechas á favor de los Sres. D. Aurelio. Almazán y D. Telés- 
foro García, y quedó aprobada la relativa al Sr. D. Antonio Martínez del 
Romero, á quien se le mandó expedir el diploma respectivo. 

El señor socio D. Manuel Rivera Cambas presentó un ejemplar de la 
obra que acaba de dar á luz, intitulada « Atlas y Catecismo de Geografía 
y Estadística de la República mexicana, según hs noticias contenidas en 
las memorias de los CC. Gobernadores y los periódicos ofíciales de los Es- 
tados. » — Fué recibido con «atistaccion un trabajo tan importante, el que 
se mandó registrar en el libro de donaciones. 

El Sr. Ramirez D Santiago leyó su « Contestación á las aclaraciones 
hechas por el Sr. D. Gumesindo Mendoza, á su Estudio químico sobre la 
presunta especie mineral la Medinita, » — Fué escuchado con la mayor aten- 
ción, especialmente por el Sr. Mendoza, que hizo algunas explicaciones, y 
convino con el Sr. Ramirez, en que estudiarían juntos la citada especie 
mineral, para ponerse de acuerdo y dar cuenta del resultado fínal á la So- 
ciedad. 

El mismo Sr. Ramirez, invitado para proponer un asunto de conversa- 
ción, leyó los párrafos de Gacetilla del número 163 del Constitucional^ en 
que se habla de un polvo negro, que se ha encontrado algunas veces sobre 
las nieves, en el que domina el hierro metálico en estado de diminutas pa- 
jillas brillantes. Hablaron sobre esto, además del mismo Sr. Ramirez, los 
Sres. Barcena, Alcérreca, Orozco y Berra, García y Cubas y Rivera Cam- 
bas, acordándose, finalmente, que se nombrara una comisión compuesta de 
los tres primeros señores mencionados, para que estudiara el fenómeno y 
emitiera el correspondiente dictamen. 

Se recibieron en la secretaría, la entrega 1* del «Viaje pintoresco y re- 
creativo al Estado do Sonora» por el Sr. D, Perfecto Vadillo; el número 



Digitized by VjOOQIC 



148 SOCIEDAD MEXICANA 

correspondiente á Junio último del m Boletín de la Sociedad de Geografia 
de París;» el número 6 de la (cEevista de la Academia de ciencias de Ber- 
lín,» de la misma fecha; y las ((Noticias hidrográficas» publicadas por d 
Almirantazgo del Imperio alemán, en Berlín en Agosto del presento año. 

Antonio García y Cubas. 



Acta Numero 40. 



México, Octubre 10 de 1874. 

• Presidencia del C. Orozco y Berra. 

AtítUeron los soOot Aletrreca, BcUbonitrit Baranda José JkCaria, Barcena^ BagusUnotkU Oareaga, 
JEptteint García y Cfuba$, Mendoza Oumatndo, Manfred, Ortiz Cristóbal^ Orozco Ricardo, Ptr 
tneiUel» i\>tto, Jtult Bamira Somtiaoo, Sosa, Ward Poolc, y el secretario primero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones^ 

Del C. Gobernador de Michoacán, acompañando los decretos numera- 
dos del 46 al 47 expedidos por la Legislatura de aquel Estado. — Recibo 
dando gracias. 

Bel Sr, N. S. Shaler, de Cambridge, en Massachusets, aceptendo sn 
nombramiento de miembro corresponsal de la Sociedad, y dando las gra- 
cias por esta distinción. — A su expediente. 

Del Presidente de la Sociedad de Geografía y Estadística de Francfort, 
acusando recibo de los números del 1 al 5 del tomo I de la tercera época 
del Boletín, — A su expediente. 

Del señor socio D. M. M. Cbázaro, de Paso de San Juan, acompañando 
el resumen de las observaciones meteorológicas que practicó en aquella lo- 
calidad, en el mes de Setiembre liltímo. — Recibo dando gracias, y que el 
resumen se inserte en el Boletín» 

De la Sociedad Imperial Rusa de Geografía, acusando recibo de los nú- 
meros del 1 al 7 del tomo I de la 3^ época del Boletín^ y acompañando 
los del suyo numerados del 1 al 5, y correspondientes al tomo que está 
publicando en el presente año. — Recibo dando gracias, y que estos núme- 
ros pasen á la redacción del Boletín, 

Del señor socio D, Matías Romero, de Tapachula, diciendo que enyía 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 149 

por conducto del C. Administrador de la Aduana Marítima do Acapulco, 
un bulto, conteniendo muestras de las tierras de aquel distrito, en donde se 
produce el hule con mayor exuberancia, así como varias plantas, semillas y 
hojas del mismo, que pueden servir para que la Sociedad mande practicar 
un análisis científico. — Contéstesele dando gracias, y diciendo que aun no 
se recibe el bulto; pero que en cuanto esto en poder de la Sociedad, se 
pasará á la comisión compuesta de los Sres. Mendoza Gumesindo y Bar- 
cena, para que hagan el análisis que solicita. 

Del señor socio D. Manuel Gómez Parada, participando haberse encar- 
gado del gobierno del Estado de Morelos. — Contéstesele de enterado. 

Del señor socio D. E. B. de Boguslawski, haciendo un extracto del via- 
je en Agosto último, que hizo el buque alemán «La Gacela,» de Plymouth 
á Madeire, en que se refieren los diferentes sondajes y observaciones sobro 
el fondo del mar, las corrientes, temperaturas, etc., etc.— ^ Se dieron las 
gracias al autor de tan apreciable trabajo, el que se mandó insertar en el 
Boletín. 

Fueron aprobadas las postulaciones para miembros honorarios de la So- 
ciedad, hechas á favor de los Sres. D. Aurelio Almazán y D. Telésforo 
García, á quienes, se mandaron expedir los diplomas correspondientes. 

Los Sres. Alcérreca, B^mirez Santiago, Orozco y Berra y Baranda José 
María, presentaron la siguiente proposición, que con dispensa de trámites 
y fundada por sus autores, fué aprobada: 

tf Se nombrará del seno de la Sociedad una comisión que se acerque al 
C. Presidente de la Eepública, para indicarle la conveniencia de que la prác- 
tica que deben hacer los alumnos de la Escuela especial de Ingenieros y 
Agricultura, así como los de la clase de Zoología y Botánica de la Prepa- 
ratoria, se verifique en los terrenos y Distrito donde está situada la gruta 
de CacahuamQpa. 

Para formar la comisión fueron nombrados los Sres. García y Cubas, 
Govantes y el que suscribe. 

El Sr. Bul dijo, que conforme á un acuerdo de la Sociedad, esta debia 
publicar los nombres de los que contribuyeran á la formación del Calen- 
dario^ y que con tal objeto manifestaba haber recibido un trabajo del se- 
ñor ingeniero D. Mariano Glennie. Se acordó que esta indicación constara 
en el acta. 

El Sr. Ramírez D. Santiago manifestó que habia visto anunciada en 
varios periódicos la reunión en Paris de un Congreso Internacional de Geó- 
grafos, con cuyo motivo celebraría que la Sociedad se ocupara de la parte 



Digitized by VjOOQIC 



150 SOCIEDAD MEXICANA 

que podía tomar cd aquella reunión. Hablaron, además del Sr. Eamirez, 
los Srcs. García y Cubas, Pimentel, Orozco y Berra, Alcérreca y Sosa. 

El Sr. García y Cubas propuso como tema de la conyersacion de la no- 
che, la causa ó causas que influyen en las virtudes de las Tarias clases de 
orcbilla que se produce en diversos terrenos del territorio de la Baja-Ca- 
lifornia, tomando parte en el asunto los Sres. Orozco y Berra, Mendoza 
Gumesindo, Orozco Ricardo y Barcena Mariano. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 41. 



México, Octubre 17 de 1874. 
Presidencia del C. Orozco y Berra. 

Asistieron las socios Bárceixn, BogusUiwski, BiagU BaXbonlin, Chassin, Careaga, GovaaUes, Mañe- 
ro, Mendoza Gumesindo, Ortiz Cristóbal, Bamirez Santiago, ürquiai, Ward FooU y el socrtiarto 
primero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguiente^ 
comunicaciones: 

Del C. Gobernador del Estado do Morolos, acompañando copia de la co- 
municación que le dirigió la gcfatura política del Distrito de Cucrnavaca, 
en que le participa los fuertes temblores y ruidos subterráneos ocurridos 
en la villa de Xochitepec, cabecera de la municipalidad del mismo nombre, 
perteneciente á dicho Distrito. — Contéstese dando gracias y diciéndolc 
que ya nombra una comisión compuesta de los Sres. D. Santiago Bami- 
rez y D. Mariano Barcena para que mai'cben á Xochitepec á estudiar el 
fenómeno. 

El señor socio I). Vicente Beyes, de Cuantía, manifestando que marcha- 
ba, comisionado por el gobierno del Estado de Morolos á la villa de Xochi- 
tepec, á estudiar el fenómeno de que se trata. — De enterado. 

Del señor socio D. E. de Uricoechea, de París, pidiendo los «Apuntes 
para un catálogo razonado de las palabras mexicanas introducidas al caste- 
llano, formados por el Sr. D. Eufemio Mendoza» y el tomo lY de la se- 
gunda época del Boletín^ en que está inserto el catálogo de plantas de Si- 
lao. — Contéstese remitiéndole lo que pide. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 151 

Del señor ingeniero D. Luis Careaga y Saenz, de Puebla, diciendo que 
próximamente presentará á la Sociedad los aparatos con sus correspondien- 
tes descripciones de los motores que lia inventado últimamente. — A su ex- 
pediente. 

Del C Joaqum Flandes, representante de los miembros de la Sociedad 
Fraternal^ pidiendo á nombre de ella un ejemplar de las obras que haya 
duplicadas en la corporación. — Contéstese remitiéndoselas. 

Los Sres. D. Manuel Orozco y Berra, D. Vicente E. Mañero, D. San- 
tiago Ramirez, D. Juan N. Govantes, D. Mariano Barcena y el que sus- 
cribe, postularon para miembros corresponsales de la Sociedad á los Sres. 
Barón de Labarre, D. Antonio de Bufarull, de Barcelona, y D. José Es- 
criba de Remaní, de Madrid quienes fueron aprobados. 

El Sr. Barcena leyó la Memoria que ba escrito sobre las obsidianas de 
México. — Fué escuchado con aprecio, se le dieron las gracias y se acordó 
que ese trabajo se insertara en el Boletín. 

El que suscribe pidió autorización á la Sociedad, que le fué otorgada, 
para encargar por conducto del ministro mexicano en España Sr. general 
Corona, copia de las obras sobre historia natural del ilustre sabio mexicano 
D. N. Mociño, qne se encuentran en la biblioteca de Medicina de Madrid, 
y pedir al C. Presidente de la Eepública los recursos pecuniarios que al 
efecto han de necesitarse. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 42. 



México, Octubre 24 de 1874. 
Presidencia del C. Orozco y Berra. 

Aiiitteron los socios Alchreea, JBitíJbonUn, Bogvalawski, Barcena, Chassin, Oartía y Cubas, Ocwm- 
' tes. Mañero, Ortíz Crütóbai, Ramírez SanUago, BxO^ Rivera Coanbas, uñarte^ Ward Podlc y el 
tecretano primero que ssAscriJbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se did cuenta de las siguientes 
comunicaciones : 

Del secretario de la Sociedad Geográfica y de Ciencias Naturales, de Eiel, 
acosando recibo de los números del 1 al 9 del tomo I de la tercera época 
del BoUtiriy y acompañando los que publica aquella corporación sobre los 



Digitized by VjOOQIC 



152 SOCIEDAD MEXICANA 

ramos de su instituto, correspondientes á los años de 1857, 58, 59, 61, 63, 
66, 68, 69 y 73. — Recibo dando gracias, y que dichos números pasen ala 
redacción del Boletín, 

Del señor socio D. Domingo Bezares, de Chiapa, proponiendo para cor- 
responsal en aquel Estado al Sr. D. Indalecio Carpió, y que se le remita 
por el correo el tomo que se le babia ofrecido del Boletín, — Contéstese re- 
mitiéndoselo, así como el diploma en favor del Sr. Carpió. 

Del señor socio D. E. B. de Boguslawski, acompañando, por encargo del 
señor socio corresponsal en Hamburgo, D. N. Muller Beeck, el opúsculo 
intitulado: « Estudios meteorológicos para los informes meteorológicos dia- 
rios, por N. HofFmeister, director del Instituto Meteorológico de Copenha- 
gue, traducido al alemán por E. Parkioson, con doce mapas meteorológi- 
cos. » — Se le dieroq las gracias, cncargíindole que se sirviese trasmitirlas al 
Sr. Beecker, y se acordó que el opúsculo pasara á la redacción del Boletín, 

Del Sr. Dr. D. J. M. Bandera, aceptando su nombramiento de miembro 
honorario de la Sociedad, y dando las gracias por esta distinción. — A su 
expediente. 

Del señor socio D. Santiago Ramirez, aceptando la comisión que se le 
encomendó, de ir á la villa de Xochitepec d estudiar el fenómeno geológico 
ocurrido recientemente allí. — A su expediente. 

Del señor socio D. Mariano Barcena, contestando lo mismo. — El propio 
trámite. 

Fué aprobado como socio corresponsal en Zacatecas, el Sr. D. José Pedro 
Berumen, propuesto por los Sres. D. Miguel Rui, D. Manuel Orozco y 
Berra y D. Vicente E. Mañero. 

Con motivo de la comisión que se ha mencionado, nombrada para ir á 
estudiar el fenómeno geológico ocurrido en Xochitepec, el Sr. Ramirez D. 
Santiago leyó una Memoria relacionada con el mismo asunto, escrita por 
el señor ingeniero de minas D. Juan N. Cuatáparo, intitulada: «Breves 
observaciones sobre los acontecimientos plutónicos en México, dedicadas á 
mis ilustrados amigos D. Santiago Ramirez, D. Mariano Barcena y D. Vi- 
cente Reyes.» — Este importante trabajo fué escuchado con el mayor Ín- 
teres, y se acordó que pagase á la mencionada comisión, habiendo discutido 
sobre él, además del citado Sr. Ramirez, los Sres. Orozco y Berra, Barce- 
na, Alcérreca, Uriarte, García y Cubas, Chassin, y el que suscribe. 

Ignacio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADI3T1CA ' 158 



Acta Numero 43: 

México, Octabresi ae 1874. 
Presidencia del C. Orozco y Berra. 

Atuaeron íoi soeUu AnauUmo, Sdrcena, Baranda Joié JTorío, BalborUin, Qxreaga, Spstein, Qo- 
vante9. Lobato, Mendoxa Otanesindo, Mañero, OrtUt Qnttóttal, Itmentel, Uriarte, Word i\x«c 
y el tecretarfo jrrimcro que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las aigoientes 
comunicaciones: 

Del 0. Gobernador de Morolos, trascribieodo una nota del gefe políti- 
co del Distrito de Cuernavaca, sobre el fenómeno ocurrido en Xochitepec 
el 14 del que fina. — Recibo dando gracias. 

De la legislatura del Estado de Puebla, acusando recibo de algunos nú- 
meros del Boletín que se le remitieroD. — Al archivo. 

Del sefior eocío D. Crescencio Carrillo, de Merida, acompañando una 
Memoria que ba escrito y dedicado á la Sociedad, intitulada: a Petén-Itzá. 
Cuestión entre México y Guatemala. Derecho del Fetén. Derecho do Yu- 
catán y de México.» — Recibo dando gracias, y que la Memoria se inserte 
en el Boletín. 

Del señor socio D. Crescencio García, de Cotija, participando que ha 
escrito y va á remitir en la primera oportunidad que se le presente, las 
« Impresionas de su viaje á Uruápan. i» cr La Topografía del mal de San Lá- 
zaro en la República mexicana, sus causas y noticia de un vegetal con que 
se cura,» y otros trabajos científicos que tiene concluidos. — Dénsele las 
gracias por su constante laboriosidad, y excítesele para que envíe dichos 
trabajos á la mayor brevedad posible. 

Del señor socio D. Vicente Reyes, acompañando el informe que einitió 
sobre el reconocimiento científico que hizo del fenómeno volcánico ocur- 
rido en Xochitepec el dia 14 del que cursa. La lectura de este importante 
trabajo, que fué escuchada con notable interés, dio lugar á una ioteresan- 
te discusión en que tomaron parte los Sres. Barcena, Orozco y Berra, Lo- 
bato y Anguiano, acordándose que el informe pase á la respectiva comisión 
y se inserte además en el Boletín, 

De los ciudadanos presidente y secretario de la Asociación del Colegio 
militar, pidiendo para la biblioteca de ella los ejemplares que haya exceden- 
tes de las obras que posee la Sociedad.-* Remítansele en respuesta. 

20 



Digitized by VjOOQIC 



154 SOCIEDAD MEXICANA 

Del secretario de la Sociedad Fraternal^ acusando recibo de los tomoB 
del Boletín que se le han remitido para sn biblioteca. — Al archivo. 

Del señor socio D. Vicente E. Mañero, acompañando tres escritos, inti- 
tulados: «Nuevo sistema sobre la causa física de los terremotos, explicado 
por los fenómenos eléctricos y adaptado al que padeció España en 1? de 
Noviembre del año antecedente de 1755. Su autor el Illmo. y Rmo. Sr. 
D. Fray Benito Gerónimo Feyjóo, etc., etc., etc., por D. Juan Luis Bo- 
che, etc., etc. Impreso en el puerto de Santa María en 1756.» — Traduc- 
ción del artículo « Temblor de Tierra, » publicado en el Diccionario de Física 
dedicado al rey, etc., por M, Aime-Henri Paulian, etc., A. Nimes, 1789.» 
— ^ « Memoria acerca de los terremotos en México, escrita en 15 de Octubre 
de 1864 por D. Juan N. Adorno,» haciendo importantes apreciaciones 
sobre el contenido de estos trabajos. — Recibo dando gracias, y que estos 
escritos pasen á la comisión respectiva. 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspondien- 
te al mes de Noviembre próximo, y tomado en consideración fué aprobado. 

El señor socio D. K. Uriarte, miuistro de Guatemala, pidió la palabra para 
dar las gracias, á nombre de su Gobierno, por los ejemplares del Boletín 
de la Sociedad que habia recibido, y que se le remitieron los meses pasados. 

El mismo señor leyó el informe que ofreció en la sesión anterior sobre 
los terremotos ocurridos últimamente en Guatemala, haciendo de ellos una 
importantísima descripción. Se le dieron las gracias por tan importante tra- 
bajo, el que se mandó pasar & la comisión respectiva, con encargo de que 
se saque copia para insertarse en el Boletín, 

Ignacio M. Altamibako. 



Acta Numero 44. 

M6zlco, Noviembre 7 de 1874. 
Presidencia del C. Mendoza Gumesindo. 

Atittiercn loi iociot Aleérreca, Baranda José Jtfarfa, BogiulawMki, Barcena, GooanUt, Maníred, 
Mañero, Ortlz Cristóbal, Potta, Piumb, Bamirez bantíaoo, Urquidt, UMnk, Ward PotíU, y el te- 
eretarlo primero que nuerlbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dió cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 
Del señor socio P. £. B. de Boguslawski, acompañando varios documen- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 155 

tos sobre el programa del Congreso geográfico de Paris^ otros asnntoS del 
mayor interés científico, enviados en su mayor parte por el señor socio ciu- 
dadano Mueller Keeck de Hamburgo. — Kecibo dando gracias y que los 
documentos pasen á una comisión compuesta de los Sres. Kamirez Santiago, 
Alcérreca, Bogu&lawski y Barcena, para que á la posible brevedad emita 
el correspondiente dictamen. 

De la Sociedad del Museo Anátomo-patológico del Hospital Juárez, dan- 
do parte de su instalación y acompañando un ejemplar de su Reglamento 
y otro de la 1* entrega de su Revista Clínica, — Recibo dando gracias y 
que en debida correspondencia se le remita el tomo 1? de la tercera época 
del Boletin, 

Del Sr. D. Agustin de la Barre, aceptando su' nombramiento de miem- 
bro corresponsal de la Sociedad y dando las gracias por esta distinción. — 
A su expediente. 

El Sr. Barcena leyó una importante memoria que ba escrito, intitulada: 
«Estudio químico del Livingstonite.» — Se le dieron las gracias por tan apre- 
ciable trabajo, el que se mandó insertar en el Boletin. 

Juan N. Gov antes. 



Acta Numero 45. 

M6XÍ00, Noviembre 14 de 1874« 
Presidencia del C. Orozco y Berra. 

AtUtíeron los aocá>i Alehreea, Boaranda Joaé María, Barcena, BoffiuUnoski, Chauin, JEjpttein, Gar- 
cía y Cuba», Govantet, Manfred, Mendoza Oumesindo, OrUz Cristóbal, PtmenM, Bul, Bamlrts 
Santiago, Slvera CtinUnu, Bui», Smo, ürquidl, XJMnk, Word PooU y el secretario primero que 
suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 

Del C. Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de 
gastos de la Sociedad correspondiente al actual mes. — Comuniqúese al 
ciudadano tesorero. 

Del señor socio D. José Santos Unda, nombrando un apoderado para que 
ásu nombre reciba el Boletin en esta capital, y anunciando que próxima- 
mente enviará unas noticias mineras y estadísticas que está escribiendo so- 



Digitized by VjOOQIC 



156 SOCEEDAD MEXICANA 

bre el Distrito de Mitla en el Estado de Oaxaca, en donde ejerce la jndi- 
catnra. — Contéstesele que so esperan con interés las citadas noticias. 

Déla «Asociación médico-farmacéutica de Toluca», participando su ins- 
talación el dia 20 de Octnbre último. — Contéstesele de enterado con sa- 
tisfaccion. 

De la Junta auxiliar de San Luis Potosí, pidiendo el Boletín para el se- 
ñor socio^D. Ángel Carpió, que acaba de ingresar á ella. — Que se le remita. 

Los Sres D. Ventura Alcérreca, D. Manuel Rivera Cambas, D. Manuel 
Orozco y Berra, D. Juan N. Govantes, D. José María Baranda y el que 
suscribe, postularon para miembro honorario de la Sociedad al Sr. D. An- 
tonio Balderas, cuya postulación se tuvo como de primera lectura. 

El Sr. Bul pidió la palabra para manifestar que en el último viaje que 
hizo á su üacienda del Mezquite, en el Estado de Zacatecas, observó, en 
unión del Sr. D. José Pedro Berumen, que los niños extraen de un pequeño 
arbusto una especie de goma elástica, que llaman hule y que emplean en 
sus juguetes; que encargó se le remitiese una muestra de la planta, y que 
habiéndola recibido, aunque seca, cede una parte de ella que está á la vista 
para la colección de la Sociedad, advirtiendo que dicho Sr. Berumen, re- 
cientemente admitido como socio corresponsal, se ocupa de ^cribir el in- 
forme respectivo que se propone dedicar á la Sociedad, repitiendo las re- 
mesas de plantas vivas. Que si realmente esta planta produce en tierra no 
caliente una goma semejante al caoutchouc, será de mucho porvenir é im- 
portancia- vulgarizar su cultivo. — Se dieron las gracias al Sr. Rui, cuyo 
informe fué escuchado con interés ; y se acordó que los Sres. Mendoza Gu- 
mesindo y Barcena Mariano se encargasen de analizar dicha planta y de 
emitir el dictamen correspondiente. 

La comisión nombrada para dictaminar sobre el participio que debe to- 
mar la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística en el congreso inter- 
nacional de ciencias geográficas que se reunirá en Paris el 31 de Marzo de 
1875, presentó su dictamen, en cuya discusión tomaron parte los Sres. Rui, 
Chassin, García y Cubas, Alcérreca, Boguslawski, Pimentel, Ramírez San- 
tiago, Mendoza Gumesindo, Orozco y Berra y el que suscribe, terminando 
con la siguiente proposición que fué aprobada: 

tfSe suspende la discusión del dictamen presentado por la comisión res- 
pectiva, hasta que se reciba la conveniente invitación de la Sociedad Geo- 
gráfica de Paris. — México, Noviembre 14 de 1874. — F. Alcérreca. — E. 
B, de Boguslawski. — S> Ramírez* — M. Barcena. 

El Sr. Ortiz D. Cristóbal leyó las noticias que ha formado, valiéndose 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 157 

délas ofioinas telegráficas del gobierno, sobre los efectos de los últimos tem- 
blores ocurridos en esta capital y en varios puntos de la República. Se le 
oyó con el mayor interés, ee le dieron las gracias por un trabajo tan apre- 
ciabI?B, y se le pidió copia de él, que ofreció, para insertarlo en el Boletín, 
Se recibieron por el correo seis números del Boletín de la Sociedad de 
Aclimatación de Paris, correspondientes á los seis primeros meses del actual 
año; el núm. 40 de las noticias bidrográficas del Almirantazgo alemán, pu- 
blicadas en Berlin en el mes de Octubre último^ y las entregas 1 y 2 del 
Repertorio Jáliscieose de Medicina y Cirajía prácticas, y se mandaron pa- 
sar á la comiáon que redacta el Boletín do la Sociedad. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 46. 

México, Noviembre 21 de 1874. 
Presidencia del C. Orozco y Berra. 

Asistieron los socios Séb^eena, Bogtulawski, Baranda José Marías BablU^ Chassin^ CMmalpopoca, 
J^psicin^ Oovantes, Qartíln y Cubas, Mañero, Mendoza Oumestndo, OrUz Cfristóbal, Orozco Ri- 
eardOt Prieto Manuel, Bamirez Sanítago, UMnk, Urquidi, Ward JPoíOe y el secretarlo primero 
<iue suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones : 

Del señor socio D. M. M. Cb&zaro, de Paso de San Juan, acompañando 
el resumen de las observaciones meteorológicas que practicó en aquella lo- 
calidad en el mes de Octubre último. — Eecibo dando gracias, y que el re- 
. sumen pase filk redacción del Boletín, 

Del señor socio D. A. Amador Chimalpopoca, excitando á la Sociedad 
para que inicie una medida que influya en el desarrollo de la explotación 
de minas de mercurio en nuestro país. — Tomada inmediatamente en con- 
sideración, se acordó que pasase 6, una comisión compuesta de los Sres. Ea- 
mirez Santiago y Barcena Mariano, para que, estudiando el asunto, pre- 
sente á la posible brevedad el correspondiente dictamen. 

Del señor socio D. Mariano Barcena, aceptando la comisión que se le 
confió, en unión del Sr. D. Santiago Bamirez, de estudiar una planta resi- 
nosa, que produce goma elástica, procedente de la hacienda del Mezquite, 
en el Estado de Zacatecas. — A su expediente. 



Digitized by VjOOQIC 



158 SOCIEDAD MEXICANA 

Se dio lectnra á un artículo del Nord de Brmelas^ intitolado: ct La ex- 
pedición austro -htingara en el Polo Norte, por el teniente Julio Payer. 
(Extracto de la Neue freie Presse). A bordo del vapor Tiumarken. Se- 
tiembre de 1874,» y fué escuchado con el mayor interés. Con este motivo 
los Sres. Bablot, Govantes, Orozco y Berra y el que suscribe, hicieron la 
siguiente moción, que fué aprobada: 

« La Sociedad de Geografía y Estadística, por medio de atenta comuni- 
cación, manifestará al señor teniente de la armada austro -húngara, D. Julio 
Payer, el ínteres con que ha oído la lectura del relato de la expedición al 
Polo Norte, que publicó en la Neue freie Presse.» Se acordó, además, que 
ese relato se insertase en el Boletín. 

'El señor socio D. E. B. de Boguslawski presentó una carta acompañando 
la de su hermano el Sr. D. Jorge de Boguslawski, corresponsal en Berlín, 
en que envía cinco cuadernos conteniendo aclaraciones para las observa- 
ciones meteorológicas hechas en Stetin en los años de 1868, 69, 70 71 y 
72, por el propio Sr. D. Jorge Boguslawski, y el informe anual del mismo 
co^o secretario perpetuo de la Sociedad Politécnica de Stetin, correspon- 
diente al año de 1872, pidiendo á la vez que se le remitan las publicacio- 
nes meteorológicas é hidrográficas sobre México. — Recibo dando gracias, 
y que la secretaría se encargue de esa remisión. 

El señor socio D. Vicente £. Mañero presentó una Memoria, que fué 
escuchada con ínteres, sobre las razones en que se funda para creer que el 
ilustre naturalista Mociño fué mexicano; entre otras, en la aseveración del 
juicioso escritor D. Tadeo Ortiz, quien en su obra intitulada: «México, 
considerado como nación independiente y libre,» publicada en 1832, ase- 
gura que ese ilustre sabio nació en la villa de Temascaltepec. Apoyaron la 
opinión del Sr. Mañero los Sres. Orozco y Berra y Mendoza Oumesindo, 
y el Sr. Barcena propuso, y fué acordado, que se dirigiese una nota al cura 
de dicha villa, rogándole que hiciese sacar y remitir copia de la partida de 
bautismo de Mociño. 

Se dio primera lectura á las postulaciones para miembros honorarios 
de la Sociedad, hechas á favor de los Sres. D. Juan N. Cuatáparo y D. 
Jacobo Mercado; segunda lectura á la del Sr. D. Antonio Balderas; y fue- 
ron aprobadas las de los Sres. D. Jorge de Boguslawski, D. Carlos Wey- 
preck y el conde Wiloyer; y como corresponsales en la Habana, las de los 
Sres. D. Marcos de F. Melero y D. José E. Fray. 

Ignacio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGBAFU I ESTADÍSTICA 159 



Acta Numero 47. 



México» Noviembre 28 de 1874. 
Presidencia del C. Baranda (José María). 

Atueteron lo» »ocio8 Bogiulavnkt, ScUbontin^ Chaaslnt Ctireaga^ Lotxtto, Mañero, Pluntí), Urquidi 
Ward JPoole y el prosecretario que srucrtbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del gefe de la oficina de Estadística de la República Oriental del Uru- 
guay, residente en Montevideo, diciendo que acompaña la obra que acaba 
de publicar sobre su primer ensayo de una Estadística de aquella nación, 
y que desea entrar en relaciones científicas con la Sociedad. — Contéstese 
que no se ba recibido dicba obra: remítasele, como prueba de que se acep- 
tan con buena voluntad sus relaciones, el diploma de miembro correspoii- 
sal de la Sociedad y el tomo primero de la tercera época del Boletín^ ofre- 
ciéndole continuar el envío de nuestras publicaciones. 

Del señor socio D. Pedro Contreras Elízalde, acompañando un ejemplar 
de las publicaciones del Sr. D. Ramón León Mainer, intituladas a Cróni- 
ca de los Cervantistas.» «Cervantes y los críticos.» — Contéstese dando 
gracias y suplicando al Sr. Contreras que se sirva trasmitirlas al autor de 
éan apreciable trabajo. 

Se dio segunda lectura á las postulaciones para miembros honorarios de 
la Sociedad, hechas á favor de los Sres. D. Juan N. Cuatáparo y D. Jaco- 
bo Mercado, y tercera lectura & la relativa al Sr. D. Antonio Balderas. 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspon- 
diente al mes de Diciembre próximo, y tomado en consideración fué apro- 
bado. 

El asunto de la conversación de la noche recayó sobre las materias ali- 
menticias mas comunes usadas entre las clases pobres de la República, ha- 
ciendo uso de ]& palabra los Sres. Balbontin, Lobato, Chassin y el que sus- 
cribe. • . , 

Juan N. Gov antes. 



Digitized by VjÓOQiC 



1^0 SOCIEDAD HEIIGANA 



Acta Numero 48. 



México, Didemtoe ft de 1874. 
Presidencia del C. Orozco y Berra. 

AtUtieron lot iocio» AUOrreca, Alvarez, Boffuélawtíbt, Barcena, Oareoffa, Oarefa y Cfubcu, Lobato 
Mendoza C/v/maíndo, Mcmfmi, Pimeníel, Bamirea Smtlaao, Beyet Vicente, Bivera Qmbat.aih 
«a, ÜrquidU ÜMnk, Ward JPoolc y clproaecretarta que nwerfte. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones : 

Del C. gobernador de Michoacán, acompañando los decretos números 
47 y 48 expedidos por la Legislatura de aquel Estado. — Kecibo dando 
gracias. 

Del señor socio D. Domingo S. Bezares, de Chiapa, acusando recibo del 
tomo primero de la tercera época del Boletín, — A su expediente. 

De la Asociación del Colegio Militar, acusando recibo de las cartas geo- 
gráficas y colecciones díl Boletín que se le remitieron. — El mismo trámite. 

De los Sres. D. G. Larraz&bal, de Oaxaca, y D. José Pedro Berumen, de 
Zacatecas, aceptando sus nombramientos de ¿ocios corresponsales en aque- 
llos Estados, y dando las gracias por esta distinción. — A sus expedientes. 

Se dio primera lectura á la postulación para miembro bonorario de la 
Sociedad, becha & favor del Sr. D. Francisco P. Yera, y fueron aproba- 
das para el mismo bonor las relativas á los Sres. D. Jacobo Mercado, D. 
Juan N. Cuatüparo y D. Antonio Balderas, á quienes se mandó extender 
los diplomas correspondientes. 

La Comisión nombrada para estudiar el fenómeno geológico de Xocbi- 
tepec, ocurrido el 14 de Setiembre último, y compuesta de los Sres. Ba- 
mirez D. Santiago y Barcena D. Mariano, presentó su dictamen, que fué 
escucbado con vivo interés, y se acordó que se imprimiese inmediatamente 
para repartirse entre los miembros de la Sociedad, sin perjuicio de que mas 
adelante se inserte en el Boletín, 

La secretaría dio lectura á una Memoria del señor socio D. Vicente E. 
Mañero sobre los trabajos científicos del sabio astrónomo D. Joaquín Ye- 
lazquez de León, cuya Memoria se mandó pasar al Sr. D.^Antonio García 
y Cubas, que la babia pedido para unos trabajos relativos de que se está 
ocupando. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 161 

El Sr. Alcérreca pidió que se llevase & efecto el acuerdo de la Sociedad, 
relatívo al viaje á Cacabuamilpa. No estando presente el Sr. Altamirano, 
que debe informar sobre el asunto, se difirió la discusión para la sesión 
próxima. Con este motivo se babló de aquella gruta y de otra mas nota- 
ble, terminando la conversación con proponer el Sr. García y Cubas, sien- 
do aprobado, que se dirigiese una comunicación al ciudadano prefecto de 
XochimUco, preguntándole si existe realmente al pié ó cerca del cerro del 
Teutle esa otra gruta, y en caso afirmativo, cuáles son sus dimensiones y 
los demás pormenores de que tenga noticia. 

Se recibieron por el correo los siguientes cuadernos :,((Boletin de la So- 
ciedad de Geografía de París, correspondiente al mes de Julio último. » — 
Boletín de la Sociedad de Geografía italiana, que se publica en Eoma, cor- 
respondiente á los meses de Agosto y Setiembre últimos. » — ce Números 2 
y 3 correspondientes al tomo II del Cosmos del Sr. Guido Cora, que se 
publica actualmente en Turin, sobre los recientes descubrimientos de la 
Geografia y los progresos de las ciencias. » — «El número .7, correspondien- 
te & Octubre, de la Revista geográfica por Clemente B. Markhan. Lon- 
dres, 1874.» — «Noticias hidrográficas, publicadas enBerlin por el Almi- 
rantazgo alemán en los meses de Setiembre y Octubre últimos. » 

Juan N. Gov antes. 



Acta Numero 49. 



México. Diciembre 10 de 1874. 

Presidencia del C. Orozco y Berra. 

AMUtieron Uu tocios Barcena, Bogu$tatoiM, Chcutin, GovarUes, Mcaiet-o, PotU, ürquidl y el secre- 
tario primero qvbc suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del O- Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de 
gastos de la Sociedad, correspondiente al presente mes. — Trascríbase al 
ciudadano tesorero. 

Del ciudadano secretario de la Sociedad real de ciencias de Lisboa, acu- 

21 



Digitized by VjOOQIC 



162 SOCIEDAD MEXICANA 

sando recibo de los números del Boletín que se le remitieron. — A su ex- 
pediente. 

Del señor socio D. M. M. Cházaro, de Paso de San Juan, acompañando 
el Resumen de las observaciones meteorológicas que practicó en aquella lo- 
calidad en el mes de Noviembre último. — Recibo dando gracias, y que el * 
resumen se inserte en el Boletín. 

Del señor socio D. Hilarión Romero Gil, de Guadalajara, dando gracias 
por el tomo I de la tercera época del Boletín^ que se le ha remitido. — A 
su expediente. 

De los Sres. D. Juan N. Cuatáparo y D. Antonio Balderas, aceptando 
sus nombramientos de miembros honorarios de la Sociedad, y dando las gra- 
cias por esta distinción. — A sus expedientes. 

Del Sr. D. Manuel Flores y Heras, solicitando la formación dd «Padrón 
de la Capital.» — Contéstesele que se le resolverá cuando haya emitido su 
dictájnen la comisión nombrada para proponer los medios de llevar á efecto 
ese trabajo, y excítese con ese motivo á dicha comisión para que dé cuenta 
de sus adelantos. 

De la junta directiva de la «Sociedad de obreros déla Maestranza,» in- 
vitando á la Sociedad de Geografía y Estadística para que nombre dos co- 
misionados que unidos & los suyos y & los demás que también nombren las 
otras sociedades, formen un proyecto dirigido & fomentar la educación de la 
juventud. — Contéstese que se admite la invitación y que quedan comisio- 
nados para representar á la Sociedad geográfica el Sr. D. Juan N. Govan- 
tes y el que suscribe. 

Fué aprobado como socio corresponsal en Aguascalientes, el Sr. D. Ma- 
nud G. Serrano, y se dio segunda lectura á la postulación para miembro 
honorario de la Sociedad hecha á favor del Sr. ingeniero civil D. Francisco 
de P. Vera. 

El Sr. Urizar remitió unas muestras de carbón de piedra extraídas de las 
minas de Huitzuco, y se acordó que pasaran al Sr. Barcena para que las 
examinase, y presentase el correspondiente dictamen. 

Como el sábado de la seipana próxima es el último del año que termiiui, 
se acordó que por la Secretaría se invitase á todos los señores socios, para 
que concurriesen ese dia, á la hora de costumbre, á elegir los funcionarios que 
han de desempeñar los»cargOB de la Sociedad en el año de 1875. 

Ignacio M. Altakibano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE 6E06BAFIA Y ESTADÍSTICA 163 



Acta Numero 50. 



México, Diciembre 26 de 1874. 
Presidencia del C. García y Cubas. 

Att$tieron los tocio» AlvarcM, Argandar, BadiUo, JBdmena, Bablot, Balbontin, Baranda Jote Ma- 
rfa, Ouataparo, Chávarri, Cómust, QtrMga, Oarukíat, JBpttein, Qovantet, GomcM Hxrada» Oao- 
na, Sattey, Hammeken^ Lobato, Mendiondo, Mañero, Mendota fiufemlo, Manfred, MOUmco, 
MfOoot, Nieoli, Orozeo Ricardo, Oloffulbel, Ortta Crittóbal, Pereda, Portilla, Prieto Manuel, Pé- 
rez QaUardo, Palaeiot, Pünentel, Somero Manuel María, Bodriouez y Oot, Buelat, Bivero, 
Sierra Jutto, Sierra Santiago, Sota, TMez, Uhink, Urquidl, Vlffü, Ward Poole, Zarate Eduar- 
do, Zarate JuUo, 2Streoa y él tecrttario primero que tuteribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, presentó el señor presidente & los 
señores socios D. Perfecto Badillo, D. Juan N. Cuatáparo, D. Enrique 
Chávarri y D. Telésforo García, quiepes concurrian & las sesiones por pri- 
mera vez. 

Estando la presente sesión destinada á la renovación de funcionarios de 
la Sociedad para el año próximo de 1875, se procedió en escrutinio secreto 
& la correspondiente elección, j resultaron reelectos vicepresidente el Sr. 
D. Ignado Bamirez; primer secretario el que suscribe; electos segundo 
secretario el Sr. D. Antonio García y Cubas; tercer secretario el Sr. D. 
Julio Z&rate; reelectos cuarto secretario el Sr. D. Eufemio Mendoza, y te- 
sorero el Sr. D. Luis Malanco. 

En s^uida, los Sres. D. Francisco Pimentel, D. Alfredo Bablot, D. Joa- 
quín Tellez, D. Justo Sierra, D. Yalentin ühink, D. Juan N. Govantes, 
B. Pedro Mendiondo, D. Eufemio Mendoza y D. José María Gaona, pre- 
sentaron la siguiente proposición, que fué aprobada por unanimidad. 

«Pedimos & la Sociedad se sirva derogar el acuerdo para el nombramien- 
to de s^undo y tercer vicepresidente, quedando en esta parte vigente el 
antiguo ralamente. » 

El que suscribe propuso que el testimonio unánime de aprecio y de con- 
fianza que acababa de dar la Sociedad al Sr. D. Ignacio Ramírez nombrán- 
dole por cuarta vez su vicepresidente, se le comunicase al momento por 
medio de una comisión. Acogida satisfactoriamente esta idel, fueron nom- 
brados para componer aquella, el que suscribe como presidente, y los Sres. 
Mañero, Bablot, Govantes, übink, Sierra Justo, Gttrcía, Gkurcía y Cubas, 
Portilla y Pimentel, quienes marcharon acto contmuo & desempeñar su co- 
metido. 

• laNACio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



164 SOCIEDAD MEXICANA 



DICTAMEN 



PBBBKNTADO 



A LA SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGEAFIA Y ESTADÍSTICA 

^ Por la mayorf a de la ComlaioD 

nombrada para «stadiar la cueation relativa 

AI. DESAGÍhE DEIi VAIíLE DE MÉXICO. 



(^ 




) A mayoría de la Comisión nombrada por esta ilustrada Sociedad para 
estudiar la interesantísima cuestión relativa al desagüe del Valle 
de México, cumple boy con el delicado deber que aquel nombra- 
miento le impone, sometiendo á su consideración el juicio que se ba 
formado sobre tan importante asunto, á la vez que las reflexiones que le 
sirven de fundamento. 

Sin embargo de que el problema que es el objeto del presente dictamen, 
no ocupa por primera vez á la Comisión, cuyos miembros en particular ban 
tenido ocasión de examinarlo, y algunos de ellos aun de contribuir á resol- 
verlo; boy, antes de ocuparse de él colectivamente, ba sido necesario re- 
troceder á considerarlo desde su origen y bajo todas sus fases, á fin de po- 
ner en armonía las diferentes y contrarias opiniones que ban surgido de la 
discusión en el seno de la Sociedad. 

Mucbo bay que decir sobre una cuestión tan complexa, que & pesar de lo 
que sobre ella se ba dicbo en el dilatado tiempo que lleva de planteada, se 
presenta como inagotable ; pero la Comisión, deseando concretarla á su esen- 
cia; y no distraer & la Sociedad con lo accidental ó lo secundario, ba creido 
deber considerarla bajo el triple punto de vista de su necesidad, de su as- 
pecto técnico y en sus relftciones económicas; cuya división, permitiendo 
apreciarla no solamente en su conjunto sino también en sus detalles, faci- 
litará á la Sociedad la adquisición de los medios mas eficaces que pueda ob- 
tener en la esfera de sus recursos, y la ejecución de los trabajos que le sea 
dable desempeñar en la órbita de sus facultades, para conducirla á un tér- 
mino favorable y á una solución satisfactoria: 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGBAFU Y ESTADÍSTICA 165 

La necesidad de llevar á cabo la obra del desagüe del Valle de México, 
es una verdad, que con la evidencia de un axioma, está pesando sobre las 
convicciones de todos los que directa ó indirectamente se han ocupado de 
una mejora material que, sin exageración, puede decirse viene á ser la pri- 
mera de todas; y aunque por esta razón, todo lo que se dijera para soste- 
nerla, acaso no serviría sino para debilitarla, la Comisión no ha creido hacer 
omiso un punto tan interesante. 

El desagüe del Valle de México es necesario, porque sin él, la Capital 
estará continuamente amenazada de UDa inundación que, comprometiendo 
lu porvenir por la presencia constante de un peligro creciente, hace su si- 
tuación actual angustiada y congojosa. 

La posición topográfica de todas 6 la mayor parte de las poBlaciones del 
Valle, su proximidad á los rios que la circundan, el crecimiento progresivo 
aunque lento del lecho de sus lagos, elevado sin cesar por los sedimentos que 
reciben, y en una palabra, todas sus circunstancias hidrográficas, que con 
mas 6 menos precisión todos conocemos, hacen comprender sin esfuerzo el 
valor de esta amenaza, la magnitud de ese peligro y la urgencia de aquella 
necesidad. Para poner esto fuera de duda, no es necesario entrar á conside- 
raciones técnicas; bastarán algunas reminiscencias histórícas. 

Si tomamos por punto de partida el origen de la fundación de México, 
vemos que desde entonces se hizo sentir la necesidad del desagüe por la 
posibilidad de la inundación ; pues los mexicanos, que después de la domi- 
nación de los príncipes de Xaltocan y Texcoco establecieron su residencia 
al occidente del lago, en cumplimiento de las revelaciones de su oráculo, 
en su natural desarrollo tuvieron que extender sus poblaciones sobre el lago 
mismo, viéndose obligados á cercarlas por grandes diques, sin embargo de 
los cuales sobrevino la inundación de 1446, después de la cual hubo otras 
dos, antes de la conquista. 

Los conquistadores, reconstruyendo la ciudad moderna sobre las ruinas 
de la antigua, dejaron el mal en pié, y la nueva ciudad tuvo que sufrir las 
inundaciones de 1553, 1580, 1604, 1607, 1617, las parciales de 1620, 1629, 
1630 y 1748, pues los diques que se construyeron para detener el curso de las 
aguas del Norte, y que forman hoy los lagos de Zumpango y San Cristó- 
bal, fueron insuficientes, quedando desde entonces comprobado que el único 
remedio consistía en hacer salir el agua libremente. 

Con tal objeto se emprendió, el 28 de Diciembre de 1607, el desagüe 
directo por Huehuetoca, cuyo punto se creyó entonces el mas á propósito, 
y cuya obra fué trazada por el jesuíta Juan Sánchez. 



Digitized by VjOOQIC 



166 SOCIEDAD MEXICANA 

Todos los gobiernos qne de entonces ao& se han sucedido, se han ocupado 
del desagüe con mas ó menos actividad, con mas 6 menos acierto, con mas 
6 menos resultado; y sin detallar todas sus gestiones, sin enumerar todos 
sus trabajos, sin discutir todas sus medidas, bastará señalar el último de- 
creto relativo á la consecución de fondos, de 2 de Diciembre de 1867, que 
está en vigor y surtiendo sus efectos en la recaudación del impuesto, aun- 
que no en la aplicación para la que fué decretado. 

Este testimonio tan general, tan sostenido, tan unánime, es un argumento 
de primer orden en favor de la necesidad del desagüe. 

Además de estos peligros inminentes, naturales y próximos, bay otro» 
dependientes de ciertos fenómenos, que no por ser mas remotos y menos 
comunes, dejan de ser igualmente posibles. 

Un deshielo repentino en el Popocatepetl, análogo al que tuvo lugar en 
el Cotopaxi, una manga de agua en cualquier punto del Valle, como la 
que hace poco menos de dos años^causó tantos males en Guanajuato, li otro 
.fenómeno de esta naturaleza, inundarla la capital, haciéndola tal vez desapa- 
recer, pues á la violenta acción mecánica del agua al caer sobre la ciudad, 
se agregarían los efectos de su permanencia en ella, la que se prolongarla 
indefinidamente por la falta de una obra que le pudiera dar salida. 

El desagüe del Valle de México es necesario, porque sin él, las condi- 
ciones higiénicas de la población son en extremo desfavorables. 

En efecto, desde que México existe, los desperdicios y sustancias fecales 
producidas por sus trescientos mil habitantes, se depositan casi en totalidad 
en esos albañales que se llaman atarjeas, y que no son mas que focos de 
corrupción y manantiales de insalubridad; pues no encontrando fácil salida 
estas sustancias, por la falta de corriente, allí experimentan la descomposi- 
ción, que da lugar al desprendimiento de gases deletéreos que, escapándose 
por las junturas de las losas que forman la cubierta, inficionan la atmósfera 
y son introducidos á la economía en el fenómeno de la respiración. 

Para impedir este mal, se ha dado logar á otro mayor, apelando al per- 
judicial sistema de cerrar herméticamente las atarjeas. De este modo, no 
conservando respiradero alguno, los miasmas se desprenden por la única 
salida que se les presenta, la cual no es otra que los caños que hacen el 
servicio en el interior de las casas, las que, cerradas durante la noche, no 
cesan de recibir esas emanaciones pútridas que eorrompen la atmósfera tibia 
y mal renovada, convirtiendo este elíxir precioso de vida en un tósigo nau- 
seabundo de muerte. 

Además, yendo el exceáo que no pueden contener las atarjeas, al fondo 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOOBAHA Y ESTADÍSTICA 167 

del lago de Texcoco, allí sufren su descomposición final, cuyos productos 
nos llegan por la acción de las corrientes atmosféricas. 

Al tocar este punto interesantísimo, que es acaso el principal que debe 
examinarse en la cuestión que nos ocupa, la Comisión tiene á la vista las 
fundadas opiniones, los luminosos escritos, las pruebas palpitantes y los ar- 
gumentos concluyentes de los médicos mas conocidos en nuestra sociedad, 
mas respetados en nuestras academias, y cuyos nombres ocupan un lugar 
distinguido en los anales de la Ci^cia Médica moderna; pero la Comisión 
se priva del honor de invocar testimonios tan irrecusables, recordando que 
lesta Sociedad ba nombrado una comisión que debe ocuparse de estudiar 
la cuestión de una manera especial, bajo este aspecto, que la que suscribe 
solo toca por incidencia: sin embargo, no cree fuera de propósito recordar 
la üustrada opinión del Sr. D. M. Jiménez, quien en una luminosa Memo- 
ria presentada á la Sociedad Humboldt se expresa en estos términos: 

«Pero lo que á mi juicio reclama especial consideración, es la inñuencia 
perniciosa que va á ejercer sobre la constitución en general de los habi- 
tantes de México un estado de cosas tan deplorable. Bien conocido es el 
deterioro del organismo, el empobrecimiento de la sangre, la flaxidez é in- 
filtración de las carnes, el acortamiento de la vida y la apatía y depresión 
moral que imprimen un sello especial á los habitantes de la Tierracaliente, 
aun cu$indo no hayan padecido de las fiebres de acceso: no será pues, ex- 
traño, sino muy lógico, que la capital, expuesta á iguales influencias, llegue 
á ver á sus hijos en aquella degradación física y moral que todos deplo- 
ramos. Y ^esde ahora, y sin dejar de tomar en cuenta la influencia de otras 
causas depresivas, ya reveladas por la observación, creo estar en lo justo al 
atribuir en gran parte & aquellas influencias ese aspecto anémico y endeble, 
esa susceptibilidad extrema y dbposicion á toda clase de accidentes nervio- 
sos, esa indolencia y apatía mojal que tan 'frecuentemente se observan, y 
que, trasmitidas de padres á hijos, amenazan á las generaciones venideras 
con una degradación y envilecimiento horribles. » 

Termina el Sr. Jiménez de esta manera: — (cEn cuanto al remedio, me 
limitaré á apuntarlo: consiste en el desagüe del Valle, en la buena dirección 
de gus corrientes y en la canalización y acortamiento metódico do los lagos. » 

El desagüe del Valle de México es necesario, en fin, pues solo esta obra 
dará á la capital el grado de embellecimiento que reclama toda ciudad ci- 
vilizada, y que la nuestra puede alcanzar sin grandes esfuerzos. 

Lo que bajo este respecto se verifica en nuestra capital, apenas tiene ejem- 
plo en otras partes. 



Digitized by VjOOQIC 



168 SOCIEDAD MEXICANA 

Ann no ba cesado el bullicio de las calles; ann no ba disminuido el mo- 
vimiento de los transeúntes; aun no ban desaparecido los últimos destellos 
de la luz de la tarde, cuando se ven cruzar en todas direcciones los repug- 
nantes y pestilentes vebículos, cuyo cuadro la decencia se resiste á describir, 
y que no bacen mas que trasladar el mal de un sitio á otro. 

Durante el dia, es muy frecuente el caso de encontrar en las calles as- 
querosos depósitos que ofenden el olfato, y de los que bay que apartar 
la vista. 

¿Y la limpia de los cuarteles? Esta operación necesaria pone en tortura 
y compromete la salud de los transeúntes y del vecindario. 

Todo esto desapareceria con el desagüe, pues las aguas dulces de Cbalco 
y Xocbímilco regarían la ciudad continuamente, lavarían las atarjeas, con- 
servándolas siempre limpias, darian á las lamas que' estos vasos reciben el 
grado conveniente de fluidez para su fácil expulsión, y devolverían á nues- 
tra capital su primitiva belleza. 

Pasando abora á considerar esta cuestión bajo el punto de vista técnico, 
la Comisión considera que, bajo este aspecto, merece una atención par- 
ticular. 

Al consagrársela en el estudio que abora presenta, la primera idea que 
ba sentido influir en su ánimo y pesar en la balanza de sus conpideraciones, 
es la muy alarmante que ba visto surgir en diversas partes, y aun en el seno 
mismo de esta Sociedad, de que la obra actual es inconveniente; y basta que 
esta idea sea siquiera iniciada, para que la obra se resienta de un principio 
de inseguridad, que puede quitarle la protección del Gobiemc^y el apoyo 
del público, y debe traducirse por un desprestigio nacional. 

Seria en extremo doloroso y en alto grado reprensible en nuestra épo- 
ca, con los progresos que las ciencias ban becbo, con los adelantos que 
las artes ban alcanzado, con las lecciones que de la experiencia y por dife- 
rentes medios bemos recibido, que una obra de la naturaleza, de la impor- 
tancia y la categoría de la presente, resultara inservible ó por lo meóos 
inadecuada. 

El año de 1607 se eníprendió, como se ba becbo ya notar, el desagüe 
directo por Huebuetoca, quedando la obra concluida en un año, pero no 
dando los resultados apetecidos. El túnel de Nocbistongo no quedó á la 
altura conveniente, su sección trasversal fué muy reducida, y su fortifica- 
ción imperfecta. Esto ocasionó que ni aun las aguas del Norte del Valle 
se pudiesen bacer salir por él, y que, comenzando á derrumbarse por la 
falta de un buen revestimiento, la obra que debió baber sido subterránea 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 169 

se convirtiera en un tajo á cielo abierto, de grandes dimensiones, siendo por 
tan lamentable casualidad una obra de las mas notables del mundo, que en 
su esencia solo sirvió para dar salida á las aguas del rio de Cuautitlán, y 
en sus accidentes es el testimonio de la solicitud y el empeuQ con que el 
desagüe fué atendido por el gobierno colonial, á la vez que de la torpeza 
con que se procedió en la ejecución de las obras conducentes. 

El temor de un resultado semejante, bien merece la mas seria atención 
y las mas delicadas investigaciones. 

En nuestra época, las cosas han pasado de otra manera: los ingenieros 
han procedido con mas acierto, y los gobiernos han dado pruebas de mayor 
cordura. 

Si para examinar las condiciones técnicas de la obra actual, se fija desde 
luego la atención en el sitio en que está trazada, se ve que dicho sitio fué 
elegido por el concurso de muchas opiniones emitidas en diferentes épocas 
y en diferentes circunstancias. 

Casi al mismo tiempo que se proyectaba la obra por Huehuetoca, á prin- 
cipio del siglo XYU, el mexicano Simón Méndez indicaba Tequisquiac como 
el punto mas á propósito. 

En el informe presentado al real tribunal del consulado por el Sr. D. Joa- 
qu^ Velazquez de León, el 15 de Diciembre de 1774, relativo á «la posi-, 
bilidad del desagüe general de la laguna de México, )) en el párrafo relativo 
al método y resultado de las observaciones hechas, se lee lo siguiente: 

ff Habiendo leido en los expresados documentos d^la antigüedad que al- 
ce gunos de los proyectos del desagüe general, entonces propuestos, prome- 
(í tian conducir el agua de México al rio de Tequisquiac, y pareciéndonos 
« á la vista suficiente el descenso, y más derecho y cómodo el canal, deter- 
r minamos nivelar también aquel terreno; y su nivelación, que se practicó 
« en el mismo método y con los mismos instrumentos que las otras, nos dio 
« tal descenso, que abriendo primero un canal con el declive que arriba he- 
c( mos citado, desde la laguna de Texcoco á la de Zumpango, ó sus cercanías, 
oc y atravesando después las raíces del cerro grande de Zitlaltepec, por medio 
oc de un socavón de trece á catorce mil var&s de longitud, de correspondiente 
a capacidad, y que tuviese, como puede tener, el descenso de una vara en 
« cada mil, se puede conseguir evacuar por él todas las aguas de la laguna 
ff de México. Y aunque este cañón y las veintiocho lumbreras que le cor- 
te responden, se fortifícase todo interiormente de mampostería, no deman- 
ff daria por eso mas costos que la excavación y ampliación del ciinal de Hue- 
« huetoca, que se necesita hacer desde la Bóveda Beal á Yertideros; y por 

22 



Digitized by VjOOQIC 



170 SOCIEDAD MEXICANA 

<( otra parte, parece que esta obra se ejecutaria en mas breve tiempo, y seria 
(c de mas segura construcción y conservación. » 

Posteriormente, en 1848, el ingeniero americano Smith, después de al- 
gunos estudios hechos hacia el N. y S. del Valle, propuso al Ayuntamiento 
de México un proyecto para el desagüe, también por Tequisquiac, cuyo 
punto señalan de preferencia los ingenieros Gargollo,Garay y otros. 

Las poderosas razones que pueden hacerse valer en favor de Tequisquiac, 
reforzadas por las que manifestaron los ingenieros que fueron convocados 
para el efecto, hicieron que en el decreto de 27 de Abril de 1866 se apro- 
bara en lo general el pensamiento de Smith, para cuyo desarrollo fué nom- 
brado el señor ingeniero D. Miguel Iglesias, con las facultades necesarias 
para hacer las modificaciones correspondientes. 

Todavía mas: el gobierno actual, antes de resolverse á contmuar una 
obra comenzada en Junio de 1866, hizo practicar los reconocimientos ne- 
cesarios, á fin de cerciorarse de su utilidad. 

Después de este concurso de opmiones, todas idóneas, todas competentes, 
todas autorizadas, casi no es lícito poner en duda la conveniencia del punto 
elegido. 

Bespecto del trazo de la obra, los trabajos preliminares hechos antes de 
determinarla, dan todas las garantías apetecibles é mspiran toda la confian- 
za deseable. 

El mencionado Sr. Iglesias, acompañado de los conocidos ingenieros D. Je- 
sús P. Manzano, D. Manuel Alvarez y D. Aurelio Almazün, comenzó por 
hacer una nueva nivelación entre los lagos, partiendo del centro del de Tez- 
coco y terminando en la reunión de las barrancas de Acatlán y Ometlac, co- 
nocidas generalmente con el nombre de Tequisquiac. 

De la citada línea se hicieron dos estudios por dos de los ingenieros antes 
nombrados, y aunque dicha línea tiene una longitud de mas de catorce le- 
guas, por el estudio cgmparativo y repetido de las nivelaciones parciales, la3 
diferencias encontradas no excedieron á tres centímetros, circunstancia que, 
á la vez que pone en relieve la pericia de los operadores, deja fuera de duda 
la exactitud en la operación. 

La Comisión considera inútil, á la vez que inconveniente, en cuanto á 
que ocuparla demasiado la ilustrada atención de la Sociedad, extenderse 
& hacer un análisis detallado de las operaciones técnicas en que se apoya el 
trazo de la obra; y deseando exponer sus ideas con la mayor brevedad po- 
sible, se limita á hacer una reseña de la obra en su totalidad, para emitir 
algunas observaciones sobre las principales de sus partes. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 171 

Consta, primero, de un canal de cerca de 50 küómeiros de largo, en sn 
mayor parte recto que comenzando en la garita de San Lázaro, debe termi- 
nar cerca del rancho de Tlila, á orillas del lago de Zumpango, en cnyo punto 
BU profundidad es de 22 metros: segundo, de un túnel de 10,200 metros de 
largo, cuyo azimut magnético es de S. E. 16° 45' N. O., y para la ejecución 
del cual hay abiertas veinticuatro lumbreras, dispuestas con el doble objeto 
de dar ventilación al túnel, y trabajar en su apertura por cuarenta y ocho 
puntos simultáneamente, ó como sude decirse, á cuarenta y ocho cabos; y 
tercero, de una excavación á cielo abierto, el tajo de Tequisquiac, que tiene 
2,500 metros en su total desarrollo, pues en su trazo se siguieron las in- 
flexiones de la barranca; su mayor profundidad en el desemboque del túnel 
es de 28 metros, su ancho en el fondo es de 4, y sus taludes tienen la incli- 
nación de 45° en una extensión de 1,068 metros, siendo en lo de adelante 
más inclinados, según la naturaleza del terreno. 

La mas esencial de estas tres partes, la que demanda un estudio mas es- 
crupuloso y detallado, y en la que, por lo mismo, debe fijarse de preferen- 
cia la atención, es el túnel, cuya forma, dimensiones é inclinación, hacen 
indispensable examinar la cuestan de una manera mas concreta. 

Planteada en los términos generales con que hasta aquí la ha conside- 
rado la Comisión, para abarcar los puntos que Se acaban de tocar, esta 
cree que desde luego debe fijarse en el modo con que el desagüe ha de 
hacerse. 

¿Es el objeto de esta operación dar desde luego salida á todas las aguas 
depositadas en el Valle, y además á las recogidas en las lluvias? ¿El agua 
que debe extraerse, será solamente la que exceda un nivel determinado, 
arriba del cual la inundación deje de ser poáble? 

Lo primero, que es en lo que de preferencia se ha fijado la generalidad 
no es ni posible ni conveniente: no es posible, porque seria necesario dar á 
!a obra muy grandes dimensiones, que demandarian mucho tiempo y costo, 
elementos de que no se puede disponer; y no es conveniente, porque la de- 
secación instantánea de las lagunas, además de privar á la atmósfera de la 
humedad que normalmente constituye su estado higrométrico, lo que per-' 
judicaria notablemente la higiene pública, dejarla descubiertos los fondos 
de los lagos, de los cuales, el de Texcoco, como recipiente de las aguas que 
salen de la capital, contiene multitud de sustancias orgánicas en descompo- 
sición, la que, acelerada por el contacto del aire, envenenaria este con sus 
emanaciones mefíticas y abundantes. 

Este es el aspecto alarmante bajo el cual han juzgado la cuestión los que 



Digitized by VjOOQIC 



172 SOCIEDAD MEXICANA 

han creído ver en el desagüe un germen de enfermedades y una causa de 
insalubridad para la población. 

Lo segundo es mezquino á la vez que insuficiente, pues de este modo, 
ni se pondría la capital al abrigo de una calamidad extraordinaria del gé- 
nero de las indicadas al principio, ni se lograría mantener ese elemento tan 
necesario para la limpia de las atarjeas, ni se podria ^tablecer la canali- 
zación. 

Entre estos dos extremos-existen muchos medios, de cada uno de los cua- 
les se desprenden muchas y muy variadas consideraciones, las que sin duda 
son las que han dado lugar á las diferentes opiniones emitidas, y á los di- 
ferentes proyectos presentados; pues dependiendo las dimensiones de la obra 
de la cantidad de agua á que debe darse salida, las diferencias exbtentes 
en esta cantidad, deben determinar diferencias análogas en aquellas dimen- 
siones. 

El Sr. Ingeniero D. Ángel Anguiano, en una luminosa Memoria que 
presentó & la Sociedad Humboldt, en su sesión del 21 de Abril de 1871, 
hace el siguiente resumen, que pone en relieve las diferencias entre las sec- 
ciones, velocidades y gasto, qpe han adop^do los ingenieros que se han 
ocupado de este asunto : 

Scccionea. 

Sr. Smith 5.57 

„ Poumarede. --. 1.60 

„ Garay 35.00 

,; Iglesias 15.84 

„ Orozco 18.95 

Sección del desagüe 20.00 

La sem^anza, y aun pudiera decirse la identidad en el resultado defini- 
tivo, es decir, el gasto, obtenido por el Sr. Iglesias y la Sección del Desagüe, 
hace suponer la identidad de las consideraciones hechas por ambas partes. 

Según el Sr. Iglesias — y de estas ideas participa la Comisión — lo con- 
veniente es reducir los límites de unos lagos, desecar otros y conservar in- 
tactos los restantes. 

En el primer caso se encuentran los lagos de Texcoco, San Cristóbal y 
Xaltocan, cuyas aguas, de mala calidad, poco & poco sustituidas por las que 
producen las lluvias, se irán mejorando por su mezcla con ellas, y su reduc- 
ción permitirá aprovechar las orillas: en el segundo están los de Chalco y 
XochimUco, que cubren un terreno feracísimo, que producirá frutos ópi- 



Supcrflciea. 


liedla. 


Fondo. 


Gasto por tus 


1.80 


1.44 


1.08 


8.028 


7.33 


5.87 


4.41 


5.400 


1.06 


0.85 


0.64 


:í3.150 


3.25 


2.60 


1.95 


41.184 


2.38 


1.91 


1.54 


36.196 


2.02 


1.67 


1.25 


33.400 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA .173 

mos inmediatamente que qnede Beco: en el tercero se encuentra el de Zom- 
pango, que por bu alta posición y sus aguas casi dulces, es un depósito que 
se puede utilizar para la irrigación de los campos que se cultivan en la parte 
tNorte del Valle. 

La Comisión tiene datos propios para creer que el gasto efectivo del tú- 
nel es solo de 2Q metros cúbicos por segundo, j aunque lo considera algo 
exagerado para llenar las exigencias que resultan de las consideraciones ex- 
puestas, esto no la hace opinar en contra délas dimensiones calculadas, tanto 
menos, cuanto que, no estando el túnel mas que comenzado en una longi- 
tud de 400 metros, pueden reducirse, y aun con ellas, y otras mayores, la 
salida del agua puede regularizarse. 

La Comisión, sin embargo, no pierde de vista lo inconveniente que seria 
dar á estos trabajos una amplitud excesiva por el gasto inútil que deman- 
darian en su ejecución inmediata y en su conservación posterior; pero sí 
cree que las dimensiones referidas están muy lejos de tocar ese extremo, y 
que como son tantos, tan complicados y de tan difícil adquisición los da- 
tos que deben fijar con exactitud el medio mas adecuado, la prudencia acon- 
seja huir del extremo contrario, reduciendo las dimensiones hasta hacerlas 
insuficientes. 

Por todo lo expuesto, la Comisión cree que el paso mas acertado que 
debe darse en esta &rdua cuestión, consiste en seguir la obra comenzada, 
pues ninguna que se emprendiera nuevamente podria sustituirla. 

La Comisión está muy lejos de creer que la obra en cuyo favor se in- 
clina, es una obra perfecta y viene á llenar el desiderátum de la ciencia; 
pero sí está persuadida de que ella hace honor á los Ligenieros que la han 
concebido y ejecutado, y que los principales de sus defectos pueden hacerse 
desaparecer en la continuación de los trabajos. 

Ningún enemigo tienen tan poderoso las obras humanas, como el que se 
alimenta con el deseo de mejorarlas antes de concluirlas; pues esperando 
indefinidamente lo mejor, no se logrará alcanzar nunca lo bueno. 

La Comisión, al estudiar bajo sus diversas fases la cuestión de que ahora 
se ocupa, no ha podido ser indiferente á los ataques que en -varias ocasio* 
nes se le han dirigido con el solo objeto de desprestigiarla. Estos ataqucF, 
que no han reconocido otro origen que personalidades odiosas y pasiones 
ruines, son tal vez la causa, 6 por lo menos han influido en que dicha obra 
no se encuentre hoy apoyada en el entusiasmo general; pero la simple ins- 
pección de lo que hasta ahora está concluido, bastará para echar por tierra 
esos ataques. 



Digitized by VjOOQIC 



174 SOCIEDAD MEXICANA 

La referida obra, la primera de su género en nuestro país, ha sido diri- 
gida por mexicanos; mnclios de los trabajos que en ella se han ejecutado, 
son excepcionales, sobre todo los de la Galería y las lumbreras, obras abier* 
tas en un terreno deleznable y en presencia de veneros de agua, sin embargo ^ 
de lo cual se han llevado á cabo con el mejor éxito, sin deplorar desgracia 
alguna y con un cosfco relativamente insignificante. 

Es pues de desear que se dé publicidad á todo lo que se ha hecho, y que 
no hay razón para reservar, no 0ofo por satisfacer un punto de amor propio 
nacional, bien justificable por cierto, sino también, y muy particularmente, 
para amplificar su estudio, para rectificar hechos, vindicar reputaciones, des- 
truir la mala impresión que naturalmente han producido tan reprensibles 
y gratuitos ataques, y devolver á una obra tan interesante y tan urgente, 
el prestigio que para su conclusión necesita, y que en estricta justicia le 
corresponde. 

Si se examina, por último, esta cuestión en sus relaciones económicas, 
bastará fijarse en el costo que hasta su conclusión demanda, y en lo que es 
susceptible de producir, para comprender que constituye una empresa in- 
dustrial de primer orden. 

El primer factor, según varios presupuestos que merecen fé, no excede 
á 8 millones de pesos. 

En cuanto al segundo, para determinarlo es preciso detenerse en algunas 
consideraciones. 

La superficie ocupada por los seis lagos de que se ha hecho mención, es 
de 32.10 leguas cuadradas, distribuidas de la manera siguiente: 

Chalco y Xochimilco 10.10 

Zumpango 1.50 

San Cristóbal y Xaltocan 6.92 

Texcoco 13.58 

Además de este terreno, puede considerarse como improductivo el que 
se encuentra á la orilla de cada lago, formando ciénagas y en un estado en 
que la labor no es practicable. 

Según lo expuesto anteriormente, los dos primeros lagos deben desecarse 
por completo, con lo cual se puede aprovechar todo el terreno que ocupan, 
y al cual se le puede asignar un valor de 1 300,000 legua cuadrada, recor- 
dando que los terrenos análogos^e las haciendas de Coapa, S. Antonio y 
S. Juan de Dios, han sido valuados — siendo naturalmente inferiores — en 
328,160 pesos. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 175 

El segando se conserra; pero como sa9 aguas deben emplearse en la ir- 
rigación, puede suponerse reducido en una qumta parte, cuya superficie 
seca^^que será de 0.30, puede tener una valor de 200.000 pesos. 

En cuanto á los restantes, S. Cristóbal y Xaltocan, reducidos á la znit^d, 
dejan una superficie libre de 3.50 leguas cuadradas, que pueden valer. . . 
100,000 pesos legua; y Texcoco, reducido á sus dos terceras partes, deja 
una superficie de 4.53 á 100,000 pesos. 

Esto supuesto, la extensión superficial desecada, representa desde luego 
el valor siguiente: 

Chalco y Xocbimilco. . . 10.10 leguas á $300,000. . . 3.030,000 

Zumpango 0.30 » á 200,000. . . 60,000 

S. Cristóbal y Xaltocan . 3.50 » á 100,000. . . 350.000 

Texcoco 4.53 » á 100,000. . . 453,000 . 

Lo que hace un total de . 18.43 leguas y $3.893,000 

A lo que, sin error sensible, puede agregarse 1 legua cuadrada ocupada 
por las orillas, cuyo valor á $ 100,000, hace subir la extensión anterior á 
19.431 leguas, y el valor & cerca de 4 miUones de pesos. 

Suponiendo además los terrenos pantanosos, el valor de las aguas aprove- 
chables y el de los terrenos que se mundan por los rios, y tomando los datos 
oficiales ministrados por el Sr. Iglesias, tendremos los valores siguientes: 

De los terrenos ocupados por los lagos. ... $ 3.993,000 

» » pantanosos 1.333,300 

» » que se inundan por los rios. 1.500,000 
» las aguas 15.242,100 

Lo que hace un total de $22.068,400 

En vista de estos resultados, en los que nada hay de exageración, no se 
puede menos que palpar la necesidad y la conveniencia de continuar la obra 
del desagüe: los recursos no faltan, pues la contribución destinada 4 pro- 
ducirlos, subsiste. Si los recursos faltaran, podrian obtenerse por la enaje- 
nación anticipada de los terrenos desecados, y de todos modos, la paralización 
no debe prolongarse, aunque para salir de ella fuera necesario contratar la 
obra con una compañía particular, como se ha hecho otras veces con la aper- 
tura de caminos; como se hace hoy con el establecimiento de'ferrocarriles, 
y como puede hacerse, con cualquiera mejortf material, cuya importancia, 
por grande que se la suponga, será siempre inferior á la interesantísima 
mejora que está vinculada en el desagüe del Valle de México. 



Digitized by VjOOQIC 



176 SOOEDAD MEXICANA 

Lo expuesto hasto aquí, da lugar á las deducciones siguientes: 

1? El desagüe directo del Valle de México es absolutamente indispen- 
sable para la conservación, el bienestar y el porvenir de la Capital y délas 
poblaciones adyacentes. 

2^ El medio mas eficaz para realizarlo, consiste en la continuación de las 
obras emprendidas en Tequisquiac. 

3^ Los resultados obtenidos, llevando 4 cabo esta mejora, son en extre- 
mo ventajosos, por el valor que alcanzarán los terrenos inundados. 

4*^ La seguridad, el comercio, la agricultura, la higiene y el erario pú* 
blico resultarán notable y ampliamente beneficiados con la conclusión de los 
trabajos emprendidos y las obras comenzadas. 

La Comisión, en vista de las razones emitidas, y otras que sacrifica & la 
brevedad, y que desarrollará en la discusión si necesario fuere, somete al 
ilustrado juicio de la Sociedad la siguiente proposición : 

Excítese al Supremo Gobierno de la Bepública, por los medios que la 
Sociedad considere mas adecuados, á que determine la continuación de las 
obras del desagüe del Valle de México, emprendidas entre ZnmpaDgo y 
Tequisquiac. 

Sala de Comisiones de la Sociedad de Geografía y Estadística, México, 
Marzo 13 de 1874. 

MANUEIí Obozoo y Bebra. 
Santiago Bamibez. 
J. N. Cuatáparo. 



Como segundo miembro de la comisión, firmo este dictamen boy 24 del comente 
MarzO; después de haberlo leido á mi satisfacción. Lo hago por las razones sigiwntee: 

1? Porque en él están refundidas todas las ideas y noticias que he publicado con 
mi filma en el ''Federalista'' los dias 29 de Enero y 19 de Febrero. 

2? Porque según expliqué, el Sr. Kamirez, que lo escribió, tuvo al hacerlo en una 
mano la pluma y en otra mis apuntes ; y 

3? Porque conozco la urgencia de la obra.' 

Vicente £. UAJsnsso. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 



177 



PKOYEOTO 

QUE PRESENTA AL MINISTEBIO DE FOMENTO 

EL mCITECIi E »GE!n£RO TÍCENTE E. lAKERO 

PAU-V DESECAR Y UTILIZAR EL LAGO DE TEXOOCO. 



Íespues de todo lo que he publicado y hay con mi firma en los nú- 
cjifu I meros del «Federalista» correspondieotes al 19 de Junio de 1872, 
29 de Enero, 19 de Febrero, 10, 24 y 27 del presente Abril, tiem- 
po es ya de que diga algo en que manifieste mi proyecto, supuesto 
que he indicado que ninguno de los presentados me parece que llenan el 
objeto deseado, de hacer una obra que por su urgencia debe comenzarse, 
seguirse y quedar concluida, haciendo los gastos con arreglo alo que pue- 
da recaudarse en pocos años. Una obra como la comenzada, se convertirá 
en ruina antes de mucho tiempo, porque no tengo, no tienen muchos, la 
convicción de que es la mas adecuada, y que en cada suspensión como la pre- 
sente, se pierde todo lo hecho y el dinero gastado, después de lo cual no 
se puede proseguir si no es comenzando de nuevo; y desde su principio en 
cada época para seguirla y concluirla sin interrupción, es absolutamente 
imposible cuando su costo es siete millones de pesos. 

Es pues indispensable proyectar una obra, la cual se haga, aunque sea 
por partes ó secciones, pero que hecha uoa de estas, por corta que fuese, 
sea una parte concluida y útil en su extensión, como parte de un todo, que 
no importa que se divida. 

£1 proyecto es bien sencillo y de poco costo, sin túnel, pues es una obra 
que desde luego se yerá su buen resultado, no como un túnel de dificil ca- 
lificación, porque después de gastar tal vez tres millones de pesos ó mucho 
mas, porque en una obra subterránea no es fácil calcular ni su costo ni el 
tiempo de su conclusión, resulta que por lo deleznable del terreno se hun- 
dieron las lumbreras y. ... no se puede saber cuánto ma«?. 



Digitized by 



Google 



178 SOCIEDAD MEXICANA 

Mi idea se reduce á hacer un canal, que va marcado en el plano con tin- 
ta carmin. Comenzará en el punto mas alto, que es á 20 metros de altura, 
refiriéndome al plano de comparación señalado por la comisión del Valle 
de México, que es 10 metaos abajo al tangente á la curva del calendario 
azteca, al Oeste de la torre de Catedral. 

Partiendo el canal á esa altura, seguirá á la compuerta de la Venta de 
Carpió, con 10 metros de declive, lo suficiente para conducir á ese punto 
las aguas que debe recibir, y son: las de los nos llamados San Bemardino, 
Chapingo, Tcxccco, Magdalena, La Chica ó San José, La Grande ó Papa- 
lotla, Teotihuacán, etc., etc., hasta Santa Inés. 

A la izquierda de este canal se formaria un parapeto con el mismo ma- 
terial sacado. E^te seria un camino útil para unir cómodamente las pobla- 
ciones que están al Oriente y Sur del actual lago. Tal vez hasta un ferro- 
carril. 

La Cuenca, que es hoy lago de Texcoco, la dividiría en cuadrados sepa- 
rados por anchos canales: la tierra sacada de este servirla para aumentar la 
altura de los dichos cuadros ó chinampas, que se podrían sembrar, como 
se hace en las tierras desecadas que pertenecen á Coapa, San Juan de Pios 
y Xochimilco. 

Esa extensión, de mucho mas de diez leguas cuadradas, seria una pobla- 
ción como Santa Anita, Ixtacalco, etc., etc. 

Las aguas de Santa M($nica, al Oriente, y las del canal de la Viga al Sur, 
servirían para la limpia de las atargeas y mantener llenos de agua los fosos 
6 zanja cuadrada que circundan la ciudad de México y los canales del Va- 
lle nuevo de Texcoco. Unos y otros serian navegables por canoas 6 cosa 
semejante, y el Oriente de la ciudad seria un paseo delicioso, como lo son 
los pueblos de la Kesurreccion y otros al Sur -Este de México. 

Prescindiendo yo de cuanto he visto sobre el terreno, y en prueba de mi 
imparcialidad, presento cogao fundamento de mi proyecto lo que es^ es- 
crito en la Memoria del Ministerio de Fomento de 1868, y por otras per- 
sonas de capacidad notoria. 

Veamos los párrafos que cito : 
• 

Memoria de Fomento. — Pág. 26. — «No solo las aguas del Sur tie- 
(( nen su nivel superior á las de Texcoco, sino también las tres del Norte, 
«que son: San Cristóbal, Xaltocán y Zumpango; de suerte que tomando 
(f como plano de comparación el nivel actual de Texcoco, que es ciento 
(( mas hajoy resultan para México y los lagos las alturas siguientes: 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 179 

Texcoco O» 00 

México 0« 85 

Xochimilco 3" 01 

Chalco 3- 01 

San Cristóbal 2« 90 

Zumpango 6" 60 

«Por lo que se acaba de exponer, se comprueba que BÍendo los puntos 
ff mas bajos Texcoco y México, la corriente de las aguas se dirigirla hacia 
cr ellos, si los diques construidos no las mantuvieran en ciertos límites; pe- 
fr ro no siendo esto suficiente para casos extraordinarios, según lo tiene acrc- 
« ditado la experiencia, para alejar el peligro en que se pone la capital en 
te la estación de las lluvias,* tiempo ha que se ha pensado en poner en práCt 
« tica una medida radical^ que consiste en construir un canal, el que par- 
ir tiendo del PUNTO MAS BAJO del lado de Texcoco, atraviese la cor- 
ee dillera que rodea el Valle para llevar fuera de 61 sus aguas. » 

Página 29. — «Las líueas que se han estudiado son tres: la primera es 
9 la de Zumpango y Tequísquiac, la segunda de Huehuetoca y Nochiston- 
ce go, y la tercera del Sur del Valle de México.- Como el lago de Texcoco 
ff tiene el nivel de sus aguas mas bajo que el de los otros lagos, según que- 
« da ya explicado, todos los proyectos tienen que kedüoirse en lo 
« GENEBAL al desagüe del primero^ como puede verse en la descripción 
lí que 86 hace de las tres líneas, etc., etc. » 

En la página 37: 

Cuadro comparativo de las líneas estudiadas por el Norte, para el 
desagüe del Valle de México. 

Ziapuf*. BiehutKa j RwbistODso. ünebietoM ] KocbuUDf*. 

Proyecto aprobado. En tadios hecho* perla Estudio» por Ricardo 

oomiiioD. Orozoo. 

Costos de la obra $6.909.461 $7.638,018 $4.713/368 

£1 costo d«;l túnel, que es. . . . ,, 3.994,200 ,, 3.969,000 „ 2.084,740 

Para el resto de la obra $ 2.915,261 $ 3.669,018 $ 2.628,628. 

Como he dicho antes, prefiero presentar datos ajenos, que son positivos, 
y en ellos fundo mi proyecto. 

En la Memoria para la Carta Hidrográfica del Valle de México por el 
Sr. D. Manuel Orozco y Berra, en la pág. 126 en la obra separada, y 458 
en la inserta en el tomo 9? del Boletín de la Sociedad de Geografia y Es- 
tadística, dice: a Al comenzar el presente siglo, los trabajos del desagüe ha- 
bían sufrido algunas modificaciones. El rio de Cuautitlán no seguía ya su 



Digitized by VjOOQIC 



180 SOCIEDAD MEXICANA 

antiguo curso : el maestro D. Ignacio Castora le habia abierto nuevo cau- 
ce, más directo para llegar al tajo, dándole la dirección que conserva ac- 
tualmente. El canal que desaguaba el lago de Zumpango, construido por 
Henrico Martinez, se habia cegado desde 1623, quedando convertido en 
desagüe negativo. En 179G, el oidor D. Cosme de Mier mandó abrir un 
canal desde la parte occidental del vaso, y prolongándole hasta Vertideros, 
le hizo torcer en seguida al Norte, para terminarlo en el tajo. El todo se 
fué calculando con tal torjjezGy hubo tal imjyerjcía^ que en vez de que ba- 
jaran por allí las aguas de Zumpango ala abertura de Nochistongo, corrían 
al contrario las vertientes de las alturas inmediatas á incorporarse al Iagi\ 
Perjudicial la obra en lugar de benéfica, fué indispensable desecharla.» 

En las páginas 135 ó 467 : « Suponiendo un vaso cualquiera, lleno con 
una cantidad constante de líquido; si el fondo del vaso se levanta, el líqui- 
do, en proporción de lo que se alzó el fondo, y siguiendo la forma del ter- 
reno que lo rodea, se derramará en las inmediaciones mas bajas 6 irá ga- 
nando en superficie lo que pierde en profundidad. Por causa de los azolves 
ocasionados por los acarreos de las corrientes que entran en el lago de Tex- 
coco, el vaso se ha ido cegando constantemente : el resultado debiera haber 
sido que el lago fuera en la actualidad mas extenso, aunque menos profun- 
do. Se nota, sin embargo, que de algunos siglos á e?ta parte las aguas no 
solo disminuí/en de nivel en el va^o^sino que también se estrechan á me- 
nor espacio en la superficie; luego debemos inferir que el lago, aunque 
de una manera poco sensible, no solo no compensa sus gastos, comparados 
con el caudal que recibe, sino que aquellos exceden á este. » 

En los Apuntes geográficos, etc., etc., de Texcoco, por D. Guillermo 
Hay, publicados en el Boletin de la Sociedad de Geografía, etc., pág. 237, 
tomo IV, 1872, dice: «Las aguas de Texcoco corrren por un canal en par- 
te navegable para canoas, y solamente hasta 2,500 metros de Texcoco, con 
los que se hace el servicio entre Texcoco y México; ninguno de los ria- 
chuelos es navegable, la mayor parte del año se secan completamente, y 
solo en la estación de lluvias traen agua. Las pendientes de estos riachue- 
los son bastante fuertes; se puede asegurar que en término medio su caida 
jio es menor de 100 metros y hasta de 200 en una distancia de 10 á 12 ki- 
lómetros antes de U^ar á la altara de Texcoco; de este punto hacia el 
lago la caida e? á veces poco sensible, y en la última media legua antes de 
llegar á su embocadura, tiene de 10 á 15 metros; su extensión es de 7 á 
10 metros; j* en las avenidas, la profundidad de esta alcanza á veces de 3 
á 4 metros.» 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 181 

En la pág. 243 dice: «Eq 1863 el lago (de Texcoco) se s^ó completa- 
mente, como se ha verificado tres años seguidos, y secado al punto que polo 
por el lado de México quedó alguna agua, (% consecuencia de la que entra 
por la ciudad del lago de Chalco; yo me hice arrastrar por el lodo en una 
pequeña chalupa 6 piragua, mucho mas allá que la cruz que está situada 
en el centro de la laguna, sin encontrar un charco de agua. » 

De lo dicho se saca en consecuencia: 1? Que todos los proyectos anti- 
guos y modernos tienen por ohjeto desecar el lago de Texcoco, cuyo vaso 
se llena con las aguas que vienen por los rios que tienen su nacimiento en 
las alturas que circundan al Valle de México, las cuales llegan hasta CFa 
cuenca ó lago, por ser el terreno mas bajo de toda esa superficie que nos 
rodea. 

2? Que el tajo de Nochistongo sirve para recibir las aguas que vienen 
por el rio de Cuautitlán, cuyo beneficio es tan notable, que el maestro Cas- 
tera reformó la obra abriendo un cauce mas directo, pero aprovechando el 
tajo mismo. 

3? Que el lago de Texcoco ha llegado á. estar casi seco, y que su fondo 
es cada vez mas alto, y llegará d ponerse al nivel del suelo de México. La 
sonda mas profunda es de O" 45. 

4? Que hemos visto que se han trazado varios canales para sacar el agua 
del lago do Texcoco, abriendo el conducto desde el punto mas bajo, por lo 
cual no ha podido hacerse la dcsecaciou deseada; y 

5? Que es bien sabido que la resequedad en la atmosfera es sumamente 
nociva para los habitante?, cuya observación la ha hecho el Sr. fízate en 
sus Gacetas, Apccechea en su Memoria sobre libertar á México de las inun- 
daciones, escrita en 1810, el Dr. D. Miguel Jiménez y otros sabios, y aun 
mas detalladamente, en la luminosa Memoria que está leyendo en la Socie- 
dad Mexicana de Geografía y Estadística su autor, el Dr. D. Guadalupe 
Lobato. 

Por estas razones, mi proyecto contiene: IV Desecar el lago. 2? Hacer 
uso del canal de Nochistongo, obra que para mí es de suma utilidad. 3'.* 
Aprovechar la altura á que ha llegado el fondo do Texcoco para hacerlo 
terreno de sembradura, con árboles, etc., etc., que unidos á la humedad 
de la atmósfera, producida por los canales llenos del agua magnífica de Xo- 
chimilco, den vida á ese lago de inmundicia y lo conviertao en pasco acuá- 
til y agradable. 

Se preguntará si el tajo es cafaz de recibir las aguas do todos los rios 
que yo llevo allí, y contestaré con lo que nos enseña el ingeniero D. Pas» 



Digitized by VjOOQIC 



182 SOCIEDAD MEXICANA 

cual Almazái^ en su obra intitulada: Tratado sobre cammo^s ferro -carriles 
y canales, 1865, pág. 33. Dice: «Algunas veces no se hallarán los datos 
requeridos para la aplicación de las fórmulas, y entonces es necesario deri- 
var la cantidad de la corriente por la superficie que presenta la cuenca del 
terreno y la máxima cantidad de lluvia que caiga en aquella comarca. Debe 
notarse, sin embargo, que aquella cantidad no es proporcional á la siípcr- 
fície de la cuenca, sino que va disminuyendo mientras esta sea mayor. 
Porque en tal caso^ nunca llega á llover uniformemente en toda stt ex- 
tensión; en una área representada por 2 kilómetros cuadrados no es rara 
una lluvia simultánea; pero en una superficie de 100, es sobrado suponer 
que llueve al mismo tiempo en una décima parte. 

Por esto vemos que no es fácil que á un mismo tiempo lleven sus aguas 
loB rios del Oriente de Texcoco y el de Cuautidán, debiendo tener presente 
que una legua cuadrada tiene 4 kilómetros y 190 metros cuadrados, y el 
valle, ó mas bien, las aguas que vendrían, serian á dit^tancia de 18 l^as 
d^ Oriente á Poniente y 8 de Norte á Sur, que seiria un círculo poco mas 
ó menos de 116 leguas ó 486 kilómetros cuadrados. 

Creo, ó por mejor decir, estoy persuadido de que el tajo de Nocbiston- 
go es suficiente; tanto mas, que el Ministerio de Fomento ha cuidado de 
que esté en buen estado el canal de Castora, el de Yertideros, que se lim- 
pió el azolve y se profundizó el cauce, lo mismo que el tajo principal. Es- 
taB son las obras que uniré por medio del lago de San Cristóbal á mi canal 
proyectado. 

Esta obra quedarla concluida en poco tiempo, y lo que se hiciera por 
partes, por partes seria útil. 

Las aguas que caen por lluvia en lo que quedará de sembrados no tienen 
necesidad de salir por ninguna parte, porque vemos que en la mesa central 
hay multitud de valles y á ninguno se le hacen obras hidráulicas y ningu- 
no se cree amenazado de muerte. El agua de lluvia desaparece en un plano 
por la absorción y evaporación. Almazán dice : que la lluvia en una hora 
y en nuestras tierras altas puede estimarse en O"" 025, y que por lo tanto, 
en aquel tiempo caerán en un kilómetro 25,000 cúbicos, que una mitad 
desaparecerá por la evaporación, etc. 

En el tomo 1, 1864, del Boletín de la Sociedad de Geografia, se encuen- 
tra, pag. 300, un estado del agua de lluvias que cayó en México en un 
quinquenio. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 183 



Año dejld41.— Di&8 Uutíosos.. .. 83 Cantidad de ]] avia.— Pulgadas. 

1842 87 

1843 94 



19 10 8 


23 


31 


28 


4 4 


23 


72 


29 


1 1 


124 


26 



1844 89 

1845 _^ 

Sama 450 

Término común. — Dias. 90 Cantidad de lluvia en pulgadas.. 24 10 1 

Solamente me falta agregar, que si D. Cosme Mier no pudo sacar el agua 
de Texcoco, fué por impericia en las operaciones, como dice Orozco y Ber- 
ra; y que tampoco lo pudo hacer el maestro D. Ignacio Castera ni ningún 
otro siempre que pretendan sacar el agua de un punto de Tezcoco, que 
teniendo 7 metros sea necesario subir á otro que tenga 10, es decir, subir 
3 metros mas, ó rebajar este canal lo menos á 10, para que baya 7 de di- 
ferencia de nivel en el lugar llamado Vertideros. 

To creo acertar no dejando bajar el agua, para después subirla con el 
sifón de Poumarede ó con las bombas movidas por vapor, sino simplemente' 
cortar la corriente de los ríos sobrantes en un punto alto para dirigirla al 
lugar conveniente. Además, mi obra no será como un túnel, que costando 
tres millones de pesos solo sirva para un solo objeto, y que con un derrum- 
be no sirva mas; mi obra será un canal á tajo abierto, que se limpiará co- 
mo el de Huebuetoca en 1831 por D. José Rincón, después de veinte años 
de abandono, y como se ha hecho el año pasado; porque digan lo que se 
dijere, el desagüe de Nochistongo es y será siempre la obra maestra y útil 
cada mez mas, si se procura conservar en estado de limpieza. 

México, Abril 24 de 1875. 

Vicente E. Manebo. 



Digitized by VjOOQIC 



184 SOCIEDAD MEXICANA 



MEMORIA 

LOS TRABAJOS DE LA MU AUXILIAR DE GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA 

DE SAN r.UI8 potosí 

Desde su reinstalacioii 
en 7 de Octabre de 1869, hasta el 81 de Diciembre del mismo aBo. 




I A. obligación que el artículo 12 del reglamento de Juntas Auxilia- 
' res impone á estas de dar cuenta de bus trabajos & la Sociedad prin- 
cipal residente en la Capital de la República, es una prevendon 
^ sabia, fundada en la experiencia, y exigida como una necesidad 
creada por la naturaleza mbma de su institución, siendo obvio que por (Ste 
medio la Sociedad tendrá, conocimiento de los trabajos que se lian empren- 
dido en las Juntas sucursales, daríl auxilio é impulso á los que crea de 
positiva utilidad, 6 modificará los que no sean convenientes. 

Deseoso el que suscribe de cumplir con esa prescripción por el tiempo 
que tuvo la honra inmerecida do presidir la Junta de esta ciudad, tratará 
de relacionar los principales actos de ella, en el período que le corresponde, 
pero haciendo desde luego la salvedad de que, si este informe no fué pre- 
sentado en el tiempo que debia, careciendo por ello del mérito de la opor- 
tunidad, fué debido á que la paz pública estuvo perturbada en aquella época, 
y la Junta suspendió sus^esiones hasta el restablecimiento del orden, sin 
que le hubiese sido posible organizarse nuevamente, tan pronto como lo 
habria deseado, por el desmembramiento de sus socios. 

El objeto principal de este informe, aunque & primera vista parezca ex- 
temporáneo, es el de que no se pierda la historia de lo ocurrido en los pri- 
meros meses de reinstalada la Junta, así como el de que, formando este 
la primera de las memorias con que cada año debe dar cuenta á la Socie- 
dad principal, que reconoce como centro de sus operaciones, se siga su 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 186 

ejemplo por los que con mas méritos le sucedan en el honorífico puesto 
que ha ocupado por la bondad de los socios. 



En virtud de la excitativa que dirigió la Sociedad Mexicana de Geografía 
y Estadística al Gobierno del Estado, para que se instalara la Junta au- 
xiliar de esta capital, se verificó su restablecimiento en 7 de Octubre de 
1869. 

Esta Junta comenzó sus trabajos sin tener antecedente alguno de los de 
que en los años anteriores se babia ocupado la que le preceifió. De los so- 
cios que antiguamente la formaban, unos se bailaban ausentes, otros hablan 
fallecido, ignorándose quiénes eran los que existían en esta capital, si al- 
gunos quedaban, teniéndose noticia únicamente de los CC. Pablo B. Gor- 
doa, José Tomel y Bonilla y el que suscribe, quienes concurrieron al acto 
de la reinstalación, acompañados de los nuevos socios CC. José María Gó- 
mez del Campo, Manuel Pereyra y Gregorio Barroeta.- 

El primer trabajo de esta Junta fué integrar el número competente de 
socios, para emprender las diversas labores de sus ramos. Al efecto excitó 
para ello y llamó á su seno al cura párroco y á los Bectores de los Colegios, 
en cumplimiento del artículo 2? del Beglamento respectivo. 

En la reinstalación de la Junta quedaron nombrados para formar la mesa: 
el que habla, como presidente, y el C. Gregorio Barroeta como secretario. 
Para las observaciones meteorológicas se formaron las siguientes comi- 
siones: para las del termómetro, CC. Barroeta y Tomel; para las del ba- 
rómetro, C. Bodriguez, rector del Seminario; para las del pluviómetro é 
higrómetro, C. Cabrera; y para las del anemómetro, C. Pereyra. 

De las observaciones hechas, solo han podido reunirse las de los CC. Ca- 
brera y Barroeta, á pesar del empeño que ha tenido cada socio en dar cum- 
plimiento á su comisión. La falta del pluviómetro y anemómetro, hizo que 
las de este no hayan podido verificarse, y que las de aquel solo hayan po- 
dido hacerse desde que se recibió el que la Sociedad tuvo á bien enviar en 
el siguiente año. Estas y las del higrómetro se remitirán á la Sociedad ge- 
neral de México, sin embargo de haberse publicado en esta capital, ^n el 
periódico El Comercio. Las observaciones termométricas hechas por el C. 
Barroeta, han sido representadas por el método gráfico d^ absisas y orde- 
nadas* 

Habia necesidad de iniciar y proponer al gobierno del Estado, muchas 



Digitized by VjOOQIC 



186 SOCIEDAD MEXICANA 

y muy importantes mejoras; pero siendo algamis de dificil realización, por 
los graves inconvenientes qne se presentan á toda Sociedad recientemente 
organizada, esta Janta se ciñó por lo pronto á proposiciones de inmediata 
realización y de incontestable utilidad. Penetrado de conmiseración el 0. 
José Tomel por los prisioneros de la cárcel pública, y persuadido de la gran 
influencia mefítica por aglomeración de mucbos individuos en un local de- 
masiado pequeño, que producia tantos males én el interior del edificio cuan- 
to en las habitaciones inmediatas, se apresuró á proponer, desde los primeros 
dias de la reinstalación de la Junta, excitara al Gobierno del Estado, para 
que, atendiendo á las causas antes dichas, mejorara la localidad de aquel 
establecimiento por los medios que creyese mas adecuados. No solo se aceptó 
esta proposición, dispensándole todo trámite, sino que se procedió desde lue- 
go, por acuerdo unánime, á nombrar la comisión que debiera acercarse al go- 
bierno del fistado, con el fin propuesto. Nombrada esta, se presentó al ciu- 
dadano Gobernador, quien acogiendo satisfactoriamente la idea de la Jun- 
ta, nombró una combion compuesta del C. Julio Rendon como Procurador 
del H. Ayuntamiento; del C. José María Aguirre, como miembro del Su- 
premo Tribunal de Justicia; del G. Ignacio Alvarez, como ingeniero que 
habia formado un proyecto de Penitenciaría, y del que suscribe, como&r- 
macéutico y miembro de esta Junta. 

Los informes rendidos por esta comisión corroboraron las apreciaciones 
del C. Tomel, y el gobierno del Estado tuvo á bien disponer se trasladara 
la cárcel al lugar que ocupa actualmente en el ex -convento del Carmen, 
habiendo contribuido con sus conocimientos el ciudadano socio M. Yelaz- 
quez de León, levantando un croquis y dirigiendo la obra de compostura 
del referido ex-convento, la que mas tarde se llevó á efecto. Este croquis 
y el informe adjunto á él, se remitirán á la Sociedad de México. Algunos 
de los miembros de la Junta, especialmente el C. Pereyra, pidieron se pu- 
blicara la proposición del C. Tornel, y así se verificó en el periódico «La 
Ley» del que se enviará un ejemplar á México; habiendo recibido su re- 
dactor, el C. Lie. Ignacio Jáuregui, un voto de gracias de la Junta pof la 
deferencia que tuvo y por el ofrecimiento que hizo de las columnas de su 
periódico, para todas las publicaciones que quisiese hacer la Junta. 

El mal estado de los empedrados de esta capital, así como el costo exce- 
sivo de sus frecuentes reparaciones, llamó U atención de los miembros de 
la Junta y particularmente del C. Pereyra, quien propuso se nombrara una 
comisión que dictaminara sobre un sistema de empedrados que fuera á la 
vez fácil, económico y duradero, á fin de proponerlo á la Corporación Mu- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 187 

nioipal. Comisionados los CC. Tornel y Yelazqnez de LeoD, presentaron el 
dictamen que se publicó en (cLa Ilustración Potosina,» cuyos redactores 
el C. Josó T. de Cuellar y el C. José María Flores Verdad, hicieron á esta 
Junta un presente de cincuenta ejemplares en tiro separado del periódico, 
y de los cuales se acompañarán dos ejemplares á la repetida Sociedad. Por 
este obsequio se did un voto de gracias á los expresados CC. Cuellar y 
Flores Verdad. 

El que suscribe hizo una proposición que la Junta juzgó de mucha im- 
portancia, y que tuvo por objeto principal la conservación del edificio co- 
nocido con el nombre de Santuario de Guadalupe, el mas hermoso de la 
población por su arquitectura. Este edificio está ocupado por el parque 
de la 3? división. El riesgo inminente de un incendio, fué el principal mó- 
vil que tuvo el exponente para proponer se excitara al gobierno del Es- 
tado á que se cambiase el guarda-parque, aprovechando las garitas aban- 
donadas entonces, ó cualquiera otro edificio apropiado al efecto. Aprobada 
la proposición con dispensa de trámites y elevada al gobierno, ñié obse- 
quiada, y están ya para concluirse las obras necesarias para dejar apto el 
local que las autoridades designaron para aquel objeto, cuyas obras se han 
hecho á expensas de la población, con arralo al plano que hizo el ciuda- 
dano socio Manuel Vdazquez de León. 

El C. Barroeta propuso á la Junta que inmediatamente que lo permi- 
tiese el estado de los fondos se procediese á fijar con monumentos indes- 
tructibles, si era posible, el lugar por donde pasa en el Estado la línea tro- 
pical que marca el límite entre la zona tórrida y la templacla, en el globo 
terrestre. Acogida con entusiasmo esta idea, pero pulsando los inconvenien- 
tes que ofrecería á la Junta su realización por la dificultad de adquirir 
fondos propios, lo participó á la Sociedad General pidiéndole su aprobación 
y la protección del Supremo Gobierno, para que una de las comisio;ies cien- 
tíficas que existian en este Estado, dependientes del Ministerio de Fomen- 
to, se ocupara de fijar los puntos que determinan la posición del paralelo 
correspondiente al trópico de Cáncer, para que allanada por este medio la ' 
difioi{Ji.tad, esta Junta pudiera ocuparse de establecer el monumento, cre- 
yendo que á su ejemplo se verificaria lo mismo en los otros Estados por 
donde pasa el expresado Trópico. Entretanto esta Junta se ocupó de soli- 
citar de diversas personas la cooperación que de ellas necesitaba para lle- 
var á cabo esta obra, y tuvo el placer de encontrar la mejor voluntad en 
el duefio de la hacienda de Solís, el Sr. D. Joaquin Hernández Soto, pa- 
ra sostener por su cuenta á los Ingenieros que se ocuparan de señalar el 



Digitized by VjOOQIC 



I 
I 

188 SOCIEDAD MEXICANA j 

punto y proporcioDar los obreros necesarios para el objeto, y en las de otras 
personas vecidas de Matebuala para regalar el mármol qne se necesitase 
para la construcción del monumento. La Junta tributa un voto de gracias 
á esas personas por su buena disposición, mencionándolas en este lugar y 
aplazando sus desinteresados ofrecimientos para aceptarlos si alguna ves 
puede realizar su propósito, alque la. anima lo bien recibida que fué su 
proposición por la Sociedad General, según la contestación que de ella re- 
cibió desde luego; pero desgraciadamente no le fué favorable el dictamen 
de la comisión á quien este asunto se pasó, fundada en razones que esta 
Junta Auxiliar no ba querido combatir, por evitar polémicas científicas y 
proponerse por otros medios llevar á cabo la obra, para la que tiene ya un 
proyecto presentado por uno de sus mas constantes socios, el arquitecto C. 
Manuel Yelazquez de León. 

Los pequeños gastos ocasionados en el tiempo que dejo mencionado, han 
sido expensados por los socios, y so ha hecho ya al gobierno del Estado la 
correspondiente solicitud para que señale una subvención, y la Junta es- 
pera un resultado favorable de la ilustración de la Legislatura. 

Posteriormente ha tenido la Junta la satisfacción de ver que han sido 
fructuosos algunos de sus trabajos, puesto que se ha cambiado la cárcel de 
ciudad del lugar que ocupaba; que se halla en construcción la obra de la 
Casamata, y de consiguiente próximo á quitarse el parque del templo del 
Santuario de Guadalupe; que se han recogido y publicado algunas obser- 
vaciones meteorológicas, despertándose en varias personas extrañas á la 
Junta el gusto por hacerlas; que ha comenzado á ponerse en práctica el 
nuevo método de empedrados, y que existe ya en la ciudad una cría de 
gusanos de seda: quedando demostrado que las iniciativas y trabajos de es- 
ta Junta, cuando apenas tiene algunos meses de formada, han producido 
resultad93 satisfactorios. La constancia de sus socios hará que en lo suce- 
sivo estos resultados sean de positiva utilidad, si como lo han manifestado 
en el corto período que lleva de restablecida, continúan con la abnegación, 
patriotismo y liberalidad que han tenido hasta aquí. 

Flobencio Cabrera. 

San Lula Potosí, Diciembre de 1&70. 



Digitized by VjOOQIC 



« 



DE geografía. T ESTADÍSTICA 189 



INFORME 

QUE SOBfiE LOS TEEEEMOTOS ACAECIDOS EN CENTBO-AHERICA 

PBESENTA 

A LA SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA 
* SU socio el Sr. D. Bamon Uriute, 

Miiiiitre d« la Bcpública d« Guatemala cerca de noectro OoMerno. 




''oMO tuve la honra de manifestar á esta respetable Sociedad en la 
sesión del sábado pasado, la galante indicación de mi consocio y 
amigo Sr. Alcérreca, me pone en un serio comprombo. Ajeno en- 
teramente á la materia que los Sres. Eamirez y Barcena han dilu- 
cidado con el tino é ilustración que les distingue, y sin poseer el cúmulo 
de conocimientos que la modestia del señor presidente Orozoo y Berra supo 
ocultar bajo el lenguaje del vulgo, según su propia expresión; bajo el len- 
guaje de los Babios, según la crítica imparcial; yo me be encontrado inde- 
ciso entre mi ardiente deseo de complacer á esta ilustre Sociedad y el te- 
mor de exhibir mi insuficiencia. Mas como quiera que esto último no sea 
un defecto, haré por llenar mi compromiso como pueda, contando con la 
indulgencia de un auditorio tan culto. 

El terremoto de 3 de Setiembre se hizo sentir en Guatemala en la di- 
rección de S. E. á N-. O. y fué acompañado de una fuerte detonación sub- 
terránea, semejante, dicen los informes que he recibido de allá, al estallido 
del rayo 6 al estruendo que producen las descargas de una gruesa batería 
de campaña. El sacudimiento fué impetuoso y terrible, trepidatorio y on- 
dulatorio al mismo tiempo, durando en toda su intensidad de 4 á 5 segun- 
dos, durante los cuales, las campanas de la ciudad de la Antigua se repica- 
ban por sí mismas á impulsos del movimiento. Este continuó por 3 ó 4 
segundos mas, pero tan suave, que apenas dejaba percibirse. 
«No cabe duda, — dice una relación publicada en «La Sociedad Econó- 



Digitized by VjOOQIC 



190 SOCIEDAD MEXICANA 

mica,» periódico de Guatemala, — que el Tolcán de fa^o es el origen del 
terremoto ; y los varios fenómenos que se han observado, indican un tra- 
bajo subterráneo que se está verificando eu la base septentrional del vol- 
cán. El terremoto de las 9^ y 35°" de la noche determinó el derrumbe de 
varios paredones de la base del volcán en la dirección N. O., y la reventa- 
zón muy probable, hasta ahora, de algunas cavernas que son como reci- 
pientes de las corrientes de agua que bajan de la vertiente del volcán du- 
rante la estación de las aguas. Solo así puede explicarse que á los cinco 
minutos de haber pasado el gran temblor de tierra, salieran dé madre el 
rio Blanco y el rio Guacalate, y formaran grandes avenidas, que en un mo- 
mento llenaron barrancos de espeso lodo: árboles caidos de la montaña cau- 
saron espantosas desgracias. En efecto, muchas rancherías que se encon- 
traban en el paso de los torrentes fueron destruidas, sin que fuese posible 
salvar á los infelices habitantes. Las avenidas acabaron con muchas semen- 
teras, llevándose plantas, cercos, animales, y lo que es peor, muchas vícti- 
mas humanas. » 

Para lo que voy á exponer mas adelante, conviene observar aquí, que 
al terremoto de 3 de Setiembre precedieron y han segtiido otros mas 6 
menos fuertes y frecuentes, pero siempre en la misma dirección de S. E. 
á N. O. 

Cualquiera que sea el sistema por el cual se explique el fuego de los 
volcaneS} que ya la ciencia moderna ha convenido en originar del fuego 
central de la tierra, hay un hecho para mí incontrovertible, y es el siguien- 
te: que el combustible, ó sea la materia ígnea que encierran ciertas mon- 
tañas, se comunica á grandes distancias, como puede observarse por la di- 
rección que toman los temblores de tierra sobre la inmensa cordillera de 
los Andes. En esta virtud no creo desacertada la opinión del Sr. Alcér- 
reca, al suponer que el fenómeno de Xochitepec pueda tener relación con 
los observados en Centro- América durante el año pasado y el presente. 

Según Jamesen, existen en el mundo 195 volcanes, aunque hay autores 
que elevan esta cifra hasta 500, contando el continente americano y sos 
islas, 116 contra 79, repartidos en todo lo demás del globo. De estos 116, 
Centro -América, cuyo territorio es relativamente tan pequeño, encierra 
en su seno 27, la mayor parte de ellos en actividad. La república del Sal- 
vador solamente tiene 11, y me refiero á ella en primer término, por ser 
la sección de Centro- América que mas ha sufrido á consecuencia de con- 
tinuos terremotos^ La capital cuenta once ruinas desde la fecha de su fun- 
dación, siendo la mas notable entre ellas la ocurrida el 19 de Marso del año 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 191 

próximo pasado, que redujo & escombros toda la ciudad, causando la des- 
trucción de 22 poblacbnes mas de tercer orden. 

Desde fines de Febrero comenzaron & sentirse algunos sacudimientos de 
tierra, bastante fuertes para producir alarma en una población acostumbra- 
da & esos amagos de la naturaleza. Desde el 4 del mismo mes de Marzo, 
los temblores, que fueron aumentando gradualmente en intensidad y vio- 
lencia, se hacian preceder de fuertes y prolongados retumbos subterráneos 
que, puede decirse, indicaban claramente que Iqs gases comprimidos en las 
entrañas de la tierra lucbaban por procurarse una salida. El 19 por la no- 
che, con intervalo de dos horas entre cada uno de ellos, se sintieron tres 
temblores mas impetuosos que ninguno de los anteriores. El último fué 
acompañado de una detonación tan horrible, que hizo creer á los habitan- 
tes de la ciudad que el volcán de San Salvador se habia abierto hasta su 
base. No puede describirse el variado movimiento y las oscilaciones encon- 
tradas de aquel espantoso terremoto. Baste decir que no quedó piedra so- 
bre piedra, que los habitantes tenian que asirse á los árboles de los jardines 
para no caer al suelo, y que muchos de ellos quedaron completamente ma- 
reados. El volcán no presentó fenómeno alguno de importancia. La fuerza 
del movimiento hizo cambiar de curso varios rios y produjo el dem^nbe 
de cercos enteros, despojándolos de su verdura y despubriendo masas in- 
formes de una tierra blanca y deleznable. Creen los habitantes de San Sal- 
vador, y acaso no les falte fundamento, que desde ese dia memorable el 
cerro de San Jacinto, inmediato también á la ciudad, ha principiado á po- 
nerse en combustión. San Jacinto es una pequeña montaña que se ha des- 
arrollado á la vista de la generaron contemporánea. Respecto á San Salva- 
dor hay una cosa digna de notarse, una corriente de agua nacida del volcán 
para abajo de la ciudad, pero tan poco distante de la superficie, que puede 
oirse su ruido en el silencio de la noche. Brota en el extremo opuesto, á 
500 varas de las orillas de la población, y forma un rio de agua caliente 
sulfuro -ferruginosa* Debido á esta circunstancia es sin duda que los ter- 
remotos son mas frecuentes y hacen mas estragos en San Salvador que en 
ningún otro punto de Centro -América. 

L,osr temblores cesaron en el Salvador á fines de Junio. En Julio siguiente 
la ciudad de León, en la república de Nicaragua, temia por su existencia, 
amenazada por los estrepitosos bramidos de eu hermoso Momotombo, que 
no fueron mas que preludios de un fuerte terremoto, que afortunadamen- 
te no causó desgracia alguna. A propósito de Nicaragua, la gran mayoría 
de su territorio la forman terrenos esencialmente plutónicos, y acaso no hay 



Digitized by VjOOQIC 



192 SOCIEDAD MEXICANA 

un país en el mundo donde haya mayor número de volcanes apagados, y 
señales mas inequívocas de la existencia de otros muchos de que apenas 
quedan huellas. 

Después que dejó el Momotombo su amenazadora actitud, dntióse en 
Comayagua (Honduras) un temblor de tierra de alguna mtenddad. Cosa 
muy rara, si se atiende á que aquella población queda tan lejos de la cor- 
dillera, que casi nunca llegan los sacudimientos producidos por esta. Los 
Andes sufren un notable aplanamiento en la insignificante parte que ocu- 
pan al S. en la república de Honduras, que, sea dicho de paso, no contiene 
volcán alguno en actividad, pero ni apagado, que yo sepa. Tan marcado es 
allí el descenso de la cordillera, que esta circunstancia fué la que hizo con- 
cebir á Iquiar el pensamiento de la construcción de una vía férjrea inter- 
oceánica á través de la república. 

Los temblores volvieron á visitar al Salvador, de mediados de Dioi^n- 
bre de 73 á Enero del corriente aSo, aunque sin causar estragos de nin- 
guna especie. A principios de Marzo oyóse una noche en Guatemala un 
prolongado ruido subterráneo, sintióse pocos dias después un ligero sacu- 
dimiento, y luego, en Setiembre pasado, ocurrió lo que ya dejo referido. 
Galotas particulares que he recibido de aquella república, aseguran que la 
corriente de lodo que bajó del cerro del Tigre, prolongación de la falda 
del volcán de fuego, era de un espesor considerable, y tenia un olor á azu- 
fre muy pronunciado. También se dice que en las haciendas de Chivito, 
Ohimachoy, Chicasanga y Socó, se trasformó completamente la topografia 
del terreno. El gobierno de Guatemala ha nombrado una Comisión cientí- 
fica para que se ocupe del estudio de aquellos fenómenos. Sobre haber 
pedido ya á la «Sociedad Económica» los informes que desea obtener la 
Mexicana de Geografia y Estadística, estaré al cuidado de lo que la dicha 
Comisión informe, para ponerlo oportunamente en noticia de esta Sociedad. 

Me permitiré abora hacer algunas ligeras observaciones sobre las cues- 
tiones propuestas por el Sr. Orozco y Berra en la sesión anterior. 

Cierto es que, hablando en general, puede decirse que la fuerza é inten- 
sidad de los terremotos ha disminuido notablemente en el mundo. Basta 
hacer la observación de que el número de volcanes extinguidos es tres ve- 
ces mayor que el de los existentes ahora. Además, si se ha de dar crédito 
á los antiguos, los terremotos de Lisboa, Callao y Penco, no son compara- 
bles con el que destruyó á Nicomedia con 120 pueblos, ó con el de Mace- 
donia, que sepultó 150 ciudades. 

Mas ¿qué diremos de las espantosas catástrofes de Yedo, Manila y el Pe- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 193 

rú? Concretándonos á Centro -América, haré notar que ninguna ruina 
habia sido tan completa como la de San Salvador el año próximo pasado, 
y que el célebre terremoto de Santa Marta que destruyó én 1773 la capi- 
tal de Guatemala, no hizo los estragos que el de 3 de Setiembre último. 

Del 20 al 25 de Enero de 1835, el volcán de Corigüina, República de 
Nicaragua, hizo una erupción que se ha hecho célebre en los anales de la 
historia. Hé aquí cómo la describe en pocas palabras un escritor guatemal- 
teco: «Una sombra densa y amarillenta se extendió en un momento por 
todo el horizonte, acompañada de un olor azufroso y de una lluvia de polvo 
sutil y blanquecino. Este fenómeno, que principió el dia 20, continuó sin 
notable alteración hasta el 23 á la una de la madrugada, en que llegó á su 
mayor grado de violencia. A esta hora se oyó en toda la República una de- 
tonación semejante al estruendo de una descarga de gruesa artillería, se- 
guida de fuertes estremecimientos. Entonces sé vio en muchas partes una 
escena de las mas extrañas: las aves salian en bandadas de los bosques y 
caian muertas en gran número sobre los campos y poblados, y las fieras va- 
gaban por los caminos públicos rugiendo con espanto, al paso que los mo- 
radores de las ciudades abandonaban despavoridos sus habitaciones, teme- 
rosos de verlas desplomarse sobre sus cabezas. Para completar el horror de 
esta escena, una profunda oscuridad que duró 43 horas, ocultaba todos los 
objetos, al mismo tiempo que la lluvia de ceniza caia con tanta abundan- 
cia, que en algunas partes cubrió la tierra con una capa de mas de media 
vara de espesor. Aunque los estragos de esta erupción solamente se expe- 
rimentaron en las comarcas circunvecinas al volcán,- sus demás accidentes 
se hicieron sentir por diversas direcciones hasta la Nueva -Granada, en Ja- 
maica y aun en Oajaca, adonde alcanzó la lluvia de polvo á mas de cuatro- 
cientas cincuenta leguas de distancia. Durante esta erupción, considerada 
por un escritor como el bostezo mas grande que ha dado la tierra, se cegó 
enteramente el cauce del rio Chiquito y se formaron dos islas y algunos 
bajos en las inmediaciones de la costa. » El presbítero D. José María Na- 
varro, en su Memoria de Villa-Nueva, dice que la lluvia de ceniza arroja- 
da por el Corigüina llegó á la Iguala, donde él residia por aquel entonces, 
y Sánchez de Bustamante escribe que la ceniza vomitada por aquel mons- 
truo, cubrió mas de 15,000 leguas cuadradas. El ruido de los truenos se 
oyó simultáneamente en Chiapas, á distancia de 325 leguas, y en el Peten 
á 322. El viajero que visita hoy los restos de aquel volcán extendidos en 
un inmenso mar de lava petrificada, apenas puede creer que haya quedado 
en pié población alguna en Nicaragua. 

25 



Digitized by VjOOQIC 



194 SOCIEDAD MEXICANA 

No son los temblores mas fuertes y prolongados los que mas daño cau- . 
san entre nosotros. El 19 de Diciembre de 1862 se sintió en Guatemala 
un terremoto bastante recio que dilat-ó poco mas de dos minutos; pero te- 
nia un movimiento ondulatorio uniforme, y ningún edificio sufrió cosa no- 
table. Cuando el movimiento se verifica en oscilaciones verticales y hori- 
zontales á un mismo tiempo, entonces, por corta que sea su duración, es 
casi segura una ruina. 

Está demostrado que cuando el cráter de un Tolcán es suficientemente 
amplio para dar salida á los gases, los temblores son menos frecuentes. El 
Izalco en la República del Salvador tiene cmco ó seis bocas monstruosas. 
Se mantiene continuamente coronado por una columna de fuego que sirve 
de faro á los navegantes, y cada bocanada que arroja produce tal estruendo, 
que se oye á treinta y mas leguas de distancia. Pues bien, en sus inmedia- 
ciones es donde menos terremotos se sienten, relativamente hablando. Otro 
tanto sucede en Nicaragua, en las cercanías del volcán de Momotombo, que 
dominando el lago de Managua á la manera de un sultán, se ostenta siem- 
pre cubierto con su espléndido penacho. 

Para concluir apuntaré dos hechos dignos por mas de un titulo de fijar 
la atención de los sabios. «El volcán de Maraya — y me valgo aquí délas 
palabras del célebre Fr. Bartolomé de las Casas, confirmadas por el testi- 
monio de mil obsi^ryadores — está situado en la cordillera que forma el ist- 
mo de lo largo del Pacífico, corriendo por el O. y S. del lago de Nicaragua. 
Su cráter es el mas singular que se ha visto en el globo. En la cumbre de 
un monte hay un círculo cortado todo alrededor perpendicularmente á la 
profundidad de 1,200 pies, formando un espantoso anfiteatro de 1,250 Va- 
ras de circunferencia y en el centro de esta planicie hay un pozo redondo 
de 70 varas de diámetro y 60 de hondo, hasta la superficie del metal ó la- 
va líquida allí derretida, sin salir nunca del pozo. No sale Huma ni humo, 
pero la claridad que sube perpendicularmente á las nubes, facilita leer por 
la noche un libro á distancia de una ó dos leguas y es visible hasta treinta. 
Otra circunstancia singular es, que pueden habitar pájaros dentro de su 
cráter, y algunas personas que han bajado al anfiteatro y arrimádose al bor- 
de del pozo han distinguido las ondulaciones ó corrientes de aquel fluido, 
del que no se ha podido sacar parte alguna, porque se derrite todo 16 que 
toca á la superficie. 

Es el segundo hecho, que en las inmediaciones de San Martin Jilotepe- 
que, en Guatemala, se observa en dos cerros denominados Potosí y Toro- 
Feco, el mismo fenómeno que en las alturas del Duida, en el Orinoco, y que 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 195 

' algunos lian creido fabuloso. Consiste en que al retirarse la estación de las 
Uavias salen de dichos cerros globos de fuego y llamas flotantes que vagan 
de un paraje 4 otro. 

Siento no haber podido obsequiar con mas acierto los deseos de esta So- 
ciedad; mas ja que este trabajo no pueda en manera alguna ilustrar la cues- 
tión de que se trata, servirá al menos para demostrar mi buena voluntad. 

M€xlco. SI de OctDbre de 1S74. 

R. Ubiabte. 



DISCURSO 

EN ELOGIO FÚNEBRE DEL DOCTOR H. JOSÉ BURKART 

PBONCKCIASO 

EN U 8E8I0S düB LA SOCIEDAD lEUGARA DE GEOGRAFÍA T ESTADISHCA 

oelebró en lioxxor de este sabio, 
POB EL 80010 lONOBABIO iNOENIEBO DE MINAS 8ANTIA00 BAMIBEI 

El. día 15 DE MAYO DE 1875. 




Sr. vicepresidente; señores: 

I AS ciencias que en su marcha incesante y progresiva van marcando 
el camino de sus adelantos por la adquisición de rigurosos princi- 
pios, por la realización de útiles inventos 6 por la aparición de gran- 
des hombres, parecen detenerse en su curso, sostenido por los es- 
fuerzos de la infatigable humanidad, no porque los principios se alteren ni 
porque los inventos se destruyan, sino porque los hombres, que llevan en 
su ser el germen de la destrucción y en su vida el principio de la muerte, 
desaparecen de la escena del tiempo perdiéndose tras del sepulcro, en los 
confínes de la eternidad. 

La pérdida de uno de esos hombres grandes que parecen ser la personi- 
ficación de las ciencias que cultivan; de uno de esos genios privilegiados 
que marcan una época en la historia de los adelantos; de uno de esos seres 



Digitized by VjOOQIC 



196 SOCIEDAD MEXICANA 

superiores que hacen ver de lo que es capaz el talento, es considerada como ' 
la paralización instantánea del indetenible progreso, como la pérdida de una 
lisongera esperanza ó como el signo de una inevitable fatalidad. 

Hoy nos encontramos en presencia de una de esas pérdidas cuya magni- 
tud fas presenta como irreparables; enfrente de un vacío de los que no se 
llenan fácilmente; á la orilla de un sepulcro en cuya sima fueron á extin» 
guirse los fulgores que, alumbrando los tenebrosos antros del porvenir, nos 
dejaran ver los mas recónditos misterios de lá ciencia. 

La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, profunda y justamen- 
te conmovida por la noticia que le ha hecho borrar de su catálogo el nom- 
bre respetable de uno de sus mas ilustres miembros, ha querido tributar 
un homenaje de gratitud á su memoria; y nosotros, solícitos y respetuosos 
ante su autorizado llamamiento, venimos á participar de una ovación tan 
merecida; venimos á contribuir con nuestro contingente de entusiasmo á 
la celebración de un apoteosis; venimos á presentar nuestra ofrenda en el 
altar levantado por el reconocimiento; venimos, en fin, á depositar la sen- 
cilla flor de nuestros recuerdos sobre la tumba de un sabio 

El eminente geólogo y mineralogista alemán D. H. José Bnrkart, cuyo 
nombre es conocido y cuyo genio es respetado en los anales científicos de 
todos los países civilizados del mundo, terminó el 4 de Noviembre último 
su laboriosa é interesante vida, comenzada en Bonn el 12 de Mayo de 1798, 
que, consagrada al cultivo de las ciencias mas útiles por su naturaleza y 
mas fecundas en sus aplicaciones, ha dejado una huella de luz y de esplen- 
dor, que deslumhrando con sus purísimos destellos á la generación contem- 
poránea, alumbrará con su claridad indeficiente la marcha científica de la 
posteridad. 

Al consignar en nuestros anales necrológicos un nombre tan célebre y 
tan respetable en nuestras bibliografías y en nuestras ciencias; al apresu- 
rarnos á rendir un tributo de admiración y gratitud á uno de los sabios mas 
eminentes de los tiempos modernos; al venir á ocupar la tribuna levantada 
por la primera de nuestras sociedades científicas, para honrar, interpretan- 
do sus sentimientos, la memoria imperecedera y venerada del Sr. Burkart, 
no pretendo desempeñar el trabajo del biógrafo anotando pormenorizada- 
mente los episodios de su larga vida, ni acometer la tarea del censor anali- 
zando los hechos mas prominentes de su carrer-a científica; desistiendo de 
tan gloriosa cuanto elevada empresa, que ya tal vez han acometido perso- 
nas dignas de llevarla á cabo, me limitaré como mexicano á señalar algimos 
de los trabajos con que contribuyó al adelanto de nuestras ciencias, y de los 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 197 

servicios que prestó á nuestro país durante el tiempo de 6u permanencia 
en él, trascurrido desde 1825 hasta 1834. 

Todos saben que en la época anterior á la independencia mexicana, en 
que la marcha general del vireioato estaba regida por las disposiciones es- 
peciales de la dominación española, las ciencias exactas, las naturales f las 
de observación, se desarrollaban con una lentitud propia de la época, y sin 
que sus adelantos se hicieran sensibles por otras manifestaciones que por 
los estudios, bajo mas de un aspecto notables, de Sigüenza, Gama, Álzate, 
Yelazquez de León, y otros pocos sabios cuyos nombres serán siempre me- 
morables en nuestros anales científicos. 

La visita con que honró nuestro país el inmortal Barón de Humboldt 
el año de 1803, puede considerarse como el acontecimiento mas notable y 
de mas trascendencia en el progreso intelectual de México; porque pues- 
tos en acción todos los elementos de vida, de prosperidad y de adelanto que 
se hallaban ocultos en los abismos de la indiferencia, se vieron brotar los 
trabajos mas útfles para nuestro desarrollo científico; y estos trabajos, que 
pueden considerarse como el principio de los que mas tarde se debian eje- 
cutar por nuestros modestos y distinguidos sabios, fueron á la vez la ma- 
nifestación mas adecuada con que se hizo sentir en la vastísima extensión 
de nuestro afortunado territorio, el paso grave, solemne y majestuoso del 
coloso científico del siglo XIX. 

Este laborioso estadista, después de reunir con una precbion admirable 
y depurar en una crítica incontrovef tibie todos los documentos topográfi- 
cos y estadísticos publicados 6 inéditos, y de resumir de una manera fiel y 
completa todos los datos relativos á México, anteriores á su llegada, aco- 
metió empresas científicas cuya concepción demuestra su genio, cuya rea- 
lización pone fuera de duda su poder, y cuya simple contemplación no puede 
menos que llenamos de asombro; y no satisfecho de recopilar con el vigor 
do su sagacidad lo pasado, ni hacer vibrar con la fuerza de su genio lo pre- 
sente, se lanza audaz por los senderos ocultos y desconocidos del porvenir 
iniciando un programa de trabajos, perfecta y sabiamente meditado, cuya 
ejecución debía conducir á resultados á propósito para completar los obte- 
nidos en los suyos. 

Aconsejando con este fin la ejecución de observaciones astronómicas, fí- 
sicas y meteorológicas, llevó su precisión hasta designar los instrumentos 
que debian emplearse en los trabajos que en la región boreal de la Nueva 
España, y en tres direcciones diferentes deberian extenderse: desde la ca- 
pital de Guanajuato hasta el presidio de Santa Fé ó el pueblo de Taos en 



Digitized by VjOOQIC 



198 SOCIEDAD MEXICANA 

Nuevo -México la una; desde la embocadura del rio Norte con el Golfo de 
México hasta la unión del Gila con el Colorado la otra; y la tercera desde 
el puerto de Mazatlán hasta la ciudad de Altamira en la ribera izquierda 
del Pdnucb. 

La realización de estas tres excursiones, magistralmente aconsejadas por 
un viajero tan competente, presenta un vasto campo para el estudio y la 
observación, merced á lo cual debería situarse la posición de puntos de los 
mas interesantes, relacionándolos entre sí de la manera mas perfecta y es- 
tableciendo una base £rme para los trabajos relativos á la geografía física 
de nuestro suelo. 

La expedición arqueológica de 1805, emprendida para visitar las ruinas 
del Palenque, y confiada al capitán Dupaix; los trabajos geográficos, eco- 
nómicos y físicos de los sabios Ward, Lyon y Mühlenpfordt, practicados 
en el bienio de 1825 á 1827 ; los hidrográficos de Hardy, que ocuparon el 
trienio de 1825 á 1828 y se localizaron en la región occidental de la Bepú- 
blica; los de los naturalistas Schiede, Deppe y Heller, ejecutados de 1827 
á 1828 los primeros, y de 1845 á 1848 los del último; los arqueológicos y 
pintorescos de Cari Nebel, que recorrió el país en los años de 1830 á 1832; 
los descriptivos de Josiah Gregg; los geográficos, arqueológicos y políticos 
de Brantz Mayer; y los de Michel Chevalier consignados en su obra o Le 
Mexique anclen et moderno, » son otras tantas pruebas de la inmigración 
intelectual provocada en México por las sabias indicaciones del célebre 
prusiano. * 

Pero en el cuadro en que se muestran con mas ó menos vigor, con mas 
ó menos precisión, con mas ó menos claridad todas estas figuras, se encuen- 
tra dominando el conjunto y reclamando el primer término, la figura noble, 
colosal y prominente del célebre José Burkart que absorbe todas las mira- 
das y reclama toda la atención, sea que se le considere como viajero, como 
observador ó como sabio. 

Nadie después de Humboldt — ha dicho un imparcial crítico moderno — 
ha prestado tan grandes ni tan numerosos servicios al estudio científico del 
territorio mexicano ; nadie tampoco ha contribuido tan vigorosamente pa- 
ra el perfeccionamiento de su carta. 

Si nos detenemos á examipar los trabajos geográficos y astronómicos que 
el Sr. Burkart ejecutó durante el tiempo de su permanencia en nuestro sue- 
lo, lo primero que llama la atención es el cuadro de sus itinerarios, en el 
que, á un detenido estudio y á unos escrupulosos detalles, se agregan las 
altitudes, determinadas por observaciones barométricas y apoyadas en de- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGEAFIA Y ESTADÍSTICA 199 

terminaciones astronómicas, obtenidas por trabajos propios que personal- 
mente practicó, y que abrazan una extensión considerable al Norte y al 
S. O. de la capital de la Eepública. 

Las líneas de exploración elegidas por Burkart en la parte del Norte, 
exceden en mas de dos grados á las exploradas personalmente por Hum- 
boldt, añadiendo datos tan nuevos como interesantes sobre la configuración 
de la mesa mexicana y sus pendientes graduales, principalmente la que, ex- 
tendiéndose hacia el Oeste, va á terminar al grande Océano. 

El mas notable de los itinerarios de Burkart es el que, comprendido 
entre los paralelos 22 y 23 del hemisferio Norte, atraviesa todo el país en 
la dirección de Oeste á Este, tocando con sus puntos extremos ambos ma- 
res; pues que, partiendo del puerto de San Blas sobre el Océano, va á ter- 
minar en Tampico sobre el Grolfo, extendiéndose hacia el Este hasta el mar 
de la^ Antillas. 

En esta zona trasversal, cuya longitud es de cerca de doscientas leguas 
en línea recta, el Sr. Burkart parece haber seguido una de las líneas indi- 
cadas por Humboldt, cuya importancia no podia menos que ser reconocida 
por tan distinguido geógrafo. 

Con el objeto de dar & sus trabajos geográficos toda la importancia de 
que eran susceptibles, haciéndolos servir para la construcción de una carta 
geográfica,'determinó astronómicamente por medio de sus dos coordenadas, 
diez y seis puntos de la zona comprendida por aquellos, y otros trece deter- 
minados solamente por la latitud. • 

Aunque la reconocida habilidad del observador era por sí sola una ga- 
rantía en favor de sus resultados, la confirmación de algunos de estos por 
las observaciones posteriores es una prueba de más que ha venido á poner 
fuera de duda la pericia y la escrupulosidad que caracterizan las observa- 
ciones del entendido astrónomo. 

Sus observaciones ipsométricas lo condujeron á la determinación de 365 
altitudes; y -estas, del mismo modo que las coordenadas antes dichas, per- 
tenecen en su mayor parte á una región no estudiada por Humboldt, cuya 
circunstancia da un doble interés á su trabajo, que puede considerarse co- 
mo el complemento de aquel. 

En su ejecución aprovechó sus numerosas observaciones barométricas 
practicadas en México, cuyo número asciende á 1.800, sin contar las obser- 
vaciones diarias hechas en Tlal^ujahua y Yeta Grande, en cuyos puntos es- 
tuvo empleado en el servicio de las minas. 

En el juicio crítico á que el mismo observador sujetó este laboriosísimo 



Digitized by VjOOQIC 



200 SOCIEDAD MEXICANA 

trabajo, y cuyo mayor elogio consiste en recordar que fué benévolamente 
acogido por el mas competente de los jueces en la materia, quien lo men- 
diona de una manera especial en sus «Vistas de la Naturaleza» ^ y en su 
«Cosmos,» ' hace un examen imparcial y severo de las diferencias encon- 
tradas en ambos trabajos, preséntala causa, detalla las operaciones, discute 
los datos, analiza los métodos, y emprende, en fin, un trabajo del que se 
desprenden las mas útiles indicaciones para la ejecución exacta de las ob- 
servaciones barométricas. 

Para la determinación de las alturas se sirvió de las diferencias encon- 
tradas por sus propias observaciones, hechas con el mismo barómetro, par- 
tiendo de los puertos de San Blas y de Tampico al nivel del mar, y dando 
\a preferencia á este método sobre el de observaciones simultáneas emplea- 
do por Oltmanns, porque en este es necesario servirse de dos barómetros 
diferentes, uno de los cuales da una indicación que es el promedio de una 
serie de observaciones, y el otro no da mas que una indicación aislada. 
A pesar de esto, no desecha de una manera absoluta el método de Oltmanns, 
cuya aplicación ha venido á confirmar la exactitud en sus observaciones. 

A los hierros meteóricos de México consagró una atención particular, y 
en un luminoso artículo sobre este asunto, publicado en 1856 en los Ana- 
les mineralógicos de Leonhard, hace un estudio completo sobre estos cuer- 
pos, expresando su origen, su composición y su forma, á la ipez que los 
terrenos en que se encuentran : y & las descripciones físicas, químicas y 
mineralógicas de los aerolitos de Coahuila, Sierra Blanca, Durango, Cator- 
ce, Charcas, Zacatecas, Xiquipilco y las Mixtecas, acompaña ejemplares de 
cada uno, todos los cuales forman una colección de las mas completas, cuya 
formación viene á hacer ver de la manera mas terminante, que nada de lo 
que tiene relación con los fenómenos atmosféricos, pasó desapercibido á la 
perspicaz observación de tan hábil meteorologista. 

Pero sus trabajos mas numerosos, los mas sostenidos, y por consiguiente 
los mas útiles, son los obtenidos por sus estudios geológicos, mineralógicos 
y mineros. 

La Compañía organizada en Londres en 1824 para la explotación de los 
Minerales de Zacatecas, Guanajuato, Tasco, Zimapán y Tlalpujahua, co- 
menzó por el nombramiento de sus comisiones facultativas: los Sres. Stein 
y Gerolt, residentes en México, propusieron á Burkart para formar parte 
de una de ellas; y el Sr. Biva-Finoli, director de la Compañía en Tlalpu- 

1 Ansfctaten der ITatar, tritte verbeaserte una vermehrte Aosgabe. — Tomo I, pA«. 349. 

2 Oosmos. " Tomo IV , pfigs. 433, 693 y 623. 



Digitized by VjOOQIC 



DE 6E0GRAIIA Y ESTADÍSTICA 201 

jalma, aceptó é hizo suya una postulación tan ventajoBa, qne dio por resol- 
tado el contrato firmado en Londres el 3 de Mayo de 1825, merced al cual 
Bnrkart se embarcó para venir á encargarse de los trabajos mineros en el 
Mineral del Oro y Tlalpujahua. 

Y no podia ser de otro modo, cuando las recomendacion.es que fayore- 
cian á Burkart estaban apoyadas en la lucida carrera del aprovechado 
alumno de la Escuela Preparatoria y la Universidad de Bonn y la Escuela 
de Freiberg; en la sostenida dedicación del aventajado practicante de mi- 
nas, cuyos primeros trabajos se hicieron sentir tan ventajosamente en las 
minas de ulla de Saarbrückcn, en la explotación y beneficio .de los cria- 
deros de Siegeo, en las hornagueras del Harze, en las Salinas de Eónigs- 
bom, en las minas metalíferas de Meschede y Brilon ; en la sagacidad qte 
desarrolló en sus observaciones sobre las serranías de Olen cn^Sajonia, en 
d reconocimiento geognóstico y minero del interesante distrito de Kreuz- 
nach, y sobre todo, en su notoria aptitud que demostró de la manera mas 
satisfactoria en su brillante ex&men de ingeniero de minas, que sustentó en 
el lugar mismo de su nacimiento el 3 de Noviembre de 1823. 

Colocado al frente de los trabajos minaos de esta grande negociación, 
el desempeño de su cargo le permitió estudiar con todo detenimiento los 
puntos de su residencia, y recoger todos los datos útiles que dejó consig- 
nados en sus escritos, y que no pudieron pasar desapercibidos á su privile- 
giada inteligencia y su sagaz penetración. 

Ocupado de preferencia en la explotación de las minas, desplegó sus vas- 
tos conocimientos en el laboreo de los criaderos, proyectando y emprendien- 
do las obras maa atrevidas y ventajosas que se conservan todavía como un 
testimonio vivo de la asiduidad y la ciencia, que formaban las principales 
dotes de tan inteligente minero. 

Estudiando la mineralizacion de las sustancias, que eran el objeto prin- 
cipal de sus exploraciones, presentó como en un cuadro sinóptico todos loe 
minerales existentes en cada localidad, haciendo deducciones muy atendi- 
bles para los trabajos de investigación, y comunicando un gran valor á los 
caracteres empíricos, ú, que supo comunicar tan alto interés nuestro célebre 
mineralogista. 

Su permanencia en los distritos mineros de Fachuca y Bcal del Monte, 
le permitió estudiar esta región tan importante bajo su aspecto metalífero. 

En su luminosísima Memoria sobre la explotación de minas en dichos 
distritos, formada con sus observaciones propias, amplificada con las con- 
signadas en el informe científico del inteligente director D. Juan Bochan, 

2G 



Digitized by VjOOQIC 



202 SOCIEDAD MEXICANA 

é ilustrada con dibujos y cuadros, examioa la localidad bajo su aspecto fí- 
sico, deteniéndose muy especialmente en sus condiciones hidrográficas, y 
haciendo interesantes observaciones climatológicas respecto de su variada 
flora. En la parte geológica no se limita á una descripción que por ser muy 
detallada y precisa, es de un mérito indisputable: plantea y discute cues- 
tiones de verdadero interés geológico, que su sagacidad le ha hecho reco- 
nocer en los caracteres mineralógicos y en las condiciones estratigr&ficas de 
las rocas principales. 

Entre las preciosas deducciones que brotan del estudio cuidadoso y sos- 
tenido de tan experto geólogo, se descubren hechos que presentan un vasto 
campo de investigación á tan laborioso minero. 

• Ia dirección general ó accidental de las vetas, la relación en que este ele- 
mento se encuentra con su riqueza, las diferencias que existen y que su es- 
píritu de observación descubre entre los dos distritos que son el objeto de 
su estudio, todo esto constituye el material con que forma el edificio en que 
deposita sus ingeniosas deducciones técnicas y funda sus determinaciones 
industriales. 

La historia de este Mineral estó perfectamente trazada en su Memoria; 
los datos estadísticos y económicos abundan en ella; y la mecánica y la me- 
talurgia ocupan un lugar preferente, cual corresponde á unas ciencias tan 
interesantes en la complexa profesión del ingeniero de minas. 

En el estudio que hizo sobre el distrito de Tlalpujahua, presenta un cua- 
dro tan completo, tan detallado y tan extenso de su constitución y de su 
historia, de su geología y de sus minas, de sus minerales y sus rocas, que 
mas bien que una Memoria, puede considerarse como un Tratado com- 
pleto de los puntos que toca, y cuyas prolijas descripciones amplifica con 
un plano geológico del distrito, acompañado de dos cortes perpendiculares 
que, atravesándolo en toda su extensión, dejan ver una de las obras mas 
atrevidas y costosas que se empreudieron en aquellos trabajos: el socavón 
general de desagüe, que partiendo del tiro de San Sebastian en Tlalpnja- 
hua) debia terminar en el Valle de Tepetongo con una longitud de mas de 
una legua, y una profundidad en su comunicación con el tiro de 132 vsfras 
abajo. 

En la carta y cortes geológicos de la serranía de Zacatecas, que en el 
año de 1861 se mandaron litografiar por disposición del gobierno de ese 
Estado, localiza las rocas, minas, vetas, caminos y demás detalles que con- 
tribuyen á dar á conocer una localidad, y permiten estudiarla bajo el punto 
de vista metalífero. Su aptitud administrativa, presentada con los irrecusa- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 203 

bles datos qi\e señalan su permanencia en Bolafíos y Yeta Grande, queda 
fuera de duda con hacer observar que, durante los cinco año6 de su admi- 
nistración, las utilidades ascendieron & mas de seis millones de pesos. 

En su obra intitulada: «Permanencia y Viajes en México en los años de 
1825 á 1834,» estdn Resumidos los principales trabajos, en que hizo fruo- , 
tuoea su expedición á nuestro país, y con los que, secundando los efectos 
producidos por los escritos de Humboldt, lo dio á conocer ante el mundo 
civilizado. 

Hé aquí, señores, el principal aspecto bajo el cual nos corresponde exa- 
minar los trabajos científicos del Sr. Burkart. 

Si como miembros de una Academia, de cuyo programa llenó amplia- 
mente la parte que le correspondia, debemos hacer justicia á todos los tra- 
bajos que- le hap dado una reputación tan grande en el mundo científico, 
como mexicanos no podemos menos que consagrar una atención especial á 
los que concibió y llevó á cabo en nuestra patria y por nuestra patria; y en 
la contemplación de estos trabajos, debemos establecer el pedestal de su 
grandeza, el fundamento de nuestra veneración y la base de nuestro reco- 
nocimiento. 

México reconoce la inmensa deuda de gratitud que tiene contraída con 
cl sabio alemán que visitó su suelo, que lo estudió bajo las principales de 
sus fases, y contribuyó eficazmente al desarrollo de la primera de sus in- 
dustrias; y la Sociedad Mexicana de Geografia y Estadística, que sostiene 
las ciencias á la altura de su ilustración, se esmera hoy en pagar esta deuda 
por la celebración de este apoteosis; y es indudable que habria realizado su 
propósito, si para ocupar esta honorífica tribuna se hubiera fijado en otro 
de sus miembros, mas digno de merecer este voto de confianza, y mas apto 
para corresponder á él satisfactoriamente. 

Yo, aunque agradecido, abrumado por el peso de aquel voto, y domina- 
do por el temor que infunde en mi espíritu la falta de esta aptitud, me he li- 
mitado á trazar, aunque á grandes rasgos y con pálidos colores, el cuadro 
sublime en que se extienden los mencionados trabajos del ilustre viajero, 
del proñindo naturalista, del sagaz físico, del experto minero, del laborioso 
historiógrafo y del inteligente estadista. 

Allí están sus obras depositadas en las bibliotecas de la civilización, no 
solamente formando el monumento que la gratitud y la justicia levantan á 
la memoria del genio, sino también y muy particularmente, como la base de 
loB trabajos análogos que en pro de nuestro país nos están reservados, y 
con los cuales lo daremos á conocer bajo el punto de vista que le es propio. 



Digitized by VjOOQIC 



204 SOCIEDAD. MEXICANA 

Los Homboldt, los Boiipland y los Burkart, han colocado la prlinera 
piedra; sigamos constantes en la construcción del monomento; y cuando 
este, ya concluido, atraiga sobre si las miradas del mundo inteligente, ci- 
vilizado y científico, pongamos en él, como una corona de inmortalidad, el 
nombre grato^ venerable y glorioso de la Sociedad modelo de nuestra ado- 
rada patria, de la Sociedad Mexicana de Oeografia y Estadística. 



LOS FERROCARRILES EN MÉXICO. 




^6TA cuestión de vida para la Kepública Mexicana, es, y con justi- 
cia, la que ha agitado y seguirá por algún tiempo conmoviendo los 
sentimientos de los buenos hijos de México que desean sinceramen- 
te el engrandecimiento y prosperidad de su país, llamado á ser ei 
primero por los dones inmensos con que la naturaleza lo ha distinguido, y 
principalmente por su posición geográfica, con respecto al universo todo. 
Los intereses del futuro bienestar de prosperidad, de paz y de engran- 
decimiento real y verdadero para México, se encuentran hoy ante su re- 
presentación nacional, es decir, en el seno del Congreso de la Union, y el 
que tiene en todos sus diputados sentimientos que abundan por el bien fu- 
turo de su patria, y ellos sabrán, á no dudarlo, resolver con cordura, in- 
teligencia é ilustración, lo que mas cuadre á los intereses sagrados de la 
Bepública. 

No cabe duda, y está fuera de toda cuestión, que la resolución definitiva 
de á qué compañía debe otorgarse la concesión de los ferrocarriles, es es- 
perada con ansia por el público; pero ella no debe de venir tan pronto co- 
mo se desea; hay mfinidad de puntos que tratar, leyes que dar ad hocy é 
intereses pagradísimos para México, que es necesario meditar detenidamen- 
te para resolver lo conveniente de una manera última y definitiva. Cuan- 
tas cuestiones semejantes á la que hoy se encuentra en nuestra Cámara, se 
han tratado en el Capitolio de Washington, y para su resolución postrera, 
y para fijar cémo y á qué compañía es mas conveniente hacer tal 6 cual 
concesión sobre caminos de fierro, han pasado algunas veces hasta años. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOQBAFU Y ESTADÍSTICA 205 

La coneoeion dada á la compañía de Union Pacific Railway^ que se en- 
laja coc la del Central Pacific^ duró cerca de dos añoB antes de que las 
Cismaras dieran su última resolución. La del ferrocarril de Tejas, que lleva 
el nombre de Sauthern Pacific Railway^ duró veinte meses antes que sa- 
lir como ley del seno del Capitolio, pues tenia además como oposición 6 com- 
petencia constante las otras dos compañías antes mencionadas. En general, 
se puede citar como cierto que toda concesión dada para caminos de fierro 
en el Congreso de la Union americana, no ha salido nunca antes de ser pro- 
fundamente meditada y discutido hasta el último punto de los intereses na- 
cionales. 

En principios del año de 1860 se trató ya de una manera formal por las 
compañías americanas el establecimiento del ferrocarril de San Francisco á 
Nueva- York, pasando por las Bocallosas, y entonces fué cuando se pidió 
la concesión al Congreso do la Union para la compañía del Union Pacific 
Railway; la Cámara de los representantes pidió informes sobre si se ha- 
* bian emprendido trabajos por algunos ingenieros, y entonces fué cuando 
dicha compañía, bajo sus expensas, organizó varias secciones de ingenieros 
para explorar desde las márgenes del Missouri hasta las EocaJlosas; y en 
fines del mismo año de 1860 otras secciones de ingenieros, no obstante las 
dificultades insuperables que se les presentaban por las nieves, pasaron al 
otro lado de las Eocallosas y descendieron al territorio de Utah, siguieron 
por los Estados de Nevada y California, y llegaron por fin al condado de 
San Francisco; por último, después de informes satisfactorios dados por los 
ingenieros, y discusiones detenidísimas sobre la conveniencia de tal conce- 
sión, se otorgó á la compañía de Union Pacific Railway para unirse á 
la de Central Pacific Railway en Ogden^ y la cual enlaza sus rieles para 
seguir hasta Nueva- York. 

La muy seria é importante cuestión de los ferrocarriles en México, de- 
bería forzo^mente dividirse en tres zonas ó grandes partes: la política, la 
geográfica y la financiera. 

La política es, sin duda alguna, la mas delicada, y la que va á herir de 
una manera directa el corazón de los mexicanos, llevados todos de un sen- 
timiento digno y que los honra sobremanera; ese sentimiento es el de la 
patria, es el temor que se apodera de sus corazones leales, por los peligros 
que pudiera correr México con una anexacion á los Estados-Unidos: pues 
bien, ese peligro no existe, es efímero. Algunos escritores de crédito, de 
reputación, y que han ocupado por sus talentos lugares distinguidos en los 
puestoa públicos de la República, han asentado varias veces como infalible 



Digitized by VjOOQIC 



206 SOaEDAD MEXICANA 

la anexacion de México á los Estados- Unidos; ella es inevitable, aquel 
coloso nos absorberii, no podemos resistir, nuestra suerte está resuelta y^ 
nuestro destino escrito. Mentira. México será siempre nación libre é in- 
dependiente; su posición geográfica la salvará constantemente y le hará con- 
servar su antonomía; dicba posición la librará de continuo del grande ene- 
migo que pudiera tener la Confederación del Norte. México se encuentra, 
por decirlo así, pendiente de los labios de un gran monstruo que ya parece « 
va á devorarla; Mé^^ico se encuentra, podría decirse también, entre las gar- 
ras de- un atleta, de un coloso. Pero si el monstruo intentara tan solo con 
el aliento devorar á su víctima, llevaría á sus entrañas un anzuelo que lo 
devoraria; y si el coloso moviera tan solo un dedo para usurpar á México, 
el atleta entonces caería despedazado, y conduiria para siempre su unión y 
su fuerza. 

Y no se entienda que México, por sus grandes esfuerzos en una lucba 
desigual con la Union americana, pudiera librarse de la usurpación, no: 
México seria dominado, pero vencido ; resignado á soportar el yugo de una 
nación extraña, nunca. El carácter valiente é indi^mito de sus bijos, y de 
una resistencia probada en el infortunio, y sin igual para soportar las fati- 
gas y la adversidad, seria un elemento eterno que tendrian en su contra los 
dominadores, y sobre esa solidábase se apoyaria el Sur de los Estados -Uni- 
dos para levantar de nuevo la bandera de su Confederación, porque el sen- 
timiento de su independencia existe, y él solo morírá cuando desaparezcan 
sus bijos. 

Hay en la actualidad tan graves peligros, tan grandes intereses y tenden- 
cias tan decisivas á la división de la gran Confederación del Norte; existe 
tal combustible, por decirlo así, entre esa inmensa población de los Estados - 
Unidos, que una sola chispa seria suficiente para sufrir una conflagración 
que la devoraria. Existe además, hace mucbo tiempo, el pensamiento de 
la creación de otra Eepública, que llevaria el nombre de Bepública del Pa- 
cífico, y esta partirla desde las Bocallosas hasta el Oregon; la posición geo- 
gráfica de esa nueva Bepública seria infinitamente mas ventajosa que la del 
Norte y la del Sur, si llegara un dia en que se dividiera la gran Confedera- 
ción; la Eepública del Norte quedarla entonces comprendida exactamente 
bajo los paralelos 38° y 45° latitud Norte, y su longitud entre los grados 
61° y 105° longitud Oeste del meridiano de Gremwtch; su área 6 superñ- 
cle quedarla reducida á un millón cien mil millas cuadradas (1.100,000), 
su población serla de veinte y siete millones (27.000,000), y los Estados 
de que se compondría serian los siguientes: Connecticut, Delaware, Illinois, 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 207 

Indiana, Yowa, Eansas, Kentncky, Maine, Maryland, Massacbusette, Mi- 
chigan, Minnesota, Missouri, Nebraslía,írew-Hampsire,New-Jersey,New- 
'York, Ohio, Pcnsylvania, Rhode-Island, Vermont, West, Virginia, Wis- 
consin, Dakota, Distrito de Columbia, donde se encnentra Washington, la 
mayor parte de estos Estados de Nueva-York, Pensylvania, y los que com- 
ponen la Nueva Inglaterra, como Massachusetts, etc., que reciben su ele- 
mento industrial de los Estados del Sur, principalmente el algodón y algu- 
nos productos agrícolas para su consumo, como azúcar, tabaco y café; la 
división de Eepúblicas en la Confederación del Norte, traería princifjalmen- 
te para la que llevara este nombre, necesidades inmensas para su existencia 
industrial y aun para la vida real en sus efectos de consumo, no obstante 
que aquella Eepiiblica del Norte tendría por sí grandes elementos de vida 
propia, como lo demuestran su existencia en fábricas, de ferrerfas en Mas- 
sachusetts, Connecticut, y muy particularmente las de la gran ciudad ma- 
nufacturera de Pittshurg en el Estado de Pensylvania, pues compite cada 
dia ventajosamente con las de mas importancia de Shefiéld^ Birmingham 
y Woloerhampton en Inglaterra. 

La República del Sur quedarla bajo los paralelos 38° y 25° latitud 
Norte, y su longitud entre los grados 75° y 105° al Oeste del meridiano- 
Careen vtcA; su área 6 superficie seria de ochocientas mil millas cuadradas 
(800,000), su población de diez á once millones, sus productos agrícolas 
y de elementos manufactureros, no solamente han abastecido al Norte de 
los Estados -Unidos, sino á varias naciones de Europa, y principalmente 
á Inglaterra; aquella nueva Kepública del Sur quedarla con elementos pro- 
pios de vida industrial, y de efectos de consumo para la vida real ; sus Es- 
tados serian los siguientes : Virginia, North Carolina, South Carolina, Geor- 
gia, Florida, Alabama, Tenessee, Mississipi, Arkansas, Luisiana, Texas; esta 
Bepública del Sur quedarla, por su población y sus elementos, como una 
nación de grande importancia y aun de inmenso porvenir. 

La gran República del Pacífico seria la que resultara con mayor exten- 
sión territorial, y la que tendría en su seno las mejores y mas grandes ri- 
quezas naturales; ella quedarla exactamente bajo los ])araleIos 30° y 49° 
latitud Norte, y bajo los grados 105° y 125° al Oeste del meridiano de 
Oreenwich; su área 6 superficie seria do un millón quinientas mil millas 
cuadradas (1.500,000), su población fija dé millón y medio de habitantes, 
y quinientos mil en constante movimiento comercial y minero, pues gran- 
des caravanas recorren constantemente los Estados y territorios de aquella 
que se llamarla República del Pacífico, y la que partirla desde las Boca' 



Digitized by VjOOQIC 



208 SOCIBDAI) MEXICANA 

llosas^ Utah y Arizona hasta el Oregon; ú Estado de California, qne 
formaría también parte de aqaella nueva nación, es importantísimo por sos 
minas de oro, plata y otros metales, y su parte agrícola ofrece también un 
inmenso porvenir, pues es verdaderamente asombroso el producto en trigos 
que ba tenido en el presente año; él asciende & veintiún millones de ñiDe- 
gas que se llevtm para algunos Estados de la Union, f principalmente para 
Europa y Australia: tiene, además, otros productos de importancia que 
constituyen un comercio activo con distintas naciones del globo. El Ore- 
gon tiene también una industria particular que ba enriquecido á distintas 
compañías, y ella consiste en el corte y explotación de madera da construc- 
ción, encontrándose en aquellos bosques y en grande abundancia, el Piniu 
Rubra 6 pino rojo, y el Pinus Alba 6 pino blanco. 

Los Estados y territorios que comprenden la nueva República del Pací- 
fico, son los siguientes: Or^on, California, Nevada, Washington, Idaho, 
Utah, Arizona, New -México, Montana, Wyoming y Colorado. 

Esa nueva nación tendría mas porvenir que ninguna de las otras dos por 
su magnífica posición geográfica, la que le daria ventajas inmensas en su 
comercio con la China, la Australia, las Américas del Sur y México, así 
como por su riqueza particular, mineral y agrícola. Verificada una vez esa 
división de la actual gran Confederación del Norte, México, colocada como 
está entre el Océano Pacífico y el golfo de Cortés, y el Canadá por otra 
parte, sus costas bañadas por las aguas del Atlántico, vendria forzosamente 
á formar porte de la Confederación do Repúblicas por su brilllante posidoo 
geográfica, ventajosa en todo á la de sus vecinas, y por tener sus líneas li- 
mítrofes, con lo que vendria á ser República del Pacífico y República del 
Sur; aquel pacto 6 Confederación de Repúblicas seria indispensable para 
la vida propia de cada una, y la conservación de sus respectivas indepen- 
dencias y autonomías. 

La gran Confederación del Norte quedaria dividida en tres también gran- 
des naciones, perdiendo, no obstante, su grande influjo y poder actual, pues 
es verdaderamente asombroso su desarrollo en toda clase de ramos, así co- 
mo en su grande extensión de vías de comunicación, poseyendo en la actuali- 
dad en todo su territorio doscientas mil millas de alambre telegráfico, siendo 
la compafiía de Union TeUgraph la que tiene mayor número, pues asciende 
á noventa mil millas su extensión de alambre eléctrico, sin contar entre aque- 
lla vasta extensión de telégrafos la línea submarina 6 cable submarino. 

El territorio actual de los Estados -Unidos es inmenso, y su área é su- 
perficie pOEce tres millones, quinientas setenta y nueve mil novecientas se- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 299 

tenta y ocho millas cuadradas (3.579,978) ; los paralelos bajo los cuales 
esbáa comprendidos los Estados -Unidos, son de 25° & 49 "^ latitud Norte; 
y su latitud esti entre 64° y 124° 30' al Oeste del meridiano de Green- 
wich^ abrazando casi toda la zona frígida y la mayor parte de la templada: 
su población actual es de cerca de cuarenta millones (40.000,000), y sus 
riquezas naturales las primeras del mundo; su extensión en caminos de fierro 
es de sesenta y dos mil millas (62,000). Con elementos de tan grande ac- 
tividad y de vida industrial y comercial, los Estados -Unidos están entre las 
primeras naciones del globo ; así es que, los políticos americanos, conocedo- 
res de los grandes peligros que los amenazan en lacreacion, en su extensí- 
simo territorio, de las nuevas Repúblicas antes mencionadas, procuran á 
todo trance la conservación de su unión; ellos conocen perfectamente que 
un país como el suyo, de tan grande extensión y de tantos elementos natu- 
rales y de vida propia, su tendencia á su división es irresistible, y tanto mas, 
cuanto que entre ellos existe ya el recuerdo de una sangrienta lucha pasa- 
da, y el sentimiento vivo aún para proclamar en primera oportunidad la 
independencia de la Confederación del Sur. «, 

Los escritores mexicanos, como antes hemos dicho, que habian asentado 
como una cosa infalible la pérdida de México, y pronunciado una senten- 
cia triste para la patria, han revelado, primero, su falta absoluta de cono- 
cimientos y de noticias de lo que real y verdaderamente pasa en los intereses 
actuales del pueblo americano, y una ignorancia perfecta de la política que 
siguen en estos últimos años los hombres públicos del Capitolio de Was- 
hington, después de su guerra entre el Sur y el Norte. Aquellos escritores, 
si han podido tener la conciencia de que su patria debería de sucumbir un 
dia ante el poder del Norte, debieron ahogar aquel sentimiento, y jamas 
salir de sus labios tan fatal pronóstico^ porque ellos revelaban claramente 
su resignación degradante, su postración y humilde conformidad con el in- 
fortunio, aun antes de luchar y hacer derramar con profusión la sangre de 
su opresor. 

Entre las muchas razones que se podían seguir citando para demostrar 
la imposibilidad de la anexión de México á los Estados -Unidos, referire- 
mos algunos hechos que han tenido lugar en Washington en estos últimos 
tiempos, y los que revelan clara y distintamente que la política americana 
es y ser4 por muchos años la no complicación con ninguna nación extran- 
jera, y mucho menos con la Bepública de México, su vecina, y ei induda- 
ble que aquel pensamiento domina en los grandes y profundes políticos de 
Washington; su política, después del triunfo decisivo obtenido etnRich- 

27 



Digitized by VjOOQIC 



210 SOCIEDAD MEXICANA 

mond^ sigue un camino daro, y que demuestra altamente los temores que 
abrigan del desmembramiento de su gran territorio con la oreacion de las 
nuevas Bepúblicas mencionadas. 

A la conclusión de su guerra, y hacia fines del afio de 1865, los Estados- 
Unidos comunicaron al gabinete de Si. JameSy por su ministro Mr. Charles 
Francis Adams, que iban á hacer sus reclamaciones por los daños hechos 
por el vapor «Alabama» y los demás salidos de las costas de Inglaterra. 
En 1866, el gobierno americano hizo ya formales reclamaciones, y presentó 
una cuenta de mas de cien millones de pesos (100.000,000) con los daños 
hechos & ciudadanos americanos con los vapores cr Alabama,» etc. Inglater- 
ra se negó formalmente á admitir toda redamación, y esta cuestión comenzó 
á hacerse muy enojosa. En el año 67 los ánimos estaban muy exaltados, 
y el pueblo inglés, lo mismo que el americano, parecian encontrarse próxi- 
mos á un rompimiento formal y decbivo, y á lanzarse & una guerra desas- 
trosa. En Marzo de 69, el presidente Johnson dejó la presidencia de los 
Estados -Unidos, y entró en su lugar el general Grant. La cuestión, en* 
tonces, comenzó á declinar notablemente. En 1870, d presidente Grant 
hizo proposiciones al gabinete de Sf. James para tratar la cuestión de una 
manera amistosa, y entonces d gefe del departamento de relaciones exte- 
riores, Earl Clarendon, contestó en Londres que aceptaba la proposición d 
gabinete de St, James^ y que en prueba de su deferencia hacia el presidente 
Grant y d pueblo de los Estados -Unidos, proponia que aqud importante 
asunto se tratara en Washington, lo cual fué aceptado, y desde entonces co- 
menzó á reinar una grande amistad y cordialidad entre ambas naciones. En 
Enero de 71, los dos gobiernos nombraron sus comisionados ad hoc; los 
representantes de Inglaterra fueron Earl Ripon y Lord Tenterden, y por 
los Estados -Unidos, Mr, Hale, Mr. Cuzhing y Mr. Ewart. 

En Junio del mismo año concluyeron sus tratados y firmaron lo que se 
conoce hoy dia con d nombre de tratado de Washington; dicho tratado 
se reducia esencialmente & que la cuestión del a Alabama» se resolviera por 
arbitros, fijando á Ginebra para la reunión de los comisionados que debian 
de mandar ambas naciones y el que mandara el rey de Italia como arbitro. 

Inglaterra entonces nombró como su representante en Ginebra & «Sir 
Alexander Cockburn,» y por los Estados -Unidos al antiguo ministro ame- 
ricano en Londres, <c Mr. Charles Francis Adams, » los primeros juriscon* 
sultos que tienen hoy aquellas dos grandes naciotaes, y por Italia, Víctor 
Emmanuel nombró al conde «Schlopis,» y se unieron en Ginebra en prin- 
cipios de 72. Después de tres meses de constantes discusiones privadas, el 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 211 

conde aScUopis» resolvió definitiva y últimamente, que Inglaterra paga* 
ria diez y seis millones y medio de pesos á los Estados -Unidos en el tér- 
mino de nn año, y así fué como concluyó tan embrollada y difícil cuestión, 
demostrando ante el mundo la cordura de ambas naciones y quedando asen- 
tado lo que antes se ha tratado de demostrar, y es, que la política ameri* 
cana procurará evitar á toda costa complicación alguna con ninguna nación 
extraña. Las personas que hayan vivido un poco en los Estados -Unidos y 
principalmente en New-York^ han podido ver y adquirir la mas perfecta 
convicción de lá imposibilidad absoluta de la anexión de México & los Es* 
tados -Unidos, y la de cualquiera otra nación que aun se les ofreciera llana 
y sencillamente; los artículos que constantemente publica el Herald de 
New -York sobre dbtintas proposiciones de aqexaciones á la Union Ame- 
ricana, son úuicamente artículos que pagan tales ó cuales interesados para 
fomentar la idea de anexacion de México, y principalmente los hombres del 
Sur, que trabajan sin cesar por crear una complicación á la Union Ameri- 
cana cAi cualquiera nación extraña, y si esta fuera México, seria mucho 
mas conveniente para ellos y sus miras ulteriores; es muy conocido que los 
surianos no descansan: ellos tienen un banco al cual cada persona, rica ó po- 
bre, lleva diariamente su contingente, con el objeto de aglomerar tesoros 
para lanzarse en el primer momento oportuno en busca otra vez de su in- 
dependencia; últimamente han hecho grandes gastos mandando secciones 
de ingenieros entendidos para estudiar la guerra franco -prusiana; todo es- 
to demuestra que aquellos hombres se hallan poseidos de una convicción 
profunda, y que tienen una idea fija é inmutable, hasta lograr la indepen- 
dencia de la Kepública del Sur, y á su ejemplo, y apoyados en ellos mismos, 
seguirá incontinenti la proclamación de la Bepública del Pacífico. 

Citaremos lo que ha pasado-últimamente con la Isla de Santo Domingo. 
En 1869, por primera vez, propuso el presidente Grant en su mensaje anual 
á las dos cámaras del Capitolio de Washington, la anexacion de la impor- 
tante Isla de Santo Domingo á la Union Americana, la que era propuesta 
por su mismo presidente Baez. La cámara de diputados contestó, casi por 
unanimidad, desechando la proposición de la anexacion de la Isla de Santo 
Domingo. 

El 31 de Mayo de 1870, el presidente Grant insistió de. nuevo en un 
mensaje especial dirigido al Senado, en el que recomendaba lo conveniente 
que era á los Estados-Unidos tener la Isla de Santo Domingo; expuso tam- 
bién, y llamó fuertemente la atención, sobre que el pueblo de aquella Isla 
Ubre y espontáneamente, babia pedido su anexacion á l^^ Copfederacioi) 



Digitized by VjOOQIC 



212 SOCIEDAD MEXICANA 

Americana. El presidente Crrant expuso, además, en su mensaje especial, 
las ventajas que vendrían con aquella Isla á los Estados -Unid os; haUó 
sobre su posición geográfica y la utilidad ulterior que tendrían en las An- 
tillas, en el Golfo, y en gcnci'al en todo el tránsito del Atlántico al Pacífi- 
co, por la vía. de Aspinwall y Panamá, y agregaba que la situación parti- 
cular de la Isln, que poscia todos los productos tropicales tan importantes 
para las zonas, bajo las cuales se encuentra el gran territorio de los Esta- 
dos-Unidos; dijo también que los puertos de aquella Isla eran' altamente 
ventajosos para grandes establecimientos navales, y de suma importancia 
estratégica para las escuadras de los Estados -Unidos, pues eran puntos 
avanzados en caso de una guerra extranjera. 

El 30 de Junio del mi<mo auo, el Senado americano contest<$ al mensa- 
je especial del presidente Grant, desechando enteramente la propuesta de 
anexacion, por ser inconveniente y contraria á la política que 9e babian pro- 
puesto seguir los hombres públicos del Capitolio de Washington. 

El 12 de Junio de 1870, el general Banks, orador estrepitoso, 'dipula- 
do por Massachussetts, y miembro del Committee de negocios extranjeros 
en la cámara de los representantes en Washington, propuso á su nombre 
que se aceptara á Cuba como nación beligerante. El Congreso entonces, y 
sin hacer mucho caso de aquella proposición que casi vio con indiferencia, 
contestó por unanimidad que no cuadraba á la política de la Union Ame- 
ricana, ingerirse en negocios ajenos ni complicarse con ninguna nación ex- 
traña, quedando en consecuencia desechada la proposición del general 
Banks. 

En Marzo de este año, Mr. Brooks, diputado por Nueva -York, hiio 
proposicipn á la cámara de representantes sobre un protectorado de los Es- 
tados-Unidos para México, basando su argumento sobre los hechos que 
habían tenido lugar en las márgenes del Bio Bravo; su discusión sobre tal 
proposición fué débil, pues se miró en lo general también con grande indi- 
ferencia, contestando al discurso del diputado Brooks, que en primer lugar 
no estaba en la política de la Union Americana el dispensar protección á 
ningún país, ni mucho menos tomar sobre sí la responsabilidad que podría 
traer aquella medida creando dificultades y aun la guerra con una repúbli- 
ca vecina y hermana. Que aquellas faltas acaecidas sobre las márgenes del 
Bravo, eran enteramente locales, y que podrian arreglarse perfectamente 
entre dos gobiernos amigos, y los que se hablan dado pruebas inequívocas 
de recíproca simpatía. 

lia cámara de diputados manifestó igaalmente que si la proposidoii de 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 213 

Mr. Brooks encerraba la mira para mas tarde de una anezaclon de México ' 
á los Estados -Unidos, esta era ann menos aceptable, porque la Confedera- 
ción Americana tenia demasiado territorio, y sobre todo, su política estaba 
basada en no admitir anexacion de ningún género, ni buscar complicación 
con ninguna nación extraña, ni mucho menos con las repúblicas situadas 
en el continente americano; que se recordara que las heridas del Sur des- 
tilaban sangre todavía, y que no era difícil volver 6, ver sobre las márgenes 
de Saint James River^ frente á Richmond^ la bandera de los confedera- 
dos del Sur. En fin, la proposición del diputado Brooks «fracasó» comple- 
tamente. 

En el mismo año, el Senado americano pidió al Ejecutivo informes sobre 
las relaciones actuales de los Estados -Unidos con las repúblicas hispano- 
americanas; entonces Mr. Fish, gefe del gabinete y ministro de Estado, 
contestó al Senado el 14 de Julio de este mismo año, que habia llegado ya 
la época favorable para plantear sólidamente una política que debia traer 
la simpatía y la unión entre sí de todas las repúblicas del continente ame- 
ricano; y que esa política, seguida por el gabinete de Washington, no pe- 
dia ser otra que el respeto sagrado á la independencia y autonomía de las 
repúblicas hispano -americanas y & la conservación de una paz sólida y que 
trajera el establecimiento perpetuo des\is libertades públicas; que los Es- 
tados-Unidos verian siempre con gusto la prosperidad y engrandecimiento 
de dichas repúblicas deseando sinceramente su paz sólida, el aumento de 
sus poblaciones y el desarrollo completo de sus riquezas naturales, siguien- 
do cada una sus propias tradiciones, costumbres, deseos, leyes, usos y modo 
de pensar libremente, pudiendo estar convencidas y satisfechas dichas re- 
públicas, de que por parte de los Estados -Unidos existe la mejor buena fe, 
sin miras ulteriores, sino dispuestos siempre & unirse con ellas para el des- 
arrollo comercial é industrial de todo el continente, así como para el esta- 
blecimiento perpetuo de las instituciones democráticas en América. 

Lo expuesto parece suficiente á demostrar, que la política de la gran 
Confederación del Norte no tiende en lo absoluto á absorber ningún terri- 
torio más que el que posee en la actualidad ; así, pues, México puede estar 
tranquilo y no abrigar ningunos temores para el porvenir con respecto á su 
independencia ó instituciones democráticas, y que el establecimiento de fer- 
rocarriles en su territorio, solo podrá traer paz, prosperidad y bienestar. 

Gaspab Sánchez Ochoa, 



Digitized by VjOOQIC 



214 SOCIEDAD UEXICANA 



EL FERROCARRIL IN.TEROCEANICO. 



Después de haber demostrado la ventajosa posición geográfica que tíeoe 
el territorio de la República mexicana, para yerifícar por él su paso el fer- 
rocarril ínter- Oceánico, y sabiendo también qué naciones son las que tie- 
nen que imprimirle la actividad de su movimiento comercial, al mandar y 
recibir sus numerosas mercancías; examinaremos en seguida á qué pueden 
ascender las cantidades de exportaciones é importaciones, de aquellas gran- 
des naciones, para pasar después al análisis científico de las prindpales pro* 
ducciones exportables del suelo mexicano. 

La Australia, China y Japón, son las nadónos que tienen que traficar 
por el ferrocarril ínter -Oceánico, mandando sus valiosos productos pan 
los Estados-Unidos y Europa, y recibiéndolos á la vez. 

La Australia, que ha aumentado tanto su movimiento comercial, prin- 
cipalmente con Inglaterra, llega hoy el producto de sus importaciones á 
doscientos cincuenta millones de pesos ($ 250.000,000) y á doscientos mi- 
llones el de sus exportaciones, teniendo en consecuencia, una actividad co* 
mercial de ($ 450.000,000) cuatrocientos cincuenta millones de pesos anual- 
mente, siendo sus principales puertos para el tráfico de altura Sydney j 
Melboume^ y la actividad y su vida comercial se puede calcular como he- 
mos visto antes, por el producto de pasajes en primera clase, y el cual as- 
ciende á ocho millones de pesos ($ 8.000,000 ) anualmente por la línea que 
parte de Sydney y Melboumey para el mar de la India, cruzando por el 
Istmo de Suez para llegar al Mediterráneo, y como término de su viaje i 
Southampton, 

La China y el Japón, su movimiento comercial de cada una, es menos 
que el que tiene en la actualidad la Australia, siendo también menor el pro- 
ducto de sus pasajes que solo 11^ á doce millones de pesos ($ 12.000,000) 
entre las dos naciones, dirigiéndose los viajeros por la misma línea de va- 
porea Penyruular and Oriental Comj>any, 

La China tiene un producto total en sus importaciones que asciende á 
ciento veinte millones anualmente, ($120.000,000) llegando el de sus ex- 
portaciones á ciento ochenta millones ($180.000,000) dando por resul- 
tado un movimiento comercial de trescientos millones ($300.000,000) 
siendo sus principales puertos abiertos al comercio extranjero Cantón^ 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA * 215 

SwatoWj Amoy j Shanghai^ que es el priooipal de todos y se encuentra 
sitoado en la embocadura del gran rio Tangtsekiang. 

El Japón tiene un movimiento de ciento cincuenta millones de pesos 
($ 150.000,000) en exportaciones, y solo llega á ochenta ($ 80.000,000), 
el de sus importaciones, dando un movimiento comercial al año de doscien- 
tos treinta millones de pesos ($230.000,000). 

Seguramente la época tan reciente que hace de la apertura del Japón al 
comercio extranjero, ha influido para que su movimiento comercial de im- 
portaciones y exportaciones, sea menor que el de China y Australia. 

En el año de 1854 una expedición americana compuesta de siete buques 
de guerra, bajo las órdenes del comodoro Perry^ llegó al Japón y abrió su 
comercio de altura, firmando un tratado con el gobierno japonés, por el 
cual los buques americanos podian traficar con aquella nación, pero llegan- 
do solo á los puertos de Simoda y Hakodadi^ y se firmó la ratificación de 
aquel importante tratado en la ciudad de Sanagatoa^ la mas grande y po« 
pulosa de las que se hallan situadas sobre la Bahía de Teddo, 

En el mismo año otra expedición inglesa, bajo el mando del ahnirante 
Sir James Stirling entró en el puerto de Nagasáki^ y firmó un nuevo 
tratado con el gobierno japonés, para que quedaran abiertos al comercio del 
mundo, los puertos de Nagasdki y Hakodadi. 

En 1858, el plenipotenciario inglés Lord Elgin^ llegó á la capital del 
Japón, la ciudad de Teddo^ y firmó otro tratado por el cual quedaban 
abiertos al comercio del mundo los puertos japoneses Hakodadi^ Rana- 
gawa^ Nagasahi^ Neeegatay y Hiogoy comenzando su apertura en primero 
de Enero de 1859, y en la actualidad se encuentra el comercio extranjero 
muy acüvo en la mayor parte del Japón, creciendo diariamente y habiendo 
esperanzas fundadas, de que en pocos años será tan cuantioso como lo es en 
la actualidad, el de China y Australia. 

Por lo expuesto se ve que es de mU millones de pesos ( 1,000.000,000), 
próximamente el movimiento comercial anual de exportaciones é importa- 
ciones de Australia, China y Japón; y de diez y seis millones de pesos 
(16.000,000), el producto de pasajes en los vapores que van por el mar 
de la India; pero aun suponiendo que solo llegara & la mitad aquel movi- 
miento comercial y el de los viajeros que cruzaran por el ferrocarril Inter- 
oceánico, establecido en el territorio de la República mexicana, el derecho 
de tránsito que pagarían las mercancías por valor de quinientos millones de 
pesos (500.000,000), y aun siendo muy corto también el de los viajeros, 
aumentarian notablemente el producto de las rentas federales, pues llegaría 



Digitized by VjOOQIC 



216 SOCIEDAD MEXICANA 

á mas de veinte millones de pesos (20.000,000) en el año, que es á lo que 
asciende el monto total de las rentas qae tiene la Federación, por lo que tanto 
el Supremo Gobierno como la Cámara de representantes, deben tener muy 
presente las inmensas ventajas que produciría par» el Erario público el im- 
portante derecho dé tránsito. 

Vamos ahora á tratar otra parte también de sumo interés para México, y 
es el de su movimiento peculiar, que consbte en la gran cantidad de pro- 
ductos que puede exportar de su suelo con la ayuda eficaz de la línea tron- 
cal interoceánica y de sus ramales adyacentes. 

Entre los numerosos frutos que México puede exportar, tiene sin duda 
alguna su primer lugar, el riquísimo café que se cosecha con tanta abun- 
dancia en la mayor parte del inmenso litoral de su zona templada. 

El Brasil es hasta hoy la Nación mas productora de café en el mundo, 
pues su exportación anual pasa en la actualidad de sesenta millonea de pe- 
sos (60.000,000 ). La calidad de aquel café es sumamente ordinaria, y se 
puede decir que es la mas ínfima de las que se cosechan en otras diferentes 
partes. 

Después del Brasil, la isla de Java es la que produce mas café, y su ex- 
portación anual asciende á diez y siete millones de pesos (17.000,000), 
siendo su clase mucho mejor, y mas apreciada que la del Brasil. 

La isla de Ceylan sigue después, y su calidad es muy semejante á la de 
Java; pero sus productos no llegan mas que á nueve millones de pesos 
(9.000,000). en el año. 

Santo Domingo viene incontinenti de Ceylan, su clase es inferior, y su 
exportación ño pasa de seis millones de pesos (6.000,000). 

Cuba y Puerto Rico cosechan un café semejante, y su producto apenas 
llega & tres millones de pesos (3.000,000) en el año. 

Costa Bica y Jamaica dan igual cantidad, y su clase es semejante á la 
de Cuba y Puerto Bico, así como es mejor el de Venezuela, llegando su 
exportación á cinco millones de pesos (5.000,000) anualmente. 

La isla de Sumatra produce un café de mejor clase que el de Java y Cey- 
lan, pero muy inferior al de Moka, y principalmente al de Colima y Urna- 
pan, en México, que ha sido clarificado como el primero del mundo. 

Sumatra exporta anualmente mas de seis millones de pesos en café. 

El de Moka, que ha sido considerado de afios atrás como el primero en 
gusto y aroma, ha decaido mucho en su reputación desde qne se ha cono- 
cido el de México, pues en las distintas exposiciones universales que se han 
verificado en Europa, ha sido clasificado el café de Colima y Uruapan como 



D^i;¡zedby Google 



DE GEOGRÁFU Y ESTADÍSTICA 217 . 

el mejor del mando, principalmente por su delicioso y volaptnoso aroma. 
En la aotoalidad se vende á precios muy altos en Inglaterra y Alemania y 
otras partes de Europa, asi como en los Estados -Unidos, prefiriéndolo siem- 
pre & cualquiera otro entre los conocidos, como muy exquisito. Moka pro- 
duce anualmente en café de cinco á seis millones de pesos. 

Pasemos aliora al análisis científico de aquella aromática é importante 
planta, y al conocimiento de su origen y leyendas de su misteriosa historia. 

El nombre científico de la planta del café determina pertenecer á la fa- 
milia Ruhiaccae^ cuya palabra significa en latin, rojo, oscuro. Siguiendo 
la opinión del célebre botánico Linneaus^ la familia rubiáceas pertenece 
& la gran división botánica Pentandria Monogynia^ y su género es el de 
Coffta con dos especies, Coffea arábica y Coffea occtc/^n^a^is, viniendo 
el nombre de café de la palabra árabe Qahuak^ que significa fuerza. 

La planta del café se encuentra siempre verde con sus tallos verticales, 
crece hasta quince y veinte pies; su naturaleza es ramosa, sus hojas son ova- 
da?, agudas, laciente?, semejantes á las -del laurel, y sus fiores blancas y olo- 
rosas, vienen en variados y graciosos ramos semejantes á los del jazmin, y 
ellas producen vallas encarnadas parecidas á las cerezas, dentro de las cua- 
les se encuentra en abundancia el aromático grano que ha formado hace 
mucho tiempo las delicias de los hijos del Oriente, y en la actualidad de 
todo el mundo civilizado. 

El café tiene en su historia diversas y variadas leyendas entro los ára- 
bes, y su descubrimiento ha sido un punto lleno de misterio^ 

Algunos historiadores refieren que el prior de un monasterio de Arabia 
fué el primero que conoció la propiedad tan peculiar que .posee aquella 
preciosa semilla, de despejar el cerebro y ausentar el suefio. Una noche ob- 
servó aquel prior que las cabras que venian del campo pasaban largas horas 
de la coche sin entregarse al sueño; para descubrir aquel secreto buscó en- 
tre l6s arbustos las semillas que ramoneaban las cabras en el campo, y ha- 
biéndolas encontrado formó con ellas una infusión que hizo en seguida be- 
ber á sus monjes para que no se durmieran con tanta facilidad y frecuen- 
cia, principalmente cuando iban al templo á las Falmodias nocturnas. Otros 
deriviches siguieron su ejemplo, y no tardó en descubrirse y generalizarse 
el uso del café, apoder¿lndose en todo el Oriente la pasión por las delicias 
que produce la aromática planta. 

Otros historiadores refieren que el café fué descubierto por un árabe 
que viajaba por los desiertos de Aby Minia: se encontraba fatigado y ren- 
dido por les ardores del sol, y para descansar, penetró en un frondoso bos- 

2?í 



Digitized by VjOOQIC 



218 SOCIEDAD MEXICANA 

que, buscando la sombra bajo las arboleda?. Después de algún tiempo tn,tá 
de preparar su comida, que consistía en arrcz; buscó leñ« y casualnieote 
cortó Ia9 hrjas y las ramas de un árbol que ccmtfnzaba á secarse y el cual 
tenia algunas semilla?; al priocipiar el fuego, él se sentó á su derredor ob- 
servando el arrcz que se cocia lentamente; después de algunos momestos 
de contemplación árabe, principió á respirar una fragancia delieiofa que 
salía de entre las cenizas y carbones; entonces se levantó y rccrgió las se" 
millas quo se tostaban sobre d fuego, las molió entre dos piedras, y notó 
que el aroma se aumentaba; tomó entre sus manes aquel polvo, y al exa- 
minarlo lleno de asombro y de curiosidad, cayó un poco sobre su marmita 
que contenía agua, pura y fresca, y la que en seguida se enturbió; él se paso 
triste, creyendo que su agua estaba perdida; pero después de algún tiempo 
que él contemplaba con los brazos cruzados su dc?gracia, observó que el 
polvo había descendido al fondo de la marmita y el agua se iba liinpiandü, 
con un impulsa natural de aK gría, y con el deseo de satisfacer su sed, tomó 
el agua que encontró con un nior fragante y un sabor muy agradable, sia- 
tiendo á la vez que su cerebro se derp.jaba, su cansancio se aliviaba, dis- 
frutando como él decía, delicias semejantes & las del Paraíso. Así que á 
• sol comenzó á declir.ar y el airo fresco de la tarde agitaba el bcsque for- 
mado de cafetos silvestres, él abandonó aquel sitio, siguiendo su camino^ 
y llevando conmigo tantas semillas como pudo cargar de aquellos árboles 
misteriosos. - 

Cuando lle^i^ó al pueblo llamado Arden en Arabia, fué en pos del Mufii 
6 sacerdote de aqutl pueblo, á quien ccmcnzó desde luego á contar lo que 
le había paf'ado con la bebida que había tomado de las semillas tostadas de 
aquillos árboles dtl Paraíso. 

El venerable sacerdote que no solo seguía la costumbre oriental de fu- 
mar el opio, sino que se entregaba demasiado á las delicias soporíferas que 
produce el extracto del Pajynver^ Sonmiferum^ cuando hubo examinado 
las semillas medio quemadas que le presentó el viajero árabe, y oído con 
grande interés su relación, mandó molerlas, é hizo con ellas una bebida que 
tomó en seguida, con la esperanza de vivificarse y alejar de sí el efecto uar- 
cótico del opio; tan luego como tnmó aquella infusión aromática, comenzó 
á sentir que su cabeza se despejaba, y desapareció rápidamente la sonmolen- 
cia fatal que lo dominaba: entonce? agradecido por la renovación desús facul- 
tades intelectuales, dio al árbol misterioso del café el nombre de QaAircA, 
que como hemos visto antes significa fuerza en el idioma árabe. 

En 1582 fué introducido por primera vez en Francia, el uso del café, por 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 219 

un viajero francés llamado Thevenoh^ y en la misma fecha lo fué en Ingla- 
tena por el criado de un viajero llamado Pascua^ y de origen griego. 

Algunos pretenden qifo en Perpia se conocía con anterioridad el uso del 
café, y que el Muflí de Admi^ viajando por allí a mediados del siglo XV, 
aprendió el modo deservirse del café, y lo ensefííS en su patria, desde donde, 
& favor de las peregrinaciones á la Meca, se difundió pronto por todo el Egip- 
to, la Siria, la India, y pasando da^pues esta costumbre á Europa. 

Por las distintas leyendas referidas, se ve que no está muy fijo y deter- 
minado el verdadero descubrimiento del café; pero de todcs modos, se pue- 
de decir que no cabe duda que es oriundo de Oriente, y que su descubri- 
miento es relativamente moderno, pues en la historia de los siglos lejanos 
era absolutamente ignorada aquella deliciosa bebida. 

Por lo expuesto antes, se conoce cuan marcado es el inmenso porvenir 
que tiene México con su riquísimo café, considerado esencialmente como 
un preci >so fruto de su suelo, para la exportación. 

Es incuestionable que México, con ul tiempo, será la primera' nación pro- 
ductora de café, aventajando con mucho al Brasil, que hoy tiene el primer 
lugar en el consumo del mundo, si no en su calidad, sí en su grande abun- 
dancia. 

México tiene, con relación al Braál, mejor posición geográfica, princi- 
palniento para con Irs Estados-Unidos; y el cultivo de sus cafetales vendrá 
á aumentarse considerablemente, formando la primera producción expor- 
table, tan lurgo como se haya verificado en su territorio el establecimiento 
del ferrocarril interoceánico y sus ramales adyacentes. 

Siguiendo el análisis científico de las principales prcduccicncs exporta- 
bles del suelo mexicano y el desarrcllo que recibirán con la eficaz ayuda 
de la ruta férrea inter-oceinica, paaremos á examinar el azúcar y el algo- 
don, que son las producciones que vienen inmediatamente de-pucs del café. 

La frondrsa, poética y útil planta de ki caña de azúcar, marca con exac- 
titud pertenecer á la fecunda y variada familia Gravnnifolia^ cu^a palabra 
está compuesta de las dos latinas, Gramm, que significa zacate, y Folium 
hoja, dando su conjunto el significado de hojas zacatosas. 

La familia Graminifdia es muy fecunda en su género, siendo les princi- 
pales el Arundlnaria^ el Calamus SnccJiarum^ etc. : este último es el que 
produce la azúcar de cana con el mas fino y exquisito dulce; sus hojas de 
variado verde y sus cogollos de amarillo p.ilid), visten las vegas situadas so- 
bre la zona templada del territorio de la República mexicana. 

Las otras cañas de azúcar, que pertenecen al género * Calamos, crecen 

f 



Digitized"by VjOOQ IC 



220 SOCIEDAD MEXICANA 

coa luayor altara y robustez que las del género Arundinaria; su dulce es 
mas fecundo, pero menos fino y aromático que el que produce este último. 

£1 cultivo de la caña de azúcar en grande escal!!, vendrán á ser para Mé- 
xico un ramo de industria agrícola muy importante y fecundo en su expor- 
tación, y esperando todo su.desarrollo con la red de ferrocarriles que vendrá 
uu dia á establecerse en el territorio de la Kepública mexicana. 

Veamos ahora el producto de aquel importante ramo en las diversas par- 
tes del mundo. 

Los Estados -Unidos hacia el Sur y en algunos de sus Estados, los que 
poseen un clima mas templado, dan un producto de veinticinco millones de 
pesos al año. La Carolina del Sur^ Tennessee^ Loussíana^ Virginia^ 
Mimmppi^ Álahama^ Georgia^ Florida y Texas^ son los únicos produc- 
tores de azúcar; Kentuck^ da tambicn una muy pequeña parte, así como 
el Estado de Tennessee, que entre los dos solo llegan á diez y ocho 6 veinte 
mil pesos al año. El Estado de Mrsissippi tiene también grandes dificulta- 
des para el cultivo de la caña de azúcar, unas veces por la nieve y otras por 
la naturaleza de sus tierras, habiendo probado mejor el cultivo del algodón. 
En la parte Norte del Estado de Alajamay así como en la Georr/ia^ los 
plantíos de la caña de azúcar sufren muchos contratiempos, traídos también 
por las nevadas. 

Los Estados -Unidos no han podido, con todos sus grandes esfuerzos, fo- 
mentar la industria azucarera, no habiendo llegado á tener ni la su6cientc 
para el consumo de su población, pues en los últimos años la importación 
de azúcar de diversos países ha ascendido & sesenta millones de pesos, que 
es próximamente dos terceras partes mas del total producto que dan los Es- 
tados-Unidos. * 

México, que no tiene en lo absoluto el grande inconveniente de las nie- 
ves en BU zona templada, es sin duda alguna la nación que está llamada á 
surtir á la república vecina con los inmensos productos de azúcar que le da- 
rán BUS fértiles terrenos, que poseen todas las circunstancias necesarias para 
tan importante cultivo^ por lo que esta industria agrícola vendrá á ser su- 
mamente importante para la exportación, trayendo una constante fuente de 
riqueza para México. 

Coba, esta grande isla, produce la mayor cantidad de azúcar que ningu- 
na otra parte del mundo, cultivándose en ella los tres géneros de la gran 
&milia GraminifoUna^ pero muy especialmente dArundinariajú Sac- 
eharum^ siendo mucho menos el Calarmis. 

En 1858 los cultivos de caña de azúcar en la Isla de Cuba, produjeron 



Digitized-by VjOOQ IC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 2Ü1 

oerca de cien millones de pesos, cantidad que ningún otro país ha produci- 
do hasta ahora. 

Puerto RicoiSD ese mismo año produjo de catorce á quince millones ^e 
pesos. 

La Martinica y Guadalupe, de yeinto á. veintidós millones. 

Santo Tomás é inflas adyacentes, de quince á diez y seis millones. Jamai- 
ca y sus islas anexas de veinticinco á treinta millones de pesos, y el gran 
cultivo de las ludias Orientales, en sus mejores tiempos, apenas ha llegado 
& veintiocho millones de pesos. . 

Las Islas Mauricias, en el Océano Indio, han producido en los últimos 
años, de veinticinco á veintiséis millones de pesos. 

Java de diez y ocho á veinte, y Manila de diez á doce al año. 

£1 Brasil, en su total producto, ha dado tamhien en los últimos años, de 
diez y seis & diez y siete millones de pesos. 

Por lo expuesto se verá el r^^ngo que vendrá á ocupar para el porvenir 
México, con su industria azucarera, la que está por todas razones llamada 
á ser la primeria del mundo. ^ 

EL ALGODÓN. 

Este importante Textil^ que se halla también colocado entre las produc- 
ciones de segundo orden de las exportables del suelo mexicano, tiene, co- 
mo se verá mas adelante, para el desarrollo de su planta muchos inconve- 
nientes en les climas demasiado lluviosos; pero México, entre sus muchas 
riquezas, posee la de algunos terrenos en apariencia áridos y secos, y que 
vienen á fecundizarlos las avenidas de grandes y caudalosos rios, como su- 
cede en una gran parte de los Estados de Durango y Coahuila. 

£1 nombre ciencíñco déla planta del algodón manifiesta claramente per- 
tenecer á la familia de las Maloaceas y al género Textil. El célebre botá- 
nico Linneaus define tres especies: Ivl Herbaceum^ la Árboreum y la Hir- 
$utum. 

La primera designa que sus frutos pertenecen á las matas, el segundo á 
los árboles, y el tercero á los arbustos. 

La Hirsutuniy que es la que se da en los arbustos, incluye muchas va- 
riedades que nacen y crecen con fecundidad en las mismas tierras en que 
se encuentran las matas de la especie Herbaceum. En las Indias Occiden* 
tales se cultivan los algodones de la Árboreum^ y su duración es do seis 
i^ diez años. Es tan bien reconocido, que el que se cosecha en los Estados- 



Digitizedby Google 



222 SOCIEDAD MEXICANA 

Unidos, y principalmente en México, viene de las matas pertenecientes i 
la especie Hcrhaceum^ teniendo un filamento de mejor calidad y blancara 
que el que se cosecha en las Indias y en el Egipto. 

Siguiendo las noticias del mismo botánico Linneaus^ las matas del algo- 
dón que pertenecen & la especie Hf^rhaceuniy crecen y se desarrollan en las 
tierras lamofae, jugosas, llegando hasta una altura de tres pies: sus hojas 
son de un color verde oscuro, con venas azuladas y en cinco divisiones, te- 
niendo sus flores un color amarillo pálido, con cinco pétalos y manchas pur- 
púreas eu la corola. 

Las flores que brotan de la especie Arhoreum y de la Hirsulum^ son 
poco mas 6 menos lo mismo que las de la fferbaceum^ diferenciándose »>- 
lo en el tamaño. 

En algunas partes de los Estados- Unidos se cultiva tambicn el algodón 
de la Arhoreum, y fué importado de las islas de Bahama, suponiéndosele 
oriundo del Egipto, aunque algunos ctrcs creen que lo es de Persia: su fibra 
es notable por la longitud y consbtencia que posee, y el árbol crece has- 
ta quince y xjúnte pié?. • 

La cáp-ula, bellota 6 capullo, en que se encuentra encerrado el "filamen- 
to del algodón, varia según sus especies, teniendo la que pertenece á la JJw- 
haceum^ una forma ovalada .y mas grande que las de las otras des. 

En los Estados -Un idos, para los grandes plantíos de matas algodoneras, 
prefieren nempre las tierra") situadas sobre las márgenes de lus ri)s como 
el MUsUsippL por ontener ellas mayores cantidades de limus y aluviones. 
En la Carolina del Sur, y en general en todos los Estados de aquella gran- 
de zona, se calcula como término medio un producto de cuatrocientas libras 
por acre. 

La primera noticia que se tiene de la existencia del algodón y el uso que 
se ha hecho de este importante Textil^ se remonta á cuatrocientos cincuen- 
ta años antas do la Era Cristiana, siendo no obstante mas antiguo el uso de 
las telas de lino, pues según lo que refiere el antiguo hiítoriadc.r griego He- 
rodotus^ en las momias de los egipcios, que se han extra ido en diferentes 
épocas, se ve claramente que aquellos puebles no conocían aún el uso de 
las telas de algodón, estando dichas momias cubiertas con géneros de lino, 
por lo que se puede creer con exactitud que el uso de las telas de algodón 
solo data de la fecha antes mencionada. 

El algodón fué importado de la India á Grecia y á Italia, por aquella 
misma ép?ca de cuatrocientos y pico de años antes de la Era Cristiana, y se 
comenzó á usar como paño grueso, que se empleaba en la construcción do 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 223 

toldos para los circos y los teatros; Julio César cubrid ti Forum con toldos 
de paSo de algodón, y mas tarde el general romano BerreSy empleó también 
el paño de algodón para las tiendas de campaña en sus campamentos de 
Sicilia. 

Los Hindos^ ya en la Era Cristiana, son los que comenzaron á fabricar 
por primera veas finas y rica^ telas de algodón, y desde esa época data su 
uso general por todo el mundo, siendo hoy una de las telas de primera ne- 
cesidad. 

No obstante que algunos historiadores sostienen que el algodón fué im- 
portado á México en la época de su conquista por los e.'pañoles; citaremos 
lo que dice Hernán Cortés, sobre las telas que recibió como presente del 
imperio azteca: 

«Cuando me encontraba en la costa mexicana, en camino para la gran 
TenoxtitUn, rccibia ricos regalos del emperador Moctezuma, y entre ellos 
llamaba mi atención, los cobertores, túnicas y cortinas de tela de algodón 
tan finas como la seda, y de ricos y variados colores incrustadas con raras y 
caprichosas figuj;as de plumaje, que en belleza rivalizaban con las mas ame- 
nas pinturas. » 

(cTambÍ3n encontré, dice el conquistador Cortés, dbtintas telas de algodón 
para diversos usos, empleando los aztecas aquel material en la fabricación 
de una especie de papiro, que lo usaban para imprimir en él sus distintos 
y si}rnificativos geroglíficos. » 

£1 algodón se deriva de la 'palabra árabe. Algoton, y de ella han toma- 
do tcdos loa idiomas su nombre: los ingleses cotton^ los italianos cottone^ 
los pirtugueses algodan^ y los españoles algodón. 

El algodón cosechado en las Antillas en 1858^ produjo cuatro mil no- 
venta bultos ó pacas, que, vendidas á poco mas ó menos al precio corriente 
de 45 ó 50 pesos que tienen en Nueva Orleans, da un total de 204,500 pe- 
sos, llevando un peso cada paca, de 400 libras. 

El Brasil, en aquel mismo año, cosechó cinco mil quinientas pacas de igual 
peso, las cuales dan un producto de 275,000 pesos, suponiéndolas vendidas 
al mi«mo precio de Nueva Orleans. 

El Egipto, en igual fecha, produjo ochenta y seis mil cuatrocientos cuaren- 
ta pacas, las cuales dan un pro lucto, bajo el mismo supuesto, de $4.322,250. 

Las Indias Orientales dieron cuatrocientos cuarenta y cinco mil seiscien- 
tas treinta y siete pacas, que es un producto de 22.281,850 pesos. Y los 
Estados -Un id 03, en aquel mismo año, la enorme cantidad de cuatro millo- 
nes seiscientas ochenta mil pacas, del mismo peso de cuatrocientas libras, que 



Digitized by VjOOQIC 



224 SOCIEDAD MEXICANA 

dan una cantidad de 234.000,000 pesos; y desde aqnella época ba ido en 
aumento el importante cultivo del algodón, sosteniendo su engrandecimiento 
cada dia, y su reputación, como la primera nación productora de algodones. 

El algodón, según el estudio científico que se ha hecho para el cultivo de 
aquella delicada planta, no cabe duda que necesita, para su perfecto desar- 
rollo, los terrenos húmedos, lamosos, ó sean aquellos que los rios inundan 
con sus avenidas periódicas, depositando en ellos grandes cantidades de li- 
mus y aluviones, que son seguramente los mejores abonos naturales pan 
fertilizar las tierras y ayudar & toda clase de vegetación, y muy particular- 
mente á las plantas de algodón, necesitando & la vez una humedad constante 
en su pié ó nacimiento, pero ninguna agua en sus hoja?; pues se ha notado 
que aquellos terrenos en que las lluvias son muy abundantes, dicha planta 
se enftírma, palidece y debilita, habiéndose notado también qué, cuando la 
mata comienza su desarrollo, es devorada por una plaga de pequeños insec- 
tos que brotan en profusión con las aguas pluviales que caen sobre sus ho- 
jas; y cuando estas corren por las flores antes de haberse verificado en el 
seno de sus corolas la coagulación 6 formación de sus pequeñas cápsulas, 
las flores se desprenden en seguida de sus tallos, quedando perdidas desde 
luego. 

Existe igualmente otro grave peligro para aquella tan sensible planta: si 
la lluvia cae sobre sus cápsulas, bellotas ó capullos cuando están abiertos, 
son manchados en el acto, y aquellos algodone.^ al cosecharlos, están per- 
fectamente inútiles, pues han perdido la primera y ma» peculiar de sus cua- 
lidades, que consiste en la blancura de su filamento. 

En consecuencia, las tierras lamosas que se hallan sobre las márgenes de 
los rios que vienen de grandes distancias y de fértiles serranías, á terrenos 
áridos, secos y sin aguas pluviales, son seguramente los que poseen mejores 
cualidades para el cultivo de la delicada planta del algodón. 

México poseo entre sus grandes riquezas una inmensa zona templada 
que tiene todas las condiciones que acabamos de mencionar. 

£1 caudaloso rio de Nazas que nace en la Sierra Madre, y lleva sus te- 
soros de abonos para depositarlos en las secas tierras de una gran parte del 
Estado de Durango, limítrofes con las del de Coahuila, fecundizándolas con 
el riego, que es el germen de su vida. 

Es bien sabido que los algodones de Durango y Coahuila, no socamente 
son los mejores del país, sino que aventajan á los que se cosechan en los 
extensos plantíos del Sur de los Estados -Unidos, y aun de otraa diversas 
partes del mundo. 



Digitized by.VjOOQlC 



DE geografía y ESTADÍSTICA • 225 

El Estado de Darango tan fértil y tan fecando en aguas pluviales en 
todos sus extensísimos campos que se hallan situados al pié de las altas mon- 
tanas do la Sierra Madre, parece que comienza su esterilidad y falta de llu- 
vias en las tierras también dilatadas y que van á unirse con las del Estado 
de Coahuila; allí es la seca eterna, pero en su auxilio vienen fertilizando sus 
campos las grandes avenidas del caudaloso Nazas, cuyas márgenes en el ve- 
rano se destacan cubierta:» de verdor, de florestas y de aromas; allí las aguas 
turbias de aquel rio, llevan en su color el germen de la riqueza y de la vi- 
da, depositando sus fecundos limos al pié de la flexible caña de azúcar que 
la brisa agita é inclioa sobre las robustas matas algodoneras. 

El Estado de Durango, para que nada fahara ú sus riquezas naturales, 
viene á poseer hoy por medio de la industria agrícola, un tesoro, una fuente 
perenne de abundancia, utilizando en sus tierras áridas y secas, las aguas de 
BU rio de Nazas, para ayudar en seguida con el producto de sus blanquí- 
simos algodones á la industria manufacturera del país, la que recibirá ma- 
yor aliento con el próximo porvenir que le traerá sin duda alguna la red de 
ferrocarriles que tanto necesita México para el desarrollo general de sus 
riquezas. 

Para seguir el examen de las distintas producciones que México tiene 
que mandar al extranjero, colocaremos en tercer término el tabaco y la 
lana. 

La planta del tabaco, tan favorecida por las tierras calientes y templadas 
que po?ee el territorio de la Kepública mexicana, e^tá en continuo aumento 
y desarrollo, y muy particularmente en el Estado de Veracruz, cuyas ricas y 
fecundas vegas dan un tabaco tan exquisita, como el que se cosecha en los 
mejores plantíos de Cuba y otras islas de las Antillas; sin embargo, los ta- 
bacos del Estado de Veracruz, tan ricos y aromáticos, están aún muy dis- 
tantes de tener todo su desarrollo en el cultivo á que están llamados, para 
llegar un dia al gi-an producido que consumirá en los principales mercados 
de los Estados -Unidos y Europa. 

El rio Ñau tía, desde Tlapacoya hasta la pintoresca é industriosa colonia 
de GicaJtepetl, y desde allí hasta la embocadura de aquel rio en el Gclfo, 
cl inmenso litoral de sus márgenes produce los mejores tabacos que se co- 
nocen en cl E>tado de Veracruz, pues ellos aventajan mucho á los mejores 
de Drizaba, Córdoba, etc. 

Los tabacos de Gicaltepelt, Nautla y Papantla, hasta Tlapacoya, hannreci- 
bido en los mercados de Europa una clarificación tan elevada, que los ha co- 
locado en primer término entre todos los tabacos del mundo, pues muchos 

29 



Digitized by VjOOQIC 



226 SOCIEDAD MEXICANA 

de'ellos superan por su aroma, tersara y flexibilidad de sas hojas^ & los 
mejores que se cosechan en las Antillas. 

En las extensas tierras pobladas por los bosques que miran hacia las aguas 
del Pacífico y Golfo de Cortos, los tabacos que se cosechan de aquellos hoy 
pequeños plantíos, son también tan exquisitos y aromáticos como los que 
brotan sobre las márgenes del Nautla, Compostela, Tepic y otros muchos 
puntos del inmenso litoral de aquellas costas, están hoy dia aumentando 
también sus plantíos de matas de tabacos, pues son vendidos con mucho 
aprecio en los mercados de San Francisco de California y en los de la Aus- 
tralia. 

En general se puede decir que la planta del tabaco, oriunda enteramente 
del suelo mexicano, crece y se desarrolla con profusión, principalmente en 
todas sus tierras calientes y templadas, llevando siempre mejores condicio- 
nes peculiares y esenciales aquel que se cosecha en las partes cercanas alas 
costas que bañan las aguas del Golfo y las del Pacífico. 

El tabaco es una planta odorífera, narcótica y de origen enteramente 
americano, se desarrolla mas ventajosamente en las zonas templadas y ca- 
lientas, pero también se da en las frias en la estación del verano. 

La planta del tabaco estaba del todo desconocida hasta el descubrimiento 
del Nuevo Mundo. Cuando los españoles pisaron por primera vez las An- 
tillas, se encontraron con una isla que llevaba el nombre de Tabago (hoy 
colonia inglesa), y en ella los indios caribes 6 carinagos fumaban en tubos 
6 pipas las hojas de una planta narcótica y odorífera, que los conquistado- 
res no conocian y que aquellos indios llamaban tabago^ de donde viene el 
nombro de la i«la que habitaban y que aun conserva su nombre primitivo. 

Al llegar los conquistadores á Yucatán, encontraron á los indios mayos 
de aqiícUa Península que también hacian uso del tabaco fumándolo en pi- 
pas, de la misma manera que los carinagos en la isla de Tabago, 

Siguiendo después los conquistadores descubrieron otras tierrA manda- 
das por Señores ó Caciques y que llevaban el nombre de tierras de tabaco, 
cuyo nombre se españolizó, teniendo hoy aquellas fecundas y boscosas tier- 
ras, bañadas por el rio Grijalba, el nombre de Estado de Tabasco. 

El nombre científico de la planta del tabaco es Nicotina, nombre que 
recibió cuando fué clasificado en memoria del embajador francés Monsieur 
Nico á la Corte de Portugal en 1547. 

Monsieur Nico recibió la planta indígena llamada tabaco, de un comer- 
ciante flamenco establecido en Lisboa, llevando á Francia aquellas muestras 
que presentó á Catalina de Médicis, y desde aquella época comenzó á fu- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 227 

marse én la CiJrte de Enrique II, su esposo, extendiéndose rápidamente su 
uso en Europa. 

Según el análisis químico de Posspft y de Reimann, la planta del taba- 
co eo dos mil partes tiene seis de Nicotina líquido, grasoso ó aceitoso sin 
color, con ar< ma de tabaco y eminentemente venenoso. Dos de Nicoti- 
niana^ aceite esencial de tabaco y mas venenoso aún que el Nicotina^ po- 
see doscientas ochenta y siete partes de un extracto acre y amargo, que no 
ha sido aún clasificado, ciento setenta y cuatro partes de una goma en la 
que se encuentra ácido málicQ, veÍQti-»eÍ3 de una sustancia verde resinosa, 
treinta de Albunmen vegetal alimenticio, ciento cuatro de Gluten^ suFton- 
cia gelatinosa, cincuenta y una de ácido málíco puro, doce de amoniaco^ 
cuatro de sulfato de potasa^ seis de cloruro de potasa^ nueve de potasa 
mezclada con ácido nítrico^ diez y seis de fosfato de cal^ ocho de silica^ 
cuatrocientas noventa y seis de una materia lignosa, no clasificada todavía, 
y ochenta y ocho de agua con apariencia de tener almidón. 

Las otras partes de la planta del tabaco, sou aun desconocidas. 

El uso del tabaco se ha generalizado por todo el mundo, más por Europa 
y América, de donde es nativo, y menos por África y Asia donde prefieren 
cl uso del opio. 

La planta del tabaco se ha logrado aclimatarla en casi todas las diferen- 
tes partes del Universo; pero se ha nctado que en Europa ha perdido mu- 
chas de sus cualidades esenciales, en los Estados -Unidos hasucedido también 
lomisnm; pero donde mas se ha marcado su degeneración, es en las lejanas 
tierras del África y del Asia, pues aquella parece casi diversa por la ausencia 
completa de su aroma y demás cualidades, á la que nace y se cosecha en 
las Antillas y México, de donde es oriunda. 

El tabaco en los Estados -Unidos es muy abundante, pues en estos úl- 
timos tiempos ha llegado á producir la enorme suma de 120.000,000 de 
pesos por año, siendo los Estados del Sur, los que dan mas cantidad y de 
mejor calidad que los del Norte, donde también se cosecha; pero no han 
podido producir hasta ahora mas que de quince á veinte millones de pesos 
en el mejor año, 6 sea una quintil parte del producto total del que se cosecha 
en los Estados -Unidos. Virginia solo da una cantidad al año de mas de 
treinta millones de pesos, formando notable diferencia también los Estados 
de Loxmiana Mississippi y Florida^ aun con los áoMari/land^ Novtli 
Carolina^ Missouri y Tennessee^ que no se hallan tan al Norte como OMo 
y Neto- Yorh^ y mas aún los de ConnecticutjMassachussctts(\u.Q producen 
al año una muy pequeña cantidad de tabaco. 



Digitized by VjOOQIC 



228 SOCIEDAD MEXICANA 

Los Estados -Unidos exporlan de diez y ocho á veinte millones de pesos 
en tabaco, é importan de cinco á seis millones al año de la bla de Cuba, 
esta exportación é importación á la vez, demuestra claramente que el tabaco 
de las Antillas y el de México, es infinitamente mejor, pues al beneficiar 
siempre los tabacos de mucho precio, necesitan cuando menos de la hoja 
para su parte exterior. 

Los Estados -Utiidos no han podido ni aun en las mejores tierras para 
el cultivo del tabaco, que son las del Estado de Virginia, llegar jamas á 
tener las cualidades tan peculiares que distinguen aquella odorífera planta, 
hija de México y de las Antillas. 

El precio ccmun del tabaco en los Estados -Unidos, varia desde siete 
centavos la libra el mas ínfimo, hasta cincuenta y cinco 6 sesenta el de pri- 
mera clase ó superior; habiéndose notado que el consumo de tabaco en la 
Uuion americana llega á una suma fabulosa, que monta á tanto 6 mas que 
al consumo anual que se hace de azúcar, pues es bien sabido, que mincha 
parte del pueblo americano, y priucipalmentc los artesanos, soldados y ma- 
rineros, bucen uso del tabaco mascándolo continuamente y aun comiéndolo, 
vicio repugnante y muy generalizado en aquella gran nación. 

La cantidad de tabacos que se cosecha en Cuba y las otras idas de las 
Antillas, es mucho menor que la de la Uuion Americana; pero su calidad 
está muy distante de ser tan rica y exquisita. 

En los mercados de Europa, y aun en los de los Editados -Unidos, siem- 
pre se mantiene muy alto el precio de los tabacos de México y Cuba; monta 
algunos años el producto de esta isla, hasta cincuenta millones de pesos, y 
México para el porvenir aventajará sin duda alguna, á aquel producido, 
por tener en el vasto litoral de sus tierras todos los elementos necesarios 
para el gran cultivo de la odorífera planta del tabaco. 

LA LANA. 

Según el análisis científico hecho por el profesor Otüeuj la lana es una 
modificación del cabello, y en las nutrias se observa perfectamente, teniendo 
la superficie de aquellas hermosas pieles una gran semejanza con él, mientras 
que en su base ó parte naciente su elemento constitutivo es del género 
lanoso. 

Según el" mismo profesor, la lana vista ó analizada al través de un mi- 
croscopio, da unas líneas finas trasversales y oblicuas, cuyo número es de 
dos á cuatro mil en una pulgada cuadrada. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 229 

La lana tiene sobre el cabello la ventaja de ser mas suave y flexible, 
siendo su ufo uno de los mas necesarios para eí abrigo del hoDibre. 

La estructura peculiar de la fibra lanosa, fué por primera vez determi- 
nada en observaciones muy dilatadas y practicadas por el sabio inglés Yu- 
natty con microscopios de gran fuerza, y los resultados que obtuvo de sus 
observaciones han sido después confirmados por otras mas recientes, reci- 
biendo solo algunas ligeras modificaciones. 

La tendencia natural de la lana, á enlazar entre sí sus fibras, trajo la idea 
de formar 6 construir con ellas mantas y telas para abrigar y vestir al hom- 
bre. Esto tuvo origen en los tiempos primitivos, y desde aquellas épocas 
tan lejanas, se conoce el importante uso de la lana; creyéndose con tanto 
mas fundamento, que fué en los primeros tiempos de la vida humana, cuan^ 
do tuvo origen la idea de formar telas y vestidos con las fibras lanosa?, pues 
en el Antiguo Testamento se hace mención de la lana como un precioso 
medio de abrigo y de vestido. 

Los pueblos de Siria, Grecia é Italia, dice el historiador romano Straho 
en sus obras escritas cien años antes de la Era Cristiana, que aquellos pue- 
blos hacian uso de la lana en épocas tan remotas, que ellas revelan venir 
desde los primeros tiempos; observa también que miles de años antes, ya 
se conocia entre los romanos el uso de paños finísimos construidos de lana. 

El cuidado y esmero con que se vienen cultivando la cria de ganados de 
lana, data desde tiempos muy remotos. Las tierras mas á propósito, según 
las dbtintas observaciones que se han hecho para la cria de ganados lana- 
res, son las grandes llanuras que se encuentran en regiones frías, pero no 
nevadas, las sabanas donde pastan aquellos ganados, tendrían todavía me- 
jores condiciones, si en ellas se encontraran las plantas del género arhoreum 
para proporcionarles algunas sombras que los libertaran de los ardores del 
sol en d verano. 

Plinioy hablando de los ganados de lana dice erque existen distintas cla- 
ses muy finas y cuyas fibras lanudas han sido empleadas desde siglos leja- 
nos, en la construcción de paños y do finísimas telas;» pero respecto de 
la clase del merino, no la determina absolutamente. 

£1 hbtoriador español Dávila, refiere que en el año de 1393 se impor- 
taron de Inglaterra algunos borregos á España, y por medio del cruzamien- 
to con los de aquel país, vino á tener origen. la raza de los mermes; y no 
habiendo ádo desmentida por otros historiadores aquella opfnion, se cree 
fundadamente, que fué en España donde tuvo lugar el origen de tan im- 
portante raza, llamando por aquella misma época la atención de las demás 



Digitized by VjOOQ IC 



230 SOCIEDAD MEXICANA 

naciones de Europa, la finísima fibra lanoga que posee el borrego merino, 
procurando con empeño importarlo, teniéndolo boy la mayor parte de aque- 
llos paíees, y cultivándolos con esmero, pues ninguna otra fibra lanosa fa- 
vorece con mejor éxito la construcción de los ricos y finos paños y demás 
telas que salen de las fábricas de Europa. 

Liventfon, clasifica el merino español como el poseedor de la mejor fibra 
lanosa que cualquiera otro dd mundo; distinguiendo á Ins de Castilla y de 
León, como los de mayor tamaño y los mas productores de lana; pero ase- 
gura que los de Valencia y de Soria, aunque mas pequeños, dan una lana 
con fibra mas fina, y los clasifica como los primeros de la Península española. 

La aclimatación del merino fuera de España, ha dado buenos resultados 
en otros países; el primero que la emprendió fué Colbert en fines del siglo 
XVII. 

El cruzamiento del merino sajón con el merino francés, ba producido en 
los Eítados-Unidos una nueva raza bien importante, y que ha sido clarifi- 
cada con el nombre de merino americano, siendo esta utiliznda con magní- 
ficos resultados en las fábricas de Massachusetts^ Rhode hland y Conecr 
titut, Inglaterra ha importado la raza merina á Australia, y en aquella 
grande isla se ha reproducido admirablemente, teniéndola ya en la actuali- 
dad todas las demás islas que componen el grande archipiélago denominado 
Australacía. 

La cria do borregos merinos en aquellas regiopes, ha sido favorecida no- 
tablemente por su clima y otras condiciones peculiares, siendo una de ellas 
y la mas esencial, las buenas y abundantes sabanas compuestas de ricas y 
olorosas gramas. Hoy los merinos de la Australia son tan buenos y produc- 
tores, como los de la Península española. 

Hé aquí un precioso ensayo deque México debo aprovecharse, pues lo? 
campos y climas de la Australia^son muy semejantes á los de la Eepública 
Mexicana, que tiene la misma latitud al Norte, que el grande archipiélago 
de la Australia hacia el Sur. 

Los extensos campos de la Australia esjtán cubiertos de frescas gramí- 
neas casi del todo iguales á las que nacen en las dilatadas tierras del terri- 
torio mexicano; por lo que los Estados del interior tienen un elemento in- 
calculable de riqueza con la cria en grande escala de diversas clases de ga- 
nados de lana, pero muy particularmente los borregos merinos, para obtener 
su rica fibra l&nosa y con ella fomentar la industria manufacturera del país, 
viniendo un dia y acaso no remoto, en que con la indispensable é impor- 
tante ayuda de los ferrocarriles, podrá México exportar no solo la rica lana 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 231 

de sus borregos merinos, sino también los productos de su industria, man- 
dando al extranjero sus finos paños y delicadas telas de lana que puedan Fa- 
lir con abundancia de sus fábricas. 

Por el consumo anual de lana que hacen los Estados -Unidos é loglatcrra, 
se podrá calcular el importante ramo de exportación que México tendrá para 
el porvenir. 

Inglaterra en los últimos años ha consumido para sus manufacturas cerca 
de doscientos millones de pesos en lana, la mayor parte importada de otros 
países, entre ellos Australia que le manda anualmente mas de veinte millo- 
nes de pesos. 

El precio regular de lana en los mercados de Inglaterra, por un término 
medio, es de 40 es. por libra, siendo el precio mas ínfimo el de 20 á 27 es. 
por libra, y desde 60 hasta 80 es. la lana de primera calidad. 

Los Estados-Unidos tienen en sus mercados un precio nn poco menor que 
los de Inglaterra; pero sin existir tampoco una gran diferencia; sus fábri- 
cas han consumido en los últimos años una cantidad de setenta á ochenta 
millones de pesos en lana. 

Francia, Alemania y otras naciones de Europa, consumen anualmente gran- 
des cantidades para sus fábricas, de aquella fibra lancea. 

México, como hemos dicho antes, tiene en sus extensísimos campos que 
forman los Estados del Interior, elementos incalculables para grandes cria- 
deros de ganados lanares. ' 

Los campos de Texas y Nuevo-México, poseen entre sns sabanas el abun- 
dante agrostis vulgaris que tanto ha probado á la raza de merinos ameri- 
canos; esta clase de pastura enteramente igual, la tienen también los campos 
de Chihuahua, Duraogo, Zacatecas, San Luis, Coahuila y Nuevo León. 

Se ha observado igualmente, que dichos Estados poseen las gramas que 
se encuentran en las llanuras de la Australia, como son la Festuca Obina 
y otras del género Festuca Odorífera^ que han probado bien como pastu- 
ras de alimentación para los borregos merinos. 

Por lo expuesto, queda suficientemente demostrado que los extensos cam- 
pos que forman los Estados del Interior en la República Mexicana, tienen 
todas las circunstancias esenciales que se requieren para los criaderos de ga- 
nados de lana, viniendo á ser sin duda alguna para el porvenir este ramo, 
uno de los principales para su exportación, y el que, para su- total desarro- 
llo, espera como su complemento indispensable el ferrocarril interoceánico 
con sus consiguientes ramales. 

Gaspab Sánchez Ochoa. 



^ Digitizedby VjOOQIC 



232 SOCIEDAD] MEXICANA 



NOTICIAS DEL CEBORÜCO. 



Oaada]ajara, Abr3 2 de 1875. — Señor ingeniero D. Ignacio Ortis de 
Zarate. — México. — Muy estimado amigo: Por disposición del Sr. Minis- 
tro de Fomento me asocié á los señores ingenieros Iglesias y Matate, pan 
hacer un estadio del volcán qae se halla en el Distrito de Tepic y es cono- 
cido con el nombre de « Ceboraco. » 

Ayer volvimos de nuestra expedición, y hoy nos ocupamos de escribir el 
informe que sobre el estudio que se nos encomendó vamos & presentar al 
Supremo Gobierno; y aunque en ese documento constará una noticia por- 
menorizada de nuestras observaciones, me propongo comunicarlo en esta 
carta algunos de mis apuntes de viaje, para dar á vd. una idea general del 
referido volcán y de los trabajos geológicos que practico en la actualidad. 
El Ceboraco se halla situado á tres leguas N. N. O. de Ahuacatlán: es- 
tá con<$titaido por varios cerros elevados y algunos ramales montañosos que 
se dirigen en diversos sentidos. 

Al examinar ese conjunto de cerros, se nota fácilmente que pertenecen 
á varias épocas de erupción, pue? presentan diferencias muy sensibles en sus 
figuras, elevaciones, dirección general y aun en el aspecto de las rocas que 
los constituyen. 

En presencia de estas montañas se aprecia con exactitud el valor de las 
investigaciones geológicas, pues solo con su auxilio podemos determinar d 
orden cronológico de las rocas que las forman y que la historia no podria 
revelarnos, porque el espacio de tiempo en que la tradición y las letras se 
han encargado de recordarnos los acontecimientos que se verifican en la 
tierra, es infinitamente pequeño respecto de los tiempos trascurridos en los 
períodos geológicos que precedieron al actual. 

A mi juicio, al aparecer el Ceboruco se formó un enorme cráter del cual 
salieron las masas basálticas que hoy constituyen las elevadas cumbres de 
los Encinos y de las Puertas, que están en las regiones O. y N. del cráter 
actual, así como el cerro de Ahuacatlán, que forma su respaldo oriental. 
Oorresponden también á esa ép^ca algunos basaltos' ojosos que se vea en 
el lecho de los arroyos mas profundos de aquella localidad, así como la gran 
cantidad de piedra pómez y cenizas que forman la cúspide de los cerros ci- « 



Digitized by VuOOQlC 



DE GEOGKAFIA Y ESTADÍSTICA 233 

tados y llenan los valles inmediatos, constituyendo bancos y capas de mucho 
espesor. Hacia el extremo oriental de ese gran cráter apareció un enorme 
dique de basalto compacto que hoy se llama Cumbre de la Coronilla, cuyas 
ramificaciones se extendieron, bañando las vertientes N. y S. del cerro de 
Ahuacatlán y las faldas de los cerros de los Encinos y las Puertas. Este 
orden de sucesión en las erupciones se distingue por la naturaleza de las ro- 
ca» que produjeron, así como por su posición relativa, pues los ramales de la 
Coronilla interrumpen los talwegs y las vertientes del cerro ele Ahuacatlán. 

Después de estos fenómenos se presentaron otros también muy importan- 
tes, que formaron un ramal montuoso llamado Lomerío del Destiladero^ 
que parte del jñé del cerro de las Puertas hacia Tetitlán, y otras cejas y 
picos montañosos que están en las vertientes orientales del cerro de Ahua- 
catlán. 

A consecuencia délos fenómenos indicados, el gran cráter quedó dividido 
en varias porciones, de las que se distinguen ahora dos principales, que son: 
el cráter obstruido situado en la base oriental del pico de los Encinos, y la 
gran oquedad por donde se verifica la erupción actual. Presumo que en- 
tre la cumbre de la Coronilla y el cerro de Ahuacatlán existe otro cráter 
profundo, y que no pude examinar por ser imposible llegar hacia aquel pun- 
to, á causa de la fuerte inclinación que tienen los montículos de ceniza que 
lo rodean. 

Pasadas esas tres épocas de erupción, se verificó el derrame de la lava 
basáltica que se halla sobre el camino de Tepic, que se designa mas propia- 
mente con el nombre de Ceboruco^ y la corriente idéntica que descendió 
hacia el N. y se esparramó sobre la cumbre de las Puertas, é inundó un pe- 
queño y sinuoso valle que se halla entre algunos conos, también volcánicos 
y contemporáneos del cráter primitivo, que están esparcidos en las inme- 
diaciones del pueblo de Tequepexpan. 

Llegado el Ceboruco á ese estado, permaneció así por mucho tiempo, pues 
siendo esas corrientes las que anteceden á la erupción actual, no se tiene 
noticia de que se cite por algún historiador la época de la erupción. Debe 
suponerse, sin embargo, que esta no fué muy anterior al tiempo de la con- 
quista de México; así lo revelan el aspecto de lava y el avance tan limitado 
que ha hecho sobre ella la vegetación, mientras que en las otras formacio- 
nes que he citado hay ya algunas capas de tierra procedentes de la altera- 
ción de los basaltos, y que aunque mezcladas á las cenizas, forman un ter- 
reno en que han podido desarrollarse una multitud de árboles y arbustos 
de diverjas familias. 

30 



Digitized by VjOOQIC 



234 SOCIEDAD MEXICANA 

Debido en gran parte á la altnra relativa de esos diferentes ramales de 
montañas, como á la naturaleza de las capas qne los cubren, el aspecto de la 
vectación es distmto en cada uno de ellos, y especial & cada formación, al 
grado de que los tipos vegetales que presentan ayudan bastante para hacer 
la distinción cronológica de aquellos terrenos. 

Las montañas correspondientes á la primera época de erupción, se bailan 
pobladas de alies y encinas de grande altura; los ramales de la Coronilla 
están ocupados por numerosos copales (amiris) y por la clavellina blanca, 
que en los catálogos botánicos está citada con el nombre de Pachira ituig- 
n¿s. A las rocas de tercera época corresponden estas mismas plantas; pero 
asociadas á diversas especies de mimosas y á algunas especies trepadoras de 
la familia de las Asdepiadeas. Las corrientes de la penúltima erupción solo 
presentan algunas cácteas, aralias y clavellinas en los paredones que limitan 
sus flancos; pero en el centro de la corriente se presenta esta en su mas 
completa y árida desnudez. Las rocas de la erupción actual, calientes aún, 
tienen un color ceniciento que las distingue de las formaciones anteriores, 
desde una^ distancia considerable. 

Después de los tiempos de la conquista, basta el mes de Enero de 1870, 
el Ceboruco aparecía adornado con bosques magníficos, y manifestaba ha- 
ber olvidado sus antiguas relaciones con el interior de nuestro globo, pues 
en la historia solo consta que en los años de 1783 y 1832 habia rugido sua- 
vemente, causando á la vez unas conmociones ligeras que casi pasaron dea- 
apercibidas. 

Aseguran, sin embargo, algunos habitantes de Ahuacatlán, que desde ^ 
tíempo inmemorial se percibían algunos vapores acuosos en el lugar en que 
hoy existe el cráter de erupción. 

En el mes de Febrero de 1870 abandonó por fin el Ceboruco este sueño 
aparente, manifestando su acción con algunos ruidos subterráneos y Facu- 
dimientos que se sintieron en los dias 18 y 21, y á esos anuncios se siguió 
la emisión de vapores por la cavidad que se halla al pié de la cumbre de la 
Coronilla. Siguieron manifestándose aquellos con mas impetuosidad, y el 
dia 23 del propio mes de Febrero se declaró' francamente la erupción, apa- 
reciendo grandes columnas de vapores y cenizas, así como un escurrimiento 
de lava que descendió primero hicia el Sur y se dirigió después á Oriente, 
siguiendo el curso del arroyo de los Cuates, por cuyo lecho prosiguió avan- 
zando hasta detenerse después de dos años en las cercanías de la ranchería 
de Üzeta, perteneciente á la hacienda de Tetitlán. 

Los habitantes de las cercanías describen con el mayor pavor aquellos 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 235 

fenómenos, aterradores á la vez que sablimes; y aunque 8e ban famüiariza* 
do ya con el peligro, no abandonan el temor de que el fin de eeta erupción 
sea un cataclismo terrible, para cuyo desenlace no bay ningunos datos pro* 
bables, y sí por el contrario debemos esperar que los efectos sean de menor 
entidad, & medida que pa'<e el tiempo, porque las manifestaciones van de- 
creciendo sucesiva y regularmente desde el año de 1872 hasta esta fecha. 

El 19 de Marzo próximo pagado llegamos al pié del Cjboruoo y acam- 
pamos en el rancho de Uzeta, que se halla en las faldas occidentales del 
volcán. Al dia siguiente hicimos un reconocimiento, con el fin de buscar 
un camino de mas fácil acceso para llegar hasta el cráter. . En estas inves- 
tigaciones ascendimos hasta la mitad de la cumbre de los Encinos, y no que- 
riendo perder este trabajo de ascensión, nos propusimos llegar eso mismo 
dia ha^ta la parte mas elevada del cerro, y al efecto dejamos los caballos en 
la estación que habíamos adoptado, y seguimos á pió por una ladera casi 
vertical y cubierta de capas de ceniza, eñ las que so hundian con frecuen- 
cia nuestros bastones, dificultándose así el ascenso, y aumentándose nues- 
tra fatiga con el calor del sol y con una sed devora^ora que nos martirizaba, 
pues se habia agotado njiestra provisión de agua y no teníamos esperanza 
de adquirirla hasta nuestro regreso. 

El a<«pecto de las montañas cercanas al cráter es verdaderamente triste 
y aterrador. Se ven en todas direcciones los troncos elevados de los pinos 
que las poblaban antes que se verificase la nueva erupción, y ahora están 
completamente secos á causa del calentamiento que sufrió la tierra al abrirse 
para dar paso á las masas incandescentes de lava: muchos de esos pinos fue- 
ron destrozados desde sus raíces, y algunos otros tienen sus ramos encorva- 
dos y unidos, como si tratasen de manifestar su desesperación y su dolor. Las 
plantas herbáceas murieron también en su mayor parte, y solo persbtieron 
algunas de raíces mas superficiales que no penetraban hasta la profundidad, 
en que fué mas intenso el calor. Las gramíneas que tapizaban las cañadas y 
cubrian las pendientes mas suaves, desaparecieron por completo, lo mismo 
que sus granos, pues en la actualidad no se encuentra ninguna planta que 
las represente en aquellas montañas que sufrieron la acdon dil fuego con 
mayor intensidad. Desde esa época terrible huyeron los insectos y las aves; 
los cuadrúpedos perecieron, y en la actualidad no se oyen otros ruidos que 
las detonaciones del volcán, y los estrépitos pavorosos que producen las ro- 
cas candentes al desprenderse de las mesetas y cornisas de la nueva cordi- 
llera formada por la erupción actual. Aquel es el cuadro mas perfecto de 
la desolación y de la muerte ; es un bosquejo de los cataclismos que en tiem- 



Digitized by VjOOQIC 



236 «OCIEDAD MEXICANA 

pos anteriores terminaban las edades del mundo para dar origen á una nueTa 
era, en que la superficie de la tierra cambiaba de aspecto, y en que iwa 
nueva generación de animales y de plantas se sustituía á las que dejaban 
de exbtir. El ejemplo, en pequeño, que vemos abora en las montañas del 
Ceboruco, presenta también el interés de demostrar cómo ban podido apa- 
recer en las faunas y en las flores de determinadas edades, algunos tipos 
pertenecientes á otras distintas y que debiaii baber desaparecido con sus 
contemporáneos. En la actualidad se ven al lado de los troncos abatidos y 
secos de los abies y de las encinas, algunas mimosas que pudieron resistir 
al cataclismo antes citado, y en sus ramos tostados y ennegrecidos por el ca- 
lor, comienzan á aparecer sus verdes y multiplicadas bojas bicompuestas. 
Asociadas á estos representantes de la flora extinguida en aquel lugar, se 
observan algunas plantas nuevas, principalmente de aquellas cuyos granos 
pelosos y ligeros son trasportados fácilmente por los vientos y depositados 
en las vertientes de las montañas. 

Después de contemplar este cuadro desolador llegamos á la cumbre de 
los Encinos, desde cuya cvna dominante pudimos observar los cráteres an- 
tiguo y moderno y el origen de la nueva cordillera 6 ramal de montañas, 
que con su trabajo regular é incesante se ocupa en formar actualmente aquel 
volcán. El cráter antiguo es una excavación que tendrá 200 metros de pro- 
fundidad, respecto de la cupibre de los Encinos, é iguales dimensiones en 
su longitud y ancbura. Hacia el Oriente está limitado por un dique de pa- 
redes verticales que lo separa del cráter moderno y está bañado en un cor- 
tó espacio por la corriente actual. El nuevo cráter está abierto al nivel de 
la cumbre de los Encinos, cuya altura determinamos con nuestros baróme- 
tros, y resultó ser de 2.054 metros sobre el mar: la cumbre de la Coronilla, 
que forma el respaldo oriental del cráter actual, y es el punto mas elevado 
del Ceboruco, tiene 110 metros sobre el pico de los Encinos, y por tanto 
la altura de ese volcán sobre el Océano es de 2.164 metros, y de 1.391 so- 
bre el rancbo de Uzeta, situado en la base del Ceboruco y sobre el camino de 
Tepic. Con este dato puede comprenderse la importancia de los trabajos 
litogénicos dfi aquel coloso, que ba formado sobre la superficie del valle 
de üzeta y Ahuacatlán una acumulación de rocas de mas de mil metros de 
altura. 

De la nueva boca aparecen con intermitencias de diez minuto?, grandes 
y espesos cúmulos de vapor acuoso y de cenizas blancas y negras, que ele- 
vándose gradualmente forman las figuras mas elegantes y capricbosaa que 
pueden imaginarse. Estos penacbos vaporosos, después de elevarse á una 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 237 

grande altura sobre el Tolcáa, son arrebatados por el viento y los va recli- 
nando poco á poco hasta convertirlos en nubes estratiformes que pe extien- 
den sobre el valle de Jala donde depositan sus finísimas cenizas. En eftte 
cráter que está al pié de la Coronilla, tiene su origen la corriente de lava 
que comenzó á salir en Febrero de 1870; en su nacimiento forma una cas- 
cada que se dfrigc al Sur, y cambiando bruscamente de rumbo sigue h&cia 
el Poniente hasta detenerse^ corta distancia del caserío de Uzeta. Al prin- 
cipio de su salida avanzaba esta lava sobre el lecho del arroyo de los Cua- 
tes, con una velocidad de 4 á 5 metros diarios: al fin se detuvo ensanchán- 
dose notablemente en su extremo occidental. En la actualidad forma una 
ceja montañosa de 7,800 metros de longitud, siendo su anchura do 1,000 
en el extremo citado, y teniendo una altura media de 500 metros. De las 
medidas trigonométricas que practicamos y tomando en cuenta las estran- 
gulaciones y demás accidentes de esta nueva cordillera, creemos que su vo- 
lumen es préximamente de dos mil millones de metros cúbicos. Las la- 
vas actuales no forman corrientes extendida» como las que se ven en el ca- 
mino de Tepic, y pertenecen á la cuarta época^ de erupción, sino grandes 
acumulaciones de masas destrozadas mezcladas con cenizas y presentando 
el mismo aspecto que la cordillera del Destiladero que corresponde & la ter- 
cera erupción.* En el nuevo ramal, que vemos formarse actualmente, se en- 
cuentran ya los accidentes que afectan las montañas antiguas, como son 
crestones, mesetas, cañadas, etc., y en su formación nos ofrece tres meca- 
nismos diferentes que nos dan una idea muy exacta acerca de la generación 
de las montañas. Al principio hubo escnrrimiento de lava y empuje pode- 
roso de las masas de rocas que salian por el cráter, y probablemente por 
algunas grietas que se formaron en el arroyo de los Cuates, pues algunos 
^observadores aseguran haber visto al principio do la erupción, hasta cua- 
tro humaredas del mismo espesor y aspecto que la del cráter principal. Des- 
pués de la salida y avance de estas rocas por el cauce de aquel arroyo, se 
verificaron algunos levantamientos de terreno que detuvieron á la corrien- 
te y la hicieron bifurcarse, formando dos ramales que se separaron un po- 
co y al fia se reunieron al ensancharse hacia el Poniente. Al efectuarse los 
levantamientos, se notaban primero algunas desigualdades ligeras en el ter- 
reno; aumentaban estas progresivamente hasta que la lava las empujaba 
hada un lado 6 laa elevaba á una altura considerable, llevándolas con tal 
suavidad, que los árboles que sostenian conservaban por mucho tiempo su 
posición vertical. 
A estos dos trabajos geológicos del derrumbe de la lava y el del levan- 



Digitized by VjOOQIC 



238 SOCIEDAD MEXICANA 

tamiento, se añade otro también muy notable y qne sirve tanto para ayu- 
dar al avance de la masa general en su camino, como para modelar 6 arre- 
glar la figura de las montañas. Consiste ese trabajo en la expoliación ó 
división de las masas que se separan en grandes hojas y fragmentos esqui- 
nadas á medida que se enfriaa al contacto del aire. 

Ed los días que estuvimos en el Ceboruco tuvimos ocasión de observar 
todos esos trabajos, que aunque no se verifícao con la gran intensidad que 
tenian en los dos años primeros de la erupción, liguen manifestúndose aho- 
ra con una regularidad sorprendente. Mientras en el cráter principal apa- 
recen las emisiones periódicas de vapores y cenizas, la corriente de lavas, 
que forma la cascada de que hice mertcion, desciende lentamente manifes- 
tando un estado pastoso muy notable; y en la nueva cordillera continúan 
los trabajos del levantamiento y la división de las masas. El primero se ha- 
ce mas sensible hacia el punto donde se bifurca la corriente, y en una me- 
seta que se halla en un lugar inmediato á aquel, y en el que se están for- 
mando actualmente dos pequeños ramales ó estribos laterales. El dia 22 de 
Marzo presenciamos por muchas horas ese interesante fenómeno: al prin- 
cipio se escuchaba una fuerte detonación ; era seguida por el derrumbamien- 
to de varias rocas, que siguiendo las pendientes mas escarpadas de aquellas 
montañas, arrastraban otras masas que hallaban á su paso, ^ se formaba 
una avalanche que descendía rápidamente causando un ruido aterrador. 
Los fragmentos que caían estaban aún incandescentes, y cuando tocaban d 
tronco de algún pino lo incendiaban rápidamente. Este efecto es mas vis- 
toso durante la noche; pues á la detonación precursora del derrumbamien- 
to se seguía la aparición de un punto luminoso que iba aumentando de in- 
tensidad y de tamaño, hasta que al ñn desprendía de aquel lugar una ma- 
sa enrojecida que al rodar por las pendientes.de la montaña, dejaba un 
surco luminoso simulando una corriente de fuego. 

Parece que el levantamiento se ha hecho mas sensible desde d año de 1872 
hasta la actualidad, pues algunos habitantes de Uzeta y Tetíüán se mani- 
fiestan sorprendidos por el aumento de altura que han notado últimamente 
hacia la bifurcación de la nueva cordillera. Es de creerse que esta esté su- 
friendo una inyección por alguna de las grietas que se han formado en el ar- 
royo de los Cuates, cuya existencia está también demostrada por varias res- 
quebrajaduras que notamos sobre el terreno, las que son paralelas entre si 
y á la dirección general de las nuevas montañas. El fraccionamiento de las 
rocas se verifica mas generalmente en las vertientes dirigidas hacia el Norte 
y parecen mas frecuentes en las primeras horas de la mañana. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 239 

Estos trabajos continúan con regniaridad, y no es posible prever sas efec- 
tos finales ni el tiempo de su duración. 

El estudio litológico del Ceboruco, es de mucho interés para el minera- 
logista, pues en sus montañas encontrará una gran Variedad de rocas basál- 
ticas, que aunque presentan algunas analogías, pueden distinguirse, sin em- 
bargo, las que corresponden á cada época de erupción. El tipo de rocas es' 
un basalto compacto de color n^o agrisado; su textura es desigual que 
pasa á astillosa, lustre mate 6 poco resinoso ; dureza de 6, peso de 2 á 3. 
Contiene granos de olivino verde y cristales de feldespato blanco agrisado. 
Aunque no dispongo actualmente de todos los medios necesarios para ha- 
cer el estudio físico y químico de esta roca, le encuentro ciertas particula- 
ridades que me hacen apreciarla como un tipo que debe distinguirse con un 
nombre especial. Si mis estudios posteriores confirman estas apreciaciones, 
distinguiré siempre en mis citas aquella roca con el nombre de Ceboruquita^ 
pues aunque soy enemigo de la multiplicidad de los nombres litológicos, 
veo que tenemos en nuestro país ciertos tipos de rocas que no pueden defi- 
nirse- claramente con los nombres generales áe pórfido^ basalto^ etc. 

En las variedades de la roca á que me refiero, hay algunas muy compac- 
tas de lustre resinoso, y otras bastante ojosas que forman verdaderas esco- 
rias. En las lavas de la erupción actual se observan algunas de color negro 
agrisado 6 rojizo; tienen el lustre resinoso de la piedra pez, y están salpi- 
cadas de cristales y granos vitreos, que probablemente serán de naturaleza 
feldespática; á mi llegada á MéxiSo, haré detenidamente el estudio de los 
elementos quo constituyen la roca citada y sus diversas variedades. 

Comprendiendo el interés que presenta el estudio del Ceboruco, nos es- 
forzamos actualment3 en escribir para presentar al Supremo Gobierno una 
relación detallada de nuestras observaciones, y aunque no tuvimos la fortu- 
na de ver el volcán en los dias de su mayor actividad, esperamos que nuestro 
sabio maestro el Sr. D. Antonio del Castillo, dará á conocer las observacio- 
nes que hizo en el año de 1870 cuando comenzó el volcán su actual erup- 
ción. Mucho estimamos que una persona tan instruida en la geología haya 
presenciado los fenómenos mas importantes que se presentaron al comenzar 
el Ceboruco sus nuevas manifestaciones de actividad. 

Mucho se ha discutido sobre la influencia que pueda tener ese volcán en 
los fenómenos seismológicos que se están sintiendo en Jalisco. A reserva 
de manifestarle en otra vez mis opiniones en este respecto, creo que no de- 
bemos considerar al Ceboruco como la causa de los temblores que ahora se 
experimentan en Goadalajara, si no como una consecuencia del gran trabajo 



Digitized by VjOOQIC 



240 SOCIEDAD MEXICANA 

geológico que se veiifiea en las galerías subterráneas que existen sin duda 
en nuestro territorio y sobre las que se encuentran las poblaciones conmo- 
vidas y las bocas de erupción. 

Muy pronto tendré el gusto de verlo, y entretanto, reciba mis afectuo- 
sos recuerdos. 

Soy su afectísimo amigo Q. B. S. M. 

Mariano Bábceka. 



LOS TERREMOTOS DE JALISCO. 




▲ ni BMitro D. Antonio dtl OMtDte. 

I N trabajo geológico muy importante se verifica sin duda en nuestro 
territorio, y que se manifiesta desde el afio de 1870 basta la actua- 
lidad, por la erupción de dos volcanes en el Estado de Jalisco, y por 
los terremotos y ruidos subterráneos que se ban sentido en el mismo 
Estado y en otras localidades de la República. 

Con el fin de relacionar los hechos para deducir de ellos algunas conse- 
cuencias probables, voy á hacer una ligera reseña de los principales fenó- 
menos ocurridos en la época que acabo de mencionar. 

Sabido es que desde hace cinco afio^ abrieron sus bocas el Ceboruco y 
el Colima, para arrojar una inmensa cantidad de rocas, cenizas y vapores 
acuosos, al grado de que las materias sólidas vomitadas por el primero de 
aquellos volcanes, se extienden en una longitud de 7,800 metroa, teniendo 
una anchura media de 200 y una altura de 500, constituyendo, en conse- 
cuencia, un ramal montañoso de considerables dimensiones. 

La acción volcánica, que fué muy activa por el espacio de dos ó tres 
años, ha continuado posteriormente en el Ceboruco, aunque con menos 
intensidad que al principio, y en Colima ha sufrido pocas interrupciones, 
manifestándose con mas ó menos actividad, sin dejar, sin embargo, de pre- 
sentar constantemente alguno de los caracteres propios de los trabajos vol- 

Aquellas erupciones se anunciaron con algunos sacudimientos terrestres 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGBAFU Y ESTADÍSTICA 2il 

de poca importancia; pero mas tarde comenzaron estos á manifestarse con 
mayor intensidad, conmoviendo á diversas localidades, sin que sus efectos 
fueran dignos de llamar la atención, y se creyó, por tanto, que serian fenó- 
menos comunes y accidentales, como los que se han observado casi siem- 
pre en nuestro país. Tal suposición ha desaparecido, desde que hemos vis- 
to que los terremotos experimentados de tres años & la fecha han venido 
acompañados de otros fenómenos alarmantes, y sobre todo, por su locali- 
zacion durante un tiempo mas ó menos largo en varias poblaciones de la 
Kepública. . 

Hacia el mes de Setiembre de 1872 se notó la persistencia de los fenó- 
menos seismológicos en las cercanías de los volcanes de Agua Fria y Jari- 
peo, en el Estado de Guanajuato; y la Sociedad Mexicana de Geografía y 
Estadística mandó en comisión, para que estudiaran aquellos fenómenos, á 
los señores ingenieros D. Santiago Ramirez y D. Vicente Reyes. Por es- 
tos observadores supimos que la región conmovida era eminentemente vol- 
cánica, y en su informe, vimos citados cráteres apagados y una multitud 
de fumarolas y sulfataras que se hallan en aquellas localidades, y mu- 
chas 'de ellas formadas por efecto de los terremotos que se sintieron por 
espacio de cincuenta dias, en cuyo tiempo contaron doscientos sacudimien- 
tos notables los habitantes de las rancherías inmediatas á los volcanes. Los 
cráteres y demás respiraderos se hallan abiertos sobre las rocas traquíticas 
que sirvieron de agentes de levantamiento de las rocas sedimentarias que 
forman muchas de las montañas de aquellas cordilleras. Varios de los ter- 
remotos experimentados en el lugar á que me refiero, fueron precedidos 
y acompañados de ruidos subterráneos ma^ ó menos intensos. 

Después de aquellas primeras manifestaciones volcánicas se han sentido 
otras, principalmente al fin del año pasado, en queffué conmovida por igua- 
les fenómenos una gran zona del territorio de nuestra República. 

Después de alguno^ terremotos ligeros vino la acción seLsmológica á fijar- 
se en el pueblo de Xochitepec, del Estado de Morelos, y la misma Socie- 
dad de Geografia nos mandó al Sr. Ramirez y á mí para que estudiáramos 
aquella localidad y los fenómenos que allí se manifestaban. 

Por las observaciones que practicamos, y auxiliados con los datos que se 
hallan en el archivo del ayuntamiento de Xochitepec, informamos á la So- 
ciedad que la población se hallaba edificada sobre una formación de toba 
caliza taladrada en varios sentidos por varias grutas y excavaciones de di- 
versas dimensiones; que no se encontraban ningunos signos que indicaran 
alguna erupción volcánica reciente, pues las masas basálticas que están en 

31 



Digitized by VjOOQIC 



242 SOCIEDAD MEXICANA 

las cercanías de aquel pueblo corresponden al período terciario, y que los 
fenómenos seismológicos experimentados allíhabian comenzado el 7 de Oc- 
tubre del año pasado, y concluido el 11 'del mismo mes. El primer sacudi- 
miento se sintió á las tres de la mañana del dia citado, y fué precedido de 
un ruido fuerte y prolongado; en los dias 8, 9, 10 y 11 se sintieron iguales 
fenómenos, y se notó que un manantial de agua sulfurosa que existia en 
. una de las calles de la población babia aumentado notablemente sus aguas, 
y aun presentaba una nueva boca inmediata & la vertiente principal. Los 
sacudimientos cesaron por completo, sin dejar al exterior ningún signo que 
hiciera prever una erupción volcánica. Durante estos fenómenos se notaron 
varios terremotos, que se extendieron en una superficie muy dilatada. 

Uniendo sobre un mapa las localidades conmovidas, se obtuvieron una 
serie de líneas que, partiendo del golfo de México, iban á converger próxi- 
mamente en el lugar en que se hallan los volcanes de Agua Fria y Jaripeo, 
de que acabo de hacer mención. 

Al abandonar la acción volcánica aquel lagar en que se habia fijado, fué 
á sistemarse á la ciudad de Guanajuato, donde se manifestó por varios dias 
con intensos y frecuentes ruidos subterráneos. Se eecucharon estos con mas 
claridad desde el dia 12 al 30 de Noviembre, y al principio fueron tan re- 
petidos, que ajgunos observadores aseguran haber percibido 114 en veinti- 
cuatro horas. 

El conocimiento de estos fenómenos y su modo de presentarse, hicieron 
presumir la existencia de una acción volcánica intensa y sostenida; pero es- 
perábamos que los cráteres abiertos y*cn actividad que se hallan en Jalisco, 
fuesen bastantes para desahogar» las galerías subterráneas en que creemos 
que existe el origen de tales fenómenos. Sin embargo, no sucedió así, y 
aquellas manifestaciones se han fijado de una manera tenaz y ya alarmante 
en el Estado de Jalisco. 

A las ocho y media de la noche del 11 de Febrero de este año, se sintió 
un fuerte terremoto en el pueblo de San Cristóbal, situado á quince leguas 
N. O. de Guadalajara; en el momento de efectuarse el movimiento se per- 
cibió un ruido subterráneo bastante sensible, que se escuchó también en 
Guadalajara, donde se sintió el sacudimiento con bastante intensidad. Los 
efectos de este terremoto, que fué el anuncio de otros muchos que se han 
sentido después, fueron deplorables; todo el caserío de San Cristóbal ca- 
yó al suelo de un solo golpe, y veintiséis de sus habitantes murieron bajo 
los escombros; los demás que se salvaron quedaron algunos heridos, y to- 
dos reducidos á la miseria, perdiendo sus hogares y todos sus bienes. En 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 243 

el mismo momento de esta catástrofe se averió la mayor parte de las casas 
de Guadalajara, aunque ninguna cayó por completo, como se había asegu- 
rado al priocipio. El terremoto del dia 11 se sintió también en Ahuaca- 
Üán, Santa Ana, Zapotlauejo y otros lugares de Jalisco, extendiéndose 
también por el N., principalmente en el Estado de Zacatecas. Como dije 
antes, este fenómeno geológico no fué mas que el anuncio de otros muchos, 
que aunque felizmeote no se han presentado con la intensidad que aquel, 
siguen maoife.'^tándose con tenacidad, demostrando la exbtencia de una cau- 
sa local, cuyos efectos no pueden preverse de una manera segura por los 
caracteres revelados hasta hoy. El terreno en que estaba la población de 
San Cristóbal siguió conmoviéndose en los dias siguientes á aquel en que 
aconteció el primer sacudimiento, y las conmociones se han sentido casi cons- 
tantemente en Guadalajara, y algunas de ellas se han extendido en varias 
direcciones y en un espacio muy extenso en nuestro territorio. 

Las fechas en que esos fenómenos han sido mas sensibles, fueron 11, 16, 
18, 23, 24 y 27 de Febrero; 2, 3, 4, 5, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 16, 21 y 28 
de Marzo; 5, 15, 19, 21 y 23 de Abril próximo pasado. 

Todos estos sacudimientos se han sentido en San Cristóbal, y la mayor 
parte de ellos en Guadalajara; los que se han distribuido en una extensión 
mayor, fueron los de 18 de Febrero y 9 de Marzo, y mas especialmente este 
último, que se manifestó simultáneamente en varios puertos del golfo y del 
Pacifico, así como en la capital de la República, en numerosas localidades 
del interior, y aun en los Estados que están al Norte ó inmediatas á la 
frontera. En San Cristóbal fué tan tenaz la persistencia de los fenómenos 
en un principio, que el ingeniero D. Juan Ignacio Matute, que fué ex- 
presamente á observarlos, percibió veintiséis sacudimientos terrestres en 
vemtidos horas, el dia 18 de Febrero. Esta tenacidad se notó también 
por algunos dias en Ouadalajara, y en consecuencia.de la repetición, mas 
bien que por la intensidad de los movimientos, continuaron averiándose 
los edificios, aunque sin arruinarse por completo. Muchos propietarios sos- 
tuvieron sus casas con algunos andamies de madera, y actualmente se ven 
todavía estos en casi todas las calles de la ciudad. 

Ai fin del mes de Marzo que estuve en Guadalajara, se sentían apenas 
loB movimientos, y esta circunstancia me hacia concebir la esperanza de que 
pronto se extinguirían por completo; pero el 15 del mismo mes, que fui á 
San Cristóbal en compañía del señor ingeniero D. Miguel Iglesias, para es- 
tudiar aquella localidad, sentí un fuerte sacudimiento acompañado de rui- 
dos subterráneos, idénticos á los que escuché hace pocos dias en las cerca- 



Digitized by VjOOQIC 



244 SOCIEDAD MEXICANA 

nfts del Ceboruco, y que era producido por los derrumbamientos de las 
rocas iDcandescentes de la nueva cordillera que ba formado aquel volcán 
con los productos de la erupción actual. Este fenómeno, y los efectos pro- 
ducidos por los anteriores, que se perciben sobre el terreno, me resolvieron 
definitivamente á creer que en aquel lugar existia una acción local que ha- 
cia temer Ja continuidad de los terremotos, como sucedió después de aquella 
fecba. 

El caserío de San Cristóbal estaba situado en una explanada pequeña, 
formada con los detritus arenosos del Kio Grande ó de Tololotlán, que li- 
mita al S. dicbo terreno; al E. le sirve de límite el rio de Jucbipila, y al 
O. el de Cuistla ; así es que aquel está comprendido entre tres rios que cor- 
ren por la base de los cerros elevados y cortados d pico, que forman la hon- 
donada conocida con el nombre de Barranca de San Cristóbal, Todos 
aquellos cerros están formados db bancos alternativos de traquita rojiza y 
de una roca amigdaloide de color verde, que contiene numerosas concrecio- 
nes y cristales de analcima y natrolita. No 8e nota ningún cráter ni cono 
volcánico en aquella localidad, y todas sus montañas corresponden al pe- 
ríodo terciario. 

Durante el sacudimiento experimentado el 11 de Febrero, se formaron 
algunas resquebrajaduras en el terreno, de las cuales se conservan dos, que 
examiné el 15 de Abril. Una de ellas parte de la playa del Rio Grande, 
y dirigiéndose al N. E. pasa por un cerro aislado que se distingue con el 
nombre de ChiquihuitiUo ; en la cumbre do este cerro se dividió la grieta, 
causando algunos derrumbamientos laterales y el hundimiento de una parte 
del terreno. Al Poniente del caserío hay otra resquebrajadura casi paralela 
á la anterior en una cierta extensión, y se inclina después hasta reunirse 
probablemente con aquella. 

Examinadas las direcciones seguidas por los principales terremotos acae- 
cidos desde Febrero á esta fecha, vemos que están comprendidas en una 
superficie de figura casi elíptica, y que el máximum de efecto parece mas 
sensible en las cercanías de uno de los focos de esa elipse, donde podemos 
considerar colocados á San Cristóbal y Guadalajara. 

El terremoto del día 9 de Marzo, así como algunos otros de los que he- 
mos sentido en este año y varios de los anteriores, se han extendido en una 
gran superficie, haciéndose mas sensibles en una zona comprendida entre 
los grados 18 y 21 de latitud N., y siguiendo casi siempre una dirección 
N. O.-S. E., pero ramificándose muchas veces hacia el N., como ha suce- 
dido mas especialmente en este año. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 245 

De todos esos beclios se deduce, pues, la existencia de una acción gene- 
ral que se manifiesta con pocas ioterrapiiones desde el año de 1870, con- 
moviendo grandes extensiones de terreno, 6 localizando sus efectos durante 
un tiempo variable en determinados lugares. 

Si en el estado actual de nuestros conocimientos no es posible evitar la 
producción de los terremotos, no por eso debemos dejar de observarlos aun 
en sus mas insignificantes detalles, porque del conocimiento de estos podre- 
mos fijar la explicación definitiva de las causas que los producen, y cono- 
cidas que sean, podrá el hombre con el tiempo deducir algunas reglas, para 
prever la producción de esos fenómenos y librarse de sus efectos. 

Haciendo una aplicación inmediata de las observaciones que acabo de ci- 
tar, procuraré apoyar algunas de las teorías establecidas para explicar las 
eansas que originan los tsrremotos, su localizacion, etc., así como la causa 
que ocasiona actualmente su persistencia *en San Cristóbal y Guadalajara. 

En un artículo que sobre este asunto publiqué en el periódico oficial del 
Estado de Jalisco, manifesté mi adhesión á la teoría del barón de Hum- 
boldt, que admite la existencia de grandes galerías subterráneas dirigidas 
de -E. á O. en nuestro territorio, y á otra teoría que supone la principal 
influencia para la verificación de los fenómenos volcánicos á la acción de 
los vapores que se forman por las aguas del mar que, filtrándose á través 
de las rocas, llegan á ponerse en contacto con las masas incandescentes del 
interior de nuestro planeta: el vapor que resulta en este caso, circula en 
las galerías subterráneas, produciendo presiones y movimientos, ú obrando 
sobre las masas de lava las hace circular por tales conductos interiore^ has- 
ta obligarlas á abrirse paso rompiendo la costra sólida de la tierra. 

También ha vuelto á discutirse últimamente la teoría antes expuesta, 
acerca de la influencia que pueden tener los cuerpos celestes en la produc- 
ción de los terremotos por la atracción que ejercen sobre la masa líquida 
de la tierra; má? tarde discutiré mis datos en ese sentido, para ver si se 
deducen de ellos algunos hechos en pro de aquella suposición. 

Cuando adopté las dos teorías mencionadas, cité en su apoyo algunos 
hechos que habia observado anteriormente, y los que se han presentado 
mas tarde robustecen aún mis opiniones, y me estimulan á amplificar mis 
conceptos antes expuestos. 

En los terremotos generales que se han experimentado, se encuentra casi 
siempre como línea de mayor intensidad la señalada por el barón de Hum- 
boldt, y situada hacia los 19 grados latitud N.; pero debemos considerarla 
mas amplificada, formando una zona comprendida de los 18 á los 21 gra- 



Digitized by VjOOQIC 



246 SOCIEDAD MEXICANA 

dos. Esa galería supuesta por el ilustre viajero, debe considerarse consti- 
tuida por diversas oquedades de &>rmas irregulares, preseiítando inflamien- 
tos, estrangulaciones y otros accidentes, como los que observamos en las 
grutas y cavernas que comunican al exterior. 

Ya he manifestado otras veces que la existencia de esas galerías, en una 
dirección aproximada á la que calcuU aquel sabio, pudiera demostrarse 
atendiendo á la configuración general de nuestro territorio, á la dirección 
casi constante N. O.-S. E. de sus cadenas de montañas, así como & la ma- 
yor parte de sus vetas, grutas, acantilados y demás accidentes que presen- 
tan las mismas. No creo aventurado suponer que desde el tiempo en que 
se formaron las montañas traquíticas de esas cordilleras, quedaron grandes 
galerías dirigidas en el mismo sentido que los otros accidentes, y comuni- 
cando con la masa fluida de la tierra. 

En los últimos sacudimientos 'que hubo en Jalisco, no estaban comple- 
tamente de acuerdo los observadores acerca de las direcciones seguidas por 
las corrientes seísmicas, y casi estaban en igual número los que sostenían 
que el movimiento se efectuaba de S. á N. como de E. á O. En este caso 
lo mas probable es adoptar una dirección intermedia N. 0~S. E., como 
aseguran haberla observado coa mas constancia algunas personas ilustra- 
das, que por su tranquilidad en el momento del peligro pueden haber he- 
cho sus observaciones con mas precisión. Los seismógrafos han indicado 
también con niuclia frecuencia aquella dirección. 

Por otras observaciones exteriores que son las mas accesibles á nuestros 
sentidos, podemos explicar también la prolongación de los movimientos ha- 
cia el N. y S. de la zona indicada y fuera do los límites que les hemos asig- 
nado. En efecto, con mucha frecuencia encontramos una multitud de ve- 
tas, por lo común estériles, que extendiéndose en aquella direcdon cortan 
y dislocan á las que se hallan colocadas de N. O. á S. E., y es de creerse, 
por tanto, que haya también algunas galerías trasversales por las que se ex- 
tiendan los movimientos al N. y S. como se ha observado últimamente. 

En cuanto & la influencia del vapor de agua sobre la producción de los 
terremotos, no me esforzaré en demostrarla, porque atendiendo á los pro- 
ductos de las erupciones donde siempre desempeña aquel un papel tan im- 
portante, por la proximidad de los volcanes á las costas de los mares y por 
otras circunstancias análogas, se admite con mucha confianza aquella teoría 
que nuestros hechos locales demuestran también. 

Admitiendo como causa de las direcciones seguidas por los movimientos 
la que suponemos & las galerías interiores, nos falta explicar la diferencia 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRATU Y ESTADÍSTICA 247 

de intensidad en los efectos producidos por nn mbmo terremoto en diferen- 
tes lugares, su generalidad, localizacion y persistencia, como se ha observa* 
do en San Cristóbal y Guad&lajara. 

Cuándo los gases que circulan en las galerías terretres sufren alguna coni- 
presion por los torrentes de lavas que ocupan algunos de los espacios en que 
estaban aquellos distribuidos, 6 por otra infinidad de causas, algunos de 
esos gases encontrarán salida por las comunicaciones de las galerías, y otros 
quedarán encerrados, produciendo por esta causa y por las diferentes figu* 
ras y dimensiones de las oquedades que los contienen, presiones también 
diferentes, que deben variar á su vez con el espesor de las paredes de los 
conductos y con el estado de cohesión de los elementos sólidos que las for- 
man, y producir así efectos distintos sobre la superficie afectada por una 
misma conmoción. 

Siendo la causa del movimiento esas presiones de los gases y de las mate- 
rias fláidas, no puede creerse que una masa tenga que recorrer una distan- 
cia inmensa en un espacio de tiempo infinitamente pequeño para producir 
movimientos simultáneos, en localidades muy lejanas; pero esa simultanei- 
dad de acción, por las causas expresadas, puede explicarse considerando que 
la patte inferior y descubierta de una galería inmensa se halle en contacto 
con la materia fluida de la tierra, y que empujada esta por la presión del va- 
por acuoso, se precipita de lleno comprimiendo á la vez todas las materias 
gaseosas que ocupaban las galerías, y que produciendo sus choques en una 
vasta extensión, conmueven en un mismo tiempo á las localidades separadas 
por enormes distancias. La invasión parcial de las lavas en una galería pro- 
ducirá, en consecuencia, un efecto limitado, y muchas veces la asociación de 
ambas cosas ocasionará á su vez efectos mixtos, como se observa en muchos 
caaos. 

En cuanto á los fenómenos que se presentan actualmente en San Cris- 
tóbal, donde juzgo que está el foco de ios movimientos que se experimen- 
tan en varios lagares de Jalisco, creo que pueden explicarse por la existen- 
cia de una erupción subterránea que se verifica de una galería á otra lateral 
6 sobrepuesta á la primera. No juzgo necesario que toda erupción se haga 
al exterior, pues bien puede recibir fus productos una cavidad ocupada an- 
tes por materias gaseosas, que desalojadas por las lavas, seguirán las ramifi- 
caciones de las galerías, produciendo movimientos locales, como sucede en 
Guadalajara. 

La persistencia de los fenómenos seismológicos de San Cristóbal y los rui- 
dos que allí se observan, comparables á los producidos por los derrumba- 



Digitized by VjOOQIC 



248 SOCIEDAD MEXICANA 

mientos de las masas de rocas, como sucede en el Ceboraco, me iadnoen á 
adoptar la teoría que acabo de exponer, pues en cnestioDes como la presente, 
solo por comparaciones con los fenómenos conocidos, podemos juzgar los 
bembos con mas precisión. 

Llegados á estas conclusiones podría preguntársenos: ¿la erupción sub- 
terránea que se supone en San Cristóbal, podria salir al exterior? Por lo 
observado basta abora, y*8Í los fenómenos siguen la ley de decrecimiento 
que presentan actualmente, es de suponerse que no, porque la costra ter- 
restre ba resistido en aquel lugar los cboques mas intensos del principio, y 
si se bubiera debilitado por los derrumbamientos interiores, ó se bubiese 
llenado la cavidad que recibe los productos de la erupción, las manifesta- 
ciones seísmicas serian mas sensibles que como abora se observan; pero ú 
una nueva serie de fenómenos viniera & presentarse, sí seria de temer un 
resultado fatal en aquellas localidades; y aunque sobre este caso no se pue- 
den fijar reglas seguras, es de esperar que, como ba sucedido en mucbos lu- 
gares, no se repitan los fenómenos, ó si reaparecen, lo bagan con menos in- 
tensidad. 

México. Abril de 1874. 

Mabiano barcena." 



PETEN-ITZA. 



Oaestíon entre Máxioo y Guatemala.— Derecho del Peten.— Derecho de Tacatán y de M¿xieo. 

( A U B. Sodedad Mexicana de Geografía, EtttdieUoa é Hlitoría. ) 




\ K posición geográfica de Yucat&n, no solo baoe de esta Península para 
! la Confederación mexicana un centmela avanzado en el Golfo me- 
xicano y mar de las Antillas por los tres de sus costados que bañan 
^ aquellas aguas, sino bace también que por el cuarto, b&cia d Me- 
diodía, presente en favor del territorio nacional gravísimas cuestiones inter- 
nacionales con el reino de la Oran Bretaña y con la repdblica de Guatemala. 
Con aquel por Belice y con esta por el Peten-Itzá. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGEAFU Y ESTADÍSTICA 249 

El derecho de YncatáD, y por consiguiente de México, es evidente & to- 
da luz, y ya qne diferentes ocasiones se ha dicho lo bastante con respecto 
& Belice, ahora nos proponemos decir algo acerca del Peten. 

Qae el territorio y el pneblo del Peten-Itzá es un territorio y on pue- 
blo yucateco, y por tanto mexicano, no es una cuestión sino una verdad de 
hecho y de derecho, aun cuando la vecina república de Guatemala se hu- 
biese hasta hoy mantenido en posesión de él, teniendo para probar nuestro 
aserto y nuestro derecho en presencia de las naciones del mundo, la histo- 
ria social y política, apoyada en documentos ciertísimos é irrecusables que 
poseemos, y con I09 cuales y alguna ojeada general ó relato breve, forma- 
riamos una Memoria fundamentada, utüisima y curiosa, que seria la base 
y punto de partidqi para llevar á buen terreno y á su solución definitiva, la 
cuestión de límites entre los territorios de las dos naciones confinantes. Si 
el Supremo Gobierno tuviese á bien disponer la formación y publicación 
de esta Memoria, á que por nuestra parte nos prestaríamos gustosos, como 
& im nuevo servicio en bien de la patria, nuestros lectores, el mundo ente- 
roy verían justificado lo que ahora solo hemos indicado, pero que vamos lue- 
go & comprobar, siquiera por un índice de demostraciones, según lo permite 
la brevedad á que nos vemos obligados. 

1? Como un siglo antes del descubrimiento y conquista de Yucatán, una 
colonia yucateca ó maya pobló el territorio hermoso y feraz del Peten-Itzá. 
Peteny en lengua yucateca, significa territorio ó isla, siendo Itzá el nombre 
indígena de la raza 6 nación yucateca, habiéndose llamado por esto Itzamal 
la corte del primer imperio maya, y Chichen-ltzá la del segundo, cuyos 
nombres y cuyas magníficas ruinas han llamado tanto y tan justamente la 
atención de los sabios, que constantemente las vienen á visitar en el terri- 
torio de la nación mexicana, en este Estado de Yucatán. Véase á Cogo- 
Qudo, Torquemada, Prescott, Stephens, Clavijero, Brasseur y otros muchos 
autores, y los documentos originales en que nosotros nos apoyamos en nues- 
tro pequeño ((Manual de Historia y Geografía de Yucatán.» 

2? La lengua nativa y propia del Peten-Itzá es la yucateca ó maya, y 
es una verdad innegable en pro del derecho de gentes y de la historia de 
loe pueblos, que la ciencia filológica resuelve la nacionalidad por el idioma. 

3? Verificada en el siglo xvi la conquista de Yucatán y de Guatemala, 
habíanse quedado sin reconocer y conquistar, aunque en parte visitados por 
Hernán Cortés, todo el territorio y los pueblos indígenas que se encontra- 
ban colocados entre aquellos dos reinos. Entonces (siglo xvn), la Presi- 
dencia del de Gu^itemala emprendió descubrir y conquistar, como en efecto 

32 



Digitized by VjOOQIC 



250 SOCIEDAD MEXICANA 

descubrió y conquistó, .dirigiendo su ejército hacia el Norte, rumbo al de 
Yucatán, hasta el Peten exclusive^ así como la Capitanía Oeneral de Yu- 
catán, siendo gobernador interino D. Martin de ürzúa, descubrió, conquistó 
y abrió camino rumbo al Mediodía, hacia Guatemala hasta el Peten -Itzá 
inclusive^ de que el ejército yucateco (como dice el historiador Villa-6u- 
tierrez) y el comisionado eclesiástico por parte del Obispo de Yucatán, to- 
maron solemne jaosesion el dia H de Marzo de 1697^ quedando así aquel 
territorio y pueblo con su reyezuelo Can-Ek, sujetos en lo político y ecle- 
siástico á Yucatán. 

4? Habiéndose suscitado cuestiones y contiendas entre el gobernador pro- 
pietario de Yucatán, D. Roque de Soberanis y Centeno, y el Sr. Obispo de 
la propia Diócesis, así como entre aquel mismo gobernador y el interino 
D. Martín de ürzúa, que había ádo el héroe de la referida conquista del 
Peten, hubo una feliz ocasión para que el rey de Espa&a, al conceder el go- 
bierno del Peten al conquistador Urzúa, independientemente dd Capitán 
Qeneral de Yucatán, declarara la sujeción, no á la jíresidencia de Gua- 
temala iino al vireinato de México, lo que consta por las Reales Cédu- 
las de 24 de Enero de 1698, que tenemos á la vista. 

5? Llegado el tiempo de la emancipación política de las colonias espaSo- 
las, todos saben que á México se unieron libre y espontáneamente Yucatán 
y Guatemala, para formar una sola nación al proclamar su independencia, 
constituyendo, bajo el plan de Iguala y D. Agustín de Iturbide, el Impe- 
rio mexicano. Así, no pudo haber motivo alguno de que surgiera la cues- 
tión de límites, porque los tres pueblos unidos venían á formar una sola 
agregación política, quedando el territorio todo como había estado en su 
condición de colonia bajo el gobierno español. Pero bien pronto Guatema- 
la, en uso de su derecho, quiso constituirse en nación por sí sola, mientras 
que por su parte Yucatán quiso permanecer confederado con México, pre- 
sentándose así al punto la cuestión sobre si el Peten -Itzá, como territorio 
intermedio entr,e Yucatán y Guatemala, habría de pertenecer á este ó á 
aquel. 

Ya vimos que el Peten, por su origen y por su naturaleza toda, era un 
pueblo esencialmente yucateco. Solo faltaba, pues, si hemos de colocar- 
nos en lo mas riguroso de la cuestíon, que al entrar él, como las otras pro- 
vincias hispano -americanas, en el goce de su libertad y autonomía, decla- 
rase su voluntad, ó de conservarse por sí sola si podía, ó de unirse á otro 
Estado, y cuál fuese este. En efecto; el gobierno provisional de Guatemala 
halia dado la circular de 30 de Noviembre de 1821, para que los pueblo» 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA x 251 

declarasen su voluntad acerca de constituirse en nación 6 de permanecer 
incorporados al Imperio mexicano. Tan pronto que los pet^neros 6 Itzala- 
nos tuvieron noticia de esta circular^ que fué bien tarde por causa de actos 
maliciosos, ó por su distancia y aislamiento, ó mas bien por una y otra cau« 
sa, «pusieron en movimiento (asi leemos en uno de los documentos que ú. 
la vista tenemos), pusieron en movimiento á sus respectivos ayuntamientos, 
y para no perder tiempo los impulsaron á reunirse todos en la cabecera del 
Distrito — entonces provincia — ^y ellos, unidos á las autoridades civiles, mi- 
litares y eclesiásticas, y á los vecinos capitalistas y hacendados de mas con- 
sideración, compusieron una junta general que pronunció solemnemente su 
voluntad de unirse á Yucatán^ acordando esta unión por una acta firma- 
da en 31 de Marzo del año 23, por sesenta individuos, y proclamada por 
el pueblo, en la cual se expresan los motivos de conveniencia é interés ge- 
neral en que se apoya su acuerdo, etc. 

6? Como no era del agrado de Guatemala, ya constituida en república, 
la resolución libre y soberana del Peten -Itzá, abusó de la debilidad y pe- 
quenez de este pueblo, digno sin duda alguna de mejor suerte, perdido co- 
mo está en la inmensidad de las florestas tropicales, de las montañas, lagunas 
y ríos desconocidos, lugares amenos y prodigiosamente accidentados, tan 
vírgenes como hermosos y fértiles. Guatemala hizo punto omiso de las de- 
claraciones del Peten, encarpetó la voluntad de un pueblo y se propuso su- 
jetarle, tratándole como á una colonia suya, aun cuando en lo eclesiástico 
siguiese perteneciendo como siempre habia pertenecido á Yucatán,' y por 
consiguiente á la metrópoli de México. 

7? No por esto dejó de protestar el pueblo de Peten, pues envió procu- 
radores á Yucatán y á México, situándolos especialmente en la capital de 
la Bepública, en Mérida, capital del Estado de Yucatán, y en Campeche, 
cabecera del entonces Distrito, con quien sostenía mas íntimas relaciones 
de unión y comercio, siendo notabilísimo un documento fechado en la villa 
del Peten á i? de Diciembre de 1828^ cuyo solo título es toda una pro- 
testa y el resumen mas completo de cuanto llevamos asentado, pues se inti- 
tula: «Manifiesto de la justicia y derecho que el Distrito de Peten -Itzá 
tiene para la reivindicación que ha pretendido y reitera de su agregación 
al Estado de Yucatán, á que pertenecía en lo civil y eclesiástico, y por un 
despojo arbitrario fué agregado al reino de Guatemala en lo primero, per- 
maneciendo únicamente en lo segundo. » Este importantísimo documento, 
que suscrito bajo el rubro de Los procuradores itzalanos por treinta per- 
sonas autorizadas, fué remitido al gobierno mexicano, imprimióse en la ciu- 



Digitized by VjOOQIC 



252 SOCIEDAD MEXICANA 

dad de Campeche por José M. Corrales, año de 1829. Poseemos un raro 
ejeiúplar en las colecciones de nuestro Museo Yucateco, y paede ser qnc 
el original se encuentre en los archivos de México, donde deberían encon- 
trarse otros documentos respecto de este asunto, y entre ellos un « Expe- 
diente instruido sobre la unión del Peten á Yucatán, d y unos ocursos ó 
manifiestos, etc., hechos por los procuradores allá enviados por parte del 
Peten, en que creemos que pudo haber servido un Sr. Fajardo, vicario que 
fué del mismo Peten, y que hizo viaje á México desde aquellas remotas 
montañas, por asuntos públicos, según testimonio que repetidas ocasiones 
escuchamos del Sr. Dr. D. Tomás D. Quintana, hermano que fué del céle- 
bre yucateco D. Andrés Quintana Boo, que fué ministro. 

8? ¿Quién á vista de estas pruebas podrá dudar del mutuo derecho que 
el Peten -Itzá y la península de Yucatán tienen de pertenecerse entre si 
en la confederación mexicana? ¿Quién podrá dudar, en vista de nuestra 
historia so'dal y política, de la obvia solución que corresponde á esta gra- 
ve cuestión de derecho internacional entre México y Guatemala? 

Por esto hemos tomado con gusto la pluma para hacer estas someras, pe- 
ro demasiado expresivas por sí é importantes apuntaciones, de que depen- 
derá el buen arreglo de las operaciones diplomáticas entre dos naciones her- 
manas; apuntaciones de que hacemos especial dedicatoria á la R, Sociedad 
Mexicana de Geografía^ Estadística é Historia^ como una humilde ta- 
rea con que tiene la honra de cooperar con ella en sus nobles labores, el 
menos digno de sus miembros. 

Cbescencio Carrillo y Ancona, 

PrwMtero. 

MérldA. SeUembre de 1874. 



CotUa, Noviembre 30 de 1874. 

Sr. Lie. D. Ignacio M. AltamiraD(r. — México. — May señor mío y amigo que apre- 
cio: — La afectuosa simpatía que yo he tenido por vd., ahora ba crecido un quinientos 
por ciento; porque vd., patriota de corazón y ix)8itivamente progresista, no desperdicia 
la ocasión para aprovecharla en bien de su país. He leido en el folletín del FederalUta 
un remitido de va., en que se ve el empeño que ba tomado para que se pidan copias de 
la ** Flora Mexicana inédita'* á España, ahora que está allá el general Corona. 

Sepa vd. que el pensamiento de pedir esas copias hace tiempo que lo tengo, y ahora 
ya yo también iba á escribir al general Corona con ese mismo objeto, seguro de lograr- 
lo, por ser este señor persona que he tratado desde pequeño, y con su familia toda he- 
mos llevado intimas relaciones, y ahora ha tenido la urbanidaa de escribirnos desde Es- 
paña ofreciéndonos su empleo de ultramar, y esto me había estimulado á abusar del 
ofrecimiento por tratarse oe un asunto que debe ser de provecho público, y comprome- 
tiéndome á cubrir los gastos; pero ya que vd. ha tomado el negocio tan á pechos y con 
todas las probabilidades de buen éxito, le suplico no quite el dedo del renglón, pues si 
el tesoro público no estuviese solventa de pronto, creo que no faltarán otras p^souas 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 253 

qoe, eomo yo, ayudemos loa impulsos de vd. y del gobierno, contribuyendo con algo 
pai*a este gasto, de tanta importancia, para el que, si necesario fuere, ofrezco situar en 
México cincuenta pesos ; el caso es que el negocio no se quede en problema. 

Tengo tanto mas empeño por la venida de esa copia, que mucho me debe servir para 
extender y adicionar otra obra por el mismo orden de la Flora Mexicana Inédita que 
he formado, intitiüada ** Las pUinUu medicinales de México, '^ fruto de veinte años de 
investigaciones y trabajo, en que me he ocupado desde que salí de mi país natal Guada- 
lajara, y resido entre estas montañas donde he tenido ocasión de estumar las produccio- 
nes delpaís. 

La itora Mexicana Inédita debe de ser una obra muy útil é interesante, por la ex- 
pedición facultativa que vino de España á reconocer y estudiar las producciones de este 
suelo; anduvo trabajando asiduamente por espacio de cinco años, y recorriendo las re- 
giones que eran mas á propósito para sus investigaciones, distinguiéndose entre los co- 
minonados el filántropo D. Juan del Castillo, que murió el dia 26 de Julio de 1793, 
dejando un legado de 4,000 pesos para la impresión de dicha Flora Mexicana, 

A propósito de plantas medidnales del país, he visto en alguno de los periódicos de 
México que se ha desarrollado el tifo en esa ciudad. Yo remití al Sr. Vigil, mi paisano, 
un articulo sobre el Tianguis pepeüaf planta muy eficaz contra esta terrible enferme- 
dad, el que insertó en el Siglo XIX; pero como en esa clase de publicaciones se pier- 
den esta clase de escritos, y pocos pueden conocerlos y conservarlos, quedando así se- 
pultados en el polvo del olvido, lo he separado del periódico y se lo adjunto á vd. para 
aue, si lo ju^ga conveniente, se empeñe en que. se reproduzca en el Boletín de la Sociedad 
oe Geografía. La eficacia febrífuga de la planta me consta por rdterados experimentos. 

Estoy preparándome para salir de un dia á otro para Tancítaro á estudiar la geolo- 
gía de una gruta que se ha descubierto en esos puntos, para descolgarme después á 
Apatzingan, proseguir á Coalcoman y luego al litoral á estudiar por ese lado las pro- 
ducciones, cuyo resultado de mi expedición ya lo comunicaré á vd. oportunamente; 
pero antes recibirá vd. los manuscritos que le t^ngo anunciados de nu viaje á Urua- 
pan, y la topografía del mal de San Lázaro en el psSs. 

Apreciaré que se mantenga vd. con la salud que le desea su afectísimo servidor y 
amigo que lo aprecia mucho. 

Cbbscencio García. 



EL TIAÍTGMJIS PEPETLA. 




L inmortal Hipócrates, que parece que habló por inspiración divi- 
na como los profetas, dijo: a Junto á la enfermedad siempre está 
el remedio. » En efecto, habiéndose extendido la fiebre por todo el 
mundo desde tiempo inmemorial, la Providencia esparció también 
por todo el globo los vegetales con que el hombre combatiera tan mortífe- 
ro enemigo, que llenó de luto y desolación á los pueblos de la antigüedad, 
que aterrorizados, y atribuyendo su causa al enojo de los dioses, ó al ma- 
ligno influjo de los astros, la adoraron como á diosa, y la consagraron tem- 
plos para que, obsequiada con sus cultos, tuviera compasión de sus mise- 
rables cuerpos. 

Al mismo tiempo que la fiebre invadía el Asia y la Europa, no hay duda 
que también se presentaba en el Nuevo Mando desde antes de la conquista, 
siendo conocida la epidemia con el nombre de cocolütle^ pues según refie- 
re el cronista Herrera, en tiempo del primer virey de México, D. Antonio 



Digitized by VjOOQIC 



254 SOCIEDAD MEXICANA 

de Mendoza, hizo grandes estragos en la capital cierta fiebre con pintas en 
la piel, y que se extendió por todas las provincias y pueblos de la Nneva- 
España, cuya noticia es análoga á la que da Fracastor y Petronio, de la 
aparición de la fiebre en Chipre y ciudades vecinas, de donde en 1530 so 
comunicó á Italia. 

Los mexicanos, según se refiere, sanaron entonces á muchos soldados es- 
pañoles, dándoles por bebida el cocimiento de la planta llamada huachichitl 
(loeselia coccioea) y la raíz de otra planta muy semejante á la verdolaga, 
cuya última no pudo haber sido otra que la que denominamos Tianguis 
jpepetla^ y que emplean los indios de la Tierra caliente y los rancheros en 
la curación de los tabardillos^ sarampión y viruelas, y cuyo modo de me- 
dicinar les viene por tradición. 

Habiéndose ocupado muy poco los médicos del país de esta planta, de 
que solamente he visto hacer mención & Venegas en su medicina prácti- 
ca^ y const&ndome por reiterados experimentos sus buenos efectos en el 
tratamiento de las tifoideas y tifus feher^ me propongo llamar la atención 
de los prácticos mexicanos, ya que hemos llegado & una época de positivo 
progreso, en que se nota el empeño por adelantar y utilizar nuestras pro- 
ducciones naturales, pues de ello veo muestras no solamente en los eminen- 
tes maestros de la capital de la República, sino también en los aprovechados 
discípulos, que tan bien saben corresponder á los afanes de sus directores, 
como evidentemente lo comprueban las producciones de los alumnos de la 
Escuela de Medicina, según he visto en la « Tesis sohre el trabamiento 
'del tifoji que leyó el Sr. D. Felipe Martinez en su examen de recepción; 
opúsculo que revela, además de una profunda instrucción, un talento es- 
clarecido y suma aplicación del autor. Esa lectura precisamente me sugi- 
rió la idea de escribir el presente artículo, que á pesar de que quedará muy 
abajo de dicho opúsculo, podrá servir de algo en los hospitales, ya sea aso- 
ciándole al método basado en las indicaciones de Graves, ya al método eva- 
cuante de Larroque, moderadamente empleado, lo mismo que puede em- 
plearse en el tratamiento del sarampión, la escarlatina, la viruela, etc. 

La planta de que me vengo ocupando, parece á la simple vista un vegetal 
despreciable é inútil y hasta embarazoso, porque cubre espesamente algu- 
nas veces los empedrados de las calles de los pueblos de poco tránsito y los 
terrenos de cultivo*; por todas partes toca los pies del hombre como para 
recordarle que allí está, puesto que con frecuencia le ha de necesitar. 

Sin embargo de ser tan común el Tianguis en toda la República, rese- 
ñaré ligeramente sus principales caracteres botánicos. 

Planta vivacea de las paronichias; raíz fusiforme del grosor hasta de dos 
centímetros en los climas cálidos; color pardo oscuro al exterior y blanco 
al interior; tallo rastrero, nudoso y frecuentemente radicante en la mayor 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTABISTIOA S55 

parte de los nudos; liojas ovales elípticas, con peciolo muy corto, opuestas 
y fociculadas, con estípulas; flores pequeñas, escamiformes, axilares; péta- 
los cinco, estambres igualmente cinco; firuto cápenla vivalva, con un grano 
en cada celdilla casi microscópico. 

Sinonimia* — Tianguis pepetla en la mayor parte de la República ; Tu- 
min jatznira (como á modo de dinero) en tarasco. En latin, lUceebrum 
paronychia. Aug St-Hil; Hemiaria glabra Lin; ¿Paronycbia radi- 
cans? García. 

Pbofiedades químicas. — Señales muy marcadas de tanino; mucílago 
y una corta cantidad de azúcar y sales calizas, son los vestigios que be po- 
dido notar, de que se compone la raíz de esta paronycbia. 

Elección t becoleccion. — Algunas personas cogen solamente los ta- 
llos y las bojas de esta planta para preparar las bebidas febrífugas; pero 
estas partes, no teniendo jugo, quizá tocan al extremo de inertes, y por eso 
no les ban dado el resultada La raíz es la única parte de la planta que se 
debe elegir para la medicación, por ser la mas jugosa y que tiene depositados 
sm duda todos los principios activos, principalmente en el verano, cuando 
part« exteriores del vegetal están secas y solamente la raíz vivacea exis- 
te al abrigo de la tierra pronta para soltar pimpollos al contacto de la bu- 
medad. 

Siguiendo las reglas de colección para las plantas vivaceas, se debe siem- 
pre escoger las raíces mas gruesas, que son las propias para el uso medicinal. 
Para esto se busca el suelo donde los tallos son mas rollizos y tupidos, y 
practicando un tajo, con pico mejor que con azadón, se sigue paralelamente 
con mucbo cuidado, para ir recogiendo las raíces que se van desprendien- 
do y quebrando los terrenos para descubrirlas. De este modo, en una vara 
cuadrada, en buen terreno, se puede recoger mas de una libra de raíces. 

Pbofiedades fisiolóqicas t medicinales. — La raíz del Tianguis 
ejerce una acción muy marcada sobre la sangre, tomando por vías electi- 
vas de eliminación los ríñones y la piel, pues aumenta notablemente la orina 
y el sudor. Sus efectos medicinales nos ponen de manifiesto que es un exce- 
lente eliminador de los miasmas fébricos que se ingieren en la sangre, ó que 
los neutraliza de un modo que no nos es dado conocer, pues parece que bajo 
su influencia es modificada favorablemente cuando se baila alterada por 
ellos, y favorece de este modo la confluencia de las erupciones tífodes, tí- 
ficas, y del sarampión y la viruela bácia la piel, en tanto que disminuye 
y nulifica- las infiltraciones de la mucosa intestinal ; por lo que se observa 
cierto grado de bienestar en los enfermos, que los conduce á una convale- 
cencia franca y pronta, pudiendo decirse que viene á ser un agente coad- 
yuvante de la vix natura medicatriz de Cullen, 6 movimientos saludables 
de la naturaleza de su predecesor Hoffman, según que este llamaba así á 



Digitized by VjOOQIC 



266 SOCIEDAD MEXICANA 

esos esfíierzos qne la naturaleza hace del centro á la circunferencia, para 
deshacerse de los agentes morbosos que perturban sus funciones. 

Si bien por un lado con el método evacuante administrado conveniente- 
mente en cada caso, se elimina una parte de los miasmas tíficos, y con la 
deplecion se facilita el movimiento de los fluidos, retenidos por la altera- 
ción del envenenamiento, y así se restablecen las secreciones y ecrecionos 
pervertidas, y con el uso del opio, el emético y el alcanfor, etc., ee comba- 
ten los desórdenes de inervación; por otra parte, con el uso de la raíz del 
Tianguis^ se elimina, 6 quizá también se neutraliza el miasma, pues no 
puede ponerse en duda que las raíces de esta vegetal contengan principios 
para descomponer el miasma. Las cosas mas comunes y baratas vienen á 
obrar & veces efectos admirables que antes no se bábian podido conseguir 
con las sustancias que se dicen enérgicas. 

Modo de administración. — Vulgarmente se hace beber á los febri- 
citantes una gran cantidad de tisana preparada con las raíces machacadas 
en crudo y restregadas en agua común, lo cual me parece un buen proce- 
dimiento, porque de ,este modo la sangre se mantiene siempre cargada de 
los principios activos del vegetal, y por lo mismo he formulado las tisanas 
para mis enfermos del modo siguiente : 

Tisana febrífuga simple. — Raíz de Tianguis pepetla^ una onza; 
agua hirviendo, una libra. Después de bien molidas las raices frescas, viér- 
tase sobre ellas el agua hirviendo, déjense reposar un rato, cuélense des- 
pués por presión, endúlcense con azúcar para dar á beber discrecionalmente. 

Bebida febrífuga nitrada. — Tisana supra dicha, una libra. Nitra- 
to de potasa, un gramo; jarabe de ácido tártrico, cuanto baste para tomarla 
dos veces al dia en los casos en que predominen los síntomas inflamatorios, 
abdominales y cerebrales. 

Bebida febrífuga amoniacal. — Tisana febrífuga simple, una libra; 
carbonato de amoniaco, un gramo; ácido de limón, cuanto baste; jarabe 
simple, el necesario á dar agradable sabor. 

De este modo se foiTma en la bebida el citrato de amoniaco, que es pre- 
ferible al citrato cristalizado. Esta bebida es conveniente en los casos en 
que &lta la erupción tifíal y la acción de la piel se halla suspensa. 

Tisana ioduro-amoniacal. — Tisana simple, una libra; ioduro de po- 
tasio, diez grados; cloruro amoniaco, cuarenta centigramos; jarabe simple 
cuanto baste. Ayuda la confluencia eruptiva de las fiebres tifoideas, y tam- 
bién produce excelentes efectos en la sífilis constitucional, síntomas tercia- 
rios, el reumatismo y las afecciones rebeldes de la pieLv 

C. García. 

CotUa, Abril de 1872. 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by VjOOQIC 







La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística 

fué establecida por ley del Congreso de la Vnion, promulgada en 28 de 
Abril de 1851. Celebra sus sesiones todos les sábados de seis á ocho de la 
noche, en el gran edificio situado en la calle de San Andrés núm. 11, y que 
se conoce con el nombre de üoí-pital de Terceros, donde tiene también su 
Biblioteca, Museo y Archivo?. 



El Boletiu de la Sociedad de Geografía y Estadística de 
LA República Mexicana es el órgano de la Corporación referida, y su 
colección forma ya diez y eeis grandes volúmenes, con nximerosas üustra- 
ciones y cartas. 

Se publicará cada mes una entrega de 64 páginas en 4? menor, de mag- 
nífico papel americano y bella impresión, y se acompañarán, cuando sea pre- 
ciso, cartas geográficas litografiadas con esmero en esta ciudad,'6 grabados 
que se mandarán hacer al extranjero. 

El tomo, á fin de ano, constará de 7G8 páginas. 

Como esta publicación es oficial y dirigida por la Sociedad de Geogra- 
fía con el objeto de impulsar y propagar los conocimientos sobre todas las 
materias que pueden servir á la prosperidad de México, se dará sumamente 
barata, para que pueda ser adquirida por toda clase de personas. Los socios 
la reciben gratis, debiendo sulo firmar en el libro correspondiente que les 
prcFcntará el repartidor al tiempo de hacerles la entrega del número. 



PRECIOS DE SUSCRICION. 

Por un añü § 6 00 

No se admite siiscricion por menos do un año, ni se venden números sueltos. 



PUNTOS DE SUSCRICION. 

LiBUrniA Mexicana, esquina de las calles del Refugio y de Lerdo, 
de Rosa y Bouret, San José el Real. 
,, Madrileña, Portal del Águila de Oro. 

de Aguilar y Oktiz, 1^ de Santo Dominico núm. 5. 





Digiti 



zedby Google 



'^AV^ 3 






boletín 



I SOCIEDAD BE GEOGMFlAHSTAIllSmi 



DE LA REPÚBLICA MEXICANA 



TERCERA ÉPOCA 

TOMO II 

CORRESPONDIENTE A LOS AÑOS DE 1874 Y 1875. 



Números B y 6. 



MÉXICO 



iMPJREIs^TA DE FllAXCISCO DÍAZ DE L.EON, 

Calls dk Leudo XirMKno 2. 



1875 ■' ■ ^^n§f 



g^'....-» '-"- - -^^-^--^^ 






Digiti 



zedby Google 



SUMARIO 



Actas covrespondientea á los meses de Enero á Marzo de 1875 p^gs- 257 á 277 

El Maguey, por el señor socio D. Gaspai- Sánchez Ochoa 278 

Límites de Chiapas y Soconusco con Guatemala - 292 

1772. — Informe del alcalde mayor D. Joaquín Prieto 302 

1800. —Informe del intendente D. Agustín Cuentas Sayas ^6 

1811.— Estadística de Soconusco 329 

1812. —Límites con la provincia de Totonicapam 336 

Año de 1599. —Medida del sitio de Santa Apolonia Montenegro 340 

1853.— El Exmo. Sr. Conde de la Cortina 344 

1853 y 1854. —Medidas de los agrimensores D. Francisco d« Paula Hobeloy 

D. Atanasio Muñoz - 345 

Nota núm. 10.— De la Legación mexicana en Guatemala Bobre límites entre 

1 estay México 351 

Descripción de un mamífero fósil de especie desconocida x>erteneciente al género 
"Glyptodon, " encontrado entre las capas post-terciariaa de Tequiaquiao, en 

el distrito de Zumpango 354 

Diferencia de meridianos entre México y Morelía, determinada por medio del te- 
légrafo - 368 

Carta importante del Sr. Guido Cora ■ 366 

Agencia comercial de México en París y sus dependencias 368 



Digitized by VjOOQIC 



DE [GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 257 

ACTAS 

GOSKESPONDIENTES A LOS MESES DE ENERO A MAKZO DE 1875. 



Acta Numero i. 

México, Enero 2 ele 1875. 

Presidencia del C. Ramírez (Ignacio), 

iUMteron lot toelot Amador, Aletrreea, Sablot, Barcena, BoffuOatotkl, Ckxreaoa, CwUáparo, Iíp9- 
tete, OwnUí y Cubat, Mendosa Sufemfo, Mendosa Gvmesindo, Manfred, Mañero, Otomco y Ber- 
rOt OniM CrmObal, PtmenUl, Jhietaf, Bamirez BamUago, dota, Urquidi, SSOrate Julio, y el teere- 
torio prknero que nueribe. 

Aprobada d acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones : 

Dd Ministerio de Relaciones exteriores, acompañando la traducción que 
el C. Ángel Núñes Ortega lia hecho del capítulo xn de la obra intitulada: 
«Meziko and die Mexikaner,» publicada en Darmstadt en 1862 por el Se- 
ñor Christian Sartorius. — Recibo dando gracias y que la traducción se in- 
SCTte en el Boletín, 

Dd Ministerio de Fomento, acusando recibo de la nota en que se le co- 
municó la renovación anual de cargos de la Sociedad. — Al archivo. 

Dd secretario dd Instituto Smitsoniano de Washington, avisando que 
remite un cajón de libros para la Sociedad y para otras varias sociedades 
científicas de México. — Contéstese que no se ha recibido. 

De la Sociedad científico-literaria de Campeche, participando su instala- 
ción y acompañando d proyecto de un plano dimatológico de la República 
mexicana. — Contéstese de enterado con satisfacción, y que d proyecto, ade- 
más de insertarse en d Boletín^ pase & la respectiva comisión para que emi- 
ta dictamen. 

De la Sociedad Médico-fkrmacéutica de Puebla, participando su insta- 
lación. — Contéstesele felicitándola. 

Dd señor sodo D. Crescendo García, de Cotija, acompañando tres de los 
opúsculos que ha escrito y qué se intitulan: «Topografía del mal de San 

83 



Digitized by VjOOQIC 



258 sociedad: MEXICANA 

Lázaro en la República mexicaDa.» — <c Cosmoambnlancia por el rico Es- 
tado de Michoac&D. » — « Reflexiones médicas sobre las cansas de la Hiper- 
trofia y de los Aneurismas del corazón.» — Recibo dando gracias, y que 
estos importantes trabajos se inserten en el Boletín, 

Del señor socio D. JuKo Zarate, aceptando su nombramiento de tercer 
secretario déla Sociedad. — A su expediente. 

El señor presidente presentó al señor socio D. Eufemio Amador, quien 
concurría por primera vez á las sesiones, y quien leyó su discurso de inau- 
guración, que fué escuchado con interés. 

Se dio cuenta con el presupuesto de gastos de la Sociedad, correspon- 
diente al mes actual, y tomado en consideración fué aprobado. 

Se dio primera lecttrra & la postulación hecha & favor del Sr. Lie. D. José 
Rafael Alvarez para miembro honorario de la Sociedad, y tercera lectura 
á la del Sr. D. Francisco P. Vera, que fué i^robada, mandándosele exten- 
der el diploma correspondiente. 

Los Sres. D. Santiago Ramirez, D. Mariano Barcena, D. Manuel Orose- 
co y Berra, D. Antonio García y Cubas, D. Juan N. Cuatáparo, D. Fran- 
cisco Pimentel, D. Julio Zarate, D. Ignacio Ramirez y el que suscribe, 
presentaron la siguiente proposición, que fundada por el primero de dichos 
señores, fué aprobada. 

«Para honrar la memoria del ilustre sabio el ingeniero de minas D. H. 
Juan Burkart, miembro honorario de la Sociedad Mexicana de Geograña 
y Estadística, muerto últimamente en Alemania, esta Sociedad le consagra- 
rá su primera sesión del mes de Mayo, en la que se pronunciará el elogio 
fúnebre, para lo cual procederá la mesa, desde luego, á nombrar orador res- 
pectivo. » 

Para orador quedó nombrado el mencionado Sr. D. Santiago Ramirez. 

El Sr. Cuatáparo leyó una interesante Memoria, que fué escuchada con 
interés, intitulada: « Paleontología. Descripción de un mamífero fósil, 
de especie desconocida, perteneciente al género Glyptodon, encontrado en 
las capas pertenecientes de Tequisquiac, distrito de Zumpango. Estudio 
presentado á la Sociedad de Geografía y Estadística por sus socios hono- 
rarios los ingenieros de minas D. Juan N. Cuatáparo y D. Santiago Rami- 
rez, miembros de la comisión geológica del Estado de México.» — Se dieron 
las gracias á los autores de tan apreciable trabajo, y se acordó que este se 
mandara imprimir' desde luego, con el dibujo que le acompaña, sin perjui- 
cio de que mas adelante se inserte en el Boletín, 

El Sr. Pimentel dijo que por el último paquete recibió el nombramiento 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGBAFIA Y ESTADÍSTICA 259 

de delegado del Congreso internacional de americanistas, que tendrá lugar 
en Julio próximo, en Nancy ; que con ese carácter invitaba á la Sociedad 
para que tomara parte en dicho Congreso: hizo varias explicaciones relati- 
vas al asunto, y concluyó por presentar las siguientes proposiciones, que 
fueron aprobadas: 

(í 1? La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística excitará á todos 
sus miembros para que tomen la parte que les sea posible en el Congreso 
internacional de americanistas que tendrá lugar en el presente año en Nancy. 

«2? La misma Sociedad nombrará á su primer secretario para que la 
represente en dicho Congreso, acompañando al que suscribe, que asistirá 
á él como delegado en la República mexicana. 

<r 3! El referido primer secretario quedará encargado de pedir al gobier- 
ne una subvención para los gastos de viaje. » 

Con este motivo el Sr. Bablot propuso, y fué aprobado, que desde luego 
se autorizara á los Sres. Pimentel y Altamirano para que reunieran los li- 
bros, opúsculos y folletos que se hayan publicado en el país sobre las ma- 
terias que probablemente se han de estudiar en el Congreso de americanis- 
tas, y especialmente sobre los tres puntos que han de tratarse, y que para 
facilitar esa colección, se invite á los miembros de la Sociedad á que remitan 
á la secretaría los datos que posean sobre esos puntos, que se especificarán 
en la circular que se les dirija para que cooperen á los objetos que se pro- 
pone el Congreso referido. 

El Sr. Bamirez D. Santiago propuso, y también fué aprobado, que esta 
moción se publicara en los periódicos. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 2. 

México, Enero O de 1875. 

Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Atístieron lot tocto» Baranda Joaé Jifarfat Boffwlawtkt, Barcena, Cuatdparo, Careaga, CStimalpo- 
pocA, Amador^ Chauln^ Eptíetn^ CMmez I^xrada^ García y Cubas, Hauey, Mendoza OumeHndo, 
Oroxoo y Berra, Bivera Oombas, fibw, Urqufdi, y el teertíarlo primero qtte nucribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de lo siguiente: 
De una comunicación del C. Mimstro de Fomento, acompañando las tres 
cartas geográficas que le remitió el ciudadano gefe político del cantón de Y e- 



Digitized by VjOOQIC 



260 SOCIEDAD MEXICANA 

raoruz y que envía de Paris & eeta Sociedad el señor capitán Niox, recomen- 
dando que, si no tiene inconveniente esta Sociedad, ponga á disposición de 
esa secretaría un ejemplar de dichas cartas. — Contéstese enviándola. 

Del C. Ministro de Relaciones exteriores, acusando recibo de la nota en 
que se le comunicó el resultado de la renovación de los funcionarios de esta 
Sociedad para el presente año. — A su expediente. 

Del C. Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de 
gastos de esta Sociedad para el presente mes. — Comuniqúese al C. tesorero. 

Dd C. Ministro de Hacienda, participando haber quedado enterado por 
la nota que se le dirigió, del resultado de la elección de funcionarios de esta 
Sociedad para el presente año. — A su expediente. 

De la Sociedad Minera mexicana, comunicando el resultado de la elec- 
ción de su junta directiva para el presenta año. — Contéstese de enterado 
con satisfacción. 

Del ciudadano gobernador del Estado de Hidalgo, participando haber 
quedado enterado por la comunicación que esta Sociedad le dirigió, del re- 
sultado de la renovación de los funcionarios de esta Sociedad para el pre- 
sente año. — A su expediente. 

Del Sr D. Eduardo L. Gallo, acompañando dos ejemplares de las entre- 
gas l! y 2^ de la «Historia del Ferrocarril Mexicano,» así como dos tomos 
I y II de la obra intitulada : « Hombres ilustres mexicanos, » que está publi- 
cando, y en que ofrece seguir remitiendo ambas obras, conforme se vayan 
dando & luz. — Contéstese dando gracias. 

Del señor socio D. Vicente E. Mañero, ofreciendo una copia del dibujo 
de un mastodonte que estuvo en el Museo, para agregarlo á la memoria que 
presentaron los Sres. Bamirez y Cuatáparo; participando su nombramiento 
de secretario de la Sociedad de ingenieros para todo el presente año, y pi- 
diendo se envien á dicha Sociedad las publicaciones que esta tuviese á bien. 
— Contéstesele dándole gracias por su obsequio, y que se le envien las pu- 
blicaciones de la Sociedad. 

De una obra intitulada: ce Beport of the Commissioner of Education for 
the year 1873,» que envian de Washington á esta Sociedad; de otra pu- 
blicación que lleva el título de « Tipographic Advertiser » que se remite de 
Filadelfía; de un número del Boletín de la Sociedad de Geografía de Pa- 
rís, correspondiente al mes de Abril del año pasado; de dos ejemplares del 
Boletín de la Sociedad de Aclimatación de Paris, correspondiente á la ter- 
cera serie, y de otra publicación: ccCirculars of Informations of the Bu- 
rean of the Education,» enviada de Washington. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 261 

Se dio primera lectura á la postulación hecha para miembro honorario 
de la Sociedad en favor del Sr. D. Eduardo L. Gallo, y segunda á la del 
Sr. D. Eafael Alvarez. 

El Sr. Hassey tomó la palabra para relatar brevemente la ascensión al 
Pico de Drizaba hecha por los Sres. Scheibe, Eatzel y Casca el 20 de Di- 
ciembre del año pasado. Con este motivo presentó unos apuntes que habia 
formado con arreglo á los informes que le dieron los expresados señores. 

El que gUBcribe dijo que habia escrito á las autoridades de ese distrito 
para que se dieran á estos señores los auxilios que necesitasen. 

Se nombró una comisión para pedir al gobierno los recursos necesarios 
para enviar una comisión al volcán de Jorullo con el objeto de hacer un es- 
tudio de él, y se lavantó la sesión. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 3. 

México, Enero 16 de 1875. 

Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

jlsUUeron lot todoi Amador^ Alvarez, Barcatda Joié Marías Barcena, Careaga, Quustn, Qartía 
y Cuba», Oámez Parada, Mamara, Orozeo y Berra, Frieto Manua, Word JPoole, Eivera Oomíbas, 
UrqtOdi, XOraU Julio, y el tecretarto primero que auacribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se di<5 cuenta de lo siguiente : 

De las comunicaciones de los ciudadanos Ministro de Gobernación y go- 
bernadores de los Estados de Guanajuato, San Luis Potosí, Querétaro, Mo- 
relos, Puebla, México y Tlaxcala, acusando recibo de la nota en que se les 
participó el resultado de la elección de los funcionarios de esta Sociedad 
para el predente aSo. — A sus expedientes. 

De otra comunicación de la Sociedad Geográfica Comercial de Burdeos, 
participando su instalación en dicha ciudad. — Remítasele en contestación 
el Boletín de la Sociedad, y que luego se le envíen las noticias que pide. 

De una nota de la Junta auxiliar de San Luis Potosí, participando el 
resultado de la elección de sus funcionarios para el presente. — Contéstese 
de enterado con satisfacción. 

De las publicaciones intituladas : « Realidad del equilibrio Hispano Ame- 
ricano i» que remiten de Lima, y «Repertorio Jalisciense de Medicina y Ci- 
mjíaj» que envían de Guadalajara. 



Digitized by VjOOQIC 



262 SOCIEDAD MEXICANA 

Se dio segunda lectura á la postulación para miembro honorario de la 

Sociedad, hecha & favor del Sr. D. Eduardo L. Gallo; fué aprobada la del 

señor capitán Niox para miembro corresponsal de la misma, y se levanto 

la sesión. 

Ignacio M. AIíTAMibano. 



Acta Numero 4. 



México, Bnero 23 de 1870. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

AiísUeron U» tocto* Alvarez, Boguálawtki^ Baranda José Matia, Barcena^ Oaataoa^ Cft<uiia, J^- 
íeín, Mañero, Orotco y Berra, PoU», Pimmtel, Prieto OttiUermo, Ward Foole^ Bivera Ctunbat, 
Samlres Santiago , Sota, ürquUU, ZThinfc, y tí. ieeretario primero que stucribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del C. Ministro de Fomento, acusando recibo de la Carta geográfica en- 
viada á esta Sociedad por el señor capitán Niox, y que se le remitió á pedi- 
mento suyo. — Al archivo. 

De los ciudadanos gobernadores de los Estados de Zacatecas, y de Oa- 
saca, diciendo haber quedado impuestos, por la nota que se les dirigió, del 
resultado de la elección de funcionarios de esta Sociedad para el presente 
afio. — Al archivo. 

Del Sr. Brackel-Welda, de Guanajuato, acompañando una colección de 
los números de La República^ que contiene sus ((Apuntes Oroplásticos y 
Orogenéticos.» — Contéstese dando gracias. 

Del señor socio D. Domingo S. Bezares, de Chiapas, acompañando unos 
apuntamientos geográficos de ese Estado. — Contéstesele dando gradas. 

De un ff Registro de las observaciones meteorológicas practicadas en San 
Juan E. Michapam, Estado de Veracruz, cantón de Acayucam,» que re- 
mite el señor socio D. M. M. Chazare. — Contéstesele dando gracias. 

Se leyó la Memoria del Sr. Mañero, que acompaña el plano correspon- 
diente sobre los caños que traen las aguas á la Capital. — Recibo dando gra- 
cias, y que se inserte en el Boletín, 

Se dio tercera lectura á la postulación para miembro honorario de la So- 
ciedad, hecha en favor del Sr. D. Eduardo L. Gallo. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 263 

El Sr. Bognplawski presentó una lista de las Sociedades de Geografía 
existentes & mediados del año de 1874, y otra de las publicaciones geográ- 
ficas y mapas hasta 1873. 

El Sr. Ramirez Santiago manifestó d la Sociedad que, entre las diversas 
cuestiones qne habia tenido ocasión de estudiar en Zumpango, á cuyo dis- 
trito habia ido á practicar unos trabajos conducentes & la formación de la 
Carta Oeológica del Estado de México, habia llamado muy particularmente 
su atención la relativa al desagüe del valle de México. Con este motivo hizo 
una reseña de la obra, de su utilidad y de la necesidad imperiosa de con- 
tinuarla; demostró con datos recogidos sobré el terreno, los inconvenientes 
que se han originado de su paralización, y excitó á la Sociedad para que, 
tomando en consideración sus reflexiones, dictase una providencia que pu- 
siese el remedio á los males señalados y otros igualmente graves, en obse- 
quio de la brevedad omitidos. 

Los señores presidente, Guillermo Prieto y Orozco y Berra, hablaron 
sobre este particular; y aplazando la discusión para la próxima sesión, se 
levantó esta. 

Ignacio M. Altamibano. 



Acta Numero 5. 



México, Enero 30 de 1875. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Xtistltronloi tocios Barcena, ChasHn, Cfuatáparo, Epsteint Oovantes, Qaarcta TtíétforOfOómex JPa- 
rada, Mcmtro, Manfred, Oroeeo y Berra, Orosco Ricardo, Prieto Manuel, Beyet Vicente, Rivera 

Oaim!baa,Bamfrez Santiago, Urqxiidi, Word I'oole, y el tecretario primero que nueribe, 

* 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

De los ciudadanos gobernadores de los Estados de Ooahuila, Nuevo - 
León, Aguascalientes, Colima y Durango, acusando recibo de la que se les 
dirigió participando el resultado de la elección de los funcionarios de esta 
Sociedad para el presente año. — Al archivo. 

Del Sr. D. José Escriba de Bomaní, acusando recibo de su nombramien- 
to de socio corresponsal de esta Sociedad. — Al archivo. 



Digitized by VjOOQIC 



264 SOQEDAD MEXICANA 

Del Sr. D. J. Bar&Dda, de Campeche, acompafiando dos ejemplares de 
las memorias de las secretarías de gobernación, hacienda, gnerra, y guardia 
nacional del gobierno de ese Estado. 

Peí señor secretario de la Academia Beal de Ciencias de Bélgica, sapli- 
cando abra una suscricion esta Sociedad, para contribuir al monumento que 
quieren elevar en esa nación á la memoria de M. A. de Quetdet. — Que se 
publique. 

Se did cuenta del presupuesto de gastos de la Sociedad, correspondiente 
al mes de Febrero próximo, y tomado en consideración fué aprobado. 

De una comunicación dirigida al señor presidente, en la que por su con- 
ducto el señor yicealmirante Bonciére de la Noury, presidente de la So- 
ciedad de Geografía y Estadística de Paris, invita & la Sociedad para to- 
mar parte en el Congreso Internacional de Ciencias Geográficas que se 
reunirá en la capital de Francia el 31 de Marzo de este afih), para cuyo efecto 
acompaña los documentos respectivos. 

Con este motivo el Sr. D. Santiago Bamirez recordó que la Sociedad 
habia aprobado una proposición relativa & este asunto, en virtud de la cual 
se babia abierto un dictamen, cuya discusión quedó pendiente en la seáon 
del 14 de Noviembre, y aplazada basta que la Sociedad recibiera la invi- 
tación directa y oficial, que creia deber esperar para tomar parte en el men- 
cionado Congreso; y que habiéndose ya recibido dicha invitación y además 
los documentos respectivos, entre los cuales veia un número competente de 
billetes de suscricion, pedia á la mesa que sé sirviera disponer continuara 
la discusión sobre el referido dictamen. 

Aceptada esta discusión por la mesa, se dio como trámite al documento 
que acababa de leerse, y después de una discusión en que tomaron parte 
los Sres. vicepresidente Bamirez, Bamirez Santiago, Bivera, Orozoo Ricar- 
do, García, Chassin, G-ovantes y el que habla, resultaron aprobadas las ba- 
ses siguientes: 

1? La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística nombrará una co* 
misión científica que la represente, y represente á la Bepública Mexicana 
en el Congreso Internacional de Ciencias Geográficas que debe reunirse en 
Paris el dia 31 de Marzo del próximo año de 1875. 

2^ Esta comisión se formará de siete individuos, correspondiendo 6 uno 
por cada grupo de los en que están divididas las cuestiones propuestas en 
el programa respectivo. 

3^ Los miembros de esta comisión ingresarán al Congreso con el carác- 
ter de miembros de la primera dase, para lo cual la secretaría, al infonnar 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESÍIADISTICA 265 

á la comisaría general de París, hará la remisidh do I09 350 francos que 
importa I9 cuotizacion correspondiente. 

4*^ A cada uno de los miembros de la comisión se le asigna para hono- 
rarios y gastos de viaje, la cantidad de tres mil pesos, además de la cuota 
de que habla el artículo anterior. 

5? Se nombra una comisión especial que se acerqué al señor Presidente 
de la República, para solicitar los fondos necesarios, á fin de que estas ba- 
ses tengan su cumplimiento, y para recoger del Gobierno las cartas y docu- 
mentos convenientes que puedan extenderse. 

En virtud de la última, se nombró para formar la comisión á que se re- 
fiere, á los Sres. Ramírez L, Zarate J., Alvarez J.I. y Alcérreca, y habiendo 
' suplicado el Sr. Ramírez se le excusase de esta comisión por las razones 
que expuso, se nombró en su lugar al Sr. Lobato. 

A propuesta de los Sres. Ramírez I. y García Cubas, se aplazó el nom- 
bramiento de la comisión de que habla la base 1% para la próxima sesión, 
en que se tuviere la resolución del señor Presidente, que diere á conocer 
á la Sociedad los recursos con que contaba, acordándose que si dicha re- 
solución era favorable, se citase á una sesión extraordinaria, en atención á 
lo avanzado del tiempo. 

Se puso á discusión el nombramiento de una comisión, que resultó com- 
puesta de los Sres. Zarate Julio, Alcérreca, Lobato, García y Cubas y Al- 
varez, para pedir al Gobierno los recursos necesarios para los gastos de los 
representante que esta Sociedad piensa mandar al Congreso Internacional 
de Geógrafos que se va á reunir en París, quedando aplazado el nombra- 
miento de aquellos. 

Se dio cuenta con las siguientes publicaciones : « Cosmos » de Guido Cora, 
correspondiente al 2? volumen de 1874. Boletín de la Sociedad Geográfica 
de París, de Setiembre de 1874. — Periódico de Geografía en holandés, de 
N. U. Posthumus. Amsterdan, 1874. — Repertorio Jaliseiense de Medicina 
y Cirujía prácticas, núm. 7 del tomo 1", Enero de 1875. Noticias hidro- 
gráficas del Almirantazgo alemán, correspondientes á Diciembre de 1874, 
publicadas en Berlin. — Publicación bimestral del círculo italiano de Turin, 
correspondiente al 2? bimestre de 1874. 

El Sr. Mañero presentó un plano de las aguas que ocupan el Valle de 
México, por el cual se le dieron las gracias. Se levantó la sesión. 

Ignacio M. Altamibano. 



¡» 



Digitized by VjOOQIC 



266 SOCIEDAD MEXICANA 



Acta Numero 6. 

México, Febrero 6 de 1875. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Atitíieron los tociOB Alvarez^ Baranda JoU Mafias Báreene^ Bogutíatotíei, BalbonUnt Oareaoa 
CuaUtparo, (Mmalpopoca^ OovarUeSt Lobato^ Mcndiondo, Orozeo SieardOt BamüreM SanOaoo 
Rivera. Qxmbatt Ward Poole, y el secretario primero que iuseribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes <9o- 
municaciones: 

Del C. Manuel G. Serrano, contestando la comunicación que esta Socie- 
dad le dirigió nombrándole su socio corresponsal en Aguascalientes, y por 
lo cual le da las gracias. — Al archivo. 

De los ciudadanos gobernadores de Tamaulipas y Chiapas, contestando 
el aviso que se les dio de la elección de funcionarios de esta Sociedad pa- 
ra el presente ano. — Al archivo. 

De una nota de la Administración- de Correos de Lisboa, avisando que 
existe allí una carta para esta Sociedad. — Que la Secretaría cuide de man- 
darla franquear, valiéndose para ello del conducto mas á propósito. 

Los Sres. Lobato y Alvarez José Justo informaron á la Sociedad sobre 
el resultado de la comisión que se les confió para que se acercaran al Go- 
bierno á fin de conseguir recursos para la ida de una comisión de esta So-- 
ciedad al Congreso internacional de geógrafos de Paris, que debe celebrarse 
en el mes de Marzo próximo. 

Los referidos señores manifestaron que tanto el ciudadano presidente de 
la Repdblica, como el ciudadano Ministro de Fomento, enterados que fue- 
ron de su comisión, les contestaron que por estar destinadas ya todas las par- 
tidas del presupuesto, no podian dbponer de los fondos que se solicitaban, 
tanto mas, cuanto que el afio fiscal estaba para concluir. Que en tal con- 
cepto sentían no acceder & lo solicitado por la Sociedad. 

El Sr. Bamirez D. Santiago hizo algunas observaciones que le ocurrie- 
ron sobre tal resolución. El señor presidente dio las gracias á la comisión, 
é indicó los términos en que se habia de contestar la nota de la Sociedad 
de Geografía de Paris, los que fueron aprobados, y se levantó la sesión. 

IGKACIO M. Altamibano. 



Digitized by VjOÓQiC 



DE GEOGBAFU Y ESTADISHCA 267 



Acta Numero 7. 



México, Febrero 13 de 1875. 

PRESIDENaA DEL C. RAMÍREZ (IgNACIO). 

Atiatíeron lo* aocíoi Alvarez, Baranda JoU Marta, Barcena, Careaga, Cuatdparo, Mañero, Mari- 
fredj Oroxco Btcardo, Eamirez BaiMago, JMvera Obmftat, y el teeretarto primero que tuteribe. 

.Aprobada el acia de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones. 

Dd ciudadano gobernador del Estado de Tabasco, acusando recibo de la 
nota en que se le participó la renoyacion anual de funcionarios de la So- 
ciedad. — Al archivo. 

De la Sociedad científica, artística y literaria del cr Porvenir,» participan- 
do 8u instalación y acompañando un ejemplar de su reglamento, y cuatro dd 
periódico que publica, intitulado: El Estudio, — Bedbo dando gracias y 
fdicitándola. 

Quedaron aprobadas las postulaciones para miembros honorarios de la So- 
ciedad, hechas & favor de los Sres. D. Eduardo L. Gallo y D. Alberto Sam- 
SOD, y se acordó que se les expidiesen los diplomas correspondientes. 

El Sr. D. Santiago Eamirez leyó una interesante memoria que ha escrito 
y que se intitula: a Hipótesis geognóstica sobre la distribución de los me- 
tales preciosos en sus criaderos. » — Se le dieron las gracias y se acordó que 
este trabajo, que fué escuchado con interés, se insertase en uno délos pró- 
ximos números del Boletín. 

El que suscribe participó la sentida muerte del Sr. D. Eafael Duran, so- 
cio de los mas laboriosos, y que deja en recuerdo & la Sodedad, entre otros 
trabajos, varios números que había publicado dd Diccionario Geográfico, 
estadístico 6 histórico de h República, y sus Vías generales^ que se hallan 
pendientes de publicación, en espera de lo que resuelva el Supremo Gobierno 
sobre los recursos que al efecto se le pidieron desde Noviembre de 1873. 
La Sodedad escuchó con profundo pesar la noticia, y acordó que para hon- 
rar la memoria del finado hasta donde se lo permiten sus recursos, se nom- 
brasen dos oomidones, una compuesta dd Sr. general D. José Justo Al varez 
para dar d pésame & la familia Duran, y otra del Sr. D. Manuel Rivera 
Gambas para que, reuniendo las datos necesarios escriba la biografía de di- 
cho sodo, & fin de que se inserte inmediatamente en d Boletín, 



Digitized by VjOOQIC 



268 SOCIEDAD MEXICANA 

El Sr. Ramírez D. Santiago devolvió el cuaderno que ee le habia facili- 
tado, relativo á una sesión de la Sociedad geográfica rusa, en la cual se re- 
latan los pormenores ocurridos en ella para nombrar una comisión compuesta 
de varios de sus miembros, con el fin de que la representen en el congreso 
internacional de ciencias geográficas que se ha de reunir en Paria el 31 de 
Marzo próximo. Con este motivo bizo algunas observaciones aplicadas á Mé- 
xico, que también babia sido invitada j»or el mismo concurso, y leyó los pár- 
rafos mas conexionados con el asunto, los que se le encargó tradujera para 
insertarlos en el Boletín, 

En seguida propuso el Sr. Orozco D. Ricardo que se continuara la con- 
versación sobre el « Desagüe del Valle de México, » comenzada en una de 
las sesiones anteriores; pero como en la presente babian concurrido pocos 
socios, se acordó que se invitase á los demás para que se ocupasen del asunto 
en la del sábado próximo. 

Se ban recibido en la semana que boy termina los siguientes planos é im- 
presos; ffWar department. Corps of engineers. V. S.army. — Geograpbi- 
cal and geological explorations and surveys west of tbe 100*^ meridian.— 
Topograpbical Atlas. — Wheeler. 1873. Contiene siete planos. — «Boletin 
de la Sociedad de Geografía de Paris, correspondiente al mes de Octu- 
bre de 1874.» — El núiüero 52 de las «Noticias hidrográficas del Almi- 
rantazgo Alemán,» publicado en Berlin en Diciembre último. — El nú- 
mero 1? del tomo 2? de la Emulación^ periódico de la Sociedad médico- 
farmacéutica de Mérida de Yucatán. Enero de 1875. — El ndmero 17 del 
tomo 1? de la Alborada^ periódico de la Sociedad científico -literaria de 
Campeche, publicado en el mes de Enero último. — Los cuatro primeros nú- 
meros de (cEl Estudio,» periódico mensual y órgano de la Sociedad cien- 
tífica, artística y literaria de El Porvenir. — Comercio exterior de México. 
Balanzas comerciales de los puertos de la República Mexicana, correspon- 
dientes al año fiscal de 1871 á 1872. — Se acordó que se dieran las gradas 
á los remitentes y que los planos é impresos pasaran á la comisión de pu^ 
blicacionea periódicas, y se levantó la sesión. 

Ignacio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 269 



Acta Numero 8. 

Hézloo, Febrero 20 de 1875. 

Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

AtUtieron Im tocto» Alvctreg, Sablot, Biofflt minUtro Ucatano, Boffuslaiotki, Benekc^ Cúatdparo, 
Oooantet^ Oámea Farada^ OoUkowtkU Haney, Monaco^ Orozco y Berra^ Orozoo BUxardo, Prieto 
OuUlermo, Ptmeníel, BanUrez Scmliaoo^ Blvera y Mendoza^ Blvera Cámbaa, StMo, Samzont 2b- 
Uez, UrqtOdi^ Word Poole, Waaner, mfnUtro alemán; y el zecretarlo primero qae tuteribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes co- 
municaciones: 

Del C. Ministro de Fomento, devolviendo aprobado el presupuesto de 
gastos de la Sociedad, correspondiente al actual mes. — Trascríbase al ciu- 
dadano tesorero. 

De los ciudadanos gobernadores de los Estados de Campeche, Chihua- 
hua, Guerrero, Michoacán, Yucatán y Sinaloa, acusando recibo de la nota 
en que se les participó la renovación anual de funcionarios de la Sociedad. 
— Al archivo. 

Del Comisario general del Congreso Internacional de Ciencias geográficas 
de París, avisando que aquella reunión no tendrá ya lugar sino hasta el 1? de 
Agosto próximo, y la apertura de la exposición el 11 de Julio. Con motivo 
de esta lectura, dijo el Sr. Bamirez D. Santiago, que ya que la Sociedad geo' 
gráfica mexicana no podia ser representada en aquella reunión de sabios, por 
las razones que se conocen, seria conveniente que se enviaran á ella, como 
un presente, algunos objetos dignos de atención y de la cultura de México. 
Acogida favorablemente esta idea, se nombró una comisión compuesta del 
mismo Sr. Bamirez y del que suscribe, para que se ocupara de coleccionar 
y preparar dichos objetos, á fin de ser enviados en uno de los paquetes 
próximos. 

De la Beal Academia de Ciencias, de Letras y de Bellas Artes de Bélgica, 
acompañando la Serie de Boletines que ha publicado correspondiente á los 
años de 32, 33 y 34, su Anuario de 72 y 73 y otros varios opúsculos sobre 
eicocias que dio á luz en 1870. — Becibo dando gracias, y que dichas obras 
ingrceen á la biblioteca. 

De la misma Academia, acusando recibo de los números del 3 al 6 del 
tomo 1? de la tercera época del Boletín, — A su expediente. 

De la Sociedad americana de Geografia, «Instituto Cooper,» proponiendo 



Digitized by VjOOQIC 



270 SOCIEDAD MEXICANA 

entrar en relaciones con la nuestra y en un cambio recíproco en 6U8 trabajos 
y publicaciones. — Contéstese aceptando dicho cambio con la mejor volrai' 
tad, y remitiéndole los tomos que baya disponibles del Boletín. 

Del ministerio de gobierno, policía y obras piiblicas dd Peni en eu di- 
rección de Estadística, haciendo & la Sociedad la misma propuesta. — El 
propio trámite. 

De la Sra. Carolina E. G. O. Peale, de Filadelfía, acompaSando con una 
cortés dedicatoria la obra que recientemente publicó su finado esposo, in- 
titulado: «Spccimens of tbe Stooe Age of the Human Eace as coUected 
and arranged by Franklin Peale M. A. P. S. Philadelphia, 1873.» — Re- 
cibo dando expresivas gracias y que la obra ingrese á la biblioteca. 

Del ciudadano administrador de la- aduana marítima de Acapulco, acom- 
pañando, por encargo del señor socio D. Matías Homero, de Tapachula, una 
caja con muestras de las tierras que en Chiapas y Guerrero producen el ár- 
bol del bule, así como semillas y renuevos de él, para que la Sociedad mande 
hacer el correspondiente análisis. — Becibo dando gracias, reservándose d 
nombramiento de la comisión que ha de desempeñar ese trabajo, para la 
sesión próxima. 

De la Junta auxiliar de San Luis Potosí, acompañando dos estados de 
la acuñación habida en la casa de moneda de aquella capital el año pasado 
de 1874. — Recibo dando gracias y que los estados se inserten en el Boletín. 

Del señor socio D. Heory Ward Poole, comunicando algunas noticias 
sobre el paso de Venus por el disco del sol. — Recibo dando gracias. 

El señor vicepresidente presentó al señor socio D. Alberto Samson, quien 
concurría á las sesionáis por primera vez. 

Los Sres. D. Ignacio Ramirez, D. Manuel Orozco y Berra, D. Santiago 
Ramirez y el que suscribe, postularon para miembro honorario de la So- 
ciedad, al Sr. D. Julio Marcou, quien con dispensa de trámites, fué aprobado. 

El señor socio D. Vicente E. Mañero, presentó un plano sobre el desagüe 
indirecto del Valle de México. — Se le dieron las gracias por un trabajo tan 
apreciable, el que se mandó insertar en el Boletín. 

El Sr. Ramirez D. Santiago presentó la Carta que en unión de sus com- 
pañeros de comisión de la exploración geológica del Estado de México, ha- 
bla levantado en el primer distrito de dicho Estado. Como este importante 
trabajo sea del mayor interés para la ciencia, se acordó mandar sacar copia 
de él por cuenta de la Sociedad. 

El Sr. Orozco y Berra suplicó al citado Sr. Ramirez, se sirviera dar un 
informe sobre los estudios que tuvo que emprender para la formaciixi do 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 271 

dicha Carta, & cuya petición satisfizo haciendo una brillante explicación de 
sus exploraciones geológicas en el distrito de Zumpango, lo que dio lugar 
á que 86 entablase una discusión científica interesante entre los Sres. Oroz- 
co y Berra, Eamirez D. Ignacio, y Pimentel. 

La Secretaría participó haber recibido los tres cajones de libros que re- 
mite & la Sociedad el Instituto Smithsoniano de Washington, presentán- 
dolos todos á la vista con su respectivo catálogo; y después de ser exami- 
nados por los socios presentes con particular satisfacción, se acordó dar las 
debidas gracias al Instituto por un obsequio tan valioso. 

La misma Secretaría presentó los k Ligeros apuntes para la Estadística 
del Estado de Yeracruz, formados por el señor socio D. Antonio M. de Ri- 
vera y Mendoza, » y se acordó dar las debidas gracias al autor por tan im- 
portante trabajo, el que se pasó á la comisión respectiva para que se inser- 
tase en el Boletín, 

La misma Secretaría presentó el Boletín de la Sociedad de Geografía de 
Paria, correspondiente á Diciembre del año yóximo pasado, que acababa 
de recibir, y las noticias hidrográficas del Almirantazgo alemán, publicadas 
en Enero último en Berlín; y se acordó que ambas producciones se pasasen 
á las comisiones respectivas. 

No habiéndose podido tratar el desagüe del Yalle de México, á causa de 
los interesantes asuntos á qu« se ha tenido que dar preferencia, se citó á los 
señores socios para el sábado próximo, á fin de que en el mayor número 
posible, tomaran parte en la acordada discusión. 

• lONACio M. Altamirano. 



Acta Numero 9. 

México, Febrero 27 de 1875. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

AsUUfTcn tot aoeiM Alvarez, JBoffiulawnkt, Baranda Jo»t Marías BiagU Oareaga, JScanmeken^ 
Mendoaa Oumeiindo^ Mañero, Orozeo y Berra, OroMCo Bícardo, Olarte, PrUto Manuel, Bioera 
OtmíxUt Rivera y Mendosa^ TMez, Vrquidi, Word JPooU, y e{ ucretjario primero que iuterfbe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del C. Miifistro de Fomento, del Secretario de la Sociedad de Historia 
Natural y de los directores del Museo Nacional, de la Escuela especial de 



Digitized by VjOOQIC 



272 SOCIEDAD MEXICANA 

• 

Ingenieros y de la de Agricultura, acusando recibo de los paquetes de libros 
que se lea remitieron por encargo del Instituto Smithsoniano de Wasbisg- 
ton. — A sus expedientes. 

Del señor socio D. Andrés Fenocbio, de Oaxaca, acompañando unas 
muestras de la planta que produce el maíz silvestre en aquel Estado.— 
Recibo dando gracias, y que las muestras se pasen al señor socio D. Ou- 
mesindo Mendoza para que las analice y emita dictamen. 

Se dio primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Carlos de Olaguíbel y Arista, y fueron 
aprobadas las relativas á los Sres. D. Agustin Barroso y D. Francisco Búlnes. 

El que suscribe propuso y fué aprobado, que supuesto que no era posi- 
ble que la Sociedad enviase desde México la comisión que la debiera repre- 
sentar en el congreso de ciencias geogríLfícas que ha de reunirse en París en 
Julio próximo, se diese este encargo & la comisión mexicana que fué al Asia 
& observar el Paso de Venus por el disco del Sol, y que deber& hallarse 
probablemente en la capital de Francia en el mes que se menciona: y que 
como de los que la componen, que son los Sres. Diaz Covarrubias, Jimenex, 
Fernandez, Barroso y Búlnes, los dos últimos no fueran socios, suplicaba 
que se les nombrara, y con el encargo de la Sociedad, se les enviase sus res- 
pectivos diplomas; y así se acordó. 

Continuó la discusión del proyecto relativo al c Desagüe del Valle de Mé- 
xico, » tomando la palabra los señores vicepresidente, D. Eicardo Orozco, D. 
Manuel Orozco y Berra y D. Vicente Mañero, y después de una prolongada 
y luminosa discusión, se acordó que se nombrasen dos comisiones especiales, 
que estudiasen detenidamente el punto, una compuesta de ingenieros, y otra 
de médicos y naturalistas. La primera quedó formada de los Sres. D. Ma- 
nuel Orozco y Berra, D. Vicente Mañero, D. Santiago Kamirez, D. Juan 
N. Cuatáparo y D. Ricardo Orozco, y la segunda de los Sres. D. José Gua- 
dalupe Lobato, D. L. Chassin, D. José María Bandera y D. Gnmesinjlo 
Mendoza. T como fuese ya avanzada la hora, se levantó la sesión. 

Ignacio M. Altamibano. 



i 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 273 



Acta Numero i o. 

^éxioo, Marzo 10 de 1875. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

AsMieron los socUa Baranda Joié MaHa, Soffuslawski, Balbontin, Cáreaga, Caatdparo, JSpstein, 
JTammeken^ Mañero, Manfred, Mendoza tíumestndo, Orozco Bieardo, Pérez Gaüardo^ Bamlrez 
Santia{fo, Bivera y Mendoza, Bivera (Xtmbas, (kmuon^ Ward Foole, Vrquidi, y el secretario pri- 
mero que suscribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de las siguientes 
comunicaciones: 

Del señor socio D, J. Carlos Mexía, de Washington, acompañando un 
ejemplar de la obra que ha escrito, intitulada: «Manual de la constitución 
de los Estados-Unidos de América.» — Recibo dando gracias, y que la 
obra ingrese á la biblioteca. 

Del director del Instituto literario del Estado de México, acusando reci- 
bo del paquete de libros que se le remitió por encargo del Instituto Smith- 
soniano de Washington. — A su expediente. 

Del Sr. D. Eduardo L. Gallo, aceptando su nombramiento de miembro 
honorario de la Sociedad, y dando las gracias por esta distinción. — A su 
expediente. 

Del Sr. D. Ciríaco Riegas, suplicando á la Sociedad se sirra nombrar 
una comisión de su seno, que examine el mecanismo de unas fuerzas mo- 
toras que ha inventado, y presente el correspondiente dictamen. — Como 
lo pide, y quedan nombrados para componer la comisión, los Sres. Ramí- 
rez Santiago, Cuatáparo y Samson, 

Del Instituto meteorológico de Viena, pidiendo á la Sociedad los datos 
que tenga sobre las observaciones meteorológicas que se hayan practicado 
eu la República. — Contéstesele acompañando las que haya. 

Se dio segunda lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Carlos de Olaguíbel y Arista. 

Con este motivo, el que suscribe propuso y fué aprobado que se nom- 
bre una comisión que presente las bases de un proyecto para establecer 
observatorios meteorológicos en las principales poblaciones de la República, 
bajo la dirección de una comisión central que residirá en México, y que se 
compondrá de miembros de la Sociedad de Geografía y Estadística. Para 
formar dicha comisión proponente fueron designados los Sres. D. Gume- 
8Índo Mendoza, D, Manuel Rivera y Cambas y D. Alberto Samson. « 

3^5 



Digitized by VjOOQIC 



274 SOCIEDAD MEXICANA 

Fué nombrada para auxiliar á la secretaría en la redacción del Boletín^ 
una comisión compuesta de los Sres. J). Antonio García Cubas, D. Julio 
Zarate y D. Vicente Mañero. 

El Sr; Orozco D. Ricardo propuso en seguida que se continuase tratan- 
do del proyecto relativo al desagüe del Valle de México; pero habiéndosele 
becbo notar la conveniencia de esperar el dictamen de las respectivas comi- 
siones, retiró su moción. 

Ignacio M. Altamibako. 



Acta Numero i i. 

Hézloo, Kano U de 1875. 

PRESIDENXIA DEL C. RAMÍREZ ( IGNACIO ). 

AtliUeron lo* todo* Baranda Jo*é Maña^ Baldera*^ Cuatapaaro, Oartaoo^ Qwvúe*^ Oartia y Cu- 
ba*, Hammeken, López Monroy, Mmdoaa Oumetindo, Oroxo Ricardo, PoríiUa AnaOmo, JEUve- 
ra (Xtmba*,BamirexSctrUia0OfSam»of\, Tülez, XJrqyOdi, Wardl^oole,y a teeretarlo primero que 
gtueribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de una nota del gefe 
de la Estadística general de Montevideo, en que dice que acompaña un ejem* 
piar de la obra que ba dado & luz, intitulada: «La República oriental de 
Uruguay en la exposición de Viena;> y propone entrar en relaciones cien- 
tíficas con la Sociedad Geográfica de México, por medio de un cambio re- 
cíproco de las producciones que publiquen. — Contéstese que el ejemplar 
no ba sido recibido, y que se aceptan con la mejor voluntad las relaciones 
y cambio que propone. 

Pe un extracto de la Sociedad Geográfica rusa, celebrada el 4 de DI* 
ciembre último^ en que se trata de exploraciones científicas á varias partes 
del mundo. — Recibo dando gracias, y que dicbo extracto pase á la redac- 
ción del Boletín. 

Se recibió por el correo un número del Boletín de la Sociedad Geográ- 
fica italiana, correspondiente al mes de Octubre último, y se le diú el mismo 
trámite. 

Se dio tercera lectura á la postukcion para miembro honorario de la 
Sociedad, hecha á favor del Sr. D. Carlos de Olaguíbel y Arista; y fué 
aprobada para corresponsal en la Habana, la relativa al Sr. Lie. D. Manuel 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 275 

Ensebio de Campos,' suscrita por los Sres. D. Anselmo de la Portilla, D. 
Antonio García y Cubas y el que suscribe. 

El señor vicepresidente presentó al señor socio D. Antonio Balderas, 
quien concurría á las sesiones por primera vez. 

El Sr. Bamirez D. Santiago leyó el dictamen de la mayoría de la comi- 
sión del « Desagüe del Valle de México, » terminando con la proposición 
siguiente, que fué aprobada: 

«Excítese al Supremo Gobierno de la República por los medios que la 
Sociedad considere adecuados, á que determine la continuación de las obras 
del Desagüe del Valle de México, emprendidas entre Zumpango y Tequis- 
quiac. — Manuel Orozco y Berra. — Santiago Ramircz, — Juan N. 
Cuatáparo.yt 

El Sr. Orozco D. Ricardo manifestó que el trámite que se habia dado 
á la proposición con que termina el dictamen, de ponerla á discusión para 
que fuese inmediatamente aprobada, no le parecía el mas acertado al escla- 
recimiento que se buscaba en una cuestión tan importante. Pedia, por lo 
mismo, que dicho 'trámite se reformara, acordándose que el dictamen se 
tuviera como de primera lectura y se mandara imprimir para que se re- 
partiera á los socios, á fin de que estudiando detenidamente el punto, con- 
currieran en fnayor número y dieran un voto concienzudo. 

El ciudadano vicepresidente manifestó las razones en que habia fundado 
dicho trámite, el cual defendieron á la vez el Sr. Ramírez D. Santiago y el . 
que suscribe; y puesto á votación, la cual fué nominal á solicitud del citado 
Sr. Orozco, resultó subsistente por diez votos contra tres. 

El Sr. Mendoza D. Gumesindo leyó el dictamen de la comisión nombrada 
para presentar un proyecto relativo á establecer observatorios meteorológi- 
cos en las principales poblaciones de la República; y después de una inte- 
resante discusión en que tomaron parte, además del mismo Sr. Mendoza, 
los Sres. Ramírez D. Ignacio, Ramírez D. Santiago, Orozco D. Ricardo, 
Guatáparo y el que suscribe, se acordó que se retirara el dictamen para 
adicionarlo en el sentido de las opiniones vertidas, y volverlo á presentar 
en una de las sesiones próximas. 

Ignacio M. Altamibano. 



Digitized by VjOOQIC 



276 SOCIEDAD MEXICANA 



Acta Numero 12. 



México, Marzo 20 de 1875. 
Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Aiisticron los tocios Baranda Joít María, Cuatdparo, Epstetn^ OcvaiUa, ITammekcn^ López Mmi- 
roy. Mañero, Orozeo Ricardo, Orozeo y Berra, Pbnentel, Prieto Manuel^ Ramirez SarUtaffo, A>- 
M, Sanuon, Itílez, Urquidi, ZdraU Julio, Zdrate Eduardo, y el secretarlo primero que «lucribe. 

Aprobada el acta de la sesión anterior, se dio cuenta de lo siguiente: 

Una carta del Sr. Burdel, de Paris, en que participa & la Sociedad que 
el Sr. Thiers no ha manifestado á la misma su agradecimiento por haberlo 
nombrado su socio, por no haber tenido de ello otro aviso que el que él le 
ha dado en lo particular. — Envíesele duplicado del diploma. • 

De la Junta auxiliar de Geografía y Estadística de San Luis Potosí, acu- 
sando recibo de la nota en que se le participó la renovación de los funcio- 
narios de esta Sociedad para el presente año. — Al archivo. 

De la Comisión Mexicana de la Exposición, acompañando dos ejemplares 
de su reglamento con el objeto de que lo reproduzca en su Boletín esta 
Sociedad. 

De un a Registro» y un aKesúmen» de las observaciones meteorológi- 
cas practicadas en San Juan E. Michapan durante el año de 1874, y de 
una noticia del producto total del distrito algodonero del mismo pueblo 
durante el mismo año, formada por el Sr. Cházaro, quien las remite á la 
Sociedad con esta fecha. 

Acordándose con este motivo que todas las observaciones meteorológicas 
que existen en la Sociedad se publiquen, á lo que manifestó el que suscri- 
be que, anticipándose á este acuerdo las habia ya reunido y remitido á la 
redacción del Boletín con ese objeto. 

De un número del Boletín de la real Sociedad de Geografía de Londres 
correspondiente á Enero de este año. — A la biblioteca. 

Se dio tercera lectura á la postulación para miembro honorario de la So- 
ciedad en favor del Sr, D. Carlos de Olaguíbel y Arista, y fué aprobada 
la relativa al Sr. D. Mauricio Udvary para corresponsal en Perotc. 

Ignacio M. Altamirano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 277 



Acta Numero 13. 

México, Marro 27 de 1875. 

Presidencia del C. Ramírez (Ignacio). 

Se abrió la sesión cbn asUteneia de los socios Boffuslawski, Baranda Joslh Mar\ja^ Cuatdparo, Oa- 
reoffa^ OovanteSt Hámiñeken, Mendoza Chumesindo, Pérez Gallardo^ Ramírez Santiago^ Vrqui- 
diy Zarate Eduardo, y el secretario primero que suscribe. 

Leida y aprobada cl acta de la Fesion anterior, se dio cuenta de lo siguiente: 

De una comunicación del C. Gefe político del territorio de la Baja Ca- 
lifomia« acusando recibo de la nota en que se le participó el nombramiento 
de la mesa de esta Sociedad para el presente aífio. — Al archivo. 

De un número del Boletín de la Sociedad de Geografía de Paris, corres- 
pondiente á Noviembre del año próximo pasado; otro de la de Aclimata- 
ción de la misma ciudad, correspondiente á Diciembre del mismo año. — 
A sus coleociones. 

Se dio primera lectura á la postulación para miembro honorario de la 
Sociedad en favor del Sr. Lie. D. Manuel Fernandez Villareal, segunda á 
la del Sr. D. Eduardo Garay, y fué aprobada con dispensa de trámites la 
relativa al Sr. D. José Limantour. 

El Sr. Eamirez D. Santiago leyó cl dictamen sobre el motor inventado 
por el Sr. D. Ciríaco Riegas, que presenta á la Sociedad la comisión en- 
cargada por ella de examinar dicho invento, y fué aprobado con dispensa 
de trámites. 

Se hicieron proposiciones para que la Sociedad consagre una de sus se- 
siones á la memoria dd ilustre Sr. Charles Lyell, que acaba de fallecer; pa- 
ra que esa sesiou sea la que se verifique el sábado 13 de Noviembre de este 
año, víspera del aniversario del nacimiento del Sr. Lyell, y para que la me- 
sa procediera á nombrar dos Oradores que pronuncien en la referida sesión 
el elogio fúnebre del sabio á quien se consagra, las que suscribieron los 
Sr^. Manuel Orozco y Berra, Santiago Samirez, Ricardo Orozco, Juan N. 
Cuatáparo, Ignacio Bamirez y el que suscribe. 

Aprobadas dichas proposiciones, faeron nombrados oradores los Sres. D. 
Santiago Bamirez y D. Mariano Barcena. 

El Sr. Bamirez D. Santiago hizo otra proposición fundándose en un ar- 
tículo del reglamento de esta Sociedad, para que la misma nombrara una 



Digitized by VjOOQIC 



278 SOCIEDAD MEXICANA 

comisión que dispusiese la manera de celebrar en este año el aniversario de 
su instalación. Aprobada esta proposición, fueron nombrados para compo- 
nerla los Sres. D. Francisco P. de Urquidi, D. Juan N. Govantes y D. Vi- 
cente E. Mamero. 
Estos señores en el momento presentaron la siguiente proposición: 
«Para celebrar esta Sociedad el aniversario de su bstalacion, se reunirá 
en sesión extraosdinaria el dia 28 del próximo Abril j pronunciarán dis- 
cursos el primer secretario j otra persona que designe la mesa boy mismo. 
Además, serán invitadas para asistir á dicha sesión, todas las Sociedades 
científicas y literarias de México.» 

Puesta á discusión, sin ella fué aprobada, nombrándose al efecto pan 
pronunciar el segundo discurso al Sr. D. Jorge Hammeken y Mexfa. Se 
levantó la sesión. 

Ignacio M;» Altamibako. 



EL MAGUEY. 




^STA preciosa planta, una de las mas útiles y ricas producciones del 
suelo mexicano, tiene en esta tierra privilegiada su mas perfecto des- 
arrollo; ella es de origen enteramente americano, pero no obstante, 
' en las Américas del Sur y Centro América su crecimiento es lento 
y su fecundidad tan limitada, que en muchas partes ni aun se le conoce. En 
los Estados -Unidos solo se enuentra en los invernaderos, por lo que se le 
puede llamar con mas exactitud planta oriunda enteramente del suelo azteca. 
El maguey pertenece á la familia amaryllidicie y al género Agavus 6 
Ágave^ cuya palabra viene del griego y significa noble, ilustre; por lo que, 
aplicándose á la planta del maguey, podria decirse planta gentil, planta ga- 
llarda, majestuosa y distinguida. 

El género Agave á que pertenece el maguey, se divide en dos grandes 
especies : Agave americana y Agave orientalis^ pero esta última, que nace 
y crece con dificultad en las tierras de la India, tiene un aspecto tan estéril y 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 279 

triste, que parece nna planta enteramente diverja del legitimo y verdadero 
Agave americana. 

El maguey mexicano ha sido importado á la India por los ingleses, pero 
sus grandes esfuerzos no han dado resultado alguno, pues aquellas regiones 
parecen no favorecer en nada al legítimo maguey azteca, notándose su de- 
generación completa, y perdiendo del todo sus cualidades peculiares y hasta 
su majestad y gallardía. 

El Agave mexicano tiene dos grandes producciones: su abundante lí- 
quido que vierte el centro 6 corazón de la planta del maguey, y el filamento 
de sus hojas; del primero se elabora el pulque, y cou este alimenticio y me- 
dicinal licor, se pueden fabricar varios vinos de excelente calidad. 

El maguey que nace y crece en los terrenos pertenecientes á los Estados 
del Interior de la República, lo sujetan á un procedimiento industrial del 
todo diverso al que se aplica para la extracción del pulque, y obtienen los 
que lo benefician el riquísimo vino mescal conocido con el nombre de Te- 
quila en el Estado de Jalisco, y con el de Pinos en los Estados de San Luis 
Potosí, Zacatecas, Durango y otros. Este vino posee grandes cualidades hi- 
giénicas, es sumamente apreciado en el extranjero, y en los Estados-Uni- 
dos ha sido bautizado con el nombre de Mexican Brandy^ y en Inglaterra 
con el de Mexican Gin, Este ramo de industria peculiar del país, con la 
exportación formará un manantial de riqueza inagotable. Lo mismo que el 
filamento de las hojas del maguey, que lleva el nombre de heneken, y cuya 
industria es conocida desde tiempos muy remotos por los toltecas que ha- 
bitaron el suelo mexicano. ^ 

La industria del maguey ha ido en constante adelanto y desarrollo; pero 
en estos últimos tiempos ha venido á ser un precioso y riquísimo efecto de 
exportación, pues todos los dias se hacen en Europa y los Estados -Unidos 
variadas aplicaciones & distintas industrias con tan importante textil. 

Antes de examinar detenidamente el porvenir inmenso que tiene el Aga* 
ve azteca para la exportación, analizaremos el orígvn de esta planta gentil 
desde los tiempos primitivos, el descubrimiento de su líquido como licor, y 
ks primeras industrias que criaron los toltecas^ del filamento de sus hojas. 

Guando los conquistadores pisaron por primera vez las ricas campiñas del 
suelo del Anáhuac^ se presentó ante su vista un panorama nuevo entera- 
mente y engalanado con tantas maravillas de la naturaleza, que con razón 
loa trasportaba de continuo á profundas meditaciones y & un éxtasis de con- 
templación constante. Y efectivamente, todo debió causarles novedad: las 
rans montañas coronadas de nieves eternas, que se elevan sobre la mesa cen- 



Digitized by VjOOQIC 



280 SOCIEDAD MEXICANA 

trftl destacándose del fondo de dilatados y perfumados yalles, oabiertos siem- 
pre de verdor qne esmalta á las numerosas florestas que brotan sobre la tierra 
mexicana. Pero una de las plantas que mas llamaba la atención de los con- 
quistadores, era, y con razón, el maguey que asomaba sus gentiles hojas de 
entre los citicios^ las/es¿iioas y las yedras silvestres. 

La planta del maguey, después que pasó el huracán de la conquista, faé 
objeto de mucha atención y de profundo estudio para los hombres dentí- 
fícos que venian de Europa, uno3 como viajeros y otros á vivir sobre el suelo 
de lo que se llamaba Nueva España. Veamos ahora lo que el Padre José 
Acosta escribió sobre sus estudios del maguey en 1586. 

El árbol de las maravillas es la clasificación exacta que merece la planta 
del maguey. En efecto, su remoto y misterioso origen, su forma, su modo 
de vivir y morir, sus multiplicados productos, todo contribuye á que sea 
digno de ocupar un lugar muy distinguido entre la infinidad de plantas que 
forman la magnifica y admirable Flora mexicana. 

¿Quién plantó el primer maguey? ¿dónde se plantó? ¿fué esta planta 
anterior al Diluvio, ó posterior á este gran cataclismo? ¿Se formó acaso 
de alguna de las sustancias que quedaron depositadas en la tierra, ó era el 
maguey planta de las regiones del Asia, y las aves atravesando las monta- 
fias y los mares trageron estas semillas para depositarlas en la mesa central 
del Anáhuacj ó los primeros habitantes que pasaron á estas r^ones fue- 
ron los que condujeron en su larga y extraña peregrmacion todas las semi- 
llas de las plantas útiles, á fin de cultivarlas y servirse de ellas para su ali- 
mento y vestido? El origen del maguey es tan oscuro y dudoso, como el 
de los habitantes primitivos que ocuparon estas ricas regiones ; y cuanclo 
se trata de profundizar la materia, se encuentra que la historia de esta plan- 
ta está unida de una manera intima á las tradiciones fabulosas y á los gran- 
des sucesos de las antiguas razas que ocuparon estas dilatadas y fecundas 
tierras. 

El historiador Lorenzo Boturini, que como es sabido reunió una abun- 
dante y preciosa colección de mapas y manuscritos antiguos de los mexica- 
nos, dice que el dios Ixquüceatl fué el que inventó el modo de sacar el 
aguamiel del maguey; y que un monarca de los culhias que se embriagó 
en público, para disculpar tan vergonzosa falta instituyó una fiesta, que 
fué la cuarta movibU^ en honor de los dioses del vino, y en dicho dia se 
daba licencia general á todos para embriagarse. 

Cualquiera que sea el fundamento de esta interpretación de las figuras 
simbólicas de los indios, no cabe duda que es mas exacta y verídica la si- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 281 

guíente narración de otro historiador de crédito, y que parece haberla sa- 
cado 6 traducido de los papiros de maguey, donde estampaban sus signifi- 
cativos geroglificos los antiguos Toltecas. 

' Por ios años de 1045 á 1050 reinaba en el imperio de Tollan el 8? rey 
tolteca llamado TepancalCzin; era un monarca sabio, rígido en sus cos- 
tumbres, muy amado de sus vasallos y temido y respetado de sus vecinos 
y tributarios; jamas habia cometido falta que empañase su conducta. Un 
dia, y era en el año décimo de su reinado, se presentó en su palacio un no- 
ble y pariente suyo llamado Papantzin. 

Señor, le dijo, mi hija ha descubierto que del centro de las plantas del 
meU^ que tiene en su jardin, brota un licor dulce y aromático, y hemos ve- 
nido & ofrecer & nuestro rey las primicias de este descubrimiento. 

El rey le dio las gracias, ¿e hizo sentar junto á su trono, y ordenó que 
fuese conducida á su presencia la hija de su noble pariente. 

La doncella entró con un tecomatl pintado de color rojo, en el cual ha- 
bía algunos presentes y ñores, y además otra vasija llena del aguamiel del 
maguey. 

La doncella estaba vestida al uso de las nobles Toltecas, con una túni- 
ca de algodón blanca que le bajaba hasta los tobillos, y sobre esta túnica 
tres pellizas de algodón, bordadas de diversos colores. 

Tenia diez y seis años, era do ese cutis sedoso y moreno de las hijas de 
los trópicos, con grandes ojos negros, de cabello abundante negro y lustro - 
so, de boca fresca, encamada, franca y graciosa, que encerraba una denta- 
dura mas blanca que el marfil. Se llamaba Xóchitl^ es decir flor, y en efec- 
to, no habia en todas las campiñas del Anáhttac^ flor que pudiera comparar- 
se á la heimosa hija de Papantzin, 

£1 monarca redbió el presente, gustó el licor y dio las gracias á su no- 
ble pariente, pero con un embarazo y turbación tal, que desde luego se no- 
taba que algo pasaba en su alma. 

Xóchitl por su parte, pudorosa, inocente y casta, bajaba los ojos, el color 
encendía sus mejillas, y sus miradas no se atrevían á encontrarse con las 
de BU soberano. Desde este momento su suerte quedó decidida; á los pocos 
días T^ancaltzin rogó á su- pariente enviase á su hija con una nueva pro- 
visión de aguamiel, y como en esto hacia grande honor el soberano á la fa- 
milia, Xóchitl se encaminó al palacio acompañada de su nodriza y presentó 
de nuevo un tecomatl con el sabroso licor. 

El rey le dijo que una doncella tan noble y hermosa debia ser educada 
y servida como una princesa en la casa real; y en consecuencia la envió á 

36 



Digitized by VjOOQIC 



282 SOCIEDAD MEXICANA 

su palacio de Palpam^ participando á su pariente esta resolución con la 
nodriza, que regresó sola á la habitación de la doncella. 

Purante mas de un año, el amor y las delicias coronaron la ardiente pa- 
sión del monarca, y de su unión secreta con Xóchitl resultó un niño, her- 
moso como los padres que le dieron el ser: se le puso por nombre Meco- 
netzitiy es decir, hijo del maguey, aludiendo á que ^ta planta fué d origen 
de tan afortunados amores. 

El padre de la joven, que habla concebido ya sospechas, y que sobre 
todo deseaba ver á su hija, de la cual habia estado separado cerca de. dos 
años, se disfrazó de mercader y logró introducirse al palacio de Pálpam^ 
hasta llegar á la presencia de su hija, á la que encontró con un niño en 
los brazos. 

Las costumbres puras y sencillas de los pri^^eros toUecas no podian me- 
nos de convertir los lances amorosos en motivo de escándalo y aun de cri- 
men; asi es que Papantzin no contuvo su cólera é indignación sino. por 
el respeto profundo y tradicional que los subditos profesaban á sus reyes; 
pero con la conciencia y el derecho de un. padre engañado y ofendido, se 
presentó á reclamar al rey la honra de su hija: el rey, más con el lenguaje 
de un enamorado que con el tono altivo^de un monarca, procuró disculpar- 
se y prometió distinguir á su noble querida y fijar en su hijo la. sucesión 
de la corona. Colmó de presentes al ofendido viejo, prometiéndole que cui- 
darla de reparar su honor en primera oportunidad. 

El monarca era casado; pero, en efecto, tan luego como falleció la reina 
ge llevó Á Xóchitl y á su hijo á su residencia, y poco después se casó con 
ella. 

En pocos años el hijo del maguey fué un joven gallardo, entendido, in- 
dinado al gobierno del reino y á la guerra. Habiendo concluido su padre 
el período de su reinado, que debia de ser de cincuenta y dos años, mandó 
que fuese reconocido como sucesor su hijo, que se llamó mas tarde Topü- 
tzin ó el justiciero,*y reinó largos años, teniendo el cariño, admiración y 
respeto de los régulos 6 señores poderosos de la corte. 

Esta poética é histórica leyenda india parece, sin duda alguna, marcar 
con exactitud el descubrimiento ú origen que tuvo la bebida del pulque 
en aquellos remotos tiempos de los tollexas. 

Hernán Cortés, en las difusas relaciones que escribió á Carlos Y, ape- 
nas consagró unas cuantas lineas al maguey. En la segunda de sus cartas, 
hablando dd mercado de México, dice: «Venden miel de abejas, y cera, 
«y mid de cañas de maíz, que son tan melosas como las de azúcar, y mid 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 283 

« 
ffde unas plantas que llaman maguey^ que es muy mejor que arope; y de 

«restas plantas hacen azúcar y vino que asimismo venden.» 

Nada podrá dar testimonio mas patente de lo adelantada qte estaba la 
agricultura entre los toltecas y mexicanos, como el esmerado cultivo del 
maguey, el estudio minucioso que babian hecho de todas sus propiedades, 
y el utUísimo empleo y aplicación de sus productos & las necesidades y á 
los placeres de la vida. Los españoles, en general, hablaban del vino que 
producia la planta del maguey y de la embriaguez de los indios; pero no 
observaban el arte y esmero con que se aprovechaban de ella, y que era 
para los nobles un objeto de riqueza inagotable; y en la mayor parte de los 
señoríos y reinos culhuas^ tecpanecas y mexicanosj la base de la subsisten- 
cia de las familias en la clase ínfima del pueblo. 

El historiador Molina, hablando del uso que hacian del maguey los pue- 
blos primitivos, dice: «Como es sabido, la industria entre los mexicanos 
tenia un adelanto raro y peculiar; los artistas se servian del maguey para 
confeccionar las bellas y singulares obras de mosaico y pluma que traba- 
jaban. 

flcDe estas pencas, hechas pedazos, se servian mucho los maestros que lla- 
maban amentecatl y que labraban de pluma y oro, colocando encima de 
estas pencas un papel finísimo de algodón y tan delgado como una toca, la- 
brando sobre él sus dibujos. Los pintores también se aprovechaban mucho 
de estaS hojas ó pencas, y hasta los que hacian casas tomaban un pedazo y 
en él llevaban barro. » 

£1 mismo historiador hace notar que desde el tiempo de los toltecas se 
extraia la fibra fina de las hojas del maguey, para construir con ella telas 
gruesas y delgadas con las que se vestian los toltecas y mexicanos, é igual- 
mente construian con dichas fibras una especie de papiro delgado, traspa- 
rente, de gran consistencia, duración y flexibilidad, y en el que imprimían 
aquellos pueblos sus simbólicos, pintorescos y significativos geroglíficos. 

La planta del maguey es hasta el dia ignorado el origen de su nombre, 
y tanto en el idioma de los toltecas como en el de los mexicanos y chichi- 
mecas, es desconocida del todo esta palabra; su etimología en los autores 
antiguos no se encuentra absolutamente si no es tan solo la referencia que 
86 hace de que en las islas conocidas hoy con el nombre de las Antillas, los 
naturales de aquellos tiempos daban este nombre á los aloes; el maguey en 
mexicano se llama metl^ pero los españoles continuaron llamándole maguey, 
y así ha quedado hasta el dia, lo mismo que la palabra pulque, que en az- 
teca se llama neutli; no encontrándose tampoco la etimología de dicha pa- 



Digitized by VjOOQIC 



284 SOCIEDAD MEXICANA 

• 
labra ni aun en los tiempos de los toltecas, pues oomo es sabido, en aqnelU 
época remota qne fué su descubrimiento, recibid el nombre de Meconstzin^ 
y no se sabe de la misma manera por qué los españoles cuando pisaron por 
primera vez el Nuevo Mundo dieron á este licor el nombre de pulque. 

Por las narraciones de los cronistas ó historiadores que -nnieron & la Nue- 
va España después de la conquista, se despertó naturalmente la curiosidad 
ó investigación de los hombres científicos que procuraron conocer los ca- 
racteres propios y estructura especial de la planta del maguey, ya que sabían 
sus raras producciones por el testimonio de cuantas personas venían & la 
tierra mexicana y encontraban en las llanuras y faldas de las montañas mi- 
llones de aquellas plantas; y á juzgar por lo que escribía Álzate en los años 
1770, el maguey y sus numerosas y variadas clases, estaba confundido con ' 
los áloeSy y esta misma ha sido también la opinión del célebre botánico Xnn- 
neam^ que al clasificar la planta del maguey cuando U^ó al conocimiento 
de aquel sabio naturalista, seguramente tuvo noticias muy exactas de todas 
las cualidades peculiares y singulares que caracterizan aquella preciosa plan- 
ta, y marcó desde entonces una gran división entre ella y los a^oes, clasifican* 
do á li^ primera como perteneciente á la gran división botánica Hexandria 
Monogynia al género agavm ó agave y á la familia amaryllidicie^ y al 
describir su flor dice lo siguiente: cáliz ninguno, corola de un pétalo en for- 
ma de embudo, bordo partido en seis lacinias iguales, lanceoladas y dere- 
chas, estambres seis, teniendo los filoformes derechos y mas largos q6e la co- 
rola, con las anteras lineares mas cortas que los filamentos, y rodadizas* 

Pistilo: germen oblongo adelgazado por xma y otra parte, y bajo de la 
corola estílo filimorme del largo de los estambres de tres lados, con el estig- 
ma en cabezuela y también de tres lados. 

Pericarpio: cápsula oblonga de tres ángulos adelgazada por una y otra 
parte, de tres celdillas y tres ventallas. 

Semillas: numerosas. 

Especien: agavm americana. 

Caracteres especijicos: hojas con dientes espinosos y escapo ramoso. £1 
mismo célebre botánico* Linneaus, para demostrar el grave error en que 
han caído algunos naturalistas, marca la diferencia que existe entre el gé- 
nero a^avus y el género aloes^ y dice: la planta á que pertenecen estos úl- 
timos da una flor liliacia^ monopétala, tubulada, cortando en seis partes en 
algunas especies el cáliz y en otras el pistilo^ pasa indistintamente á tubo 
largo ú oblongo, las mas veces cilindrico, dividido en tres loonlamentos ó 
células, y su género se divide en distintas variedades: aloe ojkinalis, aloe 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGUAPIA y estadística 286 

vulgarü^ aloe americana muricata y aloe americana florida* Y obser- 
va el siismo Linneaus^ que no obstante el ser de grande utilidad el género 
aloe por sus gomas y otras peculiaridades, está muy lejos, sm embargo, de 
las grandes propiedades que caracterizan al agavus americana^ y distingue 
también el mismo naturalista, que aun el agavus que brota sobre las tier- 
ras de las Antillas perteneciente también al agavus americana^ parece ser 
de una especie muy distinta, por lo que clasificó aquel botánico & la planta 
del maguey que nace en dichas islas como perteneciente á la especie aga- 
vus cuvencisy y hace notar & la vez, que aunque el filamento de sus hojas 
ee de grande utilidad para los naturales de aquellas islas, él no obstante, 
difiere mucho de las cualidades raras que caracterizan al verdadero a^ga- 
vus americanaj y mas aun todavía el que nace y se desarrolla en el suelo 
azteca. 

El gran naturalista Humboldt al clasificar el maguey comete también un 
grave error, pues lo hace pertenecer indebidamente al género de las Bro- 
melicusiaSy y el botánico Decandolle comete igualmente el error de hacer 
pertenecer el maguey al género de las LiliaciaSy y otros naturalbtas lo ha- 
cen pertenecer mas erradamente todavía al género Cactus. 

Cuando el Dr. Hernández vino á México en el año de 1570 enviado por 
Felipe n para estudiar la historia natural de este país, y principalmente la 
rica y variada Flora Mexicana^ cometió también graves faltas con respec- 
to á la clasificación exacta de la planta del maguey, y tuvo necesariamente 
que hacer sus estudios, análisis y descripciones á la manera con que las ha- 
cían loB naturalistas de aquella época que muy poco hablan adelantado del 
sistema usado por Plinto^ tan atrasado respecto del muy daro, analítico, 
exacto y claóficativo que viene usándose desde que el gran botánico Lin- 
neaus escribió sus obras. 

En las noticias que el Dr. Hernández trasmitía á España en aquellos 
tiempos, se notan también graves inexactitudes en sus distintas clasificacio- 
nes, y muy particularmente se percibe que hacia poco caso de la etimología 
d&loB nombres toUecas^ chichimecasy mexicanos. Describiendo elmaguey 
amarillo, dice: metí coztle^ siendo así que la palabra que se usa en mexi- 
cano para denominar el color amarillo es coxtic; lo mismo sucede con el 
nombre mexocoüj maguey de círculos, y que viene á ser una contradicción 
de metlj palabra muy conocida en mexicano y que determina el nombre 
. del maguey. 

Es indudable que el cultivo de esta preciosa planta ha venido siendo de 
grande inportancia desde los pueblos primitivos, y principalmente en las 



Digitized by VjOOQIC 



286 SOCIEDAD MEXlfjANA 

épocas prósperas qae tuvieron los imperios de Tollan^ México y Texcoco^ 
que no solamente fué considerado como la primera producción agrícola de 
aquellos tiempos^ sino que fué clasiñcado el metí 6 maguey como una planta 
social. 

En los tiempos modernos se ha escrito mucho sobre el género agavtu 
americana^ su familia é infinitas variedades; pero tiene que estudiarse mu- 
cho iodavía sobre las distintas y útiles producciones del metí mes^icano. 

Y no pudiendo salir esta descripción de sus estrechos límites al hablar 
de una planta que sin duda alguna merece la consagración de grandes obras, 
daremos tan solo la descripción de algunas variedades, conociéndose mas de 
treinta en las regiones de los Llanos de Apam, Puebla y Tlaxcala. Entre 
las principales están el tlacometl^ cuya etimología viene de la palabra me- 
xicana Tlaca^ que significa Señor 6 Régulo^ y de la otra metl^ por lo que 
podria decirse maguey de primera clase. 

El Tecometl que viene de la palabra Teo que significa Dios, y de la otra 
metl^ viniendo á ser el significado exacto de estas dos palabras el de maguey 
de Dios. 

El Ixtacmetl 6 maguey blanco, y el de Xoxotie^ maguey verde limón, 
y el Tlelmetl que significa maguey de fuego. 

Según los distintos análisis químicos que se han hecho de la bebida del 
pulque, resulta que él contiene una gran cantidad de alcohol^ /éculay mu- 
cilagoy azúcar^ agua^ ácido acético y algunas sales de cal y de potasa. 

El pulque ha sido reconocido por la ciencia médica como un licor alta- 
mente higiénico y medicinal, siendo el residuo que se forma de él un se- 
dimento blanco que se ha considerado como un agente poderoso, más que 
el fierro, para reponer la sangre; siendo, en consecuencia, una medicina ac- 
tiva y eficaz para curar la anemia. 

El pulque es una bebida tónica, embriagante, operativa, analéptica y 
diurética, no produciendo jamas los terribles efectos que los médicos llaman 
delirium trement y que es tan común en los que acostumbran beber lico- 
res fuertes como el aguardiente. Es una excelente medicina para curar las 
enfermedades de estómago y otras varias, como la laxitud de nervios, etc. 
Para los pueblos primitivos que habitaron la tierra mexicana, la planta del 
metí era una especie de Panacea con la que curaban casi todas sus enfer- 
medades, unas con el jugo ó neutli^ otras con las hojas asadas ó prepara- 
das de distinta manera, y otras, en fin, con la raíz; pero no cabe duda que, 
en la actualidad, muchas enfermedades son realmente curadas con aquella 
planta privilegiada. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA '287 

Del aguamiel del maguey, antes de fermentarse 6 convertirse en vino, 
es susceptible la elaboración de una excelente azúcar, así como se extrae 
también de aquel líquido abundante goma. 

S^un hemos visto por las distintas relaciones históricas, y entre ellas las 
del conquistador Cortés que habla de la miel del maguey que en el merca- 
do de Tlaltelolco vendian los mexicanos. 

Veamos ahon^el análisis químico que ha hecho del aguamiel el Sr. Eio 
de la Loza, para determinar la cantidad de sustancias sacarinas que posee 
el neutli antes de su fermentación; y empleando los agentes y reactivos 
convenientes, se ha determinado la presencia del azúcar en el aguamiel 
mezclada con sustancias albuminosas cuya reproducción es perceptible, asi 
como las reacciones que caracterizan aquellas sustancias. 

Residuo de la evaporación y desecación en cien partes, da 8 á 9. Besí- 
duo de la incineración, 0.726. Goma y albúmina precipitada por d alco- 
hol absoluto, 0.540. Materias resinosas obtenidas por el éter y solubles al 
calor, cantidad indeterminada. En las cenizas se encontró potasa en can- 
tidad notable; sosa^ poca; cal^ poca; magnaia^ albúmina^ doro^ ácidos 
carhdnico^ fosfórico y silícico. Pudiera admitirse, juzgando por la canti- 
dad de los precipitados y por las afinidades relativas, que esos radicales exis- 
ten combinados al estado de sulfato y fosfato de calj silicatos áejpotasa 
y albúmina^ carbonatos de potasa^ soda y de cloruro de magnesia. 

En vista do todos estos resultados obtenidos en el análisis químico he- 
cho del aguamiel del maguey, se encuentran de 9 á 10 de azúcar pura;^o- 
ma y albúmina soluble^ 0.540; sales dichas, 0.726; agua libre y combi- 
nada, materias resinosas y albuminoide con gases y pérdida, 89.131. 

Se ve, por lo expuesto, que el aguamiel da suficiente azúcar para em- 
prender su beneficio, utilizando las demás sustancias que también contiene. 

GO^LA. QUE- PRODUCE EL AGUAMIEL DEL «MeTL» Ó MaGüBT. — Esta 

sustancia es muy abundante en aquel líquido; es rica, aromática y aplica- 
ble á diversas industrias, y principalmente para la preparación de las tin- 
tas, ya sea sola ó mezclándola con la de otros árboles frutales, y aun con la 
. muy abundante que producen los árboles del género inga circinalis. 

La goma del maguey es mxiy semejante á la de los guindos, ciruelos y 
otros árboles de esa familia ; su densidad es variable lo mismo que su solu- 
bilidad que está sujeta á las variaciones ó cambios atmosféricos. 

Según el análjsis químico que se ha hecho de la goma ya dUuida, su li- 

qaiáo e^ gelatiniforme tembloso cristalizando en glóbulos su residuo ó par- 

'te no disuelta. Materia glutinosa^ formada por varios cuerpecillos angu- 



Digitized by VjOOQIC 



288 SOCIEDAD MEXICANA 

Io8o$ 6 esferoides con DÚdeo lummoso, y otros de forma y tamaño yaria- 
ble entre los qne se descubren fibras leñosas. 

Reacciones: Tratada la soludon hecha en firío da con el yodo A hennoso 
azul de Prusia. Con el oxalato de amoniaco prodaoe el precipitado Manco. 
Con d cdcohol produce d blanco notable y con Aproto azotato da un blan- 
co enturbiado. 

El perdoruro dejierro solo determina la coloración dd líquido sin dar 
precipitado alguno. 

La goma del agavus americana la produce también en abundancia su 
tronco y hojas, y tiene grande analogía con la variedad conodda de las mi- 
mosas^ comprendiéndola sección de las ingaSy la roja dd Senegal y con to- 
das las del género acacia adansonti y las demás de color oscuro que yienen 
mezcladas á las gomas que constituyen d gran tráfico ó comerdo dd mundo, 
bajo la denominación genérica de goma arábiga y de^oma del Senegal* 

La goma del metí carbonizada se emplea en algunas medicinas y ataca el 
escorbuto, siendo muy eficaz para la dcatrizacion de las heridas. 

Por lo expuesto, se ve cuántos productos tiene la útil planta dd maguey : 
vamos ahora á examinar el precioso jugo que se saca de otras variedades, 
y que produce el vino mescal ; días difieren mucho del que se cultiva en las 
regiones antes mencionadas de los Llanos de Apam, etc. 

El maguey mescal crece y se desarrolla en los terrenos templados, cáli- 
dos, calcáreos, pedr^osos, y en las tierras calientes. Posee infinitas varie- 
dades como el metí que produce d neutli; su crecimiento es mas rápido y 
no Uega mas que á la altura de ochenta centímetros; sus hojas son de un 
verde oscuro, presentando en su nacimiento un color ceniciento, y en algu- 
nas variedades se nota que están listadas de color de púrpura, y en general 
sus hojas 6 pencas están pobladas de punzantes espinas. 

El principal maguey con que se beneficia 6 dabora d vino mescal, ea el 
que lleva el nombre de mexcaUmetl^ de cuya etimología ha venido d nom- 
bre de aqud vino, que también lo produce muy ezedente d tepemexco' 
He 6 sea maguey montana 6 montuno. Su etimología viene de tepetly monte 
y mexcalli^ que también significa mexah Se beneficm igualmente d ma- . 
guey conoddo entre los &bricantes con el nombre de manso^ con d de chino 
y otros, coniQ el metom^ 6 sea el maguey de lechuguilla, que produce un 
filamento semejante al heneken. 

El beneficio 6 procedimiento áque se sujeta d metí mescal para la elabo- 
ración de su vmo, es enteramente diverlo del que se emidea para la elabora- 
ción del pulque. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 289 

El tíúo mescal pnro es uno de los licores espirituosos mas estimados, te- 
niendo también un gran porvenir para la exportación, y ya en los mercados 
de los Estados-Unidos y Europa es conocido ; teniéndolo en grande estima y 
encontrándole mas gusto y mejores cualidades higiénicas que el ginebra de 
Holanda ({UQh&tQmáo tanta preferenciay aprecio en el comercio del mundo. 

Lo que se conoce en México con el nombre de vmo mescal, no es real- 
mente un vino, sino un licor. 

Los Tinos son líquidos mas 6 menos sacarinos que sufren la fermentación 
alcohólica, y los alcoholes son el producto de la destilación de estos líquidos 
fermentados. 

Según los distintos análisis químicos que se han hecho del licor mescal 
en la sociedad médica de Londres y otras, ha resultado que esta bebida co- 
nocida en Europa con el nombre de Mexican Gim^ es muy eficaz para curar 
algunas enfermedades, principalmente las venéreas, pues se ha observado 
que usado con moderación, parifica notablemente la sangre, y como bebida 
agradable, es sumamente apreciada en el extranjero, pues en la actualidad 
se prefiere al mejor ginebra. 

El metí mescal es susceptible de cultivarse en la mayor parte de los Es- 
tados de la República, y especialmente en los del interior, que tendrán para 
el porvenir un elemento inagotable de riqueza, cuando por medio del fer^ 
rocarrü interoceánico y sus numerosos ramales, pueda exportarse aquel her* 
moso producto de la fecunda y variada agricultura mexicana. 

Concluiremos nuestro análisis del agavus americana con la descripción 
7 noticias del desarrollo industrial que va tomando el filamento del maguey 
couocido con el nombre de heneken. 

La península de Yucatán es, sin duda alguna, la posesión de la Bepú- 
blica que- mas se presta al importante cultivo de las variedades del agavus 
que produce el heneken, pues la mayor parte de sus terrenos son arcillosos 
y calcáreos, que es el elemento constitutivo de aquellas variedades del ma- 
guey, y siendo distintas las que se cultivan en la península, mencionaremos 
aclámente algunas de las mas principales, y son el chelen ó cagen que son 
enteramente silvestres, y el yaxqui 6 sacqui que forman la base del extenso 
cultivo de la península, extendiéndose desde. el uno al otro mar, y siendo 
en la actualidad una grande, poderosa y fecunda industria que por sí sola 
encierra un gran germen de riqueza. 

El maguey del heneken se diferencia notablemente del cosmetl que pro- 
duce el neutU 6 pulque, y es infinitamente menor, pues á lo mas que llega 
en su total crecimiento, es á la altura de ochenta 6 noventa centímetros. 

87 



Digitized by VjOOQIC 



290 SOCIEDAD MEXICANA 

El metlyaxqui y el metí sacqui^ tienen las hojas de un verde mas bri- 
llante y mas puro que las clases silvestres, y 8U3 filamentos son finos y elás- 
ticos, pero menos abundantes que las otras variedades. 

En los partidos de Tibosuco y Chemas, ha sido desde tiempos muy re- 
motos la industria del heneken su principal ramo de riqueza agrícola; pero 
en la actualidad son tantos los plantíos que se cultivan en toda la dilatada 
extensión de la Península de Yucatán, que se puede decir que es su prb- 
cipal y mas importante industria. 

Se cultiva también con mucho aprecio el metí sm -c», <S sea el maguey 
blanco, cuyas fibras con el cultivo mejoran notablemente, así como el metí 
yaxij 6 sea heneken verde, cuyo filamento se distingue y prefiere para la 
construcción de los grandes cables, cordelería ó jarcia marina, siendo su ven- 
ta muy preferida en los mercados de Europa y Estados -Unidos. 

Se ha notado muy marcadamente que el metí que nace y crece sóbrelas 
tierras de la península de Yucatán, es muy semejante al agavtu cuhences 
de las Antillas; pero que está muy lejos de poseer la especialidad y las pe- 
culiaridades que tiene el de aquella península, por lo que seria preciso darle 
en la ciencia botánica una nueva clasificación que la caracterizara mas exac- 
tamente, aunque sin hacerla salir jamás de su gran división Hexandria Mo- 
nogynia y á su fecundo género agavui americana. 

Los Estados del interior, y principalmente San Luis, Zacatecas, Goahuila 
y Durango, poseen también grandes extensiones de terreno para el cultivo 
del metí heneken^ aunque su clase es inferior al de Yucatán y sus fibras 
menos variadas, pero es probable que con el cultivo mejoren mucho aque- 
llas variedades que en la actualidad son enteramente silvestres. 

El metí 6 maguey heneken requiere las mismas circunstancias de terre- 
no y atmósfera que el metí mescal, siendo todavía mas necesarios para su 
vida los terrenos que contienen grandes cantidades de sulfkto de cal* 

Según las observaciones repetidas que se han hecho para el cultivo de 
la planta del metí Jienekenj solo requiere para su crecimiento y desarrollo 
un terreno constantemente libre de los arbustos que crecen á su derredor, 
y muy particularmente de aquellos que pertenecen al género leñosOj por la 
sombra que pudieran darle, pues es indispensable para el crecimiento del 
metí heneken^ que parece estar siempre ávido del calor del sol. Las ^- 
mas y zacates que crecen sobre su lecho, no la perjudican absolutamente, 
ni aun aquellos que pertenecen al género Festuca Eliator^ que por su na- 
turaleza necesitan para su vida de la absorción constante de grandes can- 
tidades de jugos, y antes bien por el contrario, parece que el verde de las 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGBAFU Y ESTADÍSTICA 291 

gramas y festucas es benéfico á la planta, pues disminuye considerablemen- 
te la fuerte reverberación producida por los rayos del sol sobre las arcillas 
y terrenos calcáreos donde nace y crece el metí heneken. Esta planta tie* 
no sobre la del metí mezcal y la del metí que produce áí pulque, la inmen- 
' sa ventaja de estar dando de continuo producto por el dilatado período de 
mjis de treinta años, pues el constante corte de sus hojas 6 pencas, es lo que 
produce la fibra 6 filamento con el que se fabrica el beneken, mientras 
que al ser beneficiado el maguey mescal, queda destruida completamente 
la planta, y al cabo de algunos meses suceda también lo mismo con la que 
produce el neutli. 

El heneken actualmente es de una grande utilidad para la aplicación de 
infinitas industrias en Europa y Estados- unidos. Entre ellas se encuentra 
la nueva aplicación que se hace & distintas telas y principalmente á las de 
seda mezclándose con la fibra de aquel textil, y dando por resultado que 
adquieren mayor fuerza y consistencia. 

Se fabrican igualmente excelentes alfombras que presentan mas cuerpo 
y duración, y últimamente se ha estado construyendo una especie de tela 
masó menos gruesa que se asemeja á las pieles como el tafilete y otras: 
hay también otra industria de inmenso porvenir, y esta consiste en la fabri- 
cación del papel maguey, que está en la actualidad adoptado en Europa y 
en los Estados -Unidos como ^ mas á propósito para el uso del papel mo- 
neda y billetes de banco, por su gran consistencia, flexibilidad y duración; 
pero la grande aplicación industrial del textil henehen es á la construcción 
de cordelería y cables marinos, pues todas esas cuerdas presentan una gran 
resistencia y duración en los fuertes y activos trabajos en los buques, sien- 
do además impermeable á la agua salada de la mar, mientras que en el ca- 
ble de cáñamo penetra con facilidad destruyéndolo en poco tiempo. 

Hará unos cincuenta años que algunos comerciantes y propietarios de fin- 
cas rústicas se propusieron beneficiar el filamento del metí heneken en la pe- 
nínsula de Yucatán, y notaron desde luego que el cultivo de aquella planta 
producía una fibra mas larga y mas fina, sin dejar de dar á la vez otras mas 
gruesas y que eran destinadas á la construcción de cables ó jarcia marina; 
desde esa época, y aunque luchando con infinitas dificultades, la industria 
del*hmeken ha ido en constante aumento, como se verá por los producidos 
siguientes: 

Peí año de 62 á 72 en los primeros cinco años, la península exportó una 
cantidad de cerca de un millón de quintales en fibra ó filamento, y en los 
otros dnco años su exportación, ha ido en constante progresión creciente, 



Digitized by VjOOQIC 



292 SOCIEDAD MEXICANA 

habiendo llegado á dos milloDes y pico de quíntales, y se cree con razones 
bien fundadas, que en los cinco años que corren la exportación podrá lle- 
gar á cuatro millones de quintales, viniendo á ser dentro de poco tiempo el 
heneken, una producción que dará una gran importancia á la península de 
Yucatán en el tráfico del mundo y mas aún con las nuevas industrias que 
nacen diariamente con tan importante textil. 

Queda desde luego demostrado que los variados y útiles productos de (a 
hermosa, gentil y distinguida planta del ajavus azteca^ será para el porve- 
nir la primera y mas rica producción del suelo mexicano. 

Gaspar Sanhez Ochoa. 



í 



Expediente Num. i. 



Informe y documento* remitidoB por el Ezmo. Sr. Gobernador de Chiapa 
en 8 de Uarso de 1864. 



Secretaría de Estado y del Despacho de Relaciones Exteriores. — Sección de arcUfo. 

República mexicana.-<jk>blerno departamental.— San Cristóbal, Capital del De- 
partamento de Chiapas, cabecera del Distrito y partido del mismo nombre- 
Número 7. 

ExMO. Señor: 

I os datos que han de servir de base para el arreglo de los límites de 
la Bepública mexicana con la vecina de Guatemala, han sido hace 
tiempo el objeto de mis mas prolijas y constantes indagaciones, de 
manera que penetrado de su importancia, no solo he procurado ^u- 
nir todos los documentos concernientes á él, sino que rodeándome de todas 
las personas del Departamento que mas abundan en esta clase de conoci> 
mientes, he desentrañado todo lo conducente á dar á Y. E. el informe 
mas exacto posible, sobre el cual pueda fundar las negociaciones propias de 




Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 293 

sa alta misión, y de las que depende indudablemente el reintegro de la Ee- 
pública en la parte de su territorio, de que ha estado desposeída. 

Empero tan interesante asunto se baila cubierto con las sombras que el 
curso de los tiempos arrojara sobre él; y muy distante de creer haber acer- 
tado á despejarlas, porque diñcultades insuperables han contrastado el celo 
de mi gobierno, tales como la falta de planos exactos y de otros datos in- 
dispensables, apenas entiendo haber fijado con claridad y exactitud algunos 
puntos, quedando otros enirueltos todavía entre mil dudas. 

Partiendo de tal concepto, me propongo extender este informe, basado 
sobre los pocos datos que se han podido reunir, y son los mismos que en 
diez piezas tengo el honor de acompañar á V. E. Me oumple hacer previa- 
mente el análisis de ellos; y como la materia exigirá á veces descender á 
pormenores de suyo prolijos y enfadosos, ruego á V. E. se digne prestar- 
les su atención, en obsequio de la mayor exactitud y esclarecimiento de la 
cuestión. Entro, pues, desde luego al análisis de los documentos, en la ma- 
nera siguiente: 

Numero 1 

£8 un informe del Alcalde Mayor D. Joaquín Prieto, de 20 de Febrero de 1762. 

Dice este documento que la provincia de Chiapas se halla entre los 16^ 
y 17° latitud austral (boreal debió decir indudablemente), meridiano de 
la isla de Tenerife (conciba Y. E. que la expresión de meridiano es incon- 
ducente para graduar las latitudes, y que si reproduzco este dislate, co- 
mo otros que en lo sucesivo se notarán, es solamente por no adulterar la 
ori^nalidad de estos antiguos manuscritos). Extiéndese la provincia, se- 
gún el mismo documento, por espacio de ochenta y cuatro leguas comunc^ 
de camino del E. á O., y de setenta y seis de N. á S., siñéndola por el Po- 
niente y Septentrión las de Tehuantepec y Tabasco, del Beyno de Nueva 
España, y por el Oriente y Mediodía las de Agüegüetenango y Soconus- 
co de este (subentiéndese Eeyno) de Guatemala. .Comprende en toda su 
jurisdicción ochenta y nueve pueblos. 

(De ellos pone una lista, en la cual figura el de Áquespala,) 

Numero 2 

Es un Informe del Intendente D. Agustín de las Cuentas Sayas, 
de 80 de Diciembre de 1800. 

Manifiesta al Presidente de Guatemala la necesidad de la construcción 
de algunas obras públicas, con cuyo motivo dice: Lo propio se necesita 



Digitized by VjOOQIC 



294 SOCIEDAD MEXICANA 

cíi Coneta^ y pasado d Rio de Dolores, donde acaba la Jurisdicción de 
la Intendencia de Ciudad Real, 

NUMEBO 3 

Estadística de Soconusco, formada en Octubre de 1811, por Orden 
del Presidente de Goatemalab 

Enumerando los Bios de aquel Partido, dice, « Rio nombrado Tilapa, te- 
mible y dilatado como todos, da bado en verano, como lo dan los demás en 
el camino real, termina la jurisdicción de estas Provincias en la de SucU- 
tepeques.)) 

•NüMEBO 4 

Certificación dada & D. José Arguello por D. Pedro Domingo Franco, Subdelegado de 
Tierras de las Provincias de Quezaltenango, Suchitepeques, Solóla y Totonica- 
pan : su fecha 16 de Marzo de 1812. 

De ella aparece lo siguiente. El Presidente de Guatemala di6 órdenes en 
12 de Junio y 21 de Noviembre de 1811, para que el dicbo Subdel^ado 
Franco midiese el sitio de Asantiq? y el territorio del Pueblo de San Ma- 
teo Istalan, y amojonase el terreno del de San Sebastian Coatan, y otras 
tierras accesorias al de Acatan y Sitio de Sta. Catalina. Para hacer estas 
operaciones citó á D. Manuel Boj as y & D. Pedro Arguello Representan- 
tes de las Haciendas Occidentales colindantes, San Antonio Herra N^a, 
San Lucas y San José: compareció D. Pedro Arguello en la población de 
Yalisbjau, presentando sus documentos de que el Subdelegado tomó un ex- 
tracto y parece ser el siguiente. 

Documentos de D. Pedro Arguello. 

Amojonamiento que hizo D. Juan Brulleros de la Eosa por orden Su- 
perior en el año 1771; refiriéndose en esa operación á otro amojonamiento 
antiguo de D. José Mercado, y declara los mojones siguientes: Cordon- 
cillo, Pam, Chinchitan, Buena vista, Saccocot y Rincontinaja, Cuyas 
líneas mojoneras fueron formalizadas después en el afio 18l0 por el comi- 
sionado D. Manuel Gorriz, en virtud do despacho del Sr. Intendente de 
Ciudad Beal. 

Documentos de los Indios de Coatan. 

Los Indios de Acatan no produjeron título de egido ni de otra posecion 
particular, sino de una diligencia de reconocimiento hecha por D. Carlos 
Guillen, Comisionado del Alcalde Mayor D. Juan Brulleros en 18 de No- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 295 

yiembrede 1769 (d 79; 'pues d original está enmendado así: se/enta y 
nueve). Esta diligencia faé el resaltado de un ocurso hecho á la Superio- 
ridad, con motivo de que los indios de Coatan habian quemado los ranchos 
del dueño de la Hacienda, llamadose D. Juan Magdaleno; y Guillen ftié co- 
misionado para reconocer el lugar donde habian estado los ranchos, como 
en efecto lo hizo, y declaró que los tales ranchos estaban en tierras de los 
indios. 

En vista pues de los documentos de estos y de los hacendados, el Sub- 
del^do Franco observa que Guillen hizo aquella declaratoria sin confron- 
tación de títulos, y que como está desnuda de demostración, ha dado prefe- 
rente lugar & los documentos de los hacendados, que tienen mayor seguri- 
dad y desechado la pretensión de los Indios que querian se marcasen los 
mojones siguientes: La junta del rio Magdalena con el grande de Do- 
lora^ El Lagartero^ Eljpaso del píente y él rincón de Cammw^um^ to- 
do de Sur á Norte (En el plano vese esta linea casi de N. E. á S. O.), 
cuya linea en realidad es la que divide entre sí á las haciendas de Tierra 
N^ra y San Lucas. 

Sigue diciendo el Subdelegado Franco haber hecho entender á los na- 
turales que en el mismo Superior despacho en que se le cometió el amojo- 
namiento, declara el Sr. Fiscal que los hacendados tienen justiBcada la pro- 
piedad y dominio directo de las haciendas de Tierra Negra, y los naturales 
la posecion de colmenar y pezcar ; por lo que no puede alterarse el amojo- 
namiento hecho por Brulleros y Gorriz, (Cordoncillo, Pam, Chinchitan, 
Buenavista, Saccocot y Bincontinaja), y sujeto á él debe hacerse la me- 
dida. Que ha rectificado los dichos mojones de Bulleros y Gorriz desde el 
rio «Neuton al Norte», demostrándolo así en el plano, donde señaló con 
letras encarnadas los mojones imaginarios que pretendían los indios de 
Goatan. 

^ por último, que el lindero que sigue á Norte (verificado en el plano 
se encuentra al N. O. 30° N.) desde Bincontinaja sigue los mojones de 
Rancho Chalum, Sahpopojá, y la Quebrada de San José, en que no hubo 
contradicción de parte de las Haciendas; con lo que puede cerrar la medida; 
declarando que la área perfilada de carmin de S. Sebastian Coatan contie- 
ne 1346 caballerías, y la perfilada de verde de San Mateo Istatan 2243 ca- 
ballerias. 






Digitized by VjOOQIC 



296 SOCIEDAD MEXICANA 



Numero 5. 



Certificación del Subdelegado Franco, feeha 16 de Marzo de 1812. En copia antorlza- 
da por el Juez de 1? Instancia de Gomitan D. Pedro Celis, que la sacó de su origi- 
nal con fecha 8 de Octubre de 831, por 6rden del Ctobemador de Chiapas. 

De este docamento aparece. Qae por despacho del Presidente de Quate- 
mak de 12 de Junio de 1811, el Subdelegado Franco practicó la medida 
del sitio de Azantique y demás tierras que poseía el pueblo de San Mateo 
Istatan, anecao al curato de Soloma de la Provincia de Totonicapan, confi- 
nando con las Haciendas del Yalle de Comitan de la Intendencia de Ciudad 
Eeal de Cbiapas. * 

Que los naturales pretendieron introducirla á las haciendas de D. Faus- 
tino Eoman en un triangulo como de diez caballerías, aunque carecían de 
título, mientras que sí lo tenia el dueño de la hacienda, de cuyo título sa- 
có ,un extracto el subdelegado, constante al folio 8? del expediente de la 
medida, y se copia literalmente en este documento. Por él se vé que los lí- 
mites de San Mateo Istatan se representan por dos lineas tiradas desde la 
Quebrada de San José hasta el cerro de Ixbul, y de allí al mojón llamado 
de Tierra Blanca. 

Numero 6. 

Este documgito contiene datos relativos al sitio llameado de Santa Apo- 
lonia, que parece pertenecer al territorio de Chiapas: 1? por haber sidosa 
primitivo dueño Pedro López de Montenegro^ vecino que fué de la Ciu- 
dad de Chiapa: 2? por expresarse allí que se haya ubicado en términos de 
la jurisdicción del Pueblo de Comálapa que indudablemente está com- 
prendido entre los de esta República. Los mojones que se dieron á dicho 
sitio son los que expresa la diligencia de medida que literalmente dice : cr Mi- 
dió este tomando por principio, señal y mojón para dicha medida un mon- 
tecillo redondo, que está en una Sabana desde un árbol que en él está que 
le dice en la lengua maní Chite, donde se hizo una cruz, el está como dicho 
es en una Sabana y hacia el Sur está un cerrillo redondo, montuoso que 
se dice en la lengua mexicana Mustitepet que está á la entrada del monte 
que atraviesa el camino que va de dicho Pueblo de Comálapa hacia el de 
Escuintenango y hacia el Sur está otro cerro pelado al pié de una montaña 
y cordillera de cerrania, el cual se dice Custitepet, junto al cual están las 
casas de la vivienda del dicho Montenegro y se señala por ancho para la le« 
gua desde el un cerro al otro que, según está dicho, están de Norte á Sur: 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 297 

y desde dicho árbol se hizo la cruz y señal, se fué con la dicha caerda mi- 
diendo cien cnerdas que hacen la legua que ha de tener dicho sitio, con la 
última de ellas se llegó á la orilla de un rio que los Indios en la lengua Me- 
jicana llaman Tecupiat & donde se puso una cruz por señal y mojón de la 
dicha medida y á la banda del Sur de ella está una cerrania grande y mon- 
tuosa que es la cordillera que corre desde que comenzó la medida de di- 
cho sitio, la cual se Uama Tantacapaajulí y á la banda del Norte está una 
montaña espesa que se dice Catum que viene á la Sabana con la dicha cor- 
dillera de cerrania poco mas adelante del rio y por esta parte viene á enan- 
gostar la tierra con la dicha montaña y cerrania de manera que al parecer 
no hay un cuarto de legua de ancho y así le señalo que hay desde la dicha 
montaña hasta lo alto de dicha cerrania agua vertiente al dicho sitio con lo 
cual qliedó medido y amojonado y declarada la tierra que el dicho Pedro 
López Montenegro ha de gozar, á lo cual se halló el susodicho presente y 
fueron testigos &" 

Numero 7. 

Un párrafo del Señor Conde de la Cortina, que fué inserto en la Gkoe- 
ta de Guatemala correspondiente al 14 de Octubre de 1853, en el cual se 
fija por lünite de Soconusco el rio Tilapa, y se hace confinar á Chiapas por 
el lado del Este con los partidos de Totonicapan y Súchil tepeques, cuyos lí- 
mites fueron confirmados por real orden de 16 de Marzo de 1800. 

NüMEBOS 8 Y 9. 

Comprueban que el eztmguido Pueblo de Comalapa perteneció á la In- 
tendencia de Chiapas en lo civil y eclesiástico: en lo civU según el num. 8 
que es una cuenta de los tributarios de dicho pueblo, formada á fines de 
1758. por D. Miguel Jgiiacio Viumim Alcalde Mayor que fué de esta 
Provincia: y en lo eclesiástico, s^un el num. 9, que es un cuaderno reim- 
preso en Guatemala en la oficina de D. Antonio Sánchez Cubillas él año de 
1779, que contiene las constituciones del Colegio seminario de esta Ciudad 
y á la página 33, expresando los lugares que contienen las provincias del 
Obispado de Chiapas, incluye entre ellas el citado Pueblo de Comalapan. 

A 

La pieza marcada con la letra A es el expediente instruido con motivo 
de la.'fiuprema disposición, en que se me previno por el Ministerio de Be- 
ladiones informase acerca de la reclamación que el Exmo* Sr. Ministro de 



Digitized by VjOOQIC 



298 SOCIEDAD MEXICANA 

Guatemala cerca del Gobierno de México hizo á S. A. S. sobre las medidas 
practicadas en favor de los ciudadanos lie. D. Francisco Robles y D. Flo- 
rencio Vera, en cuya operación se dice por la parte reclamante haber sido 
perjudicada, en razón de que se internó la medida hasta territorio de Gua- 
temala; para formar idea clara sobre este negocio se acompaña la certifica- 
ción que me fué remitida por el mismo Ministerio de Relaciones, compren- 
civa de Idls documentos en que aparece fundado el reclamo, y se reduce á 
las operaciones geodécicas del agrimenzor Guatemalteco D. Atanacio Muñoz, 
que impugna las practicadas por el de igual dase D. Francisco Róbelo. 
Contiene además esta pieza las nuevas operaciones que el mismo Róbelo hizo 
por orden especial de mi Gobierno, para que situándose sobre los lugares 
mismos, designase en el plano topográfico levantado por D. José Domingo 
Franco en el año de 1812 (el mismo que obra en el documento núm. 4), 
las líneas tiradas por el citado agrimensor Muñoz. 

Hasta aquí, Sr. Exmo., el estracto de los documentos que en copia ten* 
go el honor de remitir á la Legación del digno cargo de Y. E. : he procu- 
rado al hacerlos conciliar en lo posible la brevedad con la claridad y exac- 
titud; si bien en obsequio de esta última, me he visto algunas veces en la 
necesidad de hacer inserciones literales, temeroso de incurrir en alguna equi- 
vocación al intentar interpretaciones de pasages ambigua ú obscuramente 
redactados. Réstame ahora manifestar el juicio que he deducido de los 
enunciados datos. 

Pareceme indudable^que por el lado de Soconusco, queda este partido 
separado del territorio de Guatemala por el Rio nombrado Tilapa, límite 
natural suyo, reconocido en el documento núm. 3, al que no puede presen- 
tarse la mas leve objeción, ni por su autenticidad, ni por su origen, ni por 
la época á que se refiere, pues todas estas circunstancias le prestan una fé 
intachable, mayormente si se observa que este mismo límite se haya desig- 
nado por el historiador Juarros á la página 15 de su conocida historia de 
Guatemala por d Sr. Conde de la Cortina, según se vé en el documento 
núm. 7? y en la estadística del ilustrado Chiapaneco Lie. D. Emeterio Pine- 
da á la página 42 de su obra. 

Hacia el lado de Comitan,, tengo por puntos limítrofes los expresados 
en el documento núm. 4?, por haber sido fijados por autoridad competente 
con citación de interesados, y vista y confrontación de los respectivos do- 
cumentos, sin que ^ la época en que esto se hizo hubiese habido redamo 
ni contradicción de ninguna especie. Llevan esos puntos limítrofes, en con- 
cepto del Subdelegado que los marcó, una 'dirección de Norte á Sur, aun- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 299 

que formando algunos senos que resultan de la unión de las distintas lineas 
tiradas por aquellos puntos, como está de manifiesto en el plano, por lo que 
creo poder llamar «limites orientales» de Chiapas á los que en esa direc- 
ción se comprenden, que son: Tierra blanca, Ixbul, San José, Sahpopdja, 
Rancho Chalú, Bincon Tinaja, Buena Vista, Chinchitan, Pam y Cordón- 
cilio en el rio de Nenton. 

En la pieza marcada con la letra A, V. E. tendrá lugar de observar que 
el Agrimensor D. Francisco Róbelo objeta este plano del Subdelegado Fran- 
co, manifestando que los puntos en él designados no tienen la situación que 
sú plano expresa, y el sustituye otra linea de Sur á Norte, con un error 
perjudicial á los intereses de Chiapas. La objeción de Róbelo no tiene para 
mí ningún valor: primero, porque sus operaciones no han sido sobre el 
mismo terreno donde operó el subdelegado, sino en otro muy opuesto; se- 
gundo, porque este procedió sobre datos seguros é inequívocos, y aquel se 
guió de informes verbales que pueden ser bastante falibles; tercero, porque 
aunque no sea muy exacto el plano del referido subdelegado, como lo creo, 
esto influirá en que sus lineas sean suceptibles en variar un poco la direc- 
ción que les dio, mas de ninguna manera los apuntos limítrofes» que tomó 
de documentos antiguos pueden variar; y Y. S. dígnese atender que digo 
«puntos limítrofes» cuando he dicho que tengo por claros los ya enuncia- 
dos, y de ninguna suerte hago igual calificación respecto de las lineas, ni 
de los rumbos que tienen. 

Que la linea demarcada por Róbelo, quita todavía al territorio de Chia- 
pas una porsion de él, aunque menor que la que le quitó el agrimensor 
Guatemalteco D. Atanacio Muñoz, es cosa que no necesita demostrarse, pues 
lo persuade la sola inspección del plano. Por esta razón ni debiera yo re- 
mitir á y. E. esa pieza, y se lo hago en calidad de reserva^ (y fuera de la 
numeración de los demás documentos para que si Y. E. tuviere á bien mos- 
trarlos, no se note por la numeración la falta de alguno) es tan solo por 
manifestarle que no he omitido paso para el esclarecimiento de tan impor- 
tante asunto. 

Estos mojones orientales de Chiapas son limítrofes con el territorio de 
la República de Guatemala por la parte de San Mateo Istatan y San Se- 
bastian Coatan, pueblos de aquella República como claramente se vé en el 
plano á que me he referido. Dichos pueblos son y han sido siempre del 
partido hoy departamento de Güehüetenango : Guebuetenango lo fué de 
la provincia de Totonicapam que se dividia en dos partidos : uno oriental 
que tomó el nombre mismo de la Provincia, y otro occidental llamadoso 



Digitized by VjOOQIC 



300 SOCIEDAD MEXICANA 

Guehuetenango, como Uevo dicho. Así se lee en la mencionada historia de 
Juarros en el capítulo 4? de su primera parte, al prmcipio de él, página 59 
á la 62, en el párrafo que empieza «San Mateo Iztatan:)> y á las páginas 
110 y 114, dicciones Coatan, é Istatan del índice alfabético de las Villas, 
Puehlos y lugares que comienza en la página 105. Y hago esta esplicacion 
á V. E. por evitar cualquiera confucion á que pudiera dar lugar el docu- 
mento núm. 7, que designa, según la opinión del citado Conde de la Cor- 
tina por límites orientales de Chiapas la Provincia de Totonicapam; pues 
lejos de haber contradicción entre ese documento y el núm. 5, los dos con- 
cuerdan perfectamente, una vez que la referida Provincia de Totonicapan 
comprendía los pueblos de San Sebastian y de San Mateo. 

Mas al Norte el límite oriental por el lado del Palenque esta invariable- 
mente fijado por la naturaleza en el hermoso rio de Osumacinta, desde su 
confluencia con el Bio de Sacapulas hasta tocar mas al Norte con territorio 
del Departa^lento de Yucatán, á quien también separa del de Tabaséo : así 
se vé á la página 44 de la Estadística del Sr. Pineda, y en la carta Geo- 
gráfica de los Estados Unidos de América, publici^ por J. H. Colton en 
el año de 1851. 

La mas profunda oscuridad envuelve todo lo relativo á los límites meri- 
dionales, sobre los que nada satisfactorio puedo informar á Y. E., por la 
falta absoluta de datos que den alguna luz en el asunto, y cuanto puedo 
decir sobre él con certeza, es lo siguiente: 1? El antiguo pueblo de Coma- 
lapa situado en los confines Meridionales de Chiapas, indudablemente per- 
teneció á su territorio y pertenece aun el lugar en donde aquella población 
fué ubicada, persuadiéndolo así los documentos con los números 8 y 9, de 
los cuales el uno es docum'ento oñcial que contiene la enumeración de los 
tributarios de dicho pueblo formada en 1758 por un Alcalde mayor de Ciu- 
dad Beal ; y el otro un cuaderno reimpreso en Guatemala en 1779 donde 
se incluye el mismo pueblo entre los pertenecientes al arzobispado de Chia- 
pas: ademas de estas pruebas, suministra otra el citado historiador Juarros, 
en la ediccion Comalapa, página 110: 2?, asi mismo puede afirmarse con 
igual certeza y fundándose en la misma autoridad (página 107 dice Aquosp.) 
que el extinguido pueblo de Aquespala, convertido hoy en Hacienda, es 
también de la pertenencia de nuestro territorio; pues amas de la autoridad 
del repetido historiador lo comprueba así el documento núm. 1? en que se 
ve incluido dicho pueblo en la lista de los de la Provincia de Chiapas, for- 
mada por un Alcalde Mayor suyo en 1763 en un informe que dirijió al Pre- 
sidente de Guatemala; 3?, en otro de iguid dase dado por el Intendente 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 301 

Sallas en 1773 consta que se eztendia la Intendencia de Chiapas hasta mas 
allá del Eio de Dolores^ conforme se manifiesta en el documento núm. 2 : 
4? El sitio de Santa Apolonia llamado también de Montenegro^ cayos 
mojones están oscurísimamente nombrados en el documento núm. 6, en 
tanto grado que no me atrevo á interpretarlos, es también s(^un se cree, 
perteneciente á Cbiapas, para cuyo acertó se encuentran en concepto mió 
probabilidades que inducen á sospecharlo así, aunque yo no les doy toda la 
fuerza de una demostración persuasiva; y son las siguientes: 1% que el men- 
donado sitio tuvo por primitivo duefio á un vecino de la ciudad de Chia- 
pas: 2% que en el título que de él se sacó se dice estar ubicado en términos 
de la jurisdicción del Pueblo de Comilapa; y 3*^, que al darlo en arrenda- 
miento los Padres del Convento de la Merced de la ciudad de Guatemala, 
á D. Pedro Arguello, natural, natural y vecino de Comitan, manifestaron 
({ue el referido sitio de Santa Apolonia se hallaba en el Partido del mismo 
ComiÜkn. 

Esto es, Señor Exmo., cuanto puedo informar á V. E., añadiendo que 
en mi humilde concepto, el mejor medio de arreglar esta materia seria el 
de una operación geodécica que se practicase por peritos inteligentes nom- 
brados al efecto por los Gobiernos de ambas Repúblicas, para que hiciesen 
el desliede mancomunadamente, y adoptando por base de sus operaciones 
los datos que de estos documentos pueden derivarse, y que en resumen 
de las siguientes. 

LIMITES. 

PoB Soconusco: Rio Tilapa.— OrientaIjES hacia el Norte: 
Rio de Usumasinta.— Id. por Comitan: Tierra blanca: Cerro de Isbul: 
San José Sahpopoja: Rancho Chalum: Rincón -Tinaja: Sacoccot: Bue- 
navista: Chinchitan: Pam; y Cordoncillo en el Rio' de Nenton.— Id. 
MeridionaIíES : Mar alta del Rio de Dolores; y de manera que queden 
dentro del territorio de Chiapas los antiguos pueblos de Comalapa y 
Aquespala, y el Sitio de Santa Apolonia ó Montenegro. 

Con lo que concluyo, Sr. Exmo.; reproduciendo á V. E. mi distinguida 
consideración y aprecio. 

Dios y Libertad, San Cristóbal^ Marzo 3 de 1854. — Firmado, F. N. 
Maldonado. — Exmo. Sr. Enviado extraordinario y Ministro Plenipoten- 
ciario de la República Mexicana cerca del Gobierno ^e Guatemala. 



Digitized by VjOOQIC 



302 SOCIEDAD MEXICANA 

1772 

INFORME DEL ALCALDE MAYOR DON JOAQUÍN PRIETO. 

NUMEBO 1. 

Documento relativo al pueblo limítrofe de Aquespala y á los lindes 
con Güehuetenango y Soconusco. 

Gobierno del Departamento de Chiapas. — Año de 1769. — En testimo- 
nio de los autos instruidos en virtud de Real cédula, en que Su Magestad 
mandó á esta Real Audiencia informase con individualidad si era 6 no con- 
veniente la división de la Alcaldía Mayor de Chiapas, los pueblos que po* 
drian señalarse á cada una en el caso de ejecutarse, proporcionando las dis« 
tancias y el lugar de cada cabezera para su mejor administración: división 
hecha de la nueva alcaldía mayor de Tuxtla, y nombramiento hecho por 
este Superior Gobierno en Don Juan de Oliver, en virtud de Eeal Cédula 
de 19 de Junio de 1768, que se haya agregada con la que se recibid en 
dicha Real Audiencia. — D. Fernando Gomes. — Oficio de Guiraola. 

, Documento Num. 2. 

Real Cédula. — El Rey: Gobernador y Capitán Gral. de las Provin- 
cias de Guatemala, y Presidente y Oidores de mi Real Audiencia que re- 
cide en la Ciudad de Sartiago de ellas. Por el Fiscal de mi consejo de las 
Indias se me ha representado hallarse con seguros informes de que la Al- 
caldia mor. de Chiapa en ese Reino es tan dilatada y numerosa de Pueblos,» 
que no se puede cómodamente servir y administrar por un solo Alcalde mor, 
sin grave perjuicio y detrimento 'de los Indios, y demás vecinos de que se 
compone, y aun de la misma Real Hacienda por el atrazo que esperimenta 
.en la cobranza de Tributos lo que no sucedería si se dividiese en dos Al- 
caldías para lo que hay bastante proporción mediante la multiplicidad de 
sus pueblos. Y vista en mi Consejo de las Indias la citada representación, 
ha parecido ordenaros y mandaros como lo ejecuto me informéis con toda 
individualidad, si será ó no conveniente la división de esta Alcaldía, y los 
Pueblos que podrá señalarse á cada una, en el caso de que se ejecute aque- 
lla, proporcionando las distancias y lugar de cada Cabecera para su mejor 
administración, con todo lo demás que se os ofresca acerca de esta materia, 
para en su vista tomar con acierto y seguridad la providencia que corres- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 303 

ponda, Fecha en el buen retiro á ocho de Octubre de mil setecientos y se- 
senta. — Yo ti Rey, — Por mandado del Rey ntro. Sor. — D, José l(/nac%o 
de Ooyoneche — señalado con tres rúbricas. 

Obedecimiento. — En la Ciudad de Santiago de Guatemala en veinte 
y ocho de Julio de mil setecientos sesenta y un años. Estando en acuerdo 
que se formó extraordinario, los Sres. Presidente y Oidores de esta Beal 
Audiencia, á saber el muy Ilustre Sr. D. Alonso Fernandes de Eredia Ma- 
riscal de Campo de los Beales Ejércitos de su Magostad, de su Consejo, 
Presidente, Gobernador y Capitán Gral. de este Reino, lie. D. Domingo 
López de Urrelo del orden de Calatrava, D. Juan González Bustillo, y Dor. 
D. Bacilio Villarraza Oidores, y el Sr. Dor. D. Felipe Romana y Herrera 
Fiscal de dicha Real Audiencia: Habiendo recibido la Real Cédula de las 
dos fojas.con ésta, que antecede, la cojieron en sus manos, yizaron, y pu- 
sieron sobre sus cabezas estando en pié y destocados, y dijeron que la obe- 
deciaff, y la obedecieron como carta de nuestro Rey y Sor. natural (q. D. 
g.) y que pai^a su cumplimiento se lleve al Sor. Fiscal, y lo rubricaron: Se- 
ñalado con cinco rúbricas. — Ante mí. — Agustín de Guiraolay Castro, 

Pedimento del Sr. Fiscal. — Muy poderoso Sor. — El Fiscal de Su 
Magostad dice: que ésta Real Cédula se debe cumplir y ejecutar por Vtra. 
Alteza y Superior Gobierno, y mandarse para el efecto que el Contador de 
cuentas Beales informe el número de Pueblos, y de Tributarios de cada uno 
de ellos, y á lo que asciende todo el producto de la Provincia de Chiapa, 
y d sueldo del Alcalde mayor. — Así mismo se deberá poner razón por la 
oficina de Cámara y Gobierno de los piez de lista remitidos por el Justicia 
mayor, á pedimento del Fizcal para dar la razón que pidió Su Magostad ó 
una por mayor de los Soldados y Oficiales de que constan aquellas compa- 
ñías milicianas. — Igualmente se debe librar despacho para que el Alcalde 
mayor de la Provincia de Chiapa esprese el vecindario de ladinos que tenga 
aquella provincia haciendo un computo regular: las distancias que hay de 
unos pueblos á otros: que número de Tenientes se necesitan en toda la Ju- 
risdicción, y que leguas comunmente regulan comprender ésta por los cua- 
tro vientos, y que sea con inserción de este capítulo, y copiada en la oficina 
de Cámaras, y puesto testimonio para cabeza de las diligencias que se han de 
actuar, que se archive la origbal. Guatemala y Octubre tres de mil sete- 
cientos sesenta y uno. — Romana, 

DECBBTO.-^-átt¿o«. — Lo cual probeyeron los Sres. Presidente y Oido- 
res de esta- Real Audiencia Lie. D. Domingo López de Urrelo del orden de 
Calatrava D. Juan González Bustülp, y Dor. D. Basilio Villarraza en haz 



Digitized by VjOOQIC 



304 . SOCIEDAD MEXICANA 

del Sr. Fiscal. En Guatemala en tres de Octubre de mil setedentos sesenta 
y un años. — Agustín de Guiraola y Castro. 

Citación. — El Fiscal de S. M. se da por citado : Guatemala j Octubre 
seis de mil setecientos sesenta y uno. — Señalado con una rúbrica.— Beal 
sala y Octubre seis de mil setecientos sesenta y uno y visto por los Sres. Pre- 
sidente y Oidores Urrelo, González y Yillarraza. 

Auto. — Hágase en todo como pide el Sr. Fiscal entendiéndose d des- 
pacho que se debe librar al Alcalde mayor para que informe con la mayor 
individualidad el número do ladinos que haya particularmente en los Pae- 
blos mas principales, y en los que tenga por mas conveniente la asistencia 
de Tenientes. — Lo cual proveyeron y rubricaron los Sres. Presidente y Oi- 
dores de esta Beal Audiencia, y D. Domingo López y Urrelo del orden de 
Calatrava, D. Juan González Bustillo y Dor. D. Basilio Yillarrazas Oydo- 
res. En Guatemala en seis de Octubre de mil setecientos sesenta y un años. 
— Agustín de Guiraola y Castro. 

Bazon. — Libróse el despacho en ocho de Octubre de mil setecientos se- 
senta y uno. — Es copia de la Beal Cédula, y demás diligencias originales 
de que vá fecho mención, y le hice 'sacar en virtud de lo mandado por esta 
Beal Audiencia para la continuación de las demás diligencias que están 
mandadas practicar. Guatemala y Octubre 10 de mil setecientos sesenta y 
un años. — Agustín de Guiraola y Castro. 

Informe del Contados. — Muy poderoso Sor. — El Contador decaen- 
t|is Beales, y Besultas de este Beyno; en cumplimiento de lo mandado por 
el Decreto de Ytra. Alteza que incluye el testimonio de las tres fojas ante- 
cedentes, para que conforme & lo pedido por el Sor. Fizcal, informe el nú- 
mero de Pueblos, y de Tributarios de cada uno de ellos y á lo que asciende 
todo el producto de la Provincia de Chiapa, y el sueldo del Alcalde mayor; 
dice: que según el libro corriente de tazaciones de esta Contaduria y otros 
recaudos que ha tenido presentes, con los expresados puntos, y el de los 
números de las Indias de dichos Pueblos relevados de Tributos en la forma 
y manera siguientes : 

Pueblos. Tributarloi. Indlol. 

1 Barrio del Cerrillo 57 34 

2 Id. de SaD Sebastian CustitaU 13 20 

3 Id. de los Mencanofl 54 66 

4 Pueblo de San Agostin TeopÍBca 1^ 135 

5 Paraalidad de Zacatepequez en Amatenango 33 34 

6 Paeblo y parcialidad de Amatenango 75 73 

7 Aguacatenango y parcialidad de Qaeza|(epequez 110 109 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 305 

PaeblOB. TribPtortoi. Indios. 

8 Paeblos y parcialidad de Qaezaltepequez 47 40 

9 San Dionisio Totolapa 295 288 

10 San Lúeas Evangelista 102 89 

11 Santo Domingo Sinacantan 306 ' 308 

12 Pueblo 7 parcialidad de Istapa 150 * 141 

13 Id. id. de Soyaló 86 75 

14 San Gabriel : 84 53 

15 San DdefoBBO Tenejapa 206 182 

16 San Miguel Guista, y su parcialidad Guaquitepeque 116' 1 15 

17 Santo Tomás Tecultepeque 404 363 

18 San Martin Teultepeque L 27 20 

19 SanlTicolásTenango 26 21 

20 Santo Tomás y la Presentación Cancu .* 162 160 

21 Parcialidad de Ocosingo en dicho pueblo 70 49 

22 Id. de Comitán en Guaquitepeque 64 59 

23 Id. de Chamonal en Guaquitepeque 91 68 

24 Pueblo 7 parcialidad de Joyaltepeque en Zitala 26 26 

25 Parcialidad de Osolotepeque en Zitala 42 26 

26 San Marcos Ocotitlán 157 136 

27 Parcialidad de Socoaltepeque Sibac , 164 159 

28 San Jacinto Ocoángo..... 178 180 

29 Parcialidad de Lacma en Bacajon 68 67 

30 Id. de Jucuicapa en dicho pueblo 45 40 

31 Santo Domingo Chilun 53 52 

32 Santiago Tajaton^ parcialidad de Transcutepeque 97 101 

33 Parcialidad de Yuguatepeque en Tajalon 142 148 

34 San Juan Chamula. 567 600 

35 San Miguel Mitontic y Santa Catarina Saetan 49 42 

36 San Pedro Chenoló 135 1\J 

37 Parcialidad de Ocohue y Cancúc 18 7 

38 San Pablo Chalchiguatán 87 79 

39 La Magdalena Tenescaltán 115 114 

40 Santa Marta Tolotepeque.. 57 • 54 

41 San Andrés latacoscote 191 191 

42 Santiago Guistan 28 28 

43 San Lúeas Osumacinta 94 102 

44 )Chicaasintepeque 82 65 

45 San Miguel Copwnalá 373 4,402 

46 •Parcialidad de Tepactan <• 188 204 

47 Id. de Tapisala en Tepactan 257 348 

48 Id.deAmatán 47 59 

49 Id. de Suchitán 18 21 

50 Pueblo y parcialidad de Quechula 417 473 

51 Parcialidad de San Jacinto, inclusa en Chapultenango 18 36 

52 Nuestra Señora de la Concepción Chapul!tenango 122 137 

53 Istacomitán, inclusas BUS parcialidades..^. 80 83 

54 San Pedro Ostitán 44 48 

65 La Magdalena Cnalpitan , 30 29 

39 



Digitized by VjOOQIC 



306 SOCIEDAD MEXICANA 

Poebloe. TriboUrioi. lafflm. 

56 Santo Tomás Istapangajola 47 43 

57 Santa Catarina Sotoflochiapa 16 13 

58 > San DIouíbío Silistaguacán 23 84 

59 San Joan Sajula y BUS parcialidades 11 14 

60 San Pablo Ostuacán 24 26 

61 Santa Cruz laguatán 27 31 

62 Pantepeque 61 36 

63 San Bartolomé Comistaguacán 14 8 

64 San Agustín Tapalapa '. 84 79 

66 San Bernardo Tipilula 19 15 

66 San Marcos Oootepeque 72 7S 

67 San Pedro Sunuapa ' 22 24 

68 San Andrés Micapa 45 45 

69 San Juan Chicoacán 46 45 

70 CoapUla 29 » 

71 Parcialidad de Amatan, Jitotol '37 J7 

72 Id. de Jitotol en dicho pueblo 23 10 

73 San Lorenzo Amatan 14 13 

'74' San Miguel Pbula 92 72 

75 Comitán, parcialidad de S. JoBoo 269 263 

76 Parcialidad 7 Santa Teresa en dicho pueblo 195 149 

77 Zapaluta 305 254 

78 San Cristóbal Aguaspala, parcialidad 5 6 

79 Santiago Escointenango 41 50 

80 Santa Catarina Comalapa 21 18 

81 San Pedro Chiquimusclo 114 113 

82 San Andrés Yayaquita 56 46 

.83 Soooltenango 33 30 

84 Parcialidad de Pantala Grande en dicho pueblo 41 58 

85 Nuestra Señora de la Asunción Sojatltán 96 115 

86 San Bartolomé de los Llanos 1,407 1,371 

87 Osluta 12 ^ 

88 San Pedro Mártir, ChUpiUa 8 *10 

89 San Pablo Acala 33 36 

90 San Clemente Pochuta 8 7 

91 San Esteban Suchiapa 139 151 

92 Parcialidad de Chapanecos 20 24 

93 Chiapa de Indios 551 . 819 

94 San Marcos Tuxtla 1,117 1,286 

95 Parcialidad de Tapactan , 87 165 

96 Id. deOoosocantlaenelpueblodeTuztla.. 70 115 

97 Barrio de San Antonio 15 I* 

98 Id. de San IHego 45 44 

99 SanFeUpe ^155 156 

100 San Bartolomé de los Plátanos * 23 22 

101 San Bartolomé Simojorel 52 61 

102 San Antonio Simojovel * 65 76 

103 Parcialidad de Guistapaogo 31 21 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 307 

PPftMM. T ribotarloi. Indios. 

104 Id. de Sigoaletepeque en Goastinpan 23 26 

105 Parcialidad de Oleto en GoaBtíDpan 5 6 

106 Santa Catarina Gaaatinpan 7 10 

107 San Pedro Guastlnpan 8 6 

106 San Francisco de loa Moyos 96 llí 

109 Oooaocoautia; 7 sa parcialidad Tepapa , 671 700. 

110 Santo Domingo Sintalapa 15 15 

lU Tecuasintepeque 18 26 

112 Patalcingo 258 197 

113 San Mateo Tila.,. 574 504 

114 Santo Dondngo del Palenque 51 49 

115 San Miguel Támbala 275 259 

14,460 14,689 

Por manera que los Pueblos y Parcialidades de que consta la Provincia 
de Cliiapas, son ciento quince con catorce mil cuatrocientos sesenta Indios Tri- 
butarios: y catorce mil seiscientas ochenta y nueve Indias relevadas de tri- 
butos según que va figurado: de cuyo punto de los números de dichas In- 
dias ha dado razón el Contador, por lo que le parece puede conducir á la 
mejor instrucción en el asunto. A lo que en la actualidad asiendo todo el 
producto de Tributos de los referidos catorce mil cuatrocientos sesenta In- 
dios en la canüdad de treinta y cuatro mil seiscientos dos pesos seis reales, 
que en lo futuro será mas, 6 menos conforme & los aumentos, 6 diminucio- 
nes que resultaren en las nuevas cuentas y Padrones que se hiciere siempre 
que ñiere necesario, y se manden ejecutar. — Y siendo como es el sueldo^ 
anual del Alcalde mayor el de ochocientos pesos de oro de mina, que hacen 
de á ocho reales de plata, mil trecientos veinte y tres pesos, cuatro reales, 
ocho maravedices, deja el Contador evacuado el presenta informe. En Gua- 
t&ala á veinte y cuatro de Diciembre de mil setecientos sesenta y uno. — 
Salvador José de Herrarte, 



Digitized by VjOOQIC 



308 SOCIEDAD MEXICANA 



EXTRACTO DE MILICIANOS. 

EXTRACTO de las Hillcias de la Prorincia de Chiapa y sos anejos, fecho 
por mi el Eserlliaiio de mandato de S. M. el Comandante D. Antonio 
Obeio Teniente General de Alcalde major. 

Primer Batallón. 

CoYonol D. Pedro Tomás de Hnr^a, por el Superior Gobierno.— Teniente Co- 
ronel D. Joeé Vélasco, id.— Sarsrento mayor D. Vioolás Cuello, por la Beal 
Audienoia* 

ASMAS. 

infantería. 42Í. ís: * 

Compafita 1? dol número de Ciudad Real.— Capitán D. Francisco Javier de To- 
villa, Teniente D. José de Maza, AlfUret D. José Oarcfa de la Roso, por el 
Suporior Qoblemo 90 90 3 

Id. 2!i del número de Ciudad Real.— Capitán D. José Gregorio Velasco, Teniente 

D. Ignado del Corro, AUPrez D. Diego de Vela, por el Superior Gobierno.... 80 23 6 

Id. 1? del Serrillo.— Capitán D. Juan de la Tovllla, Teniente D. Sebastian Perci- 

ra, Alférez D. Pablo de Bqjas, por el Superior Gobierno 64 5 2 

Id. 2f del Serrillo.— Capitán D. José Manuel de la ToviUa, Teniente D. NioolAa 

de Zepeda,Ali8rezD. Antonio Gutiérrez, por el Superior Gobierno...... . 57 6 2 

Id. de Pardos.— Capitán D. José de BqJas, Teniente D. Pablo de Agullar, Alfé- 
rez D. Pedro Castor, por él Supremo Gobierno . 136 o 6 

Id. 1! de NavarloB.— Capitán D. Juan de Castillas, Teniente D. Luis de Solórza- 

no, AUSrez D. Pedro de Robles, por el Supremo Gobierno 09 9 i 

Id. K de Navarlos.— Capitán D. Ciríaco de Zepeda, Teniente D. FeUpe.Masarle- 

gos, AlfiSrez D. José Varillas, por el Sapremo Gobierno 59 O 6 

Id. de San Diego y San Antonio.— Capitán D. Diego de Najera, Teniente D. To- 
mas de Agullar, AUlSrez D. Juan de Ozuna, por el Supremo Gobierno SI S fi 

Id. de mexicanos.— Capitán D. Diego Sánchez, Teniente D. Antonio Martínez, 

Alftres D. Bartolomé Martínez. 71 I 7 

Id. de Tepatan.— Capitán D. Agustín liópez de Ángulo, Teniente D. Pedro de 

Alcántara, Alférez D. Juan Lara de Zumosa 134 44 SS 

Id. If de Istacomltan.— Capitán D. Juan Miguel de Ijarraval, Teniente D. Juan 

Casiano de Torres, Alférez D. Vicente Pontlgo 63 42 O 

Id. 2t de Istacomltan.— Capitán D. Juan Sánchez, por la Real 'Audiencia: Te- 
niente D. Manuel Morales, Id.; Alférez D. José de los Reyes, por el Supremo « 
Gobierno........ k.^ S5 56 18 

Id. de Caballería de Ciudad Real.— Capitán D. Juan de Verroteran, Teniente 

D, Antonio de Lara, Alférez D. Francisco de Murgo 55 SO O 

Id. de Caballería de Istacomltan.— Capitán D. Pedro Gonzajez, Teniente D. Die- 
go González, por la Real Audiencia ; Alférez D. Manuel de Oliva 46 £ O 

Sumas 1,102 279 105 

Tiene este primer Batallón mil ciento dos soldados : doscientas setenta 
y nneve escopetas: ciento dos lanzas, y cada compañía de que se* compone 
sns oficiales, vandera y tambor. Las Compañías de esta ciudad que en él 
constan usan cada uno que se ofrece las armas y demás pertrechos de Guer- 
ra que d Rey Nuestro Señor (que Dios guarde) tiene en poder de dicho 
Alcalde Mayor y Teniente de Capitán General, que son las siguientes:— Un 
mortero. — Cuatro Pedreros. — Ocho Cámaras. — Ciento treinta y siete fiui- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 309 

les.— Doscientas treinta y cuatro lanzas. — Sincuenta y tres frascos. — Cien- 
to trémta y nueve cartucheras. — Un cajón de valas. — Once granadas y otros 
aderentes: todo muy deteriorado y descompuesto. — Ciudad Eeal, Mayo 
once de setecientos cincuenta y nueve. — Ancheita^ Escribano Público. 

Plana Mayor. 

El Alcalde Kayor y Teniente de Capitán Oeneral D. Miffaél Ignacio Vitir- 
nutt.--Comandante.de Caballería D. Antonio de Obezo por el Superior Oo- 
bicrno. 

Segundo Batallón. 

Coronel D. Juan Fernandez de Castro y por el Snperior Gobiemc^Teniente 
Coronel D. Juan Uagdaleno idem.— Sargento mayor, D. Juan Fontigo Ídem. 

infantería. 

Compaflia de Chiapas.— Capitán D. Joan A.lvare2, Teniente D. José Sollz Gatl- 

ca, AlilSrez D. Jorge Castltlqlo, por el Supremo Ooblemo..............^ 116 22 20 

Id. de Tuxtla.— Capitán D. Joan Pimlentol, Teniente D. Josd de León, AlíSrez 

D. Joeé Chacón, por el Supremo Gobierno 154 46 31 

Id. de espafioles de San Bartolomé.— Capitán D. Diego Chinchilla por el Supre- 
mo Gobierno y oonldo. P. S. A. la K A., Teniente D. Lula Gutiérrez, Alféres 
D; José Chinchilla, por el Superior Gobierno 60 29 16 

Id. de Pardos de San Bartolomé.— Capitán D. Diego Mendes, Teniente D. Joeé 

Caballero, AUéres D. Miguel José MendeE, por el Superior Gobierno 46 12 16 

Id. de espafioles de Socoltenango.— Capitán D. Diego Salazar, Teniente D. An- 
tonio Balllnas, Alíérez D. Manuel de Alfkro. por el Superior Gobierno..»».... 00 28 32 

Id. de Pardos de Socoltenango.— Capitán D. Anionlo Portal, Teniente D. Juan de 

Aliiftro, Alférez D. Domingo Goscochea, por él Superior Gobierno 61 30 48 

Id. de espafiolesdeComltan.— Capitán D. Inocencio de Santiago, Teniente D. Fer- 
nando Guillen, Alférez D.José Coronado, por el Superior Gobierno..... 84 82 12 

Id. de mestizos de Comltan.— Capitán D. Manu^ de Villatoro, Teniente D. Luis 

Olivera, Alférez D. Francisco de Santiago, por el Superior Gobierno 72 23 89 

Id. de Navorlos de Comltan.— Capitán D. Oírlos Gandulíb, Teniente D. Antonio 

lUvera, Alférez D. Manuel Arguello, por el Superior Gobierno 83 24 20 

Id. de Teopisca.— Capitán D. Francisco Cárcamo, Teniente J). Mateo de Estrada, 

Alférez D. Manuel Cantoral, por el Superior Ctobiemo 48 12 29 

Id. de Ooodngo.— Capitán D. Pedro Gutiérrez, Teniente D. Mateo Vicente de Ss- 

trada. Alférez D. Clemente de Ochoa, por él Superior Gobierno 102 84 12 

Id. del Palenque.- Capitán D. Félix Alamilla, Teniente D. Francisco Hidalgo, 

Alférez D. Gerftnimo de Alamilla, por el Superior Gobierno 69 20 30 

Id. de Caballería de Chiapas.— Capitán D. Juan Felipe Ocampo, Teniente D. 

Diego Gómez, Alférez D. Hermenegildo Menendez, por el Superior Gtoblemo. 38 17 00 

Id. de Caballería de Tuxtla.- Capitán D. Cristóbal Acufla, Teniente D. Felipe 

Zapata, Alférez D. Juan de Dloe, por el Superior Gobierno ...? 46 25 00 

Sumas 1,038 353 314 

Tiene esté Segando Batallón mil treinta y ocho soldados: trescientas cin- 
cuenta y tres escopetas: trescientas catorce lanzas. — Ciudad Beal, Mayo 
once de setecientos cincuenta y nueve. — Francisco Javier Áncheita^ Es- 
cribano Público y Beal. Es copia de los piez de lista de las Compa&ías y 



Digitized by VjOOQIC 



310 SOCIEDAD MEXICANA 

Milicias de la Proviacias de Ciudad Real de Chiapa <yie paran en la ofídna 
de mi cargo, y lo hice sacar en virtud de lo mandado por el Supremo Tri- 
bunal de esta Real Audiencia para efecto de acomular á este expediente. 
Guatemala, Enero diez y nueve de mil setecientos sesenta y dos, — Ágtis- 
tin de Guiraola y Castro. 

Razón. — Muy Poderoso Señor: — En cumplimiento de la Real Cédula 
que se haya compulsada y por cabeza de este expediente : de lo.pedido en 
su consecuencia por el Sr. Fizcal, y de lo mandado por esta Real Audien- 
cia, se libró el despacho de que se hace mención, la roKon que se percive á 
la foja tercera, y en su cumplimiento, el Alcalde Mayor de la provincia do 
Chiapa, procedió á practicar las diligencias que en él se le previnieron, con 
las cuales dio cuenta á Vuestra Alteza y según hago memoria por estar di- 
minutas, pidió el Sr. Fiscal se devolviesen originales para que las evacuase: 
lo que así se mandó, y por mi mano se le remitieron desde hará dos años 
poco mas ó menos, de que nle acusó recibo, cuya carta se me ha confun- 
.dido y quedo solicitándola. Y de mandatp verval de este Supremo Tribu- 
nal siento esta razón. En Guatemala á veinte y cinco de Octubre de mil 
setecientos sesenta y cinco. — Francisco Antonio de Guzman, 

Decbeto. — Vistos: La oficina escriva carta Carta en el mensa! prócimo 
á el Alcade menor de Ciudad Real para que sin pérdida de tiempo remita 
las diligencias que constan do la razón que precede. Lo cual proveyeron y 
rubricaron los Sres. Presidente y Ojdores de esta Real Audiencia, Lie. D. 
Domingo López de Urrelo de el orden de Calatrava, Dr. D. Manuel Diaz, 
J) Juan González Bustillo, y Dr. D. Basilio Villarraza. — Guatemala, Oc- 
tubre treinta de mil setecientos sesenta y cinco. — Andrés Guerra Gutiérrez . 

Razón. — Escribióse la carta que se mandó en el auto antecedente en 
treinta y uno de Octubre de setecientos sesenta y cinco de que es copia la 
agregada. — Señalada con una rúbrica. 

Copia. — Sr. D. Joachm Prieto Izla y Bustamante. — Muy Sr. mió. Ha- 
biéndoseme mandado verbalmente los Sres. del Supremo Tribunal de esta 
Real Audiencia informase acerca del estado del expediente instruido sobre 
la división de esa«AIcaldia Mayor: lo ejecute asi esponiendo á su Alteza, 
que en consecuencia de lo que el Sr. Fiscal pidió en vista de la Real Cé- 
dula en que S. M. previno se informase sobre el particular apuntado : se 
habia librado despacho para que se instruyesen las diligencias que en él 
se expresaron, cometidas su practica á V. M*, quien en su cumplimiento lo 
habia hecho así y remitídolas á ésta Capital: y que por haberse advertido 
la falta de alguna otra substancial, se devolvieron nuevamente áV. M?por 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 311 

mi mano, ahorar dos año?, para que las estendiese, de que me acuso recibo, 
cuya carta se me habia confundido. Y en vista de este informe, proveyó 
la enunciada Eeal Audiencia el dia de ayer treinta del que espira el auto 
de este tenor: — Vistos. — La oficina escriva carta en el mensal prósimo & 
el Alcalde Mayor de Ciudad Eeal para que sin pérdida de tiempo, remita 
las diligencias de la razón que precede: En cuyo cumplimiento lo noticio 
á y. M? por medio de esta para su inteligencia, esperando me acuse recibo 
de ella en primera oportunidad. Nuestro Señor guarde á vd. muchos años. 
Guatemala Octubre treinta de mil setecientos sesenta y cmco. — Beso la ma- 
no de V. Su mayor servidor. — Francisco Antonio de Guzman, — Es copia 
de la carta que en su fecha escribi á B. Joachin Prieto Isla y Bustaman- 
te. Alcalde mor. de la Provincia de Ciudad Real de Chiapa. — Guzman, 

Carta. — Sor. Secretario D. Francisco Antonio de Guzman. — Muy Sor. 
mió : A consecuencia de ^o que vd. se sirve prevenirme en carta de treinta 
y uno del p? p? del auto proveido por esa Real Audiencia para que se re- 
mitan las diligencias practicadas sobre la divicion de esta Alcaldia mor. en 
dos: Debo decir que en virtud del superior despacho con inserción de la 
Real Cédula que se remitid en ñn de Octubre de setecientos sesenta y uno 
formé consulta en 20 de Febrero de 62 de la que se dio vista al Sor. Fis- 
cal, quien pidió nuevo informe, al que respondí, con otra de 17 de Julio 
del expresado año, de 62, que se mandó por el Tribunal pasase con los au- 
fos á. dicho Sr. Fiscal lo que se me avisó por el Secretario D. Agustm de 
Guiraola, en carta de 30 del mencionado Julio no habiendo recibido desde 
entonces otra orden sobre este específico. En la citada última consulta, pro- 
puse á su Alteza dedicarme á formar un plano Hidographico de esta Pro- 
vincia para la mas perfecta inteligencia de ella al que no he podido hacer 
por mis multiplicadas ocupaciones, y algunas enfermedades que en el todo 
me han impedido Balir de esta Cabecera, lo que se hacia indispensable para 
la exacta formación de dicho plano. Dios Ntro. Sor. guarde la salud y vida 
de V. por muchos y felices años. Ciudad Real, Novbre. 13 de 1765. — Beso 
la mano de V. Su mayor servidor. — D» Joachin Prieto Izla. 

Copia de Caeta. — Habiendo dado cuenta al Supmo. Tribunal de la 
Real Audiencia de esta corte de la carta de V. de 13 de Nobre. del año 
p? p? respuesta de la que le escribi á 31 de Octubre del mismo año, para 
que remitiese las diligencias practicadas sobre la división de esta Alcaldia 
mor. En vista de ella me ha mandado su Alteza diga á Y. (como lo hago) 
remita la carta de 30 de Octubre de 762 en que le acusa el recibo de las 
enunciadas diligencias D. Agustín de Guiraola y Castro, Escribano de Cá- 



Digitized by VjOOQIC 



312 SOCIEDAD MEXICANA 

mará, para hacerle cargo de ellas. Ntro. Señor guarde á V. muclioB añoe. 
Guatemala, Febrero 28 de 1766. Beso la mano de V. Su mayor servidor. 
— Francisco Antonio de Guzman, — Sr. D. Joachin Prieto Izla. — Es 
copia de la carta que en la misma fecha escribí al Alcalde mayor de la Pro- 
vmci* de las Chiapas. — Guzman. 

Otba o arta. — Sor. D, Joachin Prieto. — Muy Sor. mió. — Satisfago 
gustoso á la atenta de Y. de 17 del que acabó diciendo que la que me cita, 
recibí y entregué al Sor. Presidente su consulta, que pasó al Sor. Fiscal y 
hasta ahora existe en su poder. — Esta bien lo que V. me dice sobre propues- 
tas de oficiales, pero siendo yo interesado en los derechos de los títulos, es- 
pero esfuerzo Y. esos ánimos para que prontamente se les remita sus títu- 
los, y nos interesemos en algo, para llevar con paciencia el peso del ofido 
que es muy tequioso. — Los derechos que ü cada uno corresponde incluso el 
pliego de tres pesos en que se escribe son los del margen. Y repitiéndome 
á la disposición de Y. con el mayor afecto, ruego á Dios lo guarde muchos 
años. — Guatemala Julio 30 de 1762. — Beso la mano de Y. — Su afmo. Ser- 
vidor. — Agwtin de Guiraola y Castro, 

Bazon del Margen. — El pliego que Y. envió para la Audiencia por 
mano de D. Pedro Sarricolea, contenia la consulta que últimamente ha he- 
cho sobre divicion de Alcaldía mor, se entregó en ella y pasó al Sr. Fiscal. 
— Rubricada. 

Otra. — Coronel, Teniente y Sargento mor. que por presicion se han de 
registrar, cuarenta pesos; Ayudante mor, y Capitán, vemte y cmco pesos; 
y Teniente y Alférez, quince. 

Otra carta. — Sor. D. Francisco Antonio de Guzman. Muy Sor. mió: 
En virtud de la de Y. de 28 del p? p?, escrita de orden de ese Supremo 
Tribunal, incluyo la carta de 30 de Julio de 762, en que el Srio. D. Agus- 
tin de Guiraola y Castro, me avisa el recibo del pliego que contenia las dili- 
gencias con la ultima consulta hecha á continuación sobre divi^on de esta 
Alcaldía mor. en dos, y de la que consta dio cuenta á la Beal Audiencia, 
y pasó al Sor. Fiscal. — Y. se sirve acusarme el recibo de ella con órdenes 
de su mayor agrado, ínterin pido á Dios guarde la salud y vida de Y. por 
muchos felices años. Ciudad Eeal, Marzo 14 de 766. — Beso la mano de 
Y. Su mayor servidor, D. Joachin Prieto Isla. 

Informe. — Muy Poderoso Sor.: El Alcalde mor. y Teniente de Ca- 
pitán Gral. de la Provincia de las Chiapas, con el mas humilde respecto 
á la persona de Ytra. Alteza dice: que entendido de la Beal Cédula* de 
S. M. (q. D. g.) fecha en buen retiro á ocho de Octubre de 1760, su obe- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 313 

decimiento, dictamen del Sor. Fiscal, y auto á continuación proveído por 
Vuestra Alteza: Hace presente; que: la citada Provincia situada entre los 
diez y seis y diez y siete grados de Lactitud Austral (Meridiano de Vues* 
tra Isla Tenerifa) se estiende por espacio de 84 leguas comunes de camino 
del éste á oeste, y de 76 de norte á sur siniendola por el poniente, y sep- 
tentrional las de Tehuantepeque y Tabasco, del Reyno de Nueva España 
y por el oriente y mediodía las de Gueguetenango, Soconusco de éste de 
Guatemala. — Comprende en toda su circunferencia 89 pueblos que avitan 
(inclusas las Haciendas y demás labores) 528 Españoles: 2,439 Ladinos: 
14,035 Indios Tributarios, faera de los reservados, mugeres y menores de 
edad, cuyo número asiendo & el de 49,117, y en todas compone, 66119 al- 
mas. Divídese la provincia en seis partidos, conocidos por los nombres: el 
primero de Seudales con veinte y un poblaciones, siendo la mas principal 
y cabezera de todas Ciudad Real. — El Segundo Guardianias con siete Po- 
blaciones de las que es cabezera Asumpcion Guaiteupan. — El Tercero Co- 
ronas con diez Pueblos, el mas numeroso S. Juan Chamula. — El cuarto 
Zoquez con veinte y ocho Pueblos, el principal Sto. Domingo Tecpactan. 
— El quinto Chiapa con nueve el mas numeroso S. Marcos Tuxtla.— El 
sexto Llanos con 14 Poblaciones, la principal de ellas S. Bartolomé. En 
cuyos partidos (ecepto el de Coronas, y algunos Pueblos de Seudales, por 
la inmediación á la Capital) ba sido siempre estilo que los Alcaldes mores, 
nombren un cabo á Guerra, ó Teniente Juez Prevencional, para protejer 
á los naturales de las violencias de los Españoles y Ladinos, conociendo so- 
lo de causas leves y de las graves en primera instancia pero sin mas juris- 
dicion y con la presisa calidad de tener que dar inmediatamente cuenta á 
su alcalde mor. quien ya se advocó así la causa, ya la comete, á el mismo 
Teniente 6 á otra distinta persona según lo haya por conveniente, pues al 
tener estos Cabos, 6 Juesez Prevencionales, mas autoridad 6 Jurisdicción, 
resultarían gravísimos perjuicios del interés, quietud y beneficio del Pú- 
blico. — También se observa y es practica antigua nombrar un Teniente de 
Alcalde mor. el que confirma Y tra. Alteza, y da fianzas de recidencia, res- 
pecto á que no solo conosc de causas leves, sino de las de mayor entidad, 
hasta el estado de sentencia; y deve rebidir precisamente en la Cabezera, 
por cuanto el Alcalde mor. es obligado salir muchas veces de ella á varios 
indispensables negocios de Vtro. Real servicio, que piden su personal asis- 
tencia. — Así mismo mantiene la Provincia Iglesia Catedral con la dignidad 
episcopal y eclesiástico -cabildo: El Secular por su naturaleza se ha estin- 
guido á cauHa de haber faltado sugetos de autoridad y posibles dé sostener 

40 



Digitized by VjOOQ IC 



314 SOCIEDAD MEXICANA 

los respectivos empleos que deben componerle, y es creíble que no se pue- 
da restablecer por la miserable constitución en que se baya esta ciudad. — 
En el estado actual reducida la Provincia anualmente 29,250 pesos de rea- 
les Tributos de seis á siete mil en cada vienio por el producto de cruzada, 
y 1,155 de alcabalas, valor en que las tiene puestas el Sub -arrendatario 
de la Ciudad de Guatemala, cuyo ramo administrado por cuenta de Yira. 
Eeal Hacienda con la misma equidad que á el precente, puede rendir tri- 
ple cantidad. — Vi aquí muy poderoso Sr. una verídica subsinta Chorc^gra- 
phia de Ytra. Provincia de las Chiapas, la que de dia en dia va en una 
visible decadencia, así porque lo|; frutos de ella, no tienen la salida y valor 
antiguo que tcnian, como porque sus naturales se han ido aniquilando, de 
suerte que mucha parte de los pueblos lo son únicamente en el nombre, 
pues hay algunos que no llegan sus moradores á sinco vecinos 6 cabezas de 
familia en inteligencia de lo que pueda Ytra. Alteza resolver lo que juz- 
gare por mas conveniente sobre la división en dofi, de esta Alcaldía mor. 
que será, como siempre lo mejor: Dios Ntro. Sor. guarde la católica real 
persona de Ytra. Alteza, los dilatados dichosos años que la monarquía ne- 
cesita. Ciudad Real de Chiapa, Febrero 20 de 1762. — D. Joachin Prieto 
Isla. 

Decreto. — Al Sr. Fiscal. — Lo cual provelleron los Sres. Presidente y 
Oydores de esta Real Audiencia. Lie. D. Domingo López de ürrelo de el 
orden de Calatrava, Dr. D. Manuel Diaz, D. Juan González Bustillo, y Dr. 
D. Bacilio Yillarraza. En Guatemala, á.27 de Mayo de 1762. — Agustia 
de Guiraola y Castro. 

Pedimento del S. Fiscal. — Muy Poderoso Sor. — El Fiscal de Sa 
Magestad, en virtud del informe del Alcalde mor. de las Chiapas, sobre el 
numero de vecinos estencion y situación de los Pueblos, haya que aunque 
infiere le primera y calcula el número de vecinos, no espresa las distancias 
de unas ú, otras poblaciones con sus cabeceras, para que se pueda que se 
pueda hacer juicio de la utilidad que tenga dividirla y el paraje donde im- 
porte señalar la Cabecera de la que se haya de eregir, por lo que Y. A. 
podrá devolverle este informe á fin de que instrulla á su continuación estos 
puntos, y fecho dirá lo que corresponda. Guatemala, Mayo 28 de mil sete- 
cientos sesenta y dos. — Romana. 

Decreto. — Autos para la primera. — Lo cual provelleron los Sres. Pre- 
sidente y Oydores de esta Real Audiencia, Lie. D. Domingo López de Yr- 
relo, de el orden de Calatrava, Dor. D. Manuel Dia*, y D. Bacilio de Yi- 
llarraza. Guatemala, Mayo 28 de 1762. — Pedro Felipe de Sarricoleco. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 315 

Citación. — El Fiscal de S. M. se da por citado. Guatemala Mayo 29 
de 1762.— Rubricada. 

Auto. — Real Sala, Mayo 29 de 762. — Vistos por los Sres. Presidente 
y Oydores, Vrrelo, Diaz y Villaraza: hágase como dice el Sor. Fiscal, y la 
oficina remita el expediente en el correo próximo. — Lo cual provelleron y 
rubricaron los Sres. Presidente y Oydores de esta Real Audiencia, D. Do- 
mingo Ldpez de Vrrelo de el orden de Calatrava, y Dres. D. Manuel Diaz 
y D. Bacilio de Villarraza, Oydores en haz del Sr. Fiscal. En Guatemala 
á 29 de Mayo de 1762. — Pedro Felipe de Samcolea. 

Consulta.— Muy Poderoso Señor.— •Señor: — El Alcalde mor. Tcnt? 
Capitán Gral. de la Provincia de las Chiapas, en vista de la respuesta del 
Sor. Fiscal & la consulta que presede, y auto de V. Alteza proveído dice» 
Na haya ni comprende el taodo de hacer inteligible, y demostrables con sola 
la espresion de la pluma las distancias entre sí de unos á otros Pueblos de 
cuanto contiene dicha Provincia que no sea formado un Plano Hidographico 
de ella, el cual visiblemente las manifieste con los rumbos á que están situa- 
dos, para que de esta suerte se pueda con formal individualidad hacer el 
juicio de la división y, términos que de verá tener cada Alcaidia llegado el 
caso de partir esta en dos y el útil de ello puede resultar á la Real Hacienda 
beneficio y comodidad pública. — El espresado plano Hidrographico ten- 
drá particular cuidado de formarle y dirigirle al Sor.Fiscal Vtro. Alcalde 
Mor. ; pero á beneficio del tiempo, así porque elasunto que lo requiere, como 
por hallarse solo el despacho de todo cuanto ocurre tanto en la recaudación 
de Real Hacienda, como en la Administración de Justicia.— Sin embargo 
( conforme á la práctica y conocimiento quetiene adquirido ) propone : Que 
caso de dividirse la Alcaidia deberá comprender la una los cuatro partidos 
de Sendales, Llanos, Coronas y Guardiania, inclusos los pequeños pueblos 
de Acalá Chiapilla, y Ostuta, del Priorato de Chiapa que todos componen 
52 poblaciones de las cuales sera cabecera Ciudad Real, y mirando mas al 
centro y proporción de todas puede serlo C omitan. La otra comprenderá 
los dos Partidos de Chiapa y Zoques, inclusos los tres pequeños pueblos de 
Istapa, San Gabriel y Soyald del priorato de Ciudad Real, que todos compo- 
nen 37 poblaciones, de las cuales será Cabezera Tuxtla, y mirando mas al 
centro y proporción de ellas, lo puede ser Tecpactan. — En esta conformi- 
dad queda cada Alcaidia dividida en dos prioratos con igualdad, casi de 
distancias, proporción de Tributos, y separadas por una cordillera de mon- 
tañas, estendidas de Norueste á Sueste y de modo que aunque la primera 
contiene algunos mas pueblos, no por eso será mas tequioso ni mas pingue 



Digitized by VjOOQIC 



316 SOCIEDAD MEXICANA 

que la segunda, pero ambos tan limitados que Ytra. Alteza deberá propor- 
cionar un sueldo correspondiente á la precisa manutención y decencia do 
cada Alcaidía Mor., para con esto ponerles en la libertad de no necesitar va- 
lerse de medios ilícitos, á fin de sostener la dignidad y carácter de Ministres 
Keales. — Dios Ntro.Sor. guárdela católica Real persona de Vtra. Alteza 
los dilatados años que la monarquía necesita. Ciudad Keal, Julio 16 de 
1762.-^D. Joachin Prieto Isla. 

Decreto. — Al Sor. Fiscal. — Lo cual provelleron los Señores Presi- 
dente y Oydores de esta Real Audiencia Lie. D. Domingo López de Vrrelo 
de el orden de Calatrava, D. Juan González Bustilb y Dor. D. Bacilio de 
Yillarraza. En Guatemala á 80 de Julio de 1762. — Agustín de Guiraola 
y Castro. 

Pedimento del SeSíor Fiscal.— Muy Podjeroso Señor.— El Fiscal 
de S. M. dice: Que en virtud de la Real Cédula de 8 de Octubre de 60, 
respectiva á la conveniencia que tendrá dividir la Provincia de Chiapa en 
dos Alcaldías mayores informó el Alcalde mor. D. Joachin Prieto de Isla 
que tenia 84 leguas de Leste á Oesta, y 76 de Norte á Sur de camino or- 
dinario, que tenia 89 Pueblos, y que la habitaban inclusas las Haciendas y 
Labores, 528 españoles, 2439 Ladinos: 14035 Indios Tributarios: fuera de 
reservados, mujeres y menores de edad, cuyo número asciende al de 49.117, 
que componen 66.119 almas. — Que la Provincia se divide en seis parti- 
dos conocidos, el primero de Sendales con 21 poblaciones, su cabecera Ciu- 
dad Real: el segundo Guardiania con 7, su cabecera Concepción Guaitiu- 
pan: el tercero Coronas con 10, su cabecera San Juan Chamula: el cuarto 
Zoquez, con28, su cabecera Sto. Domingo Tecpactan: el quinto Chiapa con 
9 y el mas numeroso S. Marcos Tustla: el sesto Llanos con 14 población^ la 
principal de ellas S. Baltolomé, y como por este informe con lo demás que 
contiene, solo se comprendiera la estencion de la Provincia y número de Po- 
blaciones, y no las distancias de unas á otras, tanto importan para regular 
la divicion, y el paraje donde importe señalar la Cabecera se le mandó por 
Ytra. Alteza informar al Alcalde mor., quien respondió que no podia hacer 
vicible las distancias sino era formando un Plano Hydographico, el cual 
muestre log rumbos y situaciones para hacer patente la división y términos 
que deberá tener cada Alcaldía ; pero que éste no era fácil formarlo sino 
á beneficio del tiempo por las razones que apunta de precisas ocupaciones 
que lo embarazaba, y como haya concluido el tiempo de su Alcaldía sin eje- 
cutarlo, y se le haya pedido por la Oficina, párese haber respondido no ha- 
ber tenido tiempo de formarlo. — En la última representación dice: que sm 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 317 

embargo le parecía que caso de dividir la Alcaldía debería comprender la 
una los cnatro partidos de Sendales, Llanos, Coronas y Guardiania, inclu- 
sos los pequeños pueblos de Acala, Chiapilla y Ostuta, que componen 52 
poblaciones, y su Cabecera podía ser Ciudad Beal; y que la otra compren- 
diese los dos partidos de Chiapa y Zoquez inclusos loé tres pequeños pue- 
blos de Istapa, S. Gabriel y Soyale que todos componen 37 poblaciones ; 
de las cuales podía ser cabecera Tusüa y mirando mas al centro de las po- 
blaciones Tupactan, que asi le párese quedaban divididas con igualdad casi 
de distancias, y separados por una cordillera de montaña, est^ndida de No- 
rueste á Sueste de modo que aunque la primera contiene algunos mas pue- 
blos, no sería mas trabajosa, ni mas pingue^que la otra, pero que ambas se- 
rian tan limitadas que era preciso proporcionar sueldo competente para la 
desencía de los Aleados mores. — En el supuesto de este informe, y en el de 
que no ha podido medir la tierra, ni formar el plano en el dilatado tiempo 
que ha que lo ofreció por las ocupaciones que son presumibles de recauda- 
ción de ramos de Eeal Hacienda, y administración de justicia en aquella 
basta estencion : le parece al Fiscal, que puesta razón de la escusa que ha 
• dado para formarla, y considerando no se podrá facilitar por otro, cuando 
dste no lo ha practicado, que no se solicite mas instrucciones; y queVtra. 
Alteza mande se ponga certificación por Oficiales Bcales del salario que go- 
za, para que según la división que proyecta se informe S. M. el señalamiento 
de la mitad á cada uno de los dos, sin que lo estorve lo poco pingue que 
se asegura ser aquella Alcaldía mor: porque con la libre fa<;ultad de co- 
merciar que hoy tienen los Alcaldes mores., no solo lograran una utilidad 
correspondiente, sino que estarán los tributos seguros, los indios visitados 
á su tiempo, y la justicia mejor administrada. — Para no poner la conside- 
ración en el propuesto óbice es preciso refleccionar que los Alcaldes mores, 
no tienen por pingue, la que no produce utilidad en que puedan hacer en 
los cinco años, de su provicion una rápida fortuna á proporción de la que 
han visto hecha por uno ú otro que ha regresado á España, y á lo que en 
vulgaridad se suelen ponderar los Ministerios de Indias: pero en la reali- 
dad, contentándose con una regular utilidad juzga el Fiscal que una y otra 
la producirían en el supuesto de libre comercio: bien entendido, que las ven- 
tajas penden del buen crédito del Alcalde mayor y de la conducta con que 
se maneja, porque el que contare con los Tributos para sus utilidades, y no 
observare las reglas económicas del comercio, precisamente esperimentará 
sus atrasos, como en la propia Provincia ha sucedido en los tiempos pasa- 
dos, y sobre todo V. Alteza informará á S. M, lo que t^nga por mas acer* 



Digiti 



zedby Google 



318 SOCIEDAD MEXICANA 

tado, y confbrme & su Real servivicio. Guatemala Mayo 23 de 1766. — 
Eomana. 

Decreto. — Autos. — Lo cnal provelleron los Señores Presidente y Oy- 
dores de esta Real Audiencia, á saber el muy ilustre Sr. D. Pedro de Sa- 
lazar, Presidente Lie. D. Domingo Lopeas de Yrrelo del orden de Calatrava, 
Dr. D. Basilio de Villarraza Benegas y D. Sebastian Calvo de la Puerta. 
En Guatemala & 26 de Mayo de 1766. — Agustin de Guiraolay Castro. 

AuTO.-^Real Sala Octubre 29 de 766: vistos por los Señores Presidente 
y Oydores Vírelo y VOlarraza. — Puesta por oficiales reales la certificación 
que se pide por el Señor Fiscal se traiga. — Lo cual publicaron y prove- 
lleron los Señores Presidente y Oydores de esta Real Audiencia Lie D. 
Domingo López de Vrrelo de el orden de Calatrava, y Dr. D. Bacilio de 
Villarraza. En Guatemala á 29 de Octubre de 1766. — Francisco Antonio 
de Guzman. 

Certificación. — Muy poderoso Señor. — Los Oficiales «Reales de la 
Real Hacienda y caja de esta Corte, Contador D. Juan Crisóstomo Rodrí- 
guez de Rivas y Tesorero D. Manuel de Llano, en cumplimiento del auto 
que antecede & V. A. del dia de hoy : certificamos que el salarío que goza 
en esta Real caja anualmente* el Alcalde mor., propietario de la Provincia 
de Ciudad Real de Chiapas, es 1323 pesos. Guatemala Octubre 29 de 1766. 
— Juan Crisóstomo Rodríguez de Rivas. — Manuel de Llanos. 

Decreto. — Saqúese testimonio por duplicado para dar cuenta á S. M. 
— Lo cual provelleron y rubricaron los Señores Presidente y Oydores de 
esta Real Audiencia Lie. D. Domingo López de Vrrelo del orden de Cala- 
trava, y Dor. D. Bacilio de Villarraza Venegas. — En Guatemala á 31 de 
Octubre de 1766. — Francisco Antonio de Guzman. 

Citación. — En la Ciudad de Guatemala, á 4 de Novbrc. de 1766.— 
To el infrasquito Escribano inteligcnció y di noticia del auto de la foja 
antes de esta al Sor. Dr. Felipe Romana y Herrera del consejo de S. M. y 
fiscal de esta Real Audiencia, y porque conste lo siento por diligencia de 
que doy fe. — Francisco Antonio de Guzman. 

Razón. — Sacóse testimonio por duplicado en virtud de lo mandado por 
esta Real Audiencia, en 10 de Dbre. de 1766. — Rubricada. 

Real Cédula. — El Rey. — Presidente y Oydores de mi Real Audien- 
cia de las Provincias de Guatemala, que recide en la ciudad de Santiago de 
ellas: en cumplimiento de lo que se hos ordenó por Real Cédula de 8 de Oc- 
tubre de 1760 p&ra que infoírmaseis con toda individualidad si convendría 
ó no dividir en dos la Alcaldía mor. de Ciudad Real de Cbiapa, con es- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 319 

presión de los Paeblos que podrían señalarse á cada Jurisdicción; disteis 
cuenta con testimonio en carta de 26 de Febrero del año p? p? de que la 
enunciada Alcaldia tiene 84 leguas de longitud y 76 de latitud, y en ellas 
89 Pueblos divididos en 6 partidos con 628 Españoles, 2439 Ladinos y 
14.035 Indios Tributarios, que con los reservados, mttgeres y menores as- 
ciende su número á 49.119 personas, y después de espresar la cabezeta y 
Poblaciones de que se compone cada uno de los seis mencionados Parti- 
dos, añadió que en todos á esepcion de el de Coronas y algunos Pueblos 
de Sendales por la inmediación á esta Capital, han acostumbrado los Alcal- 
des mores, poner un caho & Guerra, ó Teniete Juez Prevencional á fin de pro- 
tejer á los naturales de las violencias de los Españoles y Ladinos, sin tener 
mas jurisdicción que la de conocer solo de las causas leves, y de las graves 
en 1^ Instancia y con la precisa calidad de dar inmediatamente cuenta á su 
alcalde mor. de lo cual os había informado el actual Alcalde mor. D. Joa- 
chín de Prieto, como también de lo que producen sus Tributos, y los ramos 
de cruzada, y alcavalas, y que en caso de dividirse en dos lo parecía com- 
prendiese la una los Partidos de Sendales, Llanos, Coronas, y Ouardiania, 
con los pequeños pueblos de Acála, Chíapílla, y Ostuta, siendo su cabezera 
Ciudad Eeal de Chiapa, y la otra los dos restantes de Chiapa y Soques, con 
los pueblos' dé Ixta, S. (Gabriel y Soyaló y Tuztla por cabezera, pues aun- 
que la primera contiene maa poblaciones no quedavamás trabajosa ni pin- 
gue bien que ambas tan limitadas que seria preciso proporcionar sueldo 
competente á los Alcaldes mores, para su decente manutención, respecto 
de gozar el actual el de 800 pesos de oro de minas que componen 1323 pe- 
sos de ocho reales de plata, cuatro reales diez y ocho maravedises, según lo 
informado por el contador de Tributos de ese reino, por cuyas razones y 
demás que espusísteis, teníais por conveniente que se dividiese la mencio- 
nada Alcaldía Mayor en dos, para su buen Gobierno en lo espiritual y tem^ 
poral de los Indios y protección de esos mis vasallos, á causa de que por 
este medio se facilitará la enmienda de los desordenes, se administrará mas 
bien la justicia, y se recaudarán mis Reales Tributos sin los riesgos é in- 
quietudes que ha padecido, aun con pérdida de varios vasallos, respecto de 
que con la personal aisistencia de los dos que se pongan podrán ser mas efec- 
tivas las providencias para que se aumenten el comercio frutos y utilidades 
que rinde con abundancia, por lo que se podrá inmediatamente pasar á 
practicar la propuesta divicion, aumentando siendo de mi Real Agrado al- 
gún sueldo á los Alcaldes mores, después de repartido entre ellos el que 
goza el actual y que cuando el informe del citado Alcalde mor. no se ca- 



Digitized by VjOOQIC 



320 SOCIEDAD MEXICANA 

lificaae suficiente á este fin, por defecto del Mapa gral. á su terreno, juza- 
bais conyenlente que por ahora se pasase á su ejecución según la espre- 
sada demarcación, entre tanto que se formaya aquel por un ingeniero con 
asistencia del Ministro que de ese Tribunal se nombrase, erogándose los 
gastos de mi Beal Hacienda, por no baber otro arbitrio en aquella Provin- 
cia. V habiéndose visto lo referido en mi consejo de cámara de las Indias, 
con lo que en su inteligencia y de los antecedentes del asumpto, espuso mi 
fiscal, y consultándome sobre cUo^en 25 de Enero de este año, he resuelto 
que desde se ejecute la propuesta divicion en los términos que la hace el 
enumerado Alcalde mor. D. Joachin de Prieto, en cuya consecuencia, por 
despacho de este dia se da la competente combion para ello al Presidente 
de esa Audiencia á fin de que se eviten cuanto antes los pecados públicos 
y los perjuicios que esperimenta mi Real Hacienda, de que he querido pre- 
veniros para que os halléis enterado de ello, por ser así mi voluntad; y que 
de ésta mi Beal Cédula se tomo razón en la contaduría gral. d^l enunciado 
mi consejo. Fecha en Aranjues á 19 de Junio de 1768. To el Rey, — Por 
mandado del Rey nuestro Señor. — 2>. Tomás del él Mello. Señalado con 
tres rúbricas. 

Razón. — Tómese razón en la Contaduría gral. de las Indias. Madrid 27 
de Junio de 1768. — D. Tomas Ortiz de Landázuri. 

Ob£D£0IMI£NTO. — En la Ciudad de Santiago de Guatemala á 24 de 
Dbre. de 1768 siendo como las siete de la tarde de este dia, estando en la 
Real Sala de acuerdo que se formó extraordinario los Sres. Presidente y 
Oydores de ella, á saber el muy ilustre Sor. D. Pedro de Salazar y Herré* 
ra. Presidente, D. Manuel Fernandez de Yillanueva, D. José Antonio Bas- 
quez Oydores y Dr. D. Felipe Romana y Herrera Fiscal se recibió y leyó 
hk real cédula de las cuatro fojas con ésta, y tomándola en sus manos la ve* 
zaron y pusieron sobre sus cabezas estando en pié y destocados, y dijeron 
la obedecían, y obedecieron como carta de su Rey natural (Q. D. G.) y 
para su cumplimiento mandaron se llevase á dicho Sr. Fiscal y lo rubrica- 
ron. — Ante mi Andrés Guerra Gutiérrez. 

Pedimento del S. Fiscal. — Muy Poderoso Sor.— El Fiscal de S.M. 
dice: que p^ responder lo conveniente al cumplimiento de esta Real Cé- 
dula, podra Y. A. mandar se le pase el expediente original de donde dima- 
nó el informe que la motivó. Guatemala Enero 16 de 1769. Señalado con 
una rúbrica. 

Deobeto. — Como dice el Sr. Fiscal. — Lo cual provelleron los Sres. 
Presidente y Oydores de esta Real Audiencia, D. Juan González Bnstillo, 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 321 

Dr. D. Bacilio de Villarraza, D. Manuel Fernandez de Villanueva, D. José 
Antonio Basques de Aldama. Guatemala Enero 16 de 1769. — Agustín 
de Guiraola y Castro. 

Kespubsta fisoal. — Muy poderoso Sr. — El Fiscal de S. M. dice: que es- 
ta Real Cédula se debe cumplir y ejecutar, y V, A. mandará, que puesta co- 
pia en los autos de la materia, y en los libros de la materia se archive la origi- 
nal, y se d& por citado. Guatemala Enero 26 de 1769. — ^Eomana. 

Decbeto. — Tráigase. — Lo cual provelleron los Sres. Presidente y Oy- 
dores de esta Keal Audiencia Dr. I). Bacilio Villarraza, D. Manuel Fernan- 
dez de Villanueva y D. José Antonio Basquez. Guatemala Enero 28 de 
1769. — Andrés Guerra Gutierres. 

Auto. — Hágase como dice el Sr. Fiscal. — Lo cual provelleron y rubri- 
caron los Sres. Preádente y Oydores de esta Eeal Audiencia, D. Juan Gon- 
zález Bastillo, Dr. D. BacUio Villarraza, D. Manuel Fernandez de Villa- 
nueva y D. José Antonio Basquez. Guatemala, Fbro. 1? de 1769. — Agus- 
tín de Guiraola y Castro, Es copia de su original á que me refiero, y la 
hice sacar en virtud de lo mandado para agregar á los autos del asumpto. 
Guatemala, Febrero 1? de 1769. — Agustín de Guiraola y Castro. 

Real C¿duIiA, — El Rey: Gobernador Capitán gral. y Presidente de mi 
Real Audiencia de las Provincias de Guatemala que reside en la Ciudad 
de Santiago de ellas: En carta de 26 de Febrero del año p? p?, dio cuen- 
ta con testimonio esa Audiencia cumpliendo con lo que se le ordenó por 
Real Cédula de 8 de Octubre del de 1770 para que informase con toda m- 
dividualidad, si cómbenla 6 no, dividir en dos la Alcaldía mor. de Ciudad 
Real de Chiapa, con esprecion de los Pueblos que podrían señalarse á cada 
jurisdicipn, de que aquella tiene 84 leguas de longitud y 76 de latitud, y 
en ellas 89 pueblos divididos en 6 Partidos, con 528 Españoles, 2,439 La- 
dinos, y 14,036 Indios Tributarios que con los reservados, mugeres y me- 
nores asiendo su número á 49,117; y todos á 66,119 personas, y después 
de espresar la Cabezera y Poblaciones de que se compone cada uno de los 
seis mencionados Partidos, espresó que en todos á escepcion el de Corona, 
y algunos Pueblos de Sóndales por la inmediación á esa Ciudad, han acos- 
tumbrado los Alcaldes mores, poner un cabo á Guerra, ó Teniente Juez 
Prevencional á fin de protejer á los nacionales de las violencias de los Es- 
pañoles y Ladinos sin tener mas jurisdicion que la de conocer solo de las 
causas leves, y de las graves en primera instancia, y con la precisa calidad 
de dar inmediatamente cuenta á su Alcalde mor. de lo cual le había infor- 
mado el actual D. Joachin de Prieto, como también de lo que producen 

41 



Digitized by VjOOQIC 



322 SOCIEDAD MEXICANA' 

sos Tribuioe, y los ramos de Crazada y Alcavalas, y que en caso de diyi- 
dirse en dos, le parecía comprendiese la una los partidos de Sendales, Lla- 
nos, Corona y Guardiania, con los pequeñas pueblos de Acala, Ghiapillay 
Ostuta, siendo su cabezera Ciudad Real. Y la otra los 'dos restantes de 
Chiapa y Soques, con los Pueblos de Ista, S. Gabriel y SoQaló y Tastla 
por Cabezera, pues aunque la primera contiene mas poblaciones, no que- 
daya mas trabajosa, ni pingue, bien que ambas tan limitadas que seria pre- 
ciso proporcionar sueldo competente á los Alcaldes mores, para su decente 
manutención, respecto de gozar el actual el de ochocientos pesos de oro de 
minas, que componen mil trecientos veinte y tres pesos de á ocho reales de 
plata, cuatro reales diez y ocho, marayedices, según lo informado por el 
contador de Tributos de ese Beyno, por cuyas razones y demás que expu- 
so tenia por combeniente la misma Audiencia que se dividiese la menciona- 
da Alcaldía mor. en dos, para su buen gobierno en lo espiritual y tempo- 
ral de los Indios y protección de esos mis vasallos, á causa de que por este 
medio se fiícilitara la enmienda en los desórdenes, se administrara mas bien 
la justicia, y se recaudaran mis Beales Tributos, sin los riesgos é inquie- 
tudes que ha padecido aun con perdida de varios vasallos, respecto deque 
en la personal asistenoia de los dos que se pongan, podrán ser mas efecti- 
vas las providencias, para que se aumenten, el comercio, frutos y utilidades 
que rinde con abundancia, por lo que se podrá inmediatamente pasar á 
practicar la propuesta divicion, aumentando siendo de mi Real agrado 1&I- 
gun sueldo á los dos Alcaldes mores, después de repartido entre ellos el que 
goza el actual, y que cuando el informe del Alcalde mor. no se calificase 
suficiente á este fin por defecto del mapa gral. de su terreno, juzgaba con- 
veniente por haora se pase á su ejecución, según la espresada demarcación 
entre tanto que se formava aquel por un ingeniero con asistencia del Mi- 
nistro que de la propia audiencia se nombrase erogando los gastos de mi 
Beal Hacienda, por no haber otro arbitrio en la espresada Provincia; j 
visto lo referido en mi consejo de Cámara de las Indias con lo que en su 
inteligencia y de lo^ antesedentes del asunto espuso mi Fiscal he resuelto 
que desde luego se pase á ejecutar la propuesta división en los términos 
en que la hace el enunciado Alcalde mor. D. Joachm de Prieto y ordena- 
ros y mandaros (como lo ejecuto) la practiquéis inmediatamente á fin de 
ocurrir á la urgente necesidad de evitar con la mayor brevedad los peca- 
dos públicos, y los perjuicios que esperimenta mi Beal Hacienda, por ser 
así mi voluntad, y que de esta mi Beal Cédula se tome la razón en la Con- 
taduría gral. del enunciado mi consejo. Fecha en Aranjues á 19 de Junio 



Digitized by V^OOQlC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 323 

de 1768. — Yo el Rey. — Por mandado del Bey ntro. Sor. — D. Tonaas del 
Helio. — Sefialada con tres rúbricas. Tómese razón en la Contaduría gral. de 
las Indias. Madrid, 27 de Junio de 1768. — D. Tomas Ortiz de Landázuri. 

Obedecimiento. — En Guatemala á 24 de Diciembre de 1768. El muy 
Ilustre Sr. D. Pedro de Salazar Herrera Natera y Mendoza, Caballero de 
la Sacra Orden de Monteza Comendador de las villas de Yinacos, y Beni- 
carlo, Capitán de Granaderos de Beales Guardias españolas, Brigadier de 
los Beales Ejércitos de su Magostad de su Consejo, Presidente de esta Beal 
Audiencia, Gobernador y Capitán gral. de este Beyno: Habiendo recibido 
y visto la Beal Cédula de las cuatro fojas con este, la oojió en sus manos, 
estando en pié j destocado vezó, y puso sobre su cabeza y dijo, la obedecía, 
y obedeció como carta de su Bey y Sor. natural (que Dios guarde) y que 
para su cumplimiento se lleve al Sor. Fiscal y lo rubrico. — Señalado con 
una rubrica. — Ante mi Andrés Guerra Gutiérrez, 

Pedimento del Soe. Fiscal.— Muy Ilustre Sor. El Fiscal de S. M. 
dice: que esta Beal Cédula se debe cumplir y ejecutar como en ella so con- 
tiene, dividiendo por Señoría el Salario que goza el Alcalde mor. de Chiapa 
entre los dos, respecto á que se le divide el trabajo, y á que los Alcaldes 
mores, de Quesaltenángo Escuintla, y otras logran menos Salario. Sin em- 
bargo de ser de basta estencion, porque lo pingue de ellas consiste en el co- 
mercio y repartimiento, y que copiada en la oñcina de Cámara y puesto 
testimonio en los autos de la materia, que paran en la de D. Agustín de 
Guiraola se archive el original. Guatemala Enero 26 de 1769. — Romana. 

Auto. — Guárdese, cúmplase y ejecútese lo mandado por S. M. por la 
Beal Cédula \|ue antecede practicándose inmediatamente la división de la Al- 
caldía mor. de Ciudad Beal de Chiapa en los térmmos propuestos por D. 
Joachin Prieto de Izla, en su informe de la Beal Audiencia de 10 de Julio 
de 1762 asignándose (como asigno desde luego) mil pesos de sueldo á cada 
uno de los dos Alcaldes mores., mclucive el que goza el actual D. Femando 
Gómez de Andrade, archívese la citada Beal Cédula, quedando copiada en 
la oficina de Cámara, y agregada otra á estos autos, y para que en esta 
contaduría, y en las dos alcaldías mores, de Ciudad Beal y Tustla, haya 
siempre el conocimiento y gobierno combeniente y respectivo en razón de 
esta providencia, entrénese testimonio de este Proceso á Oficiales Beales 
y á cada Alcalde mor. para que lo depositen en su archivo. Y por esta vez 
ineertense la citada consulta de D. Joachin Prieto Izla, las dos Beales Ce- 
dulas de 19 de Junio del año p? p?, y este auto de erección en el título que 
se le librare al nuevo Alcalde mor. de Tustla y dése cuenta á S. M. — Sa- 



Digitized by VjOOQIC 



324 SOCIEDAD MEXICANA 

lazar. — Lo caal proyelld y firmó el muy Ilastre Sor. Presidente de esta 
Beal Audiencia, Gobernador y Capitán general de este Reyno. Guatemala 
Febrero 8 de 1769. — Andrés Guerra Gutiérrez. — Concuerda con la Real 
Cédula y demás diligencias originales de que va fecho mendon & que me re- 
mito, que á efecto de agvegar este testimonio á los autos de la materia que 
enuncia el auto incorporado de ocho del corriente se me entr^ó hoy dia 
de la fecha por D. Andrés Guerra Gutiérrez. Guatemala Febrero 10 de 
1769. — Agustín de Guiraolay Castro. — Concuerda este tratado con los 
autos originales y testimonios de la Beal Cédula de que va fecho mendon, 
á que me remito, que paran en la oficina de cámara de mi cargo, y lo hize 
sacar en virtud de lo mfmdado por este superior Gobierno en el auto últi- 
mamente inserto para entregar á D. Femando Gómez de Andrade, Alcalde 
mor. de la Provincia de Ciudad Beal. Guatemala Marzo 20 de 1769.--- 
Agustín de Guiraola y Castro. — Sor. Alcalde mor. Teniente Capitán ge- 
neral. — D. Juan Oliver Alcalde mor. y Teniente Capitán Gral. de la Pro- 
vincia de Tustla nuevamente erigida por división como se perdve por los 
Beales títulos de uno y otro que debidamente presentó en 21 fojas útiles, 
para que vistos por Y. M., me los devuelva origmales y en su consecuen- 
cia, so sirva individualizar los Pueblos, rayas y linderos de su Jurisdidon, 
y pasar & mandar sujeto que de ella me de posecion formal, desde cuyo dia 
se deverá entender de mi cargo su Gobno. en todo y por todo. — Por tanto. 
— A. Y. suplico haga como pido juro en forma y lo necesario, etc. 

Otro si digo: que de este escrito y su proveído se ha de servir Y. man- 
dar darme testimonio bastante para agregar el que tengo en mi poder au- 
torizado por D. Agustm de Guiraola y Castro secretario de Cámara de la 
Beal Hacienda de este Beyno de las diligencias practicadas en este asunto 
en virtud de Beal Cédula de S. M. (q. D. g.) que incluiré y devoré ar- 
chivar en mi oficina para su eterna constancia, pide ur-supra. — Juan Oü- 
yer. — Por presentada con los dos Beales títulos que menciona: vuélvanse 
originales á D. Juan de Oliver, y hágase en todo como lo pide: así lo pro- 
vey, mandé y firmé. Yo el Lie. D. Fernando Gómez de Andrade y Medi- 
na, Abogado de los Beales consejos. Alcalde mor. por S. M. y Teniente 
Capitán gral. de esta Provincia con los testigos de mi asistencia ante quienes 
despacho por fallecimiento del Escribano en Ciudad Beal de Chiapa á seis t 
dias del mes de Junio de 1769 de que certifico. — Femando Gómez de An- 
drade. — Manuel Antolin.—José Mercado. — Yo, el Alcalde mor. y Te- 
niente de Capitán general de esta Provincia, certifico haber entregado á 
D. Juan de Oliver, los dos Beales títulos, dtados en su pedimento en 21 fo- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 325 

jas, como se previene por el auto que antecede. — Gomes, — En Ciudad Real 
de Chiapa á 7 dias del mes de Junio de 1769. Yo el Lie. D. Femando Gó- 
mez de Andrade y Medina, Abogado de los Eeales consejos, Alcalde mor. 
por S. M. y Teniente Capitán gral. de esta Provincia, en virtud del auto 
que antecede y de ún testimonio que se me remitió por la oficina de cámara 
del cargo de D. Agustin de Guiraola y Castro, autorizado por este en 20 
de Marzo p? p?, en 28 fojas útiles de varias diligencias practicadas por S. 
A., la Beal Audiencia y Supor. Gobno. en consecuencia de dos Eeales Cé- 
dulas del Rey ntro. Sor. (q. D. g.) inserta digo : que la Jurisdicion 3e Tus- 
tla Cabezéra señalada, se deverá entender y en lo subsecivo se entenderá de 
los Pueblos de Ocozocuatla, Zintalapa, Jacnasin, Jiquipila, por aquella par- 
te; por esta Istapa, Soyaló, San Gabriel, Chiapa, Suchiapa, Pochuta; y Sc- 
guiendo, Titotol, Solistaguacan, Comistaguacan, Tapilula, Isguatan, Solu- 
suchiapa, Istapangajolla, Ostintal, Istacomitan, Micapa, Sanuapa, Chapul- 
tenaogo, Coalpitan, Sayula, Ostuacan, Ocotepe^ue, Tapakpa, Pantepeque, 
Coapilla, Copainala, Jepatan, Quechula, Chievaun, Chicozen, y Osumasin- 
ta, con todas sus Haciendas, y Ranchos y Términos: de los cuales pueblos 
y sus correspondientes mediante, á hallarme accidentado y entendiendo én 
la recaudación de tributos de tor. de Navidad de 768, pasará mi Teniente 
Gral. D. Estovan Gutiérrez de la Torre á dicho Pueblo de Tustla, y en el 
dará á D. Juan de Oliver, Alcalde mor. y Teniente Capitán gral. nombra- 
do, posecion formal, Real y verdadera, asentándola según corresponde, á con- 
tinuación de la copia que de estas diligencias, dho. D. Juan de Oliver lo 
presentará, y original le devolverá, y á mi me dará aviso del dia en que 
fuere para poner razón en estas que acomulo á el relacionado testimonio 
para la devida constancia en este Archivo, asi lo provey, mandé y firmé con 
los testigos de mi asistencia de que certifico: — Femando (romez de An- 
drade. — Manuel AntoUn, — José Mercado. — Por carta que hoy dia do 
la fecha, recibi de mi Teniente gral. D. Estovan Gutiérrez de la Torre consta 
haber dado cumplimiento á la precedente comisión el dia 13 del presente 
mes. Ciudad Real, Junio 17 de 1769. — Lo que certifico. — Fernando Gó- 
mez de Andrade, 

Es copia fielmente sacada de su original con sus mismos equívocos, in- 
correcciones y yerros ortográficos. 

San Cristóbal, Marzo 4 de 1854. 

El Secretario del despacho. — Firmado. — Martin Quezada. 

Es copia. México, Marzo 22 de 1871. 

Manuel Aspíroz, 

Oficial Ifafor, 



Digitized by VjOOQIC 



326 SOCIEDAD MEXICANA 

8«cretiri» le EsMo y del Itespacho le Kelaciones Exteriores. — Seetíon le uckiTo. 

1800 

INFORME DEL INTEKDENTE DON AGUSTÍN CUENTAS SAYAS. 

Numero 2^ 

Doonmento relativo al limite mas allá del Bio de Dolores. 

Gt>bierno del Departamento de Chiapas. — Muy Poderofio Sr. — En el 
mes de Setiembre del año paeado de noyenta, tomé posecion dd Gobno. é 
Intendencia de Ciudad Real de Chiapa, y á poco tiempo conocí la deca- 
dencia en qne se hallaban estas Provincias, llenas de pobreza, faltas de in- 
dustria y de comercio, muchas Iglesias arruinadas y sin los ornamentos ne- 
cesarios para su decencia y servicio. Los Pueblos sin cabildos i5 posadas para 
los que transitan, sin cárceles seguras para custodiar los presos, muchos ríos 
y arrollos ¿n puentes para su tránsito, los caminos necesitados algunos de 
una sólida composición, y últimamente que era necesaria la actividad de un 
buen Gobierno con los auxilios correspondientes para reparar estas faltas: 
bien impuesto de todo después de un año de mi Gobierno, hice informe á 
la superioridad de este Reyno, y á S. M. por la via reservada de gracia y 
Justicia, de que aun no ha habido resultas. Y aunque pudiera discurrir 
que ya en esta parte tenia cumplida mi obligación en orden á lo que pre- 
viene la ordenanza que gobierna á los Intendentes y que debia esperar pro- 
videncias para repetir mis suplicas á beneficio de estos terrenos y sus vecinoB, 
con todo pareciéndome que la falta de ellas podrá consistir en no prevenirse 
los arbitrios que pueden proporcionarse sin desfalco de los fondos de comu- 
nidades de Indios, ni del ingreso de las rentas de Alcabalas, Tributos, pól- 
vora, naipes y papel sellado que son los que recaudan estas Eeales Caxas, 
me ha parecido hacer presente á Y. A. lo que discurro favorable á mi pro- 
yecto. A poco tiempo de mi ingreso, manifesté al Superior Gobierno la uti- 
lidad que podría resultar á la Beal Hacienda si se practicase sin tardanza 
y bajo de las reglas que ya estaban dispuestas, la numeración de tributa- 
rios, por un comicionado de actividad, celo y eficacia impuesto en el cono- 
cimiento de los particulares mas esenciales para lograr el buen efecto déla 



Digitized by VjOOQIC 





DE GEOGEAFIA Y ESTADÍSTICA 327 

operación, el Supr. Gobno. se sirvió accedej? á mi solicitud, librando las ór- 
denes competentes para- que se empesase en los términos dicho la citada nu- 
meración, de lo que ha resultado, por ahora, el aumento anual de 6.734 pe- 
sos dos reales pudiéndose esperar crezca en la siguiente cuenta respecto al 
método con que se ha formado los cuadernos del Partido de Ciudad Eeal, 
restando el de Tuxtla y Soconuzco, que ya se ha principiado la del primero 
y se discurre habrá aumento. Es cierto que si no se hubiese practicado esta 
diligencia no tendría dicho aumento el ramo de Tributos de los Indios y 
laboríos de la Intendencia de Ckdad Beal, y con atención á lo representado 
sobre la pobreza de estos terrenos, y la necesidad de auxiliarlos por algún 
medio: halla el Intendente que podrá facilitarse dejando el aumento de Tri- 
butos por el tiempo de tres años para beneficio de estos terrenos y de sus 
vecinos, parecerá al pronto mucha cantidad la que se pretende destinar á 
este tan interesante objeto, pero haciéndose cargo de las necesidades de ha- 
cer las obras que se detallan, y que de nó, se arruinarán con mucho per- 
juicio podrá desvanecerse esta objeción. Las Iglesias del Partido de las Co- 
ronas, están casi todas necesitadas de un reparo grande, no solo de la fóbrica 
materia], sino de ornamentos, y otras cosas indispensables. A las del Partido 
de los Zendales, sucede lo propio y también hay algunas en las demás de las 
Provincias de Ciudad Eeal y Tuxtla, que son las que se han visitado : Igual- 
mente es necesario componer las casas curatos, pues como están inmediatas 
á las Iglesias, y muchas tienen el techo de paja, es arriesgado el fuego, co- 
mo sucedió en el Pueblo de Socoltenango: Desde la entrada en la Provincia 
de Tuxtla, camino real para la de Guatemala, es necesario hacer de nuevo 
algunos cabildos, ó posadas, pues los que hay son malos, y muy incómodos, y 
aun formar algún Pueblo para evitar el perjuicio que sufren otros: al mis- 
mo fin de proporcionar este alibio á los que transitan del Eeyno de México 
á ésta: es también necesario componer con solidez algunos malos camihos 
que no don muchos, pero sí hay que poner varios puentes en rios y arro- 
yos, que en tiempo de aguas no pueden pasarse, esto es lo que pertenece ál 
camino desde aquel Eeyno á ést^, hasta llegar á Coneta pasado el rio de 
Dolores en donde es preciso poner un seguro puente, ahora resta habilitar 
la entrada en estas provincias por la parte de Campeche, La Laguna y Ta- 
basco. Supongamos formado el nuevo pueblo del Salto de Agua en el rio 
Tolijá, hecho un buen cabildo, Mezon, Cárcel con prisiones, casa de escuela. 
Iglesia y curato primera planta de esta población, á la que podrían arrivar 
loe que vengan de la Havana y demás Puertos, de este nuevo pueblo pasa 
al de Túmbala ó Tila, y otros de la Provincia de Zendales hasta el de Co- 



Digitized by VjOOQIC 



\ 



328 SOCIEDAD MEXICANA 

mitán, que es grande y de baenoe auxilios, y comodidades para los pasage- 
ros. Desde dicho Comitán se pasa al Paeblo de Zapalato, donde es necesa- 
rio hacer cabildo y dejar para mezon el qne tiene: Lo propio se necesita 
en Coneta y pasado el Rio de Dolores donde acaha la jurisdicción de 
la Intendencia de Ciudad Reál^ deberá hacerse un bnen mezon para hos- 
pedar á los qne pasan á Guatemala, pues no hay pueblo inmediato donde 
puedan hacerlo. Estas son las obras que considero precisas, y mas urgentes 
las de las Iglesias y Curatos. — Al mismo tiempo se han de poner en eje- 
cución los proyectos del establecimiento dvla cria de grana fina, en algunos 
pueblos de los partidos de Ciudad Eeal y Tuxtla: la fábrica de tinta en los 
de Chiapa, Acala, Totolapa, Escuintenango y Coneta que son todos los ter- 
renos á propósito y dQnde se dá el Jiquilite con abundancia y sin cultiyo. 
Estos dos ramos de comercio incrementarían estas provincias de forma que, 
en poco tiempo serian ricas, si se le facilitaba el Puerto del Salto del Agaa 
que está dentro de ellas, y á donde con facilidad podían conducir los efe^ 
tos y frutos de la tierra, y entrar por él mismo los que viniesen de Campe- 
che, la Havana y Europa, de manera que efectuado todo lo que se propone, 
que podrá verificarse en el tiempo do tres años, el Eeyno de Guatemala 
tendría un comercio activo, y mas seguro, las rentas de todas-dases tendrían 
aumento, las Provincias incrementarían, y el Beal Horario cojeria el fruto 
de esta felicidad. Es cuanto alcanzo á esponer á Y. A. en cumplimiento de 
mis obligaciones como Intendente de estas provincias. — Comitan y Diciem- 
bre 30 de 1793. — M, P. G, — Agustin délas Quentas Zayas. — Se pi- 
dió por el Intendente al Sr. Olivares que apoyase esta representación, pero 
no se resolvió á practicarlo, respondiendo que parecería descuido de los cu- 
ras el estado de las Iglesias. — Se remitió en el correo de Febrero del mismo 
afio y aun no se ha recibido providencia. — En Enero de 1798 se dio do- 
ti^ de todo, en el informe que fué á la corte, y se pidió á S. M. por me- 
dio del E. S. Principe de la Paz 18.500 pesos para las Iglesias del caudal 
de Tributos. 

Es copia de su original á que me remito de donde la hice sacar. — Ciu* 
dad Real, Febrero 10 de 1800. — Quentas. — Manuel Ramón Ortiz. 

Es copia fielmente sacada de su original, con sus mismas equivocaciones, 
mcorrecciones y yerros ortográficos. 

San Cristóbal, Marzo 4 de 1854. — El Secretario del Despacho.-— ifar- 

tin Quezada. 

Es copia. México, Marzo 21 de 1871. 

Manuel Azpíroz, 

OfieUl mayor. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 329 

1811 

estadística de SOCONirSOO 

Numero 3 

BIO TILAPl, límTE DE SOCONUSCO. 



GOBIERNO DEL DEPASTAHENTO DE CHIAFAS. 

PLAN eétadUHeo geógrafo que manifiesta utia relaelon eircunstaneiada de todos 
los ]Pueblos, sus distawsias á esta Cabecera, el número de alnuu de cada clase, 
ea^UeaeUtn de Haciendas, Trapiches, Hatos, con todo lo demos que espresa el 
Superior oficio de su Exeleneia el Sr, Presidente, su fecha 18 de Agosto último. 

Pueblos de la CaiK^iiiea del Cdrato de Escnlntla. 

Rmiitas. ACAOOYAQTTA. SipmlIolM. LmUhm. Indiot. 



KoBTK. ..Efite Pueblo se halla al rumbo del Norte corresponde 
á la Canónica de Escmntla. El Cora Interino es D. Ma- 
nuel Sánchez de Horta. Se halla dicho Pueblo distan- 
te de esta Cabecera 25 l^^uas y distante del camino 
Real que viene de México 2 leguas. De ningún tráfico 
ni comercio^ reducidos sus costos naturales á las peque- 
ñas cosechas de mais, frijol^ pocos cacahuatales y Bai- 
nilla. Jamas fué de mayor progreso ni utilidad. Su 
situación local no se puede demarcar por los motivos 
y obstáculos que se adverth'án mas adelante. El núm. 
de almas de solo Indios *• 

AGAPETAQUA. 

Sur Este Pueblo se halla al rumbo del Sur distante de esta 

Cabecera 25 leguas, al mar 6 legnias. Del Camino Real 
que biene del Reyno 2 leguas. Hermano Camal del an- 
tecedente en todo y por todo. Reducidos sus poquísi- 
mos abitantes á las mismas cosechas. Jamas fué de 
tráfico ni comercio, se halla distante de Escuintla 2 le- 
guas. El nüm. de almas de sola la casta de Indios .... 

PUEBLO NUEVO. 

SUB Este Pueblo se halla en el Camino Real que biene del 

Reyno Mexicano al rumbo del margen. Está distante 
de esta Cabecera 15 leguas, 4 de la -Canónica de Es- 
42 



Digitized by VjOOQIC 



330 SOCIEDAD MEXICANA 



cuintla. De ningún tráfico DÍ comercio. KedacidoBBUB 
pocoB abitantes á las cortas sementeras de mais, fríjol, 
poc^ cacahoatales, BainiUa, y engorda de serdones. 
Sos almas de solo Indios , 

SAN FELIPE TIZAFA. 

S. T N.. .Este pueblo se halla en el camino Real que viene del 
Reyno distante de su Canónica de Eacuintla 3 leguas, 
20 á esta Cabecera. Sus pocos abitantes reducidos á 
los mismos consuelos que el anterior. Jamas han údo 
• de mas tráfico ni comercio. El número de almas de 
solo Indios 

BSOULNTJLA. 

S. T N. ..Este Pueblo es la Canónica y curato de loa antepores, 
se halla en el rumbo del margen distante de esta Cabe- 
cera 23 leguas. El Teniente preventivo se llama p. 
Juan Cutiño. Fué cabecera de Gobierno en otra épo- 
ca, y ha sido de muchisimo tráfico y comercio. Se ha- 
lla en el camino Beal del Reyno, y distante al mar 8 
leguas. Hoy se ben sus abitantes reducidos á las cor- 
tas sementeras de mah, cacao, bainilla, pescas, algo- 
don, tinta, y achiote. Su ruina fué haora 18 años que 
esperimentó el total complemento de ella, á causa de 
un fonmdable uracan que derribó las mejores Hacien- 
das de Cacahuatales &^ El n? de almas de las tres 
clases 



Paeblos de la Canónica 7 Cnrato de C^negmetan. 

TUBANTAir. 

N0BTS...E8te Pueblo se halla al rumbo del margen. Es muy ' 
fértil para todo fruto, aunque sin tráfico ni comercio 
pues se halla fuera de camino Real de México como 4 
leguas distante de esta Cabecera 12 leguas, hoy se be 
en aumento de lo que ha sido en otilM épocas. Sus mo- 
radores Indios sujetos á las cosechas de Mais, fríjol 
esjumite, cacao, achiote y btdnilla, de todo lo cual es 
abundante. Su n? de almas de solo Indios 

HXJISTA. 

S. Y N. .«Este pueblo se halla situado en el camino Real. Dis- 
tante de esta Cabecera 14 leguas (iUstante al mar 8. De 
ningún tráfico, ni comercio, reduddos sus pocos abi- 
tantes á las sementeras de mais, frijol, cacao, bamilla, 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGEAFU Y ESTADÍSTICA 331 

EipAfiolM. Ladlnofl. Indios. 

achiote, sandias, y engorda de oerdones. Sos almas de 

solo Indios „ „ „ 

0UB0XJETAK. 

S. T N. ..Este Pueblo haora bace dos 6 tres siglos ha sido Ca- 
becera de Gobernador y Teniente de Capitán Gral. fué 
de tráfico ▼ comercio. Hoy se be en la mayor lásti- 
ma y oompacion mn rasgos ni frameutos de lo que fué. 
Sus cortos l^bitantes de Indios y Laboríos reducidos 
á la mayor miseria de los mismos Artículos que los 
ante dhos. da compacion leber los documentos que se 
han becbo de Gueguetan. Las Haciendas opulentas de 
cacao, y los Vrigadieres y Condes que venian de Es- 
paña á Morir á Gueguetan. f Que lástima 4 Sus cor- 
tosabitantes „ ,. „ 

Pueblos de la Cani^nica de Tapachula. 

TAPACHTTLA LA BEAL COBONA. 

8. Y N . . -Este Pueblo es hoy la Cabecera de la Provincia de So- 
conusco, se halla en el camino Real del Reyno al rum- 
bo del Sur y Norte. Su comercio de Granado, algodón, 
ónta, cacao, y demás semillas. Jamas fue de los pro- 
gresos que hoy se be. Su Cura y Yicario D. Vicente 
José Solorzano. Sus almas de todas castas 400 591 966 

2CAZATAK. 

Sus Este Pueblo se halla al rumbo del Sur distante al mar 

4 leguas y á esta Cabecera 7. Se compone de Mulatos 
Vigías de la Barra y pocos tributarlos Indios. Sin.tra- 
fico ni comercio reducidos sus moradores á las pescas, 
pocas siembras y Bainilla, distante del camino Heal 4 
leguas. Sus almas de las dos castas „ 300^ 84 

AYUTLA. 

Sur Este Pueblo se halla en el Cambio Real de México es- 
tante de esta Cabecera 10 leguas y del Mar 6 al rumbo 
del margen, se compone de solo mulatos, vigías de la 
Barra de Ocos adonde por su zelo se mantiene perpe- 
tua ^gía con órdenes extrechas. De solo pesquerías y 
sementeras en su tráfico y comercio. Sus cortísimos 
mulatos reducidos á solo lo expuesto, almas „ 90 , , 

UETAPA. 

S. SE . . • . Este Pueblo se halla al rumbo del margen corresponde 
al curato de esta Cabecera de la que dista solo 4 leguas. 



Digiti 



z^dbyGoQgle 



332 



SOCIEDAD MEXICANA 



Eipftftolcg. UdÍBM.IadigL 



Eb pueblo de pocas almas, pero abnndantÍBimo de ca- 
cahoataiesi sementeras, algodones, y cada dia ba en ma- 
cho amnento. Almas 

TTTXTIjA. 

NOBTE. . . Este Paeblo se halla al rambo del margen, corresponde 
al curato de esta Cabecera. £1 Teniente preventivo lo 
es D. Miguel Garavito. El Ministro coadjutor, D. Mi- 
guel Lazos, se halla dicho pueblo distante de esta Ca- 
becera 4 leguas de mucho tráfico y comercio, como lo 
és el antecedente es hermoso, y rico, y cada dia ba en 
aumento se halla en el Camino Real para Quezalte- 
nango. El n? de almas de todas castas 

OACAHTJATAir. 

Norte. ..Este Pueblo se halla al rumbo del margen dfitante de 
esta Cabecera 6 leguas metido en una montaña que no 
tiene Camino Real para parte alguna. Terreno hume- 
do enfermizo que sus seis tributarios se hallan pálidos 
y moribundos. Sin tráfico ni comercio. Sin Iglesia m 
casa sus seis abitantes, De perjuicio al Juez Real y Ecle- 
siástico por los escondedijos que üene (asilo de los hom- 
bres malos) se podían pasar á un Barrio del de Tuztla 
y extinguirlos, trasladando una campana y un santo vie- 
jo que tiene almas.... 



180 



300 365 fó 



20 



Total suma de ulnnan . 



Haciendas del Ganado. 

S. Y N. ..Hacienda nombrada se Lecapa situada en el 
Canúno Real que viene del Reyno distante de 
esta Cabecera 28 leguas. Propia de D. Pedro 
Pase? Esoovar y divide esta jurisdicción con 
la de Tonalá. El número de reses que contie- 
ne son 

SUB Hacienda de S. José propia de D. Pablo Es- 

covar vecino de Escuintla, distante de esta Ca- 
becera 37 leguas 4 del Camino Real que biene 
del Reyno. El n? de ganado y bestias es 

S. Y N . ..Hacienda nombrada D^ María, propia De D. 
Domingo Fernandez Peredo, en el Camino 
Real del Reyno distante de esta Cabecera 25 
l^uas, es de repastos y poca crianza. Gana- 
do de todas clases 

Sur Hacienda nombrada Madre Vieja propia de 

D. José Antonio Pardo en el Camino Real 



Beies. líalas. CaballM. Togau. 



200 



400 



30 100 150 



450 20 30 



Digitized by 



Google 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 333 

B«Mi. MalM. C&bftU«i. Tegnu. 



. del BejDO distante de esta Cabecera 17 leguas 
su número de Ganado y demás según expuso ^ 

eldueño 250 10 20 „ 

S, Y K . ..Hacienda nombrada Chamulapa de D. Pedro 
Chacón vecino de esta Cabecera en el camino 
real que viene del Beyno su n? de ganado.. . 350 14 IG „ 

Sur Hacienda nombrada Copulco de D? Tomasa 

Becerra vecina de esta Cabecera inmediata al 
Camino Beal distante de esta Cabecera tres 
leguas. Su n? de Ganado 100 16 18 ,, 

SUB Hacienda nombrada Santa Inés propia de D. 

Pedro Pascado Escovar vecino de esta Cabe- 
cera distante de ella 5 leguas, siete al mar su 
n? de ganado B^gun el dueño 1.500 250 300 1.500 

Sur Hacienda nombrada Salpuapa propia del mis- 
mo D. Pedro Pascacio Escovar en el camino 
Beal que viene del Beyno distante 6 leguas de 
esta Cabecera. Ganados 2.080 50 100 ,, 

Sur Hacienda nombrada S. Juan de D? Julia Can- 

ciño en el camino Beal del Beyno 4 leguas á 

esta Cabecera 7 8 al Mar. Sus ganados 300 10 40 „ 

Sur Hacienda nombrada Quatzuzapa De D. Fran- 
cisco Herbias en el camino real que viene del 
Beyno distante de esta Cabecera tres leguas, 
ocho al mar su n? de Ganados según informes. 2.000 GO 100 300 

Sur Hacienda nombrada Corral de los Toros de 

dho. D. Francisco Herbias en el camino real 
de Mésoo distante de esta Cabecera tres le- 
gras. Ganados 2.500 100 200 400 

Sur Hacienda nombrada las Latas de D? Isabel 

Martínez de I^n en el camino real de Méxi- 
co, 4 leguas de esta Cabecera.^ Ganados.. . 3.000 20 60 „ 

Sur Hacienda nombrada S. Isidro propia del Br. 

D. Gkibriel Muñoz y Barba domidleario de 
Guatemala en el camino real. Arrendada por 
José M? ancheta, distante de esta Cabecera 
12 leguas. Ganados 200 75 10 10 

Sur . ..*. .Hacienda del naranjo, de Vicente Sandoval en 
el camino real distante de esta Cabecera 1 3 le- 
guas. Sus ganados 300 50 100 40 

S. Y N.. .Hato'de Istamapa del Padre Cura de Guegue- 
tan D. Marcelo Solorzano tierras realengas en 
el camino real del Beyno 10 leguas de esta Ca- 
becera. Ganados 100 ,. „ „ 

Hato de Tepusapa se halla inmediato al Cami- 
no Beal 13 leguas de esta Cabecera es de un 
Indio natural de Tusantan llamado Lorenzo. 
Ganado 30 



Digitized by VjOOQIC 



334 SOCIEDAD MEXICANA 

BombM. « B«ie9. ICalu. CaboUoc Tegnai. 

NOBTE. . .Hato del Común de Tcuantan dÍBtaate del ca- 
mino real como nna legua y de esta Cábeoe- 
. ral4. Ganado 50 „ „ „ 

Sur Hato del Coman de esta Cabecera á me^ le- 
gua compoeato hoy de solo 4 ,, ,, ,, 

Sur Hato del Común de Ayutla compuesto hoy de 

50 reses. En el camino real del Beyno 50 „ «, n 

Sumas de Ganados 13.864 705 1.094 2.400 

Trapiches. 

S. SE ....Uno en el parage de medio monte de D. José Bodriguez vecino de Tuzta. 
Otro en dicho parage de Antonio Cancinos vecino de Dbo. Pueblo de Taz- 
ta. OtrodeMaiiaAntonlaSolisendho. parage vecina de dho. pueblo. Otro 
de Manuel Espinoza vecmo de dicho pueblo de Tuxta. Otro de D. José Ca- 
dena vecino de esta Cabecera de Tapachula. — Otro de D. Rafael Meoño ve- 
cino del pueblo de Tuxta. — Otro de Beaaiz Antonia vecnna del mismo pue- 
blo. — Otro de Femando Bolaños vecino del dho. pueblo. — Otro de Gerómmo 
Cruz vecmo de esta Cabecera de Tepachula. — Otro de Juan Crisostomo 
Gárcia vecino de Tuxta Chico. — Otro de Df Angela Sánchez vecina del Pue- 
blo de Tuxta. — Otro de D. Manuel Meoño vecmo de esta Cabecera. — Otro 
de D. Julián Antonio Córdova de esta Cabecera. — Otro del Capitán retirado 
D. Gr^río Nieto vecino de Tuxta. 

14 Los catorce Trapiches que se hallan en el parage nombrado medio Monte 
al rumbo del Sub-sudueste según una prudente y moral comparación, po- 
drán moler de siete á ocho mil pesos de panela. 

60 Ranchos de Algodonares, Milpas y demás siembras en dho. parage nom- 
brado medio Monte de varios individuos, tanto Españoles como Indios y La- 
dinos. 

Barras. 

1. Barra de Sacapulco del Mar del Sur, (atante ocho leguas del Pueblo de Escuin- 
tla, por tierra, y por los esteros 4 leguas. Tiene muchas pesquerías. 

2. Barra de S. Nicolás distante seis leguas del antecedente, y de esta Cabecera 31. 
Tiene algunas pesquerías. 

3. Barra de S. Shnon estante de esta Cabecera ocho leguas hay vi^ de pié por los 
Mulatos de Mazatan. También tiene algunas pesquerías. 

4. Barra de Ocoe, La zelan los vigías de Mulatos de Ayutla. Tiene Pesquerías esta 
distante de esta Cabecera 12 leguas. Tiene famosa entrada para Barcos y hace pocos 
años Arribo uno hacer agua de que hay constancia. 

Esteros. 

1. En la barra de Sacapulco 8 leguas de Escuintla y 31 á esta Cabecera. 

2. En la Barra de S. Sunon 4 leguas del Pueblo de Mazatan. 10 á esta Cabecera. 

3. Estero de S. Benito corresponde á la Barra de Culiacan. 7 leguas de esta Ca- 
becera. 

4. Estero de Culiacan, este va á dar hasta la Barra de Ocos, tiene algimas salinas. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 335 



Blos formidables* 

1 . Rio nombrado de Socapa en el camino real qoe biene del Reyno entre Eacuintla y 
la Hda. de aquel nombre 28 leguas distante de esta Cabecera, dá vado en invierno pe- 
ro con algún riezgo. Es difícil de puente, ni canoa, por el corriente que lleva. 

2. Rio nombrado Cacalnta (alias el Carmen). En el Canino del Real del Reyuo en- 
tre las Haciendas, D? Maria, y la de Madre Vieja 16 leguas de esta Cabecera da vado. 

3. Rio nombrado D? María, en el Camino Real dá vado en invierno, sin remedio de 
puente por ser formidable está dos leguas de Escuintla y 25 á esta Cabecera. 

4. Rio nombrado Zintalapa respetuoso pai*a dar vado en invierno aguardándose á que 
baje. Se halla en el Camino Real 1 legua de Escuintla y 24 á esta Cabecera. 

5. Rio nombrado Pueblo Kuevo da vado en invierno, se haya en el camino real que 
viene del Re3mo distante 15 leguas de esta Cabecera, sui remedio de puente por ser lar- 
go, y no conmente canoa por el mucho corriente que lleva. 

6. Rio nombrado Despoblado. Da vado en invierno pero quando le da la gana por 
ser respectoBO. En el camino real 14 leguas de esta Cabecera. 

7. Rio nombrado de Huista junto al Pueblo de su nombre en el camino real del rey- 
no fdn remedio de puente, ni canoa, en el camino real 13 leguas de esta Cabecera. 

8. Rio nombrado Tepusapa muy terrible hasta en verano es necesario esperar que 
vaja para pasarlo sin remedio de puente, ni canoa, en el camino real 13 leguas. 

9. "BXo nombrado Ismalapa junto al Hato de su nombre en el camino real sin con- 
suelo de puente ni canoa pues es temible está diez leguas de esta Cabecera. 

10. Rio nombrado Gueguetan junto al Pueblo de sil nombre respectosidmo y suele 
no dar vado. En el camino real del Reyno 8 leguas á esta Cabecera. 

11. Rio nombrado Nejapa es le mismo que los antecedentes. En el eamino real dis- 
tante de esta capital 7 leguas. 

12. Rio nombrado Quiatan. Este rio se halla á la entrada del Pueblo de esta Cabe- 
cera es peor que todos. Suele detener las Cordilleras 8 <^as en el cammo real. 

13. Rio nombrado Caoahuatan, en el camino real del reyno y de Suchitepeques dia- 
tante de esta Cabecera media legua. Formidable. * 

14. Rio de Ayutla junto al pueblo de su nombre. El Rey de los ríos pero se pasa en 
canoa por permitirlo en el camino Real del Reyno 12 leguas á-esta Cabecera. 

15. Rio nombrado naranjo junto á la Hacienda de su nombre formidable y no da 
vado en invierno. Camino real del reyno 13 leguas á esta Cabecera. 

16. Bio wmlbrado Tüapa tenUble y dilatado (como todos) da vado en fferano como 
lo dan los demás, en el eamino real termina la jurisdicción de esta Provincia con la de 
Suchdtepeques 18 leguas á esta Calecerá, 

17. Rio nombrado Cacahuatan se vuelve á pasar saliendo de esta Cabecera para Tax- 
ta y Quezaltenango. 

18. Rio nombrado Suchiate en el Camino real de Quezaltenango y suele no dar vado 
y detener los correos, algunos días como ahora.suce^ó. 

Sablones en el Camino Beal del Beyno. 

1. Nombrado Qutq^Mmtes es formidable en mviemo. En verano está seco. 

2. Nombrado Hortiz lo mismo que el anteríor. T en verano se halla seco. 
Z. Nombrado Ocos es terrible en todas épocas pues en luviemo no dá vado. 



Digitized by VjOOQIC 



336 SOCIEDAD MEXICANA 

4. Nombrado Madre Vieja como los antecedentes. En verano está seco. 

5. Nombrado Quequejapa como los anteriores. En verano seco. 

7. Dos sanjones nombrados Quajinipiles como los anteriores en verano secos. 

Estos sanjones son mas terribles que los ríos, en inferno han causado algunas lás- 
timas 7 muchas aberias. Son de remedio pero gastando un millón de pesos. Se pu£enui 
poner canoas, pero la falta de Naturales y gente en esta desolada Provincia la distancia 
de Pueblo á Pueblo, pribande todo recurso á este efecto. T con el motivo de hallarse 
Ahislada y no tener exportación oportuna sus frutos preciosos no ha progresado. Ne- 
cesita del remedio de doce mil Indios que lo Poblen, pues los Agricultores, Los Hacen- 
dados, y los hombres, aplicados á la industria no tienen gente con que trabm'ar. Los 
frutos por aquella causa no tienen demanda, ni la próxima saca. — Tapachula y Octa- 
bre 29 de ISil.—José Antonio Ñuño. 

Es copia fielmente sacada de su original, con sos mismas equivocaciones, 
incorrecciones y yerros ortográficos. — San Cristóbal, Marzo 4 de 1854.— 
El Secretario del despacho. — Firmado. — Martin Quczada, 

Es copia. México, Marzo 22 de 1871. 

Manuel Azpikoz. 

Oflotol najor. 



1812 . 

APÉNDICE AI. NUMERO 4? 



Numero 5 
LIMITES CON LA PROVINCIA DE TOTONICAPAM 



GOBIEMO DEL DEPAETAMBNTO BE CHIAPAS 
1931 

Deslinde de limites con la B^ública de Centro América.— Sello coarto de oficia— 
Habilitado por el cuarto Congrreso constitucional del Estado de ChiapaB para el- 
' bienio de mil ochocientos treinta y uno y mil ochocientos treinta y dos. 

D. José Domingo Franco, Subdelegado del Beal dcreclio de Tierras de 
las Provincias de Quezaltenango, Suchitepeques, Solóla y Totonicapan.-- 
Certifico en la mejor 'forma qne haya lagar en dro. qne por superior dis' 
posición del E« S. Presidente Juez privativo del Beal derecho de tierrfls 
de este Beyno, su fa. 1^ de Junio de 1811, he practicado hasta este dia 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 337 

la* medida del sitio de Asanüqne y demás tierras que usu&nta y posé el 
Pueblo de San Mateo Istatan anexo del carato Soloma de la Provincia de 
Totonicapan confinante con la Hacienda del Valle de Comitan de la In- 
tendencia de Ciudad Beal de Chiapa, en cuya operación los naturales de 
la medida pretendieron introducirla á la Hacienda de D« Faustmo Boman 
en un triángulo como de diez caballerías sin título legítimo porque nunca 
han tenido de ejido ni de otra persona particular sino una diligencia de 
amojonamiento que hizo D. Yalcntin Lazo de la Vega en siete de Marzo 
de mil ochocientos cuarenta^ en que nombró sin tiros, rumbos ni otra for- 
malidad los monjones de Jacham Dejajá Sdlijpoposa y Shachaná cuyo 
último nombre han dado á esta hacienda de la Fuente de los Laureles, sin 
que ofrezca implicación porque bien puede ser el mojón en el lindero de la 
Hacienda, y llamarse Sahchaná sin que lo corrompa ni se introduzca á sus 
lÍQÚtes que están legítimamente titulados y con el privilegio de antigüedad 
por lo que en el expediente de medida corren estractados dhos. títulos y 
en la diligencia de medida f ? 8 en lo conducente dice así a De las quebrada 
debajo de las casas de la Hacienda de San José para convencer á los natura- 
les y demostrarlo en plano, peipútí que corriera la cuerda á Norte franco 
en busca de las casas de la Hacienda de Sa];ichana que es la de la fuente 
de los Laureles, y en efecto hasta dichas casas midieron doscientas cincucn* 
ia y tres cuerdas para volver á salir {J Est-Nordest con ciento cinco cuer- 
das, á buscar el monjon de Tierrablanca, pero como esta Hacienda tiene la 
robusta justificación de los títulos extractados al f ? 7 que gozan el privi- 
legio de antigüedad, y que en ellos se espresan que son tres sitios: el de la 
Fuente de los Laureles, el de San Francisco Tepancoapa y el del Carrisal 
que cada uno debe tener mas de una legua cuadrada, para identificar esta 
verdad me pidió el dueño D. Faustino Eoman que midiese el largo de di- 
chas haciendas de Leste 6 Oest y en efecto.se hallaron desde el verdadero 
moDJon de Ixtatan que lo es el cerrito y cono de Ixbul sobre el poniente 
ciento quince cuerdas hasta fuente de los laureles y ciento cincuenta y cin- 
co á Oest hasta el carrisal y corrales de Juncaná, hacienda de D. Juan Es- 
candon, y como debian tener de largo estas haciendas, cuando menos tres 
l^aas, se demuestra que les faltan 30 cuerdas, complemento para solo l& 
3 leguas, y como no pueden dársele á Oriente por el monjon consabido de 
Ixbul, debe reclamarlas á poniente y linderos de Juncaná, y de este modo 
quedó materialmente justificado que la medida del Pueblo de S. Mateo Ix- 
tatan debe salir de la quebradura de Sn. José á Nor~nordest-con 225 
cuerdas^ hasta el cerro cónico de Ixbul que señaló púr monjon octavo^ 

43 



Digitized by VjOOQIC 



338 SOCIEDAD MEXICANA 

y de aquí corre á Norte el noveno de Tierrahlanca con 80 cuerdas^ liú- 
dero de la Hacienda de Sahchaná^ fuente de los laureles, por lo que do 
liace faerza que en el amoDJonamieDto que tienen presentado suene d si- 
tio de Sahchaná, porque es lindero en dos monjones, y el de Tierrablanca 
es sitio en un barranco suabe de lomas sobre una cónica donde hay un si- 
miento y es Yoca de la montaña impertrancible. » Y para que estas verda- 
des se hagan demostradas le agrego á este certificado copia del plano gene- 
ral de las medidas de mi comisión, denotando los tres sitios de D. Faustino 
Román perfilados de azul con divicion de los tres cuadios, su falta y suple- 
mento, circulada de la laguna de Tepamcuapa, cuya seña natural y la de la 
fuente de los laureles hace y constituye este sitio inequívoco y evidente su 
existencia y términos legítimanente titulados. — Y para que todo conste doy 
la presente de pedimento de la parte firmada por mi y los testigos de la au- 
tuacion en la hacienda Fuente de los Laureles á 16 de Mzo. de 1812 
años. — José Domingo Franco, — José Joaquín Franco, — José Aguirre. 
— Concuerda con su original que se devolvió al dueño de la Hacienda Sah- 
chaná. — Comitan 8 de Octubre de 1831. — Pedro Celiz, — Juzoabo de 
1? Instancia de Llanos. — Continuando con el empeño de dar noticias 
que sirvan de conocimiento para el señalamiento de límites de nuestra Ee- 
pública, remito & Y. S. un diseño extractado del plano levantado el año de 
doce por el agrimensor D. Domingo I^lgo (alia Franco) en el que y de la 
certificación que franqueó & nuestros propietarios colindantes consta evi- 
dentemente, que el primer pueblo de la República del Centro, & mas de 
tener un territorio inmenso todavía en el tiempo de las medidas del año 
de doce, tocaron propiedades de puestro territorio. A mas de esto se ma- 
nifiesta según las relaciones exactas que he tomado, el Rio Neuton tiene 
origen ó corre en los puntos señalados con A, y es el rio que juntamente 
he pretendido por linea divisoria. — De la adjunta certificación está claro 
que el primer pueblo de Chuges que es S. Mateo, no tiene títulos legíti- 
mos de toda la estension de tierra que posé. — 7odo lo que por ahora se 
servirá Y. S. dar cuenta al E. S. Gobernador por si conviniere su remisión 
al embiado de ntra. República por el correo ordinario de esta semana. — 
biosy L. Comitan 9 de Octubre de 1831. — Pedro Celiz. — C. Srio. del 
Despacho gral. del Estado. — Gobierno del Estado Octubre 27 de 1831. 
— Contéstese de recibo y dense las debidas gracias al Juez de 1^ instancia 
prefecto provicional de Comitan: saqúese copia del plano adjunto por el 
agrimensor D. Mariano Sánchez, y oportunamente dése cuenta para diri- 
gir al E. S. Ministro Plenipotenciario enviado extraordinario de la Re- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 339 

pública cerca de Oeatr o -América los nueyos datos que este expediente 
ministra en punto á límites de ambas naciones. — Gutiérrez. — Salvador 
Pineyro^ oficial mayor. — Oficio. — Ha sido de todo el agrado del Gobno. 
el oficio de Y. de 9 del corriente, en que dando de nuevo informe sobre 
límites de este Estado por el rumbo de Centro -América, acompaña una 
certificación del agrimensor D. Domingo Franco, y un plano de una parte 
de la línea divisoria; en su vista el Gobno. ba dispuesto que se den á Y. 
las gracias, y cumpliendo con lo mandado lo comunico á Y. — Dios &a.. 
Octubre 27 de 1831.— Al Juez de 1* Insta* y Pref*? provicional de Co- 
mitan. — Yisto y examinado el plano de las tierras medidas en 1812 á 
los pueblos de San Miguel, S. Sebastian y S. Mateo, del que el Supmo. 
Gobno. por su superior decreto de 27 de Octubre último se sirvió dispo- 
ner que yo sacase copia, bailo también que siendo esta una copia muy im- 
perfecta de su original, que según se deduce del expediente se baila en 
Comitan, del cumplimiento de dbo. decreto no resultarla otra cosa que 
gravar á la bacienda pública con un gasto infructuoso, pues que la preten- 
dida copia necesariamente carecería de la esplicacion de rios, caminos, mon- 
tañas y otras circunstancias que para el presente caso dan á tales planos 
sus Tcrdaderas creencias, y sin las cuales no se pu^e llegar al conocimiento 
de lo que en ellos se propone. — En tal concepto lo devuelvo á Y. á efec- 
to de que elevando lo expuesto al conocimiento de S. E. el Sr. Goberna- 
dor, disponga si le pareciere conveniente, se pida á Comitan el plano de que 
sé trata, para sacar de él una copia exacta, perfecta y esplicada en térmi- 
nos que puedan llenar el objeto del indicado decreto. — Al dirigir á Y. S. 
esta nota, tengo el bonor de ofrecerle toda mi consideracioi\ y aprecio. — 
Dios y libertad. S. Cristóbal Diciembre 5 de 1831. — C. Mariano San- 
¿hez. — Sr. Srio. del Supmo. Gobierno. — Al Prefecto del Departan del 
Sur. — De orden de S. B. trascribo á Y. S. el oficio del agrimensor D. 
Mariano Sancbez á quien S. E. mandó pasar para que lo copiara el plano 
que acompaño Y. S. á su nota del 9 de Octubre del corríente año, relativa ^ 
al deslinde de límites con la República del Centro. — (Aquí el citado oficio). 
— Si el particular á quien pertenece el plano original de que se sacó el que 
Y. S. me acompaño, se prestara gustosamente á franquearlo para que re- 
mitido por Y. S. á este Gobierno, sea prolixamente copiado y luego de- 
vuelto; el Gobno. apreciará dicbo allanamiento como aprecia la diligencia 
de V. S. en todo este importante negocio. — De orden superior lo digo á 
Y. S. — Dios y Libertad. San Cristóbal Diciembre 5 de 1831. — Tronco- 
zo, — Es copia. — ^JuzGADO de 1* Instancia de Llanos. — Con oficio de 



Digitized by VjOOQIC 



340 SOCIEDAD MEXICANA 

V. S. de 5 del corriente recibo la orden para remitir original el plano le- 
vantado en el año de 12 por el agrimensor Centro-americano D. Domingo 
Franco, cuya copia me dice que devuelve y no be recibido. — Hoy mismo 
lo pido á BU daeño: pido también otro levantado por el mismo, y dice re- 
lación con aquellos límites, los que ren[dtiré á Y. S. lu^o que los reciba. 
Dios y L. Comitan 12 de Diciembre de 1831. — Pedro Celiz, — Sr. Secre- 
tario del despacbo. Lie. D. Vicente Troncozo. 

Es copia fielmente sacada de su original, con sus mismas equivocaciones, 
incorrecciones y yerros ortográficos. 

San Cristóbal, Marzo 4 de 1854. — El Secretario del Despacbo. — Fir- 
mado. — Martin Quezada. 

Es copia. México, Marzo 22 de 1871. 

IVLlNUEL AZPIBOZ, 
Oficial major. 



AÑQ DE 1599. 

MEDIDA DEL SITIO DE SANTA APOIONIA MONTENEGRO. 

Numero 6. 

GOBIERNO DEL DEPARTAMENTO DE CHIAPAS. 

En la Nueva Guatemala á veinte de Abril de mil ochocientos diez y nue- 
ve, ante mí el Escribano Público del Juzgado de Provincia de esta corte y 
testigos: los Muy RE. PP. Fr. Domingo Tovillaa Comendador actual del 
Convento de Nuestra Señora de Mercedes de esta Ciudad, Fr. Luis Garcia 
Maestro y Padre do Provincia, Fr. Tomas Suaso, Fr. Teodoro Cueto, Fr. 
Victor Castillo, Fr. Joaqum Vigil, Fr. Andrés López, Fr. Femando Ecbi- 
goyen, Fr. Antonio Velazquez, Fr. José Aguilar, Fr. Fernando Lopes, Fr. 
Kamon Badillo, y Fr. Santiago Panero Secretario, á quien. doy fé conosco, 
estando juntos y congregados según lo tienen de uso y costumbre para tra- 
tar y conferir las cosas que pertenecen á este Convento dijeron: que en el 
Partido de Comitan tienen como correspondiente á dicho Convento, una 
Hacienda de Campo nombrada Santa Apolonia Montenegro con cuatro ran- 
chos de paja y tres corrales, cuya circunferencia del terreno so contiene en 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 341 

el extracto que ezliiben, y es la misma qne ba solicitado en arrendamiento 
por el tiempo de nueve años D. Pedro Arguello yecino del mismo Comitan, 
que E. E. Padre Comendador en acta de once de Octubre propuso á la 
. Santa Comunidad y esta con uniformidad de votos ba convenido acordando 
en dicba acta que á consequencia de la bombria de bien y comodidades que 
disfruta el expresado Arguello, ee acsedió á su solicitud, determinando asi 
mismo se formalizo en su favor la escritura necesaria á nombre de la misma 
comunidad; y poniéndola en efecto en la mejor forma que baila lugar por 
la presente otorgan: que reservando como reservan en dicbo su Convento la 
propiedad de la citada Hacienda de Móntenlo, sus casas y corrales de que 
va becbo mension, y sin que en manera alguna se entienda transferir en el^ 
expresado Arguello dominio de todo ello, se le dan en arrendamiento por 
el tiempo de nueve años que ban de correr y contarse desde cinco de Marzo 
del año pasado de ocbocientos diez y ocbo en adelante, observándose y guar-* 
dándose por aquel las condiciones siguientes — Pri^lera — que ba de ser 
obligado el arrendatario D. Pedro Arguello á pagar en cada un año de los 
nueve, sincuenta pesos, sin bacer de ellos descuento alguno por cualquiera 
gastos que se le ofrezcan bacer también para conservar la Hacienda con los 
cuatro Eancbos y tres corrales, que abora recibe -r- Y segunda: que ba de 
devolver estos cumplido que sea el arrendamiento con cualesquiera otros 
que &bricare, y debe dejar á beneficio del convento, sin tener acción para 
reclamar mejoras en manera alguna, aunque por su parte quiera decirse que 
estas fueron útiles y necesarias — Y bajo estas condiciones ba de tener el 
expresado D. Pedro Arguello el uso Ubre de la citada Hacienda, sus tierras, 
cacas, corrales y todo lo á ella anexo y concerniente, pagando al E. P. Co« 
mendador de este Convento 6 á quien para él fuere parte legítima en cada 
uno do los 9 años los referidos cincuenta pesos, sin embargo de esterilidad 
de pastos que ocacione la falta de aguas, 6 sobre ellas líelos, fuego, 6 por 
otro caso no pensado lo que Dios no permita, ni aprovecbarse de las leyes 
que tratan de los casos inopinados, sino que llanamente ba de cumplir con 
la paga anual de dicbo arrendamiento, porque por cualesquiera falta que so 
advierta en las condiciones que van referidas se ba de tener el termino por 
cumplido, y por lo mismo competirle á este Convento la acción ejecutiva 
— Y estando presente el lie. D. José Domingo Dieguez que certifico co< 
nosco d consecuencia del poder y facultad que para aceptar y firmar esta 
escritura le a conferido el expresado D. Pedro Arguello en la carta que 
exbibe, cuyo tenor es el siguiente,, «Señor Licenciado D. José Domingo 
Dicgucz — Comitan Febrero primero de ocbocientos diez y nueve, — Muy 



Digitized by VjOOQIC 



342 SOCIEDAD MEXICANA 

Señor mío. — Por esta doy y confiero mi poder y facultad tan'bastaiite cnan- 
to por derecho se requiere y es necesario, para que representando mi propia 
persona, derechos y acciones, firme la escritura de arrendamiento que han 
de otorgar á mi favor los RB. PP.'de la Merced de esa Capital, por las 
tierras de Santa Apolonia Montenegro para el tiempo de nueve años pa- 
gando cincuenta pesos en cada uno de ellos. — Dios guarde á Y. muchos 
años como lo desea su atento servidor que su mano besa. — ví Pedro Ar 
guello.yi Prosigue — dijo — que impuesto de todo su contenido recibe i 
nombre de su parte en arrendamiento la mencionada Hacienda, sus ranchos 
y corrales que por estar todo ello en su poder desde el citado dia 5 de Marzo 
de 1818 renuncia á nombre suyo las leyes de su entrega y su prueba, cons- 
tituyéndole desde ahora deudor de ello, y ofreciendo que cumplirá el todo 
de las condiciones que van sentadas en este Instrumento, como que ha con- 
sentido en ellas — Y al cumplimiento y seguridad de lo dicho esta santa co- 
munidad como arrendador y arrendatario, cada uno por la parte que les toca 
obligan sus bienes habidos y por haber con poderío y sumicion á los Jaeces 
y Justicias que de las causas de cada uno puedan y deban conocer para que 
á ello se les compela por todo rigor de derecho, renuncian las leyes, capí- 
tulos, fueros y dros de su favor con la gral que lo prohibe — Y asi lo di- 
jeron'y firmamos siendo testigos D. Juan José de Leoay D. Gavino Valle de 
este vecindario — Frat/ Domingo Tovilla Comendador — Fray Luis Gar* 
cia — Fray Teodoro Corto — Fray Femando Echigoyen — Fray Yic- 
tor Caztrillo — Fray José Aguilar — Fray Andrea López — Fray An- 
tonio Velazquez — Fray Santiago Panero — Secretario del Convento— 
José Domingo Dieguez — Ante mí — Francisco Berdugo — Concuerda 
con su original á que me remito y lo hice sacar para entregar al Lie. D. 
José Domingo Dieguez apoderado del arrendatario. Guatemala Abñl 27 
de 1819 — En testimonio de verdad — Hay un signo — Francisco Berdu- 
go. — CertificQ como agrimensor aprobado y con titulo que á pedimento del 
M. E. P. Dr. Fray Luis Oarcia, reconocí el título del citio 6 estancia del ga- 
nado mayor nombrado Sta Apolonia que fué de Pedro López Montenegro 
y de él saqué el extracto de las medidas de dicha estancia de ganado mayor 
que es lo que dho R. P. me dijo convenirle y es en la forma siguiente. — 
En el sitio de estancia de Ganado myor que tiene poblada y posee Pedro 
López de Montenegro vecino de la Ciudad de Chiapaj que se dice Sta 
Apolonia términos de la jurisdicion del Pueblo de Comálapa & doce 
dias del mes de Junio de 1599 años, D. Juan Barvacoronado Juez de Co- 
misión por su Magostad para la composición, medida y venta de las tierras 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 343 

de esta Provincia, habiendo venido & éste dho sitio para lo medir y amo- 
jonar conforme al titulo que de él tiene el dicho Pedro López Montenegro 
el cual visto por su Merced estando el susodicho presente mandó á Antonio 
Lara medidor por su Merced nombrado que mire y amojone el dicho sitio 
de estancia, d cual con una cuerda de cincuenta varas de largo de la medida 
ordinaria de á tres tercias cada vara que ciento de las dhas cuerdas hacen 
cinco mQ varaff que son los quince núl pies do tercia quS conforme á ley 
ha de tener una legua legal, que es lo que le señala & cada uno de los di- 
chos sitios. — Midió este tomando por principio señal y mojón para dicha 
medida un montecillo redondo que está en una sabana desde un árbol que 
en él est& que le dice en la lengua manichite donde se hizo una cruz el esta 
como dicho es en una sabana y acia el sur (*) está un cerrito redondo 
montuoso que se dice en la lengua mejicana mustilepet que está á la entrada 
del monte que atraviesa al camino que va á dho pueblo de Comalapa acia 
el de Escuinténango y ásia el sur está otro cerro pelado al pió de una mon- 
taña y cordillera de cerrania el cual se dice Custitepet junto al cual están 
las casas de la vivienda del dho Móntenlo y se señala por ancho para la 
legua desde el un cerro al otro que según está dicho están de Norte á Sur ; 
y desde dicho árbol donde se hizo la cruz y señal se fué con la dicha cuerda 
midiendo del poniente al oriente y habiéndose medido cien cuerdas que ha- 
cen la legua que ha de tener el dho sitio con la última de ellas se llegó á 
la orilla de un rio que los indios en la lengua mexicana llaman tecupiat á 
donde se puso una cruz por señal y mojón de la dicha medida y á la banda 
del sur de ella está una serrania grande y montuosa que es la cordillera que 
corre desde donde se comenzó la medida del dicho sitio la cual se llama tan- 
tacapdjuli y. á la banda del Norte está una montaña espesa que se dice 
Catum que biene á la sabana con la dicha cordillera de serranía poco mas 
adelante del rio y por esta parte biene á enangostar la tierra con la dicha 
montaña y serrania de manera que al parecer no hay un cuarto de legua 
de ancho y asi le señalo el que hay desde la dicha montaña hasta lo alto de 
dicha serrania agua vertiente al dicho sitio con lo cual quedó medido y amo- 
jonado y declarada la tierra que el dicho Pedro López Montenegro á de 
gozar á lo cual se hayo el susodicho presente y fueron testigos D. Cristo- 
val Yelazco, Bartolomé de Abrigo y firmáronlo el dho Juez y el medidor 
D. Juan Barvacoronado Antonio de Lara — Ante mí — Manuel Diaz de 
Acosta Escribano. — Has aqui la medida y con arreglo á ella he formado 
el croquis y la siguiente nota ( *) Débese advertir que la demarcación del 
serrito redondo montuoso que se llama nustitepet que se dise estar acia el 



Digitized by VjOOQIC 



341 SOCIEDAD MEXICANA 

sor debe de ser yerro de ploma debiendo decir acia el Norte pnes mas ade- 
lante vuelve á expresar el mismo rombo del sor y asi se colige que el árbol 
donde empezó la medida está en medio de dos cerros el ono á la parte del 
norte nombrado nustitepet y el otro & la parte del Sor nombrado custiU^el 
en donde están las casas de Montenegro, en los demás est& tan daro que no 
necesita mas esplicacion que ver el mapa qoe sigue — Guatemala Noviem- 
bre 20 de 1818.— Manuel Vargas — Concuerda en todassus partes coa 
el original á que me remito, el cual fué puesto & disposición de este ju- 
gado para la prefectura del Distrito, y lo hize sacar para entregarlo & la 
misma Prefectura consta de seis fojas útiles numeradas y rubricadas por mi 
En Comitan & diez de Enero de mil ochocientos cincuenta y cuatro—/. 
D, Zepeda, — J, Domingo Mandujano.^—José Ignacio Avilez. 

Es copia fielmente sacada de su original, con sus mismas equivocacioneF, 
incorrecciones y yerros ortográñcos. 

S. Cristóbal, Marzo 14 de 1854. — El Secretario del Despacho. — Fir- 
mado. — Martin Quezada. 

Es copia. México, Marzo 22 de 1871. 

Manuel AzpIroz, 

OflcUl nuyor. 



1853 

EL EXMO. SR OOÍTDE DE LA CORTINA 

Numero 7"^ 

CORROBORA AL NUMERO 3? 



GOBIERNO DEL DEPARTAMENTO DE CHIAPAS. 

En el número 73, tomo vi de la «Gaceta de Guatemala,» correspon- 
diente al 14 de Octubre de 1853, en el articulo « Apuntes sobre límites de 
Guatemala,» se lee lo siguiente: 

«Los límites particulares de las 13 proyincias en que quedó dividido el 
Gobierno de Guatemala, se fijaron iguabnente en 1787, y con mas parti* 
cularidad los de aquellos que confinaban con el yireinato de N. E. Be es- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 345 

tas, las mas importantes para México eran las de Soconusco y Chiapa; y á 
la primera se le fijaron por límites Tehuantepec por el'O. y el rio Tilapa por 
el E., Tabasco por d N., Yucatán por el N. E. y el mar Pacífico por el Sur 
Estos mismos límites fueron confinados y ratificados por real orden de 16 
de Marzo de 1800, comunicada al Capitán Gral. de Guatemala D. Anto- 
nio González de Saravia, en 19 de Octubre de 1801, con motivo de la for- 
mación del mapa del Depósito Hidrográfico de Madrid, y son los mismos 
que se le dieron al Barón de Humboldt, y posteriormente al presbítero D. 
Domingo Juarrosen 1804, en el supremo consejo de las Indias, por conducto 
del Ministerio de Estado.-—^/ C, de la Cortina. — («lEl Eco de España 
de 27 de Agosto.») — Es copia fiel de su original. — San Cristóbal, Marzo 
4 de 1854. — El secretario dd Despacho. — Firmado. — Martin Quezada. 
Es copia. México, Marzo 22 de 1871. 

Manuel Azpiboz. 

. Oficial mayor. 



1853 y 1854 

ledijas ie h» agrímensorts Doo Fnnóset de Paob Sobtlo y Don k\mm Inioi. 



GOBIERNO DEL DEPARTAMENTO DE CfflAPAS. 

A 

A virtud de las reclamaciones que el E. Sr. Ministro de Guatemala cerca 
dd Gobierno de México ha hecho al E. Sr. Presidente de la República, so- 
bre que las medidas que vd. practicó en favor del Sr. Lie. D. Francisco Ro- 
bles y D. Florencio Yera, han sido en terrenos reconocidos por de aquella 
República, se ha pedido al E. Sr. Gobernador el informe correspondiente, y 
para emitirlo ha juzgado necesario hoir á vd. sobre el particular. — En tal 
virtud dispuso pida & vd., como lo hago, un informe circunstanciado acerca 
de las referidas medidas, el que acompañará con planos en que se demuestre 
el terreno que comprenden, puntos en que quede situada la línea reconocida 
entre ambas Repúblicas, y todas las demás explicaciones que vd. juzgue con- 
ducentes, para que el Gobierno pueda con estos «poyos emitir el informe 

44 



Digitized by VjOOQIC 



346 SOCIEDAD MEXICANA 

que se le pide. — Y como posteriormente y sobre parte de dlios. terrcDOB 
medidos por vd. ha practicado otras medidas el agrimensor guatemalteco 
D. Atanasio Muñoz, S. E. también quiere que vd. demarque en los referi- 
dos planos la línea que dé á conocer los terrenos que aquel midió en fabor 
del pueblo de Sta. Ana Güista, y que hasta hoy han sido reconocidos por 
de la República á que pertenecemos. — El E. S. Oobernadoj espera de la 
conocida eficacia y patriotismo de Y., que tomará en este asunto todo el 
interés que demanda la int^ridad del territorio mexicano, la justicia y 
el honor del pais á que pertenecemos. — Sírvase V. aceptar con este moÜYO 
las seguridades de mi consideración y aprecio. — Dios y libertad. S. Cris- 
tóbal, Noviembre 5 de 1853. — Quezada. — S. Agrimensor D. Francisco 
de Paula Eobelo. 

Gobierno del Departamento de Chiapas. — S. Srio. del Gobierno de este 
Departamento. — He recibido la respetable nota de V. S. fha. 6 del pre- 
sente en la que se sirve pedirme una noticia circunstanciada acerca de las 
medidas que practiqué en fabor de los SS. Lie. D. Francisco Eobles y D. 
Florencio Vera en los terrenos Altamiza y Aquespala y en cumplimiento 
de lo que se me ordena emito el informe correspondiente. — En el mes de 
Enero de 1846, me constituí en el terreno de Altamiza con el objeto de me- 
dirlo en fabor del Señor Lie. D. Francisco Eobles, pero antes de practicar 
la medida procuré indagarme de todos los vecinos cual era el punto que 
reconocían por linea divisoria de ambas Bepúblicas para no traspasar los 
límites, y se me aseguró por los mas, que siempre hablan reconocido por li- 
nea divisoria, las dos cruces que están situadas en una loma al otro lado del 
arroyo Güaila^ y lo acabé de confirmarlo con vista de unos documentos 
que me presentó el Señor D. Casto Arguello poseedor de aquellos terre- 
nos, en los cuales consta que el sitio de ganado mayor nombrado Santa Po- 
lonia fué medido por D. Juan Barba Coronado en los términos de la juris- 
dicción del pueblo de Comalapa en Junio de 799 en fabor de su posecldor 
Pedro López de Montenegro vecino de la ciudad de Chiapa (cuyo apela- 
tivo de Montenegro hasta hoy dia se conserva en la hacienda). Este Pe- 
dro López vendió dicha hacienda á los BK. PP. del convento de la Mer- 
ced de Goatemala, y estos dieron arrendado el terreno á D. Pedro Arguello 
vecino de esta ciudad en el mes de Abril de 1819 confesando y dedaran- 
- do en la escritura que otorgaron ante el escribano de la Nueva -Goatema- 
la Francisco Berdogo, que en el partido de Comitán tiene como correspon- 
diente á dicho convento una hacienda de campo nombrada Santa Apolonia 
Monte Negro. Estos datos fehacientes me acabaron de confirmar que la li- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 347 

Dea divisoria de ambas repúblicas en el arroyo de Ouaild por estar & la 
par de la línea del sifcio de Monte Negro como va demarcado en el plano 
núm. 1 con ana línea de pantos en dicho arroyo y janto & las dos craces, 
y no & donde qaiso pasar la línea sobre el rio del Sabinal^ el agrimensor 
D. Atanacio Mañoz sin mas datos qae por habérselo asegarado alganos qae 
lo acompañaban y otros de Güista (á qaienes les bino & medir el terreno 
de Agaazarca) y está demarcada con otra línea interior de pantos. — En 
Marzo de 846. pasé á medir el terreno de Aquezjpala en favor de sa po- 
seedor D. Florencio Vera, habiéndome informado éste antes, que la linea 
divisoria de ambas repúblicas, era la boca 6 entrada del callejón del otro 
lado del rio de Dolores, donde se hallan dos cruces, y que desde el vado de 
dicho rio & las citadas cruces habia una legua, y que por consiguiente pedia 
que su medida se hiciera de la orilla del rio de Salegué para el Oeste sin 
embargo de estar persuadido que aun todabia quedaba mucho terreno has- 
ta las cruces del Callejón de Dolores perteneciente & la República Mexicana: 
pero que para evitar cualquiera reclamo y por no estar aun reconocida dicha 
linea por ambas Repúblicas, pedia, se pusiese una diligencia (como se puso ) 
en su expediente, de quedarle su derecho, á salvo pA*a cuando se demarcase 
dicha linea, ternaria lo que le perteneciese por derecho de posecion y de pro- 
piedad en Dolores como me lo hizo constar por una carta de amparo que le 
dio el Juez D. José Farrera comisionado por la Intendencia, para medidas 
de tierras, en cuyo documento espresa haberle medido ciento veinte cuer- 
das de circunferencia cuyas diligencias las remitió & la Intendencia en donde 
se remataron en fabor de D. Felipe Vera, cuyas tres caballerías y pico le cos- 
taron con la media annata y conducción á España ochenta y cuatro pesos seis 
reales como consta su entero de una certiñcacion del Ministro Contador por 
S. M. de la caja principal de Chiapas, que obra en su poder. Asi mismo 
me presentó un documento otorgado por la Municipl de Huista de arren- 
damiento del terreno de Aguazarca & D. Felipe Vera y en el declara dicho 
Ayuntamiento que el terreno de Dolores es de la propiedad de Vera, su 
fha. 7 de Diciembre de 1825 (tiempo en que Chiapas estaba agregado & 
México). Todos estos datos me fueron bastantes para persuadirme que la 
linea divisoria, lo es en las dos cruces del Callejón de Dolores como va de- 
marcado en el plano N. 2 con una linea de puntitos y no la linea que de- 
marcó el Sr. Agrimensor D. Atanacio Muñoz desde el encuentro del rio 
de Dolores con el rio de Saleguá y dentro del terreno de Aquespala (titu- 
lado por ese Gob™ en fabor de Vera) y luego se fué oriyando el rio del 
Sabinal como aparece de dicho plano por las lineas de puntitos. — Según 



Digitized by VjOOQIC 



348 SOCIEDAD MEXICANA 

infonnes berbales qno me dio D. Florencio Vera» el S. Agrimensor Mu- 
ñoz 06 tomó mas de catorce sitios de ganado mayor del terreno que corres- 
ponde á Ghiapas para agregarlo á la república de Goatemala án mas datos 
que lo que le dijeron los dos testigos y dos prácticos que trajo á la medida 
y de estos cuatro, solo uno es vecino y natural de Huita y los otros tres 
son vecinos de Oüegüetenango; en estos catorce sitios incluyó los parajes 
conocidos con los nombres del potrero Calhicum^ el zapotalde tierra negra 
potrero de Santag^ potrero Jahoncilloy potrero Zapotál iznoqtiil^ potre- 
ro chanchitán^ Tulhuero^ ríncoii piedra^ rincón coUol y pajbac. — El 
mismo me informó que del terreno que le tomS de su propiedad de Aque- 
lapa el S. Muñoz serian como cinco caballerías. Igualmente me aseguró Ha- 
ber visto en el titulo que tienen los Indios Chuges de S. Sebastian Coa- 
tán una diligencia en la que consta que desde la laguna de S. José, hasta 
el paraje Chiaquial, es de la propiedad del pueblo de Zapaluta de Ghiapas 
por haberlo cedido el Key de España. Que la linea divboria que siempre 
han respectado los vecinos de ambas fronteras, es conocida por los puntos 
siguientes, del rio de Neuton á Tuxón^ de allí á río PaghaCy de allí á las 
cruces del rosario^ de lili í & las cruces del callejón de rio de Dolores^ ác 
allí & la agv^ escondida^ de allí á el arroyo de guaila en el Sahinaliló 
de allí al Cerro de Cuahum^ y de allí á Tapitzalá. — Dios guarde á Y. S. 
muchos años. Gomitán, Noviembre 30 de 1853. — Francisco de P. Róbelo, 
(Aquí están colocados los planos 1? y 2? que cita.) 
Gobierno del Departamento de Ghiapas. — Acompaño á vd. el plano to- 
pográfico de los confínes de la Provincia de Totonicapam levantado por D. 
José Domingo Franco en el año de 1812, para que en él designe vd. las li- 
neas que demarcó el Agrimensor D. Atanacio Muñoz, como divisorias de 
ambas Repúblicas en la medida que practicó & favor del Pueblo de Sta. 
Ana Quista, de que ya tiene vd. conocimiento según el informe que emitió 
vd. á este Gobierno con fecha 30 de Noviembre último. — Asimismo acom- 
paño á vd. copia de la escritura de arrendamiento de los terrenos de San 
José Montenegro, para que pasando personalmente á hacer un reconoci- 
miento de ostos terrenos, situé vd. en el mismo plano si fuese posible, el lu- 
gar que ocupa el sitio nombrado Santa Apolonia á que se refiero el expre- 
sado testimonio, ó por lo menos, la linea ó lineas que de él se encuentren 
en territorio reconocido por de la República Mexicana. — Como ya el Sr. 
Ministro Plenipotenciario se haya en Guatemala y pide con instancia los do- 
cumentos relativos á limites, debo prevenir á vd. que lo indicado deberá 
hacerse con la violencia posible y que le serán satisfechos con toda religio- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRÁFU Y ESTADÍSTICA 349 

6idad las dietas que devengue en esta importante comisión, que confío á la 
actividad, inteligencia y patriotismo de vd. Al efecto, libro orden á ese Su- 
perior Perfecto para que con todo el poder de su autoridad, auxilie á vd* 
en el desempeño de ella. — Dios y Libertad. San Cristóbal, Enero 28 de 
1874. — Maldonado.— S. Agrimensor, D. Francisco de Paula Róbelo. — 
Es en mi poder la nota que Y. E. tuvo la dignación de dirigirme y el plano 
de los confínes de Totonicapam, para designar en él las líneas que demarcó 
el S. Muñoz como divisorias de ambas Repúblicas en las medidas que hizo 
en favor del Pueblo dé Quista, como asimismo la copia de la medida de 
San José Montenegro pard que pase personalmente & hacer un reconoci- 
miento de estos terrenos y los situé en el mismo plano. — En contestación 
digo á Y. E. que me es muy satisfactorio cuando se me encargan estas 
comisiones, siendo incapaz de poderlas desempeñar & satisfacción del Go- 
bierno por mis cortas luces sobre la materia, estando pronto como lo estoy 
d obedecer en cualquiera cosa que se me ocupe; pero ieniendo que practi- 
car el reconocimiento en los terrenos de San José Montenegro donde se haya 
una Hacienda perteneciente & la parroquia del Pueblo de Tacaltenango, ha- 
bitada precisamente por vecinos de Centro- América, me parece seria muy 
conveniente antes de situarme en dichos terrenos, prevenir & aquellos ve- 
cinos del objeto de mi comisión, para evitar de esta manera cualquiera atro- 
pellamiento que pudiera cometerse en mi persona ó en la fuerza que debo 
llevar para mi seguridad y para contener los excesos que puedan originar- 
se: sin cuyo requisito, creo muy dificultoso cumplir la combion sin peligro 
de quedar burlada la disposición de Y. E. — Dios guarde la vida de Y. E. 
pormuchos años. — Comitdn, Febrero 3 de 1854. — Francisco de P. Ró- 
belo. — E. S. Gobernador del Departamento de Chiapas, D. Fernando Ni- 
colás Maldonado. — S. Cristoval. — Para despachar la comisión que se le dio 
á vd. en nota de fha. 28 de Enero p? p? solo quiere el Gobierno que se haga 
aquello que sea posible hacerse sin pisar un palmo de terreno perteneciente 
á Guatemala ó & subditos de dicha República y sin llamar la atención de 
nadie, á fín de que no llegue á Guatemala ni justa ni injustamente la me- 
nor queja, ni haya motivo para el menor disgusto, durante las negociacio- 
nes de la Legación Mexicana y el Gobierno de Guatemala, que ya están en 
practica. En este concepto, procederá vd. á evacuar la comisión que se lo 
ha dado, situándose solo en nuestros terrenos con mucho silencio, sin llevar 
un solo soldado, ni un numero de criados, ó compañeros (][ue pase de dos ó 
tres, para no dar lugar & suposiciones embusteras que sirvan de pretexto para 
eml^arazar las negociaciones diplomáticas de nuestro Ministro; Es verdad 



Digitized by VjOOQIC 



350 SOCIEDAD MEXICANA 

qae de este modo no podrá vd. despachar su conñsioii con la exactitad que 
de ofcro modo lo haría: pero podrá vd. aproximarse, cuando menos á esa exac- 
titud por ahora, entre tanto alcanzo por conducto de nuestro Ministro. la 
aquiescencia del Gobierno de Guatemala para que vd. penetre sin sosobra 
hasta donde sea necesario para hacer las cosas con la propiedad que corres- 
ponden. — Dios y Libertad. S. Crbtobal Febrero 6 de 1854. — Maldona- 
do. — S. Agrimensor D. Francisco de P. Kobelo. — E. S. Gobernador.— 
He designado la área del terreno Aquispala, medido por mí en el ano de 
1846 en favor del S. Vera en el plano levantado por el S. D. José Domingo 
Franco en el lugar del pueblo de Aquespala, y las líneas que están lavadas 
de color carmesí son las que demarcó el S. Agrimensor D. Atanacio Mu- 
ñoz como divisorias de ambas Repúblicas en la medida que practicó en fa- 
bor del pueblo de Santa Ana Güista, según el informe del S. Vera quien 
lo presenció. — A primera vista se conoce en el plano todo el terreno que 
de la Eepublica de México agregó el S. Muñoz á la de Guatemala, pues 
que del lindero occidental que demarcó el S. Franco, á la línea que dernar* 
có el S. Muñoz hay gran distancia. — Asimismo he pasado personalmente 
al punto de la puerta del rio sabinal en donde hice el reconocimiento y tomó 
los datos de los terrenos S. José y Santa Apolonia Montenegro, á que se 
refiere la escritura de arriendo por los PP. Mercedarios en favor de D. Pe* 
dro Arguello, los cuales quedan situados en el mismo plano; advirtiendo qno 
el sitio de Sta. Apolonia Montenegro, es, el que va demarcado con punü- 
tos, dentro de la área del terreno Altamira medido por mí en d año de 846. 
en fabor del S. Lie. D. Francisco Eobles, y el terreno de S. José Monte- 
n^ro, es, el que queda afuera del expresado terreno Altamiza por la parte 
del Sur, pero siempre corresponde & esta República. — No me parece escu- 
sado decir á Y. E. que el plano levantado por el S. Franco, no está con- 
forme con los rumbos y distancias de los pueblos demarcados en él, para lo 
que pueda convenir. — El pueblo de Aquespala se haya situado en la orilla 
del rio grande que va á Chiapa y á media legua de distancia del encuentro 
do los rios Dolores y Langastero; y el S. Franco lo puso en el plano á dis- 
tancia de una legua del rio grande y á dos leguas del encuentro referido. 
— El pueblo de Zapaluta dista de Comitán cuatro leguas por el Sur este y 
el S. Franco lo puso á distancia de seis leguas por el Sur. — Los pueblos 
de Escuintenango debían de estar inmediatos al rio y tmo frente de otro y 
se hallan muy distantes de dho. rio, y por este estilo se^Iati los demás pue- 
blos, en que se conoce haberlos pintado arbitrariamente en el plano. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 351 

Dios guarde la vida d6*Y. E. por machos años. Comitan Febrero 20 de 
1864.— Francisco de Paula Róbelo.— E. S, Gobernador del Departamen- 
to de Cbiapas, 

Es copia al pié de la letra del que oxiste en d expediente de la materia, 
babiéndose suprimido la parte que trata del pago de honorarios por ser in- 
necesaria. 

México 22 de Marzo de 1871. 

Manuel Aspiroz. 

Ofldai Mayor. 



ISrOTA NTJM. 10 
DE LA LEGACIÓN MEXICANA EN GUATEMALA 

BOBU UMiT» nms nTA T míxioo. 



Legación Mexicana en Guatemala.— Número 10.— Límites entre la República 

7 Guatemala. 

Guatemala, Octubre 4 de 1856. — E. S. — Con notable atraso, causado 
sin duda por la interceptación en que ba estado la vía de Tebuantepec en 
los dos meses pasados de Julio y Agosto, be recibido antes de ayer la co- 
municación reservada núm. 2 de Y. E., fecba 23 del primero de los dos 
citados meses, relativa á límites entre la Bepública y Guatemala. Acom- 
pañadas ú, ella ban venido tres copias de las comunicaciones que ban mediado 
entre el Ministerio de Fomento y el del digno cargo de V. E., con motivo 
de liaber dispuesto el E. S. Presidente sustituto que se pidiera á ese Depar- 
tamento una noticia circunstanciada, 1? sobre «si bay algún tratado cele- 
brado con la República de Centro América, demarcando los límites de la 
de México en la parte fronteriza de los Estados de Yucatán, Tabasco y Cbia- 
pas, incluyendo á Soconusco,» y de no baber tal tratado, 2? ce si bay algún 
convenio ad- ínterin fijando puntos limítrofes, y cuáles sean estos puntos,» 
y que si tampoco se tiene becbo convenio acerca de esto, 3? (cqué lugares 
se tengan por ese Ministerio como puntos divisorios conforme á las instruc- 
ciones que á mí se me dieron cuando se trató la cuestión de límites, y á los 
comisionados que en años anteriores se nombraron para bacer la demarca- 
don, y en general cuanto pueda servir para aclarar el caso.» Tales son los 
pantos que abraza la comunicación relativa del E. S. Ministro de Fomento 



Digitized by VjOOQIC 



352 SOCIEDAD MEXICANA 

á Y. E. fecha 23 de Julio citado, y sobre los qfhe se ha servido disponer 
emita mi informe. 

En cuanto al primer punto, no me es dable decir otra cosa que lo mismo 
que Y. E. ha contestado en sus comunicaciones del 9 del propio Julio al 
mismo Ministerio de Fomento, á saber : «que no existe tratado algnnode- 
fínitiyo de límites con Guatemala, cuyo tratado con todo empeño y demn- 
chos años atrás, se procura negociar por parte de México, sin haber podido 
llegar todavía á su término.» 

Eespecto del segundo punto, nada puedo tampoco decir mas que repetir 
con Y, E. en la nota que acabo de citar, «que no existe convenio escrito 
reconociendo como divisorios algunos puntos determinados, y que de hecho 
reconoce cada una de las dos Eepúblicas, como propios, aquellos sóbrelos 
cuales ejerce jurisdicción. » 

Y por lo que hace al tercer punto, que debiera limitarse á la parte refe- 
rente á la misión con que el Supremo Gobierno se dignó favorecerme pan 
entablar negociaciones sobre límites, comercio, etc., con el de Guatemala, 
pues no sé que en años anteriores se hubiese nombrado comisionados para 
hacer la demarcación^ debo repetir con Y. E, en su propia comunicación 
al Ministerio de Fomento : cr que no se tiene un conocimiento seguro, ni aun 
bastante de cuáles deban considerarse cómo puntos divisorios.» 

Los únicos que con buenas razones, y aun con la autenticidad que dan 
do sí la tradición y algunos datos fehacientes y oficiales emanados del tiempo 
en que Chiapas fué parte de la Capitanía general del antiguo Beino de Gua- 
temala, se pueden considerar como límites, son los siguientes: el rio de Ti- 
lapa por la parte de Soconusco, y el rio de Ysumdcinta^ Oriental hacia 
el Norte. Por la parte de Comitan, como límites orientales. Tierra Blanca^ 
Cerro de Ixhul, San JoU^ Sapjpopoja^ Rancho Chalum^ Rincón Ti- 
naja j Saccocot^ Buena vistay Chinchitan^ Pam y Cordoncillo en el río 
Neuton, y como meridionales, del lado de acá del rio de Dolores, los antiguos 
pueblos de Comalapa y Aguespala^ y el sitio de Santa Apolonia 6 San 
José de Montenegro. 

Acerca de esos diversos puntos, así como todo lo concerniente en gene- 
ral á límites sobre ambas Bepúblicas, nada hasta ahora conozco que dé mas 
luz que el informe que con fecha 3 de Marzo de 1854 me comunicó el Sr. 
D. Femando N. de Maldonado, Gobernador entonces del Departamento de 
Chiapas. De ese informe remití al Ministerio del digno cargo de Y. £. una 
copia al pié de la letra, acompañada & mi comunicación relativa núm. 50, 
fecha 25 del propio mes y año citados; y á ese importante documento me 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 353 

remito, como dato el mas caracterizado que por ahora pueda tenerse & la 
vista para los fines que se ha propuesto el Ministerio de Fomento. 

Nada fuera por cierto mas conveniente que hacer la demarcación de to- 
dos los puntos limítrofes, y fijarlos 6 «eñalarlos en la carta general de la 
Eepública que se está rectificando en el propio Ministerio de Fomento ; pero 
esto no podrá lograrse sino por uno de dos medios; ó una operación geo- 
désica, ó por medio de informes sumamente detallados que fuera permitido 
dar al Gobierno de Chiapas sobre la posesión actual y ejercicio de juris- 
dicción en todas las coxñarcas de la frontera. Lo primero, sobre ser costoso 
y dilatado, nos expondría á multiplicar cuestiones y dificultades con Gua- 
temala, por las muchas dudas de territorio que surgirían de la operación 
misma; lo segundo acarrearla iguales inconvenientes porque habrían de te- 
ner necesidad las autoridades de Chiapas, de hacer rectificaciones que difi- 
cilmente escaparían & la vista del Gobierno de Guatemala, y en la suscep- 
tibilidad de este, y desconfianza de que generalmente está animado acerca 
de todo lo que se roza con la cuestión de límites, saldría de luego á luego 
renovando sus quiméricas protestas, y reproduciendo reclamaciones imper- 
tinentes, y este peligro veo que Y. E. lo ha considerado exponiéndolo al 
mismo Ministerio de Fomento en la parte respectiva de su referida comu- 
nicación de 9 de Julio. 

Esto no obstante, sal^iendo que el Gobierno del Estado de Chiapas tiene 
concluida ó al concluir la carta geográfica del propio Estado, fuera conve- 
niente se le pidiera una noticia, anticipadamente á su publicación, ó un cro- 
quis de todos los puntos fronterizos que en ella se hayan señalado. 

Con tal motivo tengo el honor de renovar á Y. E. las seguridades de mi 
consideración. — J. N. de Pereda, — E. S. Ministro de Relaciones exterio- 
res. — México. 

Ds copia. México, Marzo 22 de 1871. 

Manuel Azpiroz. 

Ofldal mayor. 



45 



Digitized by VjOOQIC 



354 SOCIEDAD MEXICANA 

DESCRIPCIÓN 

DE UN MAMÍFERO FÓSIL DE ESPECIE DESCONOCIDA 
Pebtenecuntb al Gemxbo "Gltftodon" ' 

XKCONTBADO 

ENTRE LAS CAPAS POST-TERCIABIAS DE TEQUISQÜIAC, 

EN EL Distrito de Züufávqo. 




( Tiue la ñgm 1» de la lámina adJnnU. ) • 



SitOidio pnmtado i 1a Socúdad Htxiana de fteognUa y Sitadístioa por su MdM luiiarariM los logRüvos 
d« Kiitts q[afl iDMiboi, náambrM de 1a ComíÁon 6«ol^ca dal Estado de Héd 



I AS relaciones que ligan entre sí los diversos ramos de la historia na- 
tural, y que establecen las maravillosas analogías que ponen fuera 
de duda la armonía que los preside en la formación de su admirable 
conjunto, permiten alcanzar, en el estudio de cualquiera de ellos, 
resultados precisos y satisfactorios, cuya utilidad es notoria y cuya influencia 
es decisiva en el desarrollo de la inteligencia y en el adelanto de las cuestio- 
nes cuya solución es del principal, y aun pudiéramos decir, dd único resorte 
de aquellos. 

Los caracteres estratigráficos que tanto facilitan la clasificación de los ter- 
renos ; los elementos zoológicos que tan poderosamente deciden sobre la edad 
relativa de las capas á que pertenecen; las armonías orgánicas que ponea 
entre las manos del paleontólogo los eslabones de la gran cadena que une 
entre si las diferenteis partes del organismo de un animal que ya no existe; 
las inmutables leyes de la anatomía comparada que permiten reconstruir un 
animal perdido, por la simple inspección de algunos de sus huesos encontra- 
dos; y en una palabra, todos los hechos admitidos por la ciencia y puestos 
fuera de duda por la observación, inducen al espíritu observador á conse* 

* Estas dgturas están constraldas en vista de las medidas que pudimos tomar, pues no nos toé 
posible óoúsegülr la autorización necesaria para que nuestro dibujante bldera la copla del nata- 
ral, lo que babrla dado mas exacütudd nuestros dibiUos. ' - 



• 
Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 365 

caencias importantes, que lo dan la clave para explicar todos los fenómenos 
que se le presentan, y resolver todos los problemas qne se le proponen. 

La paleontolc^ía es sin duda uno de los ramos que mafi vigorosamente 
impulsan en su marcha á la ciencia d% la tierra, y los fósiles son los carac- 
teres con que la naturaleza ha escrito en el libro de su presente la historia 
de los hechos mas remotos/ no presenciados por ninguna de las generacio- 
nes que han existido, ignorados por la generación contemporánea, y al pa- 
recer perdidos en el abismo sin fondo de un pasado tenebroso y sombrío. 

La exactitud de estás reflexiones generales que asaltan naturalmente el 
espíritu en la contemplación de los diversos cuadros de la naturaleza, siem- 
pre interesantes, siempre variados, siempre magníficos, la encuentra confir- 
mada & cada paso el que, en sus estudios géognósticos, se ve tan frecuente- 
mente en la necesidad de servirse de estos elementos, de esas armonías y de 
aquellas reli^siones, para llegar por el camino de la comparación y de la hi- 
pótesis á sus interesantes consecuencias. 

Los grandes mamíferos cuya maravillosa existencia nos fué desconocida 
por tantos siglos, cuyos importantes restos nos han conservado entre sus ca- 
pas las formaciones en que ejercieron su vida y que ahora constituyen su se- 
pulcro, cuyiks bizarras formas nos admiran y cuyas colosales dimensiones nos 
asombran, encierran entre sus httbsos, confusamente desparramados en la 
grande extensión de su osario casi todos los datos, para avanzar algunos pa- 
sos ea el estudio de esas grandes cuestiones geológicas que tanto nombre 
dieron á los sabios que las iniciaron, que tanto preocupan & los hombres de 
estudio que las sostienen y cuya solución espera con ávida ansiedad, por 
la grande influencia que debe ejercer en su desarrollo la Ciencia de la tierra. 

En efecto, por mucho tiempo se ha tenido una idea confusa, á la vez que 
inexacta, de la naturaleza y edad relativa de algunas formaciones estudia- 
das en nuestro país de una manera incompleta, por la ausencia de los carac- 
teres paleontológicos no descubiertos en un estudio superficial y festinado; 
y mas de una vez ha sucedido que la presencia de un fósil de los órganos 
dominantes ha permitido reconstruir el animal á que aquel perteneció, ve- 
nir en conocimiento de su forma, averiguar su género de vida, estudiarlo 
en el desempeño de sus funcioBes, adivinar su nombre, asignarle el lugar 
correspondiente en la escala zoológica; y en una palabra, hacer desaparecer 
aquella confusión y sustituir esta inexactitud con una verdad incontrover- 
tible y demostrable. 

La presencia de los fósiles y el estudio que á ellos se refiere, permite com- 
parar entre sí la fauna extinguida con la fauna actual, á la vez que dos fau- 



Digitized by VjOOQIC 



356 • SOCIEDAD MEXICANA 

Das contemporáneas en diversas regiones del globo, resultando de este estudio 
comparativo datos preciosos para la geografía física, para la historia, la cro- 
nología, la hidrografía, la geogenia, la antropología y otros muchos ramos 
del saber, cuyo desarrollo influye tan poderosamente en el progreso de la 
humanidad, y cuyo cultivo procura con un empeño tan loable y patriótico, 
la Sociedad á quien tenemos el honor de consagrar este ligero estudio: pe- 
queño por su naturaleza ó insignificante por su importancia, pero él vie- 
ne & constituir el testimonio del empeño con que procuramos secundar sus 
nobles ^nes, la manifestación de la alta idea que tenemos de su generosa in- 
dulgencia y la expresión de la gratitud que por ella sentimos desde que nos 
honró con su diploma, abriéndonos sus puertas y llamándonos sus miembrog. 

En los trabajos de que actualmente nos estamos ocupando para la for- 
mación de la carta geológica del Estado de México, con cuya comisión 8e 
ha servido honrarnos el Supremo Gobierno de aquel, hemos tenido aoa 
nueva ocasión de apreciar el valor relativo de los Wactéres paleontológi- 
cos; y como mas de una vez nos ha sucedido, y ya hemos en varias mani- 
festado, nos hemos visto en presencia de hechos que dan á nuestra Geolo- 
gía un aspecto propio, original, exclusivo y eminentemente nacional. 

Nuestro país está llamado á excitar la atención general con4iechos nue- 
vos ; y en el catálogo en que se registraoflas producciones naturales de todo 
el mundo, existen muchos vacíos, que México tendrá el orgullo de llenar 
con sus importantes descubrimientos. 

El que ahora tenemos el honor de ofrecer á la Sociedad, no está del todo 

desprovisto de importancia; pues además de que permite formarse una idea 

Je la fauna que habitó nuestro suelo en la éppca post- terciaria, se refiere 

á un tipo que en su género se creia único de la América del Sur, y que 

«en su especie creemos que es exclusivo de nuestro suelo. 

Es bien sabido que en las grandes excavaciones que se han hecho en d 
Norte del Valle de México, con el fin de llevar á cabo la interesante obra 
del Desagüe, se han encontrado restos fósiles de algunos mamíferos gigantes 
característicos del período post-terciario, pertenecientes, casi en su totali- 
dad, á los órdenes de los paquidermos y los rumiantes. 

Muchos de los mencionados restos se encuentran clasificados en el Mu- 
seo' Nacional y en la Escuela especial de Ingenieros, y muchos más se con- 
servan en Zumpango, en la Dirección del Desagüe. 

Uno de los mas curiosos de estos fósiles, y al cual se refiere nuestro estu- 
dio, consiste en la concha de un vertebrado de la clase de los Mamíferos, 
del orden de los Desdentados^ familia Dasipidcs^ género Glyptodon y es- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 357 

pecie desconocida, y qae nosotros consideramos nueva por las razones que 
exponemos á^contínuacion. 

A esta concha están adheridas algunas partes del tronco, y estas y aquella 
están montadas sobre una armadura de fierro, y se conservan artificialmente 
por medio de barnices y pegaduras que sostienen las partes desprendidas. 

En un artículo intitulado: « Ligera exposición geológica relativa al Valle 
de México, » que uno de los que suscriben publicó en el número 3 de « El 
Minero Mexicano, » se señala la existencia de este fósil, que al inaugurar 
nuestros trabajos nos apresuramos á estudiar; y en el desarrollo de nuestro 
estudio, que por razón natural debia localizarse á lo único que teniamos á 
la vista, tratamos de inspeccionar el terreno de donde dicho fósil fué exhu- 
mado, tanto para conocer su yacimiento y establecer las relaciones geoló- 
gicas correspondientes, cuanto para buscar algunos otros órganos dominan- 
tes que nos permitieran reconstruir, si era posible, el animal, y venir en 
conocimiento de su verdadera naturaleza. 

Nuestras pesquisas en este particular fueron fructuosas; y una vez en 
posesion.de la cabeza, pudimos emprender el trabajo de su descripción. 

Siguiendo el método establecido para el estudio del esqueleto de los ani- 
males que lo llevan, dividiremos el que nos ocupa en las tres partes (esen- 
ciales de cabeza, tronco y miembros. 

La simple inspección de la cabeza basta para dar una idea de la posición 
que le corresponde en el animal, así como de la forma general de este, pues 
la posición de las mandíbulas es paralela al eje del cuerpo y á la línea que 
lo une con el agujero del occipital que da paso ala médula prolongada. 

Se distinguen en dicha cabeza, con el grado necesario de claridad, el crá- 
neo y la cara. El cráneo afecta la forma de un elipsoide prolongado que 
debió ocupar la parte anterior del cuerpo, y que está ligeramente deprimi* 
do en la parte superior, siendo apenas visible la convexidad de la bóveda 
craniana. (Fig. 2*) 

De los ocho huesos que la forman, todos son visibles y se pueden reco- 
nocer, con excepción del esfenoide y el etmoide, que están algo confusos. 

El hueso frontal que ocupa la parte superior, y que en la posición nor- 
mal de la cabeza debe quedar ligeramente inclinado hacia adelante, tiene 
de ancho 72 milímetros, medidos en el sentido de la longitud de la cabeza, 
y de largo 130 milímetros, que dan la anchura de la frente. 

Por su parte anterior este hueso se une con los nasales, y por la posterior 
con los parietales, que miden 45 milímetros hasta su inserción con el occi- 
pital, pues la que los une á los temporales está mal definida, y la distancia 



Digitized by VjOOQIC 



358 SOCIEDAD MEXICANA 

que hay en estos desde su nacimiento probable basta la fosa glenoidal, es 
de 70 milímetros próximamente. * 

Termina el cráneo el hueso occipital, dando al conjunto una longitud de 
35 centímetros. 

El agujero que da paso á la médula prolongada afecta una forma elip- 
soidal, cuyo eje mayor, que mide 62 milímetros, es perpendicular al eje de 
la columna, y pasa por los dos cóndilos que unen á esta la cabeza. 

Estos cóndilos son anchos y convexos; afectan en su superficie la forma 
de uji casquete esférico, cuyo diámetro es de 30 milímetros. ^ 

Los apófisis mastoides distan entre sí 145 milímetros, y de los cóndilos 25. 

El conducto auditivo externo es también elíptico; su eje mayor mide 30 
milímetros, y es prolongación del apófisis mastoide, de cuyo centro dista 
25 milímetros. 

La arcada zigomática, desde el punto en que se articula con la mandí< 
bula inferior hasta la base de la órbita, tiene una longitud total de 20 cen« 
tímetros, y á los 175 se encuentra la fosa en que se inserta el músculo ma« 
setero y mide 35 milímetros. 

La mandíbula inferior, cuya anchura media es do 65 milímetros, mide 
25 centímetros desde su extremidad anterior hasta el codo que forma para 
articularse con el temporal; y esta segunda rama del codo tiene 14 centí- 
metros. 

Los dientes son 16 para cada mandíbula; siendo todos molares, pues la 
ausencia de los incisivos caracteriza este orden y la de los caninos la fami- 
lia á que el animal en cuestión pertenece. Están distribuidos simétrica- 
mente de uno y otro lado, y no se observa entre ellos otra diferencia que 
la magnitud relativa en su espesor, pues el de los anteriores es de 21 milí- 
•metros y el de los posteriora 25. Todos ellos ocupan una longitud total 
de 174 milímetros por cada lado, y la r^ion anterior desprovista de dien- 
tes, tiene 76. 

La corona del diente es variable en todos, siendo de 13 milímetros en el 
mas posterior de la mandíbula inferior, y de 17 en el correspondiente de 
la mandíbula superior; en la región de la derecha el cuello del diente tie- 
ne 12 X 25 milímetros y su sección está estriada simétricamente. (Fig. 3^) 

La longitud de bs dientes es de 60 milímetros, y en el sentido de esta 
se encuentran divididos en dos canaladuras de 6 milímetros de anchura y 
5 de espesor ó profundidad, que dividen así la parte lateral en tres porcio- 
nes; carácter, como se sabe, distintivo de este género. 

Estas dimensiones son generales, pues aunque las divisiones á que se re- 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 359 

fieren están perfectamente marcadas en todos los dientes, (á ellas es debido 
el nombre con que se designa el género (r%)to- grabado ocfon¿~ diente), 
en los anteriores son poco profundas y sucesivamente lo van siendo mas, 
hasta el último diente en que alcanzan la que acabamos de indicar. 

A los 63 milímetros del punto de inserción anterior y posterior del ma- 
Eetero, se distingue el conducto antero -interior de la órbita, cuya forma 
cónica tiene en su base 18 milímetros, siendo su profundidad de 40. 

La bóveda palatina, destruida en parte en la regioD anterior, tiene 50 
milímetros de ancho y 55 de largo hasta la inserción de los huesos nasales 
con el apófisis del maxilar superior. 

A los 75 loilímetros, los huesos nasales se insertan con el frontal. 
Muy pocas son, según hicimos ya notar, las partes del tronco que se tie- 
nen á la vista, y están reducidas á las correspondientes á la región poste- 
rior, y á dos vértebras de la media. 

El cuerpo de estas vértebras, que á juzgar por el desarrollo de los apó- 
fisis trasversos y por la curvatura de los espinosos, parecen corresponder 
á la región lombar, tienen 45 X 78 milímetros, y los apófisis trasversos 
20 centímetros de largo por 4 de ancho; el espinoso tiene 75 X 50 milí- 
metros. 

La cavidad huesosa de la vértebra en que está abierto el agujero que 
da paso á la médula espinal, tiene la forma de un triángulo isóceles, cuya 
base, igual á la altura, es de 30 milímetros. 

La parte posterior la constituye la porción del sacro formada por la sol- 
dadura de las vértebras, cuyo número parece ser de 5, la separación de 3* 
de las cuales solamente se puede distinguir con facilidad, y el conjunto tie- 
ne !a curvatura correspondiente á la región en que debe encontrarse. 

La porción del sacro presenta dos particularidades: la primera consiste 
en que las canaladuras que en los animales vertebrados dan paso á las fibras 
nerviosas que forman el ramal llamado cola de caballo^ no existe, pues la 
masa es enteramente compacta. ■ 

La ausencia de este carácter hace sospechar la falta del ramal señalado, 
cuya ausencia se puede explicar recordando sus funciones fisiológicas. Es- 
tas se reducen á sostener el movimiento y la sensibilidad en las partes pos- 
teriores, sobre todo en la cola, cuyo uso principal es el proteger los órganos 
genitales; protección que nuestro animal no necesita, pues se la ofrece la 
concha, que tampoco necesita animar su sensibilidad ni su vida. Consiste 
la segunda en que el sacro no está directamente unido á los huesos iliacos, 
como sucede en todos los animales, sino que, en su porción iliaca, estos se 



Digitized by VjOOQIC 



360 SOCIEDAD MEXICANA 

anen á aquella por medio de an apófisis trasverso de 13 centímetros de lon- 
gitud, 4 de espesor y 7 de anchura. 

La región coxigíana ocupa una longitud de 45 centímetros, no siendo 
posible precisar la figura y número de las vértebras que la forman, á causa 
de la tela que la cubre y del barniz que la prot^e. 

Los huesos iliacos, que según hemos dicho, en su porción iliaca se unen 
al sacro por un apófisis trasverso, tienen en esta porción la forma de un 
cat)allet6 invertido, cuyas alas forman un ángulo diedro de 4° en su punto 
medio, mas robustos y cortos en su contacto con la fosa en que se articula 
el fémur, van disminuyendo de espesor y aumentando de anchura, en térmi- 
nos que esta, que en su prmcipio es de 5 centímetros, á la distancia de 24, 
en que termina su longitud hacia adelante, alcanza á 15. En su parte supe- 
rior se extiende en forma de ala desplegada y sostiene la concha. 

La porción ischiática se desplega como abanico, formando un triángulo 
invertido cuya base sirve de apoyo á la concha y mide 18 centímetros, sien- 
do su altura de 29. 

El aspecto que el ischio presenta, cuando se observa de atrás á adelan- 
te, es el de un omóplato. 

En su parte interna, la porción ischiática de un lado parece continuarse 
con la del opuesto, para soldarse y oponer mayor resistencia á la concha qne 
soportan. 

La fosa en que se articula el fémur presenta un engruesamiepto.en el 
que se ahueca una cavidad elipsoidal, cuya superficie es lisa en su mayor 
extensión, teniendo en su parte interna y anterior una pequeña foseta llena 
de rugosidades para la inserción del ligamenttf redondo de la articulación. 

Del borde interno de la elipse, y en el vértice correspondiente del eje me- 
nor, se desprende un apófisis de forma regular, que presenta una cara ex- 
terna que se continúa con la foseta rugosa, y una cara interna ó pelviana. 

En la parte postero -interna de esta misma porción, y en ambos huesos, 
se ve una superficie desigual — superficie de fractura — donde parecen ha- 
berse roto las ramas huesosas que por su unión recíproca forman el pubis. 
En su borde externo hay una escotadura de 6 centímetros, y en su conjunto 
esta fbsa afecta la forma de una oreja. 

La concha es la parte mas notable de este curioso mamífero : su forma 
general es la de un casquete elipsóidico, separado del elipsoide segün un pla- 
no paralelo al eje mayor: lateralmente en su parte inferior está comprimi- 
do, formando un escudo que se adapta á la forma interior del animal. Su 
longitud es de 1.83 metros, su ancho de 2.40 de un extremo á otro, y debe 



Digiti 



zedby Google 



Digitized by VjOOQ le 



£. M. SAGRE DO. 



GLYPTODOI 




FIG.2.-Prcyeccion horizontal de la bóveda craneiria 



FIG. l."G. Glypiodon - Aüevaespt 



Escahi-0r01=ü"001. 



Digitized by VjOOQIC 



MEXICANO. 



FI6.4rRoseta iel cue]io déla ccrxli. 
tamaño nataral. 



•|G. 3-CoroRa ¿elMolar anterior y posiei 

tamaño natural. 



1^1^ 



<^^ 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 361 

« 
haber sido un poco mayor, pues en el lado izquierdo, que es el que mejor 

se conserva, se nota la superficie de ruptura formando el borde. 

La composición general de la concba es eminentemente calcáítea, y mer- 
ced á esta circunstancia y el mucbo tiempo que permaneció sepultada entre 
las capas, es muy quebradiza. 

En la parte superior presenta unas rosetas muy simétricas, de superficie 
rugosa, formadas por un disco circular, cuyo diámetro en la generalidad de 
la concha yaría de 2 & 3^ centímetros, rodeado de otros círculos menores 
colocados tangencialmente entre sí y con el central: el diámetro de estos 
últimos es de 1 centímetro, y su número varía de 8 á 12. (Fig. 4^) 

En la línea que limita la concba por su parte anterior, el círculo central 
de la roseta, mas grande, mas grueso y elevado, tiene 5 centímetros de diá- 
metro y 3 de espesor, y los círculos laterales son muy pequeños, pudiendo 
considerarse como rudimentarios en el punto de contacto de los grandes. 

Los tres del centro se terminan por una eminencia cónica, más saliente 
en el de en medio que en los siguientes. 

Lateralmente la concha está limitada por unas eminencias salientes: estas 
tienen la forma de un cono comprimido que les da la figura de dientes, y 
presentan en su conjunto el aspecto de una sierra. 

La destrucción parcial de la concha no permite conocer la extensión ocu- 
pada por estos dientes; pero es de suponer que la limitan en toda la orilla. 

Las rosetas que siguen á las que limitan la concha en su parte anterior 
son también mas grandes que las restantes; decrecen en magnitud de arriba 
abajo, y están colocadas trasversalmente en forma de collar. 

En la parte correspondiente al cuello, en una anchura de 40 centímetros y 
en una longitud de 10, la concha se elevtwnotablemente de atrás á adelante, 
formando con el resto un ángulo obtuso y entrante, no estando marcada la 
arista del vértice, que se halla reemplazada por una inflexión; y este carác- 
ter establece una de las diferencias mas notables con las especies conocidas. 

En el de la izquierda, y á la distancia de la región lombar, sobresale 4 
centímetros, una cresta de 45 centímetros de longitud, cuya dirección es 
paralela al eje. 

Las rosetas, en su parte interior, presentan una forma exagonal, y se 
. articulan entre sí por engranes dentados. 

La flecha del casco elíptico que determina su convexidad, es de 45 cen- 
tímetros. 

De esta ligera descripción, en la que hemos omitido muchos detalles, se 
desprende un hecho de alguna trascenden9Ía y de no menor importancia. 

46 



Digitized by VjOOQIC 



362 SOCIEDAD MEXICANA 

« 
Comparando esta especie con las estudiadas hasta ahora, á hk que mas se 

asemeja es á la descrita por Owen, encontrada en el piso sub-apenino de las 
Pampas de Buenos Aires, de la cual difiere por las dimensiones^ la forma 
de la oonclia, los huesos de la cabeza y otros caracteres; y en estas diferen- 
cias nos hemos ñindado para considerarla como nueva: y mientras no se ave- 
rigüe estar ya conocida, proponemos lo sea con el nombre de mexicana^ 

Según esto, podemos decir que en nuestro suelo existe un género que 
hasta hoy se le ha considerado como extraño; que la especie que lo cons- 
tituye es nueva en la historia de la paleontología; que la fauna caracterís- 
tica de nuestro período post-terciario es tan rica como la que mas, y que 
somos poseedores de los elementos bastantes para contribuir, de una manera 
eficaz y poderosa, al desarrollo de una ciencia susceptible de tan vastos re- 
sultados. 

Por lo que á nosotros toca, nos basta haber sido los primeros en recoger 
este d^to y presentarlo como un homenaje & la primera de nuestras socie- 
dades científicas, dejando consignado el hecho de que ha tocado estudiar 
esta cuestión & la Comisión Geológica del Estado de México. 

ZnmpaDgo, Dldembre 2B de 1874. 

J. N. CUATÁPABO. SANTIAOO RAMIBEZ. 



DIFERENCIA 



DB 



MERIDIANOS ENTRE MÉXICO Y MORELIA 

DETERMINADA POR MEDIO DEL TELÉGRAPO. 




^XJAMDO se estableció la comunicación telegráfica entre Moreliay Mé- 
xico, residía yo aún en aquella ciudad, y habrij^ deseado desde en- 
^ toncos haber podido determinar la diferencia de meridianos entre 
' aquellas dos poblaciones, con el fin principal de rectificar la longitad 
que poco antes habia obtenido por observaciones puramente astroniSmicas, 
publicadas en mi a Memoria sobre la determinación de la poácion geográ- 



Digitized by VjOOQIC 



» DE geografía y ESTADÍSTICA 363 

fica de Mordía.» Haoe poco menos de un año supe camialmenie que mi 
i^reciable compañero el Sr. Camina, director del camino de Morelia á las 
Barrancas, se dedicaba con empeño á los estudios astronómicos; por cuya 
razón, lo invité á que cambiásemos señales por medio del telégrafo, á lo que 
inmediatamente accedió gustoso y con toda la deferencia propia de los hom- 
bres amantes del progreso de su país. Faltaba el permiso en las oficinas te- 
legráficas respectivas, para lo cual me acerqué al Sr. D. Cristóbal Ortiz, 
quien, como de costumbre, allanó todas las dificultades, ofreciéndose, como 
siempre lo ha hecbo eñ casos semejantes, con la mejor buena voluntad. 

La rectificación de la longitud de Morelia era tanto mas importante para 
mí, cuanto que en esos días me preparaba á la expedición científica de Ma- 
niata, dispuesta por el Supremo Gobierno, y era conveniente tener aquel 
dato para ligar después con Mordía, como en efecto lo hicimos, otros puntos 
como Pátzcuaro y Uruapan, que se encontraban en nuestro trayecto, y 
adonde llegaba ya la línea tel^áfica. 

Puestos de acuerdo d Sr. Camina y yo, comenzamos á observar nuestros 
cronómetros con algunos días de anticipación. El tiempo, que es la base 
fundamental en la astronomía práctica, lo es con mas razón en d cambio de 
señales telegráficas, puesto que, desapareciendo la distancia ante la corriente 
déctrica, no subsisten mas causas do error que las inherentes á la observa- 
ción cronométnca y d error personal, que generalmente es muy pequeño. 

El Sr. Camina contaba con un buen cronómetro de bolsillo, de Vázquez, 
que da dentó cincuenta golpes por minuto, y un magnífico sextante alemán, 
de Pintor, con su respectivo horizonte; siendo este de un sistema mucho 
mejor que d generalmente conocido, pues en lugar de tener una cubierta 
independiente dd mercurio, cubre á este, reposando sobre él un vidrio de 
caras perfectamente planas y paralelas, con un ligero juego para que se es- 
tablezca la horizontalidad. La gran ventaja de este sistema consiste en que 
se evitan completamente los movimientos ondulatorios del mercurio, que, al 
producirse, hacen imposible la observación del contacto de las imágenes; 
movimientos que tan fácilmente se producen, estando d mercurio libre, aun 
con los simples pasos de una persona mas ó menos distante dd lugar de ob- 
servación. 

Un cronómetro marino, también de Vázquez, número 694, que marca 
de medio en medio s^undo, perteneciente al Ministerio de Fomento, y que 
hace algún tiempo me está sirviendo en mis observaciones astronómicas, fué 
el que me sirvió también ahora para nuestros cambios de señales. 

El primer cambio lo hicimos la noche del 5 de Noviembre de 1874. Cam- 



Digitized by VjOOQIC 



364 SOCIEDAD MEXICANA 

biamos 120 señales 6 sean 12 series de 10 en 10 golpes, seis enviadas y seis 
recibidas por cada observador. Mi cronómetro lo observé ese dia con alturas 
iguales de Sol, y además de oc Arietis y oc Ophincbi, estrellas que pude ob- 
servar como tres boras próximamente antes de que comenzaran los cambios. 
El dia 6 que también cambiamos el mismo número de series, además de ob- 
servar elSoly paranterior,alcancé otro que se presentó mas temprano oc An- 
dromedac al E. y oc Lirae al O. Los cálculos de tiempo me son bastante sa- 
tisfactorios, pues no tuve ningún contratiempo en la observación. No su- 
cedió lo mismo al Sr. Canana, quien á consecuencia de algunos nublados, 
solo pudo hacer observaciones los dias 30 de Octubre, 5 y 7 de Noviembre, 
y esto solamente con el Sol, observándolo nada mas en la mañana, es decir, 
por alturas absolutas; lo que está sujeto á mayores causas de error, si bien 
las observaciones bansido también satisfactorias. El cielo de Morelia presenta 
por lo general una corta época en el año, magnífica para el observador ; pero 
lo mas del tiempo es demasiado cruel con el astrónomo, que necesita dispo- 
ner de muchos dias para llegar á un resultado seguro. 

El error del cronómetro del Sr. Camina para el dia 6 lo hemos obtenido, 
suponiendo regular la marcha dd 5 al 7, en que se hicieron las observacio- 
nes. Esta suposición, si no es enteramente cierta, muy poco debe separarse 
de la verdad, por la doble circunstancia de que en lo general, el cronómetro 
marcha con bastante regularidad, y además, de que su variación apenas ha 
excedido de 2',0 en 24 horas, jpues habiendo sido su adelanto el dia 5 en- 
tre 9 y 10 de la mañana, de 2°" 6 ',74, el del 7, á la misma hora, era de 
2« 2S27. 

Teniendo, por consiguiente, presentes las circunstancias desfavorables 
de observación, no parecerá fuerte, como no lo es en efecto, la diferencia de 
O ',6 que, como se verá después, aparece entre los resultados obtenidos en 
las dos noch^ de observación. Aquellas mismas Circunstancias, indepen- 
dientes de la voluntad dd Sr. Camina, y esa pequeña diferencia en los re- 
sultados, garantiza mas bien la exactitud de sus observaciones, y conducen 
á creer que alguna variación en el cronómetro y otras causas de error, aun- 
que pequeñas, de que nunca están exentos los instrumentos, son las que 
han influido principalmente en el resultado final. Mas como quiera que sea, 
la longitud de Morelia, que es uno de los datos mas dificUes de obtener, so 
puede considerar determinada con mayor exactitud que la que se habia po- 
dido alcanzar, hasta ahora, por procedimientos puramente astronómicos. 

Los promedios de las horas de cada serie, anotadas instantáneamente en 
cada punto de observación, de?pucs de corregidas del error del cronómc- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 



365 



tro, y que expresan por lo mismo las horas medias de México y Morclia 
en loe mismos instantes, son como siguen: 



I)i»5deNoTÍ«nfand«1871 


Hoiuen 


MéziM. 


Idrues 


Monlia. 


IMÍldtlMridiUlM. 


/ 


s^ 


49- 46í 21 


S»» 


41- 


53Í69 


0^ 7- 52'. 52 


1 


8 


64 


40.29 


8 


46 


48.69 


7 51.50 


Recibidas en México yj 


9 


3 


41.51 


8 


55 


48.70 


7 52.81 


enviadas de Morelia.) 


9 


13 


41.35 


9 


5 


48.70 


7 52.65 




9 


23 


41.26 


9 


15 


48.70 


7 52.56 


1 


9 


81 


3.83 


9 


23 


11.11 


7 52.72 




8 


40 


36.31 


8 


32 


43.49 


7 52.82 




8 


45 


11.21 


8 


37 


18.49 


7 52.72 


Enviadas de México y\ 


8 


58 


10.88 


8 


50 


18.58 


7 52.39 


recibidas en Morelia. \ 
Promedios.... 


9 


7 


5.69 


8 


59 


13.50 


7 52.19 


9 


17 


25.44 


9 


9 


33.24 


7 52.20 


9 


20 


47.71 


9 


18 


56.11 


7 51.60 


9'» 


5- 


59-. 30 


S^ 


58- 


6í91 


0»» 7» 52'. 39 


Du6deNoTÍem1mdel871. 


Harua 


l MéziM. 


Hoiuan 


Mordú. 


])if.d«iMridiftnM. 




S^ 24- 


56! 43 


8»^ 


17- 


4-91 


0^ 7- 51'. 52 


1 


8 


32 


26.25 


8 


24 


35.05 


7 51.20 


Enviadas de México y] 


8 


43 


21.00 


8 


35 


29.50 


7 51.50 


recibidas en Morelia.) 


8 


50 


55.81 


8 


43 


4.77 


7 51.03 


1 


8 


58 


20.62 


8 


50 


29.15 


7 51.47 




9 


6 


50.43 


8 


58 


58.23 


7 52.20 




8 


28 


51.98 


8 


21 


• 0.50 


7 51.48 


1 


8 


36 


52.60 


8 


29 


0.30 


7 52.30 


Recibidas en México y) 


8 


46 


47.83 


8 


38 


55.51 


7 52.32 


enviadas de Morelia. j 
Promedios.... 


8 


54 


26.88 


8 


46 


35.52 


7 51.36 


9 


2 


22.67 


8 


54 


30.52 


7 52.15 


9 


9 


57.66 


9 


2 


5.52 


7 52.14 


8^ 


48°^ Oí 84 


&^ 


40" 


9'. 12 


0^ 7- 51'. 72 



Tomando el promedio de los dos resultados anteriores, se tiene 7"" 52.'06 
para la diferencia de meridianos entre México y Morelia. 

Mas esta diferencia es la de las casas en quo se hicieron las observacio- 
nes de tiempo; asi es gue necesitamos hacerle una coi^reccion para referir- 
la á puntos mas convenientes. Tomaremos por origen d meridiano que 
pasa por el observatorio del antiguo Colegio de Minería, hoy Escuela Es- 
pecial de Ingenieros, y en Morelia hagamos la reducción á la torre O. de 
la Catedral. Las casas de observación quedan ambas al O. de sus respec- 
tivos puntos de referencia, distando en Morelia 520 metros y en México 
1930, siguiendo la dirección del paralelo. Reducidas estas cantidades á se- 
gundos de tiempo, resultan I.'IS para la primera y 4.'40 para la segunda, 
puesto que un segundo de arco del paralelo de Morelia mide 29."28 y en 



Digitized by 



Google 



366 SOCIEDAD MEXIQANA 

México 29."17. Por oonsiguiente, debemos añadir 3.'22 al resultado ob- 
tenido anteriormente, lo que da, por último, 7" 55.'28, 6 bien, expresado en 
arco l^bS'49"2 para la diferencia entre los meridianos que pasan por el 
Observatorio de la Escuela Especial de Ingenieros en México, y la torre O 
de la catedral de Morelia. 

Hagamos también la referencia al meridiano de Greenwicb, para lo cual 
recordaremos que la longitud de México respecto á aquel meridiano, es de 
6^ 36°* 28' 57, según las observaciones mas delicadas que se han hecho hasta 
hoy, debidas á nuestro eabio astrónomo el Sr. Diaz Covarrubias. De donde 
resulta que la longitud de Morelia es de 6^ 44°' 23' 85, 6 sean 101^5'57' 75 
al O de Greenwich. 

México, Junio 5 de 1875. 

Ángel Angüiano. 



CABTA IMPORTANTE DEL Sn GUIDO COBA. 



Insertamos Á continuación la carta que el eminente geógrafo de Italia 
ha enviado al primer secretario de nuestra Sociedad, por las intere- 
santes noticias que contiene. 



Dlmloiie del Ootmos de Oftldo Cora. — ToriBo rU 
ProTlde&ia, 17. — Twin, lUno 81 da IBIS. 



Muy señor mió. 



En la semana pasada tuve el honor de enviar á la Sociedad Mexicana 
de Geografía y Estadística el número 6 del tomo 11 (1874) de mi c Cos- 
mos^ » y en dos veces recibirán de seguida los números 7 á 12 de dicho 
tomo, que con motivo de mi ausencia no pudieron ser ordenados y publi- 
cados. Al mismo tiempo acompañaré el número 1 del tomo III (1875). 

He hablado de mi ausencia; y en efecto, de Setiembre de 1874 basta 
Enero de 1875, he llevado á cabo* un viaje de exploración geográfica en 
los sitios poco 6 mal conocidos de la Albania, estudiando además comple- 
tamente el puerto de Brindis, sobre el cual me prometo también publicar 
un nuevo articulo, y algunos anclajes del canal de GorfÚ, navegando des- 
pués hasta Trípoli de Berbería, de donde por la vía de Malta regresé á Italia. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGBAFU Y ESTADÍSTICA 367 

Los resultados principales de mi viaje son los siguientes: 1? Una pro- 
yección particularizada de mi itinerario en la escala de 1 : 100.000. — 
2? Una cantidad considerable de informaciones y noticias positivas para la 
construcción en tamaño mayor de un mapa original de la Albania meri- 
dional (de la embocadura del Semeni basta el golfo de Arta). — 3? Una 
abundante colección de apuntes concernientes ú, la estadística de los pue- 
blos de Albania. — 4? Algunos importantes documentos geográficos y co- 
merciales sobre los caminos que se adelantan de Trípoli de Berbería al 
interior del África central. 

Estos resultados serán publicados poco á poco en mi « Cosmos, » junta- 
mente con un relato completo de mi viaje por separado. 

Tendré mucho placer en que vd. se sirt^a dar conocimiento de estas no- 
ticias á la Sociedad Mexicana de Geografia y Estadística; y cuando baya 
restablecido el drden y periodicidad en mis trabajos y en los materiales de 
mi viaje, me apresuraré á enviar á la Sociedad una Memoria sobre algunos 
de los puntos mas salientes de eso, 6 sobre otro objeto que sea grato á la 
Sociedad. 

He leido con mucbo gusto en las Actas de la Sociedad, que be sido electo 
miembro honorario de ella: dando gracias por este honor, me lisonjeo de 
que pronto emplearé todas mis fuerzas para dar realce á la importancia, y 
concurrir al progreso de la Sociedad. Entretanto, desearla mucho poseer 
el diploma ^ respectivo, para que yo pueda, llegada la vez, atestiguar esta 
distmcion con documentos. 

En el numero 6 (d último) del « Cosmos,» he reproducido los acuer- 
dos de todas las sesiones de esa Sociedad ; pero me seria muy agradable re- 
ribir de cuando en cuando algún resumen mas particularizado de las Me- 
morias leidas en las sesiones, como lo hacen otras Sociedades, para que las 
noticias insertas en el « Cosmos» salgan mas completas. Preferíria también 
que vd. se sirviera enviarme los Boletines sucesivamente, á medida que 
salgan á luz, en vez de despacharlos juntos, poniéndome de este modo en 
estado de acordarles una preferencia en los diferentes números de mi pe- 
riódico. 

Una de las entregas que saldrán á luz en el próximo mes, contendrá una 
Memoria sobre la Sociedad de G^ografia Mexicana, en la dhal daré realce 
á la nueva vida de esa importante institución, y espero que vd. quedará 
satisfecho con ello. 

t Ta le taS lemlttdo oportaxuunente al Sr. Ck>n ; pero Beguramente ba snflrldo extravío, por lo 
cual ae le dupUcarA. 



Digitized by VjOOQIC 



368 SOCIEDAD MEXICANA 

Qaízá tendré dentro de poco ocasión de escribir á vd. de nuevo sobre 
objetos que interesan también á la Sociedad Geográfica Mexicana, de la 
cual tengo el bonor de ser miembro honorario. Por el momento, condujo 
esta carta con mil afectuosas expresiones á vd. y al caballero Biagi, y aguar- 
dando pronta respuesta, me repito de vd. 

amigo 7 atento y seguro servidor, 

Guido Cora. 

Sr. D. Ignaolo V. Altmlrtao, primor Moretftrio 
de la Sociedad llexieana, eto. — Mézloo. 



AaENCIA COMERCIAL DE MEUCO EN PABI8 T SUS DEPENDENCIAS. 

París, 19 de Jonlo de 1875. 

Muy distinguido señor mió : 

Confirmo á> vd. mi última, 31 de Mayo, y aprovecho de la amabilidad del 
Sr. D. Agustín Barroso, uno de los dignos miembros de la Comisión cien- 
tífica mexicana que ba vuelto del Japón, para acompañarle un ejemplar de 
la pequeña Geografía apara el uso de los jóvenes comerciantes franceses en 
las dos Américas;» obrita compuesta sobre los documentos mas recientes 
conforme al voto de esta Comisión de geografía comercial y bajo la direc- 
ción de mi excelente amigo M. A. Person, presidente de la cámara del co« 
mercio de exportación. He tenido el gusto de participar en algo en esa obrita 
tan necesaria, en vista, sobre todo, de la ignorancia que existe con respec- 
to & México, que confunden con las pequeñas repúblicas de Guatemala, 
Honduras, el Salvador, Costa- Bica, Nicaragua, etc. Yo me babia exten- 
dido un poco mas, pero susceptibilidades de agentes de dichos países han 
obligado, por decirlo así, á limitar la redacción, destinando un corto espa- 
cio 6, cada relación; pero observará vd. que México viene inmediatamente 
después de la gran Bepública del Norte. 

Me tomo la libertad también de remitirle unos pequeños datos biográfi- 
cos que podrán probar, á lo menos, que he tenido ocasión de rozarme con 
algunos de los hombres eminentes que se han sucedido en la Bepública, en 
mi larga carrera de mas de cuarenta años; que tengo la dicha de tratar con 
mexicanos distinguidos que, como vd., Sr. Altamirano, me han favorecido 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by 



Google 





La Sociedad Blexicaua de Geografía y Estaclfstica 

fué establecida por ley dul Congreso de la Union, promulgada en 28 de 
Abril de 1851. Celebra ?uñ scrioncs todos les sábados de geis 4 echo de la 
nocliCj en el gran edificio situado cu la calle de San Andrés núua. 11, y que 
FC conoce con el nombre de Hospital de Tercero?, donde tiene también su 
Biblioteca, jMu.;eo y Archivoí-'. 



El Boletín de la Sociedad de Geogkaiia y Estadística de 

LA Eepublica Mexicana es el órgano de la Corporación referidxv, y su 
colección forma ya diez y feis grandes volúmenes, con numerosas ilustra- 
ciones y cartas. 

Se publicará cada mes una entrega de Gi páginas en 4" meiior, de mag- 
nífico papel americano y bella impresión, y se acompañarán, cuando sea pre- 
ciso, cartas geográficas litografiadas con esmero en CEta ciudad, ó grabados 
que íiO mandarán hacer al extranjero. 

El tomo, á fin de año, constará de 7G8 páginas. 

Como e«ta publicación es oficial y dirigida por la Sociedad de Geogra- 
fía con el objeto de impulsar y propagar los conocimientos sobre todas las 
materias que pueden servir á la prosperidad de México, se dará sumamente 
barata, para que pueda ser adquirida por toda clase de personas. Los socios 
la reciben gratis, debiendo solo firmar en el libro correspondiente que les 
presentará el repartidor al tiempo de liaccrles la entrega del número. 



PRECIOS DE srsmicioN. 

Por lili año -.-í 6 00 

No se admite susericiüii por menos de un ufio, ni se venden niimeros sueltos. 




PUNTOS DE SUSCRKION. 

LinurniA Mexicana, es<iuina de las calles del Kefu^'io y de Lerdo. 
,, de KOSA Y JjOUIíkt, Saii José el Keal. 
„ MAPRU.F.ÑA; Portal del Águila de Oro. 
,, de Aguilar y Ohtiz, 1^ de Santo Domingo niim- 5. 




Digiti 



zedby Google 




m 



boletín 



DE LA 



y 



DE LA REPÚBLICA MEXICANA 



TERCERA ÉPOCA 



TOMO II 



CORRESPONDIENTE Á LOS AÑOS DE 1874 Y 1OT5, 



Número 7. 



MÉXICO 




IMPRENTA DE FRANCISCO DÍAZ DE LEÓN, 

Calli dk Lcbdo Numebo 2. 



1875 




SUMARIO 



Datos para el estudio de laa rocas mesozoicas de México y sus fósiles caracte- 
rísticos, por el señor socio D.Mariano Barcena 369 

Apuntes sobre la formación mineralógica y geológica del distrito minero de San 
Nicolás del Oro, por el señor socio D. Santiago Ramírez 406 

Comercio exterior de México. — Balanza comercial relativa al año fiscal de 1872 
á 1873, mandada formar por el señor Ministro de Hacienda y Crédito públi- * 
00 D. Francisco Mejía ; por el señor socio D. Antonio Grarcía Cubas 436 



Digitized by VjOOQIC 



DE 6E06RAFU Y ESTADÍSTICA 369 

mas allá de lo que merezco con su beneyolencia, lo qae será el último con- 
snelo 7 la mejor recompensa de mi vida I .'. . . 

Esa experiencia de los hombres y de las cosas de México, que me ha cos- 
tado, es verdad, grandes sacrificios y algunos sufrimientos, la dedico muy 
gustoso á e^e magnifico país, mi segunda patria, que he defendido cuando 
habia cierto mérito y algún peligro en ello I . . . . 

Ofrezco á vd. y á la digna Sociedad que me ha honrado sobremanera 
llamándome á hacer parte de ella, las protestas de toda mi mayor conside- 
ración y de mi particular aprecio. 

A. MONTLUC, 
úlUmo CtfDBul geaenl de Méxloo. 

fir. Lio. D. Ignacio AlUalrano, primer MoreUrio 
de U Sociedad Mexicana de Oeografia j Estadietlea. 
-Méxloo. 



DATOS 

PARA EL ELUDIÓ DE LAS KOCAS MESOZOICAS DE HEnOO 

Y SUS FÓSILES CARACTERÍSTICOS. 

Al Br. J>. J¡t<u Saledreel. 
I 

INTRODUCCIÓN. 

^AT en nuestro país una formación geológica, que ramificándose en 
yarias direcciones, constituye una gran parte de los relieves monta- 
Sosos que presenta el territorio mexicano. Esa vasta formación, 
que le da cierto carácter especial á nuestra geología, es también 
muy interesante por contener la mayor parte de las vetas metalíferas de- 
terminadas hasta hoy. 

Las rocas sedimentarias y metamórficas que constituyen esas montañas, 
consisten principalmente en calizas compactas y hojosas, asociadas á diver- 
sas yariedades de pizarras arcillosas, micáceas y talcosas, así como á esa ro- 
ca de composición y aspecto tan variable, que se conoce con el nombre de 
vada. 




Digitized by VjOOQIC 



370 SOCIEDAD MEXICANA 

Los caracteres litol($gico8 de las rocas que forman esas montañas, son ge- 
neralmente muy constantes en yarias localidades para poder reconocerlas 
fácilmente, y los restos orgánicos que contienen algunas de eUas son de los . 
mas importantes para determinar el tiempo de su formación, que, & mi jui- 
cio, fué el mesozoico ó secundario que está comprendido entre la edad car- 
bonífera y el tiempo cenozoico. 

En el conocimiento naciente de nuestra geología, cuando no se ha de- 
terminado aún las épocas de la formación de las montañas y los valles que 
se hallan en nuestro territorio, hay una necesidad absoluta de establecer 
horizontes geológicos bien determinados, para referir á ellos las otras for- 
maciones que por sus caracteres estratigráfícos, dificilmente determinables, 
6 por la carencia de restos orgánicos, no puedan dasificarse sin el auxilio 
de las formaciones conocidas. 

Hace tres años que yisité una parte de la sierra de Querétaro, y al re- 
gresar de mi expedición publiqué una Memoria que contenia mis primeras 
observaciones geológicas. Desde entonces llamé la atención sobre las rocas 
calcáreas que estudié en el mineral del « Doctor » y que clasifiqué como cre- 
táceas. Las observaciones que he hecho posteriormente en otras montañas 
análogas á las del « Doctor, » ratificaron mi clasificación primitiva y me han 
permitido apreciar la importancia y extensión de las formaciones mesozoi- 
cas de México, y deseando contribuir á la determinación de sus caracteres, 
distribución geográfica, etc., me propuse escribir este opúsculo sin la pre- 
tensión de creer que presentaba una obra completa, sino, como acabo de 
manifestar, una serie de observaciones que sirvieran de base al estudio que 
se haga de las montañas á que me refiero; observaciones que completaré, 
ó acaso modificaré, con las que haga posteriormente en otras localidades 
de México, diferentes de las que voy á mencionar. 

Con el fin de darle mayor claridad á este estudio, he creido conveniente 
dividirlo en cuatro partes, en las que citaré los caracteres litológioos de las 
rocas en cuestión; la descripción de sus fósiles característicos, la de su cs- 
tratigrafia y tipos orográficos, y su clasificación cronológica ó determina- 
ción de la época geológica de su formación. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 371 

CAPITULO I 

ESTUDIO LITOLÓaiCO. 
Primer grupo.— Boeas eftlcárets. 

A. Caliza compacta aqbisada. Esta variedad se encuentra general- 
mente en grandes masas, constituyendo montañas enteras 6 gran parte de 
ellas. K^ularmente no presenta formas determinables; pero algunas Teces 
manifiesta sus lechos de estratificación, aunque de una manera confusa. Su 
lustre es centellante ó resinoso. Textura general concoidea; la de las super- 
ficies de fractura es granuda 6 astillosa, según el estado de metamorfismo 
de las masas. Color de blanco agrisado á gris de humo, siendo este el mas 
común. Dureza de 5 á 6 en la escala de 12^. Peso especifico de 2 d 3. 
Frotada con un cuerpo duro produce un olor sulfuroso muy desagradable. 
En esta variedad abundan mas los restos orgánicos, principalmente de los 
géneros híppurites y nerinea^ al grado de que podíamos definirla llamán- 
dola caliza mexicana de hippuriteSy 6 caliza mexicana de nerineas. 

Además de los restos de conchas de esos géneros, he encontrado tam- 
bién otros de scaphitesy grijpheas y radiolitas. 

Esta caliza, con los mismos caracteres litológioos, se presenta en muchas 
localidades, aunque carece de restos orgánicos, cuyo hecho debe tener por 
causa el metamorfismo de las masas, pues por su olor sulfuroso puede creer- 
se que su origen es el mismo que el de la caliza fosilífera. 

B. Caliza apizarrada. En esta variedad están comprendidas las ma- 
sas que constituyen bancos bien claros 6 masas pizarrefias y que pueden 
agruparse del modo siguiente: a Bancos y masas hojosas cuyos caracteres 
litológicos son semejantes á los que presenta la caliza gris de humo, á ex- 
cepción de su estratificación que es mas dará, b Caliza apizarrada co- 
lor gris de perla» Esta variedad tiene una estratifioicion bien determina- 
da y sus lechos son de poco espesor; generalmente alterna con bancos de 
piedra lídica y de pedernal. De estratificación concordante con la de la ca- 
liza, y en la masa de esta se presentan también algunos nodulos de ese mi- 
neral silicifero. Es de advertir, que también se observa este en la caliza gris 
de humo y aun en las pizarras arcillosas de que haré mención mas adelante. 
C Caliza negra apizarrada. Su color es negro pardusco ó agrisado; sus 
superficies son generalmente lustrosas y contiene nodulos y vetillas blancas 



Digitized by VjOOQIC 



372 SOCIEDAD MEXICANA 

de espato calizo cristalizado. Las pizarras calizas y arcillosas de Noria de 
Angeles, en Zacatecas, contienen impresiones de amonitas. A estas Tarie- 
dades de caliza hojosa deben referirse otras intermediarias y cayos colores 
varían del blanco agrisado al amarillento, rojizo y azulado. 

Sesrnndo grupo*— Pizarras arcillosas* 

A» Pizarras neqbas metamobfioas. Estas se presentan comunmen- 
te bajo la forma de bancos formados de hojas de poco espesor y dislocadas, 
su color es negro agrisado, lustre centellante, dureza de 5 á 7, polvo de la 
raspadura blanco agrisado. En las masas de hojas delgadas no he encontra- 
do restos orgánicos, pero en los bancos de mayor espesor se observan algu- 
nas impresiones de amonitas, 

B. PiZABBAS ABCILLOSAS DE COLOBES CLABOS. En estas pueden ob- 
servarse como tipos principales las variedades siguientes: a Pizarras grue- 
sas que se rompen en fragmentos poliédricos. Su color es generalmente 
gris amarillento que pasa á pardo cetrino y gris rojizo, textura terrosa, du- 
reza variable según el estado de alteración de las masas. Como se indicia 
antes, se rompen sus hojas en fragmentos prismáticos; á veces alternan es- 
tas pizarras con bancos de pedernal y piedra lídica. b Pizarras arcillosas 
de hojas gruesas. Esta variedad se distingue principalmente de la anterior 
por su modo de ruptura que se hace en masas hojosas y no en fragmentos 
poliédricos como los antes citados, c Pizarras delgadas. Estas forman 
masas dblocadas y quebradizas compuestas de hojas muy delgadas; á ve- 
oes tienen lustre de seda, pero por lo común son centellantes. 

Tercer grupo* —Pizarras talcosas y micáceas* 

En las formaciones pizarreñas descritas en el grupo anterior, se presen- 
tan algunas veces otros bancos de pizarras muy untuosas al tacto y que 
contienen mucho talco; sus colores mas comunes son d gris rojizo y el ver- 
doso; son blandas y dóciles, y el polvo de la raspadura es mas daro que d 
color de la masa total. Tambie;i se presentan algunas pizarras .micáceas de 
colores grises, pardos y verdosos, y que generalmente contienen granos cris- 
talmos de cuarzo. Estas pizarras forman transiciones insensibles con la va- 
cia gris. 

Coarto gnipo*-- Margas pizarrefías. 

Estas rocas, que por su composición pueden considerarse como ínter* 
mediarias entre las pizarras calizas y las arcillosas, se presentan también 
formando bancos de grande espesor en algunas localidades. Sus colorea son 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía T ESTADÍSTICA 373 

generalmente daros, uniformes, 6 con vetillas rojas y amarillentas ; son blan- 
das, á Teces quebradizas: su textura es desigual. Hacen eferrescencia con 
los ácidos, y dejan al disolverse un residuo considerable de arcilla. 

Quinto gnipo*— Yada gris. 

A este último grupo refiero algunas rocas difíciles de definir por la in- 
constancia de sus caracteres, y que los geólogos designan con el nombre co- 
lectivo y poco claro de vacia. Las masas que yo he observado, se presentan 
en bancos de espesor variable, y generalmente de estratificación muy con- 
fusa. Lustre mate 6 centellante, colores grises relacionados al verde, al rojo 
y al pardo oscuro. En su masa se encuentran con frecuencia algunos cris- 
tales de feldespato y de hornblenda, al grado de que pudiera tomarse la 
vacia por un pórfido diorítico, con el cual, y aun con la roca verde, forma 
transiciones insensibles, y se ve con frecuencia que una masa estratificada 
de vacia se trasforma en aquellas rocas, presentando entonces una dureza 
muy notable. Sin duda que esas alteraciones son debidas al metamorfismo 
de las arcillas y areniscas feldespáticas, de cuya mezcla proviene probable- 
mente la vacia. Esta roca se divide también en fragmentos poliédricos, y 
este es uno de loe mejores caracteres que pueden servir para distinguirla, 
pues es acaso el mas constante que presenta. . 

Las rocas que acabo de describir pueden considerarse como los tipos prin- 
cipales de las formaciones mesozoicas que he observado. En los capítulos 
siguientes hablaré de sus caracteres paleontológicos y estratigráficos, asi co- 
mo de su distribución geográfica, de la época de su formación, y otras cir- 
cunstancias dignas de mencionarse con especialidad. En cuanto á las rocas 
pirogénicas que ocasionaron el levantamiento y metamorfismo de las ante- 
riores, las mencionaré al hablar de los tipos orográficos de aquellas, y de 
las relaciones que guardan entre sí. 



CAPITULO n 

ESTUDIO PALEONTOLÓOICO. 

AI ocuparme del estudio de los restos orgánicos que se hallan en las ro- 
cas mesozoicas de México, he tropezado con varias dificultades, siendo las 
principales, la falta de obras completas de Paleontología en nuestras biblio- 
tecas, y el estado de alteración en que se hallan generahnente los fósiles á 



Digitized by VjOOQIC 



374 SOCIEDAD MEXICANA 

oaosa del metamorfismo de las rocas que los coDÜenen; pero después de nu- 
merosas y variadas investigaciones, he logrado determinar ciertos géneros y 
algunas especies, acaso de los mas importantes, para hacer la clasificación 
cronológica de aquellas rocas. Para determinar dichos fósiles, que general- 
mente están incrustados en las masas calcáreas 6 estampados en las pizarras, 
he hecho secciones en varios sentidos, y de las cuales presento algunos di- 
bujos, á fin de que por los vestigios mas insignificantes que dejen en las 
rocas los fósiles que mas bien las caracterizan, sean reconocidos y puedan 
clasificarse aquellas con seguridad. 

Algunas especies de las que voy á citar he podido identificarlas con las 
ya conocidas y que se encuentran en los libros que tengo á la vista; pero 
otras, y en mayor número, no me ha sido posible encontrarlas descritas; y 
para evitar la confusión que pudiera resultar al referirme á varios géneros 
sin especificarlos, me propongo añadirles algún adjetivo para distinguirlos; 
pero advirtiendo que esta es una especificación provisional que propongo 
mientras encuentro las clasificaciones que se hayan hecho con anteriori- 
dad, y las cuales adoptaré con satisfacción ; y solo deseo que prevalezcan 
las de los fósiles que no estén aún determinados. Esta clasificación especifi- 
ca solo la he establecido en los ejemplares mas bien conservados y que pre- 
senten caracteres notables; pero solo mencionaré con su nombre genérico 
aquellos restos que por su alteración no ofrezcan detalles con que puedan 
distinguirse con claridad. 

Al fin de este capítulo citaré también algunos restos confusos de muy 
dificil determinación, y que sin embargo, tienen el interés de ser extrema- 
damente abundantes en nuestras rocas mesozoicas. 

$ 1. MoluBCOB BraquiópodoB. 

JSub'Clase de loa JRudistas, 
Familia de loa Oaprinideas. 
Género JSippurites. (Lamark.) 

Entre los ejemplares que poseo de este género, creo que hay dos espe- 
cies, que por ahora distingo con los nombres de Hippurites mexicana é 
Sippurües calamiti/ormü, 

1. Hlppurites Mexicana* Valva inferior cónico-oblícua, de O," 06 
á O,"* 08 de longitud. Están estriadas longitudinalmente, y las estrias ador- 
nadas de pequeños granos ó tubérculos colocados en series longitudinales: 
se notan algxmos anUlos mas elevados de esos tubérculos que están coloca- 



Digitizéd by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 375 

dos irregularmente. Las valvas tienen tres sarcos longitudinales; muy ra- 
ra vez son cuatro, pero uno de ellos está menos desarrollado que los otros. 
Boca oblongo-elíptica, tetra-lobada; el eje mayor de los ejemplares que 



Boeu de lu ralTH infeiiorM. 



Hippnritei mexiouia. (Bároeoa.) 



Bocal de iH ralTH inferiores. 

he examinado, varía de 0,°" 01 á O,"" 025. 
Estas valvas están preforadas por una mul- 
titud de canales ánuosos, al grado de que la 
concha presenta el aspecto que tiene la ma« 
dera que ha sido atacada por los insectos per-* 
foradores. 

No conozco las valvas superiores; en cuan- 
to á las inferiores, se presentan generalmente 
asociadas en gran número, comprimiéndose 
recíprocamente, é incrustadas en la caliza fé- 
tida que mencioné en el capítulo anterior. 
En la fig. 1 se ven las copias de dos valvas 
Hippnritei mexicana. ( Bároena.) asociadas ; CU la 2, uua valva aislada ; las 3 y 4 
representan varias bocas reunidas, y en la 3 se ven los canales sinuosos 
de que hice mención. Los ejemplares cuyas copias presento, proceden de 
las formaciones calcáreas de Apasco en el Estado de México, y Yaute- 
pec en Morelos. El mejor ejemplar me lo regaló el señor ingeniero Don 



Digitized by VjOOQIC 



376 SOCIEDAD MEXICANA 

Joan N. Cuatáparo, quien lo encontró en la pruaera localidad mencionada. • 

La especie qae describo se asemeja al H. Toucasiana^ que se halla en 
el cretáceo superior de Europa; pero creo que no son idénticas, porque 
en las copias que he visto de la especie europea, se notan varios anillos re- 
gulares que dominan en el dibujo sobre las estrias longitudinales, y no se 
notan en estas los tubérculos de que hice mención, y que dan d las valvas 
que describo un aspecto granuloso muy notable. Como manifesté antes, 
distingo esta especie con el nombre de Hippurites mexicana^ mientras no 
sepa que esté descrita con otro nombre. 

La primera concha que encontré de esta especie fué en la sierra de Que- 
rétaro, hacia el año de 1872. Posteriormente la he observado en los dis- 
tritos de Zimapan y Jacala en el Estado de Hidalgo, y en las montañas 
de Cacahuamilpa en Guerrero. 

2. Hippurites calainitíforillis. Valva inferior cónica, alargada, 
poco oblicua, adornada de estrías longitudinales articuladas, como se ob- 
serva en las calamitas 
y algunos equisetus: 
presenta también al- 
gunos tubérculos en 
series horizontales, pe- 
ro son mas escasos que 
en la especie anterior. 
Difiere esta especie 
de la mexicana en la 
figura y magnitud de 
las conchas; en la ca- 
lamüiformis son mas 
grandes y gruesas, y 
no afectan la figura có- 
nica tan clara como 
aquella, en que los co- 
nos tienen muy poca 
altura; los dibujos su- 
perficiales son también 
muy diferentes, pues 

mppnrlt- oalamlüftnnl.. (Bircona.) ^^ ^ ^^® dcSCribO EC- 

tualmente hay tal se- 
mejanza en sus estrías y las de una calamita, que pudieran confundirse aus 



Digitized by VjOOQiC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 377 

Talvas con los troncos de ese vegetal, si no se atendiera á la fignra lobada 
de las secciones. ' 

Por la comparación que he establecido entre los ejemplares que be es- 
tudiado, creo que la diferencia que existe entre el bippurites mexicana y 
el calamitiformis, es mayor que la que se nota entre las variedades de una 
misma especie. El bippurites calamitiformis se encuentra en las rocas cal- 
cáreas del mineral de las a Aguas» en el Estado de Querétaro, principal- 
mente en las caidas de los cerros que limitan el valle de Cadereyta,'por donde 
pasa el camino que se dirige de esta villa bácia aquel mineral. El dibujo 
núm. 5 que pongo para comparar con los anteriores, representa el fragmento 
de un ejemplar recogido en los cerros de Zumpango por los Sres. Cuatá- 
paro y D. Santiago Kamirez, quienes están de acuerdo con mi clasificación. 

Los caracteres genéricos me parecen bien claros en ambas especies, á pe- 
sar de los canales sinuosos que presentan las valvas inferiores y que solo • 
se mencionan en las superiores; pero la figura general de las concbas y la 
disposición y número de los surcos longitudinales, no deja duda para cla- 
sificarlas como pertenecientes al género bippurites. 

Las trazas que dejan esas concbas en las rocas mas alteradas, consisten en 
loa surcos, estrías y tubérculos citados, así como las secciones de las bocas 
y canales sinuosos que se abren en las dos superficies de las valvas. 



48 



Digitized by VjOOQIC 



gOClSDAJ) 



V^Ci^^ 



318 



8.,loli»«<»»"^ uto». 



Ge»"""* 



jíerin«<»' 



de 



-riS^.'-»"'- 









bepo< 



aido 



QÍctxt^-* 






. turnea 




4 



\ 



\ 5 



^Birc*^"^ 






Digitized^by 



Goo^c 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 379 

Hadendo una sección vertical según el eje de la concha, se obtienen los 
dibujos marcados con los números 7, 8 y 9. Los caracteres principales de 
estos dibujos son: la existencia de una vuelta ei)i forma de voluta cónica, 
como se ve en la fig. 8, y que termina bácia abajo los extremos de cada 
sección de las vueltas, que están unidos por una figura elíptica, adornada 
de doe series de líneas, una débil y otra mas gruesa; ambas siguen el con- 
tomo del dibujo, como se ve en la segunda vuelta de la fig. núm. 7; pero 
la última, al ll^ar á su medio, se replega formando una onda ó seno, en cuyo 
centro hay otro dibujo que le es semejante y paralelo: el espacio que deja 
interiormente la línea gruesa está ocupado por una figura semejante á una 
y griega. 

Los cortes representados en las figuras 8 y 9 son de la misma especie, 
aunque no presentan los adornos centrales que la anterior; pero son los con- 
tornos ^nerales de las vueltas, y varian según el estado de alteración de 
las conchas y la posición de los planos que ocasionan los cortes; cuando la 
sección pasa por la columbela, los dibujos que se obtienen se asemejan á 
los de la nerinea hieroglífíca. En mas de veinte secciones que he practi- 
cado, he podido ver con claridad las variaciones que presentan esos dibujos. 
Las secciones perpendiculares al eje dan figuras circulares, como la del nú- 
mero 10, provistas de cintas que se envuelven al derredor del eje; á veces 
o jí^^ , ^ . ^ se notan los ángulos de 

^"^ ' las vueltas. En las sec- 

ciones oblicuas se ob- 
tienen figuras que se 
asemejan á un núm. 3 
invertido. Generalm.** 
estas secciones, así co- 
mo las figuras circula- 
res, son los vestigios 
sccconííüoai. ««s comuues quo se 

fO' perciben en las rocas 

que contienen las con- 
chad de que me ocupo. 
Cuando cité por pri- 
mera vess esta especie 

S«od<mhorIi<mUl. Sección rerUeal. ^^ NeriuCa, CU la Me- 

moria de la práctica de Geología de la sierra de Querétaro, expresé mis de- 
seos que repito ahora, de que si la especie no estuviere determinada con an- 





Digitized by VjOOQIC 



380 



SOCIEDAD MEXICANA 



^\í~. 



Kerínea hicroglIQca? 




terioridad, fuese conocida con el nombre de Nertíiea CasHUi^ en honor de 
mi maestro el Sr. D. Antonio del Castillo. 

Esta Nerinea es excesivamente común en las calizas del mineral del « Doc- 
tor)) en el Estado de Querétaro; también es muy abundante en los Estados 
de Morolos, Hidalgo y Michoacán. 

2. Nerinea hieroglíflca? (Fig.ll.) Esta especie 

la he visto incrustada en las rocas vecinas á la caverna de 
Cacahuamilpa; en Barranca Seca y en unos ejemplares de 
caliza fétida que me regaló el señor ingeniero D. Trinidad 
Barrera, quien los recogió en el cerro de Escamela, á in- 
mediaciones de Orizaba. La figura caprichosa de las sec- 
ciones de las vueltas, que se asemejan efectivamente á un 
geroglífico, me inducen á creer que esta especie es la mis- 
ma que se encuentra en las formaciones jurásÍMS de an- 
tiguo continente, aunque es de advertir que sus dibujos 
se asemejan á algunos de la nerinea Castilli. 

3. Nerinea GOOdhallii. Un fragmento de concha 
de esta especie me fué proporcionado también por el Sr. 
Barrera, y procede del cerro de Escamela antes citado. En 

la fig. 12 se ve una sección vertical de la concha de esta especie. 
4. Nerinea? an- — -U^-- 

guillina. (^Castillo y ' ^ 

Barcena.') (Fig.' 13 y 
14.) Concha turricula- 
da, con las vueltas muy 
marcadas y provistas de 
rebordes, ó almenas ver- 
ticales ú oblicuas, cuyos 
extremos se dirigen en 
varias direcciones. De 
esta especie solo tene- 
mos á la vista unos frag- 
mentoSjCuyamayor lon- 
gitud es de 0,°* 07, y en 
ninguno de ellos hemos 
podido observar la bo- 
ca. Las secciones verti- 
cales, según el eje de la Nerinea? wiguUlIiui(CMtiUojBáreeiu) 



Kerine» goodhallil. 



..ii; 



Sección vertícal. 



Digiti 



zedbyGgOgle 



DE geografía y ESTADÍSTICA 381 

concha, presentan una serie de figuras curvas y oblicuas que corresponden 
á las vueltas. Las secciones pertenecientes á cada una de estas, no están 
en dirección horizontal, sino trasversal; en el centro de cada corte hay una 
figura de color oscuro, rodeada por una línea blanca muy fina. Estas figuras 
tienen también una posición inclinada, y su forma general es la de una ser- 
piente de cabeza abultada, 6 mas bien de una anguila, por cuya circunstan- 
cia la distinguimos con el nombre de Nerinea anguillina» Al hacer su 
clasificación genérica hemos vacilado bastante, pues aunque la figura capri- 
chosa dd las vueltas parece pertenecer á las de una nerinea, el aspecto ex- 
terior de la concha no lo parece, principalmente por las almenas que la ador- 
nan, pero no encontramos otro género que mas se aproximase á ella que el 
de nerinea, ni pudimos observar la boca para clasificarla con seguridad. Esta 
concha se encuentra en la colección del Sr. Castillo, y fué traida de las cer- 
caníafl de Huetamo en el Estado de Michoacán ; vimos también unas seccio- 
nes semejantes á las del dibujo que presenta el núm. 13 en las rocas calizas 
de las cercanías de la gruta de Cacahuamilpa. 

Esas diversas especies de nerineas se hallan mezclad^ con profusión, 6 
se presentan aisladas en algunas localidades. Cuando están asociadas no pue- 
den confundirse unas con otras, por los caracteres distmtivos que he hecho 
notar y que repito en resumen. 

N* Castillii. So distingue por los ángulos de las vueltas y la figura de 
las secciones, que se corresponden horizontabnente las pertenecientes á una 
misma vuelta, y se presentan unidas por una figura oval que ocupa el cen- 
tro de la línea vertical ó eje de la concha. 

N« Angaillina. Aunque también angulosa, se diferencia de la anterior 
por las almenas que la adornan, por la posición oblicua y figura particu- 
lar de las secciones de las vueltas, que se asemejan notablemente á una an- 
guila. 

Las secciones que presento de las nerineas Hieroglífica y Godhallii, so 
distingilen por la figura particular de sus dibujos. 



Digitized by VjOOQIC 



382 SOCIEDAD MEXICANA 



i 3. Uoluscoa Cefalópodos. 

Orden de loa Tentuculíferos, 
Familia de las Amonitideas, 
Gé7iero Ammonites. 

Varias especies de este género se encuentran en nuestras montañas cal- 
cáreas: he visto un ejemplar muy bien conservado que parece pertenecer 
á la especie atleta^ y que fué encontrado en las montañas del ústema del 
(c Doctor. » En las pizarras del mmeral de « Catorce » se encuentran tam« 
bien las impresiones de esos cefalópodos, y de los cuales no tengo á la vista 
mns que un fragmento que está representado en la figura adjunta y mar- 
cado con el núm. 15. Las costillas de esta especie son lisas y unidas por sus 
bases; parece pertenecer al grupo de las radiati^ que corresponden á los 
terrenos cretáceos. 






X. / 



Fragmento de concha de amonitcf , procedente del Mineral de Catoree. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGEATIA I ESTADÍSTICA 



383 



La fig. núm. 16 repre- 
senta una impresión encon- 
trada en los cerros vecinos 
á Salinas del Peñón Blan- 
co, por el señor profesor 
D. Pascual Arenas. Este 
señor, en un estudio que 
publicó sobre la Geología 
del Fresnillo y los terre- 
nos anexos, describió esa 
impresión; pero vaciló al 
clasificarla, no resolviéndo- 
se á considerarla con segu- 
ridad como una amonita, 
sino comonatt¿i7M«,criptó- 
ceras ó amonites bifrons. 
Por los caracteres que se 
le notan en el dibujo, juz- 
go que efectivamente es 
una amonita, pues creo per- 
cibir algunas escotadurasy 
ramificaciones de los tabi- 
ques. 

Las impresiones de con- 
cha de este género se en- 
cuentran en las rocas de 
Noria de Angeles, que son 
idénticas á las del Peñón 
Blanco. También se hallan 
en las montañas de la sier- 
ra de Tulancingo en el Es- 
tado de Hidalgo.* 

Género ScaphiteS. 
Con los números 17 y 18 
están señalados una impre- 
sión y varios individuos en 
scaphites. relieve de este género. Por 

♦ Al llevar ft la imprenta este opüsculo, recibí unos ejemplares de amonitas que me remltiO 
él Sr, Ingeniero D, Juan C. C. HilL Algunas se hallan impresas sobre pizarras ardUo-micficeas, 



Impresión de oonclia do amonites 

4^ 



Digitized by 



Google 



384 ' SOCIEDAD MEXICANA 

40 falta de detalles 

marcados no los 
detennmo especí- 
ficamente, pero 
por BU aspecto ge- 
neral no puede da- 
darse que perte- 
nezcan á dicho gé- 
nero. En la fíg. 18 
se ven varios indi- 
^viduos en diversos 
_„^ _ estados de desar- 

rollo. Todos ellos proceden del cerro de Canoas en el mineral del « Doctor.» 

{ 4. Crustáoeoft cirrípedos. 

O&nei^o Aptycus, 

Las figuras correspondientes ¿ los números 19 á 25, representan las co- 
pias de las valvas de individuos de este género, encontradas por el mismo 
Sr. Arenas en las montañas del Peñón Blanco. Al citarlas este profesor no 
les asignó ninguna especie, aunque presumió que el correspondiente á la 
fig. 19 fuese el A. imhricatus. Posteriormente y en el mismo fragmento 
de roca en que está embutida una valva idéntica á la fig. 19, descabrí una 
parte de otra en que se ven la dirección y figura de los tubérculos, por lo que 
ya puede clasificarse con mas seguridad. Sus caracteres son los siguientes: 

^tyeus Arenassif. (^Barcena,) (Fi- 
19 á 21.) Valvas dl^tusas, formando 
conjunto una figura cordiforme. Su 

\ 

\ / 




Aptjcaa arcDasll. (Barcena.) Fragmento de ana ralra de Ídem. ídem anmentado. 

y Otros pstán formadns de rrístalps poqaefloR de pirita ctlbica. El fraírmentó mayor que recibí tie- 
ne ocho vueltas provistnfl de cosí illas simples adoruadivH de estrias finas y paralelas ; en la lámi- 
na adjunta está copiada una de dichas Impresiones. Kstas amonitas proceden de Ja Ferrería de 
la Trinidad en elilstudo de Puebla. 



Digitized by VjOOQIC 



Impresión de AMMONITES encontrada en las pizarras arcillo-inicáceas de 
!a Ferrería de la Trinidad, Estado de Puebla. 

/// (fe Sa/áJds, 
Digitized by VjOOQIC 



Digitized by 



Google 



DE GEOGRAFU T ESTADISnCA 385 

loDgitad es deO,"* 036. En su borde recto se nota una costilla bien marca- 
da. Sos yalyas presentan una serie de líneas curvad concéntricas muy finas. 
En las fig.' 20 y 21 se ven las copias del tamaño natural, y aumentadas de 
la valva que yo encontré ; se conserva en ella la capa delgada que cubre las 
líneas curvas, y en la cual se ve que los tubérculos están colocados en series 
longitudinales y trasversales, y no esparcidos en desorden, como se ve en mu- 
chas especies ; por esa circunstancia debemos colocar este aptycus en el grupo 
de los Imhricati, La especie se parece un poco al A.profwndos^ que tiene 
también los poros en series longitudinales, pero no son trasversales como en 
la especie que describo, y que si no está descrita, propongo que se conozca 
con el nombre de Ajpty cu9 Arenasii^ en honor del Sr. D. Pascual Arenas, 
que fué el primer profesor que citó y describió el ejemplar á que me refiero. 
Con los números 22 á 24 est% señaladas otras valvas, encontradas tam- 
bién por el Sr. Arenas, y que difieren del A, Arenasii por su figura gene- 
ral y la separación que se nota en ellas hacia el borde recto. Con el núm. 25 
está marcado otro ejemplar completamente indeterminable. 



Impreilonet de apijoiu. 



Digitized by VjOOQIC 



386 SOCIEDAD MEXICANA 



$ 5. Beatos conñuKW. 

Eq las masas de caliza fétida se encuentran, asociados á los hipparites 
y nerineas, algunas secciones que pueden referirse sm duda alguna á las ra- 
diolitas y á las grifeas. Hasta ahora no he encontrado un ejexúplar com- 
pleto de las primeras, y de las últimas he visto una concha encontrada en 
Apasco por los Sres. Cuatáparo y Ramírez, que parece pertenecer á la gri- 
fea virgula. En Peñón Blanco hay restos de nautilos también indetermi- 
nables. 



cAPiTuioTin 



Estratlgraiía.— Tipos orográflcos.-^ Distribución geográfica. 
Minerales útiles de las rocas mesozoicas. 

Para explicar mejor el modo de yacimiento de las rocas á que me he re- 
ferido en los capítulos anteriores, así como las analogías y diferencias que 
presentan en sus relaciones recíprocas, he creido conveniente dividir este 
capítulo en tres secciones que designaré con los nombres de las localidades 
en que he observado los tipos orográficos que voy á citar. 

Primer grupo. —Sistema del Mineral del Doctor. 

Las montañas de este mineral, en el Estado de Querétaro, est^m ge- 
neralmente formadas de caliza gris compacta, caliza apizarrada, pizarras 
arcillosas y pizarras negras metamórficas. Estas rocas están visiblemente 
trastornadas y metamorfizadas; la caliza presenta á veces un grano tan fino 
que se la puede apreciar como un buen mármol, especialmente la que se ha- 
lla & inmediaciones del pueblo de Yizarron y en el cerro de los Lirios, en 
el Mineral de las Aguas. 

No obstante el estado de alteración que presentan la mayor parte de esas 
rocas calcáreas, hay cierta constancia en la dirección de sus lechos de estra- 
tificación, cuyos extremos salientes están generalmente dirigidos de N. O. 
á S. E., con inclinación al S. O. 

En algunos cortes naturales que se ven en los cerros vecinos al «Doc- 
tor, » pueden observarse la relación y colocación de las capas calcáreas y de 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 387 

las pizarras que las acompañan. Se nota en esas secciones que el espesor 
de los lechos de estratificación es muy variable, y que están á veces pica- 
dos y ondulados formando lineas curvas, en zig-zag, y otras figuras capri- 
chosas, pero conservando la concordancia de su estratificación. 

Para estudiar el orden de colocación de esas capas, pueden observarse al- 
gunas de las excavaciones hechas en la Mina de San Juan Nepomuceno, que 
es una de las mas profundas y extensas de aquella localidad; pero como la 
mayor parte de sus labores están inundadas, nó alcanza á verse la base de 
la formación calcárea. En algunas de las labores mas inferiores que están 
á la vista, se observan varios lechos de caliza -pizarra de color negro par- 
dusco y que están impr^nadas de piritas de hierro. La alteración que su- 
fre este compuesto en presencia del agua y del calor, hace que las pizarras 
se desagreguen con facilidad, por cuya circunstancia se han obstruido los 
cruceros y cañones de comunicación que hay en esa mina. Sobre la cal- 
pizarra están la caliza gris de humo y las pizarras arcillosas. * 

El orden mas constante de superposición que pude observar es el siguien- 
te, en el -cual el ndm. 1 indica las capas superficiales. 

^ C ArcillaB ferruginosas que provienen de la alteración de los pórfidos 
i y laB pizarras. 

2 < Pizarras delgadas, arcillosas y de color amarillento. 

3 < Pizarras arcillosas, de colores claros, gruesas y quebradizas. 

i Caliza apizarrada de color gris de humo, con lechos de piedra li- 
\ dica y alternando con pizarras negras arcillosas. 

5 \ Caliza fomlifera. 



1 



^ C Cal -pizarra de color n^ro agrisado, conteniendo óxidos de man- 

i ganeso y partículas carbonosas. % 

« 

No siempre se presentan todas esas capas en el drden que manifiesta el 
corte adjunto; á veces faltan las pizarras gruesas quebradizas, y las de ho- 
jas delgadas se apoyan inmediatamente sobre la caliza fosilffera. En algu- 
nas partes falta esta, y sobre la caliza apizarrada se apoyan algunas margas 
quebradizas de colores claros. 

Los tipos orográficos de esta formación consisten en montañas arredon- 
dadas, á veces de una gran altura como los cerros de la Escondida, la Bufa 
y la Media Luna, en las cercanías del « Doctor. » Las pendientes de muchas 
de esas montañas y aun sus cúspides, están cortadas por diversos crestones 
que generalmente son metalíferos. A causa de estos accidentes, aparecen 



Digitized by VjOOQIC 



388 SOCIEDAD MEUGANA 

á Teces sobre las montañas varias series de gradas 6 escalones, que les dan 
un aspecto particular y que sirve de indicio para buscar en ellas las vetas 
minerales. 

El color blanquizco que presentan en general y el carácter de su vege- 
tación, ayudan también á darles ese aspecto que las distingue de las mon- 
tañas eruptivas que las acompañan en muchas localidades. La vegetación 
que cubre & esas masas, cuando son puramente calcáreas y no contienen de- 
pósitos de arcillas, es excesivameote pobre y pOoo variada; en ese caso no se 
encuentran mas que algunas Cácteas^ principalmente del género Melocac* 
tus, que aveces adquieren dimensiones verdaderamente notables, como ee 
ve en el Mineral de las Aguas, donde las viznagas tienen hasta 3 metros 
de altura y 60 ceotimetros de diámetro en su sección horizontal. Cuando 
existen depósitos de arcillas y los terrenos pasan de 1,000 metros de altura 
sobre el nivel del mar, aparecen poblados entonces de numerosos y muy ele- 
Hdos árboles de los géneros cupressus quercus y alies. 

Los agentes del levantamiento de estas montañas fueron los pórñdos tra- 
quíticos, cuyas masas aparecen sobre las cúspides de aquellas, formando los 
crestones y acantilados columnares que se conocen en el país con el nombre 
de bufas. Una gran parte de las arcillas ferruginosas que se hallan sobre 
esas montañas, proviene de la alteración de esos pórfidos que aparecen en 
varias direcciones. Otro de los caracteres de esa formación calcárea y que 
también se observa en otro de los sistemas que voy á referir, es la existencia 
de diversas grutas y cavernas que se presentan con mucha ñrecuencia. La di- 
rección y situación de estas es muy variable: á veces aparecen en los flancos 
de las montañas, y entonces tienen su piso horizontal ó poco inclinado; pero 
en otros casos se encuentran en los talwegs y cañadas bajo la forma de po- 
zfiB verticales, que en el país se conocen con el nombre de sótanos. 

Como ejemplos del primer caso puedo citar las Bóvedas de Santa Inés, 
. que se hallan en la mina de este nombre en el Mineral de las Aguas; la 
Gruta de los Tecolotes, en el cerro de la Escondida & inmediaciones del 
Doctor, y otras varias concavidades mas ó menos profundas que vi en los 
cerros de aquel mineral y en la Barranca Seca, del distrito de Zimapán, Es- 
tado de Hidalgo. Los sótanos se encuentran con abundancia en las cerca- 
nías de Jacah^ en ese mismo Estado, y en el vaUe de Chavarría inmediato 
al Doctor. Es de creerse que esas oquedades se comuniquen entre sí por 
medio de galerías horizontales é inclinadas, porque las aguas pluviales des- 
aparecen en ellas con mucha rapidez y se nota que forman corrientes impe- 
tuosas en su interior. 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 389 

Laa montañas del tipo 6 sistema del Doctor, son muy comunes en varias 
localidades de México, y aunque podia extenderme mucho sobre su distri- 
bución geográfica, guiándome por las noticias que me han dado sobre el 
particular, solo citaré aquellos lugares que he observado personalmente, y 
otros de donde he visto algunas muestras de los fósiles que caracterizan á 
las montaSas del Doctor. 

Las masas calcáreas de esta localidad comienzan á observarse desde las cal- 
das septentrionales de los cerros del Eincon y el Banchito, que limitan hacia 
el N. el valle de Cadereyta Méndez. En estos cerros se presentan primero las 
masas de pórfido traquitico y después los bancos dislocados de la caliza agri- 
sada y fosilífera. La formación se extiende hacia el N. en uua gran extensión ; 
yo la he observado hasta las cercanías de Jalpan, en el propio Estado de Que- 
rétaro, pero probablemente sigue ocupando una gran extensión hacia aquel 
rumbo, como puede juzgarse por las figuras de las montañas que se perci- 
ben á lo lejos. Por el Oriente se une á las montañas de las cordilleras de 
Zimapan y Jacala en el Estado de Hidalgo, y por el Oeste deben relacio- 
narse á las formaciones dependientes de las serranías de Zacatecas y sus ane- 
xas, de que me ocuparé en este mismo capítulo. 

En el Estado de Hidalgo he observado algunas excavaciones profundas 
como son las de la cañada de la Encarnación y de Barranca Seca; en ellas 
puede verse el espesor tan considerable de la formación calcárea, pues desde 
la base ó lecho de las barrancas, hasta la cúspide de los cerros inmediatos, 
hay mas de 200 metros de altura. En esas mismas excavaciones se obser- 
van las estratificaciones onduladas de las rocas y su dirección comprendida 
entre los rumbos N. O. y 8. E. 

Ramales de montañas análogas y dependientes de aquellas, se encuentran 
en el distrito de Tula de aquel mismo Estado, así como en el de Zumpango, 
del Estado de México. En'esta localidad se encuentran loS cerros de Apas- 
co, donde abunda la caliza con hippurites, que forma zonas distintas que 
alternan con otras de grifeas, según me han informado mis amigos los se- 
ñores ingenieros D. Santiago Bamirez y D. Juan N. Cuatáparo; ellos ob- 
servaron también que el rumbo de los lechos calcáreos de aquellas montañas 
es de N. O. á S. E. Los fósiles que me presentaron y procedían de aquella 
localidad) no me dejan duda respecto de la analogía de esa formación con 
las del Mineral del Doctor, pues he reconocido fácihnente el hippurites me- 
xicana y trazas de la nerinea castilU. Las grifeas que alternan con estos 
fósiles pertenecen á la especie vírgula. 

Montañas análogas á las mencionadas he observado en los Estados de 



Digitized by VjOOQIC 



390 SOCIEDAD MEXICANA 

Morelos y Guerrero, al S. de México. En el camino que condaoe de Cuer- 
navaca á la Caverna de Cacahuamilpa, Ee encuentra la caliza compacta con 
los mismos fósiles del Doctor, la que comienza á observarse en la barranca 
de Colotepec y sigue formando después las serranías de Tetecala, Coatlán 
y Oacahuamilpa. En uno de los cerros de esta última localidad se halla la 
magnífica caverna de ese nombre, que tanto ha llamado la atención de los 
viajeros ilustrados. La parte que he visitado de esa caverna tiene una lon- 
gitud de cerca de 4 kilómetros; sus bóvedas son espaciosas y están adorna- 
das de magníficas estalactitas, y en el pavimento se ven innumerables esta- 
lagmitas de grandes dimensiones y de la^ formas mas variadas y caprichosas. 
En el interior de la caverna se observan con facilidad las estratificaciones 
de la caliza; pero en la parte superior de las montañas se percibe la caliza 
gris de humo y fosilífera. De este punto se extienden otros ramales de mon- 
tañas hacia diversos rumbos de los Estados de Guerrero, Michoacán y Ja- 
lisco. De las rocas del nuevo Mineral de^uitzuco he recibido muestras de 
caliza fétida con numerosos vestigios de fósiles análogos á los del Doctor. 
De los cerros de Yautepec y de Xuitepcc, en Morelos, poseo algunas mues- 
tras de Htpjpurifes mexicana y de Nertnea eastülL Los dibujos que pre- 
sentan ]f3 secciones de esta especie, pueden verse en las fuentes y otros ob- 
jetos que ha fabricado el Sr. Tangassi con las rocas calizas de Xuitepec. 
Tengo también algunas muestras de caliza fétida procedente de los cerros 
vecinos á Orizaba en el Estado de Yeracruz; existen en ellas los restos de 
las nerineas, así como de radiolitas y de hgri/ea virgula. El joven inge- 
niero D. Enrique Eodriguez me presentó unos fragmentos bastante gran- 
des de la Nerinea Castillii, que recogió en Coalcoman, Estado de Michoacán. 

íi^grimdo grupo. —Sistema de Alamos en el Estado de Hidalgo. 

Las montañas de este grupo son dependientes de las del anterior, pero 
ofrecen algunas diferencias, aunque ligeras, que voy á manifestar á conti- 
nuaeion. 

Al pasar los cerros de Jacala y dirigiéndome hacia Santa María de los 
Álamos, observé que yá no se presentaba la caliza compacta fosilífera, sino 
otra mas apizarrada, de color gris de perla, y alternando con bancos delga- 
dos de piedra lídica y de pedernal agrisado; en la masa de las rocas calcá- 
reas hay nodulos de esos minerales y concreciones de piritas cúbica y pris- 
mática. Sobre los bancos calcáreos se apoyan las pizarras arcillosas que se 
dividen en fragmentos prismáticos, y sobre ellas hay grandes depósitos de 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 391 

arcillas ferruginosas, como puede verse en el corte adjunto, en el que el 
Diim. 1 indica siempre las capas superficiales. 

, ^ i Arcillas ferruginosas humiferas, conteniendo concreciones de pi- 
} rita; de wad y de hierro pardo. 

2 < Arcillas rojas con iguales concreciones. 

3 < Arcillas amarillas. 

4 < Pizarras arcillosas. 

5 i Caliza apizarrada. 

6 < Caliza compacta. 

El rumbo mas común de ios estratos de la caliza gris de perla es tam- 
bién N. O.-S. E., y según pude observar en Barranca Seca, esta roca al- 
terna con la caliza compacta sin fósiles, y se apoya sobre el calcáreo fosilífero. 

Algunos de los tipos orográfícos de este sistema son semejantes á los del 
anterior; pero las montañas de Álamos presentan en su mayor parte una 
serie de cuchillas trasversales que se unen entre sí, y forman una gran red 
montañosa donde solo existen cañadas y cuencas de poca extensión. Una 
cuchilla de las mas notables está en las cercanías de la ranchería de Zipa- 
tJa; es bastante larga y tiene una figurar sinuosa que la asemeja^ una ser- 
piente, por cuyo motivo es conocida con el nombre de « Cuchilla de la Cu- 
lebra. » 

En las mondas de este sistema son muy raras las plantas de la familia 
de las Cácteas ; los tipos de la vegetación son completamente distintos de 
los del sistema anterior, pu^ á causa del clima cálido de Álamos y de la 
existencia de los depósitos arcillosos, hay bosques dilatados de liquidamhar 
estiraciflua^ sambucus mexicanus y otras plantas magníficas de las tierras 
calientes. 

Estas montañas ocupan grandes extensiones^en el Estado de Hidalgo, es- 
pecialmente en sus regiones N. y N. E. En los cerros de este sistema hay 
también muchas grutas y sótanos de diversas profundidades. 

Los agentes del levantamiento de esas montañas jio fueron solamente los 
pórfidos traquíticos, sino también algunas masas de granito y de diorita, que 
•86 ven en las cercanías de Jacala y de Santa María de los Álamos. El gra- 
nito es hojoso, bastante alterado y contiene mica negra en abundancia. La 
diorita está también alterada y presenta algunas esferas de cascos concén- 
tricos como los del basalto, y aun se parece también á esta roca en los pro- 
ductos de su descompoucion. 



Digitized by VjOOQIC 



392 SOCIEDAD MEnCANA 



Tercer gmpo* — Sistema del Mineral de Asientes 
en Agrnascalientes. 

En este sistema, aunque parece pertenecer al tiempo mesozoico, hay al- 
gunas diferencias respecto de los antes citados, y que consisten en la nata- 
raleza de ciertas rocas y en los restos orgánicos que contienen; mas no en la 
dirección é inclinación de las capas, que en general es la misma que en los 
sistemas anteriores. 

El primer ejemplo que observé de la interesante formación & que me re- 
fiero, fué en el mineral de Asientos, del Estado de Aguascalientes, donde 
hay un grupo de monta&as muy interesante para el estudio de la geología; 
grupo que por su poca extensión, asi como por el conjunto de rocas que 
presenta, puede considerarse como un excelente modelo del tipo 6 sistema 
de que me ocupo. 

Las rocas sedimentarias y metamdrñcas que forman esas montañas, con- 
sisten en pizarras arcillosas de colores daros, pizarras talcosas y micáceas, 
vacia gris, pizarras negras metamórfícas, caliza apizarrada y caliza compacta. 
De las rocas que se ven en la superficie y en los tiros de algunas minas que 
hay en aquellos cerros, puede creerse que la mas dominante es la vacia 
que ocupa grandes extensiones en dichos terrenos, y casi por sí sola forma 
el carácter especial de su formación. En el tiro de una mina que observé 
en el cerro del Pachón, vi que la roca mas superficial era la pizarra arci- 
llosa de hojas delgadas; á esta seguia la vacia hacia abajo, y después las 
pizarras negras, alternando con caliza pizarra. En el cerro del Chiquihui- 
tillo existe la mina de « Santa Francisca, » que es una de las mas profundas 
y antiguas de aquel mineral ; en algunas de sus labores que visité no vi otra 
roca que la vacia verde, que lomo he dicho antes, se trasforma en roca verde 
y en pórfido diorítico. Las trasformaciones de esas rocas se hacen muy sen- 
sibles en las montañas de Zacatecas, cuya formación es análoga á la que 
describo. Las principales calizas apizarradas de este sistema son de dos ti- 
pos, unas agrisadas y de un espesor de mas de O," 01, y otras mas delgadas, 
de color oscuro, que proviene del óxido de manganeso y del carbón que. 
contienen. Estas últimas las he visto extraer de las mina&que &tán próxi* 
mas al pueblo de Tepezalá, inmediato también á Asientos. 

Como acabo de anunciar, en Zacatecas observé formaciones análogas 6 
las de Asientos, y en las labores de las minas vi con mucha frecuencia la 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 



393 



yacía verde trasformada en roca verde sSicífera muy dura, en la cnal se 
ramifican generalmente las vetas metalíferas. En la época qae visité las 
minas estaban en muy mal estado & causa de ese fenómeno, y varios mine- 
ros creían que allí se acababan los hilos argentíferos; pero yo supuse que 
pasando esas masas endurecidas, volverían á reunirse las vetillas dispersas 
para formar vetas robustas y regulares, siguiendo esas altejbnativas s^gun 
el estado de metamorfismo de la vacia en que arman. Tengo noticia de que 
posteriormente se ban presentado algunos casos que confirman mi suposi- 
ción, y así era de esperarse, porque es probable que la roca verde solo for- 
me masas aisladas, y no diques y cúmulos continuos. 

Tengo & la vista una excelente Memoria, que sobre la formación geoló- 
gica del Fresnillo escribió el señor profesor D. Pascual Arenas; y aunque 
no estoy de acuerdo con este inteligente ingeniero respecto de la época á 
que refiere la formación de aquellas rocas, encuentro en sus descripciones 
litológicas la analogía que buscaba entre las rocas de algunos puntos del 
Estado de Zacatecas y las del mineral de Asientos. El Sr. Arenas de- 
terminó con mucha escrupulosidad y por métodos analíticos la dirección 
de las capas que forman las montañas del Fresnillo, y encontró también el 
rumbo N. O.-S. E. y la inclmacion S. O. 

Según el mismo observador, la colocación de las rocas en aquq)las for- 
maciones es la siguiente, y en ks que la vacia y la caliza tienen el mayor 
espesor. 



Yacía gris metamórfica. 
Pizarra ondeada. 

Cal pizarra. 

Caliza. 

Pizarra, vacia gris y caliza. 

Caliza. 



En los^^erros del mineral de Asientos busqué con empeño algunos res- 
tos fósiles, y solo encontré en una pizarra un ligero surco semicircular, que 
me pareció pertenecer á la impresión de una amonita. Mi duda permaneció 
por algunos dias, pero después casi confirmé mis sospechas á la vista de al- 

60 



Digitized by 



Google 



394 SOCIEDAD MEXICANA 

ganas impresiones, que aunque confusas, parecian de amonitas, y procedian 
' de la formación de Noria de los Ángeles, que es idéntica y dependiente de 
las que he mencionado* Las amonitas están impresas en pizarras idénti- 
cas á las de Asientos. Vi también algunas impresiones de aptycm que 
fueron encontradas en Salmas del Peñón Blanco, y á las cuales me refiero 
en el capitulo segundo. 

Los tipos orográficos de este sistema son muy variables por las alturas que 
presentan sus montañas, pero comunmente aparecen formando lomeríos de 
pendientes suaves que alternan con grupos de cerros elevados que están cons- 
tituidos de vacia y de caliza, y coronados por crestones de pórfido traquitico. 

El grupo que forman las montañas de Asientos, presenta un aspecto muy 
elegante cuando se ve á cierta distancia ; los principales cerros que lo forman 
son: El Altamira, La Bufa y El San Juan. Sus alturas sobre el nivel del 
mar fueron calculadas por el ingeniero D. Isidoro Epstein, quien les asignó 
las siguientes: 

Cerro de Altamira 2414* 

Cerro de San Juan 2103^ 

Generalmente se perciben en las montañas de esa formación un gran nú- 
mero dg gradas y crestones, principalmente en las que contienen vetas me- 
talíferas. 

La extensión geográfica de las montañas de effte sistema es también muy 
extensa. En Aguascalientes aparecen tanto al N. como hacia el O. En Za- 
catecas las observé en los alrededores de la ciudad y en el camino de Yeta- 
Grande; la vi también hacia el N. E., en una extensión considerable, en el 
distrito de Ojocaliente y en otras localidades vecinas, donde forma monta- 
ñas de alturas diversas que alternan con otras de pórfido. 

El Sr. Arenas, en su Memoria citada, refiere á esta misma formación las 
montañas del Fresnillo, Noria de Ángeles, llamos, Sierra de Pinos, Álamos 
de Catorce y otros muchos puntos de los Estados de Zacatecas y San Luis 
Potosí. Yo he visto la vacia gris verdosa, aunque en corta extensión, en las 
cercanías del pueblo de Bernal, Estado de Querétaro, y en la barranca de Co- 
lotepec en Morelos. Los agentes principales del levantamiento de este siste- 
ma de montañas, fueron el pórfido traquitico y otras rocas análogas. En el 
cerro de Ganzules, inmediato á Ojo Caliente, hay también un póffido n^ro 
con grandes cristales de ortodasia, y alterna con diques de un granito idénti- 
co al de Jacala, que cité anteriormente ; estas dos rocas cortan la vacia y for' 
man sobre día diversos crestones, cuyo rumbo mas constante es N. O.-S* E* 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRATIA T ESTADÍSTICA 395 

Según el Sr. Berges, que estudió las montañas de Zacatecas hacia el año 
de 1834, la formación presenta el orden siguiente: 

1 < Vacia. 

2 j Pórfido. 

3 \ Pizarra gris verdosa. 



4 < Pizarra gris amarillenta con lechos de sUiza pizarra. 

5 } Pizarra untuosa color gris de perla. 

6 < Pizan*a talcosa. 






En loa puntos que yo reconocí de esa formación, observé como rocas do- 
mmantes la vacia, las pizarras y la roca verde. 

El mismo Sr. Berges habla de una roca sienítica que se halla en Zaca- 
tecas, y por los caracteres que le asigna creo que debe ser muy semejante 
6 tal vez idéntica á la diorita que se encuentra en Santa María de los Ala- 
mos. 

En resumen, las montañas que acabo de describir, aunque presentan 
muchas analogías, forman tres tipos 6 sistemas distintos, marcados por su 
aspecto general, por la naturaleza de ciertas rocas y por el orden de super- 
posición de estas. Por lo demás, todas ellas correspondeú al tiempo meso- 
zoico, como procuraré demostrarlo en el capítjulo siguiente. 

Por lo que respecta á su distribución geográfica, ya hemos visto que es 
muy dilatada, y considerando en conjunto las localidades en que se encuen- 
tran las rocas de los tres sistemas citados, veremos que sus ramales parten 
de las costas del Golfo y del mar Pacífico formando una gran red que se 
extiende hacia el centro del país y se apoya probablemente en el núcleo 
que deben formar las prolongaciones de las rocas azoicas y paleozoicas que 
se hallan en las cordilleras de Norte- América y se dirigen hacia México. 

Antes de concluir este capítulo voy á hacer una reseña ligera de los mine- 
nerales -útiles que se hallan en los sistemas de montañas á que me he referido. 

En los minerales del Doctor y las Aguas existen numerosas vetas y cú- 
mulos de minerales argentíferos que se han explotado en diversas épocas. 
En aquelFos criaderos se encuentran cobres grises argentíferos, plata nativa 
y sulfúrea, así como azurita y malaquita que provienen de la alteración de 
los cobres grises. Al descomponerse estos queda la plata al estado metáli- 
co mezclada á los carbonatos de cobre, por cuya circunstancia son muy 



Digitized by VjOOQIC 



396 SOCIEDAD MEXICANA 

apreciadas en aqnella localidad las muestras que tienen colores verdes y azu- 
les. Las yetas que se hallan en el Doctbr contienen esos mismos minerales 
unidos á la galena y carbonato de plomo. La dirección mas constante de 
las vetas es N. O.-S. E. Existen también en aquella fornuicion numerosos 
criaderos de cmabrio, cuyo hecho se observa en otras muchas montañas del 
sistema del Doctor y que se encuentran en diversas localidades. 

Cerca del pueblo de Yizarron, inmediato al Doctor, hay vetas de ocre 
y carbonato de bismuto diseminados en espato calizo. 

Se encuentran también en aquel distrito minero algunos mantos de car- 
bón fósil, especialmente de lignite. 

Por el rumbo de Zimapan y Jacala existen grábdes criaderos de galena 
y carbonato de plomo que contienen buenas leyes de plata. 

En las montañas del sistema de Asientos hay innumerables y ricas vetas 
de minerales argentíferos, como se ve en Asientos, Zacatecas, Fresnillo, 
Noria de Angeles y otras varias localidades. Muchas de esas vetas tienen 
matrices cuarzosas, y sus compuestos argentíferos son rosicleres daro y os- 
curo, plata sulfíirea y nativa, polibasita, galena y piritas argentíferas. En 
las montañas del Mineral de Catorce, referidas por el Sr. Berges á la for- 
mación de Zacatecas, hay cloruros y bromuros de plata. 

En el Cerro de Ganzules del Estado de Zacatecas, he visto algunas ve« 
tas de cuarzo lechoso que contienen bismutina y bismuto nativo. • 

Según el sabio barón de Humboldt, la serranía de Ouanajuato debe re- 
ferirse & las formaciones de Zacatecas; y si este hecho se comprueba, de- 
bemos añadir á los criaderos minerales citados, las ricas vetas argentíferas 
de aquella localidad. 

El oro también se presenta en las formaciones mesozoicas correspondien- 
tes á los sistemas primero y tercero, y en general puede decirse que la mayor 
parte de los criaderos de plata de México, se halla en los referidos siste- 
mas; también se encuentran en el primero y segundo unos bellísimos már- 
moles, en los puntos donde es mas notable el' metamorfismo de las rocas cal- 



Digiti 



zedby Google 



DE GEOGBATU T ESTADÍSTICA ^ 397 



CAPIÍTULO IV 

Kpoca de la formación de las rocas descritas. 
Observaciones generales. 

Al hacer la clasificación cronológica de nn terreno, se recurre & sus ca- 
racteres paleontológicos, estratigráfícos y litológicos. De estos, sin duda que 
los primeros son de mayor valor, y pueden por sí mismos servir para hacer 
comparaciones muy útiles entre las formaciones que existan en pa(se8 muy 
lejanos; los segundos y últimos tienen mas bien importanda en un mismo 
país, donde pueden observarse ciertas analogías entre algunos fenómenos 
y las causas que los originaron. 

Haciendo uso primeramente de los caracteres paleontológicos de las ro- 
cas de que me ocupo, creo que no quedará ninguna duda respecto de la 
clasificación cronológica que voy á asignarles y que he venido anunciando 
desd^un principio, pues varios de los géneros correspondientes á los fósi- 
les que he citado, son especiales del tiempo mesozoico, como los hippuri- 
t€8j scaphttes^ amonitas y nerineaa. 

Dividido el tiempo mesozoico en los períodos Triásico, Jurásico y Cre- 
táceo, tenemos que determinar á cuál de estos corresponden las rocas re- 
feridas. En las formaciones correspondientes al sistema del Doctor, vemos 
aspciados algunos fósiles pertenecientes al periodo Jurásico, con otros que 
caracterizan al Cretáceo; pero en los primeros mas bien son las especies 
como las nerineas hieroglifica y Godhali y la ostrea virgula^ que se ha- 
llan en los pisos jurásicos de Europa. Pero tenemos en un mismo yaci- 
miento en nuestro país á ciertos géneros, como los hippurites y scaphites, 
que se consideran como la marca que distingue las formaciones cretáceas 
en cualquiera parte del mundo. 

Cuando observé por primera vez esa asociación de especies y géneros cor- 
respondientes á diversos períodos del tiempo mesozoico, no pude explicar- 
me el fenómeno que habria ocasionado esa heterogeneidad, y vacilaba sobre 
la clasificación que debia dar á los terrenos en que se encontraban aquellos 
fósiles, llegando hasta el caso de sospechar que correspondieran á alguna 
época transitoria entre los períodos Jurásico y Cretáceo; pero esta sospe- 
cha la he desechado posteriormente, en vista de un mayor número de datos 
que me resuelven á clasificar las rocas del sistema del Doctor como perte- 
nedente^ al período Cretáceo y á su división superior. En efecto, los ejem- 



Digitized by VjOOQIC 



398 SOaEDAD MEXICANA 

piares de hippurites que be observado no pueden ya considerarse como 
accidentales, sino como uno de los tipos dominantes de la fauna que pobló 
los mares bajo cuyas aguas se formaron las rocas en cuestión. 

En muobas de las diversas localidades que cité como propias del bippu- 
rites mexicana, se encuentran las concbas de este rudista en tal cantidad, 
que deben baber constituido verdaderos arrecifes en los cuales se depoátaron 
los otros moluscos cuyos restos encontramos asociados á los délos rudistas. 

Dando, pues, como debia ser, mayor importancia á la presencia de dos 
géneros tan notables y característicos como son los hippurites y scaphites^ 
considero de segundo orden, bajo el punto de vista cronológico y en esta 
parte de la América, las nerineas bieroglífíca y godbalii, sí son idénticas á 
las de Europa, que son propias de los terrenos jurásicos .de aquella parte 
del mundo ; y las considero como fósiles idénticos, es decir, correspondiendo 
á dos períodos ó pisos diferentes en localidades también distintas. 

No habiéndose encontrado aún en México las formaciones jurásicas bien 
determinadas, y que existieran en ellas las dos especies mencionadas de ne- 
rineas, juzgo que por el valor cronológico de los rudistas podemos fonsi- 
derar á aquellas como pertenecientes al período Cretáceo en este país, de una 
manera excepcional, y marcando tal vez un piso particular que aun no es po»- 
ble establecer. Igual importancia cronológica, y por la misma razón, debe- 
mos dar á las nerineas caztilli y anguillina^ así como á los otros fósiles que 
se encuentran con*profu8Íon en los mismos yacimientos que los bippurites. 

Admitido el período Cretáceo para la formación de las rocas de que ipe 
ocupo, falta referir las mejor caracterizadas á alguna de sus subdivisio- 
nes, es decir, al bajo, medio ó alto cretáceo. Apoyándome aun en los ca- 
racteres paleontológicos solamente, creo que nuestras rocas del sistema del 
Doctor corresponden al alto cretáceo y se hallan comprendidas en un terre- 
no equivalente á los pisos Turoniano ó Setiomaniano de D'Orbigni, puesto 
que solo en ellos ó en sus equivalentes tengo noticia que se hayan encon- 
trado los hippurites. 

Si establecemos algunas comparaciones entre los terrenos cretáceos del 
Doctor y los de los Estados -Unidos, veremos que las analogías mas apro- 
ximadas se encuentran en las formaciones de Tejas, donde existen restos de 
hippurites, scaphites y nerineas, y que se juzgan como correspondientes á 
los pisos superiores del cretáceo. En esta comparación encontramos también 
algunas semejanzas en la naturaleza de las rocas, pues en los terrenos cre- 
táceos de Tejas hay grandes depósitos de caliza compacta como en las mon- 
tañas' del sistema del Doctor. 



'oigitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU Y ESTADÍSTICA 399 

Sq vista, pues, de esas razones, y por lo observado hasta ahora, admito 
que las montañas del sistema referido pertenecen al cretáceo superior. 

Respecto de las formaciones del sistema de Santa María de los Alamos, 
les asigno la misma clasificación, porque si bien es cierto que hay algunas 
rocas un poco diferentes á las del Doctor, hay otras idénticas á ellas, y el 
paso de unas á otras es insensible, y no hay diferencias respecto de la es- 
tratificación, ni se nota ningún trastorno qué indicara una diferencia de 
tiempo 6 de otra circunstancia en la formación de las rocas de ambos siste- 
mas. En casos como el presente, sí creo que pueden servir de guía los ca- 
racteres estratigráficos y litológicos. 

Al hacer la clasificación de las rocas del tercer sistema, que es el del Mine- 
ral de Asientos, me encuentro con algunas dificultades que voy á explicar, 
aunque repito que las considero como correspondiékites al tiempo mesozoico, 
porque contienen impresiones de fósiles, que aunque confusas, parecen per- 
tenecer á los amonitas^ y por tener caracteres estratigráfioos y agentes de 
levantamiento idénticos á los anteriores. 

En ese sistema hay un conjunto de rocas que á primera vista presentan 
un aspecto distinto á los dos anteriores, y que valiéndose de los caracteres 
litológicos, pudiera creerse que era diferente, no solo del período cretáceo, 
sino también del tiempo mesozoico. 

Este caso ha sucedido á varios observadores de importancia, que fiján- 
dose solo en la naturaleza de las rocas de Asientos, Zacatecas y las otras 
localidades citadas, las refirieron á la época de transición, comparando la 
vacia y las pizarras talcosas que contienen, á las rocas de igual naturaleza 
que se halla^ en los terrenos paleozoicos de Alemania. Esta fué la opinión 
del sabio barón de Humboldt y del profesor C. de Berges, pero entiendo 
que cuando hicieron sus observaciones, aun no se habian encontrado ningu- 
nos fósiles característicos en aquellas rocas, ni se tendría la evidencia de que 
existieran formaciones mesozoicas que estuvieran en relación con aquellas, 
por algunas analogías de importancia. 

Mas tarde, fueron encontrados algunos fósiles en los cerros vecinos á las 
salinas de Pefion Blanco, y fueron estudiados por los profesores de la Es- 
cuela Práctica del Fresnillo, pero los restos mas determinables, correspon- 
dían á géneros que vivieron en épocas diversas, como los aptycus y los naU" 
tiloSj y tanto por esta circunstancia, como por las opiniones de los sabios 
Humboldt y Bjerges, fueron clasificados aquellos terrenos como devonianos. 
El Sr. Arenas manifestó sus dudas al clasificar uno de los fósiles del Peñón 
Blanco, y llegó á suponer que pudiera ser una impresión de amonita; pero 



Digitized by VjOOQIC 



400 SOCIEDAD MEnCANA 

aceptó mas bien la clasifícaoioD de aquellos sabios, indinándose á considorar 
los terrenos en cuestión, como pertenecientes al tiempo paleoioico, pero 
estableciendo algunas cuestiones sobre la verdadera época de formadon que 
debia asignárseles. El fósil dudoso á que ee refiere el Sr. Arenas en su Me- 
moria, me parece que es efeetivamente una impresión de Amonita. 

Los mismos observadores citados consideran contemporáneas las forma* 
dones de Zacatecas, Noria de Angeles, y Alamos de Catorce, con las del 
Peñón Blanco, y so fundan en la identidad de caracteres litológicoe. 

Aceptando esa contemporaneidad, debemos referir todos esos terrenos al 
tiempo mesozoico, puesto que en Noria de Angeles y en Gaübrce existen 
los restos de las amonitas, como la que se ve copiada con d núm. 15 en d 
capítulo segundo. El resto, aunque alterado, de un fósil semejante que vi 
en el Mineral de Asientd^, nos propordona un dato más para referir todas 
esas rocas á una misma época geológica. 

Si se consultan las colecciones de rocas que se hallan en la Escuda de 
Ingenieros de esta Capital, se ve una notable semejanza, ó mas bien, una 
identidad entre las correspondientes á Zacatecas, Pefion Blanco, Asientos y 
Alamos de Catorce. Las rocas mas constantes son: vacia de diversos colo- 
res, vacia metamórñca que pasa á roca verde, pizarras arciUosas de colores 
daros, pizarras negras, idem micáceas y talcosas, cal-pizarra Oficura con ve* 
tillas de espato calizo y caliza con piedra lídica. Conviene hacer notar aquí 
que las amonitas dd Estado de Puebla están impresas sobre pizarras ar« 
cilio -micáceas, idénticas á las que alternan con la vacia en muchas locali* 
dades mexicanas. 

Entre las rocas pirogénicas que levantaron á las anteriores, hay también 
algunas que son comunes en aqudlas localidades, y con especialidad los pór« 
fidos traquíticos, semejantes á los que coronan las montañas dd sbtema dd 
Doctor. En las cercanías de Zacatecas se encuentra una roca diorítica igual 
á la que cité antes, y que se halla en Santa María de los Alamos* En d 
cerro de Ganzules, Estado de Zacatecas, hay diques y crestones de granito 
idéntico al de Jacala y que levantó la caliza gris fosilífera. Si, pues, los ca- 
racteres litológicos y estratigráfícos dan probabilidades de que aquellas rocas 
sean contemporáneas, y por algunos de los mismos caracteres se acercan bas« 
tante á las del Doctor, es de presumir á lo menos, en vista de lo observado 
Tiasta "hoy y que aquellas rocas sean mesozoicas y pertenezcan también al pe^^ 
ríodo cretáceo. Los fósiles encontrados en Peñón Blanco, Noria de Angeles 
y Catorce, no alejan esa suposición, puesto que ú bien no marean un período 
especial de aquellos en que está dividido d tiempo mesozoico, no 9oa inoom- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTADÍSTICA 401 

patibles con los quo caracterizan el cretáceo, porque en este también vivie- 
ron los aptlcos y las amonitas, y generalmente se encuentran aquellos acom- 
pañando á hs últimas y á otros moluscos de conchas flotantes, como los 
nautilos. Las aoatifas que tienen tanta analogía con los apticus, se apoyan 
sobre los cuerpos ligeros que flotan en las aguas de los mares actuales. 

El hecho de que los pórfidos traquíticos se encuentren levantando las 
montañas del sistema de Asientos, así como las del Doctor, y no se noten en 
aquellas los signos de un levantamiento anterior que indicara la presencia 
de algún movimiento geológico, posterior á la formacioirde aquellas rocas, 
y anterior aloque produjo el levantamiento de las montañas cretáceas, por 
ese hecho juzgo que todos los sistemas que describí corresponden al tercer 
período del tiempo mesozoico, aunque repito que solo tengo una seguridad 
absoluta en la clasificación cronológica de los dos primeros. 

Para suponer esa contemporaneidad de los tres sistemas, basada sobre los 
hechos que acabo de exponer, creo que no seria un obstáculo la circuns- 
tancia de que en las rocas del sistema dé Asientos no se encuentren mas 
fósiles que los ápticus, los amonitas y los nautilos, porque bien pudieran 
indicar que las aguas que existieron en el lugar que hoy se encuentran esos 
restos, tuvieran una profundidad diferente de aquellas en qué se formaron 
los arrecifes cíe hippurités y en que habitaron los moluscos gasterópodos, y 
es de suponerse que las cenchas flotantes se acercarian mas bien al lugar 
de las mareas bajas, adonde también se concentraran los ápticus erf busca de 
las embarcaciones que les proporcionaban las conchas de aquellos cefaló- 
podos. 

En conclusión, apoyándome sobre los caracteres paleontológicos, refiero 
con seguridad al tiempo mesozoico las rocas del sistema del Doctor, y las 
que se hallan en Catorce y Noria de Angeles; y las que corresponden al 
primero de los sistemas que he citado, las clasifico, sin duda alguna, como 
pertenecientes al cretáceo superior. 

El conjunto de hechos que he referido en los capítulos anteriores y en 
una parte de este, nos conducen á algunas hipótesis sobre el aspecto que 
presentaría durante' el tiempo mesozoico, y en una parte del que se siguió 
á este, el lugar que hoy ocupa el territorio mexicano. 

En efecto, las rocas correspondientes al tiempo mesozoico se presentan 
en casi todos los Estados del país; y como están formadas de sedimentos 
marinos, es claro que en el lugar que hoy se encuentran existieron las aguas 

51 



Digitized by VjOOQIC 



402 SOCIEDAD MEXICANA 

del mar onbriendo muy grandes extenáones, y boIo habría entonces alga- 
nos islotes esparcidos, correspondientes en su mayor parte á las ramifica- 
ciones de las montañas rocallosas que, apoyándose en el N., se extendían 
hacia el S. E. formando el núcleo principal del continente americano. 



Ooiillgiinolon a« U América Septentrional en ol periodo cretáceo, 
Mfon d praflseor J. D. Dana. 

En la excelente obra de Geología del profesor J. Dana se ye un mapa 
en que están señalados la tierra firme de este continente y el espacio ocu- 
pado por las aguas en el periodo cretáceo. Los mares se extienden desde 
el golfo mexicano y para el interior del continente, en una dirección N. O. 
S. E., pasando por el lugar que hoy ocupan nuestros Estados fronterizos. 
La hipótesis hecha por aquel sabio profesor sobre la poñoion de los mares 
cretáceos en nuestro territorio, se confirma plenamente con las observado* 
nes que he citado; y aun pueden extenderse los límitücs asignados á esoS 
mares, prolongándolos del E. al O., uniendo las aguas del golfb con las del 
Pacifico, pues además de la evidencia que tenemos de que existen rocas 
mesozoicas en los Estados de Yeracmz, Hidalgo, México, Morelos y Guer- 
rero, tengo noticia de que se encuentran también en Jalisco y Michoacán, 
principalmente en las montañas que forman las costas del Pacifico; y aun 
he visto algunas muestras de rocas cretáceas procedentes del último de los 
Estados mencionados. Mi maestro el Sr. D. Antonio del Castillo me ha 



Digitized by VjOOQIC 



DE 6E06RAFU T ESTADÍSTICA 403 

informado también de que en las losas que usan en Colima para las cons- 
trucciones, se ven numerosas impresiones de amonitas. 

La figura adjunta es una copia del mapa del profesor Dana, y en el cual 
he añadido la continuación del mar cretáceo en México, encerrando con 
puntos el espacio maroado por mí, y que las observaciones posteriores lo 
extenderán problablemente báoia el N. del limite que boy le señalo. 

En vista de estos becbos, deducimos fácilmente que al terminar el tiempo 
mesozoico babia pocas tierras emergidas en esta parte del contmente ame- 
ricano, y que las aguas marinas lo ocupaban casi por completo, á lo menos 
en su parte central. 

Uegados á estas conclusiones, nos queda por determinar la época y el 
modo de formación de las montañas que boy vemos constituidas por los 
sedimentos de aquellos mares. La naturaleza de los fósiles que contienen, 
y la de las rocas principales que sirvieron de agentes dé levantamiento, nos 
marcan con mucba aproximación la época en que se formó una gran parte 
del territorio mexicano. Algunos de los fósiles citados nds demuestran que 
aquellos mares, en los cuales vivian, existi^on al fin del período cretáceo; 
pero debemos creer que el levantamiento de las montañas que boy forman 
los sedimentos de aquellos, se verificó ya en el período terciario, puesto que 
en esos agentes del levantamiento vemos á las rocas traquíticas que corres- 
ponden al tiempo cenozoico. Al fin del cretáceo debieron ser los mares poco 
proñindos en mucbas partes, como lo indican algunos de los fósiles referi- 
dos, y cuyos géneros se encuentran en los sedimentos de las aguas someras. 
Esos mares, poco profundos, serian muy cenagosos y estarían abundante- 
mente provistos de animales, pues la caliza que depositaron sus aguas, es 
notoriamente fétida y debe contener mucbas sustandlas orgánicas. 

El primer fenómeno ígneo que ocasionó el levantamiento de los lecbos 
de aquellos mares, debe baber sido terrible y simultáneo, como puede de- 
ducirse por la magnitud y uniformidad de sus efectos. La dirección N. 0.- 
S. E. casi constante que presentan los planos de estratificación de esas rocas 
mesozoicas, indica que la dirección del movimiento fué igualmente en ese 
sentido, circunstancia que también indica la dirección mas general de las 
vetas y galerías que se hallan en las montañas en que me ocupo. Las pica- 
duras y otros accidentes de contracción que presentan los planos de estratifi- 
cación, manifiestan que el impulso que sufrieron no fué solamente de abajo 
hacia arriba y en la dirección referida, sino también en sentido lateral, en el 
que fueron comprimidas fuertemente las rocas basta que se doblaron, for- 
mando las estratificaciones onduladas y en zig-zag de que hice mención. 



Digitized by VjOOQIC 



404 SOCIEDAD MEXICANA 

Bascando la dirección y cansa de esas presiones, podemos snponer, aten- 
dida la naturaleza de los agentes del levantamiento, qne el gran foco de mo- 
vimiento existid en el lugar que hoy ocupan la cordillera de los Andes, y que 
las enormes masas traquiticas que allí se levantaron invadieron con sus rami- 
ficaciones una gran extensión hacia el N. O., levantando y metamorfizando 
entonces los lechos marinos formados por las aguas cretáceas. Gomo el centro 
de movimiento estaba hacia el S. E., y las masas que allí aparecieron eran de 
mayor importancia que sus ramificaciones, es de creerse que todo su impulso 
se dirigia en el mismo sentido que hoy guarda la cordillera de los Andes, y 
hacia el N. O. del continente donde la resistencia que ofrecían las grandes ma- 
sas paleozoicas que allí se encontraban, detenia aquel impulso, y de esto re- 
sultó esa compresión que los extremos del mismo continente ejercían sobre su 
parte media. La figura general del territorio de la América y la dirección 
del esqueleto montañoso que parte del N., atraviesa nuestra República y 
sigue hasta los Andes, pudieran apoyar las hipótesis anteriores. A esos 
mismos fenómenos se debe probablemente la constancia en la dirección de 
las resquebrajaduras que despu^ ocuparon las sustancias metalíferas que 
formaron las vetas en las rocas sedimentarias, así como en las mismas masas 
porfídicas, que encontrándose en la parte media del continente participaron 
de las presiones de los extremos, pues en muchas de las montañas de pór- 
fido se encuentran criaderos metalíferos en nuestro país. 

Pasado ese primero y mas importante cativclismo siguieron otros que pro- 
dujeron rocas pirogénicas y las sustancias que llenaron las resquebrajaduras 
existentes en las masas levantadas al principio. 

En tan terribles cataclismos acabó la fauna antes existente, y al lado de 
las montañas quedaron grandes cavidades, en las que se depositaron las po- 
cas aguas aisladas que quedaron de los mares y las que deben haber for- 
mado algunos sedimentos terciarios que se descubrirán probablemente en 
muchas partes de nuestro territorio. 

Aunque tengo intención de hacer un estudio especial de las rocas cua- 

^ ternarias, que también ocupan muy grandes extensiones en nuestro país, creo 

oportuno hacer aquí algunas observaciones sobre su origen, para dar una 

idea del tiempo y de la manera en que se acabó de formar una gran parte 

dd territorio de México, tal cual se observa actualmente. 

Si examinamos las grandes llanuras y la mayor parte de los valles que 
están encerrados en la inmensa red que forman las montañas mesozoicas y 
las terciarias de pórfido y basalto, vemos que los lechos que se hallan en 
aquellos están formados de detritus de lasrocas de las edades citadas y tam- 



Digitized by VjOOQIC 



DE 6E06RAFU t ESTADÍSTICA 405 

bien de materúdes yolcánicos de los correspondientes al tiempo cenozoico, y 
muy especialmente á su último periodo. Los sedimentos en que se hallan 
esos materiales son de origen lacustre, y por tanto, pueden entreverse otros 
dos grandes fenómenos verificados después de las escenas antes citadas. Uno 
de ellos fué también platónico y el otro diluvial ; el primero proporcionó 
muchos elementos con que terraplenar los grandes huecos formados entre 
las montañas mesozoicas y terciarias, y las aguas pluviales distribuyeron esos 
elementos, así como los que arrancaban de todas las rocas de las cordille- 
ras ya formadas. Las aguas se depositaron en las partes bajas, y nuestro 
territorio no presentaria entonces mas que sus redes montañosas y nume- 
rosos lagos entre los huecos que dejaban aquellas. Llegado este período de 
reposo, ya fué posible la existencia de los seres en estoparte de la América, 
y se pobló por razas de animales, que á juzgar por sus restos, que hoy des- 
enterramos de los sedimentos posterciarios, serian de origen asiático, aun- 
que en el estado actual de nuestros conocimientos no es posible determinar 
con exactitud su procedencia y si existieron puentes de comunicación entre 
el antiguo mundo y el moderno. 

Lo cierto es que en el período posterciario existió en México una fauna 
compuesta de animales colosales, y sus restos son an&logos & los que se en- 
cuentran en los terrenos posterciarios de otras partes del mundo, que esa 
fauna se extinguió por completo y sus despojos est&n depositados en los ter- 
renos lacustres que son tan comunes en nuestro país. 

México. Diciembre 10 de 1874. 

Mariano Barcena. 



Digitized by VjOOQIC 



406 SOCXEDáD HESCANá 



APUNTES ■ 

BOBBX LA, 

FORMACIÓN MINERALÓGICA Y GEOLÓGICA 

DEL DISTRITO MINERO DE SAN NICOLÁS DEL ORO. 



Al SeSob iNosMncBO Ltckmclado Don Manuxl Obozoo y Bkbra, 




k u «Kuiii miaii n cimiifu t istímstiq, 
Por d. ImniiBo u Mieab BiimAeo Rahibb. 

AAtígno alviUM del Ookgio ds Kania. 



í A simple inspección del terreno que se extienoíe desde la falda oeoi- 
I dental de la mesa traquítica en que reposa la población conodda 
- con el nombre de Tepantitlán de las Platas, cuya población eo d 
' orden político es una municipalidad del distrito de Gojuca, boy 
distrito de Mina, perteneciente al Estado de Guerrero, basta para bacer 
conocer la naturaleza de su formación; y el conjunto de sus caracteres per- 
mite reconocer desde luego el origen de las rocas que constituyen aquella. 

El distrito minero, que es d objeto de este estudio y que forma parte 
de la mencionada municipalidad, constituye una vasta bondonada que se 
extiende en la dirección de N. O. á S. E., cuyo asiento lo forman las fiddas 
de los cerros que la circundan, y que al extenderse forman la cañada. 

Aunquo no es posible poner en duda el origen ígneo de las prindpales 
de sus rocas, cuyos caracteres se descubren entre los innumerables acciden- 
tes de que ban sido teatro, la verdadera clasificación presenta ciertas difi- 
cultades provenidas de que los caracteres secundarios ban sufrido notables 
alteraciones, que entorpecen en su exacta determinación. 

Por una parte, la multitud de relices que en ciertaa obras practicadas &i 
las minas dan al conjunto la textura pizarreña; por otra, la presencia de 
cristales de fácil é inmediata determinación : aquí masas enormes de un as- 
pecto litoide bien característico; allí masas escoriosas de un aspecto voloá- 



Digitized by VjOOQIC 



DE 6E0G&APU T ESTADÍSTICA 407 

nico bien pronimciado, y por todas partes la ausencia de fósiles, son circuns- 
tancias que embarazan á primera vista en la descripción; pero todas ellas 
contribnyen mas 6 menos eficazmente á este trabajo. 

No me lisonjeo de presentar concluido el que ahora me aventuro & ini- 
ciar; pues en el inmenso libro de la naturaleza, cuyas páginas son tan nu- 
merosas y cuyos caracteres tan variados, es casi imposible, cuando se pre- 
tende leer el conjunto, dejar de examinar algunos detalles; y la parte 
pequeñísima que alcanzan mis diminutas observaciones, solamente servirá 
como la lectura de un solo verso de un hermoso poema, para inspirar in- 
terés por el todo. 

Las rocas feldespáticas, cuyos elementos componentes son los mas gene- 
ralmente esparcidos en las rocas de origen ígneo, y que por decirlo así, 
constituyen el testimonio mas auténtico de las épocas de erupción, son las 
principales de este distrito, y forman el asiento donde todo él se levanta: 
ellas sirven de fondo á la cañada que constituye la parte plana; se descu- 
bren en el lecho del rio, debajo de las piedras rodadas y de las alteraciones 
posteriores, y forman oisi en totalidad la masa de sus esbeltas montañas. 

En las excavaciones practicadas en la parte mas baja y mas oriental de 
la hondonada en la que se encuentra la rústica población que lleva el nom- 
bre de San Nicolás del Oro, comunmente designada con el nombre de 
9 El EealitOj» se distinguen las rocas porfídicas que en la parte S. O. y 

6 corta distancia se presentan con tod^ claridad en un pequeño levanta- 
miento, contemporáneo del que produjo los cerros que se extienden alre- 
dedor. 

Este pórfido se presenta en fragmentos grandes y medianos, cuyas caras 
de crucero le dan un aspecto particular que, examinado separadamente en 
cada uno, le da la forma prismática, que es una verdadera pseudomórfosis; 

7 observadas en el conjunto, imprimen á su textura el carácter pizarreño. 
Estas masas prismáticas, cuyas caras de crucero se distinguen con toda 

claridad efl el ejemplar marcado con el núm. 1, presentan ciertas particu- 
laridades mineralógicas sóbrelas cuales cohviene fijar la atención, y que 
dividiré para examinarlas, en dos categorías, colotsando en la primera los 
caracteres que presenta un mineral cuando se estudia en su aspecto de tex- 
tura y en su aspecto de separación; y en la segunda, todos los que se refie- 
ren á sus elementos mineralógicos componentes, y por decirlo así, caracte- 
rísticos. 

La base de esta distmcion, ó lo que es lo mismo, la diferencia esencial 
de estos dos órdenes de caracteres, está fondada en que los primeros afec- 



Digitized by VjOOQIC 



408 SOCIEDAD MEXICANA 

tan al modo con que estas masas se presentan en el terreno, y los tültímos 
se desprenden de su naturaleza y contribuyen á su dasificacton. 

Se puede decir que ezbten tres especies de caras de crucero, cada una 
de las cuales especies contiene un par de caras que designaré con los nú- 
meros 1, 2 y 3. 

La cara núm. 1 constituye el crucero principal, con su opuesta que no 
se ve en el ejemplar, porque desapareció al romper la masa de que aquel 
fué separado. La superficie de esta cara es áspera, y sus asperezas son tal 
vez debidas á la arcilla que, ocupando los relices, les imprime el color rojo 
que se observa en el ejemplar, y que proviene del óxido de ñerro de que 
aquella se encuentra impregnada. 

Las caras núm. 2 son casi lisas; y aunque mmeralógicamente considera- 
das, deberían ser las principales, tienen menor importancia geoló^ca en 
cuanto & que las núm. 1 imprimen al conjunto ese carlLcter aparente de es- 
tratificación que hace vacilar & primera vista sobre el verdadero origen de 
la roca. 

En las caras núm. 2 se descubren indicios de cristalización. 

Las caras núm. 3 están alteradas por los agentes atmosféricos. 

Los planos aparentes de estratificación formados por las caras núm. 1, 
son generalmente verticales, y las inclinaciones que en algunos puntos pre- 
sentan, son en extremo variadas. 

Es digna de notarse la circunstancia de que en esta región la arcilla es 
muy escasa, y su presencia puede considerarse como accidental, lo que 
es tanto mas raro, cuanto que á muy corta distancia, tanto al Este como 
al Oeste, la arcilla ferruginosa es tan abundante que colora los cerros en 
toda la parte descubierta por el desmonte, sobre todo en la parte del N. E. 

La importancia de esta particularidad consiste en que puede contribuir 
& la determinación de la época relativa del levantamiento. 

En cuanto á la naturaleza de este pórfido, su base es el feldespato com- 
pacto, cuya masa está teñida por la anfíbola que se encuentra en pequeños 
cristales, formando parte de la composición. .Estos cristales son pequeños y 
muy pequeños, y están alternando con los cristales de feldespato que se en- 
cuentran en la misma magnitud. 

El cuarzo es apenas visible : se distingue en pequeños granos y en hilos 
muy delgados en los ejemplares marcados con el núm. 2; y á su descom- 
posición en presencia de la hornblenda, es tal vez debido el olor arcilloso 
que da, humedecido por el aliento. En estos ejemplares, tomados del cen- 
tro de la masa, se distinguen dos texturas: la principal concoidea imper- 



Digitized by VjOOQIC 



DE GEOGRAFU T ESTAI»STICA 409 

fecta, y la traByersal pizarreña: en esta última, la descomposición está mas 
avanzada y la arcilla se encuentra en pegaduras. 

En el ejemplar marcado con el núm. 3 se nota con toda claridad esta se- 
gunda textura, y son mas visibles los cristales y granos de anfíbola. 

Es, pues, esté pórfido un verdadero pórfido feldesp&tico, cuya variedad, 
considerando el exceso de anfíbola que entra en su composición y que co- 
lora la pasta de su base, viene á ser un pórfido diorítico. 

Por estos caracteres podría ser referido á las rocas anfibólicas. 

En la parte S. O. de este centro de levantamiento, la roca que lo cons- 
tituye desaparece bajo otra roca que presenta con la primera algunos pun- 
tos de contacto; siendo, por el contrarío, la mayor parte de sus caracteres 
otras tantas líneas de separación: la textura pizarreña mas marcada, mas 
uniforme y menos aparente, está sm embargo imperfectamente definida, 
tanto por la existencia de varios cruceros, cuanto porque los de la misma 
especie que ocupan en la masa la misma posición relativa, no son paralelos; 
resultando de esta falta de paralelismo la estratificación muy confesa: los 
fragmentos á que da lugar el concurso de laa caras de crucero son trape- 
soidales; y la superficie, extremadamente lisa y rigurosamente plana, oculta 
su color bajo una capa de óxido de fierro, ó mas bien de arcilla impreg- 
nada de este óxido, que la cubre en toda su extensión. 

Esta roca, de la que acompaño una muestra en el ejemplar marcado con 
d núm. 4, es la siliza-pizarra en la vaciedad que constituye la piedra de 
toque. 

Su color en las partes en que lo deja ver la capa arcillo-ferruginosa que 
la cubre, es el gris verdoso tirando á gris azulado, y en algunos puntos ne- 
gro agrisado. La siliza que forma parte de la composición de esta roca, la 
ha penetrado de tal manera, que la estructura cristalina ba desaparecido 
por completo, presentando la superficie lisa, centellante, tirando & poco lus- 
trosa en la textura reciente; por fuera mate: la textura príncipal es pizar- 
reña, la trasversal concoidea plana: los fragmentos trapezoidales^ presentán- 
dose algunos en piedras rodadas esferoidales, como en el ejemplar marcado 
con el núm. 5. 

La p^dura que lo cubre le imprime un aspecto particular por su color 
amarillo de ocre, pasando á amarillo rojizo, lustroso, de lustre metálico. 

En diversas partes, y muy particularmente en las aristas de los ángulos 
diedros que se forman por el concurso de dos caras de crucero diferentes, 
se distinguen unas escamitas de mica, cuyo color amarillo de tumbaga es de- 
bido al óxido de fierro, pues cambia en la ];aspadura, lo mismo que su lustre. 



Digitized by VjOOQIC 



410 SOCIEDAD MEXICANA 

Por el modo con que ee comporta al soplete, por el ácido flaórico que 
desprende en el tubo de reacción, y por su colocación en escamitas, me in- 
clino á creer que dicha sustancia es la lepidolita, cuyo color está alterado 
por el fierro^ 

Esta roca se observa b&cia la cumbre del cerro y en su falda en la di- 
rección del S. O.; pero no es constante, pues á poca distancia es reempla- 
zada por una pizarra bien distinta, que es la pizarra arcillosa de transición 
propiamente dicha, y que descansando sobre el pórfido diorítico, caá domina 
en la formación. 

La poca constancia con que la piedra de toque se presenta en el distrito 
& que me retiero, y lá facilidad de resquebrarse que se nota en el ejemplar 
que presento, confirma la observación hecha por el Sr. del Bio, quien al 
describirla, dice: «No forma trozos de montañas, sino mas bien lajas soli- 
tarias mas ó menos gruesas en la pizarra de transición y en la vacia gris. 
Guando asoman á la superficie están muy resquebradas, de donde provie- 
nen los pedazos trapezoidales que ée hallan rodados en los ríos. > ^ 

Para comprobar la observación de liok, segup la cual el calor la pone 
blanca, la sometí al fuego de forja, y produjo la escoria que se ve en el 
ejemplar núm. 6. 

En algunos puntos la siliza-pizarra presenta diversos colores, siendo los 
principales el gris de humo, verdoso y azulado, los cuales se colocan en cin- 
tas paralelas en el sentido de la estratificación. En los ejemplares marcados 
con el núm. 6 (bis), en que se ve esta disposición, se distinguen también 
partículas muy pequeñas de pinta arsenical. 

Avanzando hacia el pueblo de Ximotla, cerca de la mina de San Caye- 
tano^ entre las inflexiones que presenta el cerro en cuya falda se encuentra 
el camino, vuelve á aparecer el pórfido con otros caracteres que hacen con- 
siderarlo como otra variedad. 

En su parte exterior tiene un aspecto terroso de un color entre pardo 
rojizo y amarillo de ocre, que en la raspadura es gris verdoso: esta capa, 
que en los ejemplares que acompaño marcados con el núm. 7, tiene poco 
mas de un milímetro de espesor, es debida á una descomposición de la masa^ 
producida por los agentes atmosféricos y que entra como carácter para de* 
termmar esta variedad, cuyo color es el gris verdoso, pasando al verde mon- 
taña; su luptre mate; los pequeños cristales de feldespato, que aunque es- 
casos se distinguen con facüidad, sobre todo en la textura principal, la hacen 
aparecer como centellante, pero no lo es en realidad: la textura prmdpal es 

1 Elementos de Orictognoala. — Parte ptilctlca, pAg. 267. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA ^ 411 

pizarreña; la trasversal concoidea plana: la superficie áspera en las caras 
principales, y lisa en las trasversales; menos dura qne el pórfido diorítico. 
Se funde al soplete, dejando un vidrio gris verdoso. 

Esta roca es la Fonolita, cuyo sonido se reconoce en la laja marcada con 
el núm. 8. En este ejemplar la capa terrosa superficial es mas gruesa y abun- 
dante, y en la textura reciente presenta una superficie curva cilindroide. 

La costra terrosa que cubre su superficie, la considero como un carácter 
para su determinación, teniendo presente al Sr. del Eio, que se expresa en 
estos términos: «Es muy característico para ella el descomponerse al aire 
y adquirir una corteza gris terrosa que dificulta el subir á sus montañas, 
que son siempre rápidas. ^ 

Hacia la cima del cerro y mas cerca de la mina de San Cayetano, reapa- 
rece el pórfido en crestas que sobresalen de la pizarra, en la variedad desig- 
nada con el nombre de eurita, pues la ausencia de los cristales es completa: 
delgados hilos de cuarzo atraviesan la masa, y en toda ella se encuentra di- 
seminada la ortodasia en granos medianos, pequeños y muy pequeños; ejem- 
plar núm. 9 : aquí se comienza á distinguir cristales, 6 mas bien pegaduras 
de pirita. 

Alternando con la eurita se encuentra un pórfido común, en el que los 
cristales de feldespato y anfíbola están mas desarrollados, y prevalecen es- 
tos últimos. Ejemplar núm. 10. 

En las excavaciones practicadas en la mina de San Cayetano, cuya región 
es una de las mas interesantes considerada bajo el aspecto metalífero, reapa- 
rece la diorita formando masas mas voluminosas y desagregadas, si bien con- 
servando la textura, dureza y demás caracteres que la distinguen. 

La ausencia del cuarzo como elemento de formación es completa, y el 
feldespato está en láminas brillantes sobrepuestas y cruzadas en el ángulo de 
105^ 5'. En el ejemplar marcado con el núm. 11 se distinguen estos crista- 
les, así como granos, pegaduras é hilos de pirita blanca. También se encuen- 
tra la pirito amarilla como en el ejemplar marcado con el núm. 12. 

Los ejemplares marcados con el núm. 13 contienen diversas variedades 
de pirita; pero no influyendo estas en sus relaciones geológicas, no me de- 
tendré en ellas, y aplazaré su examen para cuando trate del estudio mi- 
neralógico. Haré notar solamente que la pirita es indicio dé la veta meta- 
lífera; y en efecto, la de San Cayetano, de que me ocuparé á su vez, arma 
en esta roca, la cual se encuentra tanto mas cargada de pinta, cuanto mas 
cerca se halla de la veta. 

1 Mementos de Orictognosia.-- Parte práctica, pág. 347. 



Digitized by VjOOQIC 



412 SOGIEDAI) MEXICANA 

En el ejemplar núm. 14 se ye esta roca adherida á la guarda de la veta 
que está formada por la amatista en cnstales imperfectos. 

Avanzando hacia el S. O. por la orilla del rio, el pórfido casi no se distin* 
gne; pero en el lecho de este se ye con bastante claridad, siendo muy no- 
tables unas masas que descubren nna superficie hasta de 80 metros cuadra- 
dos cerca de la mohonera S. O. de la cuadra É. de la mina de San Cayetano : 
la superficie de estas lajas está ligeramente curva y pulida por el paso de 
las aguas. 

Se puede en general decir que en todas las abras naturales y en todas las 
excavaciones hechas, ya por los elementos naturales de eroáon, ya por los 
trabajos artificiales de las minas, se reconoce el pórfido como el asiento de 
toda la formación: en el arroyo que corre en la dirección de la cañada, se 
ven masas rodadas cubiertas por capas pizarreñas de algunos centímetros 
de espesor, y en el socavón de Santa Elena, que en la dirección de S. E. 
á N. O. perfora el cerro en una longitud de 247,90 metros, y á la profun- 
didad de 60,40 metros bajo la mesa en que está abierta la mina de San Ni« 
colas, se ve el pórfido compacto de un color gris«de humo oscuro, textura 
principal pizarreña, la trasversal concoidea plana, superficie lisa, ligeramente 
convexa: pequeños cristales de feldespato la cubren casi en totalidad, y en 
d sentido de las caras de crucero, la atraviesan hilos de carbonato de cal que 
tienen algunos milímetros de ancho. 

A muy corta distancia de San Cayetano, y donde no se han extendido 
las excavaciones de las minas, toda la formación porfídica desaparece bajo 
la pizarra arcillosa, y avanzando hacia el N. O. por toda la &lda del cerro, 
aquella no se vuelve á distinguir; pero ascendiendo hacia el vértice del cer* 
ro, alE. de la mina de «Las Nieves,» se vuelve á presentar en grandes 
crestas de aspecto escorióse que tienen otros caracteres de composición y 
de forma, pues en la primera domina el cuarzo, lo que no sucede en tpda 
la parte estudiada, y por la última se pueden referir á los picos salientes que 
en las montañas de algunos de nuestros distritos minerales son conocidos 
con el nombre de «Bufas.» 

En los ejemplares marcados con los números del 15 al 21, se distmguen 
los caracteres principales de estas bufas, y en todos ellos se reconoce que las 
rocas á que pertenecen son verdaderamente metamórfícas. 

Las masas porfídicas, al abrirse paso entre las capas sedimentarias de la 
pizarra arcillosa, cuya presencia en este terreno creo haber indicado, vinie- 
ron á adherirse por algunos de sus elementos á las superficies en que tu- 
vieron su contacto, penetrándolas hasta cierta profundidad; y cristalizando 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 413 

en algunas oquedades interiores^ merced á nn enfriamiento brusco, forma- 
ron los grupos crifitalmos que se ven en el núm. 20. El calor exceáyo de 
las lavas, comunicándose á los orificios de salida, formó las escorias de que 
el ejemplar núm. 21 es una muestra, y el desprendimiento de las burbujas 
gaseosas de la superficie de las masas penetradas, les dio el aspecto ampo- 
lioso que se ba beobo notar en loe números 16 y 17. 

Hasta aquí no presenta dificultad la explicación de los fenómenos que 
ban dado origen á esta formación, y cuyos resultados están escritos con ca- 
racteres indelebles en ese misterioso libro de la ciencia de la tierra, cuyas 
páginas son las rocas; pero al aceptar esta explicación, que parece debe acep- 
tarse, se presenta un problema de dificil y embarazosa solución. ' 

Como se ve por todo lo que basta aquí se ba dicbo respecto de la for* 
macion porfídica de este terreno, y por lo que comprueba el examen mi- 
neralógico de las rocas que fof man la colección que acompaño, el cuarzo 
apenas entra en la composición general ; siendo la falta de este elemento de 
composición, de tal manera característica, que puede decirse constituye un 
carácter negativo para 1» clasificación de ciertas rocas feldespáticas: las ro- 
cas traquíticas; y de una de las principales formaciones del terreno porfídi- 
co: la formación del trap. 

La ausencia del cuarzo bace que los pórfidos feldespáticos accidentalmen- 
te anfibólicos, euritas y los llamados petrosilex forman un grupo mineraló- 
gico especial que precede generalmente á las rocas trapeanas. * 

El concurso de este carácter negativo con los caracteres positivos que 
be mencionado, me ba servido de base para la clasificación del terreno. 

Es un becbo que las modificaciones impresas en el fenómeno del meta- 
morfismo & las rocas en que dicbo fenómeno tiene lugar, dependen muy 
directamente de los caracteres de los agentes de la metamorfizacion. 

Sobando una bojeada sobre las principales circunstancias de este fenó- 
meno, se ve que pueden reducirse á las siguientes: 1? Un cambio en el as- 
pecto exterior, en el aspecto de textura y en el aspecto de separación de 
las rocas metamorfizadas. 2? Un cambio en los caracteres mineralógicos de las 
mismas rocas. 3^ Un cambio en la naturaleza química dé la roca metamor- 
fizada. 4^ Un yacimiento anormal de los elementos que entran en la com- 
posición mineralógica de la roca metamorfízante, cuya anomolía se verifica 
en todo ó en parte. 

Gomo ejemplo de lo primero, pueden citarse varios fenómenos que tienen 
lugar en las rocas arcillosas, cuya complicada composición da origen á los 
becbos mas variados. La pizarra arcillosa de transición, pasa á mica-pizarra, 



Digitized by VjOOQIC 



4 

414 SOCIEDAD MEXICANA 

merced á la cristalización de la mica, á cuya descomposición son debidos 
algunos de los elementos sedimentarios que entran en la formación de la pi- 
zarra arcillosa, y & la reaglomeracion de las partículas cuarzosas en Tenas 6 
en granos. Los elementos feldespáticos que entran en la formación de estas 
rocas, cristalizan, dando origen al gneiss, y aun los granitos descompuestos 
por la acción de las aguas se recomponen por el metamorfismo : no es, pues, 
extraña la reconstrucción completa de un granito, á su trasformacion en 
sienita ó en protogina, cuando la mica estd reemplazada por la anñbola 6 
el talco, cuya presencia en las rocas arcillosas es de fácil explicación, 6 bien 
en pegmatita 6 en gneiss 6 en greissen, según que desaparecen de su com- 
posición el cuarzo, el feldespato ó la mica. 

Se puede también citar el cambio de textura que tiene lugar en la caliza, 
cuya intensidad varia en límites amplísimos, desde la textura granuda 6 mas 
bien sacarina, basta la textura hojosa que presenta caras de crucero. 

Estos cambios tan notables, tienen que alterar, como en efecto alteran, el 
color, el lustre, la raspadun^ la dureza y demás caracteres mineralógicos 
propiamente dichos. 

Como ejemplo de la alteración que el metamorfismo causa en la natura- 
leza química de la roca metamorfizada, se puede citar la mezcla de la ser- 
pentma con la caliza, que da lugar al mármol verde; y si este cambio no 
constituye una prueba, porque la alteración de la caliza es debida á una 
simple mezcla, se puede invocar el cambio tan general y tan conocido de la 
caliza en dolomía* 

En cuanto al último hecho de los que constituyen el fenómeno del me- 
tamorfismo, es frecuente el caso de encontrar rocas sedimentarías, penetra- 
das de elementos mineralógicos que pertenecen exclusivamente á las rocas 
ígneas. Hay por ejemplo calizas penetradas por cristales de feldespato, de 
mica, anfíbola, talco, piroxena, augita, etc., cuyos principios son de las rocas 
ígneas, así como de granates, grafíta, condrodita, dialage y otras, que son 
tan extrañas alas rocas ígneas como á las sedimentarias. También hay en- 
tre estos minerales algunos metálicos, como pirita, galena y blenda. 

Eefiriendo estos hechos á las rocas metamórfícas que estáu á la vista, se 
ve que todos concurren en ellas. 

En la marcada con el núm. 15 se nota la alteración producida en la tex- 
tura, superficie, etc., de la pizarra, en la que se distinguen con toda claridad 
el fierro arcilloso en pegaduras, y el globoso en pequeños granos: hay tam- 
bién cristales de cuarzo. 

En las piarcadas con los números 16, 17, 20 y 21 se ven los cambios 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 415 

producidos en la superficie, en la textura y en la figura de los fragmentos: 
en una pequeña abra que hay en la textura de la 20, se ven pequeños cris- 
tales de cuarzo: la 21 está totalmente convertida en escoria: las muestras 
números 18 y 19 pertenecen á los elementos metamorfizantes, pues se ha- 
llaban adheridos á las roois pizarreñas; por último, el ejemplar marcado 
con el número 22, es una pizarra, á la que están incrustados cristales, gra- 
nos crístalmos y nudos de dialage. 

Ahora bien; pasando de esta digresión ai asunto que le dio origen, y 
reanudando la enunciación del problema ep 61 iniciado, no parece natural 
que los caracteres del metamorfismo en estas rocas fueran los mismos de 
los elementos metamorfizantes, en los que, según lo expuesto, el cuarzo 
falta casi completamente? ¿Cómo, pues, puede explicarse su presencia, y 
lo que es mas, su abundancia en estas rocas? 

Este problema presenta desdo luego dos soluciones: 

1^ Las rocas ígneas que produjeron el levantamiento, y que en el fenó- 
meno del metamorfismo hicieron el papel de elementos metamorfizantes, no 
fueron las porfídicas, sino las graníticas. 

2^ Elmetamorfismo tuvo lugar enelfentfmenodelaformaciondelasvetas. 

En contra de la primera hipótesis puede hacerse una observación, que 
se desprende de ella como su natural corolario. Si las rocas graníticas pro- 
dujeron^ levantamiento observado; si á su acción eruptiva aparecieron 
las montañas reconocidas; si su fuerza fué bastante poderosa para perfo- 
rar las capas intermedias y aparecer en la superficie en las crestas mas ele- 
vadas; parece natural que su acción metamórfica no se hubiera reservado 
para hacerse sentir, y por decirlo así, localizarse en Jas rocas sedimentarias 
superiores, sino que se habria ejercido, y seria hoy bastante sensible, en las 
rocas porfídicas que le son inmediatas: en dichas rocas no se presentarían 
tan marcados los caracteres en virtud de los cuales se han referido á los 
pórfidos feldespáticos, sino que en alguna parte á lo menos, se habrían estos 
presentado con |]gunos de los caracteres de los pórfidos cuarcíferos. Para 
mí, es evidente que no solamente granos amorfos, sino cristales tan bien 
determinados, como los que se distinguen en la pizarra arcillosa, deberían 
encontrarse en el pórfido, si el metamorfismo hubiera tenido su origen en 
la región de los granitos. 

En apoyo de la segunda hipótesis, se presentan los hechos siguientes: 

1? La proximidad del cuarzo metamórfico á las vetas. 

2? Su dirección general, que es sensiblemente igual al rumbo de estas 
vetas. 



Digitized by VjOOQIC 



416 SOCIEDAD MEXICANA 

3? Su ausencia completa aun en los pnntos inmediatos & la zona en que 
se localiza, y aun en la núsma cnrya de nivel. 

Estos hechos, repetidas veces observados, y que hice notar á nn práctico 
que en una de mis excursiones me acompañaba, le hicieron prorumpir en 
estas palabras : « á mi se me figura que todas estas piedras que tienen tanta 
guijaj son crestones de vetas* que deben tener harto oro. v 

Sin pretender resolver este problema, indmo mi opinión en el sentido de 
la hipótesis que sobre los mencionados hechos descansa. 

Considerando como parte de la formación porfídica toda la formada por 
sus rocas, sea consideradas aisladamente, sea mezcladas á las rocas sedimen- 
tarias, al través de las cuales las primeras se han abierto paso, mencionaré 
la formación que descansa inmediatamente sobre las rocas porfídicas esta* 
diadas: la del conglomerado rojo. 

En toda la parte del N. E. las rocas cuyo color rojo se distingue desde 
una larga distancia, presentan un aspecto de textura muy particular, pues 
se observan relices en todas direcciones,' limitando espacios rectangulares, 
trapezoidales, etc., y esto es debido al concurso de fragmentos, tanto de 
pizarra como de pórfido, que están unidos por una pasta arcillo-ferruginosa 
muy marcada. Estos fragmentos se presentan en algunas partes en lajas, 
como en los ejemplares marcados con el núm. 23; otras en piedras roda- 
das, como en el ejemplar marcado con el núm. 24. 

Es frecuente encontrar en esta formación el mismo pórfido en piedras 
rodadas con la superficie impregnada de arcilla, pero sin hallarse tefíidas 
por el fierro, y esto constituye un nuevo carácter para suponer que el pór- 
fido es posterior á la pizarra. Los ejemplares de esta naturaleza están mar- 
cados con el núm. 25. 

Este conglomerado se presenta en toda la falda del cerro hacia el N. E., 
siendo sobre todo notable en la mesa en que se halla el rancho de Grama, 
en que la pizarra domina sobre el pórfido, siendo este apenas visible en el 
conglomerado, y estando aquella en un estado de descomposición tal, que 
sus caracteres de dureza, raspadura y todos los demás que resultan de su 
estado de agregación, están del todo variados. 

El ejemplar marcado con el núm. 26, que es una especie de litomarga, 
da una idea de esta descomposición. El color amarillo del óxido de fierro 
al mínimo, el rojo de la misma combinación al máximo, y el violado del 
óxidg de manganeso, dan al conjunto el aspecto mas variado. 

Es digna de notarse la particularidad de que en todos los terrenos arcillo- 
ferruginosos abunda el ocote, cuyas ramas, cuando se secan por susepaia» 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADÍSTICA 417 

cion del tronco, toman un color muy eemejante al del terreno en que aquel 
crece. 

Al N. E. de este punto, y cerca del pueblo de Tepantitlan de las Platas, 
en el sitio denominado el ((Salto de Torrecillas,» se descubre un centro de 
erupción, en el que el pórfido se presenta en la variedad que constituye el 
pórfido cuarcifero. Su base de jaspe tiene un color entre rojo de cereza y 
azul violado, presentándose en partes amarillo de Isabel de textura concoi- 
dea pequeña, y está atrayesado, unas veces per cristales de cuarzo, y otras, 
y son las mas, por cintas de cuarzo lechoso. 

Este se ve con mas abundancia en las rocas formadas por el pórfido, de 
las cuales forma el núcleo. DicLas diferencias se ven en los ejemplares mar- 
cados con los números 27, 28 y 29. El ejemplar núm. 30 es una muestra del 
jaspe -ópalo que se encuentra entre estas rocas, aunque no es abundante. 

Es curioso el carácter que la formación porfídica presenta en esta región: 
basta desviarse ligeramente del camino para encontrarse en un laberinto de 
rocas, agrupadas con una imponente y hermosa irregularidad, muy dificil 
de describir; en unas partes elevándose algunos metros sobre su base, pa- 
recen formar cuerpo con la masa común, se extienden lateralmente seme- 
jando espaciosas bóvedas, bajo de las cuales la irregularidad del piso da 
al conjunto el aspecto de un túnel; en otras se encuentran naturalmente 
ahuecadas, formando depósitos de agua, uno de los cuales contiene 120 
m;etros cúbicos de este líquido, renovado sin cesar por el que cae de una 
altura de 40 metros, desmenuzado en gotas, desalojando una columna de 
aire, que en su movimiento sostiene sin cesar una corriente, constituyendo 
el salto de donde toma su nombre el conjunto. Pero la particularidad geo- 
lógica consiste en que la formación traquítica se descubre allí por algunas 
de sus rocas características. La Eetinita que en las traquitas hace el mismo 
papel que el gneiss en el granito, se descubre x^ou los caracteres que.se ven 
en el ejemplar que en la colección está marcado con el núm. 31. Su color 
^ el verde puerro, que se acerca al verde negro ; poco lustroso de lustre de 
cera, mas marcado en la textura reciente; superficie áspera, teniendo in- 
crustados granos pequeños de feldespato, de aspecto litoide; la textura prin- 
cipal concoidea perfecta pequeña; la traversal concoidea imperfecta, que 
pasa á pizarreña; dureza entre 7 y 8, y sometido al fuego de una forja, 
toma el aspecto de pómez, como se ve en el ejemplar núm. 32. 

Asociada á esta roca se encuentra la obsidiana, que la ha penetrado en 
toda su masa, observándose, sin embargo, que esta se ha colocado de pre- 
ferencia en el sentido de la textura pizarreña. 



Digitized by VjOOQIC 



418 SOCIEDAD MEXICANA 

Puede, en vista de lo expuesto, decirse: que con excepción del granito 
que no se encuentra en toda la extensión reconocida, todas las rocas fd- 
desp&ticas existen en esta formación, pues se han mencionado, y en la co- 
lección pueden verse, los pórfidos, las traquitas y aun las lavas. 

Sobre esta formación porfídica, de cuyo conjunto las descripciones an* 
teriores apenas permiten formarse una idea mezquina, confusa y vaga, se 
levanta la formación sedimentaria, que se puede considerar como la domi- 
nante, y que está representada por la pizarra arcillosa perteneciente al ter- 
reno de transición inferior. El cambio casi insensible que establece el paso 
entre este terreno y aquel sobre que descansa, el aspecto cristalino que en 
la mayor parte de sus rocas se descubre, su yacimiento general que hace 
tan imperfecta la estratificación, la especie de envoltura con que algunas 
de ellas recubren las rocas porfídicas, y la ausencia de fósiles, parecen no 
dejar duda sobre la naturaleza, y permiten referirlo á la formación de tran* 
sicion inferior ó cumbriana. 

Si la formación porfídica que sirve de asiento & la formación cumbriana 
presenta modificaciones y particularidades, que no es posible enumerar si- 
quiera en un trabajo como el presente, estas particularidades y modificacio- 
nes son mucho mas considerables en el terreno de que voy ahora á ocuparme. 

Oasi todo el fondo de la cañada de que ya hice mención, y en una gran 
parte de los cerros que la circundan, y por el contacto de sus faldas la for- 
man, se notan grandes masas de la pizarra arcillosa, agrupadas con mucha 
irregularidad, al través de la cual se descubre una tendencia bien marcada 
á la estratificación; pero & pesar de esta tendencia, m&s de una vez estuve 
con la brújula en la mano sin saber dónde fijarla para determinar el sentído 
de esta estratificación, que solo pude distinguir en las excavaciones interio- 
res de las minas. 

Esta pizarra, cuyo color general es el verde agrisado, se encuentra casi 
en su totalidad cubierta por el fierre, que se distingue en ella, unas veces 
en el estado metálico, como en el ejemplar núm. 33, otras en el estado de 
óxido al mínimo, como en el mismo ejemplar y en el núm. 34, y otras en 
el de óxido al máximo, como en el núm. 35. 

Estos compuestos impregnan la roca de tal manera, que aun en la tex« 
tura reciente se distinguen, y solo accidentalmente se ve el color verdadero. 

En esta pizarra se notan tres caras de crucero, cuyo concurso, á la vez 
que hace confusa la estratificación, imprime al conjunto un aspecto pseudo- 
prismático, que se ve en pequeño en la figura de los fragmentos que son 
cuneiformes. 



Digitized by VjOOQIC 



DE geografía y ESTADISHCA 419 

En el ejemplar núm. 33 se enenentra el £erro pardo, en la variedad lla- 
mada lepidocroquifca. 

La proporción relativa en que este metal se presenta, su diferente grado 
de oxidación, y la influencia que' este y los demás agentes de alteración 
ejercen sobre esta pizarra, le imprimen tal variedad de caracteres, que es 
casi imposible describirlos todos; y no siendo necesario abarcarlos en su 
totalidad, solamente me fijaré en los principales. 

Sin considerar como metamdrfícas estas rocas, pues no lo son evidente- 
mente, el contacto intimo con las masas anfíbólicas que las han atravesado, 
les ha hecho participar de algunos de sus caracteres, y muy particularmente 
del color, pues el verde se ve dominar en la mayor parte de la no alterada 
por el fierro 6 pov alguno de sus óxidos. 

Este color se reconoce en los ejemplares marcados con el núm. 36, en los 
que 86 distingue aún la anfíbola en pequeños granos no descompuestos, y 
simplemente adheridos á la masa. Estas rocas están tomadas cerca de la veta 
aurífera que se explota en la mina de las Nieves, cuya roca le sirve de ar- 
madura. Su superficie está cubierta por pegaduras de pirita cúbica, la que 
en algunos puntos forma agrupamientos de cristales imperfectos y muy 
pequeños, granos y láminas cristalinas. 

Es digna de estudiarse la particularidad que presenta en esta región la 
pirita como elemento de mineralizacion, pues solamente se encuentra cerca 
de las vetas <5 hilos metálicos, 6 bien en ellos mismos, y ya hice notar la 
presencia de la pirita arsenical cerca de la mina de San Cayetano. En los 
puntos distantes de estos criaderos la pirita desaparece; así es que su pre- 
sencia es un buen auxiliar en la investigación de aquellos. Lo mas notable 
en este particular, es que la pirita, que por su presencia en la roca revela 
la proximidad de la veta, por su presencia en la veta revela la ausencia del 
oro; y es un hecho bien comprobado que las vetas en que abunda la pirita, 
6 son enteramente estériles, <5 muy pobres. Esta pizarra suele también en- 
contrarse en piedras rodadas. Ejemplar núm. 36 (bis). 

Guando la pizarra no está en contacto con el pórfido de la formación inte- 
rior, sus caracteres son distintos, y por decirlo así, mas independientes. Su 
color es el blanco rojizo, tirando al blanco amarillento, pero en lo general 
está alterado por los óxidos de fierro y de manganeso; su textura pizarreña 
está alterada por la acción de los agentes atmosféricos, contrayéndose por el 
calor, merced á la gran cantidad de arcilla que contiene; sus caras de sepa- ' 
ración quedan accesibles al aire y al agua, cuyos agentes le dan un aspecto 
terroso merced á la desagr^acion producida por las partes que se disuelven 



Digitizefl by VjOOQIC 



420 SOCIEDAD MEXICANA 

6 Be eflorescen, núm. 37: el fierro parece preservarlas en parte, de esta des- 
composición, que en algunos puntos es tan completa, que la masa se desmo- 
rona por la simple presión de los dedos, como se ve en el ejemplar nüm. 88. 

El sentido de la estratificación en esta roca es de 65° S. O. 

La diferencia entre esta dirección y la que se ha hecho notar en la pi- 
zarra anteriormente descrita, la de sus caracteres generales y la presencia 
del cuarzo, me hicieron sospechar que perteneciera al terreno siluriano, 
pero la ausencia de fósiles no me permite fundar esta suposición. 

Entre las diferentes alteraciones que experimentan los elementos com- 
ponentes de esta roca, y merced á los cuales se presenta bajo un aspecto 
tan variado, tan particular y algunas veces tan confuso, merecen fijar la 
atención los que se ven en el ejemplar marcado con el núm. 39. Su color 
dominante es el amarillo de ocre muy claro, presentándose en algunos puntos 
muy oscuro, en los que mas bien parece pardo amarillento; su superficie ' 
áspera y terrosa, mate; la textura pizarreña muy pronunciada, j tanto, que 
las lajas formadas por grupos de lambas se separan, dejando intersticios de 
algunos milímetros de anchura; estas lajas no son planas, y forman ondas 
cuyo radio de curvatura es en algunas partes hasta de 15 centímetros; tan 
blanda, que á juzgar por su dureza, podria considerarse como un depósito 
sedimentario ligeramente endurecido, y contribuye á sostener esta hipótesis 
el carácter de la raspadura, en la que se forma un polvo que no salta, y 
queda en el punto raspado; se pega á la lengua y da un olor y un sabor de 
arcilla muy pronunciado. 

Los puntos negros que constituyen pegaduras de muy fácil separación, 
son óxidos de fierro hidratado, alterados por la misma causa que ha dado 
origen al conjunto. 

Esta alteración tan completa en la roca en que se observa, es tanto mas no- 
table, cuanto que no tiene lugar en la superficie, donde los agentes atmos- 
féricos ministrarían una inmediata y /ácil explicación, sino á la profundi- 
dad de 23,84 metros en donde las descubrió el cuele de una frente seguida 
en el contacto del pórfido con la pizarra. 

El hecho que acabo de mencionar, y su manifestación en el ejemplar que 
tenemos á la vista, viene, en su explicación, á establecer ciertas relaciones, 
ó por mejor decir, & confir